Skip to main content
Internet Archive's 25th Anniversary Logo

Full text of "Sumario de las antigüedades romanas que hay en España, en especial las pertenecientes á las bellas artes"

See other formats





•^P- 





J«. 






w 



SUMARIO 



DE LAS 



*^ 



ñlTlK&l^IEDñBES KDMAMÜ^ 



QUE HAY EN ESPAÑA, 



■■ n ■ " I^ ttl ' . ' " ■ .tWft ' lV.^ 



EN ESPECIAL 



¿od '^^ÁeHe^iea&TiteJ d ¿od COeuád t^bnej^ 



POR 



D. JUAN AGUSTÍN GEAN-BERMUDEZ, 

INDIVIDUO DE NUMERO DE LA REAL ACADEMIA 1?E LA HISTORÍÁ, 
Y DE HONOR DE LA DE SAN FERNANDO DE MADRID , DE LA 
DE SAN CARLOS DE VALENCIA, Y DE LA DE SAN LUIS DE 
ZARAGOZA. ^ 



Publícase de Real orden* 



JUADRID, 1832; 

IMPRENTA DE D. MIGUEL * DE BURGOS. 



OlflAMIJfí 



?.i 



^áUkm^ñ Sa^^tL . ./i 



/^ Y{ /, U^TT pTTT V / Tí TT HT) 

Omnin mutantur naturce lege creatá : 

Nec se cognoscunt terree vertentibus annis, 

Manilio. 






,%>:,. 



.í20ü;i;^u víul .y¿ .a :ia ;;niíi! 



■ Ntro. Sr. , 




<^^¿^: ' 



jLL/ / adicionador á las noticias de los Arquitectos y 
Arquitectura de España mehe , muy Reconocido á 
los foi^ores que V, M, le ha dispensado en la im- 
presión de aquella obra , á los Reales pies de V, M, 
con el debido respeto j conjianzaj como al verdade- 
ro protector de las bellas artes. Vuehe^ dice, á consa- 
grar y dedicar á V, M. el Sumario de las Antigüe- 
dades Romanas que hay en España, en especial las 
pertenecientes á las misnias artes , que también ha 
compuesto por entretenimiento para su instrucción. 
Esta obra , que pudo hacerse con ventajas hace tres 
siglos, pero que no llegó á verificarse, tal vez porque 



estaba reservada su publicación para el reinado de 
V. M. y se presenta ahora después de examinada y 
aprobada por la Real Academia de la Historia. 
Los aficionados á los diferentes ramos de antigüe- 
dades , los profesores j los amantes de las bellas 
artes y podrán aprovecharse de las luces y noticias 
que en ella se les ofrecen; y V,M., honrándola con 
su protección soberana, contribuirá á la propaga- 
ción de los conocimientos útiles , á los progresos del 
buen gusto ^y ala gloria de su reinado. 

Dios guarde la importante vida de V, M, dila- 
tados años para bien general de la monarquía^ 



>.> 



SEÑOR: 



-vitiW^ U 



A L. R. P. de r. M. 



;> 



su fiel y leal vasallo 



fLy'i¿^7t \tyhaíidtí^ '^^an-iAJermtiaeZy. 



j \y \>' > ,v » í sijí ^ »', \ij í IX . \ ). ! ,^^ ^í 



\j 



lí/r 



PRE F AC I. a. ^n.«.j bb b.b 

JD nf?f?£a f.ohr;T '1 rtcn?. 






JL/espues de haber escrito las vidas de los pintores , escul- 
tores, plateros, vidrieros y de otros profesores del diseño en 
España, y separadamente las de nuestros arquitectos, descri- 
biendo sus mejores obras públicas, parece ser muy conve- 
niente referir los restos de las que nos dejaron acá los roma-^ 
nos. Ya que no precedió este trabajo , como debia , por ser el» 
origen de los dos anteriores, el lector podrá comenzar por 
él, y hallará en los tres la historia de las nobles artes en Es- 
paña desde su principio hasta el presente. 

Si los extranjeros , que siempre nos han tenido en poco ó 
nada en este ramo de civilización y de buen gusto, no cono- 
cieron el mérito de nuestras pinturas , ni el gran numero de 
sus autores hasta que leyeron el Diccionario que publicó la 
Real Academia de San Fernando el año de 1800, tampoco 
podrán conocer las ruinas y trozos de las preciosas obras 
que los romanos y los españoles de aquella edad ejecutaron 
acá, y están derramadas con abundancia en nuestros pueblos, 
campos y despoblados , si antes no se les explica ron método 
y claridad lo que representan ó han representado, su perfec- 
ción y los parajes en que permanecen. i:.i ' 

Es cierto que la disculpa que dieron entonces los extran- 
jeros de su ignorancia ó desprecio no podia tener fuerza ni 
valor para con los sabios, pues ninguno debia ignorar que 
cuando España dominaba en Italia y en los Paises-Bajos , flo- 
recían en ellos las bellas artes, cuyas máximas, estilo y gusto 
necesariamente se hablan de propagar en la Península , á no 
ser que creyesen los mismos extranjeros que los españoles 
eran incapaces de poder adoptarlas, cuando veían, á pesar 
suyo , su talento , espíritu y disposición para cosas mayores. 

Lo mismo digo con respecto á las antigüedades roma^ 

a 



^:r^.^--;-f Tír •- PREFACIO. 

ñas. ¿Quién no sabe que España fue siempre el objeto de la 
ambición de los extranjeros, y que los fenicios, tirios, grie- 
gos , cartagineses , romanos , godos y árabes , atraidos de su 
ventajosa situación , de la templanza del clima , de la feraci- 
dad del terreno y de la riqueza de sus minas , se establecieron 
succesivamente en ella , y disputaron á toda fuerza su pose- 
sión ? Todos saben que construyeron aquí habitaciones para su 
comodidad, almacenes para su comercio, fortalezas para su 
defensa , templos para el culto de sus númenes , espectácu- 
los para sus diversiones , y otros suntuosos edificios para la 
administración de justicia , para la educación de la juventud, 
y para otros usos de la policía agraria , civil y militar. 

De todas estas clases de edificios tenemos muchas ruinas 
y trozos de ellas en el reino; pero siendo la mayor parte y 
la mejor conservada las de los romanos, por su solidez y fuerte 
construcción, por haber dominado mas tiempo en él que 
otras naciones , y porque sus formas en general son mas útiles 
para el estudio de las bellas artes , como dimanadas de los 
griegos que las llevaron al mas alto grado de perfección , he 
intentado hacer un Sumario y breve descripción de todos los 
monumentos romanos que hay en España, para que sirvan de 
modelo á nuestros profesores, sin necesidad, si puede ser, 
de tener que buscarle fuera del reino. 
'.y Para que este trabajo sea también instructivo y excite la 
afición y conocimiento de estas bellas artes, especialmente á 
los sabios anticuarios , á quienes es tan necesario , creo ser in- 
dispensable , ante todas cosas , buscar el origen de cada una de 
ellas , marcar sus formas y aspectos , y aplicar su uso y auxilio á 
todas las clases de antigüedades romanas; porque estoy bien 
persuadido de que , sin esta previa explicación , será muy 'di- 
fícil, y tal vez imposible, poder entender las descripciones 
de estas antigüedades 'que se hacen en los artículos de los 
pueblos y despoblados que las conservan. Con lo que logro 
á un mismo tiempo ser útil y consagrar mis tareas á las dos 
Reales Academias de la Historia y de San Fernando , como 
estoy obligado , por tener el honor de ser individuo de ambas. 
No hay género alguno de antigüedad romana que no 
pertenezca á la arquitectura , á la pintura , escultura , grabado, 
6 á otras artes subalternas que de ellas dimanan , porque to- 
das son un remedo de la naturaleza, y sin el estudio de ésta 
todo es vano, siendo su principal tipo la perfección del 



PREFACia m 

cuerpo humano, pues de sus armoniosas jpropórbiones resulta 
la simetría de todas las partes que la componen. Artes cien^ 
tíficas y liberales que fueron y serán siempre apreciadas 
mientras estén reunidos los hombres en sociedades culta8í;:nc3 

Arquitectura. " ^ .^ » 

Dejemos á sus diligentes profesores la averiguácioii de hk 
materias que entraban en la perdurable argamasa con que los 
romanos construyeron los edificios en España : el estudio con 
que cortaron , movieron y trabaron los enormes cantos , y sus 
calidades; la cochura de los célebres ladrillos masarles, fa- 
bricados en Coria, junto á Sevilla; la ninguna de otros cru- 
dos y esponjosos, tan ponderados de Vitruvio como de Pli* 
nio, que no se hundían en el agua y resistían á la intemperie 
de las estaciones, trabajados en Cala y Manzanilla, pueblos 
antiguos de la Bética; la diferencia de arenas, el modo de 
preparar la cal y demás materias de este importante y prin*- 
cipal arte , tan necesarias para la construcción y permanencia 
de sus edificios ; y pasemos á examinar la forma de los que 
nos dejaron en la Península los romanos. i3 o*^ 

^ Siempre hallamos su arquitectura variada, bella y respe-* 
table en las columnas de los tres órdenes dórico, jónico y 
corintio que adoptaron de los griegos ; en la del toscano , que 
tomaron de los antiguos etruscos; y en la del que inventaron^ 
ó por mejor decir, compusieron con el jónicc^ y corintio^ 
por lo que se llama compuesto. ''- ■ ^ 

La columna toscana, que se cuenta ahora como la pfimcra 
de las cinco, aunque no sea la mas antigua, es semejante á 
un varón fornido; y comprendiendo en su altura su basa y 
capitel consta de siete diámetros de la parte mas baja de su 
tronco , por lo que no la usaban los romanos sino en lo$ edi" 
ficios rústicos. 5 fd*:'» -^rjr^Of&h mD üiF-q ?- >j3iq£0 

La dórica tiene ocho , pero hubo un tiempo en que no 
tenia mas que siete, porque carecía de basa. Imita el cuerpo 
de un hombre bien formado. . r.i üib ¿ sosnonocf 

-':cfLa jónica consta de nueve, y asi es mas esvelta, á manera 
de una joven perfecta. Se comenzó á usar en Éfcso cuando se 
construyó el templo de Diana ; y para figurar los pliegues de 
la túnica de esta diosa , la llenaron de pequeños canales en der^ 
redor , que los griegos llamaron strias : mas adelante , pare* 

a 2 



IV PREFACIO. 

ciendo agradables á la vista, las usaron en las demás coíiim» 
jUB)jomenos en la toscana. up'Ésnnr? ^fis^i Sb^^iilarni? ú 
?*{;b La corintia tiene diez diámetros , y la compuesta otros 
tantos.JÍfjs> c i€^^{r. tjinmi Hoieataninoifn 

Ademas de estas cinco columnas hay otros miem- 
bros graciosos y adecuados á sus respectivas columnas, los 
cuales juntos con ellas forman lo que llaman cuerpo y orden 
de arquitectura. Tales son : el esty lobato ó pedestal que sos- 
tiene la columna: la basa^ que es su pie, y sienta sobre el pe- 
pedestal: el estylo ó tronco de la columna: el cephalio, su ca* 
pitel ó cabeza, asi como en las cariátides, que son figuras 
humanas y hacian oficio de columnas , sus cabezas son capite- 
les, y sus pies basas: el epistylio ó arquitrabe, que equivale 
en griego á sobrecolumna , porque en forma de viga sienta 
sobre el capitel de la columna : el zoophoro ó friso extendido 
sobre el arquitrabe ; y la corona ó cornisa , que trae su origen 
de un verbo griego que significa suma y complemento de 
alguna cosa, como lo es la corona en la arquitectura. 
r* Se enriquecen estos siete miembros con unos adornos que 
llamaban los romanos lineamenta ^ y nosotros molduras. Son 
de tres clases: convexas, cóncavas y planas. Pertenecen á las 
convexas el toro ó bocel, llamado asi por parecerse á un 
músculo grueso , largo y redondo , de carne , que sobresale 
en un cuerpo rehecho: el equino , que es semejante á un cor- 
don , cuyo diámetro es la mitad del toro ; y el astrágalo 
mucho mas pequeño , que ciñe la parte superior del fuste de 
la columna. A las cóncavas corresponde el troquilo ^ que es 
opuesto en su forma al toro , y la nussala , ó escocia ( como 
ahora decimos) que lo es al equino ^ porque ambas son huecas. 
Y á las planas tocan el plt/nthos , griego, latastrum, latino, 
y ladrillo en castellano , porque con su figura de tal sirve de 
asiento á las basas de las columnas: el abaco, que corona los 
capiteles para que descanse sobre él el arquitrabe. 

Fuera de estas tres clases de molduras hay otra mixta que 
se compone de la cóncava y de la convexa en forma de S , y 
pertenece á ella la gula ó gubula , y la undula , que llaman 
ahora gola y ducina, y los cimacios con que terminan los pe- 
destales, capiteles y cornisas. *>'^*'>'j^^ .n^o-r-H'?''- • of rr'" *h 
5f» ?Vol viendo á los toros ó boceles, no quiero omitir un gra- 
cioso adorno que los romanos realzaban en su hueco, con el 
nombre de ova ó huevos, cual es su figura; ni el de las per- 



PREFACIO. w 

las enfiladas en los equinos ; ni el de las hojas del láur<?l y de 
otros árboles en las golas y ducinas. -n^K) l'-'iqRt) i?i 

\r Aun es mas notable y mas rico aquel con que ennoblei^ 
cian los capiteles , los frisos y los sofitos ó paflones de los cor-í- 
nisamentos. Es tan interesante, que no puedo dejar de dila- 
tarme en su explicación, á pesar del fastidio que tal vez cau- 
sará á quien no esté poseído de toda la afición necesaria á las 
bellas artes , para adquirir el conocimiento de las antigüedad» 
des romanas. jtj^íaá 

Los capiteles mas ostentosos son los de las columnas j<5^ 
nica, corintia y compuesta. El orden y la claridad exigen 
que yo hable aquí de cada uno en particular y succesivamente. 
El jónico no tiene friso como el toscano y el dórico 5* 
pero sí un equino en el que están realzados los huevos mezcla- 
dos con unos pequeños dardos , y ocupa dos cuartas partes de 
su circunferencia; á los lados cuelgan dos volutas en figura 
de caracoles, unidas por arriba por un friso pequeño y por 
un listón que sirven de espiral á las mismas volutas , en cuyo 
centro, ojo ó catheto hay una rosa. Este es el aspecto que 
tiene el capitel por delante y por detras, pues por los lados 
es muy diferente , cual es el del rollo exterior de las volutas, 
entallado con hojas de acanto, y ceñido por el medio coa 
dos trenzas.h br> '«hp'íi- p 

* r nLa mejor descripción del capitel corintio será un extracto 
de la historia de su invención. Cuentan los escritores griegos 
y latinos que habiendo puesto una nodriza sobre el sepulcro 
de su hija , que estaba sembrado de simiente de la yerba branca- 
ursina, por otro nombre acanto , un canastillo con los juguetes 
que mas habia estimado y entretenídola en su vida, le cubrió 
con un ladrillo cuadrado. A su tiempo crecieron las hojas de 
la yerba , y metiéndose por las rendijas del cestillo , tuvieron 
que torcerse acia abajo, á causa de la opresión del ladrillo que 
estaba encima. En este estado le vio al pasar por allí casual- 
mente el arquitecto Callimacho, á quien los atenienses lla- 
maban catatechnos, que quiere decir hombre ingenioso; y 
sorprendido, adoptó la figura del canastillo para el capitel de 
las columnas de un templo que entonces trazaba y estaba 
encargado de construir en Corinto , de donde le vino el nom- 
bre que todavía conserva. Su figura tiene mucha analogía con 
lo que acabo de referir , pues consta de hojasr de acanto ^^una9 
torcidas y oprimidas con el peso del^ abaco, y otras queLno lo^ 



Yi PREFACIO. 

e^tan por ser mas pequeñas y que comienzan á crecer, - 
El capitel compuesto es un mixto del jónico y del co- 
rintio, pues se aprovecharon en su formación de las volutas, 
aunque mas pequeñas, de los huevos^del primero,^ y de las 
hpjas de acanto del segundo. -'íervrl ' » ?H ^'^^n'^; 

-rí Los frisos de los cornisamentos son generalmente lisos, 
y siempre el del orden toscano. En ellos solian grabar los ro- 
manos las dedicaciones de los templos, de los arcos triunfa- 
les, ú otras inscripciones; pero cuando se trató de enrique- 
cerlos variaron en el adorno. El friso de los triglifos , que son 
t^res canalitos rehundidos, de los cuales penden seis gotas 
realzadas , es característico del orden dórico. La distancia que 
media entre cada triglifo es cuadrada ó cuadrilonga, y se 
llama metopa, nombre que puede muy bien traer su origen 
de las sienes de los cráneos de los becerros infulados, que 
suelen alternar en las metopas con las pateras y otros utensi- 
lios del sacrificio. El friso del orden jónico es mucho mas 
rico; tiene grifos, aras, urnas y candelabros: el del corintio^ 
mancebos alados, y algunas veces montados sobre los toros 
que llevan al altar, festones y otros caprichos; y el del com- 
puesto , sátiros , tritones y otros monstruos enlazados con ho- 
jas de acanto y flores. En ningún miembro ni trozó de la ar- 
quitectura greco- romana hay tanta arbitrariedad de parte del 
artista como en los frisos de estos tres últimos órdenes , donde 
se le permite extender su fantasía é invención; pero sin salir 
de la mitología, ni de las circunstancias que pertenezcan al 
objeto del edificio. '^ 

p- Los sofitos ó paflones están en la parte que mira al suelo 
del arquitrabe del orden dórico , y en la de la proyectura de 
la corona de las demás órdenes, menos del toscano y del jó- 
nico que no los tienen. Se reparten los del dórico en cuadra- 
dos y cuadrángulos , en que están realzados los rayos de Jú- 
piter , gotas redondas , florones y otros ornatos ; y en los del 
corintio y compuesto riquísimos casetones, interrumpidos por 
los mútulos ó modillones que sostienen el vuelo de la corona 
ó cornisa,>Xi ?,iuri o'kí^..SÁr^ i >i> i...^,>.: . ,„:,.- ; i'*^ ^ 

Resta decir alguna cosa del frontón. Es un gran triafigüló 
compuesto de dos cornisas unidas por arriba y de la del edifi- 
cio horizontal. Con este triángulo terminaban los romanos las fa- 
chadas de los templos , aprovechándose de su figura en punta 
para dar descenso á las aguas. Llamaban tímpano al espacioso 



PREFACIO. VII 

campo que está en el hueco del triángulo, y en él entallaban' 
los escultores pasages históricos ó mitológicos alusivos al tem- 
plo ó á la deidad á quien estaba dedicado, y levantaban en 
los extremos de los ángulos del frontron unos plintos achata- 
dos, con el nombre de acroteras y sobre los cuales colocaban 
estatuas de dioses ó de héroes. "'"'rn 

Estos son los principales miembros , molduras y ornatos 
de la genuina arquitectura greco-romana , sin contar los ar- 
cos , puertas , ventanas , nichos , ni otras partes accesorias que 
se componen de estos mismos adornos y molduras. Con esta 
breve y sencilla explicación podrán el aficionado á las bellas 
artes y el anticuario indagador conocer y distinguir cualquier 
trozo de arquitectura que encuentren en las ruinas de los 
edificios que nos dejaron los romanos en España , y en las 
excavaciones que se hagan en los pueblos y despoblados, que 
presenten vestigios y señales de haberlos tenido, y den mo- 
tivo para creer que hay sepultadas en sus terrenos antigüe- 
dades romanas. 

Como son muchas y diferentes las clases de edificios que 
los romanos construyeron en España , es muy conveniente y 
oportuno explicar ahora cada una de ellas para instrucción 
de los lectores, refiriéndome aun Prontuario que va al fin de 
este Sumarlo de los pueblos y despoblados en que se erigie- 
ron, y de las cuales existen ruinas en ellos, ó vestigios cla^ 
ros y terminantes de que las hubo. 

Comienzo por los templos , nombre genérico que convie- 
ne á todos los edificios grandes y pequeños en que los roma- 
nos y los españoles gentiles daban adoración á sus deidades, 
y les ofrecían sacrificios. Eran de varias especies y tamaños. 

Llamaban templa á los grandes, y se distinguían de los 
demás , no solo por su tamaño , sino también porque los au- 
gures consagraban el sitio en que se hablan de construir , y 
porque eran los mas respetados. Unos tenian antas ó pilas- 
tras , otros columnas , y algunos ambas cosas. La diferencia en 
el número de las columnas y la variedad de la distancia de 
una á otra en su colocación, fueron causa de dividirlos en 
catorce géneros, que distinguían con nombres griegos *, y 

* Eraa lo3 mas señalados el prosiylo, el amphiprostylo ^ el peryptero, 
pseudo'diptero , díptero, hypetro, e\ pseudo-peryptero , cuadrados y cuadrilon- 
gos, y otros redondos. El monoptero con columnas que sostenían una cúpula sin 
paredes, y el peryptero también redondo con ellas. Los guarnecian con pronaos 



VIH PREFACIO. 

con la recomendable circunstancia de marcar en cada uno el 
carácter y dignidad del dios ó diosa á quien se dedicaba.:, ^of 

Habia otros templos con los nombres de cedes , y solo se 
diferenciaban de los primeros en la santidad, por no haber 
consagrado los augures el sitio de su recinto antes de co- 
menzar á construirlos. 

p Los pequeños se nombroh^iVí cedicula y sacella-. aquellos 
estaban cubiertos , y estos sin techado. u'ví;; rrü-rr^:? 

Fanuriiy áfando por las palabras que pronunciaba el pon- 
tífice en su consagración, y delubray que se consideraban 
unas veces como templos enteros, y otras como parte de 
ellos. En este último sentido se llamaban celia y consortium^ 
los que eran unas capillas agregadas , como las de nuestras 
catedrales. 

Habia ademas aras ^ que son unos pedestales bajos de 
mármol adornados con entallos y figuras de los instrumentos 
de los sacrificios, y con geroglíficos alusivos á los que en 
ellas se celebraban. De todos estos edificios religiosos queda- 
ron en España unos enteros , otros derribados , y algunos en 
alberca. Véanse en el Prontuario el título templos con el nú- 
mero I , y el de sácelos y aras con el II. 

Las curias , que estaban en las plazas ó foros , eran por lo 
común oblongas , y tenian una gran cornisa en el frontis , y 
artesonados en lo interior. Lo mismo las basílicas , que ahora 
llamamos lonjas, bolsas ó casas de contratación, ennoblecidas 
antes con columnas , arquitrabes, ricos frisos, y coronas en las 
fachadas. Servían de tribunales para administrar justicia en 
grandes salones llamados calcidicos, que se comunicaban unos 
con otros por las galerías ó corredores altos. Pertenecen al 
número III con los nombres de curias y basílicas. 

Los palacios magníficos, como el de Augusto en Tarra- 
gona , constaban de piezas suntuosas , cuales eran los espacio- 
sos atrios, los anchurosos j9^r¿5íi/oí ó patios, rodeados de co- 
lumnas de mármol , los triclinios ó comedores, los tablinos ó 
archivos, los grandes salones enriquecidos con antas, colum- 
nas , estatuas y bajos relieves , las exedras ó salas de conver- 
sación , y otras muchas que inventaron la opulencia , el lujo 
y la ostentación romana. Y é^Lse palacios en el número IV. 

ó atrios por delante , con opisodomos por detras , ó con ceUas en lo interior, 
formando un sitio cerrado con cuatro paredes, sin otra luz que la que entraba 
por la puerta en algunos. 



.(PREFACIO. m 

díipLas fuertes y gruesas murallas con 'sus cubos- y fososf 
construidas con sillares y eterna argamasa, que, á pesar de su 
antigüedad , de la bárbara orden de Witiza que mandó der- 
ribarlas, de los cercos é invasiones de los enemigos , y sobren 
todo, de nuestro abandono, todavía se conservan algunas ín^ 
tegras y capaces de resistir al canon , muchas reparadas pof 
los moros , y las mas destrozadas. ,; ¿'.x 

-:^ Lo mismo sucede á las infinitas torres y castillos "cuyas 
ruinas se encuentran en todas nuestras provincias, que tam- 
bién repararon los árabes, durante su larga dominación, y en 
cuyos cimientos se ve la obra de los romanos , siempre firme 
y duradera. Al número V, con el título de murallas y castillos, 
y torres. ' • 1: r '---•^ 

Los acueductos construidos asimismo con sillares y arga- 
masa, que conducían el agua á los pueblos desde largas dis- 
tancias sobre arcos, muchas veces dobles, ó sobre fuertes 
paredones, por encañados de plomo, ó por arcaduces de 
barro cocido, buscando el suave y proporcionado declive 
por encima de los valles , hasta repartirla á las fuentes y ba- 
ños. Y las grandes cisternas de piedra y bóveda, con dos 
ó tres receptáculos, para que, pasando el agua de unos en 
otros , dejase el légamo, se clarificase y perdiese el mal olor 
y sabor. Véanse en el número VL -c^ <- f.;.u.%jOii &¡ju ii^ 
-¿ Las cloacas también de piedra y argamasa, de las cuales 
permanecen algunas limpiando las inmundicias en nuestros 
modernos pueblos por debajo de robustos arcos, y fueron 
uno de los primeros objetos de la policía de los romanosJ 
Al número VII. ^ j 

. Como tampoco el útilísimo de las termas ó baños de 
aguas saludables con que la Providencia favorece á Espa- 
ña desde el principio del mundo, con tanta abundancia 
que no hay provincia que no las disfrute para alivio de lasí 
enfermedades. Los romanos ponían mucha atención y esme-l 
ro, sin perdonar gasto alguno, en su construcción, comodi-r 
dad, aseo y conservación, como todavía lo publican susl 
ruinas. Número VIII. ^^ nri n-> m^rVT'i ''■ -^ ?? o'-noq 

•r < Y qué podré yo decir en loor del zelo y munificenciáí 
con que levantaron tantos puentes sobre nuestros caudalososr 
rios y arroyos? ¡De cuantos peligros nos han preservado, y^ 
nos preservan de continuo! Muchos de ellos perecieron ¡oh; 
dolor ! mas por nuestra indolencia, que por el ímpetu de las^ 

b 



xt^.. ^, ._ PREFACIO. 
agua^. Bellos que=han quedado y de las ruinas de los que 
hubó^ véase el numero IX:ín lirii^::; v ^..r£Li¡a iiq:j < ...>i¡jij¿noü 
-i^iAdemas de estos y de otros edificios públicos , tan nécc' 
sariós- en una república bien ordenada , construyeron los ro- 
manos otros para espectáculos de varios géneros y para edu- 
cación de la juventud. 

De los teatros y sus partes, forma y régimen se hace en 
el articulo iZo/Zí/íZ la vieja perteneciente á la Bética y al con- 
vento Astigitano una exacta descripción, tomada del antiguo 
que hay en aquella ciudad. 

s; : De ella se podrá inferir lo que eran los demás teatros 
que habia en España, cuyas ruinas existen en los sitios que 
señala el número X. del Prontuario. .-^ / o' \^ 

-fo-Los anfiteatros de figura elíptica, muy semejantes á los 
teatros en el orden y distribución de los asientos, que mi- 
raban al centro llamado la arena ^ en la que los gladiatores 
lidiaban unos con otros y con las fieras , de cuyas ruinas y 
vestigios se indicanlos parajes en que permanecen , al n.° XI. 

-n^íLas grandes y robustas naumaquias , muy parecidas en 
su forma y gradas interiores á los anfiteatroSy con la diferen- 
cia de que por muchos conductos de plomo se llenaba de 
agua el extendido y profundo centro , con tanta abundan- 
cia que flotaban y corrían las embarcaciones con que se fi- 
guraban los combates navales. Véanse los parajes en que es- 
taban construidas sus ruinas y vestijios al número XII. 

Los adornos de estos tres géneros de edificios eran co- 
lumnas, arquitrabes, ricos frisos y coronas, especialmente por 
defuera, donde habia piezas destinadas para los actores, gla- 
diatores y marinos, y. para desahogo de los que asistían al 
espectáculo. .^-,<,^f i-.^^o .^ ^.^^ --?r:h-''^ ^^.v ■ 

r,i- No satisfechos el lujo y la vanidad de los romanos con 
tan costosas diversiones, quisieron también tener en España 
las de las corridas de caballos , las de los magníficos carros, 
tirados de dos y cuatro de estas veloces bestias , que llama- 
ban bigas, y cuadrigas, y otros juegos nombrados circenses y 
porque se celebraban en un suntuosísimo edificio, que dis- 
tinguían con el pomposo nombre de circo máximo. Era muy 
prolongado, terminaba por los extremos en medio círculo; 
y estaba rodeado de galerías con columnas, de ventanas , de 
magníficas puertas, y enriquecido con otros adornos costosos 
y de buen gusto. Dividíase su anchura interior en tres partes 



PREFACIO. I xr 

iguales, que iban de un extremo al otro de su longitud. La 
del medio, que decian la espinüy se elevaba del suelo tres 
varas sobre un prolongado zócalo, con una plaza redonda ea 
el centro, y con estatuas, obeliscos, trofeos, geroglíficos y. 
términos ; y por las otras dos partes laterales corrían los ca- 
ballos y los carros. Tan costosos edificios no se construyeron 
sino en Roma , ó en alguna otra ciudad populosa y opulen- 
ta de su dominación. De haberlas habido en España tene- 
mos pruebas evidentes en las ruinas y vestigios que se con. 
servan en las que señala el número XIII. . .^ .^^ ^ .^i 

En el XIV se indican las de los arcos. 'J '^ • ^^ Tri^rtr-. 

Los trozos y reliquias de todas estas clases de edificios 
romanos, como son, columnas, pedazos de ellas, pedestales^ 
basas , capiteles , porciones de frisos , de arquitrabes , de cor- 
nisas, &c., están derramados en las calles y. plazas de los 
pueblos, y en las cumbres y valles de los despoblados: mu- 
chos empleados torpemente en edificios modernos, y no po- 
cos se volvieron á sepultar en sus zanjas y cimientos, sien- 
do muchísimos los soterrados bajo sus ruinas. Los parajes en 
que se hallan se fijan en el número XV con el título co- 
lumnas , pedestales 7/ fragmentos de otros miembros de arqui- 
tectura. :n FJnüY ^í/p i¿i .ó^ 

Uno de los mayores beneficios que hicieron los roma- 
nos á España fue la construcción de los caminos, ó vias mi- 
litares, teniendo en consideración la comodidad de los ejér-' 
citos y la fácil comunicación de Roma con la España cite- 
rior y ulterior , y de las provincias , conventos jurídicos , re^ 
giones , colonias , municipios y demás pueblos entre sí. Ven- 
cían en su dirección á toda costa la irregularidad y desigual- 
dad del terreno, y los cubrían con cuatro capas de material, 
mas ó menos gruesas , según lo exigían la necesidad y las 
circunstancias , que llamaban statunien , rudus , nucleus , y 
summa-crusta , ó summum -dorsum, y sosteniéndolos , cuando 
era preciso , con postes ó paredones , que decian margines. 

Copiaremos los que nos refiere el Itinerario de Antonino. 

I .° El que desde lo alto de los Pirineos venia á León 

por Figueras. -i ^'in^orrrt 

2.° El que desde el mismo alto bajaba á Cazlona por 

Tarragona y Cartagena. c. ) Iijr:no3 b 

3.** y 4.° Dos que iban desde Córdoba á Cazlona. por 

distintas direcciones. 

h o. 



xn PREFACIO. 

5.* El que proseguía desde Cazlona á Málaga. * 

¿^6»* .El que volvía de Málaga á Cádiz. . .>>íí. .A> 

j? j 8.*^ Dos que desde Cádiz tornaban á Córdoba por 
diferentes puntos. 

^^^^ El de Sevilla á Córdoba, 
•íi 10.* El corto de solas tres millas de Sevilla á Santiponce.' 
-í 11.^ Otro mas largo de Sevilla á Mérida. 

- 1 2° El que iba. por Sierra Morena de Córdoba también 
í Mérida. :):';;/ v : 

13.**, 14.*" y 15.° Tres diferentes desde Lisboa á Mérida, 
capital de la Lusitania. 

a^ i6.% 17.% 1 8.° y 19.** Cuatro que iban por distintas di- 
recciones y atravesaban la Galicia desde Braga á Astorga. 
-í 20.° El que desde la boca del rio Guadiana iba á Mérida 
por Andalucía. i 

-:^ 21.^ y 22.** Dos de Mérida á Zaragoza por diferentes pue- 
blos y mansiones. 'Ji 20 ; j 
-: 23.° y 24.^ Otros dos desde Astorga á Zaragoza por dis- 
tintos puntos. 

25.® El que salia de Tarazona y acababa también en Za- 
ragoza. 

26.° El que venia derecho desde Fuenllana á Toledo. 
-: 27.** Y otro que desde Fuenllana se dirigía á Zaragoza. 

- ■ 28.° Uno particular que iba desde Astorga á Zaragoza por 
Tarazona. :^ . 

29." Y 'el que desde la misma ciudad de Astorga se di- 
rigía á la Aquitania en Francia pasando por Pamplona. 

Hubo ademas otros caminos, cuyas direcciones señalaban 
sus columnas miliarias: cuales son: 

I .* El que venia á Mérida desde los Pirineos. 
»úif. ■ El que desde el templo de Jano ^n Córdoba iba al 
de Hércules en la isla de Sancti Petri , llamado el Arrecife. * 
í^ 3.^ Y el famoso, llamado entonces Fia-lata, y ahora ca- 
mino de la Plata, que venia de Mérida á Salamanca. > 
• A proporcionadas distancias habia en estos caminos des- 
cansos que llamaban mansiones , en las que estaban los al- 
macenes para proveer á los ejércitos transeúntes. 
^^ La mayor parte de estos caminos los mandaron construir 
el cónsul Craso en tiempo de la república romana , y en el 
del imperio Cesar Augusto, Vespasiano, Tito, Domiciano, 
Trajano , que se distinguió entre todos los emperadores por 



PREFACIO. xin 

su zelo en obras de arquitectura, Marco Aurelio, Maximino, 
su hijo Galieno, Constantino, y otros que refieren las colum-r 
ñas miliarias. r. ^ jf^f j 

Ademas de estos principales caminos habia otros en Es--^ 
paña que los romanos dividían en tres clases, á saber, públi-^ 
eos , privados y trasversales , que distinguían con los nom- 
bres via^ actas y iter y semita^ &c. A la de los públicos per-i 
tenecia el de via, que era genérico, y el particular de pre-^i 
torial y consular , porque los pretores y los cónsules cuida- 
ban de su construcción y conservación, y porque iban por 
ellos á visitar las provincias: si no eran tan largos y anchos 
como los militares, eran bastante espaciosos. Correspondía á 
la de ios privados el de actus ^ por el que podia pasar un 
carro ó carreta ; y el de iter muy semejante á los que llama- 
mos ahora de herradura, porque pueden ir pareados dos 
hombres á caballo; y á la de trasversales el de semita , ó 
senda por donde va uno solo á pie , atravesando los campos 
y buscando los atajos. , actn 

Ponian de trecho en trecho de los militares , pretoriales 
y consulares columnas con inscripciones que señalaban las 
distancias y referían los nombres de los sugetos que hablan 
mandado construirlos y repararlos; y en las encrucijadas estí- 
pites ó términos con la cabeza de la deidad á quien se dedi- 
caban, que por lo común era Mercurio, con el nombre de 
Viaco, el protector de los caminantes y de los caminos. El 
repararlos estaba á cargo del prosedo , ó caminero , que ve- 
laba sobre la conservación de su tramo ; y la dirección en ge- 
neral al de los cuatorviros de las ciudades por donde pasa- 
ban, y se ¡untaban en la capital del convento jurídico en for- 
ma de tribunal para juzgar y decidir lo perteneciente á este 
ramo. Todo esto y mucho mas saben muy bien los anticuarios, 
pero lo ignoran los profesores y aficionados á las bellas artes. 

Hasta aquí llega todo lo que correspondía al adorno y 
formas exteriores de los edificios que construyeron los ro- 
manos en España ; resta decir alguna cosa del interior , espe-; 
cialmente de los pavimentos, que es asunto harto curioso é inr 
teresante. , ;./i3 chriur) 

Acostumbraban los romanos formar las paredes, frisos, 
techos y suelos de sus templos y habitaciones con un trabajo 
que llamaban en general opus tectorium^ y le dividían ert; 
cuatro géneros. . . :i.í 



XIV PREFACIO. 

t« El primero era un simple pegamento de argamasa ó mor- 
tero, que cuando se componía de cal, y servia solamente 
para blanquear , decian albarium opas : si de cal y arena, are- 
natum; y si de polvo de mármol, marmoratumy y no era otra 
cosa que una preparación para pintarlos al fresco. 

El segundo se hacía con tablas ó baldosas delgadas de 
mármol, que llamaban íessel/atay y se encuentran en las rui- 
nas de nuestros monumentos romanos. 

Se hacía el tercero con láminas de oro, embutidas en los 
maderos y vigas , y se distinguía con el nombre de crassum, 
y solidum aureum , ó con panes de oro , llamados bracteas, 
como se usa ahora en los retablos y en los muebles domésticos. 
^ Y el cuarto era como lo que llamamos obra de taracea, 
con que solaban los pavimentos. Se componía de diferentes 
materias, y se ejecutaba de distintos modos. No dañará su 
explicación , porque se encuentran frecuentemente en España 
estas antiguallas. 

El mas común era con ladrillos grandes , de tierra ó bar- 
ro cocido , que decian tessera magna , pues tenian un pie o 
mas de largo ; ó con otros de seis pulgadas , tres de ancho y 
otras tantas de grueso, que llamaban tessella ó tesserula: to- 
dos se vaciaban en moldes de cuatro planchas. Los habla tam- 
bién cuadrados, cuadrilongos, triangulares y en forma de es- 
pigas , por lo que le daban el nombre de spicata testacea ; y 
colocados todos con artificio y gusto, formaban figuras extra- 
ñas y agradables á la vista cuando eran de distintos colores. 

Eran mas ricos y costosos otros pavimentos de mármoles 
y jaspes. Los de losas cuadradas , que decian lithostrota : los 
de mas pequeñas, de cuatro ó mas pulgadas en cuadro, lla- 
mados también tesseras ; y los de piedras mucho mas peque- 
ñas, hasta el tamaño de una haba con el nombre de sectilia, 
que se unian, como dice Vitrubio, super nucleum et regulam et 
libellam exacta pavimenta struantur , sive sectilibus , sive tes- 
seris. También llamaban á estas partecitas segmenta , y á su 
composición opera segmentata, opus mussivum y musaceum, 
y ahora decimos mosaico. De este género volveré á hablar 
cuando trate de la Pintura, porque se representaban con él 
figuras humanas , brutos , peces , aves , árboles , mares , &c.; 
entretanto me refiero al número XVII del Prontuario, que se- 
ñala los sitios en que están los pavimentos mosaicos y tese- 
latos. ;. 






PREFACÍÜ'. m^r 

Hubo otro género compuesto de peqúefiítas porciones de 
maderas de diferentes colores, mezcladas con partecitas de 
asta y de concha, que sentadas y unidas con curiosidad, figú-' 
guraban hombres, cuadrúpedos, insectos y otros vivientes, aí 
que llama Plinio cerostrata, y también corresponde á la Pintura^ 
arji: Por último, habiaotro que se inventó en la tercera guer- 
ra púnica, y se usó la primera vez en el templo de Júpiter 
Capitolino. Estaba grabado á buril sobre planchas de cobre, 
por lo que le nombraba también Plinio scalptusatus \ debe 
pertenecer al arte del Grabado, del que se tratará adelan- 
te. Cuando estaba ademas pintado ó iluminado con colores 
sobre las huellas del buril, como afirma Grapaldo, que le 
Wzmó emblematüy correspondía ala -'«^'t'! n;;] rndrfnr.;! • oí^^ 

. . jO «&l .1;b ill üidil b 55^ 

r 

. , . Pintura. ...... 

Es difícil conocer el punto de perfección á que la eleva- 
ron los griegos y los romanos. De los primeros no tenemos 
obras en España, y de los segundos los pocos que señalamos 
en el Prontuario , y las estampas copiadas de los originales 
que se descubrieron en Italia , aunque dan razón de la exac- 
titud del dibujo, de las bellas proporciones del cuerpo hun 
mano, de la anatomía, de la expresión, composición y de 
otras científicas partes, nada dicen , ni pueden decir, del co- 
lorido, del tono, del acorde, del aire interpuesto, ni de los 
demás embelesos del arte. 

Hasta doce modos tuvieron los romanos de pintar, que 
no deben ignorar los artistas ni los anticuarios. 

El primero y mas antiguo fue el que ahora llamamos al 
fresco y porque, según lo que se cuenta de su invención, pa- 
rece haber sido en la pared. Refiere Plinio que en tiempo 
de Augusto enseñaba Ludio á pintar en las paredes y al des- 
cubierto. Las jaharraban, ó trussilabanty según la expresión de 
este escritor , con cal mezclada con polvo de ladrillo cocido: 
después de bien seca esta primera capa , les daban tres de 
cal y arena, y luego otras tres de cal y mármol muy molido, 
y acababan con el bruñido que las dejaba secas , lisas y bien 
preparadas para recibir los colores. De este modo de pintar 
solo sé haberse encontrado en Cartagena, no hace muchos 
años , un trozo de muralla que representaba el brazo desnudo 
de un hombre, que tenia cogido con la mano un animal, y. 



y^jí PREFACIO. 

ikXS pedaRzo de, Ja orla que habia guarnecido Ja historia / todo 
pintado. <:on vivos y hermosos colores. De ciertos grotescos 
qj^^vafirma Palomino existian en las ruinas de Mérida , véase 
loque digo en el artículo de esta ciudad, en el Convento 
Jtimeritense. -:y(}í iCj'\r. /iny^' ii> ■. *«! y t*^ '-•''*•*' "^ • ~'*t 

,y El segundo hubo de ser en lienzo y ¿7/ temple y pues 
consta que en el imperio de Nerón se pintó en Roma por la 
primera vez uno tan largo, que tenia 120 pies de longitud, 
jr.que ui rayo le abrasó en los huertos Marianos. 

El tercero se llamó textile, ó tejido, que equivale á 
nuestros tapices. Se asegura^ que el primer paño de este géne- 
ro estaba en el palacio de Átalo, rey de Pérgamo, y que por 
esto le llamaban también aulaca, como lo confirma Virgilio 
en el Jibro III de las Geórgicas, v. 25. 

• . utque 

.purpurea intexti tollant aulaca Britamk,^ H-iiítj*: •[ 

?.or- Apellidaban el cuarto encaustum, que quiere decir que- 
mado. El invento fue de los griegos, y le adoptaron los ro^ 
manos. Se ejecutaba sobre tabla ó sobre marfil con ceras de 
varios colores, que extendían con un instrumento llamado üK 
riculo , y formaban con él las figuras que querían representar.* 
Concluida la obra, la ponían al fuego, como sucede con las 
de barro y vidrio, para fijar los colores y darles mas consis-; 
tencia. No comprendo como la cera no se derretía con el ca- 
lor; pero Marcial afirma en el siguiente dístico que el en-' 
causto se pintaba en tabla y que $e quemaba. .. - 

V ^. Encaustus Phaeton tabula tibi pictus in hac est. 

' Quid tibi vis, Dipt/ron qui Phaetonta facis? ^f\yf^-^\ 

o- Se ejecutaba el quinto del mismo modo que ahora"' éV 

hace con los lienzos pintados. Grababan primero en madera' 

los contornos de lo que querían figurar, pintaban después los 

dintornos con colores preparados con zumos, los cuales estam-^ 

pados en la tela, se trasformaban en otros diferentes en vir«^ 

tud del cocimiento. Asi representaban hombres, animales, paí-^ 

ses y celages que jamas se borraban ó desteñían. Comenzó á'- 

usarse en Egipto, pasó después á Grecia, y le adoptaron IqÚ' 
romanos, w^; 6 i', ^a ,Bn»^íi.iíJi<J ii^ ofef#*íifío:>£^3 :.owí--«aw¿ axcd 

obüAl sexto llaman los itAlhnos grotesco ^ por haberle haílá-;^* 
do en Roma entre las grutas del palacio antiguo de Tito, y 



PREFACIO. iTSWi 

en Ñapóles en las ruinas de Ponipeya. "Se feprescñtabari fcóü 
él al fresco monstruos y caprichos inverisímiles, conio'los 
sueiíosde un delirante: empezó á usarse éntrelos romanos en el 
•imperio de Augusto; y los mismos italianos imitaron nnicho 
tiempo después estas extravagancias con sobrada liviandad en 
las logias del Vaticano y eiS- otros parajes-públicos-^' pri- 
vados. '^ r-->'r:- -'• ,r -'. .vrr 

De la iluminación^ que es el séptimo modo de pintar de 
los romanos, también hace mención Plinio. Se ejecutaba al 
temple en pergamino; y si no se conserva -ningún ejemplar 
de los antiguos pintores, los tenemos de los: itiódernos en có^ 
dices y en libros de coro, ^suí ú n^ohibcín orjp ,2Kol3og 23l 

.n^ '"Ya dije en la Arquitectura cual era el octavo modo ác 
pintar de los romanos hablando de los pavimentos cerosírotay 
que se ejecutaba con partecitas de madera , asta y concha?*'^? 

Y del emblematüy que era el noveno; y con el que se 
rellenaban con colores las huellas, que el búrií habla grabado 
antes en las láminas de cobre. De ambos modos se represea-f 
taban fábulas y países con propiedad. . -^---'-íO-í. r>. Oi^ ciqaisJ 

Hay ademas otro encausluní , que es distinto del de las 
ceras, y el décimo modo que tuvieron los romanos de pintar 
que llamamos ahora vidriado. Le usaron en ladrillos xd« baf^ 
ro, pintando en ellos con variedad de colores y elegante dü 
bujo historias, fábulas, enigmas, figuras simbólicas, orlas j 
otros adornos de buen gusto. Volvíanlos después al horno> 
donde cambiándose los colores adquirían un tono y armonía 
admirables, y los ladrillos mayor consistencia, y un brillante 
barniz que los precavía de la humedad. Con ellos revistió 
Agripa en Roma los frisos y suelos de sus terinas. También 
enriquecían con este género de pintura las urnas de barro, las 
ánforas, las capéndulas, lucernas, platos ó pateras, las tazas, 
jarros y otros graciosos y delicados utensilios domésticos y 
del culto. Se encuentran muchos en España , pocos enteros y 
los mas en pedazos , que los anticuarios llaman barros sagun^ 
tinos y por haberse fabricado en Sagunto, aunque también los 
hay de Tarragona y de Monteagudo. Véanse sus artículos en 
los Conventos Tarraconense y Cartaginés de la primera pár* 
te de este Sumario. Se tienen estos pedazos de barros entre 
los mismos anticuarios por la señal mas cierta y segura de 
haber habido población romana en el sitio en que se encuen- 
tran. Algunos tienen el sello ó cifra del alfarero que los hizx^ 

c 



,xvni PREFACIO, 

y otros el de la oficina en que se fabricaron. En iel nú- 
mero XVIII del Prontuario se indican los nombres de los 
pueblos y despoblados en que subsisten ó se descubrieron. 
\^^[rj^yitramineum opas, ó arte de pintar en vidrio, es el undé- 
cimo, muy semejante al anterior en su ejecución. Según el 
autor de la Historia natural le inventó M. Emilio Escuaro. 
y le puso por obra la primera vez en la segunda escena de 
las tres que tenia un teatro que se erigió en Roma. Poco des- 
pués, en el imperio de Vespasiano, pasó este delicado ornato 
á las cámaras y aposentos de los palacios. De su hermosura te- 
nemos bastantes pruebas en las vidrieras de nuestras catedra- 
les góticas , que modifican la luz , y mueven á devoción con 
l^ memoria de las figuras y de los misterios que representan. 

, V. Resta el duodécimo, que es el mussivam ó mosaico, del 
que ya he hablado en la Arquitectura. No se sabe quien fue 
su inventor ; pero sí que Soso se distinguió mucho en este gé- 
pero de pintura, cuando ejecutó el famoso pavimento de Pér- 
gamo. Hasta el tiempo de Sila , que mandó hacer otro para el 
templo de la Fortuna, no llegó á estar muy acreditado el mo- 
saico en Roma. Pasó después á ser de moda , y mas adelante 
llegó á ser tan común, que dice Séneca se reputaba por po- 
bre el que no pisaba pavimentos musaceos en las principales 
piezas de su casa. Componíase de tres materias unidas ó se- 
paradas , á saber : de finísimo mármol en partes muy peque* 
ñas, que llamaban sectilia ó segmenta, como ya se ha dicho; de 
tierra cocida con el nombre de tesserula; y de vidrio , que 
decían encausta. Según que tenían diferentes formas , les da- 
ban distintos nombres. A las que figuraban escudos, llamaban 
scutulay á las triangulares trígona, y á las cuadradas cuadrata, 
JEran de varios colores, y los artífices las colocaban en sus 
respectivas cajas, como el impresor las letras en las suyas. 
Antes de sentarlas preparaban el suelo con cal , arena y ceni- 
za, y con un betún compuesto de trementina , ladrillo moli- 
do, clara de huevo y alquitira, que procuraban estuviese 
Jalando al tiempo de ponerlas en su lugar, porque muy pron- 
to se endurecía. De este modo , é imitando el dibujo ó cartón 
^n que estaba pintado lo que se había de representar, concluían 
la obra con un cilindro pesado, que la igualaba y le daba 
gran consistencia. Los asuntos eran ordinariamente pasages de 
la mitología, figuras de dioses ó héroes, animales, aves y pe- 
ces , adornados en los extremos pon orla§ de flores y de plan-: 



PREFACIO. XIX 

tas, con cenefas de grecas y de otras figuras geométricas. La 
experiencia en cuidar de su conservación me ha hecho creer 
que estos pavimentos solamente se construían en piezas cu- 
biertas y techadas, porque si luego que se desentierran de en^ 
tre las ruinas no se les vuelve á cubrir , saltan y se despe- 
gan las partecitas con la intemperie de las estaciones; y por 
esta causa se perdieron muchos en España. Ya me he referí- 
do arriba , cuando hablé de la Arquitectura , al núm. XVII 
del Prontuario, que señala los sitios en que hubo estos pavi- 
mentos y donde se conservan otros, v»>u i' >.\ o u>^\í 

Escultura.. : ./,r „ 'l\ 

No cede en gracia ni en belleza á Ja Pintura, á pesar 
del colorido, magia y embelesos de ésta. La invención de la 
Escultura se pierde en la mas remota antigüedad como la de 
la Pintura, y es de creer que ambas harian á la par iguales 
progresos por la uniformidad de objetos y de principios. Los 
mas agigantados se hicieron en la Grecia cuando los artistas 
filósofos estudiaban el cuerpo humano, y escogiendo sus mas 
bellas partes, formaban un todo mas perfecto que la misma 
naturaleza. Los escultores griegos comenzaron á trabajar en 
cera y en barro, después en madera, y por último en már- 
mol, en bronce, marfil, plata y oro. ^^ ''^- ^x^ul a ^'íÁí^^:jb 
. -'Hasta la conquista del Asia no se vieron en Roma esta- 
tuas de mármol y de bronce , pero después las hubo en de- 
masía , de lo que se admiraba mucho Plinio diciendo: Mirum 
mihi videtur , cum statuarum origo tan vetas in Italia sit, /Íg- 
nea potiüs, aut fictilia deorum simulacra in deluhris, dicata 
usqiie ad devictaní Asianí , undé hixuria, ^t^j^^ ú. ^ 

•oibLa primera que se fundió en bronce en la capital del or- 
be fue la de Ceres con el producto de los muebles de Ca- 
sio, muerto á manos de su padre , y las que se vieron de pla- 
ta , las trajo Pompeyo en el triunfo que consiguió en la vic- 
toria que habia obtenido de Mitrídates. Pero pocos aííos des- 
pués se vaciaron muchas de bronce y plata en obsequio de 
Cesar Augusto. Siguió esta vana costumbre, y mas adelante 
llegó á ser tan excesiva la manía de los romanos en levantar 
estatuas á cualquiera de sus parientes y amigos en los para- 
jes públicos, que dice Dion Casio: Urbs statuis implebatur, 
guia licebat caique passim in tabula, asre, mar more se pubíi-^ 

c 2 



.XX PREFACIO. 

mre. Lo que dio motivo á que el emperador Claudio el Gó- 
tico prohibiese todas las de los sugetos que no estuviesen 
condecorados en empleos públicos, exceptuando las coloca- 
das en edificios construidos por particulares para uso del co- 
mún. Mas este decreto , lejos de producir el efecto que se 
deseaba, aumentó sobremanera el número de las estatuas has- 
ta 'tal punto, que era mayor que el de los vivos, si se ha de 
dar crédito á la exageración de Casiodoro. Estas son sus pa- 
labras: Statuas primutn tusci in Italia invenisse referuntur, 
quas amplexa posteritas, pcené parem populum Urbi dedity 
quam natura procreavit. Y añade , que por ser tantas y muy 
preciosas, fue preciso poner guardas que las custodiasen de 
dia y de noche. No solo representaban dioses, hombres y 
mugeres, sino también caballos, toros, perros , águilas , leones 
y otros animales, que eran mas apreciables por su mérito ar- 
tístico , que por su materia , aun siendo de plata. 
£*)ip^Vestian los romanos las estatuas de los hombres con há- 
bitos militares ó civiles. A las primeras llamaban paludatas, 
thor acatas y loricatas\ y á las segundas togatas, tunicatas y 
penulatas ; á las femíneas llamaban stolatas. Las habia ecues- 
tres, pedestres y curules: las primeras por estar á caballo, las 
segundas á pie, y las terceras en los carros y arcos triunfa- 
les. Las demás se colocaban en los sitios públicos sobre pe- 
destales ó basas que contenían las inscripciones de su dedi- 
cación, en los templos, en los nichos, en los intercolumnios, 
en los frontispicios, en las galerías, en los teatros y circos má- 
ximos , en los foros, en los puentes , en las basílicas, en las ca- 
lles y plazas, y sobre columnas. 

.. Las clasificaban por sus tamaños y por su representación. 
Llamaban colosales á las que llegaban en altura á tres ó mas 
grandores del cuerpo humano, y figuraban con ellas á los dio- 
ses para dar una idea material de su poder y superioridad: 
heroicas las consagradas á los semidioses , y no excedían de 
dos tamaños del natural: augustas las que tenían uno bien 
cumplido, y representaban emperadores: medianas cuando no 
llegaban á él, y eran imágenes de príncipes ó de héroes; y 
menores cuando lo eran de sugetos particulares. l'A •] 
.^¿^^^Subdividian estas últimas en cuatro grados con los nom- 
bres de sus respectivas medidas. A las de tres pies de alto 
nombraban tripedaneas, y eran las que mandaba erigir el Se- 
llado á los legados á pueblos extranjeros: cubitales á las de 



PREFACIO. xxt 

un codo: palmares á Jas de un palmo ; y sigilla á las que te- 
nían menos de cuatro dedos ^ que llevaban consigo á todas 
partes por la devoción á sus dioses Penates, y por el afecto á 
los manes de sus padres difuntos , esposas , hijos ó parientes. , 

Yo sospecho que entonces fue cuando se hicieron comu- 
nes los bustos , porque, embriagados los romanos con el furor 
de sacar al público sus retratos, ó por mas breve, ó por mas 
fácil, hubieron de conformarse con presentar las cabezas; cos- 
tumbre que se hizo común en adelante en Italia y en todas 
las demás provincias de la vasta dominación romana , no so- 
lamente por personas de mediana fortuna , sino también por 
las de primera y muy condecoradas. ^-^ s^'- • 

Los romanos , imitando á los griegos, ejecutaron también 
con perfección los bajos relieves de mármol ó anaglyphos y 
toreumas , si eran de bronce , dando á los grupos y figuras el 
bulto y proyectura proporcionados á la extensión del plano, 
y la degradación correspondiente á los que estaban en últi- 
mo término. Representaban en ellos pasajes de la mitología 
y de la historia romana , y los colocaban en los templos , sar- 
cófagos, arcos triunfales, frisos, y en otros miembros de la 
Arquitectura, para adornarla y enriquecerla. De ellos, de los 
bustos y de las estatuas quedaron muchos en España, unos en- 
teros, y los mas maltratados, que subsisten en los pueblos y 
despoblados que refiere el Prontuario en el número XVI. 

' Grabado. »>f. ;• ^ 

• Es de dos modos, en dulce y en hueco: ambos muy an- 
tiguos , pues los ejecutaron los egipcios y los griegos, de quie- 
nes los adoptaron los romanos. £1 primero se trabaja actual- 
mente en láminas de madera , de plomo , de cobre y de otros 
metales con agua fuerte , buriles y otros instrumentos. Su re-» 
sultado se puede llamar pintura monochromática , porque 
solo consta de claro y oscuro con un color. El segundo ó en 
hueco pertenece enteramente á la Escultura, porque es un 
verdadero bajo relieve , trabajado al revés. íH . 

Las medallas no tuvieron otro origen y objeto que la de- 
voción á los dioses Manes y Penates , como las sigillas ó esta- 
tuitas ; y las monedas el de servir con sus signos para el trá-^ 
fico y comercio de unos pueblos con otros. En sentido artís- 
tico sus nombres son sinónimos, y los romanos las ejecutaban 
de dos maneras, fundiéndolas y grabándolas. 



XXII PREFACIO. 

^-¡ Para fundirlas era necesario que antes se formasen en 
barro de arcilla ó greda, como las estatuas, bustos y bajos re- 
lieves de bronce , á lo que llamaban los romanos fictile opas y 
y plástica^ según dice Plinio, añadiendo: crevit res intantum, 
ut aulla signa statuceve sine argillafierent\ y Varron dijo que 
l;^ plástica fue la madre de la Escultura y del Grabado. 
Pf El otro modo era el mismo que ahora se usa en las casas 
de moneda, grabándolas en un troquel de acero bien templa- 
do; pero se imprimía á golpe de martillo lo que ahora se 
hace con el volante, cuya presión es mas fuerte é igual.': >ri 
ir r Asinio Pollón se dedicó en Roma á recoger medallas y 
monedas para su biblioteca; y Ático, gran amigo de Cice- 
rón, escribió un libro que explicaba las que conocía hasta su 
tiempo. Mas hizo Varron , que iluminó con colores setecien- 
tas que habia copiado de los originales. Se aumentaron ex- 
traordinariamente durante el imperio romano para adular á 
los emperadores, aunque también para inmortalizar á Jos hé^ 
?*oes por sus gloriosas acciones. Muchas de las que se llaman 
geográficas se acuñaron en España, y con permiso de Augusto 
no pocas: asi es que todavía se conservan algunas con este 
epígrafe PERM (issu) CAES (aris) AVG (usti) , cuyo per- 
miso duró hasta el imperio de Calígula. 

Son de varios tamaños, á saber: de máximo módulo, IJa-t 
mado también medallón, igual ó un poco mayor que el peso 
duro: de gran bronce, un poco menor que el anterior y se- 
mejante á nuestra onza de oro: de mediano ó de segunda for- 
ma , como una peseta : de pequeño ó de tercera forma como 
un real de plata ; y de mínimo módulo igual al real de ve- 
llón, pero mas gruesa. La mayor parte de todas las que se 
encuentran en la Península es de cobre ó mezcladas con otros 
metales, la menor de plata, y pocas de oro. roo ^'i:i'4n 

.': Ningún monumento de antigüedad romana es tan útil y 
necesario á los profesores de las bellas artes y á los literatos 
como estas medallas y monedas , tanto por lo que enseñan á 
aquellos, como por lo que instruyen á estos. oi:íbi f.- v 

-ob En su haz ó anverso representan con suma perfec- 
ción, cuando pertenecen al buen tiempo del diseño, los res- 
tros y cabezas de dioses , emperadores , héroes y magistrados; 
y en el reverso símbolos, emblemas, empresas y geroglííicos 
relativos y alusivos al asunto de la medalla y al pais y pueblo 
en que se acuñó. El sol , la luna y otros astros que se supo- 



PREFAGia xxni 

rnia tener influencia en el terreno^ los animales y los frutos 
de que mas abunda, como la espiga de trigo, el racimo 
de uvas, h palma, la pina ó strobilo ^ la oliva, la be- 
Jlota y las hojas de higuera, de roble y de otros árboles. Las 
monedas grabadas en pueblos fluviales ó inmediatos á los 
tíos presentan los peces que les son peculiares; y las que se 
acuñaron en los cercanos á la costa los propios del mar ve- 
cino, los arpones, naves enteras, unas con remos y otras sin 
ellos, algunas con solo el timón, y no pocas el acrostoUo 6 
proa de la nao rostrata. Las hay con instrumentos músicos^ 
como la lira, el barbiton, el testudo, la cítara, &c.: las que 
figuran los utensilios del culto y los signos pontificales, cua- 
les son el ápice ó albogalero , el símpulo , la patera , el pre- 
ferículo, el lituo, el aspérgilo ó lustria, el aquiminario, la 
securis y la secespita: las que presentan los de la milicia, los 
pertenecientes á la caballería , cifrados en un soldado armado 
y montado con escudo, lanza y morrión cristato; y los que 
correspondían á la infantería , que eran los pilos y lanzas , las 
espadas cortas de dos filos, y* otras armas de que hablaré 
adelante. 

Otras medallas contienen en su reverso coronas de laurel 
y de encina con que se premiaban el valor y los heroicos he* 
chos de los varones ilustres , las radiales , cívicas , murales^ 
rostratas y ovales: trozos de edificios, que eran blasones de 
los pueblos, templos, aras, murallas torreadas, arcos triunfa* 
les , puentes y laberintos , caballos alados , esfinges , centau* 
ros, tritones y otros monstruos simbólicos: caduceos, el rayó 
de Júpiter con alas , cornucopias con frutas , águilas legiona- 
rias, estandartes y otros signos militares: figuritas enteras dé 
deidades , de emperadores , de emperatrices , del sacerdote 
arando con buey y vaca la tierra en que se habia de construir 
la colonia de soldados, de victorias y de ciudades personifi- 
cadas , unas en pie y otras sentadas en trípodes ó en sillas. 
Ademas de esta multitud de signos hay otros mas pequeños 
con que los romanos resellaban algunas medallas, y servían de 
contramarca , los que no se deben confiandir con los otros, y 
figuran animales ó son cifras. 

Sin salir de las medallas y monedas merecen estudio y 
consideración las inscripciones ó leyendas que las rodean en 
ambos lados , y en el exergo , que es un vacío que tienen en 
lo bajo separado por una línea horizontal; pues refieren Jos 



XXIV PREFACIO. 

nombres y los dictados de los dioses, emperadores y cónsules 
¿ quienes están dedicadas, de los duumviros y de otros ma- 
gistrados que permitieron grabarlas, y de lascolonias, munici- 
pios y otros pueblos en que se acuñaron. Están inscriptos con 
siglas ó abreviaturas, y son los documentos mas auténticos 
para la Historia romano-hispana, y para poder. £ jar. los xiojil- 
bres verdaderos de estos pueblos españoles. ! «^ ncT'"-.—: 
^h. No se pueden, por ser muchos, señalar los parajes y si^ 
tíos donde se han encontrado y se encuentran todos los dias 
estas medallas y monedas; pero son pocos los artículos de 
pueblos y despoblados de este Sumario en que no se hayan hat 
liado. Ademas pongo en el numero XX los nombres de los 
pueblos en que se acuñaron. lirooclk o i:n(ú Í3 r aoi 

si , Pertenecen por último al Grabado en hueco los cama^ 
feos, labrados en piedras duras y preciosas, que representan 
figuritas enteras ó bustos de deidades, héroes, emperadores, 
diosas, emperatrices, &c., que, engastados en oro, servían de 
anillos á los caballeros y á otros personages de Roma, y de 
que se han descubierto algunos entre las ruinas de nuestros an» 
tiguos edificios, y arando los campos. .:.::-:...■>.; 

X-:: También se han desenterrado en despoblados y hereda- 
des otras antiguallas romanas, que, aunque no pertenezcan á las 
tres bellas artes, las aprecian los anticuarios y no deben mi- 
rar con indiferencia los profesores y aficionados á las nobles 
artes; tales son los instrumentos ó utensilios domésticos, como 
los pesos y balanzas de hierro, las pesas con sus asas, los ani- 
llos de bronce, las preseas de las matronas, &c.: los rurales, 
como los arados, los pértigos y otros varios ya petrificados: 
los de guerra, como el parazonium ó espada ancha sin punta, 
pendiente del tahalí; la sico y daga ó puñal de un palmo 
de largo; la espada fálcala á manera de hoz; el geso, lan- 
za pequeña con tres puntas de hierro; el saunio que in- 
ventaron los antiguos españoles, y no se distingue del geso 
sino en ser de otro metal; hfalárica y la íragu/a, armas ter- 
ribles con que los saguntinos se defendieron de los cartagine- 
ses, de madera y arrojadizas con punta agudísima de hierro; 
las flechas de cuatro especies, á saber, los sparos muy peque- 
ños y. curvos; los verutos derechos y agudos; las aclidcs ro- 
deadas de sutilísimas puntas; y las sudes de madera con pun- 
ta quemada: hs glandes ó bellotas de plomo, que arrojaban 
con hondas con suma destreza y tino los baleares; y en fin, los 



PREFACIO. XXV 

arcos y aljabas , los cascos ó capacetes, y los pesados escudos. 
De los pueblos y despoblados en que se han encontrado es- 
tas y otras raras y apreciables antiguallas romanas se refieren 
los nombres en el número XXI del Prontuario. 

No le hay de las inscripciones romanas por ser demasia- 
das, sin embargo de haber omitido muchas que no me pare- 
cieron tan interesantes. Las he colocado en sus respectivos ar- 
tículos , copiándolas de libros tanto impresos como manuscri- 
tos, con todo cuidado, prolijidad y esmero. Las hay geográfi- 
cas que refieren el verdadero nombre del pueblo antiguo en que 
se pusieron: sepulcrales ó epitafios: miliarias, que señalaban las 
distancias en los caminos y los nombres de los cesares que 
mandaron construirlos ó repararlos, y de dedicaciones de tem- 
plos, arcos, puentes y estatuas á númenes, emperadores y 
á otros personages. Todas están llenas de siglas ó abreviatu- 
ras, que no se pueden interpretar sin un estudio particular. 

Aunque sea prolija y tal vez cansada esta explicación de 
todas las partes artísticas que componen las Antigüedades ro- 
manas que hay en España, no pueden dejar de confesar los sa- 
bios anticuarios y los profesores de las bellas artes que es ne- 
cesaria para poder conocer y distinguir estas mismas antigüe- 
dades, y que sin ella seria inútil el trabajo que se ha gastado 
en escribir la presente Descripción de las Antigüedades Ro- 
manas en España. 

Resuelto á emprenderla , no hallé otro medio mas senci- 
llo y claro que hacer un Diccionario geográfico de todos los 
pueblos y despoblados de España en que hubiese antigüeda- 
des romanas y describirlas en sus artículos. Pero deseoso de 
añadir á los nombres que ahora tienen los que tuvieron en 
tiempo de la dominación romana, sus antiguos dictados, si 
fueron colonias ó municipios, y otras circunstancias que los hi- 
ciesen mas interesantes , acudí á las fuentes de los geógrafos 
é historiadores antiguos. Mas su lectura no salva todas las di- 
ficultades de la empresa , muchas veces por la inexactitud, y 
no pocas por la mutua contradicción de sus noticias. 

Estrabon Cretense, uno de los mas famosos geógrafos, es- 
cribió en griego con suma erudición la célebre obra de Situ 
Orbis, y la versión latina está corregida y cotejada con el ori- 
ginal por el sabio Isaac Casaubon ; sin embargo, necesita pur- 
garse de muchos errores pertenecientes á los pueblos de Es-* 
paña y á sus antiguas regiones. 

d 



XXVI PREFACIO. 

Si Pomponío Mela, por haber nacido en Mellaría, pueblo 
litoral de la costa de Cádiz , y por haber sido el primer geó- 
grafo latino, merece mas fe y crédito que los demás en lo to- 
cante á esta Península, también es cierto que anduvo muy de 
corrida por ella , pues habla de pocos pueblos , les da distin- 
tos nombres de los de Strabon y de otros geógrafos , y sigue 
diferente rumbo en sus descripciones. A pesar de las ilustra- 
ciones del docto Issac Vossio, de las traducciones al castella- 
no de Luis Tribaldos de Toledo, y de don Jusepe Antonio de 
Salas , y de sus eruditas anotaciones , aun requiere mas exa- 
men y mas corrección. 

Es indubitable que el sistema que adoptó Claudio Tolo- 
meo, natural de Alejandría y excelente matemático en tiem- 
po de Antonino Pió, en la gran obra de geografía que escri- 
bió en griego, es el mas exacto, porque es el resultado de 
haber medido la tierra por el cielo, y de haber colocado los 
pueblos en los puntos en que se cruzan las líneas de longitud 
y latitud; pero también es cierto que es el menos seguro, 
por haber alterado los números de sus tablas las diferentes 
versiones de su obra , y los infieles amanuenses que la co- 
piaron. 

Plinlo Segundo, que floreció en el imperio de Vespasla- 
no, le dedicó su gran obra Historia natural ó de ¡a Acatara- 
lezay donde trató de la parte geográfica de España, y como 
cuestor que fue de la Bética, pudo dar puntual noticia de sus 
conventos jurídicos , de sus colonias , municipios y demás 
pueblos de Andalucía; mas en el dia aparece esta obra con 
mucha confusión en señalar sus límites y situaciones, y en las 
distancias entre sí, y con alguna alteración en los nombres. 
¡Fatalidad de los antiguos códices! 

De los Comentarios de Julio César, sean todos suyos, de 
Aulo Hircio, ó de otro escritor, hacen mucho aprecio los li- 
teratos por lo que toca á la parte historial; pero en la geo- 
gráfica de España fuera de desear mas exactitud, especialmen- 
te acerca de la situación de los pueblos, que suele variar de 
la que les dan otros historiadores. 

El Itinerario de Antonino, cuyo verdadero autor ó auto- 
res no se saben todavía con certeza, tuvo muchas adiciones 
en diversos tiempos, y por consiguiente varían los nombres 
de los pueblos, las medidas y distancias de unos á otros. Y 
aunque los anticuarios dieron crédito ásus tablas, y trabajaron 



en ellas varones insignes, dejafon mucho que apetecer pam 
que tenga el texto la corrección necesaria. 20*110 y ;fi*oi'joib2Íi 
20 ' Por último , se echan menos mas pormenores en las Dé^ 
cadas de Tito Livio sobre los hechos de los romanos en íiue^-^ 
tra Península , los que serian muy útiles para fijar mejor lo# 
genuinos sucesos y nombres denlos pueblos antiguos, su situa- 
ción y distancias, ^odfcjü ■. ul 'ií^cjO oréu^uK oiUvib 4 
í Y si de los escritores antiguos pasamos á íos moderno^,! 
nos encontramos al pronto con los falsarios que immdaron ¿é 
errores nuestra antigua geografía, y ocasionaron los extravíos 
de muchos que incautamente los siguieron. No lo hicieron así 
los que me propuse seguir, tjue fueron los sabios críticos AP 
var Gómez, Pedro Chacón, el ilustrísimo Covarrubias, FJ<>a 
rian de Ocampo , los Guevaras , el sapientísimo Arias Monr' 
rano, el canónigo Pacheco , el infatigable Ambrosio de Mo- 
rales, el racionero Pablo de Céspedes, Juan Fernandez Fran* 
co, el clarísimo don Antonio Agustin, el P. Mariana, el obis^ 
po de Segorve don Juan Bautista Pérez, Rodrigo Caro, des^ 
pues de expurgado, ej P. Martin de Roa, don Juan Lucas 
Cortés, don Nicolás Antonio, don Macario Fariñas, don José 
Maldonado, y otros anteriores al siglo XVIIIJj onu í.htlJ 
-í"' Entrado ya éste, se establecieron las nuevas academias, y^ 
entonces comenzaron á difundirse en la nación las luces de h 
crítica, y á viajar sus individuos por las provincias en busca 
de antigüedades romanas, y á rectificar las antes descubiertas^ 
tales fueron el P. José del Hierro, don Martin de Ulloa/ 
don Tomas Andrés de Gúseme, don Luis José Velazquez,^ 
marqués de Valdeflores, el Rmo. Fray Enrique Florez, des-^ 
pues su continuador en la España Sagrada el P. M. Risco, el 
conde de Lumiares, el 111 mo. Eayer, don Gaspar de Jovellanos, 
don Cándido María de Trigueros, don Francisco Masdeuy 
don Antonio Ponz , don Juan Loperraez , don José Cornidey 
y otros diligentes indagadores, cuyos viajes, descripciones^ 
notas y apuntes existen en la copiosa biblioteca y archivo def 
nuestra real Academia de la Historia, como también sus grue- 
sos tomos en folio , que contienen las respuestas que dieron 
varias justicias y ayuntamientos del reino á un interrogatorio 
de setenta preguntas para poder hacer la estadística general 
de la Península, áque acompañaba una real orden circular de 
Felipe II, siendo una de ellas acerca de las ruinas y vestigios 
de edificios antiguos, de las lápidas é inscripciones y demás 



xxvin A PREFACIO. 

antiguallas que hubiese en cada pueblo ó despoblado de su ju- 
risdicción; y otros muchos libros,. documentos y noticias que 
se juntaron desde la creación de tan sabio instituto. Todos los 
examiné, copié algunos, y extracté otros; y tal es el cimiento 
sobre el cual se levantó el edificio de este Sumario. ; ^-ji 
^¿ . En él divido la España y mi obra en las tres partes que 
la dividió Augusto César luego que acabó de conquistarla , en 
la provincia Tarraconense, en la Bética, y en la Lusitana. En 
el principio de cada una hago una ligera descripción geográ-* 
fica, señalando los límites del terreno que entonces ocupaba, 
excepto en la tercera que reduzco al que ahora poseen los 
reinos de Leoñ, Galicia, Castilla, y la provincia de Extre- 
madura, dejando lo demás á la indagación de los portugueses 
que lo dominan y lo han desempeñado con acierto. 

Subdivido después cada una de estas tres partes ó anti- 
guas provincias en tantos capítulos cuantos fueron los con- 
ventos jurídicos que tenia, y señalo los límites de su jurisdic- 
ción por sendas confusas que no trillaron los geógrafos anti- 
guos , por no haber tratado de propósito y con exactitud de? 
^stas demarcaciones. > 

Cada uno de estos capítulos consta de los artículos que re- 
fieren los pueblos y despoblados en que hay antigüedades ro- 
manas, ó vestigios de las que hubo, ó señales de que las tienen 
sepultadas , colocados en riguroso abecedario por los nombres 
con que ahora son conocidos. Se refiere en cada uno su situa- 
ción , el reino ó provincia y jurisdicción á que actualmente 
pertenecen; el nombre y dictado que tuvieron en tiempo de 
la dominación romana, y si alguna vez se omite es por no ex- 
ponerse á la arbitrariedad y al error; la región á que corres- 
pondían; si en ellos se acuñaron monedas, y cuales son és-, 
tas: si fueron mansiones de vias militares, y otras circunstan- 
cias históricas que , los ilustran : concluyendo con la descrip- 
ción de todas las antigüedades romanas que conservan ó tuvie- 
ron, en su recinto y en sus inmediaciones; y copiando por úl- 
timo sus mas importantes inscripciones. 

El prolijo y. constante trabajo que he empleado en for- 
mar esta obra creo que merezca alguna indulgencia en el caso 
de haber incurrido en algún yerro, que de todos modos no 
será mió , sino de los documentos que he consultado. 



DIVISIÓN DE ESTA OBRA. 



f} f ^ Vk\vj3 m ,a%n6V<.k ?fe sntiVil 

Advertencia sobre la España anticua. ' . 

^ci PROVINCIA . TARRACONENSE ,, . , /^Q 

5íi des^ipcion. . . . . ^^4.4:^^^^: V^^< V(t\^^!n- I^S- i^^A 



CAPITULO I. CONVENTO JURÍDICO TARRACONENSE. 



/ 



DescripaónW súslimñés. .'\'\ . . /.' í . • . . . • . 5 

ídem de Tarragona, su capital. ^^^^^^,..^j^^^^^^^ 

Ídem de ^1 pueblos de su jurisdicción por ábéceaarió,^^^,^^ 

desde la pág. IX hasta la ¿^. .^-^^íX 

CAPITULO II. CONVENTO CARTAGINÉS. 

Descripción de sus límites.' . ;..•.•.....«•. 32 

ídem de Cartagena, su capital ¿ . 33 

ídem de ^272 pueblos de su jurisdicción, desde la ¿6 
hasta la 130* 



* • , 

CAPITULO III. CONVENTO CESARAUGUSTANO. 

Descripción de sus limites. ..*.,<.. 130 

ídem dé Zaragoza, su capital. ... . . . ..... . - • 131 

Ídem de log pueblos de su jurisdicción ^ desde la pági-^ '\,ri^ 
na Í32 hasta 161. 

CAPÍTULO IV. CONVENTO CLUNIENSfi. 

¿\ 
I 

ídem dé Cor uña del Conde , su capital. 162 

Ídem de s 1 pueblos de su jurisdicción ^ desde 164 has- 
ta 193. 



CAPITULO V. CONVENTO ASTURICENSB. 

Descripción de sus limites. . . .' 193 

ídem de Astorga, su capital. 194 

ídem de ^6 pueblos de su Jurisdicción , desde i^S has^ 
ta 200. o 



CAPITULO VI. CONVENTO LUCENSE. 

Descripción de sus límites. .W^¿ . iii^'Ñf^iJ^J 206 

ídem de Lugo , su capital. • ••• • 207 

ídem de ^.¿^ pueblos de su jurisdicción , desde 208 has- 
ta 274. V 

^ CAPITULO VIL CONVENTO bragarensb. .f^ 

Descripción de sus límites en EspañaT'\ '. , . . . • •«• ^i^ 

Braga, su capital en Portugal. .' ; . \*^ ib". 

Descripción de 31 pueblos en Galicia de su jurisdicción, 
desde 216 hasta 226. 



r. r» 

1* ^ 4 » « • 



. SEGUNDA PARTE. ^ s^.hcv.nvr.a 

^"^ ¿2 J^'aLíkl PROVINCIA BÉTICA. ^^ Í , i.A 

5¿/ descripción • . . . 225 

CAPITULO I. CONVENTO JURÍDICO GADITANO. 

Descripción de sus límites. . . . ... . ..•'.. ^. . . 226 

/úfem ufe Cádiz y su capital, •>'.•' -, . 227 

ídem de 3 s pueblos de su jurisdicción • •.r%* ^3^ 

/ 

CAPITULO 11. CONVENTO HISPALENSE. 

Descripción de sus límites 247 

ídem de Sevilla, su capital. 24S 

ídem de j 1 2 pueblos de su jurisdicción • ^S^ 



CAPÍTULO III. CONVENTO ASTIGITANO. 

Descripción de sus limites 294 

Llera de Ecija, su capital, 297 

ídem de 82 pueblos de su jurisdicción ib. 

CAPITULO IV. CONVENTO CORDUBENSE. 

Descripción de sus limites 340 

ídem de Córdoba, su capital. ib. 

ídem de iig pueblos de su jurisdicción 347 

TERCERA PARTE. 

PROVINCIA LUSITANA. 

CAPITULO ÚNICO. CONVENTO emeritense. 

Descripción de sus límites en España 383 

ídem de AJérida, su capital, . . .• 384 

ídem, de 83 pueblos de su jurisdicción en España. ... 397 



.C'>'AtTn:' 



f^ 






/ 



'Joq 3íip 0Íd9rJí| oiJo r ' ■ ' ' ' }'j noo 

oj... .....o c«o i. r-^ DVERT encía v-^ • ' i -i^'»q« 

-nonoo SOBRE LA ESPAÑA ANTIGUA, i 9"? 

onp eolddoq ?.0'iío filtkíl .'jcüuT'^^^^^iToíj eovol 8ftí loq de-ffioiíxio^ 



JlLSPAÑA es el país mas occidental del continente de Europa. Está 
situada entre los grados 8 y 20 de longitud oriental, y en el terreno 
de 240 leguas que media desde el promontorio Jphrodisio ó cabo de 
Creux en Cataluüa, hasta el Nerio ó de Finisterrae en Galicia; y entre 
los 36 y 44 ^^ latitud septentrional^ cual es la distancia que hay de 200 
leguas desde el monte Calpe ó Gibraltar, en el mediodia, hasta el pro- 
montorio Trüeuco, ó cabo Ortegal en el norte. Es una península, por- 
que, exceptuando unas 80 leguas en el oriente que ocupan los montes 
Pirineos desde Fuenterrabía hasta el dicho cabo de Creux , que la divi- 
den de Francia, toda está rodeada de mar: en el sur del Interno ó 
Mediterráneo; en el poniente del Externo ó Atlántico pQcidental, y en 
el norte del Océano cantábrico. i ?qI Íí oKfííviíyí' irr 

Adoptado el plan de este Sumario, que se ha propuesto en el Pre- 
facio, se dividía la España antigua en tres provincias; la Tarraconense, 
la Bética, y la Lusítania, cuyos límites en general seria oportuno seña- 
lar aqui, si no se hubiese de hacer después en particular de cada una de 
ellas y de cada Convento jurídico en que se subdívidian. Lo que ahora 
importa para la mejor inteligencia de esta obra, es dar una breve y clara 
idea de lo que eran Regiones en España cuando la dominaban los ro- 
manos, lo que eran Conventos jurídicos, loque Colonias , Municipios^y 
otros dictados y privilegios que concedían á los pueblos. 

Llamaban Regiones á los distritos en que habitaban gentes y pue- 
blos distintos. Unas tomaron el nombre del país de donde procedían: 
otras de los montes ó ríos comarcanos de el en que se fijaron ; y otras 
de los pueblos que erigieron para cabezas del distrito. Cada una obser- 
vaba sus antiguas leyes, ritos, trages, usos y costumbres, hasta que las 
conquistaron los romanos. 

Los Conventos jurídicos eran unos tribunales en que juzgaban todo 
género de causas los principales magistrados de las provincias en que es- 
taban establecidos. La Tarraconense tenia siete, la Bética cuatro, y la 
Lusítania tres. Residían en las capitales, y se extendía su jurisdicción á 

A 



fofpueblos de proporcionada distancia , buscándose la comodidad de 
los que concurrian á demandar justicia en ellas, como sucede ahora 
con el distrito de las audiencias; pero habia algún otro pueblo que por 
especial privilegio, ó inveterada costumbre, acudia á otro Convento 
mas distante. 

Distinguían los romanos con el nombre de Colonias á las ciudades 
que levamérofcKy poblaron con soldados veteranos ó. eméritos, conce- 
diendo á sus habitantes el privilegio de ciudadanos romanos , y el de 
gobernarse por las leyes de la capital del orbe. Habia otros pueblos que 
tenían el mismo dictado de Colonia por gracia particular de los empe- 
radores, sin haber sido poblados por los veteranos, y á los que conce- 
dieron los mismos privilegios. 

1 A otros llamaban Municipios, cuyos vecinos disfrutaban el derecho 
de ciudadanos romanos, y se les permitía regirse por sus antiguas leyes 
propias y celebrar los sacrificios según el rito del país. Aunque eran eSf 
tos pueblos de ia segunda clase, solía considerárseles como de mejor 
condición que los de la primera. íoiiirí'vvncbnjllri ' í> X^ v riF. ?n; 

-01 Había otros que gozaban el fuero del Lacio, otros el fuero Libre^ 
gobernándose por sus leyes. Llamaban á otros Confederados y porque lo 
estaban con los romanos; y á otros Estipendiarios, sin embargo de ser 
todos contribuyentes, tratando particularmente á estos últimos con res- 
pecto á su buena ó mala conducta, al mas ó menos exacto pago de las 
contribuciones^ y á la obediencia que prestaban á los magistrados ro- 
manos; y castigando á los infractores, como si fuesen esclavos. : í-íí^í: ' 
►oi'íCon estás ligeras ptevenciones se puede venir en conocimiento de 
la calidad y carácter de cada pueblo en su artículo, y de la clase de 
monumentos con que pudo estar adornado, en caso de conservar reli- 
quias confusas de ellos. , i.* ,. ; j --^.. i 

ü'iíiíij V f>/rvid íififj lí-b í"-^ .éwkí i.. ■'• 30 cirjí" 
-O'í ?i ^ íifídr.itinioí» i;-' obfífiiji / • ^'f ':': 
V.' . U"tti\wV^> nrfp o! 

-'^íiq ? 29Jíi9^ n^^iíitidíjrf f?i;. 
:aKíbí}U)tq rí!)ríob ú^ «ifiq \\\ :a jy 

i. 

abo? HHík|^i 9JJ 

ú Y .Oiltíij:> íiírtjfj ii^f^ rí i rj 






PRIMERA EARTÜ. 



Ui ■ 



< <^ 



PBOVINGIA TARRACONENSE. 



I 



os romanos dividieron primeramente á España en citerior y ulterior^ 
según que estaba á la izquierda ó derecha del Ebro. Después el empe- 
rador Augusto la dividió en tres provincias, la Tarraconense, la Bética, 
y la Lusitania, de las cuales la primera era la mayor de las tres, y mas 
grande que las otras dos juntas. J ^i^b.'td .; 

Señalemos sus límites con ellas y con el mar que la rodean, comen- 
zando en Cataluña desde el cabo de Creux, y viniendo acia poniente 
j)or la costa del Mediterráneo. No muy distante de él se ve á Rosas, que 
es la antigua Rhodope, á la que dieron los rodios su nombre» Viene 
después la ciudad de Emporias^ ahora Castellón de Ampurias, y la 
boca del rio Sambroca ó Ter. Siguen Palafuel, Palamós; Guessoriüy 
San Feliú; Blandeiise^ Blanes; la colonia Barcino^ Barcelona; la des- 
embocadura del rio Rubricato, Llobregat; Slghulum novum^ Vilano va; 
y la gran Tarraco^ Tarragona, metrópoli de toda la provincia. Desde 
aqui se entra en el golfo de Ampola, se monta después la punta del 
Fangar, se registran las bocas del Ebro, ú Ostia Iberi en lo^ Alfaques, 
donde termina el principado de Cataluña. ■'í i.J¿i;il s i • jíí )i 
5 Alli mismo y por aquella costa empieza el reino de Valencia; se 
descubre el promontorio Teiiebrio, cerca de Peñíscola, se llega al golfo 
SiicroJiense, nombre que le dio el rio Suero ó Jucar, porque desagua 
en él junto á Cullera, que está mucho mas abajo: siguen el castillo de 
Chisbert y la torre de Oropesa , las bocas de los ríos Mijares y Pa- 
laricia: quedan á la derecha las ruinasde la gloriosa Sagunto, hoy Mur* 
viedro, y de la colonia P'akncia, capital de este reino, junto al embo- 
cadero del Turia ó Guadalaviar; y pasada Cullera acaba el seno Suero-- 
nense en el cabo Martin, llamado antes Promontorium Dianio, que dio 
su nombre á Denia, que está alli inmediata. Este promontorio sale mu- 
cho al mar, pero este vuelve á meterse en la tierra formando otro golfo, 
que los antiguos llamaron Ilicitano por estar en él la célebre colonia llici^ 
ahora el Molar. A Ilici precedia Luceiito ó Alicante, y concluye este 
golfo la Punta de Santa Pola, donde acaba el reino de Valencia. 

Viniendo por la misma costa se entra en el de Murcia, y se toca 
luego con la desembocadura del rio Tader ó Segura, que le fecunda, y 
con el pueblo Thiar ó San Ginés. Desde aqui se abre otra ensenada que 
cierra el promontorio de Saturno 6 cabo de Palos, y no muy distante 
está la famosa Cartílago nova ó Cartagena, el puerto mejor y mas se- 
guro del Mediterráneo. Mas adelante sigue el golfo Virgitano hasta el 
cabo de Gata, ó Promontorio Charidemo^ en cuyo centro está la villa 
de Mujacar, á la que los romanos llamaron Murgi ó Murgis , y es tér- 

A 2 



4 PRIMERA PARTE. 

mino (le la Bélica , donde finalizaba la costa de la provincia Tarra- 
conense. 

Desde aqui se dirigia la linea divisoria de ambas acia el septentrión, 
atravesando lo que ahora son las diócesis de Granada, Guadix y Jaén; 
de modo que pertenecian á la provincia Tarraconense muchos pueblos 
ahora andaluces, como son Guadix, en otro tiempo ^cci^ la Guardia ó 
M entesa BastitanUy Baza ó Bastí y Baeza ó Beacia, el despoblado de 
Cazloua, antes municipio Castulonense , y otros del reino de Jaén. 

Seguia la línea acia arriba hasta tropezar con el Guadalquivir ó Be- 
tiSy atravesándole entre los dos rios Herrúmbrales y Guadalbollon, que 
entran en el primero muy cerca uno de otro. Mas arriba, penetrando 
los montes Marianos ^ Sierra Morena, y torciendo á poniente, cortaba 
los límites que aliora separan las provincias de la Mancha y de Córdo- 
ba, cerca de Caracuel ó Caracuvio. Desde aqui volvía á tomar el giro 
al norte , atravesando las dos Castillas hasta la orilla meridional del 
Durio ó Duero, 

En este largo espacio que dividía las dos provincias Tarraconense 
y Lusitania, pertenecian á la primera Ehura ó Talavera la vieja, y 
otros pueblos de los conventos cartaginés y cluniense; y á la segunda 
jábula ó Avila, Salmántica ó Salamanca, y demás limítrofes de Extre- 
madura. Fray Alonso Venero dice en su Enchiridion, haberse hallado 
entre Cebreros y las Navas del Marques una piedra enhiesta con letras 
grabadas por delante y por detras, que decían en el lado de oriente: 
HIC. EST. TARRAGO. ET. NON. LVSITANIA. y en el de poniente: 
fílC. EST, LVSITANIA. ET. NON. TARRAGO. Dejaba el Duero en 
Vicusacjuarius y continuaba por su izquierda hasta la antigua Culiabriuy 
y luego le seguia hasta el Océano, 

9>: Entrando en esta costa occidental, llena de ensenadas, se vuelve al 
norte pasando por las desembocaduras de los rios Leza, Avus ó Dave, 
iVmí ó Neiva, del Lethes ó Limio, hoy Limía, y del famoso Minio 
6 Miño, hasta el promontorio Orvio, ahora Cabosilleiro. Pasado este, se 
presentan inmediatamente las islas Cicas ó Sicas, que hoy se llaman de 
Bayona , porque están en frente de la villa de este nombre. Rodean la 
ensenada de Vigo varios puertos pequeños é industriosos, colocados en 
su j)rofunda ría. Hay otras islas, á las que llamaron los antiguos bunios 
y Corticatas, situadas á la entrada de otra ensenada que llaman de 
Pontevedra, porque tiene en su centro la villa asi nombrada, anti- 
guamente Hellene, con muchas entradas y salidas, vueltas y revueltas. 
Inclinándose después la costa acia el norueste sigue una península que 
da entrada á la ría de Aroza, mucho mayor y mas extendida que las 
anteriores, con una isla del mismo nombre en el medio. Desde esta ría 
se pasa á otra llamada antes de Iria flavia, y ahora del Padrón. Se en- 
cuentran otros pueblos y puertos de poca monta; y después las ensena- 
das de JSoela ó Noya, en que desagua el Tambre, y en la que está la 
villa de Noya, la de Muros que mira acia el norte, con su villa, y mas 
arriba otra en que sobresale el promontorio Artahro ó JSerio, que aho- 
ra llamamos cabo de Finísterraí, último término del continente de 
Europa. Desde aqui se inclina la costa al norte con dirección al otro 
promontorio Trikuco ó cabo de Ortegal. En el espacio de veinte y 



PROVINCIA TARRACONENSE. S 

cinco leguas que hay desde uno á otro cabo están situados los muy nom- 
brados pueblos Coruua, Puente de Eume, Betanzos y el Ferrol, antes 
Trigulunif Flaviuní Rri^antium y hoy la Coruua, y otros del convento 
Lucense, en el que se describirán. 

En el cabo Ortegal comienza la línea que sigue bastante recta hasta 
el promontorio Oeasa ú Olearao en Guipúzcoa, mirando siempre al 
norte, con muchos senos, entradas y bastantes puntas de corta conside- 
ración; pero peligrosas por la braveza del mar cantábrico que las com- 
bate, y por las ásperas y enormes j)erias que las defienden. En este ex- 
tenso intervalo median los peñascos Jn¿eucos, las villas de Vi veía y de 
Ribadeo de la provincia de Mondouedo, término del reino de Galicia; 
Castropol, donde comienza el principado de Asturias, ó oslares íran&' 
montanos 'y Navia, cerca de la boca del rio i\Wo; Luarca, Pravia, 
desembocadura del Nalon , al que poco antes se le junta el Narcea, 
ambos ricos de salmones, truchas y lampreas; Cudillero, Aviles, con 
su ría, y el cabo de Peñas. Sigue luego Gijou entre los pequeños cabos 
de Torres, donde estuvieron las yéras Sestianas, y el de Sansón: Yil la- 
viciosa, Ribadesella y Llanes, último puerto.de las Asturias de Oviedo. 
Mas adelante empiezan las de Santillana, en cuya costa s© encuentra á 
San Vicente de la Barquera, cerca de Colombres, en lo antiguo Concu- 
na'^ el cabo y puerto de Vereasueca, ahora San Martin de las Arenas; 
Puerto Dlendio ó Santander, y Portus Pictorice Julio-Brigensium , co- 
mo se decia antiguamente, hoy Santoña, Y acaba esta costa con otros 
pequeños puertos de las provincias vascongadas, y que pertenecian eu 
tiempo de los romanos á la jurisdicción de los conventos Cluniense y 
Cesaraugustano. 

Resta la línea de los Pirineos, que divide, como ya se ha dicho, á 
España de Francia, y comienza en Fuenterrabía, y acaba en el cabo de 
Creux, donde se principió á describir los límites de la gran provincia 
Tarraconense. Al pie de estos montes, todavía hay de la parte de acá 
algunos pueblos antiguos que merecen nombrarse. Tales son en Navarra 
Iturísa ó San Esteban de Lerin , y Pómpelo ó Pamplona : lacea ó Jaca 
en Aragón; y Jidia Libiea ó Llibiá, y Picaría ó Figueras en Cataluña. 

La extensión interior de estos hmites se dividía en siete conventos 
jurídicos, á saber: el Tarraconense, el Cartaginés, el Cesaraugustano, 
el Cluniense, el Asturicense, el Lucense, y el Bracarense, cuyos confi- 
nes, regiones, capitales y demás pueblos respectivos explicaré uno des- 
pués de otro, guardando el orden con que a([ui están nombrados. Co-i 
mienzo por el primero. 

CAPITULO L 

CONVENTO JURÍDICO TARRACONENS5. > -^ ! -* 

¡ 

Confinaba con la Galia por el nordeste en los montes Pirineos, y 
por el oriente con el mar Mediterráneo. Le separaba del Cartaginés el 
rio Ebro á poniente, y el Cinga ó Cinca del Cesaraugustano al norte. 
Comprendía en su recinto toda la Cataluña y las regiones que siguen. 

La de los Indigetes, que ocupaba el terreno que hay desde Puerto 



; 6 PRIMERA P A R T E. ri M 

-♦Vendres hasta Castellón de Ampiirias: la de los Cerretanos, hoy Cer- 
r-dafia, situada al pie de los Pirineos: la de los laccetanos ó Lacetanos, 
i)qne dividia el Segre ó Sicoris de la de los Herretes ^ en que están Sol- 

sona, Manresa y Cardona: la de los Auseíanos^ clavada entre las tres 
I anteriores, y la de los Castelaunos (de donde viene acaso el nombre de 
líCataluüa): la dicha de los Ilergetes , que también ocupaba una parte 
.del convento Cesaraugustano, donde están ahora las ciudades de Lérida 
-ó Ilerda, Osea ó Huesca, y otros pueblos de nombradla: la de los La- 
~ leíanos, en cuyo extremo se halla Barcelona: la de los Coseianos, don- 
:,de subsiste Tarragona; y la mayor parte de la de los llercaones ó //er- 
•igaojies, mas abajo de Tortosa ó Dertosa, con varios pueblos de la ju- 
-risdiccion del convento Cartaginés que están en el reino de Valencia. 
^; Tarragona era la ciudad principal del convento Tarraconense, don- 
^.de se administraba la justicia, y á donde concurrían todas estas regiones 
tiá demandarla. Como tal metrópoli trataré de ella primero y separada- 
s-mente, dejando los otros pueblos de su jurisdicción, para que en seguida 
.íguarden di ordea alfabético que se prometió en el Prefacio. 



!)! ;■ 



¿ in; Tarragona. 

;■> Gíudád'metropólítatía del principado de Cataluña, la pHméra del 
-estado eclesiástico, y cabeza del corregimiento de su nombre. Llamóse 
pen tiempo de los romanos Tarraco, Colojíia Victrix, To gata, Tur rita, 
por estar torreada. Era la capital de su convento Jurídico, y la primera 
vciudad, concilio ó junta general de la España citerior, y estaba situada 
en la antigua región de los Cosetanos, Ocupaba entonces todo el terre- 
i.no que hay desde donde ahora está, hasta la orilla del rio Tulcis, hoy 
t>FrancoH, y mucho mas. .fiíii;;.-;^ *?>h f.rsKMWí 

j Todavía conserva trozos de su primitiva muralla, ó los muros vie- 
hjos, como ahora llaman. Tenia 40'842 varas de circunferencia y 6f de 
i, ancho, ú espesor. Algunos de estos trozos son de 5 varas de largo y de 
j,4 de alto: parecen peñas duras, pues no se les conoce la cal de la arga- 
.masa. Estaba enriquecida con muchos y magníficos templos dedicados 
f á Júpiter, Isis, Juno, Marte, Neptuno, Silvano, Tutela, al Genio de la 
/provincia, á Urania diosa africana, á la Concordia, á Circe la hechice- 
ra y á otras deidades, incluso el que los tarraconenses erigieron y con- 
sagraron á Augusto con permiso de Tiberio. Solamente han quedado de 
él unos pedazos de friso adornado con realces de buen gusto : un gran 
trozo de piedra, que pudo haber sido dintel de la puerta, en que están 
grabadas estas letras: DIVO. AVGVSTO; y otro de la famosa ara de 
mármol, que también le levantaron deilicándole. Conserva la cabeza 
descarnada de toro con ínfulas y sartas de cuentas pendientes de los 
cuernos, festones y caireles de hojas de roble y de encina, el ápice, el 
aspergilo y otros signos del sacerdocio, é instrumentos de los sacrificios. 
A la parte oriental de la ciudad, cerca del convento de Santo Do- 
mingo, se descubren vestigios de un circo máximo, cuya longitud era 
.de i5oo pies^ y el ancho de mas de 3oo. Todavía se conservan los ar- 
.cos y bóvedas sobre que estaban los subselios en tres órdenes, en decli- 
rve y en líneas paralelas. Servían estos, arcos por de fuera y enlaparte 



PROVINCIA TARRACONENSE. ^ 

baja de entrada á tiendas y oficinas que alli había, y por dentro en la 
parte alta de salida para bajar á las gradas en que se sentaban los es- 
pectadores. Terminaba la cabecera de este edificio en semicírculo, y los 
pies en ángiüos rectos, donde estaban los caballos que habían de servir 
en las carreras, que era la principal diversión del espectáculo. r. 

Cerca del Circo máximo descollaba un suntuoso edificio > cuyos ci- 
mientos se midieron no hace mucho tiempo, sin embargo de haberse 
construido sobre ellos varias casas, y tenia 4^5 varas de largo y 2 25 
de ancho. Se encontraron entre sus ruinas bóvedas de piedras muy gran- 
des, pilastras, basas y trozos de capiteles, de arquitrabes, de frisos y de 
cornisas del orden jónico. Rodeaba este gran edificio un acueducto, y 
otro pasaba por delante de la puerta principal. • ^-... • ."y 

Permanecen acia el mediodía las ruinas del Anfiteatro, que son de 
argamasa tan dura que no se pueden deshacer con picos. Figuran por 
afuera arcos en dos órdenes, y por dentro gradas, que eran quince cour 
tadas desde la arena en que se lidiaban las fieras. 

Hay vestigios de un Teatro en el sitio que ocupa ahora la iglesia 
de nuestra Señora del Milagro, y en las inmediaciones á la montaña. 
Era su planta en forma de media luna, y su circunferencia tenia 337 
varas y media. Subsiste parte de este Teatro con algunas gradas ó asien- 
tos cavados en la peña viva de la dicha montaña, y cuatro columnas 
dóricas que pertenecieron á la escena. 

Se han descubierto, y se descubren todavía, en esta ciudad y en 
sus alrededores muchos fragmentos de estatuas, de bajos relieves, de 
aras, de tabúlanos, bustos enteros, y trozos de diferentes adornos de 
escultura y arquitectura. Entre todas estas preciosidades se distingue y 
conserva un excelente bajo relieve de mármol en el terrado de la cate- 
dral, que representa el Rapto de Proserpina, compuesto de varias figu- 
ras. Se conoce haber servido de frontis porque por detras nada tiene, 
pero sí en los lados, en que están esculpidas las figuras de Proserpina, 
de Ceres y de Mercurio. 

f Admirables dicen que eran los pavimentos mosaicos que había cer- 
ca del rio, y que ya no existen por la negligencia de los que debían 
cuidar con esmero de su conservación. 

Aunque están fuera de los muros y á alguna distancia de Tarrago- 
na, no quiero dejar de tratar aquí de tres célebres monumentos anti- 
guos, porque en cierto modo pertenecen á esta ciudad. El que llaman 
Fuente de las Ferreras, el Arco de Bara, y la Torre de los Escipíones. 
, El primero es un gran trozo de acueducto, por el cual iba el agua 
á esta capital desde cerca del monasterio Cisterciense de Santas Creus, 
distante de ella cuatro leguas. El trozo está situado á una de Tarrago- 
na acia el norte, entre dos collados, y consta de dos órdenes de arcos, 
unos sobre otros. Los bajos, ó del primer cuerpo, son once; y los altos 
del segundo veinte y cinco. Lo largo de todo el trozo es de a35 varas, 
y lo alto por el medio de 32 y media, de las cuales 20 y medía per- 
tenecen á los arcos inferiores, y 12 á los superiores, que tienen de es- 
pesor 2 y media. 

El seíjundo es un arco grande triunfal llamado de Bará. Está solo 
y aislado en el camino que va de Tarragona á Barcelona, cerca de tres 



8 PRIMER A PARTE. ' ^ 

leguas arttes de llegar á Vendrell, y distante media del Mediterráneo.' 
Pertenece su arquitectura al orden corintio, y tiene á los lados sobre un 
robusto zócalo cuatro pilastras que sostienen su arquitrabe, friso y cor- 
nisa de fuertes sillares. La altura total de este monumento asciende á 
3o pies, y su anchura es de 9 escasos. Aunque el tiempo y el abando- 
no han hecho su oficio, su forma da razón de lo que fue, y una inscrip- 
ción grabada en el friso, del objeto para que se erigió. Dice asi: 

EX. TESTAMENTO. L. LTCINI. L. F 
SERG. SVRAE. CONSECRATVM 

Y el tercer monumento está al lado izquierdo del camino real que 
sigue á Barcelona, distante una legua de Tarragona. La Torre es de 
piedras grandes y labradas, sin cal ninguna: tiene 33 palmos de alto, sin 
contar lo que se derribó, y está dividida en dos partes, ademas del zó- 
calo sobre que se sostiene. La primera comprende dos estatuas ó bultos 
casi informes, en pie y en actitudes tristes, con las manos en las meji- 
llas, cada una de 9 palmos de alto. Dicen que representan los dos Sci- 
piones, ó sus esclavos; pero nada consta de cierto, pues aunque hay una 
inscripción en este primer cuerpo , no se puede leer por estar corroídas 
las letras. Y la segunda tiene solamente una ventana. 

Otras infinitas antiguallas encontradas en esta gran metrópoli, dan 
idea de su fausto y riqueza cuando la dominaban los romanos. Seria im- 
posible hablar de todas, por lo que me reduciré á tratar de las meda- 
llas que se acuñaron en ella, de las inscripciones que conservaba, y de 
las marcas que los alfareros tarraconenses imprimian en sus vasos ó bar- 
ros. Pero antes debo decir que Tarragona fue la quinta mansión de la 
via militar que iba desde los Pirineos hasta León: el término de dos 
caminos romanos que se dirigían á la misma Tarragona, uno desde As- 
torga y otro desde los propios Pirineos; y también que fue la décima 
mansión del que, pasando por estos montes, acababa en Cazlona. / *>i^ 

Las monedas ó medallas romanas conocidas que se acuñaron en esta 
gran colonia en varias épocas son diez y seis, de diferentes módulos y 
tamaños, que clasificaré aqui para que sea clara y perceptible la expli- 
cación de lo que contienen y representan. 

Siete pertenecen al gran bronce , en esta forma, 
i.^ Tiene en el anverso la cabeza de Augusto, con corona radial, 
mirando al lado derecho, y la rodea esta inscripción: DIVVS AVGVS- 
TVS PATER; en el reverso una diadema grande de hojas de encina, 
y en su centro estas letras C. V. T. T., que quieren decir Colonia Vic- 
tríx Tos[ata Tarraco. 

2.^ Conserva el mismo anverso que la anterior; pero hay en el re- 
verso una ara con cabezas de toro, escudo, festones y lanza, encima un 
ramito, en los lados están repartidas las dichas letras C. V. T. T. 

3.* Se presenta en el anverso la figura entera, togada y sentada de 
Augusto, que mira á la derecha, y se apoya á una lanza que tiene en 
la mano izquierda , con una patera y una victoria en la otra , y con este 
lema á los lados: IDEO. AVGVSTO. Y en el reverso el templo de ocho 
columnas con acroterios, que le erigieron y consagraron con el ara de 



PROVINCIA TARRACONENSE. 9 

la anterior medalla los tarraconenses: en derredor va esta levendaiC V. 
T. T. AETERNITATIS. AVGVSTAE. 

'i 4'* ^^ "" P^^^ ^^^ pequeña que la 3.* y de distinto cuño; y aun- 
que se representa lo mismo en ambos lados, se diferencia el anverso de 
esta 4«* en que la silla es cúrul^ y en que la figura de Augusto no tiene 
en la mano la Victoriola. En el reverso varia la colocación de las letras 
<de la leyenda. 

5.* Cabeza de Tiberio laureada en el anverso, mirando al lado de- 
recho, y rodeada de esta inscripción: Tl(berius) CAESAR. DIVI. 
AVG (usti) F (ilius) AVGVSTVS. El reverso es igual en todo al de la i .* 

6.* Anverso como el de la 5.% y reverso como el de la 2.% con la 
pequeña diferencia de que el ramito que hay alli sobre el ara, aquí es 
una palma. •> 

7.* La misma cabeza de Tiberio en el anverso que la que está en 

el de la 5.% y en el reverso el propio templo é inscripción del de la 3.* 

Dos monedas corresponden al módulo de segunda forma, mohat 

1 .* Contiene en el anverso la cabeza laureada de Augusto, que mira 
al lado izquierdo, con esta levenda en derredor: IMP. CAES. AVG. 
TRribunicia) POT (estáte) PÓNT(ifex) MAX(imus) P.P. (Pater Pa- 
triaej. En el reverso el busto de Tiberio, mirando también al lado iz- 
quierdo, con estas letras: TI. CAESAR. C. V. T. 

2.* Representa en. su anverso otra cabeza de Augusto, con corona 
radial y esta leyenda: DÍVVS. AVGVSTVS. PATER. C. T. T.; y en 
el reverso la de Tiberio laureada, inclinada al lado derecho y con esta 
inscripción que la rodea: TI. CAESAR. DIVI. AVG (usti) F(mus) 
AVGVSTVS. 

Tres monedas son de mediano bronce. 

I.* Su anverso es igual al de la i.® de la segunda forma, y el re- 
verso contiene dos cabezas mirándose una á la otra: la de C (ajus) L (ucius) 
CAES (ares) que se lee encima; y debajo la de AVG (usti) F(ilii), y 
entre las dos cabezas están estas letras C. V. T. 

2.^ Cabeza laureada de Tiberio, mirando al lado izquierdo, en el 
anverso con esta leyenda que la circunda: Tí. CAESAR. AVG. PONT, 
MAX. TRIB(unicia) POT (estáte); v en el reverso se están mirando 
las dos cabezas de JüL(ia) AVGVSTA y de DRVSVS. CAES. TRIB. 
POT, como se lee en derredor. Entre las dos cabezas hay estas siglas 
C. V. T.--rT .:'--U.3 ri^ MTiJTrK 

3.* , Otra cabeza, de Tiberio sin láurea, mirando también al lado iz;- 
quierdo, con esta inscripción: TI. CAESAR. DIVI. AVG(usti) F(ilius) 
AVG(ustu^) PONT. MAX. Se presentan en el reverso los bustos de los 
Césares Germánico^ Driiso, y se repiten entre ellos las letríis acostum- 
bradas C. V. T. .^ ^ ' ^ ''^ 
Restan cuatro monedas de pequeño bronce. -l^.-Id 

I.* Aparece en su anverso una ara con patera en cilíeto y un ra- 
mito encima: mas arriba y á los lados las siglas C. V. T. T., y en el 
reverso nn buey infulado. 

2.* Otro buey ó foro sin ínfulas en el anverso con estas letras enci- 
ma C. V. T. , V debajo TAR(raco). El reverso es mas intere<5ante. Tiene 
dos figuritas de varoo enteras y togadas, con dos escudos en el medio: 

B 



.,o .'.^ ^PRIMERA PARTE. ^^ 

.éhcíÉMLy por un lado se lee: CAESARE(s); y por debajo GEMííni). 
3.^ El mismo toro y la propia inscripción del anverso de la anterior 
-medalla; pero coa la variación de TARRA en lugar de TAR: y aunque 
en el reverso están las dos íiouritas del anterior, no tienen escudo aku- 
noj y se lee sobre ellas CAES ARES, y debajo, GEMIWI . con ^ tedas 
sus letras. '^ ,¡ u^vi(y\'u'^ .f,iAn^fh-,f\'^.-, 

4.* Presenta en el anverso una corona de laurel, y en su centro 
estas siglas G. V. T. ; y en el reverso el toro. 

Pasan de doscientas y cuarenta las inscripciones romanas de todos 
géneros que se atribuyen á Tarragona, y cuyas copias existen en nues- 
tra Academia de la Historia. Me apartaria demasiado del objeto princi- 
pal de este Sumario si me entretuviese en trasladarlas, estando muchas 
de ellas publicadas. Lo haré solamente de algunas que me parezcan mas 
interesantes. Para darles algún orden las dividiré en tres clases. Prime- 
ra, dedicaciones á deidades y genios. Segunda, dedicaciones á empe- 
radores. Tercera, id. á estatuas de personages, con algunos epitafios. 



Primeras, 

TVTELAE 
TARRAG 


IMP. CAESAR . 

TRAIANVS 

HADRIANVS 

AVG. PONT. MAX 

TRL POT. COS. U 

S. C 

ANNONA. AVG í':* 


.1» ■■'-'./ i' 

tri 7 ■ DEO. TVTELAE 
AEMILIVS. SEVERIANVS 
MIMOGRAPHVS POSVIT 




IMP. CAESARI 'A 
M. AVRELIO 
ANTONINO 
AVG 


TVTELAE 
i"'*' ^" V. S 
^^•' . . P. NAEVIVS 

orl^i*^*'? ^ ^ADIVTOR 




L. aí:lio 

IMP 


GENIO. COL. I. V. TARRAG 


7: GENIO 
'%;_ CONVENT 
ASTVRICENSIS 


ANTONINI 
FILIO 


TIT. CAESAR. DIVI 


Segundas, 

IMP. CAESAR 
VESPASIANVS 


AVG. F. AVGVSTVS 

MVNICIP 

CASCANTVM 


7 n . 

FAVSTINAE 


L IMP. TITVS. CAESAR 
VESPASIANVS. AVG 
i P. M. TR. POTEST 
COS. VIII. P. P 

. i 


AVG 
IMP. M. AVREL 

ANTONINI 

AVG 

D. D 



PROVINCIA TARRACONENSE. 



XI 






P. H. C 
FAVSTINAE 

IMP 
ANTONINI 



kije* aíy crot.">FILIAE 






Terceras, 



-o4 '^m TVLIO. CICERONI oii^alv,; 






a CALPVRNIO 
P. F. QVIR. FLACGO 
. . FLAM. P. H. G 

v fll)^G^Jnf')B "CVRATORI. TEMPLI 
iift o{?^í> vili^ PRAEFEG. MVRORVM 
—— COL. TARR. EX. D. D 

CALPVRNIVS. FLACCVS 
HONOREM. ACCEPIT 
IMPENSAM. REMISIT 



y 

-•I 



RÓMANAE. FACVND 

PRINCIPI 

QVAEST. AEDI. COS. PROCOS 



fy.iirr 



IMPERATORI. P. P 
I ARPINATES 



a VIRIO 

o la 0«rr,it n^FRONTONI 
FLAMI 
EX. LVCENS :..^ 
EX. DECRETO '' 
CONCILH 
nfjQ- CAECILIO. GAL. RVFINO -^ ííK?fKjqnH nm^nr, p. H G ■ ^b f'- 
Q. CAECILL VALERIANI. F ' ' m.ii^m >. . ' 

. SAGVNTINO. OB. LEGATIO ,., i ' '^L. ANNIO. L. F 

..= NEM. QVA. GRATVITA. A , «I> «r^.n-r ' i ^^j^ CÁNTABRO^ ' 
^r.pVT. MAXIMVM. PRINC. HA ^^^^ pLAM. ROMAE. ET. DI 

'^t-' DRIANVM. AVG. ROMAE ^'«ii. C t^;-' ' VORVM AVGVST 
^*'*- ■ ' FVNCTVS. EST ' '^ ■-•^^•f'^ ^BfLütí: ;.» 



1» 



-.oío. 



''.-.fhf^T 



P. H. G . 



r» ^: 



D. M 



Tí['fo 



.f) ; Ji 



P, p. p 

OMNIBVS. HONORIB 
GENTÍS. SEGOBRIGAE 
DECRETO. ORDINIS. PE ;>, 



r)EVTYCHETI. AVRIGAE. ANN., ,^;^ ■ ^VNÍ^^ PVBLICA. SEGÓ n.,, 
XXIL FL. RVFINVS. ET. SEMP^J , g^j ,., U.Ívt.brigENSES ii - Ii'^: 
^,. DIOFANS. SERVO. B. M. F (| ,.[>./; 



i»^;j 



í'ii 



L. GRATIO 
G FIL. GAL 

GLAVCO 

SEGOBRIGENSI 

FLAM. P. H. G 

M. ATILIVS 

FRATERNVS 

AMIGO. ÓPTIMO 



.w!. líVUÍ'JlY 






<^í^^ C. ATILIO 
'^^'•^G F. QVIR 
"'' '* CRASSO 
SEGONTINO 
OMNIB. HONOR 
_ IN. REPVBL. SVA 

FVNCTO. FLAM 

PROV. HISP. CITER 

P. H. C 



Otras muchas lápidas de diferentes mármoles, con apreciables ins- 
cripciones habia en esta capital de la España citerior, en principio del 
siglo XVIII, cuando la invadió el Archiduque de Austria, llamado Car- 
los III , y se las llevaron los ingleses sus aliados. Pero un celoso patriota 
copió con exactitud las inscripciones antes que embarcasen las lápidas. 
Por fortuna se conserva un fiel traslado de todas en nuestra Academia 
de la Historia. 



o'ifiai. 



,a 'I "5 y^ -P m M É R APA R f e! -^/^ 'i^ , , . 

Antes de presentar algunas muestras de las marcas que los célebres 
alfareros romanos de Tarragona imprimían en los vasos y en otros mue- 
bles domésticos que hacian de fino barro, es muy conveniente saber 
que dori Ramón Foquet, canónigo de aquella catedral, y sabio anticua- 
rio ^ que falleció el año de i794, dejó una copiosa colección de estas 
marcas, y. un diálogo que compuso sobre estos barros antiguos y sobre 
la diferencia que encontraba entre los tarraconenses y saguntinos. Lás- 
tima es que no le haya publicado, porque seria muy curioso. Pero 
otro canónigo de la misma iglesia, el señor don Carlos González de Po- 
sada, laboriosísimo y erudito anticuario, paisano, condiscípulo y anti- 
guo amigo mió, é individuo correspondiente de la Academia de la His- 
toria, remitió á ésta él año de i8o4 una lista de estas marcas, mucho mas 
copiosa que la que dicen formó el conde de Lumiares de las de los bar- 
ros saguntinos, acompañando una instrucción muy interesante para la 
inteligencia de las marcas, dividida en estos términos. 

I .° Que las que están grabadas en hueco y estampadas en el barro 
antes de cocerse llevan esta señal í5f. 2.® Que las que no tienen la estre- 
lla son de relieve, y fueron impresas en crudo. 3.® Que las piezas en 
que estaban las marcas estampadas de ambos modos eran platos, fuen- 
tes, tazas, vasos, jarros* de diferentes formas y tamaños, urnas cinera- 
rias, vasos lacrimatorios, lucernas de graciosas y elegantes hechuras, 
tejas, arcaduces y otras muchas cosas. 4-° Que las vasijas tenían las 
marcas por dentro y en el fondo, y las urnas, lucernas, tejas y arcadu- 
ces por de fuera. 5.° Que muchas marcas tienen después del nombre 
del artífice este monograma O. F., que quiere decir Opifex, Oficina^ 
Opus fecit^ ú Opus jiguli. 6.^ Separa las que tienen un reglón solo. 
7.® Las cjue son de dos. 8.** Las que les falta el principio ó las primeras 
letras. 'Y 9.*^ Las qué no conservan los últimos caracteres. De todas ellas, 
que son 27i , saqué una copia que conservo por curiosidad, y ordené 
alfabéticamente dividiéndola en las clases que previene la instrucción. 
No la traslado aquí por ser demasiado prolija, y porque lo hago en otros 
artículos de pueblos, como Murviedro, Jurailla, &c., que tienen barros 
saguntinos, especialmente en Monteagudo, donde describo las graciosas 
formas y usos de los muchos que allí se hallan. 

Es de creer que debajo de Tarragona hay otras mil preciosidades 
pertenecientes á la arquitectura, escultura, y tal vez á la pintura de los 
romanos, que claman con justicia porque las desentierren para ilustra- 
ción de los sabios anticuarios y de los profesores de las bellas artes. Si 
la capital de la España citerior estuviese en Italia ó en otros países 
donde se aprecian los monumentos antiguos, ya se hubieran hecho cos- 
tosas excavaciones; pero en España se miran con indiferencia, ó con 
desprecio. 

'.;[; nt(|K»nhí] n Pueblos del convento Tarraconense, > 

i Abadesas (Las) , víTIa de Cataluña. Véase San Juan de las Abadesas. 
Ager, villa del principado de Cataluña, en el corregimiento de Lé- 
rida, situada á la orilla del rio Segre, y distante tres leguas de Bala- 
guer. Llamáronla los antiguos ydgé, y pertenecía á la región de los üer- 



PROVINCIA TARRACONENSE. ^,3 

caones. Es admirable la pila bautismal de mármol que está en la |)ar- 
roquia de San Pedro de esta villa. Tiene 1 2 palmos y medio de largOj 
3 y cuarto de alto, otro tanto de ancho, y la piedra medio palmo de 
grueso. Se representan de bajo relieve en el frente, á manera de frisoj 
dos tritones que sostienen un escudo ó targeta, en que está esculpida la 
figura de una matrona, de medio cuerpo, vestida con túnica y estola: 
descansa el escudo sobre la cabeza de un hombre desnudo y arrodillan- 
do: hay á los lados dos náyades desnudas sentadas, y apoyadas. en los 
hombros de los tritones: siguen otras dos, vistas de espaldas, también 
desnudas y sentadas con conchas en las manos ; y en los extremos de 
esta composición otros dos tritones , á quienes están arrimadas las últi- 
mas náyades. Median entre estas figuras unas de niños con caracoles en 
sus manos y jugando en el mar, donde asoman cabezas de peces; y en 
los tableros laterales aparecen grifos nadando sobre las aguas. Todas estas 
cosas, el tamaño y la forma principal del monumento son señales infa* 
libles de haber sido sepulcro de algún héroe romano. Como no tiene 
inscripción no se puede saber quién era, ni el tiempo en que se ejecutó. 

Amposta, villa de Cataluña en el corregimiento de Tortosa, en la 
orilla occidental del rio Ebro, distante cuatro leguas del Mediterráneo, 
donde desemboca. Fue la antigua Hihera^ ó Iberia iiercavonia y* mu- 
nicipio que Neyo y Comefio Scipion conquistaron el año de 538 de 
la fundación de Roma, por ser rica, populosa, confederada de los car- 
tagineses, y su plaza de armas en la parte de lo que ahora llaman los 
Alfaques, 

Acuñó monedas, de las cuales se conocen dos de segunda forma ó 
tamaño. En el anverso de la una está la cabeza laureada de Tiberio, 
que mira al lado izquierdo y rodeada de esta inscripción: TI. CAESAR. 
DIVI. AVG. F. AVGVSTVS; y en el reverso una nave con timón, ve- 
las y palos, y con una contramarca de un ramo de laurel: se lee en 
semicírculo por debajo M(unicipium). H (ibera). J(ulia). ILERGA- 
VONIA, y entre esta leyenda y la nave DERTOSA. Esto pudiera ser 
motivo para creer que Dertosa, Hiberia, Juba é Iiercavonia fuesen un 
solo pueblo; pero el P. M. Florez insiste en que fueron dos. T^éase Tor- 
tosa. El anverso de la otra medalla tiene también nave; pero diferente 
de la anterior, y estas letras por debajo MVN. HIBERA. JVLIA; y en 
el reverso otra nave también distinta de las otras dos, con su contra- 
sello del ramito de laurel, y abajo ILERCAVOINTA. 

Ampurias. J^. Castelló de Ampurias. 

Arbeca, pueblo de Cataluña en el corregimiento de Lérida, distante 
dos leguas de Bellpuig, llamado en tiempo de los romanos Urbicua^ 
en la región de los íkrgetes. Se defendió con valor contra el ejército de 
aquellos; pero después el pretor Q. Julio Flaco le atacó, y, derrotados 
los celtíberos que habían ido en su socorro el año de 57 1 de la funda- 
ción de Roma, le rindió y demolió, como lo refiere Tito Livio. Toda- 
vía se perciben algunos vestigios de su antigua j)oblacion. 

Arco de Bará. f^. Tarragona. 

Aytona, villa con título de marquesado en Cataluña y en el corre- 
gimiento de Lérida. Pudo ser la Ileosca de Tolomeo, y, según Veleyo 
Patérculo, Etosca pertenecía á la región de los Herretes, Se defendió con 



14 .T?. >• PRIMERA PARTE,'0;fq 

valentía en las últimas guerras de Sertorio, a quien asesinaron allí es- 
tando cenando con Porpena. Conserva algunas reliquias de aquel tiempo. 
Badalona, pueblo del principado de Cataluña en el corregimiento 
de Barcelona, distante legua y media al oriente de esta ciudad en la 
costa del Mediterráneo, Baetullo en lo antiguo, cabeza de los Baetullo- 
nes en la región de los lahlanos, temida, respetada y favorecida de los 
romanos. Conserva trozos de su población primera, lápidas é inscrip- 
ciones. Pedro de Marca habla de una que se copió asi: 

U0¡ ' . rpo oh .:v.í.-ty' ;¿ob ,-•-;> niítí^:: 

.;, ;m 9?á solí. deo. sapokvm .. , 

.,n¡: hi^mrn': ;:. A. P. ABASO. ANVS ,j., 

Trasladóla del mismo modo Masdeu; pero habiéndola reconocido con 
prolijidad en el mes de julio del año 1828 don Félix Torres Amat, in- 
dividuo de la Academia de la Historia, se halló que dice asi: . g^^^. 

solí. D. SACRVM \:;r ' ;" :^:? 

ii : '.; oi) oia-/A. p. ABASCAm^s '"" •• •• — 

-!í :L* siguiente dicen que aun permanece en este pueblo. ^ aboül» 

r- — DEIS. MANIBVS ;^>ok|Lia 

.' ...,,: .,,Srí- . C. PICARII. C. F. PVB. NOVATI '-) 

HVIC. ORDO. BAETVLON. LOCVM ' T^^: 

I-; , SEPVLTVRAE. EJVS. IMPENSA ^^>^.,^}^ 

tf;-) FVNERIS. PVBLICA. ET. OMNES T* ! - , . , 
HONORES. DEDIT. C PICARIVS 

H. M. H. N. S. N. L. S. , ¿ 

Parece que estas ocho últimas siglas se pueden interpretar: Hoc. Monu- 
mentum. Heredes. Non. Secjuitur, JSisi. Liberos. Siios. ó Non. Licebit* 
Sequi. • í .ífíi, .; 

Subsisten otras tres inscripciones que no copio, pero dicen en. 
substancia lo siguiente. La primera es una dedicación á Marco Fabio 
Nepote de la tribu Galena, natural de Isona, Edil y Duumviro de 
Baetullo, flamen de Roma y de los Augustos, y superintendente del 
Baño nuevo, á quien se levantó un monumento en atención á su vigi- 
lancia é integridad en sus empleos por decreto de los Decuriones. La 
segunda es otra dedicación de una estatua de Q. Licinio Silvano, uno 
de los tres presidentes de la casa de moneda, y tribuno militar de la 
legión VI vencedora. Se colocó la estatua en Baetullo por decreto de los 
Decuriones. Y la tercera también es otra dedicación Sabinae. Tranqui- 
llínae. Augustae. CoJijugi. D. N. M. Antonini. Gordiani. colocada por 
orden de los baetullones. 

Balaguer, ciudad del principado de Cataluña en el corregimiento de 
Lérida, y en la orilla septentrional del Segre. Los romanos la nombra- 
ban Bergusia, y pertenecia á la región de los i/ergetes. A pesar de lo 
mucho que la destruyeron los moros, conserva vestigios de población 
romana. 



PROVINCIA TARRACONENSE. i5 

Bañólas, villa de Cataluña en el corregimiento de Gerona, y la an- 
tigua Bacula ó Besula de los castdanos: tiene reliquias de su primera 
población. [ .'i .jlo J .M 

Barcelona, ciudad principal en lo civil, político y militar del prin- 
cipado de Cataluña, y cabeza de su corregimiento: está situada en la 
falda del Monjuí y á la orilla del Mediterráneo. Es tradición haberla 
fundado Hamilcar Barca^ cartaginés, el año antes del nacimiento de 
J. C. 23o, y que le dio su nombre. Los romanos la hicieron Colonia 
con los dictados de Favejicia Julia, ydugusta y Pia, y la cercaron con 
murallas que mandó levantar el cónsul Marco Porcio Catón, s^fjelUdado 
Censorino» l/JM M .'í .11,,.,,.,'^ 

Conserva alguna parte de ellas en lo mas alto y acia las cárceles, y 
también restos de otros antiguos edificios. Tales son los fragmentos de 
un acueducto en la entrada de la calle de Capellanes, y en ün arco muy 
elevado con dirección á la catedral y á la montaña de Colserola, donde 
se descubren vestigios del mismo acueducto que parecen haber tenido 
comunicación con el anterior arco: las señales de anfiteatro entre la calle 
de la Boqueria y la plaza de la Trinidad, pues, aunque ahora ocupan 
este terreno muchas casas modernas, el llamarse Arenaria, derivación 
de la arena en que se lidiaban las fieras , y otros indicios , confirman ha- 
berle habido en aquel parage. .,- y. 

Subsisten restos del templo que los barcinonenses erigieron á Hér- 
cules, en seis columnas corintias, y estriadas, con sus basas y elegantes 
capiteles, que están enhiestas sobre un robusto zócalo sosteniendo su ar- 
quitrabe, en la calle del Paraiso. Cinco miran acia el mediodia, y la 
sexta al poniente detfas de la quinta, formando ángulo. Cada una, con- 
tando con la basa y el capitel, tiene de alto 3i pies y i5 pulgadas. 
I*»-* Hay ademas en esta ciudad otras antiguallas romanas que se han 
descubierto en estos tiempos, como son un sarcófago de mármol con 
bajos relieves, que representan el rapto de Proserpina y otros pasages 
mitológicos: una estatua mutilada de Baco: un gran trozo de pavimento 
mosaico azul y blanco en la iglesia de San Miguel de los Angeles, con 
figuras de dioses marinos, tritones y nereidas, de lo que se puede de- 
ducir que pertenecía á un templo dedicado á Neptuno. ¡jr. 

Pero el monumento mas útil de Barcelona que construyeron los 
romanos, y conserva en uso firme y constante, es la Mina, ó conducto 
subterráneo por donde se desagua la ciudad de las lluvias, y se limpia 
de sus inmundicias. Es tan grande y está tan bien construida, que pue- 
de andar por ella un hombre á caballo. 

Barcino fue la tercera mansión del camina militar que iba desde 
los Pirineos hasta Leonj y la sexta del que venia desde aquellos montes 
á Cazlona. -i*u;i:!iyíTK.V) f-. '••ibh.'j ^'l' -.'ii/. . 

Seria asunto largo é incómodo el copiar aquí todas las inscripciones 
de dedicaciones á deidades, emperadores y magistrados romanos, y las 
sepulcrales de distinguidas familias de Roma, Barcelona y de otros pue^ 
blos de España, que habia y aun hay en esta Colonia Favencia, y han 
publicado Finestres y otros. Bastará que lo haga de alguna geogríífica 
para satisfacer á los curiosos. > íü.í^ 



t6 



PRIMERA 
(.{ lililí. Vm. AVG. . j 

COL. I. V. T. TARRACON 
ET. COL. F. L A. BARCIN. 



PARTE, r - ^ 
-r : PROG. OPT. PRINGI 
Pí. N. ORDO. BARC 
NVMINI. MAJEST. Q. E 



ih 



iiir :i: íl OiGENIO. AVG 
ni) ni. CONSERVATORI 
^í' COLONIAE. AVGVSTAE 
^"- JVLIAE. PIAE. FAVEN 
^^' TIAE. BARGINONENSIS 

M. GAVIVS. M. F. TROMEN 
X^"^'"'"tsic) SALLVVS^'*;- ^ •■^- 

y LEG. ill. AVG. FAVEJvT 

ni), PIAE. EX. VOT. SOL 



5 ;U nu ¡1,;^ 
5 TP. hh r 



"i, JiJiíU ¡.li 



I! > 



I yffij OtJi.MJ'ísr.tó otíití 



cüntv 
-tfí ni- 



iM. ¿AES. M.' AY/^^^'p^ 

CLAVDIO. Pío ,' ^'r"' "I 

FEL. AVG. PONTIF; . j 

MAX. TRIB. POT ' "' " 
coa ET. PROCOS 
P. P. MAXIMOQVE 
PRINGIPI. NOSTRO 

ORDO. BARC 
DEVOTVS. NVMINI 

MAJESTATIQVJ5 



nU:o oij 



EJVS 



ilUDc/jb 



'J-Ü 



K ' 



mV. j> CAE 

L. DOMITIO. AV" 
ÉELIANO. Pío. ET"^'''^ 
INVICTO. AVG ..^ ; 
ARÁBICO. MAX 
.GOTHICO. MAX 



ii.jLL'ini'íüOCi 



fit PARTHICO. MAX 

>iu>: ,3:RIR: P. P. COS. III 



VIRT. CONS. AVGVS 

ET. COLONIAE. AVGVSTAE 

JVLIAE. PIAE. FAVENTÍAE^^^ 

BARGINONENSIS ~ , 

Q. HIRIVS. Q. F. TROM. LIPIDVá 

SPECVLATOR. LEG. IIL AVG 



.•iiia 



L-jJl 



D,, 



D 



"'•1 



it; 



'•BfiRGA^ Tilla de Cataluña en el corregimiento de Manresa, mas arriba 
de Solsona, y cerca del rio Llobregat. Llamóse antiguamente P^ergíum 
Ó Birginiurriy capital de los bargusios ó bergistanos , y pertenecia á la 
l'egion de \os j acétanos ó lacetanos. Tenia entonces un fuerte castillo, 
que demolió el cónsul Catón el año de 558 de la fundación de Roma, 
vendiendo por esclavos á todos los habitantes del pueblo, sin que hayan 
quedado mas que unos confusos vestigios. ♦ s bí.i tj )íj:> 

^ Besalú, villa del principado de Cataluña y del corregimiento dé Ge- 
rona. Tolomeo la llama Sobendinmm y la fija en la región de los caste- 
lanos. Aun subsisten algunas reliquias de su antigua población. 

Besora, villa del corregimiento de Cervera en Cataluña, cerca del 
rio Ter, á la que llamaban los romanos Gesora cuando pertenecia a la 
región de los ausetanos^ y gozaba del derecho del Lacio. Mantiene ras- 
tros de población romana. 

Blanés, villa de Cataluña en el corregimiento de Gerona, en la 
costa del Mediterráneo, entre Barcelona y Ampurias. Fue municipio 
romano: llamóse Blanda, v estaba en la reíjion de los laletanos. Se ven 
en ella ruinas de acueductos y de otros edificios de ladrillo, y se en- 
cuentran en su recinto lápidas, monedas, pesos y otras antiguallas. Con- 
servó por mucho tiempo una estatua que tenia en su basa una inscrip- 
ción concebida en estos términos: Los blandenses consagraron la presen- 
te estatua á la memoiia de Telengo Bachio, el cual, pasando Hanibal 



PROVINCIA TARRACONENSE. 17 

-por aquí á Italia con su ejército, mantuvo la parte del Senado y pue- 
blo romano, y la de todos sus amigos y confederados. 

En el camino público y cerca de esta villa estaba una piedra coa 
estas letras: / a ¡1 

GENIO. LOCI 

PELLENDONES 
A-REVACON 

Y dentro de la villa esta inscripción: 

M. CORNELIO 
FAVENTINO 
SEVIRO 
,; ... CORNE. FAVENTINA 

FRATRI 

BoR JAS-BLANCAS, villa del principado de Cataluña en el corregimien- 
to de Lérida, al mediodia y distante cuatro leguas de esta ciudad. Lla- 
máronla los romanos Novas cuando pertenecia á la región de los jace- 
tanos'^ y era la vigésimasegunda mansión del camino militar que iba 
desde Astorga á Tarragona, 4^1 cual se conservan algunos vestigios en 
Wa misma villa."* «MÍfuno ni f>b onirrii^:) í>b síííDíÍ .-. i 

'■' Breny (La Torre del). V. Castellgali. ú^í \)to\ñiuw. 

Galdes de Malabella, villa de Cataluña en el corregimiento de 
"Gerona. Tiene baños termales, llamados en la dominación de los ro- 
manos Jquod Koconice en la región de los laleta?ios, de los que se con- 
servan ruinas. Fueron la tercera mansión del camino romano que ve- 
nia de los Pirineos á Cazlona. 

Caldes de Montbuy, villa de Cataluña íén el corregimiento de Ma- 
taró y en el Valles. Subsisten en ella los baños medicinales, por los cua- 
les al parecer se llamaban aquellos pueblos Aquicaldenses , en la región 
de los laletanos\ y en sus inmediaciones vestigios de antigua población, 
é inscripciones romanas que copió Finestres. Conserva también dos lá- 
pidas, que son dedicaciones. La primera dice asi: 

! . S. Sr 

a IROC. ZOTICVS 

y. S. L. M. 

Y la segunda de este modo: " ' \ , '^ 

APOLLINT :« t>Lj, V.noíl 

L. MINITIVS . - h m u\V, -b 

-i.i..j£íí>7 ui APRONIANVS .><:^\^.u^v^ .-A '. ^^^í 

GAL. TARRAG '^^^\ • íí 

:..j.;:.;^^.j^ I. 

CA>rBRiLs, villa del corregimiento de Cervera en Cataluña, cerca del 
Mediterráneo, llamada, según parece, en lo antiguo Oleastrum, cuando 
pertenecia á los cosetanos. Fue la undécima mansión del camino militar 

C 



-i8 ; PRIMERA PARTE, ;;í|<f 

-que, pasando por los Pirineos, venia á Cazlona. Aun se conservan en 
ella algunos restos de su antigua población. 

! Plinio pone otro Oleasirum en los pueblos estipendiarlos de la Bé- 
lica y en el Convento gaditano , del que no ha quedado señal alguna. 

Campredon, villa de Cataluña en el corregimiento de Vich. Se llamó, 
según Tolomco, Eiigossa ó Egosa, ¡y pertenecia á la región de los cas- 
télanos. Tiene vestigios de sus antigUQSA edificios. 

Canta VECHA ó Canta vieja, villa del reino de Aragón, partido de Al- 
cañiz, cerca de los montes de Tortosa. Florian de Ocampo sospecha ha- 
ber sido la Carta go vetus, que Hamilcar Barca fundó en la región de 
los ilercaones, el año 282 antes del nacimiento de J. C, en memoria de 
la gran Cartago de África, y que es diferente de Cartago nova, ahora 
Cartagena en el reino de Murcia. Canta vecha tiene vestigios de antiquí- 
sima población. 

Cardona, villa del corregimiento de Cervera en Cataluña, distante 
tres leguas de Solsona. Llamábase, según se cree, en la dominación ro- 
mana Udura^y pertenecia á la región de los jacetanos 6 ¡acétanos. Se 
-vea en ella restos de su antigua población. .¡t, I- 

- Castellgali, lugar pequeño del principado de Cataluña y en el cor- 
regimiento d^ Manresa. En una apacible llanura de su término, á la 
distancia de un tiro de fusil de la confluencia de los rios Cardaner y 
Llobregat, y á tres horas <le camino de la ciudad de Manresa, está el 
suntuoso edificio romano que llaman vulgarmente la Torre del Breny, 
de cuatro caras ó fachadas, y aislada. La que mira á poniente y al rio, 
y es la que está mejor conservada, consta de dos cuerpos y de un zó- 
calo de piedra labrada, de 56 palmos de alto y de 4.6 de ancho. El pri- 
mer cuerpo figura un gran pedestal con dentellones y cornisa: el segun- 
do es mas rico, pues termina con arquitrabe, friso y comisa, adornado 
con hojas, flores y dos leones en actitud de querer devorar una media 
figura humana y desnuda que tienen en el medio. Un poco mas arriba 
del centro de este segundo cuerpa hay un hueco de 6 palmos de alto, 
de 10 de ancho y de uno de fondo, donde parece que hubo de estar 
colocada la inscripción que referiría el sugeto que mandó construir esta 
obra, y la dedicación. 

La fachada de mediodía tiene 44 palmos de ancho en el primer 
cuerpo, por lo que no es perfectamente cuadrado el edificio. Por este 
lado, como por los otros dos de norte y oriente, sigue el mismo corni- 
samento en el segundo cuerpo, los propios adornos del de poniente, 
menos lo de los leones y de la figura humana. No hay señales de haber 
tenido puerta alguna, pues aunque hay una en este lado del sur, se co- 
noce que se abrió posteriormente; pero hay una ventana de 10 palmos 
de alto en el segundo cuerpo de esta misma fachada. En cada una de 
las de las otras dos, excepto en la del cierzo, se descubre una ventani- 
lla de dos palmos y medio en cuadro. 

Lo mas extraño de este edificio es que en su interior no hay otra 
cosa que las grandes piedras ó cantos de que se compone^ unos entran- 
tes y otros salientes en los muros. Es difícil acertar con el objeto para 
que se construyó en un despoblado. Si no fue el de sarcófago, los an* 
ticuarios se podrán echar á adivinar, en el supuesto de ser un mo- 



PROVINCIA TARRACONENSE. 19 

numento respetable y bien conservado de la antigüedad romana. ' 
Castelló de Ampürias, villa del corregimiento de Gerona en el 
principado de Cataluña, y en la orilla del Mediterráneo. Se llamó eá 
tiempo de la república romana Emporios 6 Emporium, porque era una 
plaza rica de comercio; después en el de los emperadores Castulon y 
Caxtelon, y pertenecia á la región de los ¿JicUgetes. Estaba cercada de 
una gran muralla, y otra la dividía por el medio en dos partes, con 
una puerta de comunicación que se abria al rayar el alba y se cerraba 
al anochecer. Hubo un tiempo en que, en la parte que estaba acia el 
mar, habitaban los griegos focenses; y en la otra, que era la mayor y 
tenia tres mil pasos de semicírculo, los españoles que gozaban del go^ 
bierno munícipe y comerciaban con los griegos. El cónsul Marco Porcio 
Catón quemó sus campos y la rindió el año i39 antes de la venida 
de Cristo. 

Permanecen las ruinas de esta antigua población, de las que se sa- 
caron muchas piedras para las fortalezas de Rosas y de Perpiñan, y 
varias inscripciones que se copiarán después. Se asegura que una de 
ellas refiere que los moradores griegos de esta ciudad levantaron en su 
barrio un templo á Diana de Efeso, y que, no habiendo dejado su idio- 
nfa nativo, ni tomado el de los españoles, adoptaron el de los romanos, 
sus leyes y costumbres. Esto sucedió luego que Julio César venció á los 
hijos de Pompeyo, cuando se deshizo la antigua separación de griegos 
y españoles, mezclándose unos y otros con los romanos, y entonces 
Emporia fue elevada á la dignidad de Municipio. 

Acuñó monedas, de las que se conocen treinta diferentes, raras 
unas, rarísimas otras, de distintos cuños y tamaños. Todas tienen en el 
anverso la cabeza de Minerva, las mas con casco y mirando al lado iz- 
quierdo; y en el reverso el caballo alado ó Pegaso volando acia el 
mismo lado. - - ^-^ /,- ;...Y^|, 

Dos son de gran bronce: la una muy bien grabada, y la otra tosca- 
mente: ambas tienen caracteres celtibéricos. 

Diez y seis de mediana forma: dos tienen en el anverso la contra- 
marca DD, y la de un delfin en los morriones, y se lee en el reverso 
debajo del Pegaso EMP0R(ia3) ó Emporitanorum. Cinco presentan 
una guirnalda junto al caballo, con ocho letras romanas en el anverso, 
y con una Q debajo del cuello de la Minerva, que el P. M. Florez in- 
terpreta: C. CAT. COG. PA Q. Cajus Cato, Cajus Ocius Pacatus, Quin- 
quenales. Hay ademas las siguientes que no explica P. Q. C. P. C. M. 
S. P. Q, y las P(ubHus) AVR(eHus) que interpreta; COT. PA. L. M. 
RVF. P. C. Q que no entiende; y las M. A. B. M. F. que se conforma 
con lo que de ellas dice Havercamps. Entre estas diez y seis medallas 
hay una sola muy particular, cuya cabeza de Diana está graciosamente 
peinada, con estola hasta el pecho, y con arco y aljaba en la espalda. 
Se lee por delante EMP0R(ia2), y en su reverso entre las piernas del 
Pegaso MVNlC(ipium). Por último, dos de las de este tamaño tienen 
caracteres celtibéricos, y en una hay una figurita de muger con alas co- 
ronando al caballo. 

Siete son de pequeña forma, todas, como se ha dicho, con cabeza 
de Minerva y con morrión, menos una que es de Diana, y es semejan- 

C2 



^ rrjjy ^PRIMER A PARTE. .. ^ 

te á otra de las arriba dichas. Esta y otra tienen caracteres romanos. La 
;j.* dice EMPORI en el anverso :, y MyNICT en el reverso: la 2.^ estos 
iCN. C. C. R. L. C. F, que tampoco explica el P. Florez: las demás pre- 
sentan letras desconocidas : una tiene un león bien grabado : otra un gi- 
nete con casco y montado en un arrogante caballo; y dos un toro, pero 
en una está la media luna en lo alto: las demás conservan el Pegaso. ¡ 
Restan cinco de mínimo bronce. La i.^ presenta en el anverso la 
cabeza de una diosa con collar y zarcillos, delante dos delfines y uno 
detras: sigue el Pegaso en el reverso, y se lee á sus pies EMITO PITQN. 
La 2.* tiene la cabeza de Minerva en el anverso, un león en el reverso 
con guirnalda encima, y abajo caracteres que no se entienden. La 3.% 
/cabeza tosca de la misma diosa en el anverso, caballo marino en el re- 
,verso, con inscripción desconocida al pie. 4•^ cabeza de un joven con 
delfín por detras en el anverso, caballo marino en el reverso, cuya cola 
termina en nave, con tres puntos encima y letras desconocidas. Y la 
5.^ en el anverso cabeza de Minerva con caracteres celtibéricos, y en el 
^(^v^rso un toro con media luna en lo alto. 
^^ ,,Vamos á las inscripciones que dicen se conservan en esta villa. 

*^":' AHMOIKPIT PRO. SALV 

.ííonGinoi ?.ou ^^„ ^ ^ ' • 

cnCTPATíi P. CLAELI::::- 



Ji::::::: :::: 



"."'\ Vj' ''^^ CAESAR JI. VAL. FLAVINIO. B. COS 
j^'¿"j;V TOVI. AVG. F. AVG VAL. GEMINVS 

PONT. MAX FRATRL ÓPTIMO 

TRIB. POTEST . 

•."^' "' xxxm. p. p P'^ ■ 

-^'— ^"^ÜÜ"^ L. Tv£va'c¿T:::: 



(; 



REFECIT 



.GN. F. OPT 



t^Vn'r^'v ^™ ÍVLIA. FÉLIX 

-írir^r ^^^'^^^••Vll.;!'; SÓROR. F. C. S. T. T. L 

\^ Castellseuá, pueblo del principado de Cataluña en el corregimien- 
tp,de Lérida. Tiene ruinas y vestigios de población romana, entre los 
cuales se halló el ano de i743 esta inscripción junto á una estatua de 

piedra. . . . . 

i • ■ w„oB.,g «,y ,.muU s; ^^^^^^^ 

íiM -..A n^ LvciLLAE :r V ^;;:.:: . 

-^e.,L;mKiT ^- ANTONIVS 

NACHVS. VXORI 



^^Cherta. J^. Xerta. 



:> 



PROVINCIA TARRACONENSE ai 

CoRBERA, villa de Cataluña en el corregimiento de Tortosa, llamada 
en lo antiguo Corbion, que pertenecía á los cosetanos, y era abrigo de- 
los confederados contra Roma, á quien se rindió cansada de un tenaz 
asedio que le puso Cajo Terencio Varron, y vendió los vecinos de ella. 
Todavía conserva reliquias de su antigua población. 

FiGUERAS, villa ilustre del principado de Cataluña, plaza fuerte del 
corregimiento de Gerona. Llamáronla los romanos Ficaris, y pertene- 
cía á la región de los indigetes. Era la primera mansión de la vía mili- 
tar que venia de los Pirineos á León , y de otra que iba á Cazlona. Se 
le atribuyen varias inscripciones : una de ellas se copió también en Cas- 
telló de Ampurias, y existe en el cementerio de esta villa. ^'^ 

Garriguella, villa del corregimiento de Gerona, distante una legua 
de Castelló de Ampurias, cerca del Mediterráneo. Se nombraba en lo 
antiguo Gerissena, y era de la región de los indigeíes. Subsisten en ella 
rastros de su primera población. ^ 

Gerona, ciudad episcopal de Cataluña, plaza fuerte y cabeza de su 
corregimiento: la baña el rio Onyar y la favorece el Ter, que pasa 
muy cerca de ella. Tuvo el nombre de Gerwida, y era de la región de 
los ausetanos. Gozaba del privilegio del Lacio^ y fue la segunda man- 
sión del camino romano que venia de los Pirineos á León. Conserva 
restos de sus antiguas murallas, dos bajos relieves de mármol en el pres- 
biterio de la colegiata de San Feliú, sita en un arrabal. Cada uno tiene 
dos varas escasas de largo y una de ancho, porque son apaisados. El 
que está al lado del evangelio representa una cacería de leones ; y el del 
lado de la epístola un pasage de la mitología, en que anda Mercurio 
con el caduceo en la mano, y otros personages entre carros y caballos. 
En este mismo lado se ve otro bajo relieve mas inmediato al altar, ea 
el que 'están esculpidas cuatro figuras en los ángulos. 

Hay ademas en esta ciudad varias inscripciones romanas que refie- 
ren : la I .^ que la república gerundense dedicó una estatua á Marco Ju- 
lio Philipo, nobilísimo César: la 2.* otra estatua que la misma repúbli- 
ca levantó á Cajo Marcio Vero, hijo de Cajo, natural de Gerunda, y de 
la tribu Galería: la 3.* otra dedicación de la propia república á Sabina 
Tranquillína Augusta : y la 4.*j que está en la capillita de Santa Helena, 
situada en el paso que va de la catedral al palacio del obispo , dice asi: 

EPLOTIO. L. F. GAL 

ASPRENATI. AED 

ir VIRO. FLAMINI 

TRIBVNO. LEG. III 

GALLICAE 

JVLIA. C. F. MARCIA 

MARITO. INDVLGEnTiSSImO 

Granada (La), lugar corto de Cataluña, situado sobre una colina 
que domina el campo del Panadés. Hubo en él una antigua población 
con el nombre de Ólerdula, perteneciente á la región de los coselanos. 
Aun conserva grandes trozos de su muralla con torreones separados, eu 



ÍL •^'^^■'PRIMER A PARTE. ^^"^ 

que están lá iglesia y casa rectoral, un algibe, un pilón y varios silos 
cavados en la peña viva; y no hace muchos años que se encontraron en 
este mismo sitio diferentes monedas de plata desconocidas (i). _ -^ 
GuissoNA, villa de Cataluña en el corregimiento de Cervera. Llamó- 
se en lo antiguo Cissa, Scíssa, Stisso ó Jessonia , y pertenecia á la re- 
gión de los jacetanos ó lacetanos. Se fortificaron en ella los cartagineses 
contra los romanos; pero Escipion la saqueó después de la gran batalla 
que dio á Hannon, la primera que ganaron los romanos á los cartagi- 
neses. Se descubren reliquias de su antigua población , y entre ellas al- 
gunas iascripcioaes; como estas. 






M. FABIO GAL. NEPOT 
'" '^ lÉSSONIENSI. AED. 11. VIR. II 



FLA. ROMAE. ET. AVGVSTOR 

CyRATORL BALNEl. NOVI. OB 

.'CVRAM. ET. INNOCENTIAM 



xd^Á^ur. EX. D. D f, ,, 

:í íií)nir^í)?. üí 'nú v t^ 



-?*?;■!;■ V) no 



l' ■ 1 1 : 






M. FABIO::::: AVCTA: : : 
yDE::::PATRl::::ARIS 
' SIMO , ,„ r 



GuixoLS, villa y puerto de Cataluña. F^, San Feliú de Guixols. 

Iborra, lugar pequeño de Cataluña en el corregimiento de Cervera. 
Se ignora cuál fuese su nombre en tiempo de los romanos; pero se ven 
en él ruinas de su antigua población, entre las cuales se descubrió una 
lápida de mármol blanco de dos palmos de alto, tres de ancho, y un 
cuarto de grueso con esta inscripción: 

ífb ífiít ,0 L. CAECILIO 

AGIDILLO 

L. CAEC. AGILIO ^ u;ih: 

' PATRI. PIENTISSIMO • • 

ET. SEVERIANO. FILIO 

KARISSIMO. AN. XVI 

Igualada , villa del corregimiento de Villafranca en el principado de 
Cataluña, distante tres leguas de Monserrate y diez de Barcelona. Lla- 
máronla los romanos jdqiwe latee ^ y pertenecia á la región de los lace- 
tanos. Conserva vestigios de su antigua población, y de unas termas 
que le dieron su nombre. 

IsoNA, villa de Cataluña en el corregimiento de Talarn, acia el río 
Segre, donde llaman Conca de Orean, conocida de los romanos con el 
nombre ¿.q Aeso2ia..G,ji la región de los ilergetes. Tiene trozos de arqui- 



(i) Es muy probable que en este sitio estuvo la Cartago vieja que menciona Tolo meo. 



PROVINCIA TARRACONENSE. a3 

lectura antigua: se han descubierto entre sus ruinas monedas celtibéricas 
y romanas, y lapidas con inscripciones de todos géneros. Son recomen- 
dables las dos siguientes. ; 

• xírj 

AEMILIAE. L. FIL. MATERNAE mnM 

L. AEMILIVS. MATERNVS , t, ,'-e 

ET. FABIA. FVSGA. PARENTES 



LVNAE. AVGVSTAE. SACRVM 
IN. HONOREM. ET. MEMORIAM 



FVL. F. FVLVI. RESTITVTI. F. CA 

TVLAE. P. AESONENSI. ANN. XL. 

FVLVIVS. HOMVLLVS. LIBERTVS. PA 

TRONAE. DE. SE. BENE. MERITAE. FAGiyN 

DVM. CVRAVIT. •]• 



■laf.tfloi 



Lérida, ciudad episcopal de Cataluña, cabeza de su corregimiento, 
en los confines de Aragón, á la orilla del rio Segre: fue municipio ro- 
mano y la llamaban Ilerda, capital de los ilergetes. Comenzó en sus 
campos la guerra civil de España, el año 5o antes del nacimiento de 
J. C, entre Pompeyo y César, que la rindió por hambre; y fue la sexta 
mansión de la via militar que venia desde los Pirineos hasta León, y 
la duodécima de la que iba desde Astorga á Tarragona. Acuñó monedas: 
son cinco las conocidas de pequeño bronce. Dos tienen en el anverso la 
cabeza de Augusto vuelta al lado izquierdo con esta leyenda: IMP. 
AVGVST. DIVI. F. , y en el reverso una loba mirando al mismo lado. 
En una se lee encima del animal MVN(icipium) ILERDA; y en otra 
municipium está en lo alto, y Ilerda en lo bajo. Las otras tienen en el 
anverso una cabeza de hombre sin corona, ni casco, ni letra alguna; 
pero las hay desconocidas en el reverso sobre la loba. 

Se conservan en esta ciudad el puente de piedra sobre el Segre, del 
que habla Lucano; ruinas de otros edificios, é inscripciones romanas, 
de las cuales solamente copio las siguientes. 

HERCVLI AFRANIA 

^yjj.^ MELIA. BORIA. FVL. F L. L 

GENT AN, LV. S. F. C C. {Sic) RHOCAUe. 

VM S 



M. FABIO. M. F. GAL. PAVLINO. EQVO. PVBLICO 

DONATO. AB. IMP. CAES. HADRIANO. AVG. ILER 

DENSES. CIVI. OBP. OB. PLVRES. LIBERALITATES 

IN. REMP. SVAM. LOCO, A. PROVINCIA. IMPE 

TRATO. POSVERVNT 

Llagostera, villa del principado de Cataluña en el corregimiento de 



"í4 •^^' PRIMERA PARTE. ■}tj^í 

Gerona, que conserva las ruinas de un pueblo romano que pertenecía 
á la región de los ¿ndigétes, i> c,í¡iut.iw^iu;.i.. > . .tn\uu:-i / 

Llibiá, villa de Cataluüa en el corregimiento de Puigcerdá, ^bre 
un collado. Fue ciudad muy principal en tiempo de los romanos, que 
la llamaban Julia-Libyca por haberla reedificado Julio César, y perte- 
necía á la región de los ceretanos. Aun se ven en ella vestigios de po- 
blación antigua, é inscripciones romanas, como la siguiente, en una 
ara de dedicación á Júpiter, 

DEO. FVLGVRATÓ 

^ KI. ARA 

Lloret, villa y puerto del mar Mediterráneo en el principado de 
Cataluña, y en el corregimiento de Gerona. Se llamó en tiempo de los 
romanos Loryma, cuyos vestigios conserva, y pertenecia á los laletanos. 

Manresa, ciudad de Cataluña y cabeza de su corregimiento, situada 
á la orilla del rio Cardaner. Algunos anticuarios pretenden que se lla- 
mó en tiempo de los romanos Minorisa, y otros Athanagia ó Atha- 
nangia, y que era capital de \os j acétanos ó lacetanos. Enriqueciéronla 
con grandes edificios, que destruyeron los árabes, y de los que solo 
han quedado algunos vestigios, el puente de piedra sobre dicho rio, 
que aseguran haber mandado construir el gran Pompeyo, y otros que 
existen entre dos collados no muy distantes, por los que corre el agua 
déla acequia que se tomó del rio Llobregat, en el/despoblado de Sellent. 
: No lejos de aqui hubo de estar la antigua ciudad de Anistorgi^ 
'donde los dos hermanos Escipiones fueron derrotados por Asdrubal y 
por Magon, y muerto P. Escipion de una lanzada en el costado dere- 
cho, viéndose precisado á huir Neyo Escipion su hermano, que tam- 
bién falleció algunos dias después. Antes de estos acaecimientos Neyo 
Escipion conquistó esta ciudad y toda su comarca el año 535 de la 
fundación de Roma. 

Martorell, villa de Cataluña, corregimiento de Barcelona, en la 
orilla del rio Llobregat. Fue la antigua Teoholis ó Telobisy que estaba 
en los confines de las tres regiones Laletania, Cosetania y Áccetania, 
y puede sospecharse que por esto la llamaron también Fines: fue asi- 
mismo la séptima mansión del camino romano que venia de los Piri- 
neos á Cazlona. .^ ^-..j. t.V^'?)ñiu 

Cerca de esta villa permanece un antiguo puente construido en 
aquel tiempo; pero tan desfigurado con las reparaciones posteriores, 
que mas bien parece obra de godos ó de árabes. Consta de dos arcos, 
uno pequeño, y otro en punta, muy grande. Tiene éste i33 pies y 8 
pulgadas de ancho, y aquel 62 con 8. 

Subsiste á la entrada izquierda de este puente un arco triunfal no me- 
nos desfigurado, pues no se ve á qué orden de arquitectura pertenece, ni 
se distinguen los adornos y trofeos con que le enriquecerían los romanos. 
Se eleva sobre anchos y robustos zócalos almohadillados, sin pilastras 
ni columnas que hubo de tener en los lados, y sin poder diferenciarse 
el arquitrabe del friso, ni éste de la cornisa, en que termina esta gran 
mole, por el estrago que le causaron el tiempo y el abandono. Pero se 



PHOVINCIA tarraconense. aS 

conserva la forma del arco del centro, cuyo espesor es de 18 píes, y 
su ancho de otros 1 8 con 1 2 pulgadas. Tal cual ahora está se debe su 
conservación al celo y reales órdenes del señor Don Garlos III. 

Massanet de la selva, villa muy antigua de Cataluña en el corre- 
gimiento de Gerona, cerca de la costa del Mediterráneo. Se ignora su 
nombre antiguo, pero no que pertenecia á la región de los laletanos* 
Mantiene las ruinas de sus antiguos edificios, y se encuentran entre 
ellas lápidas y otras antiguallas. 

Mataró, ciudad y cabeza de su corregimiento en Cataluña, al orien- 
te de Barcelona y en la costa del Mediterráneo. Se llamó llluroy fue 
municipio romano y pertenecia á la región de los laletanos. Cerca de 
esta ciudad se descubrieron dos pavimentos mosaicos, distante uno de 
otro un cuarto de legua, y junto á ellos varios sepulcros de piedra. 
Dentro de la población encontró un vecino una preciosa lucerna re- 
donda de barro, en cuyo centro está esculpida y resaltada la figura de 
Edipo, que resuelve el enigma de la Esfinge, con orla de uvas y de 
hojas de parra, y asa en forma de serpiente: y otro un bajo relieve 
también redondo, con la cabeza de un hombre armado con su capace- 
te, mirando al lado derecho, y de 6 pies de diámetro, con estas le- 
tras: POMPEA. 

Se conservan en esta ciudad varias inscripciones, de las cuales copio 
aquí las siguientes: <! ÍJ ;J r 

BONO 
EVENT. AVG 

SACR ^ 
' P. AEMILIVS 

GEMELLVS 
VI. VIR. AVG 

Está colocada en el atrio de la iglesia parroquial, 
jiíp.t 

IVNONI. AVG. SACR 
C. QVINT. Q. SEVERAE 
L. MYRON. iTini. AVG 

j., También está en la misma iglesia. 

MERCVR. SACR. BEBIVS 
CORINTVS. VI. VIR. AVG 



SILVANO. AVG^ SACR 
P. CORN. FLORVS. VI. VIR. AVG 

MoMBLANQUET, lugar del principado de Cataluña en el corregimiento 
de Lérida. El Itinerario de Antonino fija en él la mansión vigésima- 
tercera del camino militar que iba desde Astorga á Tarragona, y le lla- 
ma Septimum decimum, sin duda porque dista de esta capital MP.XVII. 
Pertenecia á la región de los /acétanos y*y tiene rastros de dicho cami- 
no y de edificios romanos. 

D 



a6 P R I M E R A P A R T E. '/ O T r 

( Olesa, villa del principado de Cataluña en el corregimiento de Ma-, 
taró, situada en la orilla oriental del rio Llobregat ó Rubricatum ^ por 
lo que Pedro Marca dijo que se habia llamado Rubrícala^ pero otros 
anticuarios afirman que Olesa pertenecia á la región de los laletanos. 

Haber sido población antiquísima de fenicios lo prueba un respe- 
table monumento que se descubrió no hace mucho tiempo en la casa 
de un vecino de esta villa. Parece haber sido, por su forma, peana de 
alguna estatua: tiene en el frontis el rostro ó mascarilla, en medio relie- 
ve, de una muger, sin cuello y sin cabello: está cortada por la frente á 
modo de media luna: ademas de sus dos ojos, colocados en su sitio na- 
tural, se ven otros dos en las mejillas, con una boca muy grande y muy 
rasgada. En el reverso ó espalda de la peana ó pedestal, aparece tam- 
bién realzada la cabeza de un buey, con sus cuernos y orejas. 

El doctor don Jaime Pascual Caresmar, canónigo premostratense 
del monasterio de las Avellanas, escribió al dueño de esta antigualla 
una carta muy erudita, que he leido, sobre la significación de estas dos 
cabezas, diciendo que la primera lo era de la diosa Luna lucífera, que 
tuvo culto en Cataluña en tiempo de los fenicios , como lo manifestaba 
una inscripción que se conserva en Isona, y comienza 

,; r , , LVNAE. AVGVSTAE. SACRVM 

y la segunda del buey Apis, consagrado por los mismos fenicios á la 
Luna, ó de una becerra con que simbolizaban esta deidad, todo apo- 
yado con la autoridad de antiguos y respetables autores. 

Se encontraron ademas en esta villa muchas medallas con caracte- 
res desconocidos, que recogió el dueño del monumento y regaló al 
dicho P. Caresmar. 

Olost, villa del corregimiento de Manresa en el principado de Ca- 
taluña, distante cuatro leguas de Vique al poniente, en el territorio 
de Llusanés, llamado asi por haber estado en él, según Tolomeo, la 
antigua ciudad de Lissa en los jacetanos^ en la que otros geógrafos mo- 
dernos fijan esta villa. Lo cierto es que hay en ella vestigios de antigua 
población. 

Olot, villa del principado de Cataluña en el corregimiento de Vique, 
á la que llamaron antes Aulot, cuando pertenecia á la región de los cas- 
télanos. Cerca de ella se descubren ruinas de edificios romanos en el 
bosque de Malatosca ó Malatosquera, que lo son de otra ciudad anti- 
gua, á quien Tolomeo nombra Baseda. 

Pardines, lugar pequeño del corregimiento de Puigcerdá en Catalu- 
ña: tiene señales de haber sido población romana, pues se encontró y 
se conserva en él esta inscripción 

CN. BAEBO. CN. R GAL::::MINO 
r r?; (i^nuvií^ ET. PAPIRAE. C. F. FESTAE. RAE 
-- .1 *^(? iKHi^ríBiíi BVS;:::::RVS. PARENTIBVS. OP 

TIMIS ,>flU,., ; 

-í Perelló, pueblo de Cataluña en el corregimiento de Tortosa, sobre 
la costa del Mediterráneo, á quien los romanos llamaron Tria capita 



PROVINCIA TARRACONENSE. ^^ 

cuando pertenecía á la región de los ílercaoiies, y era la duodécima 
mansión de la viá militar que iba desde los Pirineos hasta Gazlona. Se 
ven en ella rastros del camino y de la antigua población. 

Pr\ts del Ref, villa del corregimiento de Cervera en el principado 
de Cataluña. Se ignora cuál fuese su nombre antiguo j pefo tiene vesti- 
gios de población romana, pues se descubrió en ella un pedestal de 
mármol blanco de 4 palmos y medio de alto y de 3 de ancho y grue- 
so, que seria peana de estatua, con una inscripción romana mutilada. 

Puente de las Ferreras. /^. Tarragoníi, , .j^»} y^,p, gj ^ 

RipoLL, monasterio de monjes benedictinos en el corregimiento de 
Vich, del principado de Cataluña, situado en un valle cercado de monr 
tes , en la confluencia de los rios Ter y Freser, y distante media jor- 
nada de la capital. Existen en el presbiterio de su iglesia varios trozos 
de pavimento mosaico con figuras de delfines, florones y otras cosas^ , 

Roca (La), pueblo de Cataluña en el corregimiento de Mataró, disr 
tante diez y siete miflas al norte de Barcelona. Se llamó en lo antiguo 
Prcetorium , y correspondía á la región de los laletanqs cuando era la 
quinta mansión del camino militar qué yepia de los Pirineos á C^zlor 
na. Conserva trozos de un edificio romano y del camino. , i 

Rosas ó Roses, villa y plaza fuerte de Cataluña esn el corregimiento 
de Gerona, y en la costa del Mediterráneo, cerca del cabo de Creux. 
Fundáronla los rodios cuando vinieron á España, y le dieron su nom- 
bre Rhodope^ que todavía conservaba en tiempo de los romanos cuanr 
do pertenecía á la región de los mdigetes. La cercó y tomó el año 1 39 
antes del nacimiento de J. C. el cónsul Marco Porcío Catón , dirigien- 
do el asedio desde otro pueblo que está allí cerca, llamado ahora ^oi^, 
ó Puig de Roda, donde hay ruinas de edificios romanos. \ ,,{, , ,,>5jVk^^ 
También las hay en Rosas, entre las que se encuentran monedas é 
inscripciones. No sé si se conserva la de una dedicación á la estatua 
ecuestre de Egnátulo, á quien los rodenses la habían levantado en la 
plaza que estaba delante del templo de Minerva de aquella ciudad, en 
reconocimiento de los muchos y grandes beneficios que le había pres- 
tado. La cual, copiada de Finestres, dice asi: 

Q. EGNATVLO. Q. F. EQVO. PVB 
DONATO. AB. AELIO. HADRIANO 
CAESARE. NERVAE. TRAIANI. F 
RHODENSES. OB. PLVRIM 
LIBERAL. ET. MVLTA. IN :dí 

REMP. SVAM. BENEFACT .u\ 

EQVESTR. E. MARMORE. STA ::.í> 

TVAM. PRO. AEDE. MINERVAE yJ 

IN. MAGNA. ÁREA. EL CONSTITVERE 

Otra copió también Finestres que es del tenor siguiente: r.rr 

C. LAELia a F IV ,!^^ 

f^lího eí « MAGNA. OMNIVM. EXPECTATIONE. GENITO. -7V^/^ 

ftr/.^-)-: i.l ;. ET. DÉCIMO. OCTAVO. AETATIS. ANNO , ^,r, 



^g .3 8 >; Hp R 1 M E R A P A R T E. O K n 

^a^i^nols^ Bnuii^-mmm: ATR0PO^VITA. RECISO 

.iior ' ' FVSGA. MATER 

oibqioahq Í9 £ AD. LVCTVM. ET. GEMITVM. RELICTA 
-ijeev aii^iJ CVM. LACRIMIS. ET. OPOBALSAMO. VDVM h 

dh fej^ííLiíKi iííi íiii: 0OG. SEPVLCRO. CONDIDIT 

'^'SÍv'ÜEÍ^i^^^M''^éVp^^ de Cataluña en el corregimiento 

de Mataró, á la que llamaron los romanos Sessera 6 Secerras, en la 
i'e^ion de los aúieáxnos. Fue la cuarta mansión de la via militar que 
Venia de los Pirt neos á Cazlona, de la que conserva rastros, y ademas 
vestigios de antígliá pobhcion. 

^'' San CtJG\T ó San' CüiáuF ate del Valles , villa de Cataluña en el 
correí^imiento de Mataró, con un monasterio de benedictinos, distante 
dos leonas de Barcelona, fundado sobre las ruinas de Castrum Octavia^ 
ni y en la región de los laletanos. Créese que fueron martirizados mu- 
cíids cristianos en las cárceles de este castillo durante una de las j)erse- 
ttfciones de los emperadores romanos. Se conservan en esta villa varios 
rastros de antigüedad. »^^» / (ímjni >i - v^^ nh-vmrrA ft /míííuO .i n 

*^' San Feliú í)éGüixols', villa y puerto de Cataluña en eL corregi- 
miento dé (ieroíia y en la costa del Mediterraneo. Se llamó en tiempo 
de los romanos Guessoria: gozaba del fuero del Lacio, y pertenecia á 
iá rét^ion de Ibs laletaiws. Todavía permanecen en ella las ruinas de 
íedificios antiguos, y se descubren monedas de los emperadores.^^q ^ • 
'¡' San Juan de Las Abadesas, villa del corregimiento de Vich én' el 
principado de Cataluña, llamada en lo antiguo Bessida, ó Besseda, 6 
Bedesa, de la región de los castelanos. Conserva rastros de edificios 
'róndanos.'" ntniíi'3tJüii* Sí». aiíp fc.ú njíüíí (éfifet^/í i\^ vnfí «i i íit>idífu»T 
'•Segur, lugar dé ' GÍatálüuaén el ' corregimiento de Cervera. En él 
ítíiejpr que en ningún otro se prueba haber estado la antigua Sebur, que 
Tolomeo fija en los cosetanos^ con la¿ siguiente inscripción que. encon- 
tró Feliú entre sus ruinas^ip^i ;^í>"fi'í^ t ^^'''-' ^^í '^^^ ^jiríoiníio-. 

L. FVRIO. L. F. FA 
iVn .0 ygj^jjj^Q sVBVRI 

ííí^lIHf TANI. PVBLICE 

Servia, pueblo del corregimiento de Gerona en Cataluña, al cual 
llamaron los romanos Ciniana, sin duda por estar cerca del rio Cignia- 
na. Pertenecia á la región de los lacetanoSy y era una de las mansiones 
del camino militar que venia desde los Pirineos hasta Cazlona. Tiene ves- 
tigios de edificios de aquel tiempo, y fragmentos de un puente romano. 

SoLSONA, ciudad episcopal del principado de Cataluña en el corregi- 
miento de Cervera. Fue la antigua Celsa ó Cuica, ó Setelsis, según va- 
rían los antiguos geógrafos, y estaba en la región de los ¡acétanos. 
Aunque destruida por los galos, todavía conserva señales de su anti- 
güedad y vestigios de un elevado castillo. 

Talarn, villa y cabeza de corregimiento de Cataluña, en la orilla 
del rio Noguera. Se llamó en lo antiguo T/iearo y pertenecia á la región 

i: (i 



PROVINCIA TARRACONENSE. ^ 

de los acétanos. Subsisten en ella algunos rastros de población romana. 

Tarragona, f^, en el principio de este convento, como capital que 
fue de él. 

Tárrega, villa del corregimiento de Lérida en Cataluña. Fue la ciu* 
dad de Anabis^ confederada de los romanos, y después municipio, 
cuando pertenecia á los jacetanos ó lacetanos. La arruinaron los moros 
de tal modo que apenas quedaron unos cortos rastros de su primitiva 
población. 

Terrasa, villa del principado de Catalnua en el corregimiento de 
Mataró: fue la famosa ciudad de Egara de los laletanos, y estuvo si- 
tuada donde ahora están las iglesias de Santa María y de San Pedro^ 
que todavía conservan ruinas é inscripciones romanas. También se con- 
serva el tem])lo redondo de San Miguel con columnas de mármol y de 
pórfido, que, según opina don Narciso Feliú, fue panteón de los dioses, 
como la Rotunda de Roma. De las inscripciones refiere la que sigue: : 

Q. GRANIO. Q. FIL. GAL. OPTATO. ÍI VIR. EGÁRA • , - 
TRIBVNO. MILITVM. GRANIA. ANTVSA. MARITO. '^'^^ 

ÓPTIMO. L D. D. a '-''' ' '-^ .^suobuhi 

Pujades copió la siguiente en la iglesia de Santa María, que prueba 
haber sido Egara municipio. ^ , ¡á 



- f j: 

3 /í 



m?, CAESARI 

DIVI. HADRIANI 

FIL. DIVI. TRAIANI 

PARTICI. NEPOTI 

._ PIVL NERVAE 

PRONEP. T. AELIO'líH.v \rjm 

ANTONI ::::::: Pío 
'" PONT. MAX. TRI::;i*''^r:iw d^í ./it 

POTESTATL COS. U "' " " 

DESia IIL P , -.Dt>;;/i 

D. D. MVNICIí::F. EGARA ' -* ' 

Fue Egara silla episcopal en tiempo de los godos, y se celebró en 
ella un concilio provincial • ■ 

Torre de los Escipiones. P^, Tarragona. 

ToRROELLA, villa de Cataluña en el corregimiento de Gerona, y en 
la costa del Mediterráneo, donde desagua el rio Ter. Pom ponió Mela 
la llama Torricella, y la pone en la región de los indigetes. Apenas se 
descubren los vestigios de su antigua población. 

ToRTosA, ciudad episcopal de Cataluña y cabeza de corregimien- 
to: está situada en la orilla del Ebro, y distante seis horas del Mediter- 
ráneo j donde desagua este rio. Fue la famosa colonia Julia Augusta 
Dertosay cabeza de los ilercaones, por lo que varios geógrafos antiguos 
la llaman también Hibera Ilergavonia^ ó Ilercaonia'^ pero el P. M. 
Florez es de parecer que fueron dos pueblos diferentes, y de que en 
este caso Amposta fue Hibera Jlercaonia, V. su artículo. Dertosa fue 



3o .: 'PKIM ERA PARTE. ,e^ 

la décimatercera mañsioQ del camino militar que vienía desde los IPirlh 
neos hasta Cazlona. . 

Acufió monedas: tres son las conocidas. Una de mediano bronce que 
tiene en el anverso la cabeza laureada de Julio César, mirando al lado 
izquierdo, con esta cifra delante I — L, que interpretan Ilercavonia, y 
detras la contramarca de una P; y en el reverso se representa el sacer- 
dote con el buey y la vaca arando el suelo en que se habia de construir 
la colonia: se lee encima Q(uinto) LVGRET(io) L(ucio) PO]NT(io)^ 
y en el exergo COL(onia) DERTOSA, .jí^fianhíf '>í. 'i / ,miLÉií:'V 
-i Las otras dos son de pequeño bronce ó tamaño. La primera figura 
jen el anverso es la cabeza de AVGV (sto), con corona radiante, mirando 
lal lado izquierdo, cuyas letras están delante; y en el reverso la laurea- 
da de Tiberio, con estas siglas que la rodean Tl(berius) CA(esar) 
C. L A. D., que se interpretan Colonia Julia augusta Dertosa, La se- 
gunda tiene las mismas cabezas, pero mirando al lado derecho, y las 
propias siglas. En la de Tiberio se lee: TI. CA — C. I. A. D, y en la de 
Augusto de este otro modo: G. L A. D — AVGV. 

Conserva Tortosa sus antiguas murallas, y varias lápidas con ins- 
cripciones. El señor Bayer copió alli las tres siguientes: 

n-^^^r.é.rf^ ^^? Q HERENNIO. ETRVS 

P. CORNELIVS "" ^ ^^- ^^SSÍ^- ^^GÍO -^d 

FRONTINVS NOBILISSIMO 

SEVIR. AVG CAES. FILIO. D. N 

P- S. F. C r- T SANCTISSIMI. TRA 



lANI. DECI. R F. INVIG 
THEOPOMPO aA7- t, ^^^ ^^^^ ^ ^ ^ , . 

SEVIRO. AVG. PRIMO DIGATíSSIMVS 

AEDILICI. IVRIS UlLAUhblMVS 

IN. PERPETVVM ; . NVMINI. EIVS 



Pujades, Finestres, Feliú y Escolano copiaron esta otra, que se 
halló en los cimientos, de la catedral, y después se colocó en una de sus 
paredes. 
í,:í *.idDÍDD í>í5 X t^<'*i>í>^ ^oí úb I*- VALERIO 

DIONYSÍO 'r,3 

VL VIR. AVG 
t\f\ X fi^WsOd) olfí&Iiii.'cVL ORDO. DERTOS 
^'ylt oí0{M|tnM'i .!?^T oh i%* OB. MERITA 
pg<?im^qá A^.^;..ú.^^ ^ EIVS. AED-i; 
. * HONORES 

x.U..^.W^. 4.y^L. PARDVS. LIB J 

ffHiáMofi t^ - .VL VIR. AVG ^" V 

MPLlpm PATRONO. ÓPTIMO. ": 

^P '>''P (íi,f Y , ■ V.wrñ . i^rj^h 'n 

Y^) ■■ JKl ^híno-VeñwfBkVer iiiterpretó-érta* tres últimas letras : Decurionum Colofíict Dertosi. 



PROVINCIA TARRACONENSE. 3^ 

Omito ^qui otras sepulcrales, que existen en esta ciudad j por no cansar, 
mas al lector. I 

Tremó, villa hermosa de Cataluña, cerca del rio Segre. La poblpí 
Quinto Minucio Termo, que le dio su nombre, ahora alterado: perte-, 
necia á la región de los j acétanos. Aun mantiene los vestigios de su an-( 
tigua población. 

ÜRGEL, ciudad episcopal y de fértilísimos campos, al pie de los mon? 
tes Pirineos, y fecundada con los ríos Segre y Noguera. Algunos geó«^ 
grafos la llaman Urcesa, de Urgens bellum, á causa, dicen, de una saa-, 
grienta batalla que se dio en el mismo sitio en que la fundaron los ro- 
manos^ pero Mariana le da el nombre deOrcellum: estaba en la región 
de los acétanos, confinando con la de los ilergetes. Tolomeo pone otra 
Urcesa en la Celtiberia. Se descubren cimientos de población antigua 
en su recinto, y lápidas con inscripciones: la siguiente se halló en sus 
cercanías^ entre las Borjas y Vinaxa. 

mr.l IMP. NERVAÉ. AVG. GÍEÍIMAN , 

.,¿ ^^.^INFERIOR. PONT. MAX ^,,, , . . .^. ."^''l* 

r^^? .;. :,':- . ■w<j .-j\ - -/,..../■.:.. ^--r^:^' ]-. v, ^ r, 

Vandrell, villa de Cataluña en la costa del Mediterráneo, llamada 
antiguamente Pal/uriana 6 Palsuriana, en la región de los cosetanos». 
Fue la novena mansión del camino militar que, pasando por los Piri- 
neos, terminaba en Cazlona. Subsisten en ella, algunos T^tf;os,,4e^i«RÚ^ 
güedad romana. ' • ;p . j . ,,. ; . f 

Vedreras, pueblo antiguo de Cataluña cerca de la costa del Medí-»; 
terráneo, cuya reducción se ignora; pero se sabe que estaba en la regioa 
de los laletanos. Se descubren los escombros de su primitiva población^ 

VicH ó Vique, ciudad episcopal del principado de Cataluña, y cabe-¡ 
za de corregimiento : está cerca de la confluencia de los dos ríos Merder 
y Gurre, que mas abajo entran en el Ter. Llamáronla los antiguos 
jiusa, Ausona, Vicus Ausonensis^ y Vicus aquarius, por la mucha 
agua que la fecundaba, y fue la capital de los ausonenses ó ausetanos* 
Anibal la sujetó antes d^ pasar á Italia, y la dejó encomendada 4 
Hannon para que la guardase y conservase con el socorro de diez mil 
infantes y de otros tantos caballos. Mas adelante la sitió Escipion duran* 
te treinta dias, porque se había vuelto á confederar con los cartagineses, 
y al cabo de este tiempo se rindió á los romanos con la obhgacion de 
darles veinte talentos de oro. En la ausencia de este general, unidos los 
ausetanos con los ilergetes, trataron de sacudir el yugo de los romanos^ 
y de los cartagineses; pero Marco Porcio Catón los pacificó, exigiéndo- 
les grandes tributos. 

Se han hallado entre las ruinas de Ausa diferentes antiguallas é ins- 
cripciones, que publicaron Grutero^ Morales, Finestres y otros anticua- 
rios, según las cuales hubo en aquella ciudad un templo dedicado á 
Minerva, estatuas de roca ametistina, sacada tal vez del monte de las 
amatistes, llamado Monseny, que está en la diócesis de Viqúe, donde 
todavía se encuentran en abundancia estas piedras preciosas, y alguna 
inscripción que demuestra que Ausa ó Ausona tuvo sevijos.. ^.^^ ^1 . .^^ 



?/ ViIañóVa ," IngaV del corregimiento de Mataró en Cataluña. Llamá- 
banle los romanos Stabulum novum: pertenecía á los laletanos, y era 
la cuarta mansión de la via militar que venia por los Pirineos y Tar- 
ragona á León, de la que se conservan reliquias y de su antigua po- 
blación* '""■^'i ^^* ''• *^*í*^ . :.-j^v»» •../ ,>..^ «ivi v*íi ■■»-«»'*•.%* i i'4 ÍJ ttl.¡\flt 

ViLASAR DEL MAR, lugar pcqueño de Cataluña en el coTTegíníiento de: 
Mataró. Se ignora su reducción, pero estaba en la región de los laleta- 
nos. Conserva vestigios de su antigüedad, entre los cuales se encontró 
una lápida con esta inscripción. vvi «j> ^w-í^'nvViíí-tniiilgi mnívvi 

y P. MANLTO. GN. F. GAL .v.^a • 

líito ;/ foq í^acwiu/; AEDIL II VIR ^^ mi í»[> 

¿ii|i3í{i; fíoi^fííJ^^ GN. MANLIO. P. F. GAL ;>'>:iv1 

,eti§ «5 V' SECVNDO. AEDILI ua ni 

ViLLAFRANCA DE pANADÉs, uuo de los pucblos mas célebrcs de Ca- 
taluña, cabeza de corregimiento, situado entre Tarragona y Barcelona. 
En él residió bastante tiempo Amilcar. Los romanos le llamaron Antis- 
tiana\ pertenecia á la región de los cosetanos, y fue la octava mansión 
del camino militar que pasaba por los Pirineos y acababa en Cazlona. 
Se descubren en su término y en las inmediaciones restos de su antigua 
población, monedas é inscripciones. 'í^v^"* ■m&wi.úim 

~ Xerta ó Cherta , villa del principado de Cataluña y del corregi- 
tniento de Tortosa, situada á la orilla occidental del Ebro, distante dos 
bpras al norte de su capital. Don Antonio Agustin dice que en ella es- 
tuvo la antigua Osicerdá, Siendo asi, perteneceria á la región de los üer- 
getes, Plinio afirma que estuvo en la de los edetanos, y de aqui los geó- 
grafos aragoneses pretenden que Osicerdá sea el pueblo de Osera , que 
está en la otra parte del Ebro, entre Zaragoza y Barcelona, También 
afirma Plinio que fue municipio romano, y que gozaba el derecho de 
los latinos viejO^^'*-^i^**M -i^a lí* m nwiím otr.cts ?mi -op ^mm.\ 7 
' Las monedas que acuñó confirman haber sido municipio. Son dos 
las conocidas hasta ahora: ambas son de mediano bronce y rarísimas. 
La I .* representa en el anverso la cabeza laureada de Tiberio con esta 
inscripción : TL CAESAR. AVGVSTVS ; y en el reverso un buey con 
MVN(icipium) en lo alto, y OSICERDÁ en lo bajo. La 2.* tiene en el 
anverso una figura de muger vestida, con alas y en pie, una corona en 
la mano derecha y una palma en la siniestra, y con estas letras delan- 
te OSI : y tiene en el reverso un elefante pisando una culebra, con ca- 
racteres desconocidos por debajo entre dos líneas paralelas. --^ 7xmuV-?.nu 

./,, . C,APÍIVÜ.X40 n. .^o-.:ítí ?sbnf;-^- ..¡ 

*j r ,^ CONVENTO C A R T A G 1 N É 5. 1 * r ^ " ' ' * 

Era el mas extenso de ésta provincia Tarraconense y de ambas Es- 
pañas citerior y ulterior. Confinaba por el oriente con el de Tarragona 
y el mar Mediterráneo; por el sur con el Mediterráneo; por occidente 
con la Bética y con la Lusitania, y por el norte con los conventos Clu- 



PROVINCIA TARRACONENSE. 33 

niense y Cesaraugustano. Comprendía su vasta jurisdicción el reino de 
Valencia, el de Murcia, una pequeña parte de Andalucía alta, y toda 
Castilla la nueva, á excepción de la Alcarria. 

Eran muchas las regiones que concurrían á Cartago nova, capital 
de este convento, á demandar justicia, á saber: 

Una pequeña parte de la Ilercaonia, que estaba al poniente del 
Elbro, y corresponde ahora al reino de Valencia. 

La Edetania, que también le pertenece, donde están las ciudades 
de Valencia, Segorbe, Murviedro ó Sagunto, y Teruel en Aragón. 

La región de los turdetaJios, distinta de otra de la Andalucía, de 
donde vinieron á perseguir á los saguntinos sus enemigos, y estaba en 
la Edetajiia valenciana. 

La de los lohctanos al poniente de esta, donde está ahora Requena. 

Por este mismo lado un trozo de la Celtiberia (región que en lo 
general corresponde al convento Cesaraugustano), en el que están Con- 
suegra y otros pueblos. 

La de los contéstanos ^ que ocupaba la costa desde los edetanos 
hasta el cabo de Palos, comprendiendo en su terreno á Saetabis^ Xá- 
tiva ó San Felipe 5 á Dianium ó Denia; á IlUci^ Elche ó el Molar; á 
Bigera ó Víllena, y hasta la capital Cartago nova ó Cartagena. 

La de los bastetanos ó bastitanoSy que confinaba con la de los con- 
téstanos, y contenia á Egelasta y otros muchísimos pueblos de los rei- 
nos de Murcia y Valencia. Se introducía por poniente en Andalucía por 
Mojacar, Acci ó Guadix, Bastí ó Baza, cabeza de esta región; M entesa 
Bastitana ó la Guardia, y comprendía el nacimiento del Bétis ó Gua- 
dalquivir en la sierra de Cazorla, ó Saltas Tugiensis; y el del Segura, 
6 Tader ó Terebris, en la misma sierra. 

La Oretania confinaba con la Bétíca y la Lusitania por poniente; 
con la Carpentania y la Celtiberia por el norte, y con la Bastitania 
por oriente y mediodía. Abrazaba en su territorio á Oretum ó nuestra 
Señora de Oreto, á Carcuvium ó Caracú el, á Castulo ó Cazlona, á Men- 
tesa O retana ó Santo Tomé, á Beatia ó Baeza, y otros pueblos de an- 
tigua Hombradía. 

Y la Carpentania^ que se extendía hasta el puerto de Guadarrama 
desde los confines de la Oretania; pero se estrechaba de oriente á po- 
niente, pues no pasaba de Alcalá de Henares, y comprendía otra re- 
gión que era de los vettones tarraconenses, y estaba cerca de Guisando. 
loletum ó Toledo era la capital, y la seguían Ispinum, Yepes; Consa- 
hrum, Consuegra; Caput fluvii Anos, los Ojos de Guadiana; Laminita- 
ñus ager, el campo de Montiel; J^icus Cuminarius, Santa Cruz de la 
2^rza; Libisosa, Lezuza, &c. &c. 

Cartagena. 

Ilustre y antigua ciudad del reino de Murcia, cabeza del partido 
de su nombre, y el mejor puerto de España en el Mediterráneo para 
la seguridad de las embarcaciones de todas clases. Polibío, Mela, Es- 
trabon y otros atribuyen su fundación á Asdrubal, que la edificó en el 
sitio en que Teucro había fundado otra población , si hemos de creer á 

E 



34 P R I M E R A P A R T E. 

Silio Itálico, y la puso el nombre de Cartazo nova en memoria, y para 
distinguirla de la gran Gartago Africana. 

Escipion la conquistó gloriosamente diciendo á sus soldados : In una 
urhe wiiversam ceperitis Hispajúam, y se apoderó de las muchas y 
grandes riquezas que tenian en ella los africanos. La ennoblecieron los 
romanos y la dieron el nombre de Cartago spartaria, sin duda por el 
mucho esparto que producen sus cercanías: la elevaron á la dignidad 
«le coloni;t romana coa los epítetos de Víctrix Julia y y la sublimaron 
fijando en ella el convento jurídico. Mas adelante el emperador Justi- 
niano, que la reparó y fortificó, la llamó Justina y Teodorias en obse- 
quio de su muger Teodora. 

Cartago nova fue el término de un camino militar que en tiempo 
de los romanos bajaba desde los Pirineos hasta esta ciudad, y la vigé- 
slmasexta mansión del que seguía desde dichos montes á Cazlona. Y 
afirma Estrabon que la república romana sacaba de las minas de plata 
de esta Cartago 2 5o o dracmas cada día. 

En pocas ciudades de la España antigua hubo tantos ni tan grandes 
edificios como en esta durante la dominación romana. Tenia templos, 
palacios, anfiteatro redondo con tres órdenes de asientos, y un monu- 
mento que Tito Didio levantó á P. Cornelio Escipion. 

• De todas estas cosas se conservan trozos de los muros de fuerte ar- 
gamasa, y fuera de la ciudad el citado monumento que llaman Torre 
ciega, porque es maciza sin ninguna puerta ni ventana^ en forma de 
pirámide de i5 varas de alto, guarnecido de piedras blancas y negras 
alternando como en el tablero del ajedrez, sentado sobre un grueso y 
cuadrado pedestal de 7 varas de ancho y alto, con esta inscripción en 
el medio; 

T. DIDI^+'Tfe, 
COR 

Se descubrieron en una excavación que se hizo cerca del anfiteatro 
sus vestigios y cimientos, con que se repararon las murallas de la ciu- 
dad. Se desenterró un trozo de pared, pintado con vivos y hermosos 
colores, que figuraba el brazo desnudo de un hombre, cuya mano co- 
gía un animal, y parte de la orla que guarnecía el cuadro. Se encon- 
traron una lucerna de barro colorado muy fino; un peso de hierro, ó 
balanza con su platillo y gancho; varias urnas de barro de vara y me- 
dia de alto y de tres dedos de grueso, que terminaban por abajo en 
punta, y tan pesadas que dos hombres apenas podían transportar una 
con palanca atada por las asas; muchas monedas de todas clases, y di- 
ferentes lápidas con inscripciones romanas. Hablemos primero de las 
monedas conocidas y acunadas en esta colonia. 

La primera, que es de pequeña forma, tiene en el anverso la cabe- 
za de Palas, y en el reverso una figurita entera y elegante de muger 
sobre una columna, con estas letras á los lados C. V — I. N. K, que 
quieren decir Colonia. Victrix. Julia. Nova. KartJiasro. 

Siguen nueve grabadas en honor de Augusto. Ocho tienen en el 
anverso la cabeza de este emperador, en unas mirando al lado derecho, 
y en otras al izquierdo, laureada unas veces y otras sin láurea, con las 



PROVtNCfÁ' fAllKACONENSE. l^; 

letras iniciales del nombre de Augusto y de la colonia, con algunos ad- 
minículos. En una se ve por detras de la cabeza del emperador un pe- 
queño laberinto con estas siglas: EX. D. D [Ex decreto Decuriojium), 
y en otra una palnaapor delante, y el caduceo con alas por detras j y 
hay una particular que representa en el reverso la cabeza de Augusto 
con la leyenda de los Duumviros Tito Fufio y Marco Aímiliu. Los re- 
versos de las ocho varían mucho. En unos se figuran laberintos cuadra- 
dos y redondos, en otros un templo de cuatro columnas con este nom- 
bre AVGVSTO en el friso, y en todos inscripciones de los Duumviros 
Quinquenales. En los anversos de otras se presentan cuadrigas con su 
auriga sentado en el carro gobernándolas, y con el tem])lo de las cua- 
tro columnas, las cabezas dé los Césares Cajo y Lucio, y la figura en»- 
tera de un varón togado y en pie, con el acetre y un ramo en las manos. 

Van después cinco medallas con la cabeza laureada de Tiberio en 
los anversos: también varían sus reversos, pues en unos están las cabe- 
zas de Nerón y Druso, y en otros la de Calígula, como cesares. 

Otra del mismo Calígula, como emperador y pontífice, con su ca- 
beza laureada en el anverso, y la de la diosa Salud en el reverso, con es- 
tas letras en los lados: SAL — AVG, y con los nombres de los Duumviros. 

La última tiene en el anverso la figura de una muger vestida á la 

heroica con manto y lanza en mano, y con este epígrafe que la rodea: 

KARTHAGO. Y en el reverso una cabeza de caballo ó caccabe, que 

significa lo mismo, con estos números XXI en el exergo. 

Todas estas medallas son de bronce, de grande, mediano y mínimo 
módulo. il»r.u:) II') j.ih^m v í;<!./ '»}> ui .vAáí.'.on i^» loo , ¡¡ítn^ 

fcííüoge cuentan muchas lápidas en esta ciudad: las mas están empotradas 
en las paredes de la casa consistorial , donde se colocaron á solicitud de 
don José de Vargas y Ponce, individuo y director que fue de la Aca- 
demia de la Historia. Copiaré aqui algunas geográficas por ser mas in- 
teresantes para satisfacción de nuestros anticuarios. 

IMP. CAESARI 

T. AELIO. HADRIANO 

ANTONINO. AVG 

Pío. P. P. COS. IIII 

PONTIF. MAX. TRIB 

POTEST. GONVENTVS 

CARTHAG. CVRANTE 

POSTVMIO. CLARANO 

FLAMINE 



r 



lOVI. ÓPTIMO. MÁXIMO 

IVNONIO. OXORI. (Sic) OR TRES. VICTORIAS. E. TRIBVS 

MAXVMIS. CARTHAGINENSIVM. IMPERATORIB 

PARTAS 

P. SaPIO. VÍCTOR. TEMPLON. (Sic) POSVIT 

APVD. BASVLAM. FLVVIVM. HISP 

E2 



r56 .:i ? : P R I M E R A P A R T E. o ÍT H 

M. CORNELIVS. M. F. GAL g..^.^ ..-^ ^ ;^^^ 

^H^i-mv^'^'c^rvvA MARCELLVS. AVG. QVIN :Í leHiíí ^br;> 

^ñorj^rfü MVRVM. A. PORTA. TOPILI,Af.|fei| Bmr«'cjd»e v 

oí^fJív' '>i) n:vt«lk) i, AD. TVRRIM. PROXÍMAM .^ * ; .Tmr Vi .í 

-;>ríi í .(iu\rA\v: o ;^v^ PED. CXLVI. ET. VLTRA . ui ^^ íií n >/> 

-iViLüt) • rtOJnii'jJfil nñiXYRRIM. P. P. XI. D. D. F. Í7^>*f''»\^ «o^.-., 

■ líioii ojí"} íiü:>-'fif6tTfCifíÍ0') o'iiííii i^ Q pí •'• ' 'Oi:ion9 ;j[?,¿ímati^'; y ^ •> 
¿"^liyifM'iiG aofábesf'' • \ .o^ítí'Ííj m OTW0YA-.;í¡J 

i>' n(;.> c.r.^iíFtgiiy-'nBitrj -M'.^ ' .«j* ^í t: i > ' .m gijtfVr yfui <?óí4rííi .i'.nffiíi'íirjiítrtfí) 
-(•.vn h,\ ■»l)Or[myJ 1) acL' 7 .;•:'■ rn-DrfrB oi\m la ri?3 oIhJíi'jí /jgniíí: 
I :;) f/i ; «^íí^ cl % \t)r)U J ;^ o{í$v :^- VALERIO , ; . f £;^clfib -luí ^ gíioltei rtíoa' oil 
.Húxhvv. > XmbmisYúhir^etií^ M. F. QVIR > v y>P>í;g¿í^no7«f íiü oh rf^j 
írí-tmmin'fjb BÍ5íi3!íJ£Í ÉkíidVlNDICIANO,^ ' ;V : 

-.KÍfiO üKÍ aí{3«9 «onu iJ9 íí'^JíHi . FLAMINI v-\\r.f fiek! ... ;/íib' gol 

' .«97680^ ochg:) (fife^íiiííi: CONVENTVS / -<v.ijiQ y noT^Vl sí) «bx 
-no l>? n<n <^»MÍÜtíóq Y 'í<il'í>GARTiAGNENSI3''^''''^^^^^^**^^^' ^^^ '^'^^^ 
*<ró nr n fíVTJ79T fs BB 1 STATVAM'- í^' í^í'"^»'**'^^ i'-- í'i^Q'üiíi üs'iíJ 

.»f>'iivfní¡0ÍlííOÍ^hí'.9¡<Íiin I. r.i . r)]7(-;T?£YT7» ^^>í í^íioí)í:!>.(!Í jí^ ¿jjíj'irírirj 
RÍ 8 £Lii^.97 lS¿»f>tíl lililí 9Í3 *• powENTV^^ ' *-'^'***.''^^^ í:;i!'íÍi! cJ 

piras mas pudiera añadir si no fuera por el temor de cansar; pero no 
omitiré, por ser notable, la de vara y media en cuadro que se encon- 
tró el año de i736 entre las ruinas^ de esta ciudad, cuyos renglones 
pasan del frente i la espalda, y dan razón de las fiestas celebradas en 
Cí^tago 9pv#.i ii9po/r4?.Wi>PÍes,4e .^ pc^«$Kosy.d^zant(Qs eajeUas, 
-íii 'tmn i'^y'i 10([ ^jíollín^o'^;^^ ?*>fít'"Jf> hr^r, -j'iüifjo^) «liiioj?.!, i íA í>Íí úlu-A* 
.íoíí.'íü-jLjí^ HEISCE. Mel» inDVñiiízúíi^ iaííi[ aaiaiüd'iej 



m^ 



AGISTRIS, 
COIRAVNT 



POPLICI. CE 
t. CERVL L. E 
M, CAEICL N..a.L 
^' 't.' TALEPL ¿ L 
^ .Cíí. TONGIL. PVL 
¿'íAQVI. L. N. L. SIL 
QVERATI, C. S 



Abla, villa de la provincia de Granada, partido de Guadix, llama- 
da en la dominación romana Alba y Firaso, de Ja región de los bás- 
talos, quinta mansión del camino que iba desde Cazlona á Málaga. Aun 
se conservan vestigios de él y de antigua población. 



w--- 



,' P R o y I N C í Á 1^ A R R A C O íí E N S E. ^ ; Í7 
'ADEMt)*¿, villa del reino, provincia y partido de ValencíaV Se énciiéá- 
tran en su recinto rastros de antigüedad romana, y se descubrieron esl- 
ías dos in£cri|)<;ipiji^s. ^ . ^ 
' ' ^ Q. CRATVS '" 

■' "^ '-'^^^"' CONSTITVT 

VS. AN -ATTi J1D3Á:> 

¿ÍAÍ'íviKi,¿i¿rS'. í*ít/^i ' XXVII 



;,!) ésMÍB-í t hb^fi' BAEBIAE. QVIi:::::EAE ^ 
; i triMn íjiüéí-ii» -EX TESTAMENTO. SVO - hmim ¡úhh 

Ador, pueblo pequeño de Valencia. /^. OlíVá. í 

^ Águilas (Las), villa y puerto del mar Mediterráneo en el reino áe 
Murcia, al poniente de Cartagena. Conserva ruinas de gran población, 
en las que se hallaron inscripciones, monedas romanas, ánforas, idoli- 
llos de bronce, y uno algo mayor del dios Endovélico. Algunos anti- 
cuarios son de parecer que estuvo en su sitio Urci; mas otros la ponen 
en el despoblado que llaman Ciudad del Garbanzo, en esta misma 
costa. P^. su artículo. También tuvo pavimentos mosaicos. ^^'♦'•^^'* '^' ' 
é Alaguas, lugar del reino y partido de Valencia, distante una legua 
:de su capital. Tiene una lápida con esta inscripción, que copió el 
«príocipe PÍ9 el año de i788é v 

oii>9t)«d . 'liiinO '>!>' p. I^ F. POSTV '*'^ a^^^y;:^^ .?bhiií mi n í^a.I 

*íí97 ii'i}é^¡,t?^f iá hr i ■. ^ AVRELIAE ,-, |,,i,.:.| 

í' Albacete, villa grande del reino de Murcia y cabeza de partido, 
cerca de la ciudad de Chinchilla: se llamó, según algunos, en tiempo 
de los romanos Abula^ y pertenecia á la región de los bastitanos. Den- 
tro de su jurisdicción hay fragmentos de edificios antiguos, sepulcros, 
monedas y otras antiguallas. Cerca de esta villa está el monte que lla- 
man de la Victoria, donde hay opinión que Publio Escipion se atrin- 
cheró, y se le juntó su hermano Neyo Escipion con toda su gente, con 
lo que pudo libertarse de los cartagineses el año 539 de la fundación 
de Roma. 

También cerca de esta villa está el pueblo de Salobral, que conser- 
va ruinas de edificios romanos, donde se encuentran monedas, 
r Albalat de Segart, villa del reino y partido de Valencia. En ella 
estuvo la ciudad de Ildum , perteneciente á la región de los ilercaonesi 
Era la décimaquinta mansión del camino romano que, bajando por los 
Pirineos, acababa en Cazlona. Conserva ruinas de su antigua población 
y de un estanque ó albufera, que llamaban Palus Natarum: conserva 
también dos lápidas de mármol negro. La primera tiene con su mol- 
dura un pie y 6 pulgadas en cuadro. Y la segunda un pie y una pul- 



< 
1 



-38 y, g y A. ^^^ í M E R A< P A R T^JV o ;! ^r 

gada de ancho, y de|^f|p:a,pu,lga4^.,E;a eUus>,efl^,graba4a& 1^' ¡ns- 
.^ripcipa^s siguientes: ruirroi bui>a¡i¿¿iiiií> uli cOij¿í.í oíí.! ;• .j<. ;i'., >:;.ii 

CAECILTA. Q. L 1,,^,^,^ •' " VlíEMlAK'f ' *^ ^"^ 
ARTEMÍS PRISCAE. JV. L. 



^^N- ^^ VALERIA. SAGVN 

CAECILIA. RESTITVTA 

A :::::: nixx. 



TiNA. PATRONAE 
H. S. E 



Albarracin, ciudad episcopal del reino de Aragón y cabeza de par- 
tido, situada sobre el j-io Turia ó Guadalaviar, distante cuatro leguas 
de Teruel. Disputa á Requena el nombre antiguo de Loieíum, que 
pertenecía á la región de los edetanosyj era capital de los lohetanos. 
Ambas conserv^Q veí^^gi9S,ronJ,au^o^^^^^9ifijn^e^te Aiboír^pift^^enitre las 
ruinas árabes. > ■.-.',, }m\\\\\ j vm "O .:«;n )X-í ' n "> ^h t^in^in^f í^ ,r:i "^/^ 
1|í,>Albatana y Ontur, dos pueblos cercanos media legua uno de otro 
en el reino de Murcia, y en el partido de Hellin, donde creen algunos 
que estuvo antiguamente la ciudad de Elotana y en la región de los 
¿astiíanos,,l)ía.y ruinas romanas en Ontur. La torre de este pueblo pa- 
rece obra cartaginesa: consta de cuatro murallas fuertes de argamasa 
con sus arcos, y tiene macizado de tierra su interior. Cerca de ella se 
encontró una urna sepulcral de barro saguntino en forma de corazón: 
tenia grabada la figura de un joven en la parte exterior, que extendia 
los brazos para asirse de una palmera, con dos delfines y otros símbo- 
los á los lados. Siguen hallíindose ruinas desde Ontur, por el estrecho 
de Ortigosa, hasta Albatana, y desde aquí hasta los Castellares, cerca 
de Tobarra. 

En el sitio del Saltador, que está alli cerca en la vega, existen ves- 
tigios de acueductos hechos de ladrillos de diferentes tamaños; y en el 
cerro de la Horca, que está al poniente de Ontur, camino de Albata- 
na, se descubren cimientos de edificios romanos, sepulcros, ladrillos 
de tres y cuatro palmos en cuadro y de uno de. grueso, huesos despar- 
ramados, vasos de barro que parecen lacrimatorios, ó los que se ofre- 
cían á los Manes. En uno de estos sepulcros se encontró una ampolla 
de vidrio, y en todo este terreno, hasta Albatana inclusive, se descu- 
bren muchos casquillos de barros saguniínos, que es la señal infalible 
de haber habido alli población romana, y muchas monedas de colo- 
nias, municipios y emperadores. .n t.M nlv o^^;. 'utfr 'i.-.i. oí 

Alberga, villa del reino y partido de Murcia. Está en su término la 
ermita de Santa Ana y el cerro Motejon, en cuyas cercanías hay ci- 
mientos y otras ruinas de un castillo, y de otros edificios romanos. 
, ! ¡Alcalá de Gisbert, villa del reino de Valencia, partido de Peñíscola, 
cerca de la costa del Mediterráneo, distante quince leguas de la capital, 
siete del rio Mijares y nueve del Ebro. Son muchos los rastros de an- 
tigüedades romanas que se hallan en su recinto y en otros puntos de 
sus inmediaciones. ,! 

A poco mas de una legua de esta villa acia poniente, en el pueblo 
que llaman Almedijar, se encuentran ruinas, medallas antiguas de Ce¿^ 



PROVINCIA TARRACONENSE. 39^ 

sa, Dcrtosa, Bilbilis y Calagurris, ases y denarios; y se desenterró un 
ídolo de bronce del dios Apis á un cuarto de legua de la misma villa. 
Permanece en una casa de labor de Almedijar el fragmento de un pedes- 
tal con molduras, y en él un trozo de inscripción romana: se encontró 
después en un ribazo el otro fragmento, que se le unió y se leyó la ins- 
cripción entera. En este mismo sitio se descubrió una taza de mármol, 
una pesa romana de la propia materia, y otras antiguallas. 

En el término del corral del Royo, al oriente de esta villa, y dis- 
tante media legua, se encuentran otras ruinas de hormigón durísimo, 
pedazos de barros saguntinos, medallas de caracteres desconocidos, de 
colonias y de municipios; y en el año de i79i se desenterraron cuatro 
urnas cinerarias de barro, idolillos de bronce en forma de ciervos, 
puntas de lanzas, casquetes y otras arraas.^j.,.,,^.^, ,^ ,^^^j nmdrfíiT 

También permanecen ruinas como las anteriores eti un parage lla-.^ 
mado Polpis, que está al norueste y distante dos leguas de iVlpaiá, ea 
el que se encontraron asimismo inscripciones romanas. Tt '/T 

' En el de Tancada, al mediodía y no distante de la propia villa, sé 
descubrió un silo antiquísimo y una ánfora de barro. ^ ,^l 

A media legua de la costa, en el collado Cabo Hirta, hay ruinas, 
y se encuentran medallas y barros de Sagunto. Cerca de este sitio en- 
contró un pastor mas de dos arrobas de glandes de plomo, de las que 
arrojaban los baleares con las hondas. <4^\«.\iv ♦ 

El príncipe Fio copió el año de 1 79o las siguientes inscripciones 
que halló en Alcalá de Gisbert. 

t !t 'j ...... . r.inoJD 

LOCA ::::;EN::::: 

L <6 CAL Q LASCIVO ci^ER CALPVRNIA. LVPER 

L ¿i LICINIANA RIPIEN CILIA. FILIO. DVLCISSI 

MO. SE. MO. ET. SIBI 

' FECIT SE. VfVI. FEGERYNT 

Alc.\ntarilla, villa grande del reino y partido de Murcia, y dis- 
tante una legua de la capital. Otra mas allá, camino de Lorca, cerca 
del Pontarron , hay un puente cuyos machones y arcos destrozados son 
enteramente romanos. La Busnegra, que es una aldea de cuarenta ca- 
sas contigua á Alcantarilla, está llena de barros saguntinos, de fragmen- 
tos de paredes y de otras antiguallas, entre las que se encuentran mo- 
nedas de todas clases. También se encuentran en el terreno que media 
desde esta aldea hasta el puente de las Ovejas sobre el Segura, pues 
todo está sembrado de tejos, ladrillos cuadrados, cascos de vasijas, y en 
donde no hace mucho tiempo se halló una hermosa ánfora de barro de 
cinco palmos de alto, que terminaba en punta por abajo. Todos son ioj^ 
dicios de población romana. 'I 

Alcaráz, ciudad de Castilla la nueva en la Mancha, y cabeza der 
partido: está situada en un cerro alto y cercada de ruinas de sus muros,, 
y con un castillo á orillas del rio Guadarmena. Aunque las ruinas ^on^ 
de edificios árabes, se perciben trozos de obra romana. Aquí aseguran 



4o P R I M E R A P A R T E. 

estuvo la antigua ciudad de Orcia ú Orgia ^ que era de la región de los 
oretanóSy y se encontraron varias inscripciones. Una de ellas es la si- 
guiente: 

iboJH pjg MANIBVS 

c. allI. C. F. VICTORIS. LEM. 

VICTORIS. CONTRA ILERGETAS 

AB. ACERVO. FATO. VICTI 

TRIB. MILIT. LEG. XIX 

> ií- VIXIT. ANNOS. XXXII. MENS. US 

•í^> ' C ALLIVS. C. F. PAT. OPT 

También hay otra inscripción que se llevó de Lezuza, á donde cor- 
responde, y en cuyo artículo se copia. 

Alchobf, lugar del reino de Valencia en el partido de Játiva ó San 
Felipe. Llamáronle los romanos Turres, de la región de los contestanoSy 
y fue la vigésimaprimera mansión del camino militar que venia desde 
los Pirineos á Cazlona, del cual permanecen por alli algunos vestigios. 
■• Alcira, villa rica del reino de Valencia, y cabeza de partido. Está 
al poniente de la capital y rodeada del rio Jucar. Los anticuarios dicen 
que fue la antigua Scetabicula, situada antes en el extremo de la región 
de los contéstanos. Conserva rastros de población antigua é inscripcio- 
nes romanas, como son estas dos. 

CLODIO ::::::: VALERIA 

:::::::: ME. GAL. CELERL F :::::::: SECVNDA 

,.,,,'••••••• -^X- 1^- ^ ::::::::ANN. XXV 

* SAETABL AVGVS 
í- TANORVM ::::::::HIG FACERÉ 

Alcoba, granja de los monjes gerónlmos de Talavera de la Reina. 
T^, el artículo de esta villa. 

Alconchel, pueblo de Castilla la nueva en la provincia de Cuenca, 
partido de San Clemente, distante poco mas de una legua de los de 
Montalbanejo y Villar de Cañas, y un cuarto de legua de un cerro de 
su jurisdicción, en el que está la ermita de nuestra Señora de la Cuesta. 
En este mismo cerro quieren los que siguen la opinión del P. M. Risco, 
de que hubo Munda y Certima celtibéricas (como se explica en el ar- 
tículo Bayona, otro cerro de esta misma provincia), haber estado la 
poderosa Certima de los celtíberos, como la llama Tito Livio. Por el 
norte, poniente y mediodía es inaccesible el tal cerro á causa de su ele- 
vación y pendiente subida; pero es suave la de oriente. En el propio 
sitio en que está la ermita hay un algibe de hormigón, y ruinas de edi- 
ficios, cascotes y barros saguntinos, en prueba de haber habido alli po- 
blación romana. Eran dos sus entradas ó puertas acia el oriente y occi- 
dente, y para facilitar la subida por este lado pusieron escalones de pie- 
dra, cuyos cimientos todavía se conservan y tienen el mismo uso. Aun 

IT U** # " '■ -' t " í [ f ' ^/ , W ( • . I' f ÍC-'^' y ■ t í / t 



Pr.OVINCIA TARRACONENSE. 41 

se ronocp la raizada romana que iba desde el cerro, llamado ahora Ca- 
beza del [Griego, acia Alconchel, de la cual el emperador H.idriauo re-* 
paró 2o^ pasos, segun constaba de una famosa lá])ida cuya inscrip-' 
cion copió el obispo de Salamanca don Juan Bautista Valenzuela y Ve- 
lazquez. Sobre esta inscripción fundó su parecer el P. M. Risco acerca 
de las dos ciudades celtibéricas Certima y Munda, fijando la primera 
eo el cerro de nuestra Señora de la Cuesta, que dejamos descrito, y la 
segunda en el de Cabeza del Griego. V. este artículo en este mismo 
CDn vento. 

El marques de Valdeflores, individuo de la real Academia de la 
Historia, copió también la inscn])CÍon arriba citada, y dice asi: 

IMP. CAESAR. D. NííRVAE 
TRAIANI. F. NFRVAE. N 
HADRIANVS. TRAIANVS. AVG 
DACICVS. MAXIMVS. GERMANICVS 
MAXIMVS^PONTIF. MAXIMVS. TRIB , 

POTEST. Il COS. ÍI. P. P. PRAETERQVAM 
QVOD. PROVINCIIS. REMISIT. DECIES 
NONIES. CENTENA. MILLIA. N 

SIBI. DEBITA. A. MVNDA. ET. FLVVIO t 

SIGILA. AD. CERTIMAM. VSQVE 
XX. M. P. P. S. RESTITVIT 

Alcoba, villa del reino de Valencia, partido de Peuíscola. Cerca de 
ella, en un despoblado que llaman La Santa, hay ruinas de antigua 
población romana, que pertenecería á la región de los ílercaones^ y se 
conservan una porción de piedras labradas, á pesar de las muchas que 
se llevaron á los pueblos comarcanos para construir sus iglesias y casas, 
y una multitud de barros saguntinos, trozos de ánforas de barro, me-, 
dallas y lápidas con inscripciones, como son las cuatro siguientes: 

DIS. M Q. MVNNIVS. Q. F 

BRVTTIA GRAECINVS. AN. XXI 

PROCVLEIA. H H. S. E 

SIT. E 

AN. XXXX AÉM'Lm F* 

AEM'liN^. A^. LX 

ANTO. RVFI 
Q. MVNNIVS. Q. P ms N L 

GRAECVS ' 



VALERIA. G. F CORNELIA. P. F. P:: 

^OSY^k AN XXXX. H::::: 

Todas cuatro son de mármol negro. 

Alcudia (La), térmiao de Elche. /^. Elche* 

F 



4a PRIMERA PARTE. 

, Alcudia, dehesa de Castilla la nueva en el término de Almodovar 
del Campo, distante cinco leguas de esta villa. En un sitio de esta mis- 
ma dehesa, próximo á la ermita de nuestra Señora de Bienvenida, hay 
ruinas de edificios antiguos, y se encuentran monedas romanas. 
r Aledo, villa del reino de Murcia. Los romanos hubieron de poblarla, 
y los árabes de fortificarla con murallas y castillo. De los romanos se 
encontraron en su recinto y en los parages cercanos Lebor y Patalache 
cisternas, sepulcros cuadrados, vasos, ánforas, urnas cinerarias, mone- 
das, una estatua colosal de mármol ^ y otras antigüedades romanas. 

Algezares, en el partido de Murcia. V, Palmar (E1)o!Uí1í ;; 

Alhama, villa del reino, provincia y partido de Murcia. Pertenecía 
á la región de los cojitestaJios. Conserva vestigios de antigüedad, y de 
las termas ó baños de aguas saludables y medicinales que le dieron el 
nombre entre los romanos, y el que ahora tiene entre los árabes, los 
cuales se le daban á todos los lugares en que habia baños. 

Alhambra, villa de la orden de Santiago en la Mancha, campo de 
Montiel y término de Almedina, distante tres leguas de Villanueva de 
los Infantes^ y otras tres de la Solana. Fue en tiempo de los romanos 
el célebre municipio Flavio Laminitano ^ que estaba en la región de los 
carpetanos ó carpentanos. Ademas de las grandes ruinas de edificios 
árabes y españoles que hay en esta villa y su término, subsisten otros 
romanos. Tales son cimientos y gran parte de las murallas de gruesos 
sillares, y la capilla mayor de la parroquia, que aseguran haber sido 
parte de otro antiguo edificio, con piedras de extraordinaria mag- 
nitud. 

. Consta del expediente que se formó en esta villa el año de i575, 
para responder á las preguntas que se hicieron de orden de Felipe IF, 
acerca de sus respectivas situaciones, jurisdicción, antigüedades y de 
otras circunstancias, que, cavando unos labradores en el término de esta 
villa, encontraron varias monedas de Julio César y de Trajano, y que 
las regalaron á don Diego de Mendoza , caballero de Alcántara y coro- 
nista de Carlos V^ que pasaba por alli: que habia en aquella villa mu- 
chos algibes construidos con mezcla de guijarros muy pequeños 5 trozos 
de mosaicos de diferentes colores, conductos de piedra y de la misma 
mezcla con derrame á los dichos algibes, sepulcros de mármol, cuentas 
de azabache y otras antiguallas. Que donde j)arten términos las villas 
de Alhambra y de la Osa, en medio de la laguna que llaman la Col- 
gada, estaba una fortaleza de cal y canto, al parecer romana: que cerca 
de alli acia el oriente, en la jurisdicción de la Osa, habia ün despobla- 
do, en el que los naturales de aquel pais aseguraban haber estado la 
antigua ciudad de Lagos. V. la Osa. 

Finalmente consta del citado expediente que habia en una de las 
puertas de la iglesia de la villa de Alhambra una estatua de mármol 
con su inscripción romana en la basa, y otras dos sepulcrales de un 
capitán romano llamado Publico Licinio, y de Claudia, su muger ó 
hermana , encrustadas en la pared de la misma iglesia. Don Nicolás An- 
tonio halló copiadas las dos inscripciones en un códice antiguo, que re- 
mitió á su amigo el doctor Vázquez Siruela, y son las siguientes: 



PROVINCIA TARRACONENSE. 43 

GAL. LICINIANO . 'c», ^^^ ' ^uonm 

übnsük: PRAEFECTO PRAEFECTO .Us ¿.^a 

i COHORTIS. VII COHOKTIS. 11. GALLORVJVi jh 

PRAEFETORVM EQVITATE. IN lOi 

EQVITATE. IN , DACIA. TRIBVNO ^í> 

i :• i: :¡: GERMANIA »^ ¿uíitij 6 fciilti.)uj(p MjLjxvM. LEG. VII ^^ ^^^ 

'^•'''" TRIBVNO " CLAVDIAE. PIAE ''l^^^* 

MILTTVM. LTG VII FIDELIS. P. LICTNIVS^^^^ }. 

ENIAE. PIAE r.LlGINIANVS ,"T^ • 

' .. PRAEFECTO 'Ti FRATRI !^ '^ '^'' 

En ér mi^mo códice estaba copiada esta otra inscripdori, qaetlecia exis» 
tir grabada eu una lápida de la propia villa. ...i 

L. MACEDONI ^¿^^ 

"jAE. GLS. FILIA&-^;-5'X ii-í -* iijuíííjb, t?(sfífjj 
- FLAMINICAE P'^^ üá ¿t;:ii jn»; oi)n(n;i:i 

'■"V'^iTTJln GL HEDIMELEá^^^^^"*^^ ^'l "' ^ f'''''^ ^^ 

PATRONAE ; o-idmoíl hh lájüig 

^•- '■?•••••"• '^ •-•-•••• OPTIMAE • ' éjUiíit^i h'^^ 

Alicante, ciudad del reino de Valencia, puerto del mar Mediterrá- 
neo, y cabeza de partido. Llamóse en tiempo de los romanos Lucen-" 
ium, y perteneció á la región de los contéstanos. Los moros, viéndola 
destrozada por los godos, trasladaron su población al sitio en cpie ahora 
esu'i Alicante, y le pusieron este nombre, conservando enire ios histo- 
riadores el antiguo. ' '^''* 

El verdadero sitio que ocupó Litcentum^ ciudad de los latinos, está 
¿ media legua al oriente de Alicante, en una rinconada, cerca de un 
montecillo y del mar, que llaman ahora el Tusal de Manises. Refiere 
don Vicente Bendicho, deán de la colegiata de Alicante, en la crónica 
que escribió el año de iG4o de esta ciudad, y quedó inédita, hablan- 
do de las ruinas romanas que se conservan en el Tusal ,^ "que hoy se 
■ ven desde la falda de la sierra de San Julián hasta otra parte del mon- 
Mtezuelo, y donde quedan mas recientes en sus fundamentos de calles 
• enteras, pedazos de paredones fortísimos, baños, cisternas y cloacas 
»que desaguan á la mar; y en parte he hallado suelos de aposentos tan 
>» artificialmente hechos, que no tienen que ver los hechos de azulejos 
«que se usan íihora." Mas adelante prosigue diciendo: "se han hallado 
<» muchas sepulturas bien fabricadas, y en algunas de ellas los huesos de 
»los difuntos, que de muy antiguos se volvían fácilmente en ceniza; y 
»en ellos también unas escudillitas de barro con una mechera í\ modo 
»de candiles (las lucernas). Otras se han descubierto en las minas.de 
»yeso que hay á la punta de la sierra de San Julián, bien labradas , y 
"algunas medallas." Jí;¿; i kb «¿be .'_•:• cji-oia 



^4 PRIMERA PARTE:'* '' 

Con estos antecedentes y con otros que apuntan los escritores del 
reino de Valencia, después de haber examinado todas las ruinas, se de- 
terminó el señor conde de Lumiares, príncipe Pió, á hacer excavacio- 
nes el aüo de i776. Comenzando por la parte inferior de la eminencia 
del moniezuelo que mira al mar, descubrió una muralla de cantería 
romana de 8 ])ies de alto y de 56 de largo, en cuyo extremo y bajan- 
do acia la orilla del mar halló un pequeño círculo. A muy corta distan- 
cia se encentró con dos receptáculos ó baños de hormigón : el primero 
tenia i3 pies de longitud y 9 de latitud; y el segundo i4 de largo y 
5 de ancho: otros trozos también de hormigón se extendían por aque- 
llas partes, procedentes del mismo círculo. Descubrió en la parte supe- 
rior de la eminencia otro receptáculo que lindaba con un pavimento 
mosaico de i5 pies de longitud y de i o de latitud, al que cenia un 
' zócalo de cantería que formaba una grada, en la que había dos sepul- 
cros, y dentro de ellos siete medallas de bronce del emperador Maxi- 
miano, y un medallón de Gordiano Pío, con una lucerna de barro. 
Por la parle exterior de esta fúbrica corría otro j)avimenio de losas del- 
gadas de alabastro azulado y tras])arente, que tenia en derredor una 
cenefa adornada con figuras de ramos, lechuzas y de otros pajarracos. 
Encontró ademas en la mitad de la pequeña eminencia un trozo 
de bóveda, y en el umbral una estatua de matrona romana del tama- 
no natural, sin cabeza ni manos, con túnica y manto que le bajaba con 
gracia del hombro izquierdo. 

A la subida del moniecillo por el lado de la laguna descubrió cinco 
gradas y olro pavimento mosaico rodeado de trozos de pilastras, co- 
lumnas, losas de finos mármoles, y de relieve de escultura, indicios 
del lem[)lo que construyó ó re¡)aró alli Marco Popilio, según refiere 
la siguiente inscripción, que también se encontró en aquel sitio; 

' '.«r^n* a^r-5 M. VALERIO. SOLANIA ... 

NO. SEVERO. MVRE ,. i^^' 

u.b ..a.üHu ¿^í r>L '.djiú. NAE. R MAG '■ *" '^ 

ííif íjí» ti:im ,i^' > ^¿_M. POPILIVS. ONíXS .. . . ,. M 

oiíííh I .^úatÁi luuL AVG. TLMPLVM. D. S c^i itsU y oih:. , 

-nri^Gíi ,mÍh'{IfÍ tir!:;|í'/ J:;- <MílÍ<jf-i :;;n 

y se descubrió entonces crr tina huerta, distante del montezuelo l4o pa- 
sos, otro mosaico de piedrecitas azules y blancas,, que tenia, dfi largo 
i5 pies y de ancho 12 y medio. 'íÍ-'**»^ íííí£íi .-iítbnríív^ 1;,,.:, ^^ .?>? ; r-'^^' • 
.-•nrAntes de estos descubrimientos ya se habían visto en el recinto de 
esta antigua población torsos de estatuas, ídolos de bronce, sarcófagos, 
urnas cinerarias, ánforas, pedazos grandes de columnas de mármol, 
cornisas y otros adornos arquitectónicos, sellos y barros saguntínos, lá- 
pidas con inscripciones de diferentes clases, y muchas monedas que se 
habían encontrado alH de emperadores, colonias y municipios. Todo 
desapareció, y con las preciosas piedras labradas que había se constru- 
yeron casas de campo, puentecillos, divisiones de los azarbes y otras 
obras modernas. Solamente se conservan en Alicante estas dos inscrip- 
ciones llevadas del Tusal. ' .¿i;ií:;i) uí íenrr:!;: ^ 



PROVINCIA TARRACONENSE. ^Sn 

L. BAEBÍAE 1 

ROMANAE. NOBíLIS 
,fi£m ^ohtts PARDVS. SAGVN 

TíNVS. AMICISS i oht;^^^ -imlkú tíbuq ^mioh 
AMICAE OPTIMEQVE. DE SE, 'MERTTÁE ' 



,*j i i . 



/;-*'( .^Cf: 



F. G 

-'.úlJUÍmOj rj») r- 



'^ í^í '>i> '^ TADIVS. M. F ' noD lihiijñ^, «¿oib 

. ni ¿lJ ...r RVF. PRAEF. TVR ..... ' urui d iid fib 

FACIV, COER ' i'**'*ií ' í.i¿Í I Uc3 ¿rañ 

Entre otras ruinas que hay cerca de Alicante, se encontraron el 
año de 1621 una esiatuita excelente de bronce y del tamaño de dos 
palmos, que representaba un Mercurio desnudo con alas en Jos pies y 
en la cabeza, sin el brazo izquierdo, y con una bolsa en la mano dere- 
cha; el torso de un muchacho sentado al píe de una columna de pie- 
dra, y un sello de bronce con su asa y estas letras 



ABASGANTI 



También se halló por aquel tiempo en el partido de Condomina, 
junto á la Albufera, un cipo con esta inscripción: 

SICCEIA. P. L. DONaTa 
PIERO. F. SVO. Qvi 
^l> obÍJ-Zs OBIT. ANNOBYM.hi ¡oh fMvr\4J^c^^r"^ 

/i^úiíá 9:^mi.'l .OíP'IM oh XIIII. HOC. M:::::l rr?/ £i;,;b Oí - ' ' 

.ifjíUiJ'^irj. ::::::POSV:::!í*J SííJ^'j ,Oíí. j 

Almagro, villa de la provincia né la Mancha y cabeza de partido. 
Fue pueblo romano, como lo demuestran los vestigios de sus antiguos 
edificios, y esta inscripción que se encontró en ellos: 

LO. M >. 
CAE. ET. D. D 
LA, V. S 



1 / .i »■ *! 



Almansa, ciudad dTet reino de Murcia en' ¿rpartido de Villena. Per- 
teneció á la región de los íastitanos, y no se sabe el nombre que tenia 
entonces. La reedificaron los moros, y. dicen que la llamaron Meca, 
Entre las ruinas árabes que conserva se yen otras romanas de silos, cis- 
ternas, de una torre que se acabó de destruir siglo y medio hace, y de 
un muro de piedra. Se encontraron en elía né ha mucho tiempo mo- 
nedas de Commodo, Licinio y de otros emperadores. 

Almazarrón, villa del reino y partido de Murcia, situada al sudeste 
de Lorca y al poniente de Cartagena^ cerca del Mediterráneo. Su ver- 



46^ .aa^'PRiMERA PAUTE, ?o;n 

dadero nombre es Mazarron, con el ariíciilo al que le pusieron los mo- 
ros mudándole el antiguo de Ficaria^ municipio romano en la región 
de los ¿astitanos, territorio de la Deitania. 

A una legua de distancia de esta villa hay un portezuelo de mar, 
donde pudo haber estado la antigua Ficaria, pues se encontraron en él 
tres estatuas de piedra sobre sus j)edestales, é inscripciones que ahora 
se conservan en Almazarrón j y se descubrieron trozos de columnas, ba- 
sas, y molduras de piedra, pedazos de conductos de argamasa, ánforas 
de barro, y otras antigüedades. Una de las tres estatuas representa una 
diosa sentada con frutas en el regazo, y con el cuerno de la abundan- 
cia en la mano izquierda: las otras dos son de varones. Las inscripcio- 
nes están grabadas en mármol y dicen asi: 

ií* *í^ MATrI. TERRAEp '-'^-mínVtíTí 

SACRVM ^ rciM tJtr chjí; 

ALBANVS. dIsP V: ^ ' í 

a h f -i 

GENia LOCI FICARIENSI '^ ""' "^ ^ ^'^^ 
SACRVM 
ALBANVS. DISPENS. 

^finimobfloD sb. «. ' .*.?f>..'; >.: n'^idmeT 

:,«o¿:tí:CENIO. S. M. F . £l fi oi íIí^ 

SACRVM , 

ALBANVS. DISP. >Oíg 

Almazoha, villa del reino de Valencia, partido de Castellón de la 
Plana, del que dista una legua corta sobre el rio Mijares. Parece hubei" 
sido pueblo romano, pues conserva estas tres iascn¡^cicncs. 

„{,;,.,,, ..I, ... • CN. CORNEL ^r ... . 

^^^^v='^^*^ ^«^ ^- • SATVRNINV,. ,^,^^^., ,oüf:..oí oídt>mí airí 



AGILE::: 
SVRAE. F. MA 







FVLVIAE. TE. ANN::::::: 


^19^1 . 




F. VERVS. VX. CARISSIMAE 


F.'m ' 

.ÍVv 




FIDELISSIMAE 


->;•■< 


M. SERG 


~-<. :■ : 


* . . 


ATERNO. AN. XXX:::: 


- 




M. SERG 


^^f^ht'é 


U Kb;. 


::::VMIDA. LTB 


¡-■vr^ íj'^ 


.uéaJilfHiiVi 


. ::::PT1M0. ET. SIBI «,n 



'iJttt tíÚ 



^h' 



•íin-»íiínq iíT / fyiCiJ .)!, 



PROVINCIA TARRACONENSE. 47 

Almedijar, j)ueblo del reino de Valencia. V. Alcalá de Gisbert. 
AljMedina, villa de la provincia de la Mancha, partido de Infantes, 
de la orden de Calatrava en el campo de iVIontiel. Ya se conoce por el 
nombre que la dominaron los moros: quitáronle el antiguo que tenia 
entre los carpetanos ^ le pusieron el que ahora tiene, y la adornaron con 
grandes edificios. Se distinguen entre sus ruinas varios vestigios roma- 
nos. Tales son los cimientos y parte de sus murallas, que son muy an- 
chas y de piedras labradas, y una lápida cuadrada en que está grabada 
la siguiente inscripción. 

... v.nir -/IMP. CAESARI. DIVI. HA 
"^ DRIANI. F. DI Vi. TRAIANI. PAR 

TUICI. NEPOTI. DIVI. NERVAE 

PRONEPOTI. TITO. AELÍO. HAD 

ANTONINO. AVG. PRO. PONTIF 

MAX, TRIR POT. VT. IMP. T! 
COS. P. P. D. D 

En el cerro de Gallizno, término de esta villa, permanecen las rui- 
nas de una fortaleza, cuya construcción es de piedras de á dos varas de 
largo y de una de ancho, sin mezcla de cal ni de betún que las una. 

Almenara, villa del reino de Valencia, partido de Castellón, situada 
en un valle, distante poco mas de una legua de Murviedro y del mar, 
en la falda de un monte, en cuya eminencia están las ruinas de un fuer- 
te castillo, del que dice el P. Diago que le llamaron los romanos Cas- 
truní álbum ^ y lo confirma el príncipe Pió. Pertenecía á la Edetania, 

Aunque las inscripciones romanas que hay en esta villa pudieron 
haber sido trasladadas de la vecina Sagunto, como se llevaron á otros 
pueblos cercanos para reparar sus edificios, los descubrimientos hechos 
en esta villa manifiestan desde luego que fue población romana: tales 
son los cimientos de un monumento sepulcral, parte de un pavimento 
mosaico, y diferentes monedas de Adriano, Antonino Pió y Gordiano, 
y de las colonias Celsa, Illi'ci, Ilerda, Cartago nova y Córdoba. 

Al oriente de esta villa, y á poco mas de media legua de distancia 
caminando acia la costa, hay un montecillo llamado Deis Estans, y en 
la superficie se encuentran ruinas romanas y otras antigüedades, fíense 
Estans (Deis). 

El príncipe Pió copió en Almenara el año de i788 las inscripcio- 
nes siguientes: 

MATERNO Q. aiDIVS 

APERPETV NARCISSV 



PIISSIMO 



ClNIVS. C. L. 



SIBI:::::AF 



DVS. AN. LXX. SIB LIaES. L 

ET. CALPVRNI^ 



TALENI. VX. AN. L* ü 

y p CILIVS. lAlLARROK 



ANN. XXV 

PlIL 
VXKF 



48 ' ^ ' PRIMERA V A R T E.'" '^ ^ ^ 

Alpera, villa del reino de Murcia, partido de Villena. Perteneció en 
lo antiguo á la Bastitania. Mantiene antiguas argamasas y las ruinas de 
una fortaleza. Se descubrió en él gran copia de monedas de varias cla- 
ses, y una acuñada en Turiaso, ahora Tarazona. 

Alquería, pueblo pequeíio del reino de Murcia. V, Cingla. 
Altea, villa del reino de Valencia, partido de üenia, situada entre 
Cabo-Martin y Alicante, cerca de la costa del Mediterráneo. A la dis- 
tancia de poco mas de un cuarto de legua y al norte hay un partido de 
tierras que llaman Altea la vieja, en el que se ven vestigios de fábricas 
romanas y piedras labradas, y en donde se encontró una urna cineraria 
en forma de pedestal, que tiene en el neto un pájaro y otros signos real- 
zados del sacrificio, con estas letras: 

DIS. MANIBVS. SACR:::: 

Es de mármol azulado obscuro, y consta de 2 pies y 1 pulgadas de 
alto, 2 y 6 líneas de ancho, y de 1 1 y 3 líneas de grueso. 

También se hallan antigüedades romanas en otros puntos de la ju- 
risdicción de esta villa: en la partida de Cap-Negrete, distante un cuar- 
to de legua y al levante de ella, pasado el rio, trozos de inscripciones, 
ladrillos grandes, fragmentos de urnas, ánforas, barros saguntinos, y mo- 
nedas ; y lo mismo en las otras colinas de la otra parte del rio. Hay 
quien sostiene con crítica y juiciosas observaciones que todos estos ves- 
tigios y ruinas son de la famosa y antigua ciudad de Jltea^ capital de 
los olcades, cuya región se extendía hasta las costas del Mediterráneo; 
pero esta villa pertenece á la de los contéstanos. 

Aravi, aldea del reino de Murcia. F^. Yecla en este convento. 

Archena, villa en la vega del reino y partido de Murcia, cerca del 
rio Segura y de Orihuela. Llamáronla los romanos argüía, según al- 
gunos, y pertenecía á la región de los hastilanos. Permanecen en ella 
vestigios muy señalados de su antigua población y de sus termas, como 
son fuertes paredones de argamasa, restos de un castillo de la misma 
materia, basas de columnas de piedra muy parecida al granito, y tro- 
zos de las que sostuvieron las termas ú otro edificio público. Se encon- 
traron en su terreno monedas imperiales, como una de Tiberio acuña- 
da en Segobriga, jarros de barro ligeros, firmes y delgados como ua 
cartón, picheles verdes y amarillos de lo mismo con cuello y asas ele- 
gantes. En uno se figuraba una liebre corriendo, acosada de un perro; 
en otros el ápice y demás signos pontificios; y trozos de platos, tazas, 
ánforas, urnas y lucernas, todos marcados coa las cifras siguientes de 
los alfareros saguntinos. 



MMEN le. M (N) 



LVCE 



OF. MRRA O. LMATE 



No hace muchos años que se desenterró en el baño que llaman de 
los Hombres una lápida que decía en substancia, que "Cajo Cornelio 
«Carito y Lucio Hejo Labeon, duumviros, restablecieron los baños por 
«decreto de los decuriones." 

Ares del Maestre, villa del reino de Valencia en el partido de Mo- 
rdía. Refiere el doctor Pero Antón Beuter en su crónica general, que 



PBOYINCIA TARR ACÓNTENSE. 49 

los españoles erigieron en esta villa un templo á César Augusto. Si es 
cierto, estará sejmltado debajo de tierra, y para descubrir sus cimientos 
seria preciso hacer excavaciones. í í.i^- «Vi-io v^ vV. 

Arganda, villa de Castilla la nueva en la provincia dé Toledo y dél 
partido de Alcalá de Henares, de la que dista cuatro leguas, y otras 
cuatro de Madrid. Hay en ella rastros de un edificio romano á manera 
de castillo , y en la parroquia de esta villa se conserva una ara que sirve 
de peana á la pila del agua bendita, con esta inscripción: a 

, oi^ L RVFINVS . ^..(iVy 

^ ijq orf!>iffj NYMPHIS d oh rh'^L'í fi\ iÚj d}-i*iwp 

VARCILENS ' :9Ui9Ííi§iaal 
iV: L. 6 

Dicen que se llevó alli esta ara del despoblado de Valtierra, que no está 
lejos de la villa, y quieren que en este despoblado haya estado el mu- 
nicipio Varcilense. Pero otros afirman que fue de un campo llamado 
Varciles, distante seis millas de Toledo sobre el Tajo, donde aseguran 
subsisten ruinas de antigua ciudad. Sea de esto lo que fuere, lo cierto 
es que quien escribió sobre este asunto fue el conde de Mora, sectario 
de los embrollos del jesuita Gerónimo Román de la Higuera. 

También dicen que se conserva en casa de un vecino de esta misma 
villa un trozo de columna miHaria, que asimismo quieren haya sido 
llevada del campo de Varciles. La inscripción que contiene dice asi: 

IMP. NERVA 
CAESAR. AVG 

TRAIANVS 

GER. PONT 

MAX. TRiB a ní>^&q 

POT. HIT. P. P '■> 

COS. 11. RESTI ^J 

TVIT. A. COMPL '* 

XIIII ^ 

Ascoi (Sierra de) en el reino de Murcia, cerca del rio Segura y ¿^ 
la villa de Cieza. Hay al pie de ella vestigios de una antigua población 
que Tito Livio llama ^scua, ciudad de la Bastitania^ en la que dice 
que Asdrubal dejó mucho trigo antes de entrar en el terreno de sus ene- 
migos. Están los vestigios sobre unos cerros bajos inmediatos á la sierra, 
y son trozos de muralla antiquísima, otros ya petrificados de paredes, 
bajando de los mismos cerros acia poniente, y tres sepulcros de piedra 
que se descubrieron el año de 1 739 en una huerta de la villa de Cieza 
al oriente, muy poco distante de los dichos cerros. En uno de los se- 
pulcros, que destrozaron, se encontró parte de una inscripción romana 
del tiempo de Trajano. 

Aspe, villa del reino de Valencia, partido de Orihuela: está situada 
en un pantano, no distante de Elche. Llamábase en tiempo de los ro- 
manos Aspis ó JaspiSy acaso por los muchos y buenos jaspes que hay 

G 



So P R I M E R A P A R T E. 

en su distrito, y pertenecía á la región de los contéstanos. Tiene un cas- 
tillo desportillado, trozos de un acueducto, y paredones de argamasa. 
^spis era la vigésimatercera mansión del camino militar que venia de 
los Pirineos á Gazlona. /orjn .tA\v.Li)ñt\ 

,i» AsüEVAR, lugar del reino y partido de Valencia. Al mediodía de este 
^pueblo y á media legua de distancia están los campos que llaman de 
Zorrila, donde permanecen muchas piedras labradas, cimientos de hor- 
migón y trozos de cornisas, y de donde se sacaron lápidas en abundan^ 
cía con inscripciones romanas, como la de mármol obscuro de un pie 
y 7 pulgadas de alto, y de 1 1 pulgadas de ancho, colocada al lado iz- 
quierdo de la puerta de la iglesia de este mismo pueblo, en que se lee 

lo siguiente: 

VARVIA 

VARVI Q F 
fi- .- * ' 'f r . ' RVSTICA 



?f^ 




i.\-. f ! í ; 








nfiV 


OínÍDía 
/ 



' A^ XXII 

H. S. E 

'. Ateymus, pueblo pequeño del reino de Valencia en el partido de 
'l)enia, cerca de Gandía. Beuter le llama Arthemisium ^ nombre que 
también dan á Denia y al Cabo-Martín en la Contestania. Tiene ras- 
tros de haber sido población romana, y un sepulcro á manera de tor- 
*recilla con esta inscripción: ,' 

^ • '* BAEBIAE 

III. QVI. FAE 

EX. TESTAMENTO 

SVO 

Parece haber pertenecido á la familia de los Bebiosj de la cual hay 
otras lápidas en Murviedro, Valencia y Alicante. El año de i5o6, es- 
tando labrando la tierra, se encontraron en el distrito de este pueblo, 
debajo de una piedra grande y redonda, tres excelentes bustos de már- 
mol de un varón con casco, de una matrona romana, y de una joven 
con los cabellos trenzados, que el duque don Juan de Borja colocó en 
su palacio de Gandía. 

Aygues, pueblo pequeño del reino de Valencia, situado entre cerros, 
poco distante de Alicante y del Mediterráneo. Sobre uno de estos cerros 
se conserva una torre con sus cuatro paredes de piedra y argamasa, que 
parece haber sido romana cuando pertenecía á la región Contestania. 

Ayora, villa del reino de Valencia, partido de Cofrentes en la fron- 
tera de Castilla, llamada en tiempo de los romanos Auriola 6 Jaura^ 
y pertenecía á la región Bastitania. Conserva vestigios de antigua po- 
blación y lápidas con inscripciones romanas. ornu; víííti ^'^Mr . ^ , ; 
En un sitio llamado Funde ó Hunde, distante dos leguas de esta 
villa, también hay ruinas y otras señales de pueblo antiguo; y en otro 
cerca de allí, que nombran los Arcellares, se descubrió una piedra cua- 
drilonga de 7 píes de largo y de 2 y medio de ancho, con una inscrip- 
ción dividida en tres partes de esta forma. i 



PROVINCIA TARRACONENSK 

VALERIVS 

RVCIVS. V 

A. LXXX 



:::::::::EX 
^ VITA. A. XX 



'P2 

HIG. S. E. S. T. I,» 




hosoiJia^ G. ANTONIVS ' m'ikMyiqPO 

CONSVL n^iSi.íWJAa 

AzuQUECA. F'. Oreto en este convento. 

AzuTAN, villa de la provincia de Toledo en el partido de Talaveía. 
Entre ella y los lugares vecinos de la Estrella y de Aldeanueva de Val- 
barro, cerca del rio Huso, hay un despoblado con ruinas de edificios 
romanos. Hace pocos años conservaba la mayor parte de sus murallas 
de sillares, una ó dos puertas, y un postigo con salida al rio. Todavía 
se ven los cimientos de las casas y se distinguen las calles. En una co- 
lina inmediata, á cuyo pie corre el Huso, descuellan grandes trozos de 
un castillo ó fortaleza, y los naturales de este pais quieren que haya 
estado alli la ciudad de los vascos por haberlo dicho el P. Román de 
la Higuera. Si fuese cierto, perteneceria á la región de los carpetanos, 
*- Baeza, ciudad del reino de Jaén en la Andalucía alta, y cabeza de 
partido. Tuvo diferentes nombres en tiempo de los romanos, cuando 
pertenecía á la región de los creíanos, Beaíia, Bíacía, Becula, y Apia- 
no Alejandrino la llama Baetica : pero todavía no está decidido si hubo 
algún pueblo con este nombre, á pesar del empeño de Rodrigo Caro 
en querer atribuirle á Utrera su patria. Lo mas natural y creíble es que 
la provincia Bélica le haya tomado del rio Baetis y no de ciudad ni 
pueblo alguno. Polibio, Livio y Plutarco refieren que Escipion el joven 
dio en Beatia una sangrienta batalla á los cartagineses el año 545 de la 
fundación de Roma, en la que murieron 8v5) de estos, y fueron prisio^ 
ñeros iov9 infantes y 2^ caballos, de los cuales la mayor parte eran 
españoles,, á quienes Escipion envió libres á sus casas. 

Mantiene vestigios de su antigua población entre las ruinas de va- 
rios edificios con que la enriquecieron los moros, y lápidas con inscrip- 
ciones romanas, de las que don José Luis de Velazquez, marques de 
Valdetlores, copió las siguientes: -j 

SACRVM D M S '" 

lO^I M. CLODIO i 



C. FLAVIVS. C ANN. XLV 

FLAVI. FAVSTI. LIB p, ¡^ sVIS 
., CORIDON_OB n ¿ E 

HONOREM. VRATvS S X. T. L 

Ga 



•r 



,f' 



■:i.j'.-./) 



5a - PRIMERA PARTE.- • • 

Q. LVCRETÍ. Q. L. F. SILVANVS. AVGVSTALIS. OB 
HONOREM. DEORVM. IDEMQVE. DEDICAVIT 

Baezuela , despoblado del reino de Jaén , distante tres cuartos de le- 
gua de Baeza, entre norte y oriente, á mano derecha del camino que 
va desde esta ciudad á la ermita de nuestra Señora de la Yedra. Hubo 
en él una ciudad á la que los oretanos llamaban Becila, cuyas ruinas 
todavía se descubren alli. 

Banage, despoblado de la provincia de Toledo. J^. Rielbes. 

Barajas, villa de Castilla la nueva, provincia de Madrid, de cuya 
capital dista dos leguas. El año de i575 conservaba un trozo de colum- 
na con su capitel, y tenia grabada esta dedicación: 

I. O. M ,^ -^ . 

.fcnví-r.Tnb r.hírnq ía fr-^COELI. MELIS ,v, ^^-^^^^ 

4*7 ab fivr)fiiiBo{>í/. ah y üí S. L. T Í V ; lí ) nlíiH 



') i'^rxi: 



No sé si aun existe. También se descubrieron entonces en esta misma 
villa varias monedas de bronce con el nombre de Trajano. 
-o JBarchin ó Brachin del Hoyo, pueblo de Castilla la nueva en la pro- 
vincia de Cuenca, partido de San Clemente, y cerca de Bonache de 
Alarcon. Tiene ruinas de un castillo muy antiguo; señales ó vestigios 
de población romana, que pertenecería á los confines de la Carpetaniuy 
y una cueva en la que se encontraron muchas antiguallas. 
?»f) Bascos, pueblo de Castilla la nueva, distante una legua de la villa 
Puente del Arzobispo. Los vecinos del pueblo quieren que haya sido la 
capital de los vascos, como los de Azutan su villa, porque hay en este 
pueblo trozos de grandes edificios, de un castillo, ladrillos de extraor- 
dinario tamaño, y fuertes cimientos de argamasa. Lo mismo pretenden 
con igual motivo los habitantes de la aldea de Fuentelupio. Ya lo ha- 
brá decidido el P. Román de la Higuera. /^. los artículos de estos dos 
pueblos. 

f-f Bayona, cerro de Castilla la nueva en la jurisdicción de Huete. Se 
ven sobre su planicie ruinas de muralla, cuya circunferencia es de 
3v2) varas, poco mas ó menos, y su espesor de 7 pies, y de otros edifi- 
cios antiguos. Se conservan ademas en su recinto fuertes paredones de 
yeso, que es muy abundante en aquel terreno, y se encuentran barros 
saguntinos; todas señales de población romana. El P. Higuera quiso 
asegurar que alli había estado el antiguo Hístronium de Tolomeo; pero 
como también le redujo á la villa de Caüavete en la Mancha, no me- 
rece crédito alguno. Al señor Cornide, que examinó las ruinas, le pa- 
recieron mas antiguas que la venida de los romanos á España. Y don 
Juan Francisco Martínez Falero, que también las vio, dice en un 
discurso que anda impreso en el tomo IV de las Memorias de la 
real Academia de la Historia, que en caso de haber habido Mun- 
da y Certima celtibéricas , como pretende el P. M. Risco en un 
papel que imprimió con el título de estas dos ciudades , y de ser 
ciertas las inscripciones miliarias que copió Muratori , y á las que puso 



PROVINCIA TARRACONENSE. 53 

epígrafes el señor Valenzuela, pudieron haber sido estas minas de 
Miinda la celtibérica. De haber habido tales ciudades en la Celtiberia 
no debe quedar duda, pues que Tito Livio afirma en la Década 4«% 
libro I o, capítulo 2?, que el pretor Tiberio Sempronio Graco, en las 
conquistas que hizo en esta región el año 575 de la fundación de Roma, 
pasó á las últimas partes de esta misma región, entre Tajo y Jucar, 
donde se apoderó por la noche de Munda y de la poderosa ciudad de 
Certima, como él la llama. V» los artículos Alconchel y Cabeza del 
Griego en este convento, aunque no deciden á cuál de las dos ciuda- 
des celtibéricas pertenecen las ruinas del cerro de Bayona. 

Bayona de Tajuña, por estar á la orilla de este rio en Castilla la 
nueva, y en el condado de Chinchón, cerca de esta villa. Se llamó 7¿*- 
tuacia ó Titultia en tiempo de los romanos, y perteneció á la región 
Carpetania. Tiene vestigios de población antigua , pues conserva ruinas, 
y se encontraron en ellas inscripciones y otras antiguallas. Garibay le 
da el nombre de Hippo, en cuyos llanos, refiere Tito Livio, vencieron 
los carpetanos á dos ejércitos romanos el año i84 antes del nacimiento 
de J. C. Ambrosio de Morales poseía un anillo de oro que se encontró 
en esta villa coa estas letras grabadas en su frente. 

cvqíti&a ííy Vf d ¡o bh aiiié^ VTERE. FELES, j,j y, ^¿¡^ 

na tia^ij fiüi SIMPLICI i ^i/p 

■:,-;' ^ .-•. i - 

que quieren decir que el platero, ó quien le regaló á Simplicio, le do- 
ciarsúsale felizmente, ó por muchos años, como ahora decimos. <ki"5 
En Titultia estaba la décimanovena mansión del camino militar 
que iba desde Mérida por Salamanca á Zaragoza: la quinta de otro que 
también iba desde Mérida á Zaragoza por Toledo: la undécima del que 
procedía desde Astorga por Cebrones, y terminaba en Zaragoza, y la 
décima del que salía de Mérida para Zaragoza, y pasaba por Fuenllana. 

Baza, ciudad de la provincia de Granada y cabeza de partido, dis- 
tante siete leguas de Guadix en la Andalucía alta. Llamáronla los an- 
tiguos Bastí, y fue capital de los bastitanos^ cuya vasta región se ex- 
tendía hasta la Celtiberia. Amilcar la sujetó el año de 5i 8 de la funda- 
ción de Roma. Aun conserva vestigios de edificios romanos en medio de 
otros árabes, y varías inscripciones. Cerca de esta ciudad están las rui- 
nas de la antigua Basti, en donde se descubrió el año de 1 8o4 una tabla 
de mármol con un Mercurio de relieve esculpido en ella, y una dedi- 
cación votiva de Cornelío Materno. Basti fue la vigésimanovena man- 
sión del camino romano que venia desde los Pirineos hasta Cazlona. 

Bejijar, villa del reino de Jaén en el partido de Baeza. Fue ciudad 
muy antigua, y el célebre municipio Burginatum ó Burginatensc de 
los oretanos, cuyas ruinas ostenta. 

Belmonte, villa del partido de Cuenca en la Mancha alta. En un 
despoblado de su término llamado la Torrecilla se desenterraron ci- 
mientos de población antigua, que pertenecía á la región de los celtí- 
heros, y dos urnas romanas de barro. 

Benaguacil, pueblo del reino y partido de Valencia, distante tres 
leguas de su capital y una de Liria. Conserva ruinas de un castillo y 



54 -^^^ PRIMERA P A R T E. / <mI f 

tres inscripciones fomanas que copia Diago. Pertenecía á la región de 
los edetanos. 

Benavides, aldea del reino de Valencia, cerca de Murviedro. Se co- 
noce haber sido pueblo romano, pues conserva un sepulcro de mármol 
con relieves, inscripciones, y grandes trozos también de mármol con 
molduras. Correspondía á la Edetania, 

■>' Beniarjó, lugar del reino de Valencia en el partido de Denia. Tiene 
señales de haber sido pueblo romano, ])ues se mantienen en él piedras 
labradas é inscripciones. Una de ellas dice asi (i): ¿ ^^^ o^isurJ 

y\ C. P. CLA. NVMI " 

:{^;io AN. LXXXX. H. S. E * ., 

POMPEIA. ASTEROE .i| xm sm\UvV;V 

,' • : i;; . ni! v" . ,;. . ,:. PATRONO. B. M ' x^x^vt ^nstT .súv ^ 

A v:ÚÍ:kO ..rllfiíiiiihib ..^ .F.^G; S. T. T. L ■ '' ■ o¿ ^ 

01 Benicalaf, lugar del reino de Valencia en el partido de Castellt ':í^ 
distante media legua de Almenara. El príncipe Pío copió el año de 1 788 
dos inscripciones que halló en él grabadas en dos mármoles obscuros. . 
Benifairó de Faura ó de las Valletas, pueblo del reino de Valen- 
cía. Al mediodía y á un cuarto de legua distante de él hay un campo 
que llaman el Antiguo ó la Antigüedad, por las muchas que tiene ea 
su distrito, á saber: piedras labradas, fragmentos de fustes, basas y de 
capiteles de columnas, trozos de hormigón, casquillos de barro sagun- 
tino, el torso de una estatua togada, pedazos de pedestales, y lápidas 
con inscripciones. Una de ellas dice asi : W^ K^ íiésij'.i 

CÓRN. M. F. MAXIM 

CORN. MAXIMVS 

M. CORN. L0NGINV3 

M. CORN. MAVRVS *^^ 

L. CORN. MAXIMVS 

L. CORN. MODESTVS 

L. CORN. DENTÓ ^ , ...^ 

L. CORN. RVFVS 
; L CORN. MATERNVS 

-\- L. CORNELIVS. SILO 

CORNELI. L. F. LVCIA , 

GENITI 

El príncipe Pío copió el fragmento de esta otra: 

PVBLÍC| 
PAEZ\| 



(l) Cuando la copió el príncipe Pió estaba muy ^etei^iorada , de «aerte que no se podia leer 
en gran parte. ; { :; ,■ í;-. íí :-/. i .' .\ .^^\: tsv '/' -.-.V, {\^.,: 



PROVINCIA TARRACONENSE. U 

Berrocalejo, aldea de la Puebla de los Naciados en lá provincia áe 
Toledo, obispado de Avila, distante una legua al poniente de Talavera 
la vieja. En su término y al lado de mediodia, junto al Tajo, hay una 
gran peña que llaman Peñaflor, y enrededor de ella muchas ruinas <le 
población romana que pertenecía á los carpetanos^ y lápidas con ips* 
cripciones, en las que, por estar gastadas las letras, solamente se {lue- 

4e.leer .. ., ^ ^: ^ d oh 

'ñ^i tíbihmn ^únSL .v SALERIVS ,v^ nwkrnrJI ai íujji 5*vv<\»\ 

-t;> dü tHtií fet)I aí> ^tiaütun't iioi VALERIVS ab ao^o ít^yú^áu?. iffüUrR íoig 

•^.L •■:i:' ^-r-i ?(in9 »í; lílT . IVLIA ' "> - " ' ' ^3 

.,1'T .1. • FELICITAS ' "^'i» 

-. Bexís, pueblo del reino y partido de Valencia, situado en la cóiK 
fluencia de los rios Canales y Palancia. Se llamó en lo antiguo Bergi^ 
y era de la región de los edetanos. Tiene rastros de población romana 
en su recinto, en sus cercanías y en el inmediato del collado Alcaidon, 
y algunas inscripciones. El conde de Lumiares copió la siguiente: 

C0R>ELÍÁ:'??; « 

ACIDA. N. XXX 

H. S. E v^ 

G VICCIVS. VR 
B/VVS. N. L. 

H. S. E 

BiAR, villa del reino de Valencia, que confina con el de Murcia por 
el norte, y pertenece al partido de Jijona. Llamábanla los romanos ^pia- 
rium y era de la región de los contéstanos. Tiene ruinas de un castillo 
en lo alto de un peüasco, varios algibes, y cercas de argamasa que la 
rodeaban. Todavía es muy celebrada la miel de Biar, que viene á 
Madrid en unos tarritos de barro, cuya figura, signos y adorno son ves- 
tigios de los vasos sagun tinos. ' i:^ 

BiENSERvmA, villa de la Mancha en el partido y montes de Alcaíráz. 
A una legua de distancia de ella subsisten las reliquias de un castillo 
que llaman de Turruchel, y los cimientos de una población romana, 
perteneciente á la región de los carpetanos. ,.-\-vy. wlrifn / ,»•» 

BiGASTRO ó Lugar nuevo , aldea del reino de Valencia , distante uiía 
legua de la ciudad de Orihuela al sur. Al poniente de esta aldea están 
las ruinas de la antigua Bigastruní , en los confines de la región Basii- 
tana por aquella parte. Lo son de una torre trozos de argamasa de 
un espesor extraordinario, de varios arcos de sillería, unos altos y otros 
debajo de tierra en un magestuoso medio círculo, que tal vez fue tea- 
tro. El suelo de la })lazuela de la parroquia está entretejido con arga- 
masas, las que vuelven á parecer en las calles y en los ángulos de las 
casas á la altura de uno y dos palmos. Con la excavación que se hizo 
poco tiempo há en una haza de tierra próxima á esta aldea, se desen- 
terraron los cimientos de unas termas romanas, que figuran pequeñas 
estancias para los baños, unas cuadradas y otras esféricas; lejas y ladri- 
llos de diferentes formas y tamaños, y una multitud de cascos sagun- 



56 .3 8'/i»RIMERA PARTE. 0;TT 

tinos. Según la relación de un anciano, que se refería á su abuelo, se 
extendía la población hasta unas quintas que distan de alli un cuarto 
de legua, en cuyo distrito decia haber habido inscript iones romanas. 
Bígastrum era ciudad poj)ulosa en tiempo de los godos, con silla epis- 
copal, que después se unió á la de Cartagena. t»ífp £«íiiuOf fiüÍ3Bk<>,(} 
. BirxHES, pueblo del obisj)ado de Jaén en el arcíprestazgo y partido 
de Baeza. Pertenecia en tiempo de los romanos á la región de los ore- 
tanos, que le llamaban Ahula Augusta ó Babila. Entre muchos vesti- 
gios árabes subsisten otros de la dominación romana, de los que se sa- 
caron algunas antiguallas é inscripciones. Una de ellas era una dedica- 
ción de la esfatua de Tito César Augusto, hijo de Flavio Vespasiano, 
emperador, pontífice y censor en el VI afio de su potestad tribunicia, 
seis veces cóbsul, erigida por decreto de los decuriones^ y esta otra co^ 
piada de los. manuscritos de Jimena;iíi'^s Y-^'^'*^!^^^-^ *í'" ^Í Úí &i':itx\n:i!í 
luifóiítüi itolübitioq ^«i» raiííhi ;)i< ./nanVsVi .h)Í yb íioiíirt fii sb fi'ia / 
«nobii.ríA oljíjlíp-^ lof) olcihoínn^iCToi^-I^^j' •'> >m no ^.vqr^s-T jj?. ns 

C. SEMPRONIVS. GEN : : : : NIVS 

C. SEMPRONIVS. CARINVS 

C. SEMPRONIVS. GRAGVS 

C. SEMPRONIVS, MAVRVS 

C. SEMPRONIVS. SINEROS 

a SEMPRONIVS. FIDELIS 

fí. VIR. AVGVSTALES ^ , .. 

^ft^ íimtíM éff'fe irACCEPTO. LOGO. PEGVNIA ortioi hb t.fííy ^ffAiíT 
-\C'^. í'oanraoi m\ dsi EORVM. D. D. D. D [ k^i^n^i i ^t ^ ,-;aof; í> 
«>Hi]í'.t.:i í?>f 'Á^ ííííni: . ,>A>v v-.'.iAk\\vjf.oi ■.;. noí;L;'v; /..; ■:'.* ms v .vr..-.. . 

j ! BoL\Ños, villa de la orden de Cálátráva en la Mancha y en el par- 
itido de Almagro. En la mitad del camino desde esta villa á la de Al- 
magro se ve el asiento de un pueblo romano, que pertenecia á la re- 
gión de los oretanos, donde se desenterraron muchas monedas impe- 
riales; y á dos tiros de ballesta de Bolaños, acia el mediodía, se ha- 
llaron, entre los escombros de otra antigua población, sepulcros de pie- 
dra, balanzas con sus pesas de hierro, ídolos de bronce, vasijas de bar- 
ro, y medallas de emperadores y de colonias. Por último, en la falda 
de la sierra del Pradillo, que también está en el término de esta villa, 
se descubrieron el año de i576 pesas de bronce y otras antiguallas 
domésticas. 

' BoRRioL, villa del reino de Valencia, partido de Peñíscola, distante 
once leguas de su capital y tres de Castellón, situada al píe de un cer- 
ro, en donde ise conservan las ruinas de un antiguo castillo. En la pla- 
zuela de la ermita de San Vicente, que está en el término de esta villa, 
hay tres grandes columnas miliarias, y en una de ellas está grabada esta 
inscripción. • * < ! '^ • • ■ ^> 

IMP. CAES. CMESIO 
'. Q. TRAIANO. DEGIO 

-"•'^' INVICTO. Pío. FELIGI. AVG 



PROVINCIA TARRACONENSE. §^ 






DACICO. MÁXIMO. PONTIFIC 

MÁXIMO. TRIBVnIcíAE 

POTESTATE. ÍI. COS 

n. P. P. PROCS. ET. Q. HERENNIO 

ET. RVSCIOMESION. NOBILIS 

CAES. VIACVR 
CXIX 

Desde este sitio se trasladó otra inscripción á la villa de Nules, en don- 
de permanece en la calle de San Francisco. /^. Nules. 

BüGARRA Y Caudete, csta es una villa del reino de Murcia, y aque- 
lla su aldea, distantes entre si media legua. Bugarra, aunque aldea, es 
muy antigua, y su población se extendia hasta Caudete. Llamábase en- 
tonces Biggerra Bastitana, y la sitiaron los cartagineses por ser aliada 
de los romanos; pero estos obligaron á aquellos á levantar el sitio ej 
año 539 de la jfundacion de Roma. Sus actuales ruinas son cimientos., 
paredones fuertes, argamasas, hormigones y gruesas paredes que llegan 
hasta Caudete, donde se encuentran monedas imperiales, y se descu- 
brió en el siglo XVII un oso disforme de piedra sobre un zócalo, urnas 
cinerarias, armas antiquísimas y algunas alhajas de oro, 
,, BuGEJAR, pueblo del reino de Murcia, distante cinco leguas de Cara- 
Taca. Dicen que fue el municipio Burginicium de los bastitanos. Con- 
tiene en su recinto piedras grandes labradas y cimientos de grandes 
edificios, y no hace mucho tiempo se descubrieron en él cascos y ur- 
nas de barro. £n un cerro de su término hay ruinas de una antigua 
fortaleza. 

BüiTRAGO, villa de Castilla la nueva en la provincia de Guadalajara: 
está situada en un ameno valle, á la falda de Somosierra. Pertenecia en 
lo antiguo á la región de los carpetanos, que la llamaban Litabrum p 
Lhabrurriy ó Britablum^ de la que se apoderó el pretor C. Flaminio 
el año S6 1 de la fundación de Roma. Todavía se descubren en ella al- 
gunas antigüedades romanas entre las árabes de que abunda. 

Bullas, villa del reino y partido de Murcia. Se conservan en sus in- 
mediaciones inscripciones romanas y las ruinas de un pueblo antiguo, 
al que quieren también llamar fíbula algunos geógrafos modernos, con 
la que serán tres las Abulas de este convento Cartaginés. La de Bullas 
pertenecia á la región de los bastitanos. Bien podrá ser que esta , la de 
Albacete y la de Bilches sean distintas, porque en el dia tenemos en 
España varios j)ueblos con el nombre de Alcalá, de Villafranca, &:c.: 
á mi m^ basta saber que en todos tres hay ruinas y señales de haber 
sido poblaciones romanas. 

BüRRiANA, villa del reino de Valencia en el partido de Castellón, 
cerca del rio Minjares y de la costa del Mediterráneo , conocida de Iqs 
romanos con el nombre Sepulaci, en la región de los edctanos. Conser- 
va algunas reliquias de su antigua población, y fue la décimasexta iníw- 
sion de la via militar que venia desde los Pirineos á Cazlona. ,',^ 
Hay en su término otro pueblo asolado que llaman Vinaraguel, y 

H 



^ 3 ? /T p R I M E R A P A R T E. -* '' "^ 

tiene algunas antigüedades romanas, entre las cuales se descubrió esta 
inscripción: 

SI. CILIAE. AN. XXXX. LY 

PINVLAE. MATRI. ET 

ONESIMNIE. SORORI. PUS 

SIMIS. AN. XVIII 

Gabanes, villa del reino de Valencia, partido de Peñíscola, situada 
en la falda de un cerro, próximo á otros de menor altura. Cerca de 
esta villa, caminando al norte, se ve un monumento romano, colocado 
en una llanura. Es un arco triunfal de mármol pardo, y los sillares 
están perfectamente sentados sin señal alguna de mortero que los una. 
Tiene 3o palmos de alto y i8 de ancho. Desde el suelo hasta el arran- 
que del arco hay i9 palmos: forma este un medio círculo, compuesto 
de catorce dobelas de 2 palmos de alto y 4 ^^ largo cada una , con la 
correspondiente latitud para formar la curva. Los lados de los pilares 
ó pilastras son desiguales, y tiene cada uno 4 palmos en lo interior del 
arco y 5 en los que miran al norte y mediodia. Los basamentos é im- 
postas presentan en cada lado un palmo mas que las pilastras, y el or- 
nato de una ancha moldura. 

En uno de los postes se colocó, no sabemos cuándo ni con qué mo- 
tivo, el escudo de armas de Aragón con su corona, sin tener relación 
alguna con el objeto de la erección del arco. Se conoce que estuvo mas 
adornado en lo alto y en lo ancho, y en el dia está aislado, que no pa- 
rece haber sido asi en el principio por los vestigios que tiene á los lados. 

En un pozo inmediato hay tres pilas socavadas en tres trozos de 
columnas, otras columnas enteras y pedazos de capiteles, de lo que se 
puede inferir que sirvieron en este monumento. Se descubren ademas 
por alli fragmentos de ladrillos, de ánforas y de otras antiguallas, entre 
las cuales se halló una piedra de un pie y 2 pulgadas de alto y de 
9 pulgadas de ancho con estas letras: 

prIvat 

CALPVR 

NIAE V 

'■ : ZANEFI 

Cabeza arados, villa del campo de Calatrava en la Mancha y en el 

•partido de Almodovar del Campo, de la que dista tres leguas. Acia su 

mediodía y cerca de ella se encuentran piedras labradas, pedazos de 

•tejas, trozos de columnas, monedas romanas y otros vestigios de una 

población antigua , que pertenecía á los oretanos. 

Cabeza del griego, cerro de Castilla la nueva, situado á dos leguas 
de distancia por él sudueste de la villa de Uclés, otras dos al norte de 
la de Almenara, otras dos al oriente de la del Horcajo, sobre la orilla 
derecha del rio Jiguela, y tres cuartos de legua al sur de la de Saheli- 
ces. Ambrosio de Morales habla de las antigüedades romanas descubier- 
tas en su tiempo en este cerro. Con estas noticias y otras que se adqui- 



PROVINCIA TARRACONENSE. 59 

rieron después, deseosa de su comprobación la Academia de la Histo- 
ria, envió á su individuo de número el sabio y laborioso don José Cor- 
iiide á reconocer y examinar este sitio, quien, después de haberlo eje- 
cutado con toda prolijidad y exactitud, escribió una exposición de todo 
lo que vio, midió y diseñó, que mereció la aprobación de la Academia, 
y acordó se imprimiese con láminas y se insertase en el tomo III de las 
Memorias de la misma Academia, como en efecto se ha verificado. 

Dice Cornide en su exposición que el sitio de Cabeza del Griego 
es el mismo en que estuvo la famosa Segobnga de la Celtiberia 5 y re- 
fiere haber encontrado en él ruinas, fragmentos y vestigios de murallas, 
puertas, torres, templos, pórticos, curia, anfiteatro, cisternas, paredo- 
nes de piedra y argamasa, sótanos enteros, y en ellos un león de bron- 
ce, la mano de una estatua de alabastro, un pedazo de coral engastado 
en oro, una vasija de vidrio, cascos de barros saguntinos y piedras la- 
bradas: una sala cuadrada con una mesa de piedra y otros muebles do- 
mésticos: muchas monedas de varias clases con el nombre de SEGO- 
BRIGA, y otras antiguallas que se demuestran grabadas con el plan to- 
pográfico del cerro en el citado tomo III. 

La circunfer^encia de la muralla que señalan los cimientos es de 
i3oo varas: se ven en la entrada de esta antigua ciudad los de dos tor- 
res que la defendían, y dentro de ella los de otras nueve que estuvie- 
ron repartidas en estancias y bóvedas semicirculares. La altura de al- 
gunas llega hasta estas bóvedas, la de otras hasta la mitad, y la de otras 
no pasa del suelo. 

También descubrió cerca de la entrada por defuera los vestigios 
del anfiteatro con su frente al norte, y con la fachada principal al me* 
diodia. Era de figura elíptica, su mayor diámetro de 7o varas, y el 
menor de 58 : todo está lleno de tierra y de escombros , solamente se 
descubren dos vomitorios y algunas caveas en el costado de oriente; y 
en lo restante del cerro se perciben los fundamentos de las puertas de 
la ciudad, los de un pórtico, los de otros edificios civiles, y parte de 
los de un templo, que estaba entero en tiempo de Morales; los de otro 
pórtico de la curia, los de unos algibes y arcaduces con dirección al 
sudueste, donde hubo de estar el acueducto que conducía las aguas 
desde Sahelices; y finalmente, las ruinas de un delubro dedicado á 
Diana , con trozos de su ornato. ^ 

Pasan de doce las lápidas con inscripciones halladas en Cabeza del 
Griego, pero ninguna geográfica. Son dedicaciones á Bono-E ventu, Mi- 
nerva, Diana, Mercurio, Hércules y Octavia, y un epitafio á Phílume- 
no médico. Son muchas mas las medallas qne todos los días se encuen- 
tran en este cerro con el nombre de Segohriga, de dos tamaños y de 
diferentes cuños, grabadas en esta antigua ciudad. 

Al de mediano bronce corresponden cinco en esta forma. 

Dos tienen en el anverso la cabeza de Augusto mirando al lado iz- 
quierdo; pero varían en los accidentes. La cabeza de la i.* no tiene 
adorno, y sí dos delfines por delante y un ramo de oliva por detras; y 
la de la 2.* está laureada con esta inscripción en derredor: AVGVSTVS. 
DIVI. F(ilius). El reverso es común á las dos, con un ginete armado 
con casco y penacho, lanza en la mano derecha, montado en un brioso 

H2 



eé ^ ' ' PRIMERA PARTE, 

caballo que corre acia el lado izquierdo con estas letras j)or ahajo 
SEGOBRIGA. 

Otras dos pertenecen á Tiberio, cuyo busto está en el anverso, coa 
la diferencia de que en la i.^ mira á la derecha y en la 2.^ á la iz- 
quierda, y á ambos rodea esta leyenda: TI{berius) GAESAR. DIVF. 
AVG(usti) F(ilius) AVGVST(us) IMP(erator) VIII. Una corona de 
encina esta en medio del reverso de ambas con el nombre de la ciudad 
en el centro. 

La 5.^ contiene en el anverso la cabeza laureada de Calígula , quQ 
vuelve á la derecha, con estas letras en derredor: C(ajus) GAESAR. 
AVG(ustus) GERMANIGVS. IMP(erator). El reverso es el mismo 
que el de las dos últimas anteriores. 

Al tamaño de pequeño bronce pertenecen las cuatro siguientes: 
•:' La 1 .* contiene en el anverso una cabeza de deidad con gráíilas en 
el peinado raro, y con un collar en el cuello, mirando al lado izquier- 
do, con un delfín por delante y un ramito de oliva por detras. El 
reverso es como el de la i.^ y 2.^ de mediano bronce arriba ex- 
plicadas. 

La 2.® tiene un ramo de palma en medio del anverso y estas letras 
á los lados: SEG OBR(iga); y en el reverso el ginete que está en el 
de la i.^ y 2:^ de mediano bronce; pero aquí corre acia el lado izquier- 
do, y encima tiene esta señal . K. entre dos puntos. 

La 3.' presenta en su anverso la cabeza laureada de Tiberio miran- 
do á la izquierda, con la misma inscripción que tienen la 3.^ y 4.^ de 
mediano bronce, pero sin el VIII con que acaban: el reverso es el mis- 
mo que ellas tienen. 

El anverso y reverso de la 4*^ son idénticos á los de la 5.' del 
dicho tamaño. 

El P. M. Henrique Florez siempre redujo Segohríga á la ciudad 
de Segorbe en el reino de Valencia, y su sucesor en la España Sagrada 
el P. M. Risco sostuvo que Munda la Celtibérica estaba en el cerro de 
Cabeza del Griego; pero las convincentes razones de Gornide prueban 
ser este el verdadero sitio de Segobriga. V^, el artículo Segorbe. 
Ga.bo Hírta, collado del reino de Valencia. V, Alcalá de Gisbert. 
Cabrilla, pueblo del obispado de Jaén en el arciprestazgo de Übeda. 
Quieren algunos geógrafos modernos que haya estado en él la antigua 
Vergilia ó Fergelia de Tolomeo, que pcrtenecia á la región de los bas- 
titanos. Cerca de Cabrilla hay un castillo derrotado, y se ven los ves- 
tigios de |)ueblo romano. 

Calamocha, lugar del reino de Aragón en el partido de Daroca. Bien 
pudo haber sido la Albonica de los edetanos por su situación , por las 
señales que conserva de población romana, y j)orque Albonia fue la 
octava mansión de la via militar que iba desde Laminio á Zaragoza. 

Calles, pueblo del reino y partido de Valencia. A una legua de este 
lugar y dos del Villar, en la masia de Saletas, descubrió el conde de 
Lumiares el año de 1 79o una lápida de mármol aplomado de un pie 
y dos pulgadas de alto, y de uno con once de ancho, en que está gra- 
bada la inscripción siguiente: 

0»a;?\; i; 



PROVINCIA TARRACONENSE. ' 6i 

L. VALERIO "^ 

TEMPESTIVO 

POMPEIIA 
PATERNA. MA 
RITO. ET. SIBI i) 

C\LOMAi\DE, lugar del reino de Aragón en el partido de Albarracin 
y en los confines de Castilla la nueva. En un códice del auo de i54o 
se lee la inscripción siguiente, copiada de una lápida que está en la 
puerta de la iglesia de este pueblo. 

L. TERENTIO. L. F. CRESCEI:::; ¿', 

MARIAE. AMMIAE ^ 

L. TERENTIO. L. F. GAL. FIR .«ii 

MANO. ANN. XX. VAL. SE '-^a 

VERA. SOCRVI. S. VIRO. ET. FILI::: iv« 

■y :: 

Calp, villa del reino de Valencia en el partido de Denla y á la orilla 
del mar Mediterráneo, distante tres cuartos de legua del monte y cabo 
de Hifac, y dos leguas de Denia, donde estuvo un pueblo romano lla- 
mado Calpe de los contéstanos, que fue uno de los tres que Estrabon 
dice habian fundado los marselleses para su comercio y tener en él sus 
almacenes. En medio de estos dos extremos y á la filda septentrional 
de dicbo monte se ven mucbas antigüedades romanas. Entre ellas son 
muy nombradas las que llaman Baños de la Reina, y forman un oblon- 
go de 8o palmos de largo de oriente á poniente, y de 35 de ancho 
desde norte á sur, y de 3 de espesor los muros que le cercan. Dividi- 
do este espacio de su longitud en dos mitades por una pared, y subdi- 
vididas en seis porciones iguales, se presentan otros tantos baños con sus 
aberturas de 4 palmos cada uno, que servían para la comunicación de 
las aguas que iban del mar vecino por dos zanjas, de las que se comu- 
nicaban á los baños por cuatro partes, dos por el lado de poniente J; 
dos por el de mediodía. ,|> 

Hay ademas en este sitio otros vestigios de paredes, corredores y 
ánditos para comodidad de los que se bañaban , y un foso lleno de frag- 
mentos de mármoles de diferentes colores, que parecen ser de pilastras 
estriadas. La vista de todo esto excitó la curiosidad del sabio botánico 
y erudito naturalista don Antonio José Cabanilles á emprender excava- 
ciones en este mismo sitio, que verificó en los dias i8 y i9 de mayo 
de 1 792; de cuyo resultado publicó una exacta descripción en el 2.** y 
último tomo, folio 2a6, de su muy apreciable obra intitulada: Obser- 
vaciones sobre la historia natural, geografía, agricultura, población y 
frutos del reino de Valencia , impresa en la imprenta real con láminas 
el año de i795. Son seis las estancias que desenterró: unas con pavi-f 
mentos mosaicos, y otras con suelos de durísima y pulimentada arga- 
masa. Cada una de estas piezas está medida, grabada y detenidamente 
descrita en la citada obra y en cinco estampas que lo demuestran, por 
lo que me abstengo de repetir aquí lo que representan. Basta decir que 



6a -i£ PRIMERA PyVRTE 

las ruinas desenterradas en aquel parage ocupan mas de 4oo pies en 
diámetro, y que la multitud de fragmentos de mármoles, y monedas 
de Nerón y de otros emperadores son unos evidentes indicios de haber 
habido alli población romana. 

Campillo (El), despoblado en el término y jurisdicción de Alicante, 
de la que dista dos leguas, en la costa del Mediterráneo. El laborioso 
investigador conde de Lumiares fija en este sitio, en que ahora está el 
hospicio del convento de los mercenarios, la antigua ciudad de Alona^ 
que pertenecia á la región de los contéstanos^ á j)esar del empeño de 
colocarla en Guardamar el autor de la Ilki ilustrada. 

Cuando los padres mercenarios comenzaron á desmontar este terre- 
no y á edificar su hospicio desenterraron en él muchos monumentos 
romanos, y en los anos de i63o ^ i64o, en que no se pensaba culti- 
var, escribia el deán de Alicante don Vicente Bendicho en la crónica 
inédita de esta ciudad lo siguiente. »En este sitio se ven hoy sus mu- 
»chas ruinas en sus largos y extendidos fimdamentos de edificios, en 
»que se muestran calles y plazas que el pueblo tenia, albercas con qiie 
)>se regaban las tierras, y aun quedan vestigios de los muros en pedazos 
» de Tortísimos y bien hechos paredones, y se ven distintamente dooide 
«estaban las torres y puertas del muro; y el sitio, á lo que parece, era 
«prolongado, distante del mar cosa de cien pasos, y del rio que dire- 
»mos Alona quinientos, con buen embarcadero seguro y llano. Y desde 
»las fuentes del rio y castillo hasta esta población se descubre en partes 
»>la peña cortada i)or la cual venian las aguas de dichas fuentes." En el 
dia se descubren también monedas romanas, barros saguntinos y -otras 
antiguallas. 

'"• Al frente y á la corta distancia de un tiro de piedra de este sitio 
bay un islote que todavía conserva vestigios de monumentos antiguos 
e» el que se encuentran también casquillos saguntinos, camafeos y 
liaedallas. 

Canals, pueblo del reino y partido de Valencia, en la gobernación 
de San Felipe ó Játiva : tiene en su parroquia un pedestal sin cornisa 
de mármol, de 2 pies y 10 pulgadas de alto, y de uno y 3 pulgadas 
de ancho, que sirve de pila de agua bendita, y en el que está grabado 
e»te epitafio : 
^' D. M 

P. MANLTVS 
^>^ PROBILLIO 

AN. XLIII 
H. S. E 

-"í-Canet, lugar del reino de Valencia en el partido de Castellón, cerca 
áé Murviedro. En él encontró el conde de Lumiares un fragmento de 
una lápida de mármol aplomado, de un pie y 9 pulgadas de largo, y 
de 9 pulgadas de alto, con este trozo de inscripción: 

^^^"' L. IVLIO. PORCIO 

AN. LX. CALPVRnIa 



t ífi 



,^¿m^&iW!M¿Á^^Bsma^ 



PROVINCIA TARRACONENSE. 6^ 

■■ Cañavate (El), villa de la provincia de Cuenca en el partido de 
San Clemente, distante cuatro leguas al mediodia de Valera de arriba. 
Se asegura haberse llamado en tiempo de los romanos Istomum, y que 
pertenecia á la Celtiberia. Se descubren en ella señales de antigua po- 
blación; y se encontraron. en una ermita de su distrito paredones de ari 
gamasa, sepulcros, urnas, ladrillos de gran tamaño, ídolos, y monedasf 
de cobre. i 

Cap Negrete, despoblado en Valencia. /^. Altea. 't 

Caravaca, villa grande del reino de Murcia en el partido de Cieza, 
distante y al poniente catorce leguas de la capital. Se ignora el nombré 
que la daban los romanos cuando pertenecia á los bastitanos. Entre los 
muchos vestigios de un castillo y de otros edificios árabes que hay^ 
en ella se descubren otros romanos, especialmente en los cimientos, 
que es prueba de que los moros edificaron sobre ellos. 

En la jurisdicción de esta villa acia el sur, donde el río Quípar se 
mete entre dos cerros, se ven sobre ellos grandes ruinas romanas. En el 
de oriente se conservan columnas derrocadas y otros restos de la arqui- 
tectura romana; y en su falda, que ahora llaman las Cuevas, muchos 
sepulcros. Mas adelante permanecen las reliquias de un templo, un 
lienzo de pared seca y labrada, zócalos que parece sirvieron en un ves- 
tíbulo de columnas, y que ahora reparados están en la ermita de nues- 
tra Señora de la Encarnación. 

En otra ermita de nuestra Señora de la Soledad, sita en esta villa 
de Caravaca, se copió una insigne lápida que cuentan se llevó del sitio 
de las Cuevas, y dice asi: 

L. AEMIL. M. F. M. NEP. QVIRINA. RECTVS. DOMO. ROMA. QVI. ET. KARTI t 

ET. SICELLITANVS. £T. ASSOTANVS. ET. LACEDAEMONIVS. ET. BASTETANVS }[ 

ET. ARGIVS. SCRIBA. gVAESTORIVS. SCñlBA. AEDILICIVS. DONATO. EQVO. PVBIi,,^ 
AB. IMP. CAES ARE. TRAIANO. H ADRIANO. A VG. AEDIL. COLONIAE. KARTHAGI . M 

PATRONVS. REIPVBLICAE. ASSOTANOR. TESTAMENTO. SVO " "* 

REIPVB. ASSOTAN. FIERI. IVSSIT. EPVIf^. ANNVO. ADIECTO 

V. el artículo Isso en este convento, que fue la repiiblica de Asso. 

Carcagente, villa del reino de Valencia en el partido de Alcíra: 
conserva algunos vestigios de población romana. Mayans copió la ins- 
cripción siguiente de una lápida que tiene cuatro agujeros en la parte 
superior, hallada en el campo de esta villa, y colocada en la ermita de 
San Roque, distante de ella un cuarto de legua. 

' FABIAE 

L. F 

FABVLLiE 
^ P. LICINIVS ,^ 

LICINIAN. 

MATRI. pIsSIM^ 

Carcelen, pueblo del reino de Murcia en el partido de Chinchilla. 
Conserva trozos de fuertes murallas, bóvedas subterráneas, en las que 



64 PRIMERA PARTE, 

se encontraron armas antiguas de diferentes clases, anillos de caballe- 
ros romanos, eslabones de enormes cadenas y otras antiguallas. 

Carche, monte bien conocido en el reino de Murcia, distante dos 
leguas al oriente de la villa de Jumilla. En su falda hasta las casas del 
Pinoso estuvo situada la antiquísima ciudad de Karka ó Carclia^ que 
pertenecia á la región de los bastitanos. Se encuentran en este espacio 
muchas ruinas de edificios y de un acueducto de argamasa. Se desen- 
terraron en él el año de i774 una gran porción de monedas de todas 
clases, de armas arrojadizas semejantes al dardo con tres puntas afila- 
das, utensilios domésticos, sepulcros y pavimentos mosaicos. 

Carroz, pueblo del reino y partido de Valencia. Conserva entret 
otras reliquias de población romana la siguiente inscripción: 






MINIVIVS. MARCI. FILIVS 

GALLER. MARCILIVS::::: 

DECVRIO. OMNIBVS. HONORIBVS 

IN. REPVBLTGA. SVA. FVNCTVS 
{t'Xfiíf \¿K ANNORVM. X::::::H. a E ^ 

íi;i ..o{.|«im n- POMPIL::::::::::MATER 

-r / ífji 0^ n<rt INDVLGENTISSIMO. FIUO / ' , 

-^iiía ?}b liJirr- ; t glBI. ET. SVIS 

£ Cartagena. V. en el principio de este convento, como su cabeza 

que fue» ;,y5li -j.\ f .tn',>:f3 O-:^ :!ui|kí O;*: 

Casals, partido del reino de Valencia. V, Ollería. 

Casarubios del monte, villa de la provincia de Madrid y cabeza de 

Í)artido: A la distancia de legua y media de ella hay una dehesa que 
laman Berciana, donde se dice haber estado la antigua ciudad Berci- 
calía de los carpetanos. Lo cierto es que en su distrito se han descu- 
bierto ruinas de edificios antiguos y esta inscripción : 

_ A. MVMIONI. Q. CINNII. F 
^ . .,,11. VIR. Q. Q. SPLENDIDISSIMVS 
• "u L V ' ' 'i ORDO. BERCICALIEN. GlVl " ' ' ^^ 

- rt.Hi "iér fik[0'> ;•.';;; /í;M .;,u.í... ■, ^/..>nrT..-f . .+ 

y,......>r .... . , •..:..,, .. -^ . . .- . ;■• ." 

,j Casas de Don Pedro, aldea de la Mancha, cerca de la villa de Ma- 
lagon y del rio Guadiana. Mantiene las ruinas de una población roma- 
na llamada Salaria, perteneciente á la región de los oretanos, y que 
hubo -de ser colonia, como se infiere de una inscripción hallada en esta 
aldea, y copiada por Jimena. /^. Malagon, á quien también llaman 
Salaria. 

Castalla, villa del reino de Valencia en el partido de Jijona. Afir- 
man que en ella estuvo la antigua ciudad de jédellum de la región de 
los contéstanos, porque conserva algunos vestigios romanos, y porque 
Adellum fue la mansión vigésimasegunda del camino mihtar que iba 
desde los Pirineos hasta Cazlona. 

Castelíon DE LA Plana , villá del reino de Valencia, cabeza de par- 
tido en la costa del Mediterráneo. Llamáronla los romanos Castalio 



PROVINCIA TARRACONENSE. 65 

ó Castalium cuando pertenecía á los edetanos. En un altó cerca de esta 
villa están las ruinas de la antigua ciudad y de un castillo, donde se 
encontraron sepulcros, basas de columnas, cascos de barros saguniinos, 
y monedas de emperadores, "h of^ > 

, Castelserás, villa del reino de Aragón en el partido de Alcañiz, y 
distante una legua de esta otra villa. En ella estuvo la ciudad de Cas- 
trum altuní de los edetanos. Todavía conserva algunos vestigios por 
aquellos campos. 
- COSTILLARES DE LA SiERRA (Los), montaua de Murcia. ^. Tobarra;*! 

Castillo de Bayuela, villa de la provincia de Toledo j partido dé 
Talavera. Tiene en el lado del norte un castillo arruinado sobre un alto 
peñasco, donde estuvo una población romana perteneciente á la región 
de los carpetanos, y donde permanecen sus vestigios. Hay otro castillo 
en la sierra de San Vicente, cerca de allí; y en lo bajo de otra sierra 
que llaman la Magdalena subsisten dos toros de piedra y algunas ins- 
cripciones romanas: todo en el término de esta villa. í 

Castro-alto, despoblado de la provincia de Jaén en el! partido de 
Baeza, entre Bilches y Linares: fue población romana, y tiene sus rui-^ 
ñas junto a la iglesia de la Magdalena de Castro. Se llamaba en tiempo 
de los romanos Castrum altum , y correspondía á la región de los 
oretafws. Se hizo famoso este sitio por haber puerto en él el gran 
Amilcar. ..-..! : «oí í;;.. .au¿í; v.íííwí .'i,i\'vny.i dx'iá i,yA 

Caudete, villa del reino de Murcia* F^. Bugarra y Caudetéi ¿í »'Í ■ •> 

Cazlona, Caldona ó CALCEDONrA, así llaman ahora un despoblado 
que está en el arciprestazgo de Baeza, del obispado de Jaén, á una 
legua de distancia de la villa de Linares. En él estuvo la famosa ciudad 
y municipio de Castulo, Castulon ó Castaon de los oretanos en el con- 
fín de las provincias Tarraconense y de la Bética. Para referir con acier* 
to todo lo que ha quedado de su antigua población, extractaré la des- 
cri{)cion que hizo el ilustrísimo don Francisco Pérez Bayer de lo que 
vio y examinó por sí mismo en el viaje que hizo el año de 1 782 á 
Andalucía y Portugal, pasando por este despoblado. ' ♦ «rjui-iM/ü t,-* 
A la orilla derecha del rio Guadalamir, yendo desde Baeza a 
Cazlona, hay un molino que llaman Caldona. Desde él empieza á 
levantarse un collado que se divide en dos á poco mas de distan- 
cia de un tiro de bala, dejando en el medio un espacio como de cien 
pasos. Sobre el collado de la derecha existe una gran torre de hormigón 
con otras dos mas bajas en derredor, y con las ruinas y cimientos dé 
otros ediílcios, que manifiestan haber habido allí población: todo al pa- 
recer obra de moros; bien que en la faz de una de las torres bajas, qué 
es de piedras sillares, hay un relieve, también en piedra, que figura 
una muger sentada, del tamaño natural, que puede ser Himílce, na- 
tural de Castulo, esposa de Aníbal, y esta no puede ser obra de moros 
sino de romanos. .• <?' 

En el otro collado de la izquierda está una ermita de Santa Eufe- 
mia bastante capaz, con su atrio y una pequeña hospedería. Ambos 
edificios tienen por dentro y fuera inscripciones romanas encrustadas 
en sus paredes, y están rodeadas de trozos de columnas, capiteles, ba- 
sas^ pilastras lisas y estriadas^ de frisos ricos, arquitrabes, y de otro3 



66 /PRIMERA PARTE.70aT 

adornos arquitectónicos, que el ilustrado señor Bayer hizo copiar con 
exactitud. 

Con igual cuidado mandó también copiar un nicho de piedra que 
existe en la misma ermita, compuesto de dos pilastras lisas con sus ca- 
piteles, friso y cornisa encima, rematando en frontispicio triangular, 
en cuyo tímpano están realzadas las figuras enteras de un hombre y de 
unos pavones. En el medio de las dos j)ilai>tras hay un arco, y en el 
hueco aparece la estatua de medio cuerpo de una matrona, vestida con 
túnica y manto: tiene el rostro gastado y le falta la mano izquierda* 
Se lee en el friso de este nicho lo siguiente: Aatiaf.t: n (jn; 

.í ¡i .^3, CHRISIS. AN. XVI. pía. IN. SVIS 

vüo V H. S. E. S. T. T. L • 

Recorrió después el castillo y las torres, que estaban llenas de ma- 
lezas y de madrigueras de sierpes y lagartos: el collado de la Muela, 
al oriente de la ermita, sembrado de piedras antiguas y de fustes de 
columnas: la casita del Moro, que le pareció un santuario de nuestros 
primeros cristianos ó de godos: el cortijo llamado Casa-blanca, donde 
encontró muchos fragmentos y otras ruinas romanas, y en un ángulo de 
pared del corral de ganado un león de piedra bien esculpido, que tam- 
bién hizo copiar^ como asimismo los festones, molduras y un medallón 
de la misma materia con la cara de otra muger realzada en él, que es- 
^ taban embutidos en la pared de la casa inmediata al dicho corral: otro 
cortijo que dicen de la Huelga, en que también encontró vestigios ro- 
manos ^ y por último otro nombrado de la Concepción, donde halló un 
hermoso dintel, un rico pedazo de friso de excelentes relieves, y un 
busto de mármol muy fino metido en la pared. ? . c •,■* 

Fueron infinitas las inscripciones romanas que encontró este ilustre 
viajero y copió por sí mismo en todos estos sitios y en otros parages de 
este despoblado, que llaman alli Calcedonia. Acerca de esta variedad 
de nombres en un solo recinto no quiero dejar de trasladar al pie de la 
letra lo que dice el sabio señor Bayer. 

"Se debe (la diferencia de nombres) al famoso jesuíta Gerónimo 
M Román de la Higuera. Como este buen padre de la mentira necesita- 
)>ba de apoyo para sus ficciones, se iba por los antiguos martirologios 
"parecidos en el nombre, ó en el sonido de la voz, á los de algunos 
»pueblos ó ciudades de España, y les atribuía los tales mártires, aun- 
»que fuesen de mil leguas de alli, con lo que entre el vulgo de los ig- 
»norantes se ganaba un gran séquito por el interés que les resultaba de 
>»que tal ó tal santo mártir hubiese nacido ó padecido martirio en su 
"territorio. Parecióle pues que el nombre de Cazlona ó Caldona, que 
»hoy conserva el molino, era fácil de transformar en el de Calcedonia: 
"sabia que Santa Eufemia había padecido en la ciudad de este nombre, 
"junto á Constantinopla, famosa por el concilio Calcedonense, y no se de- 
"tnvo en aplicar á la ciudad de Castulo y sitio de que hablamos á Santa 
"Eufemia como que habia padecido alli, y desde entonces se comenzó, 
ȇ llamar este sitio Calcedonia, hasta entonces Caldona como el molino^ 
>ij se erigió una ermita á Santa Eufemia por la piedad de los fieles. 



PROVINCIA TARRACONENSE. ^j 

>^W>Ésto me insinuó á mí (prosigue el señor Bayer) el P. Prepósito 
»de San Felipe Neri de Baeza (que acompañó en la expedición de 
»Gastulo); y se me hizo creible por saber cuan abonado era el tal P.' Ko- 
«man de la Higuera para semejantes trobas, acordándome de qué én 
»un legendario antiguo que hay en la santa iglesia de Toledo, en que 
» antes se leía Iherosolymis Sanctorum lustí et ^himdíi, se había raido 
» la palabra Iherosolymis y puesto en su lugar BeacicÉ, y me dijo un 
» sujeto muy docto que aquel era uno de los milagros del P. Román 
)>de la Higuera. El pasage viciado ó raido le vi yo, y la palabra Bea- 
»cice ó Beacia, y los indicios manifiestos de haberse, antes de adulta- 
»rarse leído en su lugar Iherosolymis." 

Otros escritores y anticuarios afirman que hubo en este despoblado 
vestigios y ruinas de circo, de teatro, de termas y de murallas; y tal 
vez los habrá, porque aunque el señor Bayer no dice mas que lo que 
dejo extractado; no se detuvo alli todo el tiempo necesario para mayo- 
res indagaciones. ^ ^ .' TJ p .7 r> OJÍK '^T Ct 

Tuvo Castulo el privilegio del fiiero'antíguo de Lacio: se confede- 
ró con los romanos el año de 539 de la fundación de Roma^ y Neyo 
Escipion la socorrió con riesgo y valor, pues con ayuda de su herma- 
no Publio desalojó de la ciudad á los cartagineses, matándoles ii^ hom- 
bres, haciendo prisioneros lo^, y tomándoles 36 signos militares. Fue 
Castulo el termina de la vía militar que venia á ella desde Roma por 
los Pirineos, el término de otros dos caminos que desde Castulone iban 
á Córdoba por distintas ratas, y el principio del que saHa de este 
municipio para Malaga. En fin gozó Castulo del derecho de acuñar 
moneda. >i/iii'/ i ; ;i 

Son cinco las conocidas hasta ahora y. qpe se le atribuyen. A dos 
llaman ciertas, y son iguales en el tamaño de mediano bronce; pero 
se diferencian en el cuño. La i.* tiene en el anverso una cabeza laurea- 
da de varón mirando al lado izquierdo , por delante con estas letras 
ISCER, y por detras con estas otras SACA. En el reverso hay una es- 
finge entera con birrete piramidal en su cabeza de muger, con alas le- 
vantadas y con el medio cuerpo de león: por delante se lee CAST(ulo), 
y en el exergo SOCED. La cabeza varonil de la 2.* e? mas joven, y 
no tiene laura; pero conserva el SACA por detras, y aparece mas ade- 
lante esta letra E. La esfinge del reverlo está flaca, y el medio cuerpo 
mas bien parece de caballo que de león; pero conserva las mismas le- 
tras en sus respectivos sitios. ^ , " ^ 

Los intérpretes de estos enigmas vanan' én sus adivinanzas: elpru- 
dente P. M. Florez sospecha solamente que las cabezas de los anversos 
pueden ser de Apolo, ó de Iscerio, ó de Sacalio, sugetos que no se sabe 
la parle que hayan podido tener en estas medallas: que la esfinge pudo' 
ser un símbolo de Castulo, y que la leyenda SOCED querrá tal ve¿ 
decir SOC(i¡) los castulones El)(edetanorum), aunque nada consta étí 
la historia de la estrecha amistad que hayan tenido. Sin embargo es de 
celebrar el ingenio agustiniano.i ^vf J rtriGí5;< Vy v i .. ;i:,uir;Pc^;jfrji.i 

t La* otras tres medallas, llamadas inciertas, también conservan en" 
el reverso la esfinge, medio caballo, con otros caracteres desconocidos; 
pero varían en el anverso las fisonomías de las cabezas varoniles. Dos- 

l2 



68 n . PRIMERA PARTE, 

están con corona, de laurel, i las que rodean estas letras: C. AEL — ^M. 
ISC. Y la cabeza de la 3.*^ aunque de varón, manifiesta mas edad, y 
en lugar de corona está ceñida de una cinta, con estos caracteres por 
delante M. IVN: de ellos ni de los anteriores nada dicen los adivinos. 
De las inscripciones rotnanas que habia en este despoblado muchas 
se trasladaron á Linares^ donde perrnanecen, y á otras partes para re- 
parar casas y puentes. De las que restan en él solamente copiaré dos 
geográficas ) como mas importantes. 



r r ,>: ; . " :•.■ • ; ■; 






^^•/ tN. ET. P. SCIPIONTBVS \_; \ 
'' É PATRICIA. CORNELIORVM. GENTE 
COMMVNí. PATRIAE. IMPENSA 
CASTVLO. BENEF. MEMORES 

.ARAS. ET. TEMPL. EREX 



«'1 
í. 



Q. THORIO. Q. F. CVLLEONI 
PROC. AVG. PROVINC. BAET 
QVOD. MVROS. VETVSTATE 
COLLAPSOS. D. S. REFECIT. SOLYM 

,y,. . .;^j. ^ AD. BALNEVM. AEDIFICANDVM , ^j ^,,, 

;^'" ' ■' ' DEDIT. VIAM. QVAE. PER. CASTVL - . vA ••.,. 

„.,,ji SALTVM. SISAPONEM. DVCIT uúu!.: r ^iU > 

H :i ASSIDVIS. IMBRIBVS. CORRVP iull-ií' .x) 

:v o;k-:TAM. MVNIVIT. SIGNA. VENE '¥^- 

RIS. GENITRICIS. ET. CVPIDI 
íí L i -JrM ' -ÍSÍIS. AD. THEATRVM. POSVIT ! ' 

Oí'jq ;, siuoul j< u s. CENTIES. QVAE. ILLI. SVMMA 
.„.,,, : '''^'''^'PVBLICE. DEVEBATVR. ADDITO 
^" ETIAM. EPVLO. POPVLO. REM1SIT 

MVNICIPES. CASTVLONENSES 

EDITIS. PER. BIDVVM. CIRCENS , / ?^J»njni 



. ) í 


'fiír: 


>iiM 


-.h 



V 



Cehegin, villa del reino y provincia de Murcia en el partido de Cieza, 
situada en una pequeña eminencia. Parece ser la Segisa que Tolomeo 
coloca en la Bastitaiiia^ pues aun conserva vestigios de su antigua po- 
blación. ^ 'iJO-Mj ,! ^\\?. f! ) ?í: 

Celda ó Celia, pueblo del reino de Aragón en el obispado de Te- 
ruel, distante cuatro leguas de esta ciudad, con una maravillosa fuente 
en su distrito ) de la que nace el rio Jiloca. Zurita no acertaba con el 
nombre antiguo que habia tenido cuando pertenecia á los edelanos, ¿y 
por qué deberia haber tenido otro que el de Celia siendo tan romano? 
En una carta que escribió en Zaragoza el dia i3 de enero de i579 á 
don Antonio Agustin, decia que habia en este pueblo ruinas y pavi- 
mentos romanos. Entre él y Santa Croché, que distan uno de otro dos 
leguas, permanecen trozos bien conservados de un acueducto de riego, 
cuyas aguas se lomaban del Turia ó Guadalaviar: obra antiquísima y 
gr^diosa qi^e^de^cribecon exactitud y detención nuestro académico el 

r \ 



PROVINCIA TARRACONENSE. 69 

seilor Trágía en su Aparato á la historia eclesiástica de Aragón. En 
todo este terreno se eaciientran monedas celtibéricas y de colonias. 
Cénete, pueblo del reino y partido de Murcia. V, Cinco Alquerías. 
Cerro-seron, despoblado de la Andalucía alta, distante una legua de 
Baeza, en la ribera meridional del Guadalquivir. Hay eu él tuinas de 
edificios romanos, que fueron parte de la antigua ciudad de Lersa ó 
Lerson, que pertenecia á la región de los oretanos, de donde se saca- 
ron algunas inscripciones geográficas que lo comprobaban. Apiano Ale- 
jandrino hace memoria de esta ciudad, refiriendo la derrota que hicie- 
ron los) romanos en el ejército de los cartagineses junto á Baetica (que 
algunos quieren sea Baeza )> á la que se retiró Magon asombrado de la 
repentina llegada de Escipion, dejando libre á Lersa de la tala que ha- 
bia empezado á hacer en su campo. 

CiEZA, villa del reino de Murcia y cabeza de partido, distante siete 
leguas de su capital, y á la orilla del rio Segura. Se llamó Catino y fue 
municipio romano, y perteneció á la región £astita?ia, como lo de- 
muestra la inscripción siguiente. hallada en esta villa. .> ... 

' \k oi) obi,ij<'Jdo 

IMP. CAESAR. DIVI. NERVAÉ ■ Utih r^jj^lífifi éÍ 

F. NERVAE. TRAIANO. AVG ' ''-'V c ^-^wftViUvAX nol-^ 

' GERMÁNICO. DACICO -^'^ ' ""' ^'^ ¡ilnwlfí ob 

PONriF. MAX. TRIE. POTEST^ ^oijO .osu^\m\^ c-:rj¿ 

COS. III. pp. OPT. PRiNcip . ^';-^- :^' ^^"^^^n '' '''1' 

MVNICIPES. CATINENSES^'ñ"!^ -'T¡ '< t 
EIVS. MAIESTAT. NVMNIAEQ ^ ^ ^ .j,|,..,rx y 

DEVOTI. L. BAEB. ]\L CLARO ¿oí " 

" . , CATINENS. II. VIR:í \,.)^ip^cí ca nij-q ob ciiff ^ií.i 

Tiene ademas esta villa en sü contorno é inmediaciones rbinas qne/ 
aunque árabes, son romanas en sus cimientos, como lo es también un 
estanque de durísima argamasa, y otros vestigios cerca de la ermita de 
San Bartolomé, en la casa de la Encomienda, y én otras partes. Y se 
han encontrado en el recinto de esta propia villa monedas del alto y 
bajo imperio, vasos, platos y lucernas de barro saguntino, con la firmai 
en uno de ellos del alfarero que los hacia OF. L. CEL, que querrá de*l 
cir: oficina de Lucio Celer. ! sii ruiioi íf^h' i :'.'. •: ,r\',<. ^/ 

Cinco -Alquerías, pueblo del reino y partido de Murcia, confínandí^l 
con el de Valencia, y tal vez llamado asi por estar fundado donde esA, 
tuvieron antes cinco casas de campo. El doctor don Juan Lozano, canó^'-' 
nigo de la santa iglesia de Cartagena^ es de parecer que en esto terreno 
ó recinto estuvo en el tiempo de los romanos la antigua ciudad A^Veí^^^ 
gilia de los bastitanos. El rio Tader ó Segura rodea sus ruinas y frag-t;^ 
mentos, como restos de cementerios, de columnas, urnas cinerarias yp 
vasos lacrimatorios, q^wq se hallan al oriente del pueblo. Al sudueste^-I 
donde está el castillo Tabala, se descubren acueductos y monedas im- 
periales; y tornando acia el oriente aparecen otras ruinas y otros frag- " 
mentos, que siguen hasta Cénete. Por último, junto á la granja de Fio- ^ 
ridablauca se desenterraron estatuas de piedra^ cimientos de argamasa ' 



yo ^^^'' P R I M E R A P A R T e;^ O ;i q 

íy ánforas angostas; y siguiendo acia poniente se ve un espacioso canal 
de sillería con sus bóvedas, y todo este espacio es una continuación de 
antigüedades romanas. 

Ya se ha hablado de otra P^ergilia ó Fergelia de los bastitanos en 
el artículo Cabrilla de este convento: no me atrevo á decidir cuál sera 
la verdadera, ó si son dos diferentes. í'-üí i ínjp ^wauíiioi r,orj:nb3 
'i Cingla y Alquería, dos pequeños pueblos del reino de Murcia, y 
muy cercanos uno de otro, distantes una legua de la villa de Jumilla* 
En arabos hay ruinas de edificios árabes sobre cimientos romanos. Eri 
Alquería se ven trozos de argamasas, ladrillos grandes de figura exágo- 
na, y se encontraron el año de i779 muchas monedas romanas y 
árabes, y un vaso entero de barro saguntino de elegante forma, que 
pudo haber servido en los sacrificios. 

r: Ciudad del garbanzo, asi llaman vulgarmente las gentes del campo, 
y sitio de Villaricos los marineros á unas ruinas de edificios romanos 
que están en un despoblado de la costa del Mediterráneo, y á la orilla 
oriental del rio Almanzora, último término del reino de Granada y del 
obispado de Almería. En este despoblado fijan los geógrafos modernos 
la antigua ciudad de Urci ó Urce^ Urgi ó J^irgi, perteneciente á la re- 
gión Bastitania^ que Sexto Pompeyo conquistó después de la batalla 
de Munda el año 7o9 de la fundación de Roma, y que dio nombre al 
seno Urcitano. Otros geógrafos quieren que haya estado donde ahora 
está el puerto de Águilas; y otros en la villa de Orce ^ de la provincia de 
Granada y partido de Baza, pues en todos estos pueblos hay ruinas ro- 
manas. Las de la ciudad del Garbanzo son bien señaladas por su elevación, 
y porque se encuentran en ellas monedas imperiales y de otras clases. 

Se asegura que Urci 6 Urgi las haya acuñado. El P. M. Florez pu- 
blicó una de pequeño bronce. Tiene en el anverso una cabeza juvenil, 
al parecer de Apolo, con láurea, mirando al lado derecho; y en el re- 
verso un ginete con palma en una mano, montado en un caballo que 
corre al mismo lado, y con el nombre de VRGI á los pies. Fue la sexta 
mansión del camino militar que iba de Cazlona á Málaga. V'- or íü ;.« 
í CoBiSA, despoblado de la provincia de Toledo en el partido de Ta- 
lavera. En él estuvo la ciudad de Cusibis de la Carpetania^ que sitió y 
rindió el pretor Fulvio á los romanos el año 56 1 de la fundación de 
Roma, y en él existen algunas reliquias de su antigua población, 
i CoFRONTES, villa del reino de Valencia y cabeza de partido, cerca de 
la confluencia de los ríos Jucar y Gabriel. Se llamó en lo antiguo Con- 
fluentum ó Confluentia ^ cuando pertenecía á la región de los bastita- 
nos. En su término se hallaron lápidas con inscripciones romanas , como 
también en el de Ayora su confinante, y muchas mas en la cumbre de 
una montaña inmediata, con vestigios de antigua población, silos y al-»' 
gibes de 4 varas de largo cada uno, cercados con un muro de piedra 
que tiene de alto mas de tres estados de hombre, y las ruinas de una^ 
torre. V, Meca, monte, en este convento. ' ij irli-i ív^í;/ 

. CoNCENTAiNA, vílla del reino de Valencia, llamada en tiempo de los 
romanos Contesta^ que fue cabeza de la región de los contéstanos. Con- : 
serva algunas reliquias de su antigua población, de las que se sacaroQí» 
lápidas coa inscripciones romanas. . Im 



(1M 



PROVINCIA TARRACONENSE a^ 

CoNDOMiNA (La), ea el reino de Valencia y en el p^íido de Alican- 
te, donde se descubrieron y copiaron dos inscripciones^ y una de ellas 
es la siguiente: -;..;- . • -y-- ■'] 

> r "> ' é. LOLIVS. RVFVS i 

'■ '• ANNGRVT XXHi^tí '''^ 

vbúiL ^IhO- '!. ■■ y\ ".^ 

■ Consuegra, villa de Castilla la nueva, provincia de la Mancha, par- 
tido del gran priorato de San Juan, y distante diez leguas de Toledo. 
Tuvo el nombre de Consahrum ó Consahurum en tiempo de la domi- 
nación de los romanos, y fue de la región de los carpetanos. De esta 
ciudad era natural Quinto Domicio Macron, según refiere su inscrip- 
ción sepulcral que existe en Montoro, villa de Andalucía. Consabrum 
era la segunda mansión del camino militar que iba de Laminio á 
Toledo. '^"^^ -uíiiií ':K.(>nJ 

Don José Pellicer halló en la orilla del Tajo una piedra en forma 
de ladrillo con la siguiente inscripción, y la colocó en Consuegra. 

TAGO. S 

FLVM. PRINC. PRO -Vi '.h Úía'íú 

INVNDATION. ARAM ' >í '¡p? 

::5j^ CONSABVR. ET. LAMINIT :';• " "' 

h : P. P '^ '■ 

Corral del Royo, despoblado del reino de Valencia. /^. Alcalá de 
Gisbert. 

Corral rubio, pueblo del reino de Murcia en el partido de Chin- 
chilla, y al poniente de Almansa. Cerca de él hay unos villares con 
rastros de población romana , donde no hace muchos años se descu- 
brieron cuatro ánforas de barro muy fino saguntino, y dentro de ellas 
cinco anillos de oro y huesos calcinados. 

CosTUR, pueblo pequeño del reino de Valencia, distante una legua 
de la villa de Alcora. Se llamó en lo antiguo Ostur, y perteneció á la 
región de los ilercaones. Conserva las ruinas de su población romana 
en unos campos inmediatos, donde se encuentran barros saguntinos, y 
de donde se sacaron piedras labradas y lápidas con inscripciones, como 
una sepulcral de Fabio Calixto, de 7i años de edad, y de su hijo Fa- 
bio Lupo, de 34 > y algunas monedas. 

Se cree que se hayan grabado y acuñado en Ostur, porque hay 
dos con este nombre. 

La i.^ figura en el anverso una bellota con su capillo, tendida acia 
el lado izquierdo, con estas letras por debajo C>?TVR; y en el reverso 
dos ramos al parecer de encina sin hojas. ; ' , )\ J 

Y la 2.* un javalí en el anverso con estas letras mejor formadas en 
el exergo OST. VR, y en el reverso la bellota en medio de los dos ra- 
mos tendidos acia el mismo lado. El punto que aparece en medio de 
las letras de esta segunda medalla quiere dar á entender que son dos 
palabras OST y VR. Si asi fuese OST jK)drá ser Ostippo, y VR Urbsy 
y entonces pertenecerá esta segunda moneda á Estepa, f^i isu artículo 
en el convento Astigitano de la Bética. ^m-i . - 



ya ^ PRIMERA PARTE.— -^'^ 

GuLLERA, villa del reino de Valencia en el partido de Alcira y en la 
costa del Mediterráneo, y cerca de donde desagua el rio Jucar ó Suero, 
por lo que hubo de llamarse esta villa en lo antiguo Suero , último 
pueblo de la Contestania. Habiéndose sublevado en él 8^2) romanos 
contra Escipion, les hizo ir á Cartagena, ofreciéndoles la paga de sus 
servicios; pero después de haber reprendido su insubordinación con un 
elegante discurso, según Tito Livio, mandó decapitar á los mas culpa- 
dos: los demás prestaron nuevo juramento y recibieron todo lo que se 
les debía atrasado. Fue Suero la décimanovena mansión del camino 
militar que bajaba por los Pirineos y acababa en Gazlona. Cullera eon^ 
serva las ruinas de su antigua población. ' y ifc'i«jji ü ux^^húmh 

Cuesta de Baños en la provincia de Granada. F". Galera en este 
convento. ;.; 

Cuevas (Las), despoblado en el reino de Murcia. J^. Caravaca. f*-'^' 
Chelva, villa del reino y partido de Valencia, situada cerca de unos 
montes, al norueste de la capital. El P» Mariana creyó que Chelva se 
hubiese llamado en tiempo de los romanos Incibilis ó Incíbile, equivo- 
cando su situación, y colocándola ai poniente y á siete millas de dis- 
tancia de Dertosa ó Tortosa, cuando Chelva dista mas de veinte y 
seis leguas de esta ciudad catalana. La carta geográfica de la España 
antigua, trabajada por el señor López, pone en el dicho punto de 
las siete millas á Intibili, ahora villa de San Mateo, que pertenecía á 
la región de los ílercaonesj cuando Incibilis correspondía á la de los 
edetarios, \ .i'^r^-l^M' ^% c-nhi {'^h Cfhé-J'^'y-^'' fOroJi 'Tt j/^áro'^ 

Al nordeste y en la jurisdicción de Chelva , y en la rambla llama-) 
da de los Arcos, permanecen los restos de un acueducto que levanta- 
ron los romanos para conducir el agua á Liria. Con este mismo objeto 
se construyeron dos puentes: al uno le arruinaron las avenidas, pero se 
conserva un arco de los seis que antes tenia. Subsiste el otro íntegro 
entre la peña Cerrada ó Serrada, dividida en dos, que consta de dos 
pilares fundados sobre peña viva con sillares y mortero que los une: 
desde la base ó cimiento de estos pilares , que sostienen tres arcos hasta 
lo alto del puente hay cien palmos: este tiene de largo i65 y lo de 
ancho. F^. San Mateo en este convento.it >ij ^fOíf í'khüxü .-(.^tíihí') ;»; u:.» i;> 
Chilches, villa del reino de Valencia, partido de Castellón de la Pla- 
na, distante de esta otra villa tres leguas. Se descubrieron en su recinto 
no hace mucho tiempo sepulcros, lápidas con inscripciones romanas, y 
monedas de distintas clases. -íiM» / üJ>íÁf;.ir. r í ;i í>^ '>fj • :.-si » t,-. 

Chinchilla, ciudad del reino de Murcia y cabeza de partido. Algu- 
nos geógrafos modernos quieren haya estado en ella la antigua ciudad 
de Saltici ó Saltiga según Tolomeo, que después llamaron los moros 
Ghenghakt , y la repararon de los estragos que la causaron los godos,, 
fortaleciéndola con grandes torres y castillos. Entre las ruinas de estos 
se perciben los cimientos de los romanos, y muchos mas en otros sitios> 
de su jurisdicción, especialmente cerca del camino romano y en el pa-r 
rage que llaman los Villares, nombre común á todos aquellos en quel 
hay vestigios de antigua población. Se conservan en ellos ruinas y se-- 
pulcros de piedra, y se encuentran vasijas de barro, baldosas de jaspe, 
lápidas con inscripciones, monedas imperiales, y otras antiguallas do-. 



PROVINCIA TARRACONENSK ^3 

méstícas. Era Saltici la cuarta mansión de la via militar que iba desde 
Laminio hasta Zaragoza. 

Chinchón, villa de la provincia de Madrid, cerca de Aranjuez, entre 
los rios Tajo y Tajuña. Pertenecía á los carpetanos, y conserva reliquias 
de población romana. 

uí'Chiva, villa del reino y partido de Valencia, en cuyo término y en 
la masia de Bines, donde confina con el .de Chest, halló el príncipe 
Pío el año de i786 una piedra berroqueña de un pie de alto y de uno 
y una pulgada de ancho, en que estaban grabadas estas letras: 

Á. CAODIVS .^ 

FABI/WVS 
ANNO AIIII 
H. S. E 

Daimuz, pueblo del reino de Valencia, partido de Denia, y cerca de. 
Gandía. El año de 1 5o6 se descubrió en su inmediación una gran pie- 
dra de dos varas y media de largo, y debajo de ella tres cabezas de 
mármol, una de hombre con morrión, y las otras dos de muger, y una 
plancha de plomo que cubría varios huesos. Se conserva en la torre de 
la casa del señor del pueblo una lápida de mármol pardo con esta ins- 
cripción: " :• í-^np.' nt 'jK 

BAEBIAE. QVIETAE 
EX. TESTAMENTO. SVO 

Dancos, despoblado de la provincia de la Mancha, distante diez le- 
guas de la ciudad de Toledo. Mantiene las ruinas de la antigua Alter' 
niüy que pertenecía á la región de los carpetanos ^ y entre ellas se des- 
enterraron urnas, monedas é inscripciones. ^ 

Daroca, ciudad y cabeza de partido del reino de Aragón, sobre el 
rio Jiloca. üstaroz es de parecer en su manuscrito que fue la antigua 
jégiria de los edetanos. Se distinguen entre las ruinas árabes que con- 
serva algunos vestigios romanos de su primitiva población. Fue Agiría 
la novena mansión de la via militar que iba< desde Laminio á Cansar 
augusta. * f í^' "* 

Denia, ciudad del reino de Valencia y cabeza de partido, en la costa 
del Mediterráneo. Llamáronla los antiguos Dianium y Arlhemmunk¡ 
Hemoroscopium ^ nombres que hubieron de darle un templo famoso eri- 
gido á Diana en esta ciudad, y el ^vomoniovio ■ Hemoroscopium que 
está allí cerca, conocido ahora con el de Cabo-Martín. V. el artículo 
Martin (Cabo). Fue Dianium plaza de armas de Q. Sertorio, y des*- 
pues ciudad estipendiaría de los romanos en tiempo de Plinio, y mu- 
nicipio, y pertenecía á la región Contestania. Inmediato á Denia está 
Mongon, otro promontorio que fue atalaya, y se llamó Mons-agonis, 
Permanecen en ella las ruinas de sus antiguos edificios, sin embar- 
go de haberse aprovechado de sus materiales para construir el castillo 
de Cabo-Martín, y otro que hay en esta ciudad. Nada ha quedado de 
los dos templos dedicados á Diana y á Palas, ni de las excelentes esta- 
tuas de mármol y de bronce que había en ella: todo pereció á manos 



^^ i:- Primera parte, omh 

de la barbarie y de lá ignorancia, pues no hace mucho tiempo que los 
trozos de tales preciosidades y de otras antiguallas eran el juguete de 
los muchachos de Denia. 

De haber existido en ella templo y estatua de Palas no debe caber 
duda, si es cierta la inscripción que copia Pedro Apiano en su libro de 
Antigüedades, y Antonio Philandro en sus Anotaciones á Vitruvio. Am- 
brosio de Morales la tradujo, y yo no debo dejar de trasladarla aqui 
por ser interesante á mi asunto. Dice asi: 

: >: H :: > e>iht) :í ^ ;oiBní» '^üj. jJ>i^níü!| fv;;, , 

PALLAD! VICTRICL SACRVM. 
HIC HOSTIVM RELIQIAS PROFLIGAVIT 

CATO. 
VBI ET SACELLVM MIRO ARTIFICIO 
STRYCTVM ET AEREAM PALLADIS . 
^ i EFFIGIEM RELIQVIT , ^ ff „ 
PAREANT ERGO ET NOSCANT OMNES ^ 

SENAT. ET PO. RO. IMPERIVM DEOR. 
^■tit NVMINE ET MILIT. FORTITVDINE ¡^^ 

ET T VERI ET regí ;. 

Son muchas las inscripciones de todas clases que han quedado en 
Denia, publicadas por nuestros anticuarios é historiadores, que no quie- 
ro copiar aqui para no dar fastidio á mis lectores. Solamente hago me- 
moria de una que traducida al castellano, dice asi: "Tito Junio Severo 
MÜianense fue jirefecto de la cohorte IV de los dalmatas, y tribuno de 
»la legión XX Valeria vencedora." De otra por la que consta que Mu- 
nicipium Dianensium dono dedit; y de otra en la que se lee Decreto 
Decurionum Dianensium. 

A una legua de distancia de Denia y en su jurisdicción está la villa 
de Ondara, que por fortuna conserva mas antigüedades romanas; á sa- 
ber: cimientos de edificios de cantería, de los que se arrancaron infini- 
tos sillares para construir otros modernos : varios sepulcros : bajos relie- 
ves de mármol: el que representa un genio ó victoria con un ramo en 
la mano derecha, y otro una esfinge, empotrados en la pared de una 
casa, y ambos maltratados por los muchachos á pedradas; y otro del 
busto de una muger en el huerto del convento de los padres mínimos, 
con su inscripción que copió el conde de Lumiares. Este incansable 
'anticuario copió también otras muchas existentes en esta villa, que yo 
he trasladado de su precioso manuscrito, y que no repito aqui por el 
motivo arriba dicho, y porque no son geográficas. 
-jjuiSe encuentran ademas en Ondara y en sus inmediaciones muchas 
tfiedallas de plata y de bronce, imperiales, consulares, de colonias, y 
de municipios de España. 

Elca, pequeño pueblo del reino de Valencia. J^. Oliva en este 
•convento. 

Elche, villa del reino de Valencia, partido de Jijona, situada entre 
las ciudades de Alicante y Orihuela, y distante de esta cinco leguas, 
cuatro de aquella y dos del. mar Mediterráneo. Don Juan Antonio Ma- 



PROVINCIA TARRACONENSE. 7^ 

yans y Sisear publicó ea Valencia el año de 1 7 7 1 un libro muy eru- 
dito que compuso é intituló Ilici, hoy la villa de Elche, ilustrada coi^ 
varios discursos para probar que estuvo fundada en ella la famosa y an 
tigua IlicL de los contéstanos, á quien llama también Colonia inmune, 
Julia Ccesariana y augusta. Es cierto que Ilici tuvo estos dictados , y 
que perteneció á la Contestania ; pero no me atrevo á asegurar con Ma- 

yans que bubiese estado en el mismo sitio que ocupa ahora Elche, 
porque no se encuentran en esta villa ningunos vestigios de antigüedad 
romana sino dos inscrij)ciones grabadas en dos fragmentos de columnas, 
colocados en los lados de la puerta de la sala capitular, las que, ademas 
de no ser geográficas, se sabe de cierto que se hallaron en el término de 
U Alcudia, distante cuarto y medio de legua de Elche. 

El sabio indagador conde de Lumiares, que reconoció con deten- 
ción y exactitud todo el reino de Valencia, fue de parecer que Ilici esj 
tuvo en el mismo terreno que al presente ocupa el pequeño pueblo del 
Molar, situado en la orilla del Mediterráneo, cerca del de Santa Pola, 
ambos anejos de Elche. Se fundaba en que Pomponio Mela y Plinio 
fijaron á Ilici en el desagüe del rio Segura y en la costa marítima, y 
en que Diodoro Sículo, Idacio y Mario Aventicense afirman que las na- 
ves llegaban á aquella colonia, lo que no podia ser á Elche que está se- 
parado del mar dos leguas, y sí al Molar que está muy cercano á élj 
y en fin porque en este pueblo hay señales infalibles de haber sido po- 
blación romana. 

En él encontró el mismo conde piedras labradas, fragmentos de pi- 
lastras, el torso de un toro de mármol pardo, multitud de barros sa- 
guntinos, lucernas, y pedazos de tazas, platos y jarros del propio bar 7 
ro, algtmos con los sellos y marcas de los alfareros de Sagunto, y mu.- 
chas medallas de todas clases. " í, 

Ilici, ó Illlci, ó Elice (que de todos modos la nombran los geógra- 
fos é historiadores antiguos y modernos) fue sujeta á la dominación ro- 
mana el año i9i antes del nacimiento de J. C. por Cayo Flaminio, go- 
bernador de la España citerior, y mas adelante la vigésimacuarta man- 
sión del camino militar que bajaba de los Pirineos á Cazlona. Batió 
moneda de diferentes tamaños, cuños y metales: solo se conocen once, 
de las cuales unas son raras y otras rarísimas, excepto unai que es de 
las comunes. Las clasificaré y describiré por sus tamaños. ^ ' , 

I.* Un medallón que representa en el anverso la cabeza sin laura 
de Tiberio, mirando al lado derecho, con esta leyenda en derredor: 
Tl(beríus) GAESAR. DIVI. AVG(usti) F(ilius) AVGVSTVS. P(on. 
tifex) M(aximus), y una contramarca detras de la cabeza. En el re- 
verso hay una ara en la que se lee SAL(uti) AVG(ustae): á los lados 
C I. I. A {^Colonia lidia Ilici Augusta)', y en lomo M(arcus) IVLIVS. 
SETAL. L(ucius) SEST(ius) GELER.- U. Vm(i). La ara está ador- 
nada con acroterios ó pináculos. ' 

Las 2.*, 3.* y 4** son de mediano bronce, y tienen también en el 
anverso la cabeza de Tiberio con la misma leyenda del medallón. Se 
diferencian en el reverso. Dos presentan una águila legionaria con sig- 
nos militares, y entre ellos están estas letras C. I. L A en una, y en 
otra Q. L LA, poniendo la Q en lugar de la C, como Meraurios por 

K2 



f'ltuí'ti I 



^ PRIMEKA PARTE. <> ^í ** 

Mercunus. Rodea el reversó de estas dos la siguiente inscripción: T(itíis) 
COELIVS. PROGVLVS; M(arcus) AEMILIVS. SEVERVS. Q(uin- 
quennalcs). También sé diferencia el reverso de la 3.* del de la i.^ y 
2.*, porque aparecen en el centro dos figuras togadas en pie y unidas 
por las nianos, con una ara eñ el medio: se lee por debajo IVÑTIO, y 
en derredor L(ucio), TER(éncio) LON(go) L(ucio), PAP(a)., 
AVIT(o) íí VIR(is), Q(uinquennalibus) C. I. I. A. '^'^'"^ --M' - ( 
Son siete las de pequeña forma. La i.^ y la 2.^ tiéftétf en 'él'átivér- 
so la cabeza laureada de Augusto que mira á la izquierda: en una se 
lee AVGVSTVS. DIVI. F(ilius), y en la otra IMP{eratori) CAESARI. 
DIVI. F(ilio) AVGVSTO. El reverso es común á las dos y consta de 
un templo de cuatro columnas, én cuyo friso está grabado IVNONI, 
y entre cada columna estas letras C. I. IL. A, y le rodean estas otras: 
Q(uinto) PAPIR(io) CAR(bone) Q(uinto) TÉRE(ntio) MOIT(ano) 

lí VIR(is) Q(uinq«ennalibus). Las 3.% 4-^ y ^-^ también tienen la 
cabeza de Augusto en el anverso, pero de distintos modos: en la 3.* está 
con laura y mira á la derecha: en la 4-^ sin laura y va á la izquierda; 
y la 5.^ con laura y á la siniestra: á todas tres circunda esta leyenda: 
AVGVSTVS. DIVi. F. El reverso es igual en las tres: contiene águila 
legionaria, estandarte y signos militares, con estas letras entre ellos 
C. C. IL. A. {^Colonia Ccesariana Ilici j^ugusta)'^ encima estas otras 
L. MANLIO. T. PETRONIO, y abajo II VIR. Y las 6.^ y 7.^ que 
restan presentan en el anverso la cabeza de Tiberio sin laura mirando 
al lado derecho, con la misma leyenda que la del medallón. Varían 
en el reverso/: la 6.* tíéné dos águilas legionarias, y el estandarte en el 
medio con la inscripción de lu 2.* medalla de mediano bronce; y la 7.® 
signos militares con el águila^ y con la propia leyenda de^ la 3.* me- 
dalla de mediana forma. /''^'f' -^ .'jJltJKii 
^'v^La Alcudia arriba nombrada abunda en antigüedades romanas. 
Pocos aüos hace que se descubrieron en ella dos columnas de piedra 
de 5 varas de largo cada una, que se colocaron la primera en el cami- 
no que va dé Elche á Alicante, y la segunda junto al convento de San 
Francisco de Elche: dos fragmentos de otras dos, el uno de 3 varas y 
el otro de 2 : la cabeza de una diosa , del tamaño natural y de alabas- 
tro: el dedo de una mano de bronce que pesó 16 onzas: una urna de 
vidrio que terminaba en punta por abajo, dorada por dentro y por 
fuera, sin asas: dos torsos de estatuas de mármol vestidas; y una lá- 
pida angosta con estas letras: -^ 

VENIT. AVGVSTVS '!'"^' ' 

' Elchecico ó Elche de Aína, tViIlares de Segura, dos pueblos 
cercanos eri los confines occidentales del reino de Murcia. También se 
llamó este Elche Ilici, ipero era Bastitano, y tiene en su contorno é 
inmediaciones vestigios de población romana que no tiene el otro. Se 
encuentran en su recinto inscripciones de diferentes clases, monedas 
imperiales, como una que "se halló aCüñada én Ursg, Osuna, y vasos 
saguntinos, ¿iendo muy apreciable por su forma elegante un plato que 



se encontró con el s^lla del alfarero MART ^ !,,,•,; * '"^^^ ^ "' 



ÍíiO<Í ,^ .1 .1 ;{) í.:ií3 



A 



PROVINCIA TARRACONENSK jf 

Villares y Peuarübia, que son un solo pueblo, también presentan: 
muchos vestigios de antigüedad romana en un torreón y en paredones^ 
de argamasa, en monedas y en cascos saguntinos que á menudo se en- 
cuentran alli. En la eminencia de un monte que está inmediato hay! 
fragmentos de edificios romanos; y se encontraron no hace muchoS; 
años urnas cinerarias y lápidas con inscripciones en el sitio de Molini- 
cos y del Retamar: en el caserío de Talabe tejas cuadradas, cimientos 
y vasos de Sagunto; y en Peilarubia una piedra cuadrilonga de dos pal- 
mos de largo y uno de alto con esta inscripcipn: > oÍíjíti^j no'i y ^ifiai 

' ' T Qirn no Eiui'>in< C^ALLIVS. FVSCIANVSt / ?,íílrí^uq ?.m. .. ..^. . 

., J,,^> otrt!»;^;;^VRIAM. SYA. IMPENSA , » ulípiíej b s.íp mih 

nrnii í& fiJtaii F. C T/ DrrsUrffiíí »Bf) «Offi«im ^1 oo« %ii|> 

y otra coo estas letras qué parecen ser fragmenta f ■ - • ^,hf k Á) 

A I A ^'' ^'^^^ 

..:y j.. Pi^*d)' ' !-> isíiiv 

EspiNARDo, villa del reino y partido de Murcia. Refiere Cáscales en^ 
sus Discursos históricos de Murcia y que el obispo don Sancho Dávila 
habia trasladado á esta ciudad de la de Cartagena una gran piedra de 
mármol que tenia esculpido un timón en el primer costado, la figura 
de Palas con un ramo de oliva en el segundo, una cornucopia en el 
tercero, y el caduceo de Mercurio en el cuarto. El mismo Cáscales 
añade, que después vio esta propia piedra en la villa de Espinardo, en 
el ¡ardin de don Alonso Fajardo, señor de ella¿ No sé si permanece 
alli. Los anticuarios y los profesores de las bellas artes deben buscar 
tan precioso monumento, y hallado, describirle y copiarle. i ** t 

EsTANS (Deis), asi llaman en Valencia á un montecillo que está al 
oriente de la villa de Almenara, y distante poco mas de media legua 
en la costa del Mediterráneo ; y sospecho que la causa de darle este 
nombre sea la de estar casi lamiendo las aguas del armajal ó albufera 
de Almenara. ' ^ * ' 

Se descubren en él en la cima del montecillo ó cabezo varias rui- 
nas de edificios romanos, un pavimento de hormigón que tiene de lar- 
go 5o pasos. Su contorno está lleno de cimientos, de trozos de cornisas 
de mármol, de pedazos de ánforas, de barros saguntinos y de otras an- 
tiguallas, que son señales infalibles de haber habido en aquel sitio po- 
blación romana. Se sacaron de él tres lápidas con inscripciones, y la 
mayor parte de la piedra con que se construyó poco tiempo hace la 
capilla de nuestra Señora del Rosario en el convento de este título, si-¡ 
tuado acia el camino real; los sillares de mármol ceniciento con que 
está construida, y tres basas, cada una de vara en cuadro, de las cua- 
les sirve una de peana á la cruz del convento. 

Entre las ruinas de la torre que derribaron los corsarios ingleses el 
7 de junio de i8oi , poco distante del montecillo, se encontraron -pU 
lastras estriadas, capiteles y fustes de columnas, otras piedras labradas, 
y fragmentos al parecer de un templo, con los cuales se reedificó la 
misma torre el año siguiente de 1802. Pasan de cien medallas las que 
también se encontraron en aquellos contornos, una redomita de metal, 



^8 .3f ?- P R I M E H A P A R T E. O íf ^ 

planchas de plomo, y muchos clavos y clavijas de bronce de diferen- 
tes hechuras. 

Los tres armajales que están alli cerca, y mucho mas del mar, hu- 
bieron de ser uno solo antiguamente, hecho según se cree por los anti- 
guos que formaron un pequeño puerto, como lo manifiestan los cimien- 
tos de muralla y de barbacana. De todo esto, de las ruinas de pobla- 
ción antiquísima, y de los claros vestigios de templo se puede inferir 
sin temeridad que hubo en este sitio una gran ciudad con puerto de 
mar, y con templo consagrado á Venus con el nombre de AphroditiSy 
como en Cataluña Portus Veneris^ y en Francia Fanum Fortunce los 
dieron á sus pueblos y puerto. Se funda esta conjetura en que Polibio 
dice que el templo de Aphrodita distaba de Sagunto 4ooo estadios, 
que son los mismos que hay desde Murviedro hasta el montecillo Deis 
Estans, y no desde dicha villa á Puig, que está mucho mas cerca, en 
donde algunos geógrafos modernos é historiadores valencianos quieren 
fijar el antiguo templo. 

FiÑANA, villa del reino de Granada en el partido de Gúadix, dis- 
tante cinco leguas de esta ciudad al oriente. Llamóse en tiempo de los 
romanos Finiana y Accitum, y perteneció á la región de los bastitanos. 
Mantiene los cimientos de su primera población y ruinas árabes, y con- 
serva inscripciones romanas, cual es una dedicación de Laifeno Instia- 
no al emperador L. Aurelio Vero, que está en la puerta del castillo. 

Floridablanca, granja en el reino de Murcia. /^. Cinco Alquerías. 

FoECALL, villa del reino de Valencia en el partido de Morella. Ade- 
mas de otras antiguallas que se encontraron en su recinto se halló la 
siguiente inscripción , grabada en un trozo de pedestal que tiene a pies 
y II pulgadas de alto. , ' 

' CN. baeÍjo cn. B^BÍVS 

CN. F. GAL ::::RVS PA 

:::::MINO RENTIBVS 

Acn ETPAPRAE ^p^^^^g 

CFFESTAE 

. FuENLLANA, de la provincia de la Mancha, en el partido de Infantes 
y en el campo de Montiel, cerca del nacimiento del rio Guadiana. 
No lejos de esta villa, donde se encuentran cimientos de murallas, rui- 
nas, lápidas y otras antiguallas, en un alto, fijan los geógrafos moder- 
nos la antigua ciudad y municipio de Laminio, en la región de los car- 
petanos'y pero nuestro Cornide cree haya estado en otro sitio que lla- 
man alli Ciudad de Lagos, y está sobre las lagunas de Ruidera, poco 
mas de una legua de la Osa de Montiel, donde también hay ruinas y 
vestigios de antigua población, y donde se cumplen precisamente las 
siete millas que, según el Itinerario de Antonino, distaba LamiJiio de 
la fuente ó cabeza del Guadiana, que es donde brotan las primeras 
aguas de este rio. 

En Laminio estaba la séptima mansión del camino militar que iba 
desde Mérida á Zaragoza; y de Laminio sallan dos, uno para Toledo, 



PROVINCIA TARRACONENSE. 7^ 

atravesando la Mancha, y otro recto para Zaragoza. Subsiste en Fuen- 
llana una muy interesante inscripción, con la que concluiré este artículo. 

LIVIVS. LVPVS 

GENIO. MVNICIpI 

LAMINITANI 

LOCO. DATO. EX 

. r-MipIfim ' DECRETO. ORDI '^ 

.<!l 'i NIS. SIGNVM '^ 



ARGENTEVM 

VM, DOMO. ST 

PECVNIA. FECIT 



/ 



4í;im) CVM, DOMO. SVA '"* 



^'"t''"'" IDEMQVE 

DEDICAVIT 

Fuente álamo, pueblo del reino de Murcia. V. Peñas-blancas. 

Fuente de Encaroz, villa del reino de Valencia en el partido de 
Denia, donde el conde de Lumiares copió el auo de i78i la siguiente 
inscripción grabada en un mármol obscuro: 

BVS. EDIDVS 
AL^IDIS. SORORi 
B. M:::;::::^u 

FuENTELAPio, aldea de Talavera de la Reina, distante media legua 
de Navalmoral, y un cuarto de legua entre mediodia y oriente de unas 
ruinas de murallas y de otros edificios de piedra, que los naturales de 
aquel pais quieren que sean de la antigua ciudad de los vacceos, 

FuENTiDüEÑA Ó FoNTiDUEÑA, villa de la ordcu de Santiago en Castilla 
la nueva y en la gobernación de Ocaila, de la que dista seis leguas. A 
la orilla del Tajo, donde está la ermita de nuestra Señora de la Alfa- 
rilla, un cuarto de legua de Fuentidueña, se descubren las ruinas de 
un edificio antiguo que parece fueron de un molino, y mas abajo otras 
mayores de población romana, entre las cuales se encontraron trozos de 
escultura, de arquitectura y de lápidas con inscripciones ilegibles, y 
solamente se pudo leer en una MVLTIO. PORGIO, que se colocó en 
la puerta de una casa de esta villa. 

Funde ó Hunde, despoblado del reino de Valencia. F] Ayora. 

Galera, villa del reino de Granada en el partido de Baza. Perma- 
necen en ella cuatro inscripciones romanas llevadas de un desj)oblado 
que está alli cerca, y llaman la Cuesta de Baños, donde subsisten rui- 
nas y otras señales de población antigua. En una de las cuatro lápidas 
se lee lo siguiente: las otras tres están muy borradas. 

IMP. CAES. M. A j 

••••••••••••••f omii! 'n 

AVG. PONT 
MAX. TRIB. POT 



f t- 



9o a 8 K P R'I M ? R A P A R T R ^ O fl 'í 

'^^ . ESTÁTE. IMP. eos igjflí y i 

RES?. TUTVG 
DEVOTA. NVMIN 
\: MAIESTATI. QVAE 
EIVS 

El nombre abreviado Tuatm podrá ser (dice el marques de Valdeflo- 
res) el mismo de Tatugia^ de que se hace memoria en las leyes de los 
visogodos, y colocan cerca de Baetia á Tugia y á otros pueblos basti- 
taños, que están alli inmediatos en el convento Cartaginés. 

Gandía, ciudad del reino de Valencia en el partido de Denia. Tiene 
ruinas de antigua población y las siguientes inscripciones romanas: 

VOCONIA. FAX. CAR 

PI. PROCVLI. ET. CLE. í 

^ ^ MENTÍS. ET. BANINII "^"^ '^^^ 

sr ^ *:> fie i jj j^ w/ító>i4^;*<i.aam 



Q. CRATTIVS 

CONSTITVTVS 

AN. XXVIL 



fií)l3t{*;t§ aüi.uí^n-iuí 



L. BABIAE. ROMANAE 

NOBILIS. PARDVS. SA 



*»' 

^1^;, GVNTINVS. AMICISS w ^... .: - •• 

- AMICAE. OPTIMEQ mp ísmaíp effiíf Í>í r?^ 

t'.: nft^-^h tifílDE. SE. MERITAE '^'^^^ ^ i/rriuariJíi/i 

or Garbanzo (La ciudad del). F^. Ciudad del Garbanzo. ' " ' • " 

; Gascas, aldea de la villa de Alarcon en la provincia y partido de 
Cuenca. El P. Buriel vio y copió en ella esta inscripción partida por 
encima: - y '•* ' 




FESTI. F. LVTA 

FIAIíí^S. E. HER 

I. O. M. VSL. M 

GiNETA (La), villa del reino de Murcia en el partido de Albacete. 
Conserva restos de un antiquísimo y grande algibe, en que se recogían 
las aguas llovedizas, y trozos de una calzada romana que pasaba por la 
misma villa. Acia el último término de su jurisdicción está la atalaya 
de Vallonguer, con ruinas que manifiestan ser de edificios del tiempo 
del imperio romano. Mas abajo, cerca del Jucar, se descubren otros 
vestigios de aquella época. 



PROVINCIA TABRACONENSE. 8í 

GoDEiXA, pueblo pequeño del reino y partido de Valencia. Merece 
particular atención un pedestal romano que está en el lado derecho del 
pilar de las gradas que bajan al jardín del palacio del señor de este 
pueblo. Es de mármol blanco finísimo: tiene 3 pies de alto y uno con 
3 pulgadas de ancho. En la cara del frente hay una inscripción en ho- 
nor de Julia, de quien se dice que tenia treinta y seis años de edad, 
siete meses y siete día», y en las laterales están realzados el preíericulo 
y la patera. '• •^' • » ^- *<? " ^ 

GoNTAR, sitio del territorio de la villa de Yesie en el reino de Mur^ 
cia. P^. Yeste. 

Granátüla , villa de la provincia de la Mancha en el partido de Al- 
magro. Cerca de ella permanecen los vestigios de la antigua ciudad 
Mariana y que pertenecía á la región de los oreta?ios, y pudo haber 
dado el nombre de montes Marianos, ahora Sierra Morena, en cuya 
falda está situada Granátüla. Mariana era la quinta mansión del cami- 
no militar que iba desde Mérida á Zaragoza, y pasaba por Laminio. 

Graya (La), sitio del territorio de la villa de Yeste en el reino de 
Murcia. J^, Yeste. - ?^)\ñt'.V/'vi n iíjío ?vA 

Guadiana, terreno en la Mancha y en el campo de Montiel, distan- 
te dos leguas de Fuenllana. Los romanos la llamaban Caput Jluminis 
jdnce , y pertenecía á la Carpetania. Era la primera mansión de la via 
militar que iba de Laminio á Zaragoza. Aun se perciben algunos ves- 
tigios de población romana en este sitio. > v .»> ! 'í ; ;::•> 

GuADix EL VIEJO, dcspoblado de la provincia de' Granada, distante 
cinco cuartos de legua al norueste de la ciudad de Guadix, y uno del 
rio Fardes. Aqui fue donde estuvo la ciudad de jácci, colonia Gemela 
Julia, en la región de los bastitanos; y aqui estableció Augusto los ve- 
teranos de la legión VI, y Tiberio los de la legión III, por lo que se 
llamó Ge/TzeZfl, y fue inmune. 

Se conservan en este despoblado las ruinas y vestigios de su nnii- 
gua población, con cuyas piedras labradas y con las del antiguo puen- 
te sobre el dicho rio se construyó el nuevo Guadix, ciudad episcopal, 
á la que se trasladaron varias lápidas con inscripciones romanas. Son 
célebres la que está grabada en un pedestal ó basa de estatua, que dice 
haber sido erigida y dedicada por la Colonia Julia Gennna á Julia Ma- 
mea, madre del emperador Marco Aurelio Severo Alejandro Augusto, 
piadoso y venturoso, y madre de los Reales: la que refiere "aqui yace 
»Julia Calcedonia, devota de la diosa Isis, con sus mas ricas galas, un 
» collar de pedrería, y veinte esmeraldas en los dedos de la mano dere^ 
»cha"j y la siguiente: j - ..rr fJ^^> bb (M-(ñm 

AVRELIO nrioibiiuO». 

ór VERO. CAES •r.nra h\su{\ >t::íi" 

r ' AVG. F1L , :j 6ji)rí')nor> 9Í miJí'< 

COS. II ihtMs'í otíj> imo TVí^ •/ 

. COLON.E 
AGCI$L ^^^ 

Acci fue la trigésima mansión del caminó militar que iba desde 
los Pirineos á Cazlona, y la cuarta del que desde Cazlona acaba- 
ba en Málaga. Se conocen diez y nueve medallas de Acci, que clasí- 



8a ^ ' í/T Tf í> R T M E K A¡ PARTE. ;; ^■ 

ficaré por los bustos de los emperadores, y explicaré en esta forma. 
Ocho son de Augusto, á los que rodea esta inscripción AYGVSTVS. 
DIVI. F en el anverso: en los reversos hay variedad; en irnos se figu- 
ran una ó dos águilas legionarias en medio de otros signos militares 
con las siglas COL(onia) G(emella) ACCÍ que los circundan; en lo 
alto C. I. G (Colonia Julia Geni ella), y en lo bajo L(egio) III, ó 
LEG. VI; iy en otros el áj)ice y el símpulo pontificio. 

Seis pertenecen á Tiberio, cuyas cabezas están unas veces laurea- 
das y otras sin corona, y á todas rodean estas letras TI. CAESAR. 
DIVI. AVG. F. AVGVSTVS, con la contramarca CA en el medio. 
También se diferencian los reversos: por lo común tienen, como los 
de las de Augusto, águila ó águilas legionarias en medio de los signos 
militares, y entre ellos L. III. ACGI. Pero en uno hay una laura gran- 
de con estas letras en el centro COL. IVL. GEM. AGCI, y en otro 
dos cabezas pequeñas de los sugetos que dice la leyenda GERMANI 
CO. ET. DRVSO. CAES(aribus). C. I. G. A; y en el medio 11. VIR 
(Duumvíris). ; : . 

Las cinco restantes son de Calígula , y dicen en el anverso y en 
derredor CAESAR. AVG. GERMAÑICVS, ó acabando con P. P (Pater 
Patriae), que no lo fue, sino un gran bribón, ó con IMP(erator). Tarrí- 
bien son distintos los reversos: unos tienen láurea grande,, y en su cír- 
culo COL. IVL. GEM. ACCI: otros águilas, signos y L. IÍI. ACCI, y 
encima C. I. G: y otros el ápice, el lituo y el símpulo en el medio, 
C. I. G arriba, y ACCIabajo. f ;':* ; -v ík jh 71-7 iifv) 

GuARDAMAR, villa del reino dé Valencia en el partido dé Orihuela, 
cerca del mar Mediterráneo , en el desembocadero del rio Segura. Pre- 
tenden algunos geógrafos que fue la ciudad de Longuriwn, ó Longun- 
tica, ó Loguntica^ cerca de la cual Neyo Escipion quemó gran canti- 
dad de esparto, que Asdrubal tenia prevenida para su marinería el año 
536 de la fundación de Roma, cuando pertenecía á la región de los 
hastitanos. Aun conserva algunos obscuros indicios de su antigua po- 
blación, ^i^ 1 * 
'Guardia (La), villa del obispado, partido y vicaría de Jaén, sobre 
'él rio Guadalbollon, distante una legua al sudueste de esta ciudad y 
cinco y media de Cazlona. Llamáronla los romanos Mentesa, ó Men- 
tissa Bastía ó Bastitana para distinguirla de otra Mentesa Oretana. 
^J^. Santo Tomé. Se han descubierto en su recinto claras señales de 
población antigua y lápidas con inscripciones geográficas, como una 
que está en la esquina de la capilla mayor del convento de Santo Do- 
mingo de esta villa, que dice que *^' Lucio Claudio Félix, Liberto de 
"Claudio Fortunato Liberto, puso á su costa y de orden de los decurio- 
»nes aquel monumento consagrado á la Augusta Vesta , en el terreno 
»que le concedió el ayuntamiento mentesano en honor del Se virado"; 
y esta otra que copió Argote de Molina: 

DEO. MANIVM 
L. F. SCANTVRAE 
'ih^.'ií» ¿^di »¡jp ••¿.?Fn, HVIC. ORDO. MENTESANVS .;- ,x r,^^^ ,.^ 
-fidfiof. KíioiifiD ei FVNDVM. PATRIAE. PVBLICVM )¿ Po^nhíM poÍ 
'h.úy ^ífj) ,ÍDoA ob f OB. MERITA. DEDERAT -^ -P, erjpliiM ' ^ lá 






a.Oíuy^\is >■ .,..¡}:i ^oi- 



PROVINCIA TARRACONENSE. . 83 

La Meatesa Bastitana era la trigésimasegunda y última mansión de la 
vía militar que bajaba desde los Pirineos á Cazlona. 

Guisando, monasterio de gerónimos, situado en el obispado de Avi* 
la, entre las villas de Cadahalso y de Cebreros. No lejos de este con- 
vento, y como á diez pasos del camino, en una viña del propio monas- 
terio, donde dicen fue jurada princesa y heredera de España la in- 
fanta doña Isabel, honor y gloria de su sexo y de esta monarquía, el 
dia 1 9 de setiembre de 1468, están colocados los famosos Toros de 
Guisando. Son cuatro monstruos de piedra berroqueña, tan desfigura- 
dos que apenas se puede discernir si fueron toros, elefantes ú otros 
brutos, puestos en linea sobre plintos mirando á poniente, y tienen de 
12 á i3 cuartas de largo, 8 de alto y 4 ^^ grueso. El primero está en 
pie y le falta la espalda: el segundo caido, y no tiene mas que medio 
cuerpo: el tercero y el cuarto enteros y en pie. De las inscripciones 
que cuentan estuvieron grabadas en los plintos, solamente se conservíi 
la siguiente maltratada: .„iA 

LONG. INVS , 

PRISCO, caía 

ETI : j : -PATRI. F. CJ .no 

I * • . . 

El sabio anticuarlo don Antonio Agustín, arzobispo de Tarragona, te- 
nia por apócrifas todas las cuatro inscripciones, calificándolas de fingi- 
das y supuestas por Ciriaco Anconitano. 

Hellin, villa del reino de Murcia y cabeza de partido, cerca y sS 
oriente del rio Mundo. Según las tablas de Tolomeo le corresponde 
haber sido la antigua ciudad de Ilunum en la Bastilania, Dentro de 
esta villa hay vestigios romanos, trozos de paredes junto á una fuente, 
y otros esparcidos en el pueblo, donde se encontraron monedas de em- 
peradores, y una acmiada en Celsa con caracteres celtibéricos. 
. HiNOJARES, villa del reino de Jaén en el partido de XJbeda. En ella 
estuvo la ciudad de Fraxinum^ que era de la región de los orctanos, 
y la segunda mansión del camino militar que iba desde Cazlona por 
Guadix á Málaga. Se conservan reliquias de esta calzada y de la anti- 
gua población. .; .i ti r.>fü ;, -^ «ih (íh*^ 1: jÍj 
t HiRTA (Cabo de) en la costa del Mediterráneo. F, Alcalá de Gisbért. 
Huecas, villa de Castilla la nueva en el partido de Toledo, y dis- 
tante al norte de esta ciudad cuatro leguas, y una de Fuensalida. Tiene 
cimientos de edificios romanos, y un arco grueso de ladrillo y argama* 
sa unido á la torre de la parroquia, que es muy antigua. u 'lOff 
HuELMA, pueblo del partido de Jaén en Andalucía la alta, y en el 
arciprestazgo de Baeza. Llamáronle los romanos ^catucci, y á Noalejo, 
que está distante seis leguas, Viniolisi ambos eran de la región Basti- 
tana, y en ambos hay vestigios de sus antiguas poblaciones. Acatucci 
era la trigésimaprimera mansión del camino romano que iba desde los 
Pirineos á Cazlona; y Viniolis la trigésimasegunda del mismo camino. 
HüESCAR, villa del reino de Granada en el partido de Baza. Quieren 
que se haya llamado también Osea como la ciudad episcopal de Ara- 
gon, que fue colonia, y ciudad victoriosa y cabeza de los vescitanos\ 

La 



84 . :^ c P R I M E R A P A R T K. 

y ésta pertenece á los bastitanos. El P. Mariana se inclina á que en 
Huesear, y no en Huesca, fue donde Sertorio fundó la nombrada uni- 
versidad literaria ; pero casi todos los historiadores la ponen en aquella 
ciudad, patria del levita san Lorenzo, que también disputa Huesear. 
Conserva esta villa ruinas de su antigua población. 

Ibros, lugar del reino de Jaén en el partido de Baeza: aun mantiene 
rastros de su primitiva población y de su antiguo nombre Iberi ó Ibrí, 
con que la llamaban los oreta7ios, a?^ rhól: jü wtiüjsu-i? &: 
- Illescas, villa del partido de Toledo, conocida segim se cree en lo 
antiguo con el nombre de lllarcurísy en la región de los carpetanos^ 
de cuya ])oblacion romana conserva algunas reliquias. 
' Iniesta ó Hiniesta, villa de Castilla la nueva en la provincia de 
Cuenca y partido de San Clemente. Llamáronla los romanos Segestíca 
ó Segesía, y es la misma que Estrabon y Plinio nombran Egelasla^ y 
Tolomeo Ecelestn^ en la región de los bastitanos. La conquistó á viva 
fuerza el cónsul Catón el año de i9i antes del nacimiento de J. C, 
después de haber arrasado las murallas dé todas las ciudades que es- 
taban al lado de poniente del Ebro, y desarmado sus habitantes, de 
los cuales algunos se mataron por no verse asi afrentados. Permanecen 
en esta villa rastros de antigüedad romana; pero dentro de su término 
y á una legua de distancia hay un sitio en el que se ven ruinas roma- 
nas de muros, torres, algibes y de otros edificios, y en el que se des- 
enterraron piedras labradas, tinajas y vasijas de barro, que terminaban 
en punta por abajo, y de otras formas-, diferentes utensilios domésticos, 
y muchos trozos de lápidas de mármol que no se pueden leer sino ea 
pedazos, como estos, que están en las casas y calles. ¡> %j{i !¡-:rt 

LVCTVS. NlCm. FZZLVCIVSZZPOMPILIVSZISABÍAEZI 
RECTINA ZI LIPVS ZZ GRACIANVS ZZ GLODIVS II ZI 



i:; u; 



r, Isso, pueblo del reino de Murcia, no distante del rio Mundo, en el 
partido de Hellin. Pudo ser la antigua ciudad de jisso en la Bástela^ 
nia, y conserva los lienzos de un castillo destrozado, que tienen de 
largo de norte á sur 7o varas, y 55 de oriente á poniente; cimientos 
de argamasa de 9 ¡)almos de ancho, trozos de cuatro torres en los án- 
gulos, ruinas de unas termas que llaman Baños de la Reina, en las 
que hay divisiones y estancias; sepulcros excavados en piedra, un con- 
ducto subterráneo ó mina, por el que pueden andar dos hombres de- 
rechos y pareados con dirección al castillo, y muchos sillares tendidos 
por aquellos campos. Se han encontrado en ellos y entre las ruinas mo- 
nedas de colonias y de municipios de España, como de Córdoba y 
Bilbilis. 

IzNAroRAFE, villa de la provincia de Jaén, partido de Úbeda, en el 
adelantamiento de Cazorla, á la que llamaban los oretanos Anistorgisy 
de cuya antigua población se perciben algunas señales. Aqui fue donde 
Annibal juntó el año 54i de la fundación de Roma todo el ejército que 
la república de Cartago tenia en España, del que separó la gente que 
su hermano Asdrubal habia de llevar á Italia contra los romanos, y la 
que habia de quedar en la península para continuar la guerra. 



SK'.U. 



PKOVINGIA TARRACONENSE. 85 

JoDAR, villa de la provincia de Jaén en el partido de Gbeda. Man* 
tiene las ruinas de población romana y esta inscripción; 

- NELIVS. CERVI. F 

NIGER. PATER r 

A. GALDVRIA. IVNI 
OR 

Joyosa, villa del reino de Valencia. /^. Villajollosa. ^^^^ 

JuMiLLA, villa del reino de Murcia en el j)art¡do de Hellin, sítna- 
da en una llanura al occidente de la sierra de Charque, entre las villas 
de Hellin y de Yecla. El canónigo de la santa iglesia de Cartagena 
don Juan Lozano, escribió una descripción de esta villa y de sus anti- 
cüedades romanas muy circunstanciada, como testigo é investigador fie 
todas ellas : y no encontrando en los geógrafos antiguos nombre que 
pueda pertenecerle, sospecha que se pudo llamar Gemella por la se- 
mejanza del nombre, y por haber cerca de ella ruinas de otra antigua 
población romana. 

Afirma Lozano que en el espacio que bay de medía legua desde 
el monte cercano basta la punta del Charque en la dicha llanura, se 
bailan las antigüedades siguientes. Tres grandes estanques cuadrilongos 
de argamasa, trozos de urnas cinerarias, y de barro sagunlino con hue- 
sos calcinados : que á las dos iViillas de la' villa se encuentra una ciu- 
dad subterránea, y en la cima del monte Bnitera las ruinas de una 
fortaleza y sus murallas de piedras descarnadas, con la que sospecha 
tuviese comunicación la ciudad sepultada. Que habiéndose hecho ex» 
cavaciones en ella el año de i779, se descubrieron siete habitaciones 
con sus pavimentos mosaicos de piedrecitas de diferentes colores, que 
fig-uran adornos de grecas, cenefas, fajas y otros ornatos del buen gusto 
romano. Que se desenterraron tauribolios, ánforas semejantes á las que 
servian en el templo de la diosa Vesta, lucernas, cascos saguntinos 
muy finos y de varios colores, otros pavimentos de argamasa, la- 
drillos de extraordinaria magnitu4> triangulare^, octógonos y de otras 

formas. , ' / ¡ - i ? \\ !/' 

En la misma llanura y á distancia de medio cuarto de legua de la 
villa existen las ruinas de unas termas con varios departamentos de ar- 
gamasa, en los que se ven los conductos por donde corrian las aguas 
caliente y fria á los baños. Se lian encontrado pedazos de lápidas de 
mármol con inscripciones; de ídolos de barro y de pintura al fresco; 
columnas, inscripciones celtibéricas; un ídolo de plomo, al parecer 
egipcio, que representa un espectro horrendo, con tetas en su natural 
sitio, en las nalgas y en las parles pudendas; brazos, manos y dedos 
como los de las lagartijas; pies y piernas en actitud de danzar, y rostro 
como el de un mochuelo. . , 

Pasan de 5oo las monedas antiguas de todfos tamaños, cuños y me- 
tales que se han desenterrado en este sitio, la mayor parte acuñadas en 
Roma y en Nimes: las habia de Turiaso, Jlici, Segooriga, Cartago é 
Jícrc¿a, siendo también apreciables los siguientes sellos de los alfareros 



86 ' PRIMERA P A R T E. f 
y alfarerías de Sagunto, que se encontraron marcadas en los vasos, lu- 
cernas y urnas de barro. 



Q. N. O IZ |lMP| IZ OF PONT ZI OF P. R 

Lagos (Ciudad de), asi llaman á un sitio que está cerca de las la- 
gunas de Ruidera en la Mancha. V. Fuenllana. 

Lanusiá, villa del reino de Valencia, cerca de la costa del Mediter- 
ráneo, y no distante del Cabo-Martin. Hubo de ser población conside- 
rable en la región de los contéstanos^ según los trozos de piedras labra- 
das que hay en su distrito, donde se copió el de esta inscripción:/ * 

^éV M 

ABIVS (Jj^ 
lANVS <§ 
RVM ^ XXXV di í 

H Q S Í2 E j 

R QFILIO O í'lENTISSIMO QF íítí^.íri , í 

■ '\ 
Latos, villa de Castilla la nueva, distante legua y media de Tole- 
do. Debió pertenecer á la región de los carpetanos, y conserva ruinas 
de grandes edificios, de entre las que se han desenterrado monedas y 
otras antiguallas. 

Lezuza, villa de Castilla la nueva en la provincia de la Mancha y 
en el partido de Alcaráz. Fue colonia romana con los nombres de L¿~ 
¿isosUf Libizosa ó Libizosia, y Forum Augustanum^ en la región de 
\q% oretanos. Fue natural de esta antigua ciudad Cajo Vibio Porciano 
Quincio Italiciano, caballero por gracia del emperador Hadriano, con- 
decorado en su patria con todos los honores públicos, y flamen en la 
España citerior, que le erigió una estatua en Tarragona, como lo afir- 
ma una inscripción que existe en aquella capital. Hubo otra geográfica 
en Lezuza que se trasladó á Alcaráz, y aunque permanece en esta ciu- 
dad, la copio aqui, á donde corresponde. 

? í^^ IMP. CAES. DIVI. ANTONINI. FIL 

DIVI. HADRIANI. NEPOTI. DIVI ^^ ^ '^^^ 

^* '^^ TRAIANÍ. PARTH. PRON. DIVI * - " ' • 

NERVAE. ARNEPOTI 

M. AVRELIO. ANTONINO 

AVG. ARMENIACO. P. M. T. P. XX 

IMP. II:::::::COS. III 

COLONIA. LIBISOSANORVM 



IVI'VIÍJr: 



Libisosia fue la segunda mansión del camino militar que iba desde 
Laminio á Zaragoza. }., rrí;. v 

Linares, villa del reino de Jaén en el partido de Baeza, y en la fal- 
da de Sierra Morena. Jimena dice en sus Anales del obispado de Jaén 
que se llamó en lo antiguo Rellanes^ y que pertenecia á la región de 
los oretanos. Estrabon habla de las minas de plomo que había en su 



PROVINCIA. TARRACONENSK g^ 

(listiilo, y que todavía se benefician en él. Pero lo mas recomendable 
de este pueblo para nuestro intento es el ser el depósito de las antigüe- 
dades de Castulo ó Gazlona, de cuyo despoblado dista una legua. Am- 
brosio de Morales, que las vio todas en Linares, las celebra mucho, 
especialmente un león de piedra mayor que el natural , que tenia co- 
gido con sus garras, pero con blandura, un corderito, y dice que era 
muy estimado de los profesores é inteligentes; y un pedestal ó basa de 
1 2 pies de alto y de 3 de ancho , en que habia estado colocada la es- 
tatua del emperador Claudio,; con esta iascripcion grabada en el neto 
del mismo pedestal, que traducida al castellano decia asi: "Valeria Ve- 
»recunda y los dos Cornelios Tauros, padre é hijo, dedicaron esta es- 
M tatúa en Castulon al emperador Claudio Augusto Germánico, padre 
»de la patria, con juegos públicos dados á sus expensás."({ ,ia&uñ.\A 

■ Son muchas las lápidas con inscripciones romanas llevadas de Caz^ 
lona á Linares, c\\\e estaban colocadas en las casas de los vecinos de 
esta vilk Diego de Baeza, Sancho de Benavides, Alonso López de? las 
Doblasj y en el jardin de un tal Montano; pero como todas sean dedi^ 
caciones y epitafios, solamente trasladaré aquí la siguiente por ser geo- 
gráfica y mas interesante. 

VALERIAE. CIPATINAE. TVCCITANAE. SACRVM -zitt- 

COLONIAE. PATRICIAE. CORDVBENSIS. FLAMINI 
CAE. COLONIAE. AVG. GEMELLAE. TVCCITA 
NAE. FLAMINICAE. SIVE. SACERDOTI. MVNICI 
PII. CHASTVLONENSIS 

LmiA , villa del reino de Valencia y del partido de su metrópoli , de 
la que dista cuatro leguas. Casi todos los historiadores valencianos in- 
sisten en que fue la antigua Edeta, cabeza de la región Edetaiia-^ pero 
el conde de Lumiares se opone con demostraciones que se pueden leer 
en el artículo Jérica, y que manifiestan haber sido ésta Edeta y no Li- 
ria, asegurando que esta otra villa se llamaba Lauro ó Laurona, cuan- 
do la abrasó Sertorio yendo contra Pompeyo. el año. 73 antes del. naci- 
miento de Jesucristo. «» mo' / •.lí-.-ífT'^Mfr f\^''r,'A%.VA'\ 
Son muchas las ruinas y vestigios que hay en Liria de su antigua 
población, de costosos acueductos y de sepulcros romanos, en los que 
se hallaron anillos de oro , y se encontraron muchos barros saguntinos 
esparcidos por aquellos campos. Habrá unos diez años qué un labrador 
de esta villa encontró en su término mas de ochocientas monedas con- 
sulares de plata, de las que se conservan unas ciento en nuestra Aca- 
demia de la Historia. 

El mismo conde de Lumiares copió veinte y seis inscripciones que 
halló grabadas en lápidas de esta villa, y están en su manuscrito origi- 
nal, que existe en dicha Academia. Todas son dedicaciones y epitafios, 
y ninguna geográfica, por lo que solamente traslado aqui las dos si- 
guientes: 

XIVPLVM. tíívHARVM 

Q. SERT. EVPORISTVS 

SERTORI/WS. ET. SERT 



88 JÍ81^ PRIMERA PARTE. ;T'r 

«Id: ! ^'^^O^'FESTA. VXOR. ASOLÓ 

Y • .... i.:í i ITAYTI. EXCYLPTVM ., ; ., U. ,. 

.Oííoufíi í:itMf>3 ^ EST. IN-IONOREM. WENOR ofi oiéOi 

pié oijjj ^>'>ib 7^P4n:^í"-'^ •' ' ^ . t-^^"- '' ' ' ••", 

-£9 £l r,boo¡oíCK), üi 



mu/ 1' 



ojaa. b n» ^^bc^t^ aoioqncK. A. SEVERVS 
^y 6hoiíiy,^*|Í8¿ fií-' COR. RVFIklvA 

LiRUELA, pueblo del reino de Jaén, cerca de Cazorla. Fue población 
romana y se llamó Leatris, Pertenecia á la Oretania, y todavía conser- 
-sa algunos vestigios de aquel tiempo. 

p: 'LoMBAY, víUa del reino de Valencia: tuvo al parecer en lo antiguo 
el nombre de Lumba, y correspondía á la región de los edetanos. Man- 
tiene las ruinas de su antigua población, y estas dos inscripciones en 
la Foya de Lorabay, entre Alfarb y Catudan. ^/>íl;..ii í /, ííoiia,.^ 



MTfmyh?. MMJ. CALPVRNIAE 








l^iUVíA f MARCELLAE 








r M. SEMPRONI 


.JJ 


ÍGJ 




V::::::::DVS 


•'^ ' 


irr 




VXORI. OPTI 








MAE. ET. DI 








GNISSIMAE 








nr í). FONTEIO. PÍO 





'^hf ■ ■ 

^■!^ ... . í LATÍGJUABI 

-^•LoRCA, ciudad del reino de Murcia y cabeza de partido, distante 
cinco leguas del Mediterráneo, en la que estuvo la antigua Eliocroca ó 
Elíocrota^ municipio romano de los mavitanos en la región de los has- 
titanos. Conserva vestigios de su primitiva población, algunas inscrip- 
ciones, y tendría muchas mas si no hubiesen empleado sus lápidas en 
edificios modernos. La mas legible es una miHaria del tiempo de Au- 
gusto, semejante á otra que hay en Totana, })ero con la diferencia de 
4os miles pasos de distancia. Se encuentran en su terreno monedas del 
alto y bajo imperio^ Eliocroca fue la vigésimaoctava mansión del cami- 
no romano que desde los Pirineos bajaba á Cazlona. -.. M toü.*,. 

-mrro níir »;»^^fí inscripción de Lorca. ,\..\ ^^^ 

'"í"- IMP. CAESAR. DIV » &üp ,kií 

A?,^H^ r.\ í»? AVGVSTVS. CO ^^ ^^ .flin^'Jjfi / 

iifVNic. Pote 

IMP. XIIII. PONTII 

av:i<ükiú MAX 



PROVINCIA TARRACONENSE. % 

^fv. '• '' -^'La misma restaurada. .-' ni íio:* 

'*'^' IMP. CAESÁR. DIVL F '''*'' ^ 

-06 oí uí) ^6A&i^a *il> o . AVGVSTVS. COS. XIU^ {^j^ ^j j^^^ íii^ad 

aíí:>.3£UJ?|i¿i {¿TRIBVNIC. FOTEST ....^ ' 

IMP. XIIIl. PONTIFEX 

MAX 

M. P. XXVIII 

ImcripcioQ segunda de LorcAé m. >.< ' ' actíiñua j 

L. RVBELLIVS 
PHILOSTRATVS 
HIC SITVS. EST I 

L RVBELLIVS ly. 

PHILOSTRATVS n 

FILIV& DE. SVO. F. C V 

LoRQui, pueblo del reino de Murcia en el partido de (jieixs, ¿htití^ 
te una legua de la villa de Archena, junto al rio Segura. Pertenecía á 
la región de los bastitanosi todo el pueblo manifiesta antigüedad roma- 
na. La plaza está llena de argamasas y de cimientos de gran espesor. 
Al tiempo de abrir las zanjas para construir una casa se descubrieron 
sillares, postes y arranques de arcos. Cerca de otra se desenterró un 
busto de piedra; al frente de una noria una gran lápida de mármol y 
muchas monedas romanas, y en lo alto del molino sillares labrados de 
diferentes formas. 

El cerro inmediato, en cuya falda está el pueblo, se llama Cepion. 
Los cimientos de la ermita que está en el mismo monte son entera- 
mente romanos, como asimismo la argamasa petrificada^, varios peloto- 
nes de ella que tienen de grueso mas de vara y cuarta cada uno , y 
otros fragmentos de muralla esparcidos por aquella altura. Tienen la 
propia construcción romana las ruinas de dos castillos situados en otros 
dos montes, poco distantes del de Cepion, y los mismos materiales. 

Fueron muchas las monedas imperiales que se hallaron en estos 
parages, y una lápida con su inscripción sepulcral de Marco Terencio 
enterrado en Ilorcis, que se descubrió en principio del siglo XVIII cuan- 
do se abrieron las zanjas para levantar la venta de Lorqui, que dista 
del pueblo una legua; y entonces también se encontraron cocinas sub- 
terráneas, ánforas, urnas cinerarias y vasos de Sagunto. - "^ ^ 

LoRviGA, dehesa de la provincia de Toledo, distante nná legua de 
Talavera de la Reina, á la otra parte del Tajo, y en frente de la con- 
fluencia de este con el Alverche. Contiene reliquias de la antigua ciu- 
dad de Ilurbída en la Carpetania, i ' * 

LuciAJVA, villa de la provincia de la Mancha en el campo de Cala- 
trava y en el partido de Almagro. Conserva su antiguo nombre, aun- 
que Tito Livio la llamó Illucia, y las ruinas de su antigua población 
romana en los óretenos. El pretor de la Bética Cayo Fbuíiaio U con- 

M 



9© y- p :/ JF R I M E R A . PARTE. O ;f 'r 

quistó el año de 56o de la fundación de Roma. Se encuentran lápidas 
con inscripciones romanas en un sitio de su término llamado Altopaso, 
y en la dehesa de Morillas del Chiquero , que está cerca de esta villa. 

Lugar-nuevo, en el reino de Valencia. P^. Bigastro. 

LupioN, pueblo del reino de Jaén €n el partido de Baeza, en lo an- 
tiguo Liiparia en la Oretania: conserva sus ruinas y las de un castillo 
del mismo nombre Lupion. . 

Malagon, villa de la provincia de la Mancha en el partido de 'Al- 
magro, á la que llamaron los oretanos Salaria. Conserva algunos ves- 
tigios de su primitiva población, sepulcros con cubierta de mármol de 
tres cuartas de largo, de mas de media vara de ancho, y esta inscripción: 

PVBLIVS. CORNEL. PRINCIPIS. F 
ALARGVRIVS. H. S. E. ANNOR 
LX. LIBÉRT. HER. EX. TE. COR 
NELIVS. VERNA. ET. RESTI 
TVTVS. DE. SVO. GVRA. P 

Malamoneda, lugar casi despoblado de Castilla la nueva, distante 
seis leguas al mediodía d^ Toledo. Llamóse en lo antiguo Mojieta, y 
perteneció á la Carpetaiiia. Subsisten en su recinto las minas de un 
torreón y de Un castillo, algunas inscripciones romanas ^ y las escorias 
de los metales de la casa de moneda que dicen tUiVO.. Upa de las insf 
cripciones dice asi: , %aa -úmim *:,|;i£.t aüt -íIiíU sfe o<{m9ií ik 

X ío.amm si> f,(„CfiI^p.,PROVlN0AE. CARPUJ^ÍJ^E. ., • ^^j, ,^j,_,,, 

Malpica, villa de Castilla la nueva en la provincia de Toledo. En 
«1 artículo de Lorviga, dehesa de esta misma provincia, se dijo que 
habia en ella reliquias de la ciudad de Ilurbida en la Carpetania^ se- 
gún la opinión de algunos geógrafos é historiadores; pero la de otros es 
que estuvo en esta villa, donde también hay reliquias de edificios tó- 
manos, y se han encontrado inscripciones y una urna de barro. 

Mandor (Llanuras de). V, Molino de Mandor. 

Maqueda, villa de Castilla la nueva en la provincia de Madrid, y 
cabeza de partido, distante al poniente siete leguas de Toledo. Aunque 
sus torres, castillos y muralla no sean del tiempo de los romanos, lo 
son unos sepulcros con inscripciones que se descubrieron en el prado 
de la Magdalena, término de esta villa. Una de ellas, que está ador- 
nada con friso y molduras, refiere con buenos caracteres que Neyo Va- 
lerio Levino levantó aquel monumento á su padre Neyo Valerio Pom- 
peyano. 

Para su mejor conservación la trasladaron á la ermita de tiuestra 
Señora del Otero, que está en el propio término, en la que se conser- 
van lápidas de mármol de gran tamaño, sepulcros enteros de una sola 
piedra, y las reliquias de un pavimento mosaico de piedras de dife- 
rentes colores y cuadradas en forma de dados, P9r|.lq,quf í^^. llaman 
.tap¿>ien ermita de nuestra Señora de los Dados, ^^.^^c-.^,^ ^.^1 ^.^ ^.^^^ ^ 



PROVINCIA TARRACONENSE. 91 

Marjspai\za, «aldea del reino de jMurcia. V. Yecla, á quien pertcDece. 
Martin (Cabo), en la costa del Mediterráneo j en el reino de Va- 
lencia. Los antiguos le llamaron Promontorium Dianium y ^rthemi- 
sium, acaso por estar cerca de Denia, si ya no dio el nombre á la ciu- 
dad j y Ferrarium porque habia en él minas de hierro. También le 
llamaron Hemeroscopium por una atalaya que los griegos levantaron 
alli , de la que se valia Sertorio para observar las embarcaciones trans- 
eúntes, pues desde esta punta se ven mucho mar y muchas playas. 
Ahora tiene un castillo, y es muy creible que entre sus cimientos 
haya antigüedades fenicias y romanas. > 

Mascarell, villa del reino de Valencia en el partido de Castellón. 
En el campanario de su iglesia parroquial y en el lado que mira acia 
Nules hay una inscripción romana, grabada en una lápida de un pie 
y tres pulgadas de alto, y de un pie y diez pulgadas de ancho, que 
dice asi:,i;.,,,j 

''"• M. TeT. TIENVS. M. F 

__ GAIPOLLIO áTib^Tí.i 
AED. íí VIR. FLAMEN. AVG 

QVAESTOR 
BAEBIA. L. F. LEPIDA. VXOR 

Mazar A!\reROZ, pueblo de la provincia y partido de Toledo, de cu- 
ya metrópoli dista tres leguas al mediodia. Algunos geógrafos moder- 
nos pretenden que es la antigua Mejiterrosa de los carpetanos. Con- 
serva algunos restos de su primitiva población, y hay en él trozos de 
columnas de piedra, de un acueducto de plomo; y en el pago de Pa- 
lomarejo lápidas con inscripciones romanas ilegibles. _ 

Mazarron, villa del reino de Murcia. V. Almazarrón. 

Meca, monte que divide el reino de Murcia del de Valencia, exten- 
diéndose de norte á sur, y engrosándose acia poniente para formar lo 
que llaman Mugrón de Almansa. Conserva rastros de un canal ó ca- 
mino, que comienza en las terceras partes de la altura del monte y 
siguen hasta su cumbre. Tienen 4oo varas de largo y rnas de 1 2 de 
profundidad, contando 10 excavadas en peña viva. En lo mas alto del 
monte se ven los vestigios de una población antigua, cuarenta algibes 
de piedra, los mas de 20 pies de largo y los menos de 60; muchas 
ruinas de muros, sillares y trozos de paredes que forman calles , y se 
extienden un cuarto de legua. Entre estas ruinas se encuentran frag- 
mentos de ollas, cántaros y platos de barro rojo fino, terso y duro, 
pintados de diferentes colores y dibujos, y monedas celtibéricas j 

romanas. . í .;í. ^1; 7 . . 

Melche ó Melque (Ermita dé nuestra Señora de) en Castilla la nue- 
va, jurisdicción de la Puebla de Montalban, término del Carpió, dis- 
tante una legua del lugar de Galvez. Pretenden algunos de nuestros 
historiadores y geógrafos modernos que esta ermita sea un resto de la 
antigua ciudad de P atérmana en la región de los carpetanos: lo cierto 
es que el tal edificio está casi soterrado, y que es de piedras labradas 
^ djesupidas, sin cal ni otro akun material. Pesde él hasta el castillo 



9a , , , :• PRIMERA PART E. 

de Montalban sigue una calzada antigua de media legua, y en sus in- 
mediaciones se descubren vestigios de otra población romana. 
- MíRANDA, partido del término de Ollería en el reino de Valencia. 
V. Ollería. ;^f'' 

Mogón (El castillo de), situado en lo alto de un monte fragoso de 
Sierra Morena, al lado meridional y cerca de las Navas de Tolosa. Se 
dice que le hizo construir el capitán Magon cuando los cartagineses 
dominaron aquella tierra de los oretanos. Si es cierto, también lo es 
que los moros le repararon. ' *'*; 

Molar, pueblo del reino de Valencia, cerca del Mediterráneo^/^. 
Elche. 

Molina, villa del reino y partido de Murcia, distante dos leguas de 
la capital, á la orilla del rio Segura. Los moros la llamaron Mola, y 
aunque este nombre no sea romano, lo son muchas de sus antigüeda* 
des, cuales son las ruinas que están en lo mas bajo del pueblo ]utíttt 
al rio, y los cimientos del alcázar que llaman Iglesia vieja, levantados 
del suelo una vara, y sirven de sosten á las habitaciones inmediatas; 
los muros del castillo que se elevan diez varas, y los trozos de la mu- 
ralla que cercaba el pu-eblo. Fuera de él se sostienen unos trozos de 
argamasa que sirven ahora de dique, y defienden el camino de las 
inundaciones. 

MoLiNicos, despoblado en el reino de Murcia. F^. Elchecico. 
. Molino de Mandor , término de Villaroja en el reino de Valencia, 
yendo desde la capital á Liria. Se descubren en este sitio ruinas de edi- 
ficios romanos , que algunos creyeron lo fuesen de la antigua V^alentiOy 
mas parece fuera de duda que esta ciudad ocupó en lo antiguo el 
mismo terreno en que ahora está con poca diferencia. En el primer 
arco de la acequia de este término hay un trozo de mármol blanco del 
tamaño de 2 pies y ú pulgadas, adornado con estrias y molduras, en 
el que está grabado este epitafio : - 

POSTVMIAE. C. F. APRVLLAE 
I;; FLAMINICAE. SAETAB. AVG 

y^'i ANNOR. XVIIII 

,, , €. POSTVMIVS. SVCCESSVS 

o> (Sic) PILTAE. PIISSIMAE 

-C- . ET. SIBI 

El P. Diago con error conocido leyó Saetahuc en lugar de Saetah, Auq, 
y formó el pueblo Saetabnco, desconocido y jamas nombrado de los 
antiguos, atribuyéndole las ruinas arriba dichas. Hay otro sitio en Va- 
lencia que llaman Llanuras de Mandor, muy diferente del anterior, 
pues está en la orilla septentrional del Turia, distante tres leguas de la 
capital y cuatro de Murviedro. En él cuentan que se dio la famosa ba- 
talla en que Pompeyo venció á Sertorio el año 76 antes del nacimien- 
,to. de J. G. 

V,|j MoNFORT, villa del reino de Valencia en el partido de Alicante. Con- 
serva un cipo de mármol de una sola piedra cuadrilonga que termina 









•;'P 




. 




tiii 




T ' 


rvM 


•l:í-! 


x.'i iki.V 


■ib - 


VHí: 


lur 


^■eoL, 


Cll)*i 


i*? 


r^b 


ÍOTíi 


.;?; 


; 


.'Al 



PROVINCIA TÁrHACONENSE. 98 

por "lamba en arco, en cuyo centro están esculpidos dos florones redon-i 
dos, y mas abajo estas letras: ■ ' • • 

, i ' iF:rm::A • : ijIO 

^ T Y G:::E 



..HlJ., 



(V N. VXXVIII . — 



T37 A 



MoNGON, antiguamente Mojis-agonis, atalaya de Q. Sertorlo en el 
reino de Valencia. Vf Denia. - 

MoNTEAGUDo, pucBlo del reino y partido de Murcia,- al norte de sá 
tapital, á una legua" dé distancia del río Segura, y en la falda de un 
tnonte. Es muy extraño que siendo romano y uno de los que contienen 
"muchas antigüedades, ningún geógrafo haya descubierto áu primitivo 
nombre. • ' 

Después del año de 1 76o se desenterraron al pie del monte y cas- 
tillo de Monteagudo las columnas dóricas de mármol rojo con que se 
adornó la portada del convento de los agustinos de Murcia. Subsisten 
al rededor de la parroquia de este pueblo capiteles corintios , restos sin 
duda de algún templo gentílico, como también lo son las peanas de aU 
tares de jaspe azul y las gradas de la misma iglesia, y una piedra mi- 
liaria de color amarillo que está arrimada á sus umbrales. Véense én 
las puertas de las humildes casas de este pueblo sillares labrados3- y 
suelen servir para sostener los utensilios domésticos; losas de mármol 
cuadradas y cuadrilongas, perfiladas á buril: todo sacado de la antigua 
población, cuyos vestigios se ven en este pueblo y en su contorno. '^^.^'^ 
En las inmediaciones se hallan restos de un gran acueducto, de ar- 
gamasas. Permanecen las reliquias de dos castillos, uno en la eminen* 
cia del monte y otro en la bajada: el primero tiene muros de piedra 
y el segundo de argamasa, y otros acueductos subterráneos que se di- 
rígian al mediodia , donde también hay restos de edificios subterráneos 
que pudieron ser termas. Hay otro castillo allí cerca, y aunque de nom- 
bre árabe, los cimientos son romanos. 

Es muy creible que hubo en la sepultada ciudad que está debajo 
de este pueblo alfarerías romanas, como las de Sagunto y de Tarrago- 
na, porque en ninguno de España se encuentran tantos cascos, y íiun 
barros enteros y servibles. Hay ollas, cazuelas, platos, jarros y vasos, 
de manera que los labradores de Monteagudo comen á veces en la mis- 
ma bajilla que usaban los caballeros romanos. Se encuentran lucernas 
y lacrimatorios de barro negro y lustroso como el azabache, y tan duro 
y fuerte como el metal; y se descubrieron poco tiempo hace un vaso 
sin asiento que terminaba en punta por abajo, otro de color pardo con 
ornato gracioso de grecas, y una hermosa ánfora larga y angosta con 
sonido campanil: el año de i795 una urna lacrimatoria, en la que se 
mezclaban las lágrimas con los bálsamos y aromas: otra cineraria de fi- 
gura esférica, sin cuello ni asas, que acababa en punta por arriba^ y 
unos vasitos á manera de nuestras jicaras con pie como cálices. 

En fin, son infinitos los cascos de los barros llamados saguntinos 
que hay en este lugar de diferentes tamaños, formas y diseños de fran- 



94 PRIME RAPARTE. ^ 

jas, puntas, ramos, aves, peces, cuadrúpedos y figuras humanas.. pu- 
chos de ellos están marcados con los sellos ó cifras siguientes: , 



OF (icina) AMANDI OÍF CRISPÍ 



FELICIS MN 



A VET 



CORN 



AVRNI 




Aunque no con tanta abundancia como los Larros saguntinos, se 
han hallado en Monteagudo ídolos y figuras de hierro y bronce, que 
representan númenes cartagineses y romanos: un Júpiter Ammon coa 
sus cuernos; Mercurio con alas en el petaso y con una bolsa en la mano; 
soldados romanos con morriones; y víctimas para los sacrificios, como 
un toro con ínfulas, una cabeza de javah, otra de un cerdo y uníi lie- 
bre en actitud de correr, .^^^¿.^-^r 5. n^^Ty ..!^ a;í.¿^ f.. f.. .;<.,*" 'm"*'*^ 
9,> mPof Último, se han encontrado y se encuentran todavía en este pue- 
blo y en los campos inmediatos monedas romanas de todas clases y ta- 
maños, especialmente espauolas acuñadas en f^^ripía^ en rCelsa,; y ea 
otras colonias y municipios de la península. ,; ,: , / ' ' " 

.: Tal vez parecerá muy exagerado la mayor parte de lo que aca- 
bo de referir en este artículo: pues todo lo he extractado de la obra in- 
titulada Bastitama y Contestania, que escribió y publicó el canónigo 
de la santa iglesia de Cartagena don Juan Lozano, quien estuvo en Mon- 
teagudo, vio con detención todo lo expuesto, y compró alli una por- 
ción de cascos saguntinos, como se ha prevenido en el Prefacio. 

Monte ALEGRE, villa del reino de Murcia en el partido de Villena, 
cerca y al poniente de Almansa. No se sabe su nombre antiguo, per:> 
sí que estaba en la región de los hastitanos. Mantiene ruinas romanas 
junto á la ermita de nuestra Señora de la Consolación, argamasas y, 
trozos de edificios; y se han encontrado en su término muchas mone- 
das apreciables: una romana con las dos caras de Jano; otra acuñada 
en la colonia Celsa victoriosa (Velilla), y otra en el municipio Turia- 
;50 (Tarazona). '^v. 

^(vMoNTESA, villa del reino de Valencia y cabeza de partido. Tiene 
vestigios de población romana, y la siguiente inscripción sepulcral: 



« t 






LVPERCILIAE 

ANNOR 

XXXXVIII 



IfiHiiíi h 



ií í 



-> , 



P. U S. H. S. E. S. T. T. L 



MoRATA, villa de Castilla la nueva en la provincia de Toledo, par- 
tido de Ocaña. Conserva rastros de haber sido pueblo antiguo de los 
carpetaiios. Años pasados estando arando alli cerca unos labradores 
descubrieron cimientos de edificios romanos, pedazos de ladrillos gran- 



PROVINCIA TARRACONENSE. 9S 

des y de lejas de varias formas, y varias monedas de emperadores. < 
En el despoblado que llaman Heza, y está en su término, existen 
las ruinas de un castillo acia poniente, camino de Chinchón; y tor- 
ciendo al norte, piedras labradas con molduras, y algunas inscripciones 
muy mal tratadas, en las que solamente se puede leer LICINIA, nom- 
bre de muger, que aquellos naturales creen haber sido el nombre an- 
tiguo de la villa. 

MoRELLA, villa del reino de Valencia y cabeza de partido, situada 
sobre un monte, y conocida en lo antiguo con el nombre de Murella 
en la región de los ilercaoneSé Algunos geógrafos modernos pretenden 
que se llamó Bisgaris ó Biscargis, y que fue municipio. Mantiene un 
castillo murado, que en lo antiguo [)udieron haberle construido los ro- 
manos, y vestigios de antigua población cerca de la villa, como tam- 
bién en una alquería de su jurisdicción una lápida con esta dedicación, 
en parte gastada: íi; tu>i:ií"í:¡'. r n;-:»xí?in t . ¿ 

. ,,. lOVI. CONSÉRVATORi iiO 

OB. INCOLVMITATEM ^.^ -'-V 

M. A. A ' Toinii^ 

-.ií«:?b HANC. ARAM. POSVIT 
• ' ET. D. D 

MÓSTQLES , villa de Castilla la nueva en la provincia de Toledo y en 
el partido de Madrid, de donde dista tres leguas, acia poniente. En lo 
antiguo pertenecia á la región de los carpetanos, y estaba fundada en 
el cerro Prieto, que está al oriente de la misma villa. En él se descu- 
brieron cimientos de población romana y pavimentos mosaicos.'- noh 
MuLA, villa del reino y partido de Murcia. No falta quien diga que 
la fundó el emperador Antonino, con referencia á una inscripción que 
se encontró en esta villa y no existe; pero sí termas y otios vestigios 
de su antigua población. • 

Murcia, ciudad capital de su reino, situada á las márgenes del rio 
Segura. Según las tablas de Tolomeo pudo ser udrcilacis ó Archüacis 
cuando pertenecia á la región de los hastitanos. Después hubieron de 
destruirla los godos, y los moros la reedificaron con el nombre de 
Mursiet ó Mursía. El canónigo don Juan Lozano menciona algunas an- 
tigüedades que distingue de las de los árabes, señalando los trozos de 
la muralla que construyeron los romanos. 

Dice ademas que á una legua de distancia de esta ciudad rio arriba 
está el azud ó gran dique que reparte las aguas para regar aquellas 
huertas y campos, y que es obra romana, como también algunos edi* 
ficios dentro de Murcia, y subterráneos. Copia inscripciones halladas 
en ella, y habla de monedas imperiales que se encontraron alli, y de 
una lucerna saguntina en forma de chinela, el año de i786. 

Subsiste en el lienzo de j)ared que mira al sur de la parroquia de 
San Nicolás la siguiente inscripción: u -nú-- 

L. PETRONIVS. L. F 

CELER . r?mñf:. 



96 -PRIMERA PARTE. '' 

y Masdeu copia esta otra, que afirma estar eii esta ciudad, y es tina 
tledicaáoa eü cumpliniiento de un voto. - > "'i 

,.^,,„ ,f,r,;j..^ CASTORI. ET. POLLVCI )Imvh> 

'oion ^ádíj-n-. DIIS. MAGNIS ■: nna 

-n.í * :. '.t b ob*^' ~ SVLPICIA. Q. SVLPICÍ. F >í) 9^u 

VOTVM. OB. FILIVM / ^i J^ ^-■¡rj 
í:í)2ün^ , )L)iiifíq fsU I SALVTI. RESTITVTVM 

.V' 

. MuRviEDRo, villa del reino y partido de Valencia, distante cuatro 
leguas al norte de la capital, situada á la falda de un cerro á la dere- 
cha del rio Palancia, y sobre las ostentosas ruinas de la gran SaguníOy 
municipio romano en la región de los edetanos, y famosa por su fide- 
lidad y adhesión á Roma, pues quiso ser abrasada antes de entregarse 
á los cartagineses. De ninguna población antigua de España se ha es- 
crito tanto como de esta, por lo que basta referir aqui lo mas señalado 
que ha quedado de ella. 

Plinio y Silio Itálico aseguran que antes del incendio había en Sa- 
gunto un célebre templo dedicado á Diana; y según el examen y ob- 
servaciones del conde de Lumiares estaba fuera de sus muros, y cerca 
de la plaza mayor del actual Murviedro , como lo manifiestan los ci- 
mientos y un trozo de inscripción que hay alli, y á él pudieron perte- 
necer los fragmentos de columnas y capiteles empotrados en edificios 
modernos de la villa. í^, >( 

Se descubrieron el área, los cimientos y basas de otro templo en la 
entrada del castillo dedicado á Hércules, cuya descripción publicó 
don José Cascant, académico ^ mérito de la real de San Carlos de 
Valencia, en el año de i8o7. A principio del siglo XVIII y en la guer- 
'fa de sucesión trataron los vecinos de fortalecer el castillo y de reparar 
la muralla, en lo que emplearon sin discernimiento muchas piedras 
labradas con adorno de relieves delicados, de cornisas primorosamente 
entalladas, y con mas de veinte columnas, cuyos diámetros correspon- 
dian á los de las basas anteriores. 

•; 5 : Sobre la puerta de una taberna de esta villa, en la calle del cami- 
no real, hay una antigualla, que parece tau antigua y acaso mas que 
los dichos templos. Es un bajo relieve de mármol azulado y tosco ^ de 
un pie de largo y de uno y seis pulgadas de ancho, que representa un 
hombre desnudo en medio de dos brutos cornudos de formas bárbaras, 
cuya obscura significación no se encuentra en la mitología romana, por 
lo que es preciso recurrir á la de los mas aniiguos españoles, y sospe- 
char si la figura del hombre desnudo puede sei' la de Endovélico , la 
de Antubal, Nabis, ó de algún otro monstruo de sus deidades, 
•jb iDespues que don Manuel Marti, deán de Alicante, escribid una 
erudita descripción del teatro saguntino, se publicó una disertación 
sobre la forma, medidas, proporciones, construcción y conservación de = 
este célebre monumento, que dicen ser muy j)arecido al de Marcelo en \ 
Roma, y se imprimieron varios reparos y objecciones á la disertación, 
que refieren cuanto yo pudiera decir de él y mucho mas. Me refiero 
a estas exactas y críticas obras, y me contento con decir que se cons- 



PROVINCIA TARRACONENSE. 97 

tniyó después del incendio de Sagunto, y que es uno de los primeros 
y mas bien conservados monumentos romanos que hay en España. 
-i'i En la misma época se erít5Íó el circo máximo, cuyos vestigios per^ 
manecen en el arrabal de la Trinidad, extranjuros de esta projjia villa, 
y en un terreno que está ahora cultivado. Los cimientos de las paredes 
exteriores tienen de largo de poniente á levante. 55o j)asos naturales, y 
1 14 de norte á sur, y terminan en los extremos en dos semicírculos. 
Subsiste íntegra la j)ared del mediodía, y en pedazos la del septentrión 
y el semicírculo oriental; pero nada del occidental: lo demás está arrui- 
nado, y acaso estarán alli sepultadas estatuas, obeliscos y otros adornos, 
sin que haya quien tenga espíritu, gusto y facidtades para desen- 
terrarlos. . -...ii», r,/.. 

Se conservan algunos restos del acueducto por etque iba el agua 
á Sagunto; y en el año de i754 se excavaron los de las termas, que 
aseguran los que los examinaron que eran muy semejantes á los baños 
de Frejus en la Provenza, y á los de Bolonia en la Normandía. Tam- 
bién se descubrieron en dicho año ios íundamenios y parte de las pa- 
redes de otro grande edificio exágono, cuya circunferencia era de 878 
palmos, y 3 menos 3 pulgadas el grueso de las paredes: y al lado de 
oriente, en el sitio que parecía haber estado el vestíbulo ó entrada al 
dicho edificio, una gran basa cuadrada que pudo serlo de una gran co- 
lumna, de una pirámide, ó de una estatua ó grupo colosales, sentada 
sobre gradas, y cerca de ella una porción de mármoles aserrados, pe- 
dazos de columnas, de inscrij)ciones rotas é ilegibles, y muchas mone* 
das de Adriano, Faustina la menor, y de JVIaximiano. No se atina con 
el objeto de este edificio ; pues aunque parece haber servido de paseo 
por haber estado enlosado con ladrillos muy grandes y muy unidos, 
también parece que pudo haber sido destinado á espectáculos, juegos 
ú otras diversiones públicas, sin que se sepa el uso y objeto de una 
torre desmoronada que hay en el extremo occidental de este mismo 
edificio. 

No sé si permanece el gracioso pavimento mosaico que se desenter- 
ró el año de 1 745. Representaba á Baco caballero sobre un león ó tigie, 
con ornatos de uvas y de pámpanos. Don Antonio Fonz nos ha dejado 
¡ea el tomo cuarto de su viaje de España una estamj)a que lo representa. 
^: • Por la descripción que hace Tito Livio del sitio, ataque y defensa 
Áe Sagunto se puede venir en conocimiento del modo, que tenían de 
construir los antiguos españoles. La ciudad estaba cercada con dobles 
muros, y estos estaban fortificados con grandes torres. La mezcla con 
que unían las piedras era de lodo, y de esta costumbre de edificar los 
muros dice: jínnibal occasionem ratus qmn genios fermé Afros cum dó- 
.lairis ad subriienduní ab imo nmrum miíiit: nec erat dificUc cpus^ qiwd 
ccementa non calce durata crant, sed interUta luto strucUurce aiitiattce: 
üa^ue anteqiiam ccederetur riiebat. 1 

'^<Á (El mar({ues de Valdeflores diseñó con gracia y libertad algunas an- 
tiguallas que encontró en esta villa, jiarticularmente una piedía que se 
descubrió en su tiempo, y representaba en relieve \m timón en medio 
de dos delfines, con este carácter ^^ sobre cada uno de los cetáceos. 
Y el conde de Lumiares un excelente trozo de la falda v armadura de 

N 

/ 



^8 }' PRIMERA parte; "'^- ^- ' 

soldado romano^ que lo fue de una estatua de finísimo márnaol, enri- 
quecido con ornatos de figuritas de hombres, de grifos, de pateras, y 
con otros de delicado gusto. Copió ademas tres capiteles caprichosos dó- 
ricos y de mármol, otros pedazos de pilastras estriadas, y losas finas y 
delgadas de la misma piedra con molduras y otras sutiles labores que 
descubrió en esta villa. -^;t»l ^h n o'-n ^*i. 'n t - , 

.^i Su terreno y el de sus alrededores están sembrados de los cascos ó 
pedazos quebrados de las vasijas de barro que se trabajaban en Sagunto, 
y celebraron Marcial y Plinio como unas de las obras mas delicadas y 
apreciables de los romanos españoles, tanto por su dureza, finura y 
consistencia, cuanto por la belleza de sus formas, diseños y colorido, ó 
de realce. Los alfareros de esta gran ciudad proveían á toda la España 
de vasijas grandes, medianas y pequeñas, de tazas y platos, de urnas 
cinerarias y lacrimatorias, de lucernas, ánforas, vasos, y otros muebles 
y utensilios domésticos: estampaban en ellos el sello ó marca de las ofi- 
cinas, y las letras iniciales ó sellos de los maestros y dueños de ellas. 
Son frecuentes estos cascos sagun tinos en todas partes, y se tiene por 
infalible haber habido población romana en el sitio ó parage en que se 
encuentran con abundancia. 

1 Pues ¿qué diré de las medallas ó monedas romanas de todas clases, 
colonias y municipios que se han descubierto en Murviedro ? Llegan á 
veinte y siete las diferentes que se acuñaron en este pueblo; y su mé- 
rito y rareza exigen una detenida explicación de lo que representan, y 
que se clasifiquen por sus tamaños. Nueve son medallones ó de gran 
bronce, seis de mediano, tres de pequeño,^ nueve de mínimo. 

De las nueve de gran bronce siete tienen en el anverso la cabeza de 
Minerva con morrión cristato y con alas como el de Mercurio, excepto 
la i.^ y la 6.^ que no las presentan, y en todas miran las cabezas de 
Minerva acia el lado izquierdo. Las i.^, 2.% 3.^ y 7.^ tienen 'delante 
estas letras SAGVN ó SAGVNT (Saguntum), y detras estas otras 
INV(icta): la 4-^ solo dice SAGVNT repartido en ambos lados. Estos 
caracteres latinos son celtibéricos en la 5.^ y en la 6.^ Se nota mas va- 
riedad en el reverso de estas siete medallas: sin embargo, todos los 
siete reversos tienen media nao y el caduceo de Mercurio delante. Los 
de la i.''^, 2.* y 3.^ presentan también sobre la media nao una Victoria 
volando, con corona en las manos: la 4-^ eii lugar de la Victoria estas 
«cuatro letras P. B. M. P., que algunos interpretan Piiblhis ^ Bcebius, 
Marcas y PopiUus; una de figura extraña y cuatro al parecer celtibéri- 
cas debajo de la media nao: la 5.^ tiene un círculo encima: la 6.^. SAGV 
en lo alto; y la 7.^ en el mismo sitio que la 4-^ estas propias letras 
L. B. M. P., con la diferencia de que alli la primera letra era P. y aqui 
es L(ucius). El anverso de los otros dos medallones 8.^ y 9.*^ es igual á 
los de las 2.^, 3.^ y 5.^, aunque varían en las inscripciones, porque las 
de estas tres dicen asi: CN(acus) BAEBI(us) GLAB(rius) L(ucius) 
CALPVRN(ius) AED(iles) G. S. El reverso de ambas es como los 
de las 1.% 2.* y 3.^; pero con la distinción de que en lugar de los ca- 
racteres desconocidos que estas tres tienen debajo de la media nao, en 
.el de las 8.^ y 9.^ se lee SAGV en la una, y SAG en la otra. . ,o.h '»^ 
^, ^Dqs de las seis de mediano bronce, auuque de distinto cuño,fi5d& 



PROVINCIA TARRACONENSE. 99 

muy semejantes entre sí: ambas tienen en el anverso cabeza varonil y 
caduceo detras; pero la i.* mira al lado derecho y la a.* al izquierdo. 
El reverso es uno mismo en las dos, y representa un ginete montado 
en su caballo, y armado con casco y penacho en la cabeza, y con lanza 
en ristre en la mano derecha: en lo alto tiene un astro, y en lo bajo 
los caracteres desconocidos. Las cuatro restantes, aunque también muy 
parecidas entre sí, no lo son á las dos anteriores. Representan en el an- 
verso la cabeza desnuda de Tiberio, mirando la 3.*, la 4-* y la 5.* al 
lado izquierdo, y la 6.^ al derecho. Rodean las cabezas estas letras: 
TI(beriusJ CAESAR. DIVI. AVG(usti) F(ilius) AVG ó AVGV(stus). 
En los reversos es donde se nota mas la variedad. Las 3.*, 4-* y 6.* 
contienen una nave con muchos remos. Encima de ella se lee SAO (un- 
tura): en derredor L(ucio), SE^P(ronio), GEMINO. L(ucio) 

'\|^(erio) SVRA. II VIR(is), con la contramarca DD, ó con la MS. 
en la 6.* Mas la 5.* presenta el espolón de una nao, una Victoria alada 
encima, con corona en las manos, después SAG, y en torno la misma 
inscripción, teniendo en el medio II VIR. 

También se diferencian las tres de pequeño bronce. El anverso de 
la I.* y el de la 2.* son como el de la 3.* de las de mediano; y el de 
la 3.* de la clase del pequeño figura un delfin que está en el lado iz- 
quierdo, con estas letras encima que no entiendo AN, como tampoco 
los cuatro caracteres extraños que están abajo, ni los tres puntos de 
delante. El reverso de la i.* y de la 2.* figura una galera con remos: 
tiene encima SAG; en derredor M(arco) BiEB(io) SOBRINO. L(ucio) 
JEM (ilio) MAXV, y fuera de la circunferencia ó círculo sobre el SAG, 
el MO, terminación de Maxu-mo. Pero en la 2.* no hay MO, y acaba 
MAX. El reverso de la 3.^ representa media nao con siete caracteres 
celtibéricos debajo. 

Restan las nueve monedas del mínimo bronce. Todas tienen un 
tdelfin en el anverso, pero colocado de diferentes modos, variando los 
accidentes. En el de la i.^ mira el delfin acia el lado derecho, y se lee 
debajo SAGVCT, y en el de las demás al izquierdo. La 2.* tiene las 
mismas señales en el anverso que la 3.* de pequeño bronce en su re- 
verso. La 3.^ del mínimo, ademas del delfin, presenta en lo alto media 
luna /abajo en el lado opuesto un astro, ó el sol, y á su derecha un 
triángulo. I-¿i 4-^ figura la luna y el mismo triángulo, y en^ lugar del 
astro tres puntos. La 5.^ estos tres puntos arriba, y abajo dos triángulos 
y la luna; y en la parte inferior un carácter desconocido. La 6.^ los 
mismos tres puntos sobre el delfin , y en lo bajo tres letras que no se 
entienden. La 7.* media luna sobre el delfín, y debajo M. La 8,* 
iC ^ M encima del cetáceo, y abajo un triángulo doble. Y la 9." pre- 
senta en lo alto estas letras MW, y en lo bajo cuatro caracteres celti- 
béricos. En el reverso de estas nueve medallitas se figura solamente 
una concha vista por la concavidad. , v ( ^í - ••? unj. r .m-hii 

Sobre lápidas con inscripciones romanas de todas clases halladas en 
Murviedro., podrá satisfacer la curiosidad de los anticuarios el libro en 
gran folio manuscrito intitulado: Inscripciones del reino de Valencia, 
que formó, copió y diseñó de su puño el dilif^entísimo conde de Lu- 
imiares, príncipe Pió, y existe original en nuestra Academia de la His- 

Na 



,o^ .i ífK PRIMERA PARTE, 

loria. Contiene' floventa que sacó de esta villa el año de i78o; pero 
ninguna de las siguientes, que son geográficas y se han copiado de otros 



autores. 



ííii o : SAGVNTVM. PATRONIS 



I ^ 



;»!.! 



'í ' 



SENATVS. ET. POPVLVS 
SAGVNTINORVM. CLAVDIO 
INVICTO. Pío. FOELICI (Sic) IMP. :r|i 

CAESA. PONT. MAX. TRIB» í\ , - . V.tf 

-ff> POT. P. P. PROCOS 

' íV"-. ^''•;)^|_"' ■ ■ 

í,íí!;.-i ; :,'■ ;'.o) it> f .Ü/í»''F' GASABIVS:::;^ ! r^ cno-if í ntt^ ^íiínfom* 

SAGVNT. ET ,^, . 1 1 

sb <?¿i9yriíi Í3Í. .fXJfiotd ouítí'p-fNTONIA. I^ ncbrtoirilíb of íBídaisT 
*>b í'3 7 foriñíLañi oii, así t* 1> % PROCVLA^^qt,, ríos *.c fú ^b h ¥->? U 

-^i-t>L.L;Í b no hKt -jiin íiDLL^ • , > ¡r^,--- -- ^ ^ ' d oh^í d 

(¿bü)J[.Ó^IMüaíu¡)lí>MÍ ^^^^^'%ü9t^ikr.^mhmhmn 
,4)laííi9idoaaíiiaiii¿ígbüai. SEVIRa EQVX .:^ > 7^/ :• /.- . r. jk 

néio*; Y tOM Y^ Oíí *.í: «Í ifó VRBANO. TRIBVN , » 

^'nji^iüyemt ao't nmMk^íi Uv SORTITa PH^r» x>-r »r9i Mu^iyiM 

' '•■"': ''■ '^ ;:•■> vf ■; ■.■- ,;:.'— -.-c _._ - C. SAGVNT . 8^-¿diil^- 

nis. f5«»f;'M? ?';t)')T' ."VT'-T-í' p-.:-;- ' r-i;. ,; -..•. ,^,t '_. . . ^. _■ ,,. •.,;"' 

^'^ Sagunio foe la décimaséptima mansión de fa vía militar ó .camino 
romano que bajaba por los Pirineos y seguía hasta Cazlona..^ • 
*^^Nerpio, villa del reino de Murcia en el partido de Segura de la 
Sierra, acia poniente y cerca de la Torre de Taibilla. Entre ella y la 
de Hornillo pasa el rio Taibilla, y alli inmediato, junto á la fuente del 
mismo nombre, hay ruinas de población antigua, como de un alcázar, 
muralla, fortines, cisternas, y bóvedas que del castillo ó alcázar bajan 
hasta el rio. Todos estos destrozos pueden ser y lo son de edificios ára- 
bes, como lo manifiestan én su construcción y en una tierra que hasta 
en el nombre es de moros. Pero al poniente del alcázar, en una llanu- 
ra, están las reliquias de población romana en paredes de argamasa y 
hormigón', entre escombros, y cascos de vasos saguntinos. Peitenecia á 
la resion de los bastitanos. 



j ' \ 



iiv* i.;. 



NiJAR, villa del reino y provincia' dé Grariada en el partIHo de Al- 
mería. Según el giro y distancias del Itinerario de Antonino en el ca- 
mino militar que iba desde Gazorla á Málaga, estuvo en esta villa, lla- 
mada entonces Turaniana de los bástulos peños ^ la séptima mansión, 
cuyos rastros todavía se registran. ;•; -i na, ¿ ; ; . 

•* NoALEJo, pueblo de Andalucía alta.'^^. Huelmarr ruvK*) 

-'-' NuLES, villa del reino de Valencia en el partido de Castellón de la 



-. t? fW- Í.H ;" ■■'A • . t ' 

PROVINCIA ^^TARRACONENSE. loi 

Plana, distante una legua de Almenara, y menos de media del Medi- 
terráneo. Se conserva en la calle de San Francisco de esta villa una lá- 
pida de mármol negro de un pie y cuatro pulgadas en cuadro, traida 
alli del término de la villa de Borriol, donde se encontró, y dice asi: 

9. GEMINIVS , '"' 

, ft,F.'NIGKR. AN,,,Ur.: , ';" '\C^\V^\.', 
íj« sK íijTrj t>0\ i tjU GtíB i CALPVRNIA (^ ^j^^^ 

noY..o'in¿iT ' SEVERArO TANNEGAL v^q .onsv i iiijí«3 

'íínnrtiwoiom. DVNÍS í^ F jj AN Q XXIII > aí '^h f [m^Iíi?. gf 

-Ibii'i líjhün H Q S Ü E .^ -, .;..,[( 

ír/írimnl i'ú »i) ^^üói ' r,,ni\ i.\\] r ,; ^ 

OcAÑA, villa grande de la provincia de Toledo, cabeza de partido^ 
distante dos leguas de Aranjuez. Parece que corresponde á la antigua 
Olcaiúa, capital de los oleados en la provincia de los carpetanos , do^de 
Anibal ganó una sangrienta batalla. Las ruinas están media legua dis- 
tantes de la villa. {) ];> x) 

Oliva, villa del reino de Valencia, partido de Denia, en la huerta 
de Gandía, distante media legua del Mediterráneo. Según los indicios 
fue población romana con el nombre de Statuas, acaso por algunas que 
alli habria entonces. En aquellos contornos se encuentran cimientos de 
edificios romanos, trozos de frisos, pilastras, y cornisas, y varias ins- 
cripciones llevadas de otros pueblos muy cercanos como Ador, Elca, 
á quien llanraban los latinos Helicce, todos en la región de los contés- 
tanos, Statuas fue la vigésima mansión de la vía militar que desde los 
Pirineos iba á Cazlona. Las inscripciones romanas que existen en esta 
villa son sepulcrales, y parecidas: bastará repetir las siguientes: 

tU -!f^;:m^'^ SEMPRONIVS. a F. GAL V. 

: m^^Vl r^ ¿A r ÍGAL. SEVERINVS , ti4Vjí¿i«>íl/ 3>f 
^"^ ' H. S. E ' _^I__ 

. MINICIA. ELE 

.UíUííí :::í^:;:::::: '!> Otiid'íJ-»?) i»lÍÍ7 ,AHA»T/0 

-: «í L ubú'iiitr . • •■■■i :ii^ -i lí>b 6Í1Í7 , xmia á.^. i> 

oj Y -<• .tiii 80ü-^ MVNATIA •- jaí:>íifi' .,,>.{ noiVi í -'^ - 

Jífl í>->íuí íVI ^o;.iQ..iLlB. JpAyST4K.x i^}.- -. - ; .v -. - 

lisiíí^ ^vtp ,fií^?:k >b X ¿ncüí/, ;.!a ■ ¡s : > AÁ r ■■ . •?• v,ip 

1 * Ollería, villa del remo de Valencia, partido de San Felipe, distante 
«na legua al poniente de la de Ayelo. Conserva una inscripción roma- 
na en la esquina del horno de lá plaza que dice asi: . _ 

L. FVRlVS. MVRRVS , . ,.,.:, 
.'níír^-'FVRIA'.'L(-F:vMVRRANA;.i.¥*iA.-XIV.m, ^.-.....u 

En el término de esta villa y en el partido de Casáis, que dista de 
ella medio cuarto de legua acia el norte, junto á la ermita de San Cris- 
tóbal, se ven ruinas y vestigios de edificios romanos, y un acueducto 



^^¿ .-7?" PKIMERA PARTE. /Oi^T 

destruido. Y en este mismo partido y en el inmediato, que llaman de 
Miranda se lian encontrado medallas de plata consulares, y denarios 
con cabeza galeata, higa con auriga de las familias romanas y con estas 
letras: P.SV^An ROMA. 

OaNda villa del reino de Valencia en el partido de Peñíscola, dis- 
tante dos leguas cortas del Mediterráneo. Se conjetura que la edifica- 
ron los griegos y que la repararon los romanos: aseguran que conserva 
ruinas de ambas épocas. Se descubrieron el año de i 76o cerca de su 
castillo varios pavimentos mosaicos entre profundos subterráneos. Y en 
)a subida de la calle de San Cristóbal se ven estucos primorosamente 
labrados, y otro subterráneo de cantería con bancos en derredor. Final- 
mente están repartidas en la villa cinco inscripciones de las familias 
Pompilia, Pomponia, Baebia, Marcia y Fabia; y el conde de Lumia- 
res coj)id trozos de otras cinqo maltratadas. Muratori en su colección 
pone las tres siguientes: > kjitiea .iñi\i>a'iU 

Q. SEMPRONIO SEX. TERENTIO. LEM ; 

''*' Q. F. G ::::::: 'hh-:ct :mf\<' NAEO. HONORE. FVNCTO 

?o;:'. H ^VALERIANO SEVIRATVS. SEX. TEREN '^í» 

■ ' SEMRONIVS- ; ^^ TIVS. LEMNAEVS. FILIVS 

^" - VALERIANVS ' '*t..,' -! ' ^ - ^'^- AEMILIA. SCINTILLA ^ ' 

'^rt ET; MARINA ^^'^^"^^"í- r- * í ^= MARIXa DIGNISSIMa '* 

\^(. FIL DVLCISSIMO ^ ., . ^ . 

H,l , £X. DECRETO * 

4. . ..ORDINIS QVINTIA PROBA SIBI 

HONORE. CONTEN ^T. PORCIO. RVFO. ET /.; 

IMPENSAM P^^CÍ^- I^VFiNO. AR -' 

STATVAE "'' " " ^'^^' ^^^- ^^^^'^- ^^' STA 
REMISERVNT ^' J' TVAS. SVPER.JMPOS 

H. S. N. XL 



HJ.V 

Ondara, villa del reino de Valencia. F. Denia. 

Onteniente, villa del reino de Valencia, partido de San Felipe, en 
la orilla del rio Albaida. Créese que la llamaron Fontiente los edetanosy 
á cuya región pertenecia. Mantiene sus antiguos muros y torreones, y 
se encuentran monedas romanas en su recinto. No hace muchos años 
que se descubrieron en las campiñas de Alforin y de Safra, que están 
en el término de esta villa, cimientos de edificios romanos, piedras 
grandes labradas de á 10 palmos de largo cada una, sepulcros, y en 
una olla de barro muchas monedas imperiales. Por leerse en algunas 
de ellas SAFRA, y por llamarse asi el terreno en que se desenterraron, 
han conjeturado algunos anticuarios que alli hubo una ciudad de este 
nombre en que se acuñaban monedas. 

Ontur, pueblo del reino de Murcia. V, Albatana y Ontur. 

Orce, villa del reino de Granada. V^ Ciudad del Garbanzo. 

Oreto ó Azüqueca (Ermita de nuestra Señora de) en la Mancha, 
cerca de la villa de Granátula, distante dos leguas de Almagro. La fá- 
brica del templo es romana, y los vestigios que se ven en el cerro de 



PROVINCIA TARRACONENSE. jo3 

los Obispos, situado en aquel término, son de la antigua ciudad dq 
OreturUy capital de los oretanos. En el puente cercano que está sobre 
el rio Javalon, cuya arquitectura también se tiene. por romana^ babia 
una lápida de mármol cárdeno bien labrada , con su n^ioldura y una 
inscripción, que ahora existe en las casas consistoriales de Almagro, y 
que copió Ambrosio de Morales. De ella se pudierA WÍWf fi^^ )^^^' 
circo en Oretoj dice asi: é^-.j,, v >. büjúri ^¡yá^Z 

P. BAEBIVS VENVSTVS. P. BAEBIL VE \ 

NETI. F. P. BAESISCERIS NEPOS ORE \^^ 

TANVS PÉTENTE ORDINE ET POPV ,,3 

LO IN HONOREM DOMVS DIVJNAE _,^^ \.f.¡¡.y 

PONTEM FECIT EX »S XXC. CIR ^b BÜBnnu qb o\oiJ 
CENSIBVS EDITIS D. D. ■ -. oíy fibcsb 

- -rr.f 

Orihuela, ciudad episcopal del reino de Valencia y cabeza de pan^.» 
tido, distante cuatro leguas al oriente de la de Murcia, á la orilla del 
rio Segura. Era la última de los bastiíanos por aquella parte en tiempo 
de los romanos, y la llamaban Orcelis. Mantiene grandes trozos de mu- 
ralla en el monte donde esta el seminario de San Miguel, y las ruinas 
de dos castillos en otra eminencia, cuyos muros tienen mas de cuatro 
varas de espesor. En el campo y huertas de esta ciudad se encuentraa 
monedas romanas de todas clases, y algunas de las colonias Iliciy Em- 
porias, y del municipio Turiaso-^ y se halló en el camino que va de 
Orihuela á San Ginés una lápida con una inscripción de la que no se 
pudo leer mas que ,t;^ 

C. IVLIVS ,^ 

Osa (La), villa de la provincia de la Mancha, partido de Infantes 
en el campo de Montiel , distante seis leguas de Villanuev^ de los In^ 
fantes. Hay en su término un castillo muy arruinado de cal y canto 
llamado de Rochafrida, y le rodea el rio Guadiana. Cerca de él exista 
una antiquísima ermita con la advocación de San Pedro apóstol, de 1^ 
misma materia y construcción. Mas at-riba de esta ermita la famo§^ 
cueva de Montesinos; y donde se dice la Mesa, sitio muy inmediato 
al rio, se descubren cimientos de una antigua población, que aquello;^ 
naturales llaman ciudad de Lagos. J^. el artículo Fuenllana. . . , 

Palazuelos (La Mina de los), despoblado del reino de, Jaeu en el 
partido de Baeza, al occidente de Bilches, cerca de la Torre d^ Martin 
Malo. Estaba en la Oretania. La llamaron los romanos Puteiis JBebeli^ 
y sacaron de ella mucha plata. Todavía se beneficiaba en el reinado d^ 
Carlos V, como consta de una escritura que dicen existe en el archivo 
de la ciudad de Baeza. En sus inmediaciones permanecen ruinas de 
edificios antiguos, y se encuentran otras antiguallas. ..,..., .,.r^^ 

Palmar (El), pueblo del reino y ]iartido de Murcia, distante una 
legua al sudueste de la capital. En su recinto, €n un puerto seco inme- 
diato en que hay un castillo, en los sitios alli cercanos en qoe. están el 
convento de Santa Catalina, las ermitas de San A^Uonio e|f Ppbre, de 
la Luz y de la Fuensanta, y el lugar de Algezares, subsisten vestigios 



ií>4' -^ ^ ^ T>^ 1 1^1 'E'ÍT A^ "PAR T -Eí V < ^ ir ^ 

rótíisím»; -c?!! -Ibá" tmhs se han descubierto ídolos de bronce., sepulcros 
de piármól, ladrillos de extraordinario grandor y urnas de barro, y en 
ellas monedáis de emperadores y de colonias y municipios de España^, 
^ PaAacttellos DE Massobaco, villa de la provincia de Toledo en el 
pkrtldo de Ocaña. Al pie de un cerrillo que está en su término hay 
grandes cimientos de edificios romanos, de los que se sacaron muchas 
piedras labradas y otras antiguallas. . : nO'.io .riii» 

Peñarubia, pueblo del reino de Murcia. /^. Elchecico. 
Peñas blancas y Fuente álamo, dos pueblos muy cercanos del reino 
de Murcia, distantes treis leguas y al poniente de la villa de Jumilla. 
En el distrito que ocrupaii lus dos hay vestigios de población con mu- 
chas antigiiedades al parecer romanas. En Peñas blancas subsiste un 
trozo de muralla de sillares sin mezcla, y rastros de una plazuela ro- 
deada de montones de piedras labradas, unas cuadradas y otras cuadri- 
longas: se distingue la ruina de una puerta, cuyo quicio también es 
de piedra labrada. Se descubrieron asimismo ladrillos grandes, tejas, 
tiestos y fragmentos de vasos saguntinos, pintados de ramos á la manef? 
rá de los etruscos. 

'' En un llano ameno inmediato hay una fuente, y no lejos de ella 
un monumento de argamasa. Mas adelante se presentan otras ruinas 
que llaman Castillejos , y vestigios romanos como de calles. En ellos se 
encontraron varias medallas acuñadas en Thesalónica, Roma, Celsa y 
ea Ilici augusta. 

/** Peñas de San Pedro, villa de la Mancha en el partido de Alcaráz., 
Algunos geógrafos modernos quier-en que estuviese en ella la antiguai 
ciudad de Parietínís 6 Parietina en los confines de la Basütania^ por-. 
que conserva muros arruinados y otros indicantes de población roma- 
na. Pero después que los hermanos Zamoras comenzaron á edificar la 
de Valdemenibra entre Valera é Iniesta á fines del siglo XVIII, é hicie- 
ron felices excavaciones, no se dudó de c^eParietinis estuvo en Val^ 
demenibra y no en Peñas de San Pedro, segan las distancias queseua-4 
la Antonino én su Itinerario de los caminos militares que tenian los yo^ 
manos en España, siendo Parietinis la tercera mansión del que iba,' 
desde Laminio á Caesaraugusta. En las mencionadas excavaciones se, 
desenterraron sepulcros, diez cadáveres con clavos metidos en sus era-, 
neos, urnas, lucernas, barros saguntinos, y muchas monedaos romap as. 

■«,de todos metales y de diferentes cuños y tamaños. , ' . ,. 

^'' Peñíscola, villa del reino de Valencia y cabeza de partido: es una 
pemnsula nietida en el Mediterráneo, y situada entre las villas de Be-r 
nicarló y Alcalá de Gisbert. Llamóse Chersonssus: su nombre actual 
viene de Pene iJisula^ por la situación del pueblo en lo que los antir 
jgúos llamaron Promontorio Tenehrio. Perteneció á la región de los iler^ 
caohes^ y aun conserva cimientos y vestigios de fábricas griegas y 
romanas. : ¡Jir'j ... . -u-ín .., ''.-m 

Petrés, pueblo del reino <Je Valencia, distante media legua de Mur- 
yledro. No habiendo noticias ni indicios de haber sido población roma- 
na, es indudable que los dos siguientes monumentos que conserva se 

. íiayan llevado de la vecina Sagunto. '»[» oíüuvfioD 

Primero: una lápida de mármol negro con su moldüfá, colocí&ílá 



PROVINCIA TAKRACONENSE. loS 

en las gradas de la ermita de Santo Domingo, fuera del pueblo , con 

esta inscripción : . ? i - i 

; VALERIAE. L. F. FIR __ .ínnnoin ^f, 

j80oiííí'/)ííi aoJO-Híií/Gq ^^rí MANILLAE. ANN i'wjmfi <)í srr ,?m'íj 

dirp , :na ^<>¿on^M\ .' XXXX lid ,p6iíjf J¿3 

í'' Ó. CAECILIVS. POR » 

CIA^VS. VXOR. OPTINE 

Y segundo: un magnífico pedestal de mármol blanco y aislado «a 
la plazuela de la Cisterna, enriquecido con sencillos adornos, y esta 
otra inscripción en el frente : 

/ • '-^ ' ' C IVLIO. C. F '^^^ "^ 

/'^^ ANNIANO ^^^' 

hy/íOD ^ ivLivs. a v '^'^^^ 

''' SABINVS. F '^ 

Playa Portus, pueblo llamado asi por lo que es en el Mediterráneo, 
distante una legua al oriente de Mazarron, cerca y al poniente de Car- 
tagena en el reino de Murcia. Perteneció á la Contestania. Conserva 
ruinas de edificios antiguos, ademas de los que le robó el mar y se di- 
visan- en algunas ocasiones. ^ '^^^ '.m>kg,í 1 e.of»] i3 

PoLPis, despoblado del reino de Valencia. V. Alcalá de Gisbert. * 

Pozo-LoREisTE, pueblo del partido de Cuenca, estado de Jorquera^ 
distante cuatro leguas de Chinchilla, y no lejos al poniente del rio Jucar. 
Es cabeza de otros pueblos llamados también Pozo, que se distinguen 
por sus sobrenombres. Este de Lorente parece ser el conocido entre los 
romanos con los de Putea y Putealia^ y pertenecia á la región de k» 
¿kzstitanos. Se descubren en su recinto y comarca ruinas y monedas an- 
tiguas. Putea era la quinta mansión de la via militar que iba desde 
Fuenllana á Zaragoza. i 

Puente de Torres , asi llaman al que está sobre el río Jucar en la 
provincia de Cuenca, y en el estado de Jorquera. Es romano: su ma- 
chón es de sillería, tiene 4o palmos de alto y 3o <le espesor, y sus bó- 
vedas son de fortísima argamasa. No muy distante de él hubo en lo 
antiguo una ciudad á la que llamaban los romanos Urbiaca, y perte- 
necia á los edetanos, cuyos cimientos se conservan. /^. Valdeganga. 

Puerto LApiche (Las Ventas de), asi llaman la reunión de unas ca* 
sas que hay en la Mancha, y atraviesa por medio de ellas en forma de 
calle el camino principal que va á Andalucía. No hace mucho tiempo 
que se derribaron las ruinas y paredones romanos que habia en este 
sitio, para construir las casas y mesón, y eran señales de antigua pobla- 
ción perteneciente á la región Carpetania. Lo cierto es que el terreno 
pedregoso y algo elevado respecto de lo demás de la Mancha j)udo ha- 
ber sido reputado por Puerto seco, y dado ocasión al nombre de Lápiche. 

PuiG ó PucH de Cebolla, pueblo del reino y partido de Valencia, 
distante al norte dos leguas de su capital, menos de Murviedro, y cerca 
del cerro que está á un cuarto de legua del Mediterráneo. Las excavacio- 
nes que se hicieron en este sitio por los años de 1608, i745, i765 y 

O 



io6 ^^^ iPKlMirK A PARTE. -' ' 

1.777 demostraÍDn claramente que hubo en él una respetable población 
romana. En estas excavaciones se desenterró una multitud considerable 
de monumentos antiguos, fragmentos de inscripciones, inscripciones en- 
teras medallas de emperadores y de colonias, pavimentos mosaicos, 
estatuas, bajos relieves, barros saguntinos, y preciosos mármoles, que 
en parte se trasladaron al museo ó nuevo gabinete de antigüedades del 
palacio arzobispal de Valencia. . Y , ei;i el año de 1 7 7 7 el arzobispo 
don Francisco Fabián y Fuero descubrió cerca de este mismo pueblo 
el área de un edificio, en el mismo terreno que el año i6o8 se habia 
hallado la siguiente inscripción: , . . ,, i.,.>.^ ^ t,» 

DIIS. MANIBVS ^ ^ "' aahi|Íi>i^í mo 
P. CAECIL. RVFVS. VALERIA. CON 
IVX. SE. Vivís! COMPARA 
RVNT. LOCVM. VTL EST. CONCA 
MERATVM. PARIETIB 
BALNEIS. HORTIS. MONVMEN 
\-^ in n? ^ TVM. CONSTRVXERVNT nn] ,?.)ir^oH. o "1 
,v . ^^ .. ■'•■ SIBI. ET. FILIABVS. DONEG ^ I mií - -* 

SYi'j^mO .r AVITIS. CINERIBVS. INMISGEANTVR ' h ü 

El mcansable indagador conde de Lumiares que vio y examinó de- 
tenidamente este sitio, formó uñ plaú topográfico de todo él, y de las 
cámaras, salas, pasadizos, aposentos y demás divisiones con exactitud 
y limpieza: diseñó los pavimentos mosaicos, los teselatos, y los trozos 
de escultura y arquitectura que halló en él, y copió las inscripciones 
que contenia. Los mosaicos son tres: el i." representa un pájaro sobre 
una rama picando unas frutas: el !2.^ un pez grande; y el 3.** consta de 
cinco porciones ó adornos, uno circular en el centro, y los cuatro res- 
tantes en los cuatro ángulos. Los teselatos compuestos de piedras me- 
nudas (pero mayores que las de los mosaicos) de mármoles de varios 
colores, son ocho, que representan figuras geométricas con piedras cua- 
dradas como dados, formando ademas otros adornos sencillos, grecas y 
signos geroglíficos. Es muy apreciable un torso de mármol de un joven, 
cortado por los muslos, que parece ser de Apolo; y lo son igualmente 
otros pedazos, también de mármol, de capiteles caprichosos y de frisos 
elegantes, que copió asimismo el príncipe, y las dos siguieatej iuscripr 
ciones. La una está en una calle de Puig, y dice asi: [ mfjr/I 

.-^, t::í:::VBRIVü - 

uí iJ^' L. FIRMA^VS 

-i «f!. BAEBIA 

o ?'i o CN. L. QVÉtA niáníit 

•^ H. M. H. N. S 

y la otra en el coovemo de franciscos JRecolelos del Valí de Jesús, con 
estas letras: i) mnsm . ífii?«fíi.i ííí» ¡^fi ?.^jgif son s^' n ¡ú íjintí H 

O 



PROVINCIA TARRACONENSE. 9^ 

^* ^ VIX. AN. XXVIII 

00 ífi efco^fJ ytvíi nínftt' .MXDXVllII X) *,f^ gj|,y ,fafijj ¿/.voH 

1. <•oi;iii^^). MAR. C CARFíi i¡?. nli .bhbcM 9Í> bjesoí 

t .... ^ 

FüZOL, pueblo ael reino y partido de Valencia. No tiene rastros dp 
haber sido población romana; pero j)Gíee dos mármoles negros con do¿ 
ioscripcioaes muy maltratadas. De li una solamente se puede Ijeer 

J> fb Líui IV) / ... :, . . nriíj /dio fi» ólífiíí 

ANN. X::: 



SVLPICIA 
MANLIANA 
FIL ' 
PIISSIM3 



:noí'>'fnt«fli íUí^ fibíidfiíg 



y de la otra apenas se perciben algunas letras. Es muy creible que lat 
llevasen á este pueblo del de Puig, que está alli inmediato. 

QüESADA (La venta de) en la Mancha baja. Entre ella y la villa de 
Villarta hay un despoblado, en el que existen vestigios de antigua ciu- 
dad de la Carpetania^ que pudo ser Murus, primera mansión del car- 
mino militar que iba de Fuenllana á Toledo. 

Requena, villa de la provincia y partido de Cuenca. En ella ó en 
sus inmediaciones estuvo la antigua ciudad de Lobetum, cabeza de los 
lobetanos^ amigos y vecinos de los edeíanos. Son j)ocas las seüales que 
lian quedado á la vista de su población romana^ acaso sean muchas la» 
que tenga debajo de tierra. . 

Retamar (El), despoblado en el reino de Murcia. /^. Elcbecico ó 
Elche de Aina. , ,..,^.0. 

RiELBES, villa de la provincia y partido de Toledo, de cuya capital 
dista tres leguas. A media de esta villa acia el, sur hay un término que 
llaman Benage, en el que hace pocos anos se desenterraron los cimien- 
tos de un edificio romano, y en ellos varias estancias, galenas y otras 
jiiezas de paso con nueve jia vi memos mosaicos, compuestos de piedre- 
citas de diferentes colores. Repiesentan grecas, orlas y otros adornos de 
buen gusto. El arquitecto don Pedro Arnal, director que fue de la real 
Academia de San Fernando, midió y diseúó estos jiavimentosde ordea 
del gobierno en nueve pliegos, y en otro el plan topográfico de todo el 
edificio, que grabó é iluminó, ó estampó don Bartolomé Vázquez, inr 
dividuo de la misma Academia. Se encontraron ademas entre estos ci- 
mientos medallas romanas, anillos, unas tijeras, otros utensilios domés- 
ticos, y un trozo de un cipo, cuyos caracteres pertenecen al siglo III. 
Pudo haber sido dedicado este edificio á las ninfas Varcilenses como 
otros de aquella comarca , })orque también liay indicios de haber sid# 
termas. 

Román, terreno ó término de la jurisdicción de la villa de JumilU 
en el reino de Murcia. Subsisten en él un grande estanque, varios Xtqt 
zos de argamasa y otros vestigios de jwblacion romana, que pertene- 

Oa 



^8 J r Y ?p-R I MERA PARTE." ' " "^ 

cería á la región Bastitaiia. Se han encontrado también en él moneda» 
imperiales, de colonias y municipios de España. 

Rozas (Las), villa de Castilla la nueva, distante tres leguas al no» 
roeste de Madrid. En su recinto aun se perciben algunos vestigios al 
parecer de la antigua ciudad de Miacum en la Carpetajiia, que fue la 
décimaoctava mansión del camino militaf que iba desde Mérida por 
Salamanca á Zaragoza; y la décimasegunda ae otro procedente de As- 
tofga, torciendo por Ceb roñes, terminaba también en Caesaraugusta. 
*' liuBiELps DE Mora, villa del reino de Aragón en el partido de Te» 
ruel. lEl señor Clemencin, de nuestra real Academia de la Historia, 
halló en ella una piedra labrada por tres caras, y en una de ellas tenia 
grabada esta inscripción: •* '"' ' 

MARIO. GAL 

lÁÑO. AEÓIL 

ÍT VIR 

ría. F 

»¿I *íin üídíS^ct ^'lUH ¿^ . SEVERA. MATER,.,„ . ,,,. ^^^^ j. . .^ 

^ -.iAiúl^iAui ]li: lUO. PIISSI, ;, i^^ . , .. , ,., . r 

-ti Rus, pueblo de la provincia de Jáen en el partido de Baeza. A un 
cuarto de distancia de él hay un despoblado, en el que está la ermita 
de nuestra Señora de la Yedra, y donde estuvo la ciudad de Buradum, 
que pertenecia á la región de los bastitanos. Permanecen en este terre- 
no grandes ruinas de población romana, y en la ermita la siguiente 
inscripción grabada en una lápida muy maltratada. muí ,v 

^IMP. CAES. SEPTIMIO. SE ^ 

6 o^íJSfbíH <:^ íí;íj'ujI;Y£]jq PIq' peTINAGI '•■!'-> 

. ARÁBICO. ADIABENICO , : '^^^- ^'' 

U-i l^í £v¡:j 9b ' ' -pARTHlCO. MAX. TRI^ ' ' 

'r^'^'^J! t"T ">0T. XI. COS. iii..,..r*^^^i-- 

ií^' Sabiote, pueblo de la provincia de Jaén en el partido de Úbeda, 
Según opinión común de los geógrafos modernos estuvo en él la Colo?iia 
lulia Salaríense de los bastitanos. Mantiene las ruinas y vestigios de 
su antigua población. - ^ ...::; t. , .. ;.i -j. i ^ ..*|i ^í.i ...= j 

Sahelices, villa de la Mancha alta. /^ Cabeza de! Gríc^oi • ' - 
•^••Salinas, aldea del reino de Murcia. V. Sax y aldea de Salinas. 
-11 -Salobral, pueblo dd reino de Murcia. V. Albacete. 'J^í "w X r 
«-'^Saltador (EÍ), despablado del reino de Murcia. F. Albatana y 
<)niur. 

San Esteban del Puerto, villa de la provincia de Jaén en el par- 
tido de Ubeda, situada en el mismo lugar en que estuvo la antigua 
-eiudad Hugo, 6 el municipio Ilugonense , en la región de los o reta? ios. 
^ibdavía conserva ruinas antiguas, y en la ermita dedicada al apóstol 



PROVINCIA TARRACONENSE. ,o^ 

San Andrés, que está allí cerca, se colúcó una lápida de Jüármol con 
fsta inscripción: ,^ ^ ,,.,... 

L IMP. CAESARI. DÍVI y/'Jíh m :¿r -> 

T/TATANI. PARTHICI ^ £Í iiéo%djk oi n» 

mf^ f F. DI VI. NERVAE. NEPOTÍ "; 

"^^'^ TRAIANO. IIADRI ' ' 

; '"ANO. AVG. PONT. MAX ' 

^' / TRÍB. POTEST. COS , t l . ^ 

. .Q. PRINCIPl. VIC ;. ,^ v\ ,^t;,,I 

TORI. MVNICIPIVM ¡.^^^ ,j. 

ILVGONENSE. D. 

San Felipe, ciudad del reino de Valencia y cabeza de j)ariido, dis- 
tante nueve leguas de su metrópoli. Del nombre Scetahis que tnvo m 
tiempo de los romanos la llamaron los moros Játiva, nombre que con- 
servó hasta principios d^l siglo XVIII, en que por motivos políticos se 
le quitó y se le jmso el del rey vencedor en la guerra de succesion. Los 
romanos la elevaron á municipio con el pomposo de Scstabis jditgusta- 
norum^ y estaba en la regipn de Contestania. El ailo 2o3 antes del na- 
cimiento de J. C. se dio una sangrienta batalla en los campos de esta 
ciudad, en la que los romanos mataron i3^ celtíberos é ilergetes, y á 
Mandón io y á Indi vil, que los habían levantado contra los vencedores. 
Ademas de los muros viejos, obra del tiempo de los romanos, en 
los que se descubrió el año de 1 74o una lápida de mármol de Buscaró 
que tiene en cuadro un pie, siete pulgadas y cuatro líneas, en la que 
están esculpidos dos pájaros picando en un bebedero, se encontró en 
esta ciudad un sepulcro de fino mármol que servia de abrevadero á las 
bestias, en cuyas cuatro caras se ven realzadas varias figuras de hom- 
bres, mugeres y animales, unas después de otras á manera de fiiso, 
,que se colocó para su mejor conservación en las casas caj)itulares. 

Son seis las monedas conocidas hasta ahora que se acuñaron en est© 
municipio. Las clasificaré y explicaré por sus tamaños, 
i Una de gran bronce que contiene en el anverso una cabeza varo- 
nil mirando al lado izquierdo, con una lanza detras j y en el reverso 
un ginete montado en su caballo, que corre acia el lado derecho, cea 
casco y penacho en la cabeza, y con una palma en la mano dei'ccha: 
üene en la parte inferior caracteres desconocidos. 
j Cuatro de mediana forma que representan en sus anversos y rever- 
sos lo mismo que en los de la anterior de gran bronce, j)ero con algu- 
nas variedades. La cabeza de la i.^ está descubierta y sin lanza, y se 
lee por delante SAETABI; y el ginete del reverso no tiene casco, pero 
sí los mismos caracteres desconocidos entre los pies del caballo. La ca- 
beza de la 2.^ tiene barbas, mas en lo demás es igual á la i.* La ca- 
beza de la 3.* tiene diadema sin tenias, no hay rótulo, jiero se ve ima 
clava por detras j y en el reverso el ginete lleva la lanza en ristre con 
la mano derecha. Y la cabeza de la 4-* ^^ como la del medallón, auu- 
que con poco pelo y con dos letras junto al cuella 



„o PRIMERA PARTE. 

La medalla- de pequeño bronce tiene la misma cabeza que las an- 
teriores; pero con diadema, y detras los dos caracteres desconocidos en 
el anverso: en el reverso liay caballo sin ginele con brida, media luna 
en lo alto, con la misma leyenda de los cuatro caracteres en lo bajo. 

Son muchas las inscripciones romanas que se descubrieron en esta 
ciudad, y se descubren todavía. Gran j)arte de ellas están encrustadas 
en los muros, y otras se han recogido en las casas del ayuntamiento: 
casi todas legibles y grabadas en aras, pedestales, trozos de columnas 
y en lápidas de mármol. Escolano, don Antonio Agustin, y Diago pu- 
blicaron algunas, y el conde de Lumiares copió diez y siete. Las mas 
son sepulcrales y dedicaciones de estatuas, por lo que me abstengo de 
repetirlas, y solamente lo haré de alguna otra que me parezca mas ia- 

íeresante, *' 

C. CLODIO / 



C. F. FLAVO ' • '* ' ^ •• • - '^'í'^»"' í^> 



SEGONTINEN ■ ■'';'''" ''^'''^^ 

F. EX TESTAMENTO '"'^^ '''' 

•i'-. íqi.J.v = 

^M^rsiK<^h SAETABI n 1. i\ 

.. í^:.. -;ín.; ¿ios?0{i&Í¿' AVGVSTANORVM . íÜ^íí» / 

Diago afirma qu« la víó en la calle de San Cristóbal, de donde, á per- 
BuasioQ suya, se trasladó á la colegiata, y que le parecía ser fia^memo 
de otra mayor. ^í$r.i^ibl.•i^í'>^^vh/^lm^m r.ai^\i: 

'í:I,:ík.:.- i T^M »UM4''' «♦ i>t^ fc^ L. FABIVS ÚUÍÍ-'\ry m .r.f :í:jc.:j\.) m '}U .j • 

'■■;í; :i '■ ) j^n'3í!:i í::íni.íJ :^ 'i. TROPVS ' üfí 0'?^ .,:f3 Hi} VÍKi: ;» 

^: ' - MlJ ;>« .í.¡ nj)t<tt':»tí iiií : MARTI '-(t^q "O-- i 'h'í(\hrj>Yj Sí- > 

. : rv\({: :í>> kVítJ.i a!i:iJ DOMINO ' <vfolii'i«' wt iiÉ¿hn' '■ i 

V. S. L M t'í'^;"3 <í:.'"0 «-5 .«í"- 'i 

El conde de Lutnlares ía copió de titi troí^o dé éblu wna qiite tíché dé 
largo 3 pies y 2 pulgadas, y de diámetro uno con 4* 

San Ginés, pueblo del reino de Murcia, partido de Cartagena, cerca 
del Mediterráneo, donde existe un convento de franciscanos muy mal- 
tratado. En este terreno pudo estar la antiquísima ciudad de Tliyar, 
que perteneció después á la i^gion de los cvjitestcmos. Los romanos 
hubieron de enriquecerla con grandes edificios;, pues todavía subsisten 
sus vestigios y otras señales entre las ruinas del convento y en sus alre- 
dedores. Se ven paredones muy gruesos de argamasa ya petrificada, 
arcos de sillería, por los que se pasa á las caballerizas; basas de colum- 
nas, aras, montones de escombros, tejas, ladrillos de extraiía forma y 
otras antiguallas. ^-^^"'^ tfLÍfib í:-: 

Desde este convento hasta Cartagena se cuentan nueve ó diez le- 
guas por la costa y caminando acia poniente; y en la mitad del cami- 
no se pasa por el pueblo de San Pedro, donde se distinguen señales de 
población romana, y lo confirma un grande estanque que hace poco 
tiempo se descubrió allí, cuyas paredes robustas son de argamasa, y se 
encontraron entonces ladrillos antiguos y cascos de barros saguntinos. 



PROVINCIA TARRACONENSE. „r 

No muy lejos se tropieza con los Villares ó el Villar, nombre que indi v^ 
ca población romana, donde subsisten sepulcros, cisternas y otras mues- 
tras de haberla habido. Bien pueden serlo asimismo las que ])ermane- 
cen en otro sitio que ya está cerca de Cartagena , donde dicen hubo 
otra ciudad antigua llamada Baga^ según el testimonio de un geógrafo 
Baga prope Carthagejiam ^ y cuando no las ruinas de Alumbres ^ dort-* 
de aun están los Pozos de Aníbal^ y otros rastros de antigüedad pró-f 
ximos á esta capital» "^' • > ' 

Tliyar fue la vigésimaquínta mansión de la via militar que iba 
desde los Pirineos hasta Cazlona. 

San Mateo, villa del reino de Valencia, partido de Peñíscola. Se 
llamó en lo antiguo Intibili, y perteneció á la región de los ílercaoíies, 
donde Escipion destruyó á iS'S cartagineses, y donde estaba la mansión 
décimacuarta del camino militar que bajaba á Cazlona desde los Piri- 
neos. San Mateo mantiene algunos vestigios de este camino y de su an- 
tigua población. 

San Pedro, pueblo del reino de Murcia. P^, San Ginés. 
^jSanta (La), despoblado del reino de Valencia. /^. Alcora. ^o» i3 

Santa Ana, aldea del reino de Murcia, partido de Cartagena. El 
erudito Francisco de Cáscales dice en sus Discursos históricos de Mur- 
cia que vio y copió en este pueblo la siguiente inscripción ,,. y a entoncef 
falta y maltratada^;! 'ib (ihii>«oM''Íi> k'^h . íhwhVaC^ i^í.á^^*:\^»> \ t-Av^^V 
.«otldb bübíjw fe! sb i VICTORIAE. AVGF^TIS '^"^Oi.V. ,tíj/,jií 

-nteíii- • • jleGtf- ^ VALERIVS: :::::: ' -^^íJnrM 

i,¿ .10 í,. o. .. í JuoM J.-JJ VOTO. D. D 

y el mismo Cáscales añade, que Lemprando asegura haberla vist6j 
leído y copiado entera en Cartagena, y que decia asi: M '^ 





Victorice. Augustis 
C. Falerius. Foelix 
Ex. Voto. D. D. 




Curante* Maximiano 


..til, r' 


Urbis Turbulance. Patrono. 



Axrn 



IJJiíi 



Santa Cruz de Múdela, villa de la provincia de la Mancha, partí- 
do de Almagro. En su término, á una legua de distancia, cerca de la 
ermita de nuestra Señora de las Virtudes, hubo población romana que 
pertenecia á la Orctania^ de la que se sacaron mármoles azules y blan^ 
eos labrados, con los que se adornó la parroquia de la villa, y una lá- 
pida también de mármol que se colocó en la torre de la misma iglesia, 
con una inscripción romana que no se puede leer ni copiar por su al- 
tura. En el mismo sitio de jimto á la ermita han quedado se])uIcros de 
piedra y otros monumentos antiguos. > í ti , /[j 

Santa Cruz de la Zarza, villa de la provincia de Toledo, partido 
de Ocaña: fue ciudad antigua con el nombre de P'icus Cuminarius, 
como todavía lo es, y era de la región Carpetania. Se descubren en 
sus alrededores vestigios de su primera población romana. En ella es- 



,ia 7 ? ' P R I M E R A P A R T E. 7 O ^ 'T 

tuvo la novena mansión de uno de los caminos militares que iban desde 
Mérida á Zaragoza. ¡^ .;^.naafi¡;v. n jj^iUdi^t mÍuk.Jj ^^mt«}mouito- 

Santa Pola (Castillo de), situado^ cercadé la islá del mifemo nom- 
bre y del cabo del Aljibe en el Mediterráneo, en el reino de Valencia 
y en el término de la villa de Elche. El duque de Arcos mandó el año 
de i7o5í ó 6 colocar en el palacio que habitaba el capitán de este cas- 
tillo una lápida de mármol rojo de 4 palmos de largo y ancho en cua- 
dro, y de 2 palmos y 2 dedos de grueso, que estaba por alli tendida 
en el s^elo/en la icual eslá grabada la inscripción siguiente: 

i Po9íii'rt*í: -i 

,v n^.«;yv>\\vol oh fíoio-n b!VL?. MARCIANAE ,..,.,. . .., , :. .,.,;il 

Moi^.fíf--" • .Jhí^.o obnoí) Y VIXIT. AN. XXX c ( / u'i.' ^ i<|ÍDe3 sbnnb 

-Í!¡'l >h íjfioíx.i') i; L. 'CASSIVS. IVNIA oyliurj hh f\hñíS0RtahbU 

í!ií a iñmñj 05") C)íj NVS. MARITAE 'JOütJtiLiíi oehM aat .«oími 

KARISSIMAE Mrn:A^Moq Bw^li 



fí'. 



El conde de Lumlares que la copió dice que no pertenece á España, 
porque la trajo de Oran un duque de Maqneda. «sí^ü f ^r^' ^ at^a/'. 

Santo Tomé, pueblo de la provincia de Jaén, partido de Úbeda, en 
el término al oriente de Cazorla : se llamó en tiempo de los romanos 
Mentesa ó Mentissa Oretana, para distinguirla de la otra Mentesa Bas- 
titana, que es ahora La Guardia, que esta cerca de la ciudad de Jaén. 
Mantiene las ruinas de su antigua población y algunas inscripciones ro- 
manas. Comienzan á verse en un sitio que llaman Montiel, en la orilla 
meridional del Guadalquivir, no lejos de Cazorla, y se extienden hasta 
Santo Tomé, que, dista tres leguas del nacijnien^o de este riq 4ci<a el 
septentrión. -u^^ ;■' v 'í ^k-Í y :n^> 90 v.r- > v ■ hí *^ 

Sax y aldea de Salinas, dos pueblos del reino de Murcia, en el par- 
tido de Villena, distantes entre sí dos leguas cortas. Los llamaban los 
romanos Salaria, por estar dominados por el inmediato monte de la 
Sal, que ahora nombran del Cid. En ambos hay antigüedades romanas, 
se descubren muros, fosos, y en ambos se encuentran monedas, y am- 
bos pertenecian á la región de los bastitahos. 

Segorbe, ciudad episcopal del reino y partido de Valencia, situada 
en un collado, al que rodea un ancho y ameno valle, y fertiliza el rio 
Palancia. Todos nuestros historiadores y geógrafos modernos la han de- 
jado en posesión del nombre antiguo de Segoirígay hasta hace pocos 
años que nuestro académico el señor Cornide, después de haber exami- 
nado muy despacio la situación y antigüedades del cerro de Cabeza del 
Griego, se decidió á afirmar que en él habia estado la memorable *Sí?- 
gobriga, á quien siguen otros sabios en vista de las pruebas que pre- 
sentó para asegurarlo. J^. Cabeza del Griego. 

¿Y por qué no pudo haber en España dos Segobrigas, como acabo 
de decir que hubo dos Mentesas, varias Salarias, Onobas, Olbas, Ner- 
tobrigas, &c. &:c.? Otro académico nuestro, don Cándido María de 
Trigueros, dijo haber visto en el gabinete numismático de la biblio- 
teca de San Isidro una moneda en que se leía SEGOBRICA EDETA- 
NORVM, la que por su situación no puede dejar de pertenecerá 



PROVINCIA TARRACONENSE. 'm3 

Segorbe, como la Se^obríga Celtibérica al cerro de Cabeza del Giie^o. 
^^, Los vestigios que existen en Segorbe prueban claramente que hubo 
en esta ciudad población romana, conjo son los grandes trozos de arga- 
masa, restos de su antigua muralla, tres cisternas de la misma materia, 
y la noticia que dan los naturales de haber oido á sus abuelos que ha- 
bian visto derribar las ruinas de un antiquísimo edificio, y construir 
con sus sillares la casa de Misericordia de esta ciudad. Y que esta po- 
blación romana se haya llamado Segobriga lo aseguran las dos siguien- 
tes inscripciones que copió Escolano en la misma Segorbe, 

L. AEMIL. L. F. GAL 

FLAM. ROM. ET. DIVOR | 

AVGG. STATVAM. AERE rfl 

Y E. PVB. ETIAM. PECVN í« 

SEGOBRICENS.EREXERE '^ 



L. ANNÍO. L. F á 

GAL. CAnTaBRO -'«^ÍV >. iJbí^ 

FLAM. ROMAE. ET. DI Mim^X ,/i*>pA 

VOR. AVGVST "^ '' I 

P. H. C . 

OMNIB. HONORIB . .^nnl.. ,,n-ni 

GESTIS. SEGOBRIGAE • ,^^^,¡ 

DECRETO. ORDINIS. PE " f, 

CVNIA. PVBLICA. SEGÓ ;, 

BRIGENSES ff\r.n 

Seguba be la Siet\ba, villa y cabeza de partido de la serranía c!e ¿i 
nombre en el reino de Murcia, frontera al de Granada. En tiempo de 
los romanos perten^cia a la región de los bastitajios , y se llamaba CaS' 
trum altum , tal vez por un gran castillo que tenia en una eminencia, 
cuyas ruinas todavía se conservan , como también las de unas torres y 
muros de argamasa, entre las cuales se encuentran monedas imperiales. 
Y como este pais fue muy habitado de moros, construyeron en él mu- 
chos castillos, torres y fortalezas, cuyos restos árabes se deben ohseivaí 
y saber distinguir de los romanos, como el de un robusto pucoie de 
solo un arco que también lo es, y está sobre el Guadalquivir, no muy 
distante de su nacimiento. -j 

En unos cerros no muy apartados del rio Segura, yendo de Castí^ 
lia á Murcia, á mano derecha, subsisten otro castillo de argamasa, tro- 
zos de muralla, dos aljibes, todos vestigios de una antigua ciudad que 
pertenecía á la Bastitania, No hace mucho tiempo que $^;<6l9(QOQtrai^ar) 
entre estos vestigios inscripciones y monedas romanas. ' - -' • ; -xui 

Talabe (El caserío de) en el reino de Murcia. V. Elchecico, ó Elche 
de Aina. í,ti;. . >hr.í\ 

Tala VER A de la Reina, villa de Castilla la nueva, de la provincia de 
Toledo^ y^cabez% de partido, dist^inte dgce leguas disponiente de, s.« 



V44 3í?V .IPRIMER A P ARTE. ^''^^ 

iDetrónoli; está situada en un espacioso valle, y rodeada jíor mediodía 
del magestuoso Tajo. Sus naturales, deseosos de ennoblecerla, y llevado» 
del amor á su patria , dicen que se llamó en tiempo de los romanos 
Libera, Ebura ó Mbura, y Elbora^ nombres que Tolomeo, Tito Li' 
vio Estéfano y los godos dieron á Talavera la vieja. Otros, con mas ra- 
zón , la llaman j4quis ó Aquense^ por la aproximación de una antigua 
población romana que afirman hubo en la granja de los monjes geró- 
nimos del monasterio de esta villa, poco distante de ella, donde se en- 
contraron muchas lápidas romapas y otras antiguallas. ?í>ooi3qnD?r(í »/>j 

Conformándome con el parecer de Cornide, creo que la fundación 
de Talavera de la Reina no es muy anterior al año de 942, en que un 
príncipe árabe mandó construir sus murallas. Los moros la llamabau 
entonces Talabrica ó Talabriga, palabra derivada (dice Cornide) del 
nombre arábigo Jimia ^ y del verbo thalayar, que significan atalaya y 
atalayar, por las que habría en su distrito. Sin embargo, yo tengo por 
mas antiguo el nombre Talabrica, porque hubo en Portugal un pueblo 
romano llamado asi, y ahora Aveiro, que conserva antigüedades do 
aquella época, Miramamolin, con el intento de ensalzar á Talavera, puso 
en ella su plaza de armas, y la cercó con las piedras que hizo llevar de 
Aquis, y con ellas las inscripciones romanas, que sin ningún orden in- 
crustó en la muralla, unas con las letras acia abajo y otras de lado, por 
lo que no se pueden leer. 

Después se fueron trasladando á esta villa de la granja Alcoba otras 
inscripciones sepulcrales y de dedicaciones, una excelente cabeza de 
bronce de un becerro que se derritió para fundir una campana, el busto 
de mármol de un caballero romano, infinitas monedas de todas clases 
encontradas en la misma granja. 

El P. Mariana, natural de esta villa, dice en su libro de Re^, et 
Hegís. Institutione , que no lejos de su patria y en el camino que va 
desde ella á Avila existe la siguiente inscripción: 

TOGOTI fi ti #b#«"m'íq «08»j5r£f(>i ' • 

L. VIBIVS 

PRISGVS 

EX VOTO ; 

^ ' :f í sujI i&uu \ . '4iíí» o m '■'■ - 

Sobre la inteligencia de esta antiquísima deidad Tpgoti se han escrito 
varios discursos é interpretaciones muy discordes. ■^' *' 

Talavera la vieja, villa de la provincia de Avila feñ los confines del 
arzobispado de Toledo, de cuya metrópoli dista veinte y una leguas, y 
diez al poniente de Talavera de la Reina. Se llamó en lo antiguo 
JEbura ó Ebura, y Obila, y correspondia á la región de los carpeta- 
nos, Aqui fue donde, habiendo acampado Q. Fulvio Flaco, derrotó 
completamente á los celtíberos el año 572 de la fundación de Roma, 
pues mató 23v2), prendió á muchos, y tomó ochenta y siete banderas. 
La Noticia de las ruinas de Talavera la vieja que escribió don Ig- 
nacio de Hermosilla y Sandoval, y anda imj)resa en el primer tomo 
de las Memorias de la Academia de la Historia, y la continuación de 
esta misma Noticia por doa José Cornide, impresa á continuación en 



PROVINCIA TARRACONENSE. ,\S 

el propio tomo, me excusan de repetir lo que refieren. Me cooteii^ 
taré con copiar al pie de la letra los capítulos con que el ayuntamienta 
de esta villa resj)ond¡ó á una circular que Felipe II dirigió á todos ios 
pueblos del reino por ios años de i57d, acomj)auando un, Interrogato- 
rio de cincuenta y siete preguntas sobre el estado en que se bailaban.. 
La sencillez que brilla en esta relación y la circunstancia de ser inédita^ 
la barán sin duda agradable á mis lectores. Dice asi: f^,» 

Al capítulo 28 del Interrogatorio responde; "Que está edificada (la 
«villa) á la lengua del agua del rio Tajo, en sitio muy llano y alguní 
"tanto alto, porque desdél se descubre muy bien toda la ribera una< 
»legua, y otra mas en la comarca; y que la cerca que tiene esta vilUt 
»está arruinada é demolida por muclias partes, aunque j)or otras está, 
»»en pie, y ques edificio romano, como todos los demás questan dentra 
«della, y es del anchor y grueso de tres varas, y está edificada de mam- 
"postería y mezcla de piedra y cal.... Que asimismo hay en esta juris- 
»diccion en la ribera del Tajo, á la parte de poniente, dos torres o ca- 
usas fuertes, que llaman el Casar blanco, é Torre de Alonso, lois cua- 
»Ies edificios están arruinados, é parescen ser obra de romanos: lodos 
»los cuales dichos edificios é torres son de mampo^.d^ijé, argan^asaijiíí. 
» mezcla de piedra y cal." f .t>X7*> ,^nVm -?W «vn^a 

: A otro capítulo dijo: "Que habría ochenta y nueve años que se 
)»habia comenzado á poblar (la villa), y que el vulgo le puso el nom- 
»bre de Talavera la vieja, con respecto á las antigüedades, que tenia; y 
»que la había fundado don Pedro de Zúúiga, segando conde de Mi-: 
»randa, señor de la villa." ,ií,V%bi»im -M 9úááMiyi,.r.¿dmbíita\íí^ui'a.u- 

Al capítulo 3 1 responde: (es el que trata partícufarmente de anti-t 
güedades) "Edificio moderno no hay en esta villa ninguno señalado, y 
»que en esta dicha villa hay mucha cantidad de edificios antiguos que 
>»manifiesian en sí mucha grandeza, de los cuales están en pie sobre las 
«aguas del dicho rio Tajo seis columnas ochavadas con un arco de me- 
»dio punto por remate de las dos dellas, y el remate de las demás dá 
ȇ entender que estaban de la misma forma; y dellas sale un paseo 
»ácia el dicho rio enlosado, y el remate de este enlosado está muy bien 
» labrado sobre las dichas aguas, y en él están ciertas señales que pare« 
»cen encajes de algunas berjas de hierro, que debían de servir de an-» 
"tepecho: é que estas seis columnas miran á otras tres acia el mediodia,^ 
»que las tienen desviadas como quince ó veinte pasos, é son de la mis- 
»ma labor, y estas tres están fundadas sobre una bóveda de argamasa;, 
»é todas nueve serán de altor de seis estados poco mas ó menos cada 
»una: é las cavidades de lo ochavado se ha oido decir á los antiguos 
»que las vieron llenas de un betún de vidrio, que resplandecía desde 
»á parte; y que todo este edificio está cercado en cuadro de unas co- 
»lumnas toscamente labradas en redondo: que tendrán de fren'ie algo 
«mas que vara; y de otras columnas están en pie tres, y las demás cai- 
»das, y sirven de pilas á los labradores; y en las fraguas de esta villa 
»hay otra columna que está puesta por fundamento del rollo desta. 
» villa. Y que asimismo entre los rastros de mucha grandeza t|ue hay 
»destos edificios, está uno sobre la ribera del Tajo en la misma roura- 
»lla desta villa, que en la forma del paresce ser arca de agua, hecha 

P a 



,i6 ■' ■ PRIMERA PARTE. '"^ '"^ 

»de una mezcla que llaman argamasa de piedra menuda é cal, é por 
wla parte de adentro está toda embetunada 5 é tiene de largo al presen- 
Mte con haberse caido mucha parte della, como diez ó doce pasos den- 
»tro. En esta villa, ó frontero della, está en medio del rio Tajo un edi- 
»ficio acudado de piedra labrada, y en él un canal do paresce que 
Mandaba rueda de agua, que lo subie é venia en esta dicha arca, y 
í) della se van repartiendo por todo el circuito que toma la cerca mu- 
»chos caños de plomo, que paresce servian del repartimiento del agua. 
))E que ansimesmo hay otros rastros de edificios notables, como son 
«baños hechos de ladrillos de inmensa grandeza y de argamasa, los 
«cuales están dentro y fuera de la muralla, á quienes al presente la 
wgente que habita en esta jurisdicción llama albuheras y estancos. Y 
)»que ansimismo hay muchas piedras areniscas labradas en cuadra que 
)rservian de sepulcros, y en ellas ciertas letras y epitafios. Y han oido 
)rdecir que entre ellos ha habido dos, uno de los cuales está en la erraj- 
>,ta de los Mártires de dicha villa, el cual dice POMPETA INVENTA, 
» con ciertos números de tiempo que en él está señalado; y el otro en 
)»latin muy elegante decia en substancia: Aqid yace la desdichada Sal- 
»^>at¿ta, (jue por avaricia mató dos hijos suyos: tú que pasas ^ si pia- 
ndoso eres, mira esto. Y que demás de estos letreros hay otros muchos, 
«que en el mes de mayo deste presente año de 78 vino á ver Ambro- 
Msio de Morales, coronista de su Magestad, el cual podrá dar mejor ra- 
»zon destas cosas por ser de su facultad. Y que asimismo se han halla- 
»do muchas monedas de plata y de otros metales; algunas de las cuales 
Mtenian medallas y rostros de mugeres é hombres: unas manifestaban 
»ser de Pompeyo, y otras de Jufio César. Y que asimismo, demás de 
»las dichas antiguallas, hay otra que manifiesta haber sido esta pobla- 
»cion muy insine, y es haber al rededor desta villa gran cantidad de 
«rastros de lagares de aceite, de donde se infiere que los acebuchales 
«silvestres que hay en este término eran en aquel tiempo olivares muy 
»frutíferos." 

Y al capítulo 44 respondió por último: "Que ademas de las dichas 
«antigüedades que van declaradas, han hallado en esta jurisdicción 
»en la ribera del Tajo algunos vecinos, andando plantando heredades, 
»sei)ulcros antiguos, é sacados los huesos que dentro estaban, eran de 
»tan inmensa grandeza, que los cascos de las cabezas se [)onian algunos 
«hombres desta villa por capacetes, y que esto aconteció á Miguel Gu- 
«tierrez, alcalde ordinario entonces de esta villa, y uno de los decla- 
«ranles; y la canilla de la pierna era tan grande que, con ser bien dis- 
w puesto el dicho Miguel Gutiérrez, le llegaba cerca de al medio muslo. 
«Nos consta ademas que en el zaguán del ayuntamiento hubo una es- 
» tatúa vestida de un personage romano, colocada entre dos columnas: 
«que en la pared de la casa de un vecino deste pueblo permanece la 
«cabeza de mármol de un javalí, bien trabajada; y que están erapotra- 
»das en las paredes de las de otros vecinos algunas aras, epitafios y otras 
«inscripciones romanas." 
V Tancada , despoblado del reino de Valencia. V. Alcalá de Gisbert. 

Tarancon, villa de la provincia de Toledo, partido de Ocaña, y dis- 
tante dos leguas de la de üclés. En su territorio y en ¡el término lia- 



PROVINCIA TARRACONENSE. 117 

mado el Palomarejo, entre sur y occidente, se descubrieron cimientos 
de edificios romanos, pavimentos de mosaicos con figuras geométricas 
á manera de escaques y con otros ornatos, sepulcros de piedra, peines 
de marfil y otros muebles domésticos. Y yendo desde este sitio acia po- 
niente hay vestigios de argamasa de una fortaleza, con portada de. piei- 
dra labrada en el medio, y con cubos á los lados. ■'" • Üm^-i r 

:: Terceros de Zorrila, son unos campos del reino de Valencia, ea 
el distrito de la villa de Asuevar. /^. Asuevar. / . v^yi ih r, :».- j t.'itLt 

Teruel, ciudad del reino de Aragón y cabeza de* partido^ distante . 
cuatro leguas de la de Albarracin, en la orilla del rio Turia, nombre 
que dicen dio á la misma ciudad. Otros la aplican los de Tiníania^ , 
turupia y Tiar-Julia ; pero el de Turdeto ó Turi>eto es el mas autoiri- ^ 
zado, suponiendo haberla fundado turdetanos que los cartagineses en- 
viaron de Andalucía para oponerlos á Sagunto, confederada de los ro- 
manos, quienes, por haber contribuido á su ruina, la demolieron. Pa- 
rece que después la repararon los moros con murallas sobre los cimien- 
tos antiguos, entre los que se encontró una figura de toro, la que con 
una estrella adoptaron los vecinos por armas en campo rojo, y dándole 
otro nuevo nombre de Torbel. Sea de esto y de lo otro lo que fuere, 
lo cierto es que Teruel fue población romana en tiempo de la repú- 
blica, que Tolomeo la llama Turbula^ que estaba en la Edetania^ y 
que conserva rastros y reliquias de aquella edad. Hay quien afirma que 
fue la capital de los torboletas, de cuyos pueblos dice Apiano Alejan- 
drino que estaban cercanos á los sagun tinos, en la parte occidental del 
Ebro. Y Tito Livio asegura que, después de haber arrojado los Escipio- 
nes á los cartagineses de Sagunto el año 539 de la fundación de Roma, 
pasaron á Tureto, que habia tenido mucha culpa en la desgracia de 
aquella heroica ciudad, y la tomaron á fuerza de armas y la demolie^ 
ron, vendiendo por esclavos á todos sus habitantes. «KMfiK'i 'ííninupr 
TiRiG ó TiRix , aldea ó anejo de la villa de Salsadella en el reino de 
Valencia, partido de Morella. Aqui estuvo en tiempo de los romanos 
la antigua Tyriche, Gaya, ó Tirica Julia de los ilercaones^ ahora pobre 
y devastada, con muy pocas señales de su primitiva población. 

ToBARRA, villa del reino de Murcia, distante once leguas de su ca- 
pital. Era de. la región de los bastitanos. Conserva en su castillo arga- 
masas, fragmentos de sepulcros y de otras antigxiallas, y las gradas de 
los baños ó termas de Santa Victoria. A media legua de distancia de 
esta villa, en la montaña que dicen los Castillares de la Sierra, hay 
ciertas torres y aljibes destruidos, que parecen ser restos de población 
romana, donde se encuentran monedas de varios cuños y clases. 

ToBARRiLLAS, dos aldcas alta y baja en el reino de Murcia. V. Yecla, 
á quien pertenecen. ,- . . ... 

Toboso (El), villa de la provincia de la Mancha, en el partido dé 
Infantes. Estando abriendo en este pueblo las zanjas para echar los fun-í 
damentos de unas casas, se encontraron urnas y vasos de barro, peda- 
zos de tejas y de ladrillos grandes, y otras cosas que indican haber ha- 
bido [>oblacion romana, y pudo ser la antigua ciudad de relees, última 
por esta parte de la Celtiberia, la que, según el Itinerario de An tonino, 
era la octava mansión de uno de los caminos militares que iban desde 



„8 PRIMERA PARTE. ^^ 

Mérida á Zaragoza. Desde Alces, dice Tito Livio, volvió Graco á In- 
festar la Celtiberia, reduciendo á su obediencia ciento y tres pueblos. 
Después de esta conquista tomó á Alces, donde campuban otra vez los 
celtiberos, v se apoderó de la ciudad el ano 574 de la fundación de 
Roma, quedando prisioneros dos bijos y una bija de Tbnrri, régulo de 
aquella tierra, y el mas rico de sus babiíantes, como le llama el mismo 
Livio. En tal aflicción envió legados al pretor, ofreciéndole que mili- 
taría con él si reservaba la vida á los suyos. Hízolo asi Graco, y Tburri 
fue «n adelante un fiel y ])oderoso auxiliar de los romanos. 

• Toledo, ciudad principal de Castilla la nueva, y cabeza de provin- 
cia y de partido; está situada «n wna eminencia sobre la orilla derecha 
déi'Jrio Tajo, y á la distancia de doce leguas de Madrid. Conserva sin 
alteración su antiguo nombre Toletum, susiüo, y mudia parte de sus 
antigüedades. 

Tales son los vestigios d<;t circo máximo en la vega junto al con- 
vento de San Francisco de Paida, donde se distinguen los cortes de los 
pórticos, de los ])odios y de los subselics: los de un gran temj)lo: los 
de otro edificio que par<HXí haber sido teatro ó anfiteatio, cerca del hos- 
pital de Afuera; y los de un ])rolongado acueducto que llevaba el agua 
ata ciudad desde el puerto de Yevenes por espacio de siete leguas, 
como lo demuestran los cimientos de los aróos en el paraje que llaman 
los Siete Cantos, y en otro sitio cercano al monasterio de la Sisla. No 
lejos de él están las ruinas de un castillo llamado Horno de Vidrio, v 
se conoce f\uG fue en lo anliguo una torre acuaria; y mas adelante las 
de otro donde nace una fuente, cuyas, aguas se pierden en el Tajo. I 
.:> Hay ademas en esta metrópoli una profunda cueva que llaman de 
Hércules y de San Giués, de la cual se cuentan rail patrañas; y pare- 
ce haber sido una de las cloacas de Toledo, como lo comprueba la 
siguiente inscrijicion que coj)ió Tamayo de Salazar en Córdoba, donde 
debe existir, y la traslado para satisfacción de los anticuarios. ümííV 

üidoííctOíla,T,^EX, AVTHORITATE. D. D. N. N. IMPP .r.: í.. 

.íiOí'>r5HoíT i-C. AVREL. VAL. DIOCLETIANI -• -- ,4) ^ 

-va m ib ?í; ET. M. AVR. VAL. MAXlMIANL HERCVL ./írfl/ítoT " 
-BgtÉ oí'j'Gi» iHPlORVM. FELICIVM. SEMPER. AYGG -''1 -^f.!: 

<^^ '-":- L. MVSSIDIVS. LONGVS -^ -. 

^^.^ DOMO. CORDVBENSIS. LEG. P. DAtííAÑI 

Yfiá ,flTOí8 £■ jj^ j^ p cVRATOR. ALVEI 

ÍI0i3dd0q,.b..^.^I ... ^.j, j^,p ^^^^ ^^^j 

^\WT \ ^- r.?/ .. ET. CLOACARVM. TOLETI 

Felipe lí mandó colocar en el alcázar de Toledo la basa ó pedestal de 
la estatua del emi)erador M. Julio Filipo Pió, que se desenterró en 
esta ciudad, ea la que está grabada, esta otra inscripción en caraci<3rc^ 
hermosísimos: ..^.^ .- ! 7 • , r " 

.oíilwmk .'jííuiitíritíiiiil iM. IVLIO. PHILIPPO ,^^^i..| 



PEOVINCIA TARRACONENSE. '##• 

líi uíi 'ji fj;:p i'.v oí ©noJ atifi sa&iT 

PONT. MAX. TBIR oi &I> 

FOT. P. P. CONSVL r -P £1^ 

TOLETANI. DEVOTIS ' '-K t8oqcnfi> 

SIMI NVMINI ^Irlauq ejíp f> 

MAIESTATl ^b ,o.itfl .lao XTHoT 

QVE EIVS D. D, . 

Hay otras varias inscripciones en esta capital, las mas encrdstaaas sm 
orden ni concierto en la muralla cuando mandó repararla Wamba. 
Pero la roas antigua es la que trae Reynesio , como existente en su tiem- 
po en la casa profesa de los jesuitas de esta ciudad, donde ya no se 
encuentra, y es la siguiente: 





li 


HERCVLL P 




, ENDOVEl, 




TOL V. V 

OSCA 


''.ít 


DEIS. TVTEL 


. ,:u 


COMPEDIS 




VRSOS. TAVR03 


\j 


AVES. MARINAS 


. • :ifl.M5Jtííot-..í.ui' 


QVONDAM. D. D 





Toledo pertenecía á la región de los carpetanos ^ cuando él año i9o 
entes del nacimiento de J. C. Marco Fulvio Nobilior, gobernador de 
la España ulterior, la conquistó á viva fuerza. Mas adelante fue presi*. 
dio y plaza fuerte de los romanos, cuarta mansión del camino militar 
que iba desde Mérida á Zaragoza, distinto de olro que pasaba por Sa- 
lamanca, y el término del que venia de Fuenllana, ó Laminium, á 

esta ciudad. « . ;:>>ííí >f ,3c;j.U;:n;o ^ .í ■ . ít¿o 

Acuñó moneda, y son cuatro de mediano bronce las conocidas. En 
el anverso de todas está grabada una cabeza varonil con collar en la 
garganta, y ejecutada toscamente y sin arle, lo que prueba su antigüe- 
dad, mirando acia el lado izquierdo. En el de la i.^ medalla y delante 
de la cabeza hay estas letras CELT. AMB, que interpretan los numis- 
máticos Celtiber embustas, gefe en aquel tiempo de la ciudad. Y en 
el reverso de las cuatro se presenta un ginete armado con morrión y 
lanza, montado sobre un caballo que corre acia el mismo lado, con 
estos caracteres en lo bajo TOLE(tum). i^íif t 

Las cabezas de los anversos de las 2.% 3.* y 4-* son iguales, aunque 
se diferencian de la i.* en que esta no tiene nada por delante, pero se 
lee por detras EX^COI, que también interpretan £x Seiiatu Consulto 
Obtenía IndulgcntiUy ó permiso para poder acuñarla. El reverso de la 
2.* es como el de la i.*; mas el de las 3.^ y 4«* se distingue en que el 
TOLE de la 3.* está en el exergo, y en que el de la 4»* tiene la L ál 
revés en esta forma TOIE. 

ToRRALBA, villa dc la provincia de Avila en el estado de Oropcsa. 



,.H4|o «Q»^^,PR1M ER A PAKTE..OIIÍ* 

Tiene una torre muy antigua que le da su nombre, y parece ser obra 
de romanos, si no es anterior, como lo son unos buhos grandes de j)ie- 
dra que quieren figurar toros ó berracos, derramados por aquellos 
campos, y unos sepulcros de piedra y ladrillo que también pertenecen 
á este pueblo. r^ ly/jTo 

Torre del Rico, despoblado del reino de Murcia en la jurisdicción 
de Jumilla, de la que dista cuatro leguas al oriente. Conserva ruinas 
de edificios romanos en un collado, donde se encuentran monedas del 
alto y bajo im])erio, cascos saguntinos y otras antiguallas. 
^ Torrecilla, lugar de la provincia de Toledo en el partido de Tala- 
verá de la Reina, de cuya villa dista seis leguas. Tiene rastros de ha- 
ber sido población romana, se])ulcros de piedra, dos buhos de berra- 
cos de la misma materia, inscripciones, y una grabada en la pila de 
un pozo que dice en substancia: "Aqui yace Vera, sacrificada á los 
>• dioses del infierno." « . r ? . f.. 

Torrecilla (La), coto real, distante media legua de Buches, en la 
provincia de Jaén. Dicen que estuvo en él el municipio FJavio Esbcc- 
succitano de la Orelaiúa. Lo cierto es que mantiene las ruinas de una 
antigua población romana, y que de él, entre otras lápidas, se llevó 
una á Bilches, que aíTrman lo acreditaba. 

Torrecilla (La), despoblado de la provincia de la Mancha alta en 
el término de la villa de Belmonte. V. Belmonte. 

ToRREJONES DE Yecla, sitio dcspoblado en la jurisdicción de esta 
villa, distante media legua de ella, en el reino de Murcia. Civfese que 
estuvo fimdada en este mismo sitio la antigua ciudad de Turres de la 
Bastítania , que era la vigésimaprimera mansión del camino romano 
-que bajaba desde los Pirineos á Cazlona. Conserva grandes muros y 
torreones, levantados del suelo mas de una vara, lienzos de murallas 
de argamasa sobre cimientos de piedra, y una gran plaza llena de es-^ 
combios de población antigua. Se sacaron de aqui trozos triangulares 
de jaspe azul, algunos cuadrangulares con medias cañas, otros verdes 
con lunares obscuros, y muchos pedacitos como dados de piedras ne- 
gras y verdes, restos infalibles de algún pavimento mosaico. Y se en- 
contraron monedas de varias clases acuñadas en Celsa, Sceiabi, Cals- 
cantum^ Bilbilis y en llicL 

Torres (El cortijo de las) en Castilla la nueva, cerca de los térmi- 
nos de Ciudad-Real y de Almagro, donde hay rastros de una pobla- 
ción antigua, con las ruinas de torres y castillos donde hubo de estar 
en tiempo de los romanos Turres de la Oretania, y era la quinta man- 
sión de la via militar que iba desde Mérida á Zaragoza,. 

Torres (El Puente de). /^. Puente de Torres. ' ¡.^ ?- , 

Toya, aldea del reino de Jaén, distante una legiia de la villa de 
Qíiesada: se llamó en lo antiguo Tuiuj ó Tugia, 6 Tkña^ según Tolo- 
meo, Antonino y otros» Afirman que en ella estaba el municipio Tupíen- 
se perteneciente a la región de los oretanos. En un cerro j)oco distante 
de esta aldea hay una torre árabe labrada por el gusto romano, con 
muchas inscripciones romanas de diferentes épocas, distinguiéndose 
entre ellas la siguiente que copió don Martin Jimena en los J nales 
eclesiásticos^ del obispadg ^dís, Jaeiij,^ 






PROVINCIA TARRACONENSE. 

•ííiV'jiji a C'b «íúfiíljiíi o}- (^11 ii- 'i /iiMi.')¡J uíip jii-iadí 

H.(i) PONTIFEX. OPT. C. Q. F. SERGIVS ín Mj 

^ FABVLVS. VENDELITIOR. PROV. LEGATVS ¡: luY 

S VIR. COLSALARIAE. ET. MANLIA. LVCIAE. F. SI -aY ., 

LANAE. LAMINITANAE. D.D .um« 

> \h:\hV. 

Esta inscripción pertenece á la colonia Salaria ó Salaríense, qne, 
según se dice, distaba pocos pasos de la ciudad de Ihia, situada al noite 
de la dicha torre, donde se ven grandes vestigios de una ciudad roma- 
na, distinguiéndose las calles y cimientos de algunas casas. Por esta r«# 
zon y por haber en su término canteras de sal de piedra se creyó que 
los vestigios eran de la colonia Salaria, comprobándolo también la an- 
terior inscripción. Pero casi todos los geógrafos modernos convienen en 
que esta colonia Salariense de los bastitanos pertenece á la villa de Sa-» 
biote de la misma j)rovincia de Jaén. I ií7'1':>ííuíkj 

Sin embargo, algunos han dado el nombre de Salaria á la villa de 
Malagon, que está en la Mancha y en el partido de Ciudad-Real, per- 
teneciente al convento Cartaginés, y á la región de los oretanos. Otros 
al pueblo de Sax y aldea de Salinas en el reino de Murcia, en que hay 
antigüedades romanas y se encuentran monedas: ambos pueblos perte-f 
necian á los hastitanos', y otros á la aldea llamada Casas de Don Pedroy 
de la Mancha, cerca de la villa de Malagon, porque mantiene las mi- 
nas de su antigua población^ y porque tiene una inscripción romana 
que lo comprueba. V^. los artículos de estos pueblos en sus respectivos 
lugares. ... ; i;.- : 

Tu^ia era la priiuepamansioa del camino militar/ que iba des^ 
Cazlona á Málaga. ' '^^ü^ ij^ / l^y^ ..Á€iM,\r_ ^J, , .. ..',, j^ .^rffrt,;!|,o 
. TusAL DE Menises, montccillo del reino de Valencia. V. 'Alicante. >.;> 
Úbeda la vieja, despoblado inmediato al puente de ilJbeda, en el> 
obispado de Jaén, distante siete millas de Baeza en la Andalucía altaj 
Se conservan en él las ruinas y restos de Baetula ó Besida, célebre ciu-í 
dad de los hastilanos. También la llamaron los romanos Baecula y Bm 
hyla. Tito Livio dice que tenia á la espalda un rio, y que en su ribera 
estaba acampado Asdrubal, hijo de Harailcar, que fue alli derrotado 
por P. Escipion. 

Vaciamadrid, villa de la provincia de IVJadrid: tiene algunos rastros 
de antigua población CarpetaJia, entre ellos una inscripción sepulcral 
que trae Gil González Dávila. . , , - 

Valdeganga, aldea de la provincia y paHiao de Cuenca '^ ¿ercá tféi 
rio Jucar. Entre ella y la de Tinajeros, perteneciente al reino de Mur-Í 
cia, con él que confina, hay un sitio que conserva las ruinas de la átf-l 
ligua ciudad de Vallislonga ó Valeponga^ y ahora Valdeganga. En elía,' 
dice el Itinerario de Autonino, estaba la sexta mansión, del camino ro- 
mano que iba de Fuenllana á Zaragoza. 

No lejos de esta aldea permanece el puente de Toi'res, sobre el 
Suero ó Jucar, del que ya se hizo mención en su articuló. Consta de 
un solo arco de 3o palmos de diámetro, apoyado por machones de si- 

(i) RiwPuerU lee: HARVSPEX. ''-^ 



I aa P R I TW E R A P A R T E. O H 'í 

Hería que tienen cada uno 4o palmos de alto: todo él respira antigüe- 
dad romana. «^^^ -"^f- -^ -^ X^ :i ,0 .^üit'i /^:}% (íyJI 

Valdemenibra i poblácíóh en M Marict^á; F! Peñas de San Pedro. 

Valencia del Cid, ciudad capital del reino y partido de su nombre, 
situada muy cerca de la costa del Mediterráneo, y á la orilla del rio 
Turia ó Guadalaviar. De pocas ciudades de España se ha escrito tanto 
como de esta. Sus eruditos hijos trabajaron infinito para fijar su origen, 
su situación y su verdadero nombre, y dar á conocer sus antigüedades. 
Todos convienen en que fue colonia romana, en que se llanió Valejitia, 
en que perteneció á la región de los edetaiios, y finalmente en que tuvo 
templos dedicados á Esculapio y á otras deidades, de los que han que- 
dado muy pocos vestigios. Pompeyo se apoderó de ella el año de 677 
de la fundación de Roma, en la guerra civil contra Sertorio; pero este 
la recobró después, y en ella fue muerto á traición. 

Conserva las cloacas bien construidas y bien dis])uestas para la lim- 
pieza de la ciudad, y se conservarían otros preciosos monumentos del 
tiempo de la dominación romana si el maestro de teología Juan Salaya, 
enardecido de un celo indiscreto, no hubiese requerido al ayuntamien- 
to de esta metrópoli el año de i5i8 á que mandase recogerlas y arro- 
jarlas en las zanjas que se estaban abriendo para construir la puerta y 
castillo de Serranos, como se ejecutó, privando a la historia y á las 
bellas artes de documentos irrefragables, y de modelos de buen gusto 
y perfección. 

ftQv Quedaron ¡K)r fortuna veinte y ocho inscripciones romanas que se 
repartieron y colocaron en varios sitios de la ciudad, grabadas unas en 
lápidas de mármol, otras en aras, y algunas en pedestales ó basas de 
columnas. Ambrosio de Morales copió y publicó tres, que son dedica- 
ciones hechas» por los. Valencianos al emperador Decio, á su muger 
Gneya Seya Herenniay y al emperador C. Valente Hostiliano : Diago, 
Olmo, Escolano, Florez y el conde de Lumiares todas las demás, dis^ 
tinguiéndose Sales que escribió una erudita disertación sobre la siguien- 
te, que S€ descubrió ea el paso del azud sobre el Turia: < 
/si-jjn iPítw^yírpv ^on ms fibttiiíftr »l ís üinoJ sííp soih oivfj ójíT JsiVr %» 
oteoTisíb ifir, a;n aup , S0DAt.1CIVA:jit'::;Ítíduib¿/i ohnqctfíiafi r,(l.i/» 
• / ^ _ VERNARVM . " ''.^ÍiíhI 

J^as restantes son sepulcrales^ de las que solo copiaré una' qüe%aíé 
por dos, crabada en una piedra de -mármol blanco, encrustada en la 
pared exterior de la capilla de nuestra Señora de los Desamparados^ 
en esta fbrmai^^j^.,^^^,^^^^,^^^^^,^^ ir^íj 

oh .uuo3 MAXIMAE^ «^ nobm.. m5 MAXÍMAE ;^:^,,,.,^. 

.^^í, ,, Mt. ^Wm^%u^^Qqs ,mn. ■ ANTONÍA . 

,^ AVITVS ^- ^ " M F LEPIDA 

O 



PROVINCIA TARRACONENSE. ,a3 

'V Valentía fue la décimaoctava mansión de la vía n)ilítar que iba 
desde los Pirineos á Cazlona , y tuvo el privilegio de acuüar moneda. 
Son cinco las que se conocen. 

La I .* es un medallón de gran bronce que presenta en el anverso 
las cabezas desnudas y contrapuestas de Julio César y de Augusto, con 
estas letras encima IMP(erator); debajo CAESAR; en el lado derecho 
DIVI. IVLI, y en el izquierdo DIVI. F(ilius). En el reverso hay una 
media nao con una torre encima, y mas arriba estas iniciales C. I. V. 
{Colonia Julia Vahmtia). ' - ^'"^ 

Las 2.% 3.* y 4«* son de mediano bronce, y todas tres tienen en el 
anverso una cabeza varonil con celada crestada y alas, mirando acia el 
lado izquierdo; pero varían las leyendas en los contornos. La i.* dice 
L(uc¡o) GORANI(o). C(ajo). NVMI(sio). Q(uinquennalibus). La-2.* 
T(itus) AHÍ. T(iti). F(ilius). L(ucius) TRINL L(ucii) F(ih-us) 
Q(uínquennales). Y la 3." C(ajo) LVCIEN(o). C(ajo) MVNI(o) 
Q(ninquennalibus). El reverso es igual en las tres, y presenta la cor- 
nucopia en el medio con flores y enlazada con rayos, que todavía es el 
blasón de esta ínclita y muy leal ciudad: debajo VALE^NTIA, rodeado 
con una corona de laurel. 

Y la 5.^ es de pequeño bronce, en cuyo anverso está la misma ca» 
beza varonil que tienen las tres anteriores, con caracteres desconocidos 
por delante; y el reverso también es el mismo que ellas tienen, con la 
corta diferencia de que esta dice abajo y en un lado "VA^. 

Valencia la vieja , asi llaman un despoblado que dista dos leguas de 
Valencia del Cid, creyendo que la antigua Valentía estuvo en este si- 
tio, porque conserva ruinas de edificios romanos y restos de un acue- 
ducto. Lo fueron de una ciudad de la Edetania llamada £tovissa, y 
no Edeta como algunos quieren, ni tampoco Valentía, porque esta 
metrópoli jamas estuvo en otro sitio que en el que ahora está. 

Valera de arriba, villa de Castilla la nueva en la provincia y par- 
tido de Cuenca, distante una legua de Valera de abajo y cinco al me- 
diodía de su capital. Subsisten en un sitio poco sej)arado de esta villa 
las ruinas de la antigua Valeria ^ municipio de la Celtiberia en tiempo 
de los romanos, que la fortificaron contra los cartagineses con una cé- 
lebre fortaleza elevada sobre una altura, por lo que la llamaron tam- 
bién Castrum altum. Aparecen en este sitio grandes porciones de mu- 
ralla y fosos que la defendían; trozos de edificios romanos de ])iedras 
labradas y de extraordinaria magnitud; las señales de las calles; los ves- 
tigios de unas termas de hormigón; un cañón de bóveda tan ancho y 
alto que ])uede andar ])or él un hombre á caballo; ladrillos de gran ta- 
maño, piedras cuadradas, fragmentos de columnas, basas y capiteles, 
y arcos destrozados. Se sacaron de este sitio muchas lápidas con ins- 
cripciones, casi todas sepulcrales, que están en Valera de arriba, y pu- 
blicó el P. M. Florez en el tomo VIII de la España Sagrada : son veinte, 
y cuatro. 

Vall de Usó, villa del reino de Valencia, distante tres leguas de 
Murviedro acia el norte. Un barranco la divide en dos partes: en la dci 
poniente permanecen las ruinas de un edificio romano, del que se sa- 
caron muchas piedras labradas y seis lápidas con inscripciones, de lasi 
cuales solo se conservan dos que copió el conde de Lumiares. La prK 

O «í 



^44 PRIMERA PARTE. 

mera está grabada en un trozo de friso, unido á una pilastra de jaspe 
ceniciento, y dice asi: 

::TACCO TAN:::: 
POSVIT AEMILIV 
''''' PHRONIMVS 

y la otra existe en el hogar de la cocina de un vecino de esta villa, en 
una lápida maltratada, del mismo jaspe, con estas letras: 

PROPILIVS. TARGINI. F 
P. POPIL::::::::P:::VLIVS 

Valtíerua, despoblado de Castilla la nueva, cerca de Arganda. P\ 
Arganda. 

Valverde (Los cortijos de), en el reino de Jaén y en el partido de 
Baeza, cerca de la ribera meridional del rio Guadalimar. Mantiene las 
ruinas de una población romana en la Oretcuiia, y las de una fortaleza 
ó castillo. 

Velez-rubio, villa de la provincia de Granada, partido de Baza, 
distante seis leguas de Lorca, en los confines de Murcia. En el monte 
de la Jara, que está alli inmediato, subsisten las ruinas de la antigua 
Morus ó Morum en la Bastitania, que fue la vigésimaoctava mansión 
del camino romano que bajaba desde los Pirineos hasta Cazlona. 
■ • ViLLAESCusA DE Haro, dc la proviucia de Toledo en el partido de 
Ocafia. Cerca de ella en su término, y en el despoblado que llaman 
Escabalgador, se desenterraron los cimientos de una población romana, 
y monedas de Augusto César. 

' ViLLAJOYosA, pueblo del reino de Valencia, partido de Alcoy, situa- 
do en la marina entre Denia y Alicante, cuatro leguas distanle de esta 
ciudad. Pretenden algunos geógrafos modernos cjue se llamó en tiempo 
dedos romanos Honosca^ ú Onosca, ó Estosca ; pero otro mas diligen- 
te y crítico afirma que tuvo el nombre de Mera, y (pie peitenecia á 
la región Contestania, .. íU t«i 

"*''^' A poco mas de un cuarto de legua de esta villa y de 3o pasos del 
íttáf, yendo acia Denia, hay un sitio elevado en el que existen las rui- 
nas de un sarcófago romano, que es uno de los monumentos antiguos 
mejor conservados de este reino, al que llaman los naturales Torre de 
San José, no sé por qué motivo. El conde de Lumiares le examinó con 
prolijidad, le diseñó con limpieza, y le describió en estos términos. 

^*No es perfectamente cuadrado, pues dos de sus fachadas tienen 
12 pies y 4 pulgadas, y las otras dos lo pies y 9 pulgadas. En las de 
los lados, que son mas estrechas, hay un respiradero en cada una á la 
elevación de lo pies, que tiene la dirección acia arriba, de suerte que, 
«mirando por la parte interior, no se puede ver mas que el cielo. A la 
«parte del norte está la puerta de ingreso al sepulcro, al cual no se pue- 
>»de bajar sin escala, no porque se haya destruido, sino porque jamas 
>rla hubo, pues la obra está por dentro perfectamente conservada. El 
«vaso interior es un cafion de 12 pies y 2 pulgadas de alto, 5 pies de 
«ancho, y 8 pies de largo. El espesor ó grueso de las murallas es de 
)>a pies y 5 pulgadas; la sillería sumamente grande, y la obra solidísi- 



PTvOVINCIA TARRACONENSE. ta5 

>^iiia. Las cuatro fachadas son coníbriDes eii arquitectura, de suerte que 
>»por todos Jados forma igual figura. Las cuatro gradas sobre que está 
"fundado el edificio y liay que subir, le circuyen de modo que el arca 
»ó cuadrilongo que ocupa es de 22 pies de longitud y de 20 de lati- 
>»lud. Al nivel del j)iso sube una hilada de canteria, sobre la cual arran- 
»ca la priuicra grada. Esta hilada de cantería descansa sobre un cimien- 
>»to de obra cimenticia, ó sea hormigón de mortero de 8 pies de pro- 
"fundidad. Falta á este edificio parte de su cúpula, y los naturales aii- 
»cianos aseguran que en cada uno de sus ángulos habia una pilastra 
>»con su estatua, y aunque no me j)arece natural, sin embargo quedan 
«algunos fragmentos de estatuas entre aquellas ruinas y dos capiteles/' 
Por lo que yo veo en el dibujo tenia el edificio sus cuatro pilastras 
angulares con sus basas, j)ero le faltan los capiteles, pues no llega á las 
dos terceras partes de su altura la que tuvo el monumento. 

En las inmediaciones de este sitio hasta la orilla del mar descubrió 
y descubre todavía el arado los cimientos y escombros de una conside- 
rable población, que se puede creer fuese la misma ciudad de Idera, 
de gran extensión. Se descubrieron parte de un acueducto, pedazos de 
mármol, restos de pavimentos teselatos y de mosaicos, capiteles de co- 
lumnas, muchas piedras labradas, fragmentos de estatuas, infinitas me- 
dallas, y láj)idas con inscripciones, de las cuales unas se rompieron y 
otras se colocaron en Villajoyosa. En las excavaciones que se hicieron 
desjiues se desenterraron dos sepulcros, urnas cinerarias, un vaso lacri- 
matorio, una taza de barro rojo saguntino, una ¡nedra de mármol con 
dos agujeros, en cpie estaban las asas, y parecía haber sido una pesa 
de las que usaban los romanos. 

Aun hubo de extenderse mas esta antigua población acia el norte, 
pues se encuentran por alli las mismas ruinas, grandes piedras escoda- 
das, otro ramal de acueducto con arcaduces muy gruesos de barro, un 
buen trozo de un pavimento mosaico compuesto de piedrecitas azula- 
das, verdes, blancas y rojas, formando agradables figuras; y junto á 
este otro pavimento de ladrillos cortados y bien unidos, cada uno de 
2 pulgadas y 3 líneas de grueso con la marca siguiente de la oficina: 
OF. LVC. Seguía en el lado opuesto otro pavimento teselato con lose- 
tas de alabastro y de jasjies de varios colores, y un gran pedazo de 
mosaico blanco y aplomado, mas tosco que los anteriores. Se descubrie- 
ron también j)or este lado sejitenirional otros sej)ulcros con esqueletos 
dentro, lucernas, una ánfora de barro saguntino, y muchas medallas de 
Marco Aurelio, de Alejandro Severo, y de Marco Julio Philippo. 

El conde de Lumiares copió todas las inscripciones que halló en 
Villajoyosa, sacadas de estos sitios fecundos en antigüedades de la ex- 
tendida y antigua Idera. Trasladaré aqui alguna para satisfacción de 
los anticuarios. 

Esta primera está grabada en un mármol claro y colocado en la 
mesa-altar de la capilla mayor de la parroquia de este pueblo, y dice asi: 

M. SEMPRONIVS. HYMNVS. SVO. ET. M. SEMPRONI. REBVRRI 
FILI. SVI. NOMINE. MACELLVM. VETVSTATE. CONLAP v 

SVM. SVA. PECVNIA. RESTITVERVNT. ÍTEM 
QVR ET. MENSAS. LAPÍDEAS. POSVERYNT 



,a4 PRIMERA PARTE, 

mera está grabada en ua trozo de friso, unido á una pilastra de jaspe 
ceniciento, y dice asi: 

::TACCO TAN:t:: 
^' POSVIT AEMIUV 

PHRONIMVS 

y la otra existe en el hogar de la cocina de un vecino de esta villa, en 
una lápida maltratada, del mismo jaspe, con estas letras: 

PROPILIVS. TARGINI. F 
P. P0P1L::::::::P:::VUVS 

Valtíerua, despoblado de Castilla la nueva, cerca de Arganda. F^, 
Arganda. 

Valverde (Los cortijos de), en el reino de Jaén y en el partido de 
Baeza, cerca de la ribera meridional del rio Guadal i mar. Mantiene las 
ruinas de una población romana en la Oretania, y las de una fortaleza 
ó castillo. 

Velez-rubio, villa de la provincia de Granada, partido de Baza, 
distante seis leguas de Lorca, en los confines de Murcia. En el monte 
de la Jara, que está alli inmediato, subsisten las ruinas de la aniigua 
Morus ó Morum en la Bastitania, que fue la vigésimaoctava mansión 
del camino romano que bajaba desde los Pirineos hasta Cazlona. 

ViLLAESCusA DE Haro, de la provincia de Toledo en el partido de 
Ocaua. Cerca de ella en su término, y en el despoblado que llaman 
Escabalgador, se desenterraron los cimientos de una población romana, 
y monedas de Augusto César. 

'- :■ ViLLAJOYOSA, pueblo del reino de Valencia, partido de Alcoy, situa- 
do en la marina entre Denia y Alicante, cuatro legnas distante de esta 
ciudad. Pretenden algunos geógrafos modernos que se llamó en tiempo 
dedos romanos Hojiosca^ ú 0/iosca , ó Estosca ; poro otro mas diligen- 
te y crítico afirma que tuvo el nombre de Idcra^ y (pie pL*ítenecia á 
la región Contestania. "^^b oiabéíují \\ ^\rtniu 

"^'^^ A poco mas de un cuarto de legua de esta villa y de 3o pasos del 
mar, yendo acia Denia, hay un sitio elevado en el que existen las rui- 
nas de un sarcófago romano, que es uno de los monumentos antiguos 
mejor conservados de este reino, al que llaman los naturales Torre de 
San José, no sé por qué motivo. El conde de Lumiares le examinó con 
prolijidad, le diseñó con limpieza, y le describió en estos términos. 
•■ ' ,^*No es perfectamente cuadrado, pues dos de sus fachadas tienen 
12 pies y 4 pulgadas, y las otras dos lo pies y 9 pulgadas. En las de 
los lados, que son mas estrechas, hay un respiradero en cada una á la 
elevación de lo pies, que tiene la dirección acia arriba, de suerte que, 
«mirando por la parte interior, no se puede ver mas que el cielo. A la 
«parte del norte está la puerta de ingreso al sepulcro, al cual no se pue- 
»de bajar sin escala, no porque se haya destruido, sino porque jamas 
>rla hubo, pues la obra está por dentro perfectamente conservada. El 
«vaso interior es un cafion de 12 pies y 2 pulgadas de alto, 5 pies de 
»ancho, y 8 pies de largo. El espesor ó grueso de las murallas es de 
»a pies y 5 pulgadas; la sillería sumamente grande, y la obra solidísi- 



PROVINCIA TARRACONENSE. taS 

>^iiia. Las cuatro fachadas son coníbnues en arquitectnra, de suerte que 
>»por todos lados forma igual íigura. Las cuatro gradas sobre que está 
"fundado el edificio y hay que subir, le circuyen de modo que el arca 
»ó cuadrilongo que ociq)a es de 22 pies de longitud y de 20 de lati- 
»tud. Al nivel del piso sube una hilada de cantería, sobre la cual arran- 
»ca la priuicra grada. Esta hilada de cantería descansa sobre un cimien- 
»»to de obra cimeniicia, ó sea honnigou de mortero de 8 pies de pro- 
>»fuudidad. Falta á este edificio parle de su cúpula, y los naturales an- 
"cianos aseguran que en cada uno de sus ángulos habia una pilastra 
»»con su estatua, y aunque no me ])arece natural, sin embargo quedan 
>' algunos fiagmentos de estatuas entre aquellas ruinas y dos capiteles." 
Por lo que yo veo en el dibujo tenia el edificio sus cuatro pilastras 
angulares con sus basas, j)cro le faltan los capiteles, pues no llega á las 
dos terceras partes de su altura la que tuvo el monumento. 

En las inmediaciones de este sitio hasta la orilla del mar descubrió 
V descubre todavía el arado los cimientos y escombros de una conside- 
rable población, que se puede creer fuese la misma ciudad de Idera, 
de gran extensión. Se descubrieron parte de un acueducto, pedazos de 
mármol, restos de [)avimentos teselatos y de mosaicos, capiteles de co- 
lumnas, muchas piedras labradas, fragmentos de estatuas, infinitas me- 
dallas, y lápidas con inscripciones, de las cuales unas se rompieron y 
otras se colocaron en Villajoyosa. En las excavaciones que se hicieron 
clos]iues se desenterraron dos sepulcros, urnas cinerarias, un vaso lacri- 
matorio, una taza de barro rojo saguntino, una jñedra de mármol con 
dos agujeros, en ípie estaban las asas, y parecía haber sido una pesa 
de las que usaban los romanos. 

Aun hubo de extenderse mas esta antigua población ácia el norte, 
pues se encuentran por alU las mismas ruinas, grandes piedras escoda- 
das, otro ramal (h* acueducto con arcaduces muy gruesos de barro, un 
buen trozo de un pavimento mosaico comj)uesto de piedrecitas azula- 
das, verdes, blancas y rojas, formando agradables figuras; y junto á 
este otro pavimento de ladrillos cortados y bien unidos, cada uno de 
2 pulgadas y 3 líneas de grueso con la marca siguiente de la oficina; 
OF. LVC. Seguía en el lado opuesto otro pavimento teselato con lose- 
tas de alabastro y de jasjies de varios colores, y un gran pedazo de 
mosaico blanco y aplomado, mas tosco que los anteriores. Se descubrie- 
ron también por este lado septentrional otros sepulcros con esqueletos 
dentro, lucernas, una ánfora de barro saguntino, y muchas medallas de 
Marco Aurelio, de Alejandro Severo, y de Marco Julio Philippo. 

El conde de Lumiares copió todas las inscripciones que halló en 
Villajoyosa, sacadas de estos sitios fecundos en antigüedades de la ex- 
tendida y antigua Idera. Trasladaré aqui alguna para satisfacción de 
los anticuarios. 

Esta primera está grabada en un mármol claro y colocado en la 
mesa-altar de la capilla mayor de la parroquia de este pueblo, y dice asi: 

M. SEMPRONIVS. HYMNVS. SVO. ET. M. SEMPRONI. REBVRRI 
FILI. SVI. NOMINE. MACELLVM. VETVSTATE. CONLAP 
SVM. SVA. PECVNIA. RESTITVERVNT. ÍTEM 
QVE. ET. MENSAS. LAPÍDEAS. POSVERYNT 



laS ' PRIMERA PAR TE. 

ViiiARAGUEL, pueblo asolado de Valencia. Féase Burríana. ^ :.«-.. 

VivÉL, villa del reino de Valencia en el partido de Morella, y en la 
ribera del rio Palancia, terreno montuoso, enriquecido con muchas 
fuentes, y en la gobernación de Segorbe^ distante media hora de cami- 
no de la villa de Xérica. Beuter sospecha que los habitantes de Xérica, 
atraidos de la frescura de este pais, edificaron casas de campo en el si- 
tio en que ahora está Vivél, y le dieron el nombre de Vwariwn por 
el famoso estanque de peces que todavía subsiste. Sea de esto lo que 
fuere, lo cierto es que conserva en su recinto varias inscripciones roma- 
nas grabadas en lápidas dé mármol, con molduras y otros ornatos ar- 
quitectónicos. Hay quien tiene algunas por espúreas, atribuyéndolas al 
maestro Diago, natural de esta villa. Lo mas verisimil es que haya ido 
la mayor parle de ellas de la inmediata Xérica. Ninguna es geográfica, 
por lo que solamente trasladaré aqui alguna de las que copió el conde 
de Lumiares, á saber: 

**' La siguiente, grabada en un trozo de friso con moldura, existente 
¿ebajo de la reja de la cárcel, y dice asi: ^'i^Mwnw / .; uid oí) 'v';< m \^, 

•j!ip (ií iHoftíiatí üii'Hfp'í j P. DOMITIO. SABINO > ^..^ >ni/:v/\V¿ olñwj 
t.lH'ii> .;,'.') A KÍmiHpxi :C FABIAE. ATTIGAR íí oí> <-3),'. ^^>-i 

-¿'» ^'h -. -.ia¿ i ?.m\.vAii\ ,?*.£ STATVAS. POSVITBilrííJfiDiíí} \^? ^hi^h , ''-'.J 
'O - ■ ^ ^ ;^ ,¿iiiji)j 

Esu otra en na pilar de la puerta de la Abadía: 4 i^b íí^íí 

<»Jí)iá.i >^t)L U£í' n; .obiBqifctí: /M- F- ^ ) ^;> ^ÓHÍ i ríOÍ 

( 3EB í^> rí*ífíü.'>yírtí f;Ufí3ísh ,?:POTITVS. AN .:. . y^ mmiví ^rjjo 

Í>i>:) í>i^>. .oídi^fííí h ^fibfiJjCíJiLy. tti.S. «Bñ i Ji;L - . < ah -r "' ■ ,; 

Otra ¿9 mármol pardo sobre el arco de ta puerta de la mism^ 

Abadía: ^ ... ,i,íif. ab uti ,r^^«#;i.TT V 

G. AVRELIVS ,„_^^ ^ rr^^ ^ v 

íi/9b9j; REBVRINVS .\^M.:.'<^4é''y- 
oxfiBeíif^ . -/V. LX. CASSIA &h oi; ' í) p/ 
.BiLrUih.t' nb oí(bi;AGIL. F. A^. XXXmcrfí 

-'■ Xarandilla, despoblado de la diócesis de Jaén, en Sierra Morena, 
junto á las Navas de Tolosa, entre los arroyos el Rey y Galbarin, y 
el rio Almudiel, distante tres leguas al norte de Buches. Creen algunos 
historiadores y geógrafos modernos que estuvo en él el municipio Fia- 
vio VwatanOy perteneciente á la región de los oretanos ^ donde subsis- 
ten algunas ruinas y vestigios de su antigua población. 

XAtiva, ciudad del reino de Valencia. /^. San Felipe. 

Xeresa, pueblo del reino de Valencia en el partido de San Felipe, 
muy cerca del Mediterráneo. Se encontraron en su término varias lá- 
pidas con inscripciones romanas, muchas monedas de j)lata y cobre 
de los emj)eradores, con vestigios de antigua y grande población per- 
teneciente á los contcstanoSki*:r<ñfXi y ^!OVi^í>V\^<»nl\ fir;:>;!nr, ú h í>bff:vS> -i 

XéniCA, pueblo del reino y partido de Valencia, en la ribera dol ri© 



PROVINCIA TARRACOTÍENSE. U9 

Palancia, distante dos^ leguas deSegorbe. Eí conde de Lumiares deci- 
de con demostraciones geográficas y con razones congruentes que Xéríca 
y no Liria es la verdadera Edela^ cabeza de los edetanos. Son muchos 
los bajos relieves, trozos de mármoles labrados con adornos de arqui- 
tectura, medallas é inscripciones romanas que se han descubierto ea 
esta villa, y aun se descubren. Se conservan en ella y en sus inmedia- 
ciones diez y seis grabadas en mármoles negros, que copiaron Diago, 
Escolaao y el conde de Lumiares. Trasladaré aqui algunas. 

G FABIVS. C. F 
CELSVS 

GAL. EDETA. "^ 

Vnobim.j it>^j^ LXXV 
líj ohojinoJ TI c r • w. / ,¿.£ 

ít»' Está en la caUe del Arrabat. ^^«*^^^ "^ 

■ QVINTIA. PROBA 

* .SIBI. ET. PORCIO 

'^' ' RVFO. ET. PORGIO 

RVFINO. ARCVM 

FECIT. ET. STATVAS 

syPER. iMPos. a s. n. xu 

t r 

Oír Está en la misma calle del Arrabal. •' 

XiJONÁ, ciudad del reino de Valencia y cabeza de partido, al pare- 
cer la que llamaron los romanos Sexona ó Xaxona en la región Bas" 
tilana. Conserva algunas señales de población antigua, i^'^jisi i;i ^ik 

Yecla, villa del reino de Murcia, en el partido de Villena. Conser- 
va antigüedades romanas, y pertenecia á la región de los hastitanos: 
las conserva en sü recinto y en otros sitios de su jurisdicción. Hay ea 
su distrito cisternas excavadas en piedra viva, un medio círculo de mu- 
ralla, un castillo en lo alto de un monte vecino, con ruinas de otros 
edificios. Y aunque los hay árabes en la villa, se encuentran entre ellos 
monedas del alto y bajo imperio. 

En su jurisdicción, como á dos leguas de distancia, hay dos aldeas 
llamadas Tobarrillas alta y baja, en las que se hicieron excavaciones 
con motivo de aumentar el caudal de agua, y se descubrieron inscrip- 
ciones romanas, monedas de Vitelio, Constantino y de otros empera- 
dores, y muchos barros sagnntinos con la marca OF. XATE. 

Muy cerca de las Tobarrillas está el cortijo de Marisparza, donde 
también se descubrieron restos de edificios, sepulcros, una lápida de 
mármol en que está esculpido un delfin, atravesado con un tridente; 
cascos saguntinos; y medallas como las anteriores. 

. y á muy corta, distancia de Marisparza está la aldea de Aravi, con 
un collado inmediato, en el que se ven cisternas y muros arruinados, 
y se encontraron no hace mucho tiempo cuareqia y dos monedas .ro-» 

R 



^ i3o - 7 r R I M E R A PARTE.- ' " 

-inanas dé plata, unh de Carlhago nova y otra de Gaiteya, y.^cteta 4aí- 
.^firipcion sepulcral: ^^no. r-.t oíidÍ n,vv.,f, 

C. FESTA 



AN. LV 



,alui>o'ii) a S. E. S. T. T. L ^J 

_., ,:.:.... 

^ü YfiPES, villa de la provincia de Toledo en el partido de Ocaña: pei»- 
tenecia á los olcades en la región Carpetania. El año 567 de la funda- 
ción de Roma se unieron cerca de esta villa los vellones de la Lusita- 
nia y los celtíberos, y ganaron una batalla d los romanos, de los cuales 
mataron 5^2), huyendo los demás á sds reales, que después abandona- 
ron. Mantiene vestigios de su antigua población. 

Yeste, villa del reino de Murcia en el partido de Segura de la Sier- 
ra, y al norte del rio Segura. Hay en su territorio un sitio llamado \ 
Contar, que contiene ruinas de unas termas y de un castillo, famoso 
en tiempo de los godos, con el nombre de Gunjar, que se cree sean 
restos de mas antigua población. , ¡otí 

A una legua de esta villa, al margen del mismo río, hay otro sitio 
que llaman la Graya, que conserva las ruinas de otro castillo tan con- 
siderable como el de Gontar, y en cuyo recinto se encontraron muchas 
monedas romanas. 

Pocos años hace se desenterró cerca del de Gontar una taza de plata 
con su cobertera, llena de medallas del mismo metal, entre las cuales ■ 
habia algunas de Obulco^ y de otras colonias y municipios de la Bética. 

Yévenes, villa de la provincia y partido de Toledo. Todavía conser- 
va rastros de la antigua JSolíba de los carpelanos^ que el pretor Fulvio 
sitió y rindió el año 56 1 de la fundación de Roma. 

ZuJAR, villa del reino de Granada en el partido de Baza. La llama- 
ron los romanos Hadara, y pertenecía á la región de los bastitanos; 
fue la tercera mansión de la via militar que iba desde Cazlona á 
Málaga por Guadix, de cuya antigua población y del camino han que- 
dado algunas reliquias. 



tVJ 



-am 9Í> oíoo'íb ou>'?rn[ ñn ,¥.-■?} ^--fRoxQ z&a-viiúo osh^hih m 

íoijo ob efiniü I íh ■ CAPÍTULO 1 1 L d ns oüíJíííí» íií/ ,hUm 
eolia oiin» flfiííns-.Oiís *»>. , , .t^> t^»>íi ^oi QífpñUB Y .íoblübs 

CONVENTO CESARAtrOVSTAlNO. Tf. rí^ .. 

? Aunque no tenia tanta extensión como el Cartaginés, son muy im- 
portantes los pueblos que comprendía, y en que hay antigüedades ro- 
manas é indicios de haberlas tenido. Confinaba con el Tarraconense 
por oriente, con el Cartaginés por oriente y mediodía, con el Clunien- 
se por el poniente y norte, y con la Galia por el norte y nordeste, me- 
diando los montes Pirineos que dividen la España de la Francia. 
i Contenia en su jurisdicción la mayor parte de la Celtiberia, que se 
extendía desde Cuenca hasta Navarra, y comprendía las ciudades Al- 
calá, Guadalajara, Sigüenza, Tarazona y Cuenca: otra parte de la Ede- 
tania con Zaragoza, Cariñena y otros pueblos: otra de la Ilergelaiiia 
con la J^escetaiiia, con Velilla, Huesca y Loharre: toda la Vasconiuy 



PROVINCIA TARRACONENSE. |3, 

con la Suesetama, Pamplona y otros pueblos de la Navarra ^ y parte 
de la provincia de Guipúzcoa. 

En la parte oriental de la Celtiberia , ahora obispado de Cuenca, 
nacen los cuatro ríos el Tajo ó Tagus, que pasa por Toledo, y atra- 
vesando la Extremadura y Portugal muere en el Océano junto á Lisboa: 
elJucar ó Suero ^ que entra en el Mediterráneo cerca de Cullera: el 
Gabriel, que se une alJucar en Gofrentes; y el Guadalaviar ó Turia, 
que también muere en el Mediterráneo, cerca de Valencia. 

La ciudad principal de este convento, á la que concurrian todos 
los demás pueblos de las dichas regiones, era Zaragoza ó Ccesaraugusta, 
de la que por ser su capital voy á tratar antes que de las otras de su ju- 
risdicción. 

Zaragoza. 

Ciudad principal y metrópoli de todo el reino de Aragón, situada 
en la orilla meridional del rio Ebro, y en la septentrional del Huerva. 
Llamábase Salduba en tiempo de la república romana, y pertenecía á 
la región de los edetanos ; pero Augusto César, que la reedificó, la dis- 
tinguió con su propio nombre, llamándola Ccesaraugusta. La honró 
con muchos privilegios y prerogativas, la hizo colonia inmune, sentó 
en ella la chancillería ó convento jurídico, y la enriqueció con templos, 
teatro, termas, circo máximo, y otros grandes edificios públicos. Todos 
perecieron: los godos, los árabes, los reyes aragoneses, la ignorancia, 
el abandono y la ruin economía los sepultaron, y apenas se perciben 
sus cimientos de enormes sillares, y de perdurable argamasa. 

Asi lo ha comprobado la necesidad y la experiencia al abrir zanjas 
para construir otros nuevos edificios, desenterrando trozos de grandes 
columnas, fragmentos de estatuas, basas, capiteles y pedestales, masas 
de frisos y cornisas, témpanos de pavimentos mosaicos, multitud de 
losas de mármol, y enormes pedazos de argamasa, que la barbarie vol- 
vió á arrojar en los mismos hoyos para afirmar los fundamentos de sus 
nuevas obras. Cuando se echaron los del colegio de la Compañía de 
Jesús, el año de 162?, se descubrió una estatua colosal de mármol que 
tenia de largo tres varas y un dozavo, y una y dos pulgadas de ancho: 
representaba una matrona vestida con túnica y manto, tendida en su 
lecho, descansando el hombro izquierdo y descubierto sobre dos almo- 
hadas: tenia en la mano siniestra una manzana, y en la derecha una 
guirnalda de flores, é hincaba uno de sus pies contra uua tortuga. Fal- 
tábale la cabeza ¡qué desgracia! ¡mayor es que se ignore el paradero 
de la estatua! Gracias por su noticia á Pedro Hubert, que la copió y 
grabó en una lámina de cobre, cuyas estampas son muy raras. 

Ccesaraugusta agradecida á los favores de Augusto, corresj)ondió á 
ellos grabando y acuñando en su obsequio muchos medallones, meda- 
llas y monedas de todos módulos, tamaños y metales. El P. M. Hen- 
ríque Florez publicó setenta y seis todas diferentes ; muchas elegantes, 
algunas raras y otras rarísimas: 82 eran dedicadas á Augusto: i á Julia 
ó Libia augusta, su muger é hija adoptiva: 22 á Tiberio su marído: 
6 á Germánico: 2 á Agripa: 3 i Agripina su esposa; y 1 1 á Calígula. 

R2 



,3a í íí'A'tPR I MERA PARTE. > :í 1 

Todas tienen sus bustos en los anversos con sus respectivos rótulos. Otras 
leyendas hay en los reversos, como son C. A. (^Ccesar y4ugusta)'^ y 
C. C. A. (Colonia Ccesar augusta), enriquecidos con estandartes, sig- 
nos orbiculares, y sobre aras, con águilas legionarias entre signos mili- 
tares; con los rayos alados de Júpiter; con la figura de sacerdote arando 
con la vaca y el buey el terreno en que se ha de construir la colonia; 
con toros infulados ó con mitra; con templos; con estatuas ecuestres ó 
sentadas en sillas cúrules; con símpulos, lítuos y con otros instrumen- 
tos pontificios. • ' i 'f ■ ; ! ' r 

^,\^C(Gsaraugusía fue la décima mansión de la via militar que iba 
desde los Pirineos hasta León: el término de tres caminos romanos que 
se dirijian por distintas rutas desde Mérida á Zaragoza , y el del que 
iba á ella desde Fuenllana; y el principio del que salia de esta ciudad 
para Francia, pasando por los Pirineos, y el de otro que se dirijia á 
Bearne por el puerto de Santa Cristina. Fue también la décimaquinta 
mansión del que desde Astorga iba á Tarragona. 

De las varias inscripciones romanas halladas en Zaragoza, copiaré 
la que se encontró el citado año de 1627, cuando se comenzó á cons- 
truir el colegio de los jesuítas, que dice asi:- •í.ü'ívv r-h m 

í .aütidffll .üiííoi{>:>'a-* ' I>. M (^ , - -■:''/ 

,,.,.í;,V^ ...',•.• ' . VALERIO. LI __ 

^ojv^/r . BERO. VALER 

«fifSCTíT'frín^ fú::Air"'^-i^%i^^'¡^'^lA. LEONINA 
má'm^' COIOGL MER 

ERENTESEM 
^''•^•'^' ' / í O. ET. LIBERI 

' ESEMaFE'"'^^^^''.^^^'^^^^-^'^^^'"-^^;- , 

CE. T;.„i ,:' ; .1 . 

Y esta otra que asegurap^ haberse e^cQntrado también en aquella exca- 
vación: _ • ,- ,.„,, ., , . 

-ol^ul^><>L tnJo?. oiiíífíínoaab v ^'-'■^-^^^a'^ uíoíÍ la obíir.>.:íi'i?oh ^ui- : 

i AEROTÍCENI ^ oíiaití ti td r.ínaj itLbaá 
. .-ii. . . ves. RARISS onht 'k\^^un[ til) íiÁnrvi'r: 

019L. j .j ;..._ POSIT.;HERM;^?ob'-ufp¡ j.vj(íí,o r' / 

'y o^- - rS e^;r> ,' OPILVS. MAR^^M ^-"'"nÓ I*.!'- 

Pueblos, del co?iventQ Cesaraugustano, , ,,. . > 

Agreda, villa de la provincia de Soria y cabeza de partido, situada 
jen la falda del Moncayo y en los confines de Castilla, Navarra y Ara- 
gón, distante diez y seis leguas de Zaragoza. Llamóse en lo antiguo 
IlLurcisj mas Sempronio Gracco, después de habej vencido á los cel- 

■-Í-. ?' 



aoí 


XIÍmÍ 


ib 


1 

! ¡noioí-'s- 

y- Qnpj){n;;L 

-■'• -i, . • 

•:■'!:,';! tí 



PROVINCIA TARRACONENSE. tíi 

riberos, le dio su nombre Graccurns por los años de 575 de la funda- 
ción de Roma. Poco después fue municijiio: pertenecía á la CeUiberiay 
rayando con los Pelendones, y era la décimatercera mansión de la via 
militar que iba desde Astorga á Tarragona. 

Acuüó monedas: dos de mediano bronce y otra de pequeño. Todas 
tienen en su anverso la cabeza laureada de Tiberio, mirando al lado 
izquierdo, y esta leyenda: Tl(berius) CAESAR. DIVI. AVG(usti) 
F(ilius) AVGVSTVS. Sin embargo, hay alguna pequeña diferencia en 
el anverso de las dos de mediano bronce, porque una de ellas presenta 
una contramarca que parece A en el cuello de la cabeza del empera- 
dor, y en el de la de pequeño bronce se omite la palabra AVGVSTVS. i 
Aparece en el reverso de las dos primeras un buey infulado, y con m\r 
tra triangular entre los cuernos, con estas letras encima MVNICIP (ium), 
y con estas otras debajo GR ACCVRRIS ; pero en el de la tercera hay 
una cabeza de buey vista de frente, en lugar del buey entero infulado 
que tienen las otras dos. 

Queda memoria de que hubo varias lápidas en esta villa. 

Alagon, villa del corregimiento de Zaragoza, distante cinco leguas 
de esta ciudad, y situada sobre el rio Jalón. Se cree con mucho funda- 
mento haber sido la antigua Alavana^ que Tolomeo coloca en la Vas- 
coma, porque entonces se extendia esta región por aquel lado en lo que 
ahora es Aragón. Conserva rastros de su antigua población. ^lai>ona ó 
uélavone era la segunda y última mansión del camino militar que iba 
desde Tarazona á Zaragoza. 

AlbaIate de Zorita, villa de Castilla la nueva en la provincia de 
Madrid : solo dista un cuarto de legua de Ahnonacid de Zorita. Se han 
descubierto en su recinto baños de ladrillo, grandes cimientos de ar- 
gamasa, y otras señales de población ropaana que pertenecía á la 
(celtiberia. 

Alcalá de Henares, ciudad de Castilla la nueva, perteneciente á la 
provincia.de Madrid, distante de esta corte seis leguas escasas acia el 
oriente. Sobre haber sido la antigua Complutum de la Celtiberia ó de la 
Carpetania, véase el artículo San Juan del Viso en este mismo conven- 
to. Ambrosio de Morales, que residió en esta ciudad, publicó muchas 
inscripciones romanas que halló en ella. De las que yo he copiado so- 
lamente trasladaré aqui las cuatro siguientes: 

NYMPHIS 
., ATTALVS 

.; CORNELI 

ORVM 






TVTELAE 

FLACCILLA 

LIBERTA 

V. &;L. M 



Morales copió la que sigue en un sitio cerca de la barca de lo» 



,3^ ![f PRIMERA PARTE. Jh'l 

Santos, que dista una legua de Alcalá: parece que está ahora en el co- 
legio del Rey de esta ciudad. .* 

'"' "^"^ ' IMP. NERVA. CAE 

SARIlllllllllllllllAV. TRA 

fl|>,; lANVS. GER. PONT ¡, 

MAX. TRIB. POT 

IIIIIIIIIIIIII. P.P. COS. I.||i||||RES 

TITVIT. A 
> fi^Síiui/i^i COMPL -i -í^'p P^iBiííü'iJtíco ü^u 

Ésta otra existe en el monasterio de Santa Ursola de esta mislwa"«iudá(Í: 

m d • • lí) iio o LICINIVS. IVLIA 
f:- otoíno V :;,-Ta I^ NVS. VXSAMENSIS 

AN. XX. H. S. EST p 

IVLIA. MATER 
í- F. C. a T. T. L 

Alcalá l\ vieja. /^. San Juan tlel Viso. 
' Alcañiz, ciudad del reino de Aragón y cabeza de partido , distante 
cuatro leguas de Gaspe, en la orilla del rio Guadalof: era la antigua 
Leonica de los edetanos, de cuya primera población mantiene algunos 
rastros. -.w^ l;^¿¿ií>a ^;.ü * 

AlcoléÁ de Toróte, villa de Castilla la líueva , provincia de Tole- 
do y partido de Alcalá de Henares: dista tres leguas al norte de Gua- 
dalajara, y conserva piedras labradas que fueron de edificios romanos, 
lápidas y otras antiguallas. J V 

Aldea el Prado, pueblo de Castilla la nueva, provincia de Madrid, 
distante tres leguas al norte de Alcalá de Henares: tiene rastros de an- 
tigüedad romana, la siguiente inscripción grabada en una al parecer 
áriüa, y colocada en la torre de la iglesia. 

ti. KM. SACRVM. NVMI ^¿üííi-ítiiñ ;;fe c- .01 

í .jO.> o.; ^ ' NIS. PRO. SALV ^up f^.uavtnoT^ .n^^ial 

TE. ET. PRO. Vl-^i^í iíjpí^ tiidid^íTií i.jn'^.ír.Kl 
CTORIA. CAESARIS 

Alhama, villa del reino de Aragón, distante cuatro leguas de Cala- 
tayud, famosa por sus baños saludables desde el tiempo de los roma- 
nos, que la llamaban j^fjuce Bilbilitanorum ^ y pertenecia á la Celtibe- 
ria, Todavía conserva los vestigios de sus antiguas termas. 

Aqui estuvo la vigésimaquinta mansión de la via militar que iba 
desde Mérida á Zaragoza, pasando por Salamanca: la undécima de otro 
camino romano que empezaba y acababa en las mismas capitales, yen- 
do por Toledo: la décimaoctava de otro que salia de Astorga y termi- 
naba en Zaragoza; y la décimasexta de otro procedente de Mérida, que 
finalizaba también en Zaragoza, pero pasando por Fuenllana. 

Almoiíacid de Zorita ó Zurita , viUa de Castilla la nueva en la pro- 



PROVINCIA TARRiAtlt^NrENSE. «fS 

víncía de Madrid. Al oriente y a la distancia de una legua de esta villa 
hay una sierra alta y agria que llaman Sierra de Enmedio, tal vez por 
estar situada entre el rio Tajo y el Guadiela, en la que se ven ruinas 
de argamasa, muchas piedras labradas, pedazos de tejas, y otros ¡ndii- 
oíos de haber habido alH población celtibérica. Los naturales dicen qae 
se llamó üngría, sin duda porque corre por alli cerca otro rio con este 
nombre. Ambrosio de Morales es de parecer que son vestigios de la 
Recopolis de los godos, que, según el Biclarense, fundó ó reedificó Leo- 
vigildo el afio de 578 en obsequio de su hijo Recaredo. a fcb- 

Almüdevar, villa del reino de Aragón en el partido de Huesca. En 
ella y no en Barbastro estuvo la antigua ciudad de Burtina de los //eK 
getes, porque está antes que Barbastro y Huesca, y en la ruta de la 
via militar que iba desde Astorga á Tarragona, pasando por Zaragoza, 
de la que era la décimaséptima mansión. Conserva rastros de este -ca- 
mino y de su antigua población. 

Almunia ó Almuña, villa de Castilla la nueva, situada en una altura 
que dista tres leguas de Guadalajara. En esta villa, en otro sitio sepa- 
rado de ella un cuarto de legua, y en otro llamado el Castrejon, ambos 
en el término de Almunia, hay ruinas de edificios romanos y otras se- 
ñales de población celtibérica. ^ 

Alquezar, villa del reino de Aragón en el partido de Barbastro. 
Tuvo un castillo en tiempo de los romanos, por lo que la llamaron 
Castriim V^igetum, y pertenecía á la región de los ilergetes. Conserva 
ruinas del castillo y de la antigua población. 

Andion, despoblado del reino de Navarra, cerca de la villa de Men- 
digorria. En él estuvo la antigua ciudad áQ Ándelas en la Vasconia, 
Mantiene las ruinas de su antigua población, y estas dos inscripciones: 

L. AEMILIO ^ u-, CALPVRNIAE. VR 

SERANO -0;>i .C HATE. TELLI 

L. AEMILIVS . ;| itL. AEMILIVS 

SERANVS r M7riMÍO SERANVS 

FILIVS \_n ?\Wi^}Y MATRI 



Andosilla, villa del reino de Navarra en el tercer partido de la me- 
rindad de Estella. Pertenecía á los s^ascones, y todavía conserva vesti- 
gios de aquel tiempo. 

Ababiana, despoblado de la provincia de Soria: pudo ser la antigua 
Barbariana en la Celtiberia, duodécima mansión del camino militar 
que iba desde Astorga á Tarragona, y del cual y de su antigua pobla- 
ción aun se ven alli algunos vestigios. i.- ; 

Araquil. Véase Huarte Araquil. ^- 

^ Arcas, aldea de la provincia y partido de Cuenca. Cerca de ella y 
en lo alto de un cerro que llaman Desuellabueyes existen ruinas de 
población romana, que algunos geógrafos modernos quieren sean de la 
antigua Arcabrica celtibérica. ValdeÜores asi la nombra: no sé si será 
una equivocación con Arcobriga^ que pertenece al artículo siguiente. 

Arcos, villa de Castilla la nueva en la provincia de Soria. Fue -axwr 



,'56 ^ " y T R I M E R A P A R T E. n fl «^ 

nicipk) romano, se llamó Jrcobriga, y. pertenecía á la región ce// /¿ e- 
ríc'fl. Mantiene los vestigios de su antigua población^ entre los cuale? se 
encontró una apreciable inscripción que Ambrosio de Morales Iradiijo 
en estos términos: "Los habitantes antiguos y modernos del municipio 
»AfCobricense levantaron una estatua en la plaza á Publio Sextio, hijo 
íHde Publio Sextio, que merecia esto y mucho mas de este pueblo por 
JiHabér negociado y alcanzado con el emperador Nerva Trajanoj cesar 
«augusto, para este municipio, donde Sextio era natural, y para toda 
>»la tierra, franquicia de pechos y tributos por cinco años," 
r ! Arcobrigci era la vigésimacuarta mansión de la via militar que desde 
Mérida iba á Zaragoza, pasando por Salamanca; y la décima de otro 
camino que también comenzaba en Mérida y acababa en Zaragoza, 
yendo por Toledo. 

. Argüedas, villa del reino de Navarra en el obispado de Pamplona, 
raerindad de Tudela, en territorio perteneciente i Ja Vasconia, Man- 
tiene rehquias, de su primera población, algunas lápidas, y una con 
esta inscripción romana, que traducida al castellano dice asi: "Sem- 
wpronia, hija dé Firmo, natural de Andelona, murió de edad de 
wXXX años, y está aqui enterrada. Su marido Calpurnio Estivo. y ;Sii 
whermano Sem|)ronio cuidaron de hacerle este sepulcro." f,r,;;r ',[, >^\{Si 
/. íAteca, pueblo del reino de Aragón en el partido y comunidad de 
Galatayud. Créese que es el municipio. ^/íf/cíz/w, que Tolomeo pone 
en la Celtiberia. Morales copia la sigujeatíe inscripción qu^ dicen se 
halló en Ateca : ^^\■¿V\^^ bb 

.\ÍJ\OD¿i. \ /^í T. PLAVTIO. P. F. DE MVNICIPIO ATTA 7, 

:ef|f<)fpCiíi:>4¿ CENII OPT. MÉRITO ET TRIGÉSIMO OG My-,1^ 

TAVO AETATIS ANNO E VITA SVBLATO 
yi" TOTO POPVLO CVM MAGNIS LAGHRY A ..I 
' ^i -' MIS FVNTS PROSSEQVENTE. QVINTÍA PAV 

¿- ' LINA MATER ANN. OCTOG. TRIVM AD 4 
- FLETVM ET GEMITVM RELICTA. TVMV' • - 

LTM. LACHRYMIS PLENVM E MARMORE 
NVMIDICO DEDIT. 

-I ■Atondo, pueblo del reino de Navarra en el primer partido de Pam- 
plona. Dicen que se llamó en lo antiguo JÍlanionis^ y que pertenecia 
á la región de los mascones. Lo cierto es que llanto fue la décimasép- 
tima mansión del camino miUtar que iba desde Astorga á Burdeos en 
Francia, y que se ven los vestigios de él y ot^as. antigüedades ^n est^ 
pueblo y en sus cercanías. p^,. ,.,,?/; ^ ^ ^^ 

Ayerbe, lugar del reino de Aragón en el partido de Jaca. Conserva 
los vestigios y otras señales de la antigua Evellinum^ que pertenecia á 
los ilergeteSj y era la segunda mansión 4^ camino romano que subia 
desde Zaragoza á Bearne. 
¿'! B.vMBOLA, despoblado del reino de Aragón. J^. Galatayud. 

Barbastro, ciudad episcopal y cabeza de partido del reino de Ara- 
gón , situada en la orilla del rio Vero. La fundó Amilcar el año 524 de 



P R o V I N C I A cfT A RR A CONrE N S K p^j 

Ja^íundacion de Roma en Ja región Ilkrcaoniq^ y lii, dio ú nomhred^ 
Jcra-Leuca, Agni |ue á dopde se retiró Aqiilcar coxi su ejército y sus 
elefantes', cuando esca])ó de la derrota que sufrió peleando con los cel- 
tíberos, y en donde, después de perseguido y ahogado en el Ebro, eli- 
gieron los cartagineses ¡x)r general á su yerno Asdrubal, como lo reíier 
ren Diodoro Sículo, Tilo Livio y otros antiguos historiadores. Aun se 
])erciben entre las ruinas de los edificios godos y árabes cimientos d^ 
los cartagineses y de los romanos. 

Beiz^ma, pueblo de la provincia de Guipúzcoa, distante una legua 
corta del monte Hemio, antiguamente Vindio^ donde se cree que se re- 
fugiaron los cántabros huyendo de los romanos, y donde perecieron 
muchos de aquellos de hambre por no sujetarse al dominio de estos. 
Llamóse entonces este pueblo Begidzama 6 Seguizama, y pertenecia á 
la f^asconia. Quedan en él algunos rastros de su antigua población. 

Belchite, villa del reino de Aragón en el corregimiento de Zarago- 
za , situada en un hermoso valle y á la distancia de nueve leguas de su 
capital. Dicen que los romanos la llamaban Bella, que pertenecia á la 
región de los edetanos, y que la hicieron municipio donde se acuñaron 
monedas. Mantiene los cimientos de su antigua población. ,,,»,. ^.•^ 

Bello, pueblo del reino de Aragón en el partido de Daroca, cerca 
de la laguna de Gallocanta. Se cree haya estado en él la antigua ciudad 
de Lucantum, de la región de los celtíberos, pues conserva rastros.de 
población romana, piedras labradas y otras señales infalibles. 
,,. Benasque, villa del reino de Aragón, partido de Benavarre. Toda- 
vía se ven en ella los vestigios de la antigua Vescelia de los ilergetes, 
que Ful vio sujetó al dominio romano el año 56 1 de la fundación de 
IWma, según refiere Tito Livio. 

Berbegal, villa del reino de Aragón en el partido de Barbastro. Eü 
ningún pueblo del contomo hay mas apariencias de haber estado el 
Caum de los ilergetes, pues conserva señales de edificios romanos y del 
camino militar que iba desde Astorga á Tarragona, y pasando por ella 
era la décimanovena mansión. ^ ^itff»4T'> ^^ m-ir-.u-. " í ;. • . .í 

Berrabia, despoblado del reino dé Navarra en cT vallé 'de Lana, me- 
rindad de Estella, donde se conservan cimiente^ y jcastros de poblacioq 
rpmana perteneciente á la Vascoiúa, ' . 

„ BoRJA, ciudad del reino de Aragón y cabeza de partido, en los con- 
fines de Castilla y de Navarra; mantiene ruinas de la antigua Balsiont 
ó Btlsiraiin d.Q hi CeUihcritL. , ■, - .....,,.. > -, ,* 

Cerca de esta ciudad hay un despoblado ^én el q^e se ven las ser 
nales de una población romana que se llamó Caravi, y fue la duodé- 
cima- mansión del camino militar que ib^i ,d^sde Astorga á Zaragoza, 
asi como Balsione era la primera mansión del que desde Zaragoza terr 
minaba en Tarazpna^.y UdlJcima^li^rt^^^fJ.^ue salía 
baba en Tarragona, j- ..'> p ,.. '.' ^ . t, ^Tf , , "• t.'^. • ',: '...."' 

Bruiijega, villa de la provincia de Toledo, partido de Alcalá de He- 
nares, sobre el rio T^juña, distante cuatro leguas de Cuadalajara. Se- 
giin su situación y los vestigios que han quedado parece que estuvo en 
esta villa la antigua Cent r oblea 6 Centrobiga celtibericq ai^eOxim^p 



Cecilio Melello, procónsul de la España citerior, sujetó eí año i4o antes 
del nacimiento de nuestro Redentor, con otros pueblos de la misma 
remon, al dominio romano. '^^-^'^ -t^* ^r^hmitii 

BuJARRABAí:, pueblo de la provincia 'de Guadalajara, partido de áf- 
güetíza. Hubo de haber estado en él otro antiguo y celtibérico, porque 
conserva reliquias de su primitiva población, entre las cuales se encon- 
tk*ó una lápida con esta doble inscripción romana: «íwiíín!>4r 



r. 11 V. í?>'ltifij«3¿a rOÍBOTRtSlíl 

AEMILI- ' % .oHoín. 

- LIATA. G... .....^. VS. FLA - ^fííB(J 



POMP 

EIA. NIT AEMILI 



^•3ünfr ANDIDEdHff fcOíü'VS. AN _ . , ,;\ ;_• 

COS.SOV LX. H. S i) gliv/ ,?íiHím 

' ■>^'>"''' '^'QV. MI S. T. T. L ^mf íJ'^übaíJiíe if}\ 

'^'^: ■ ''?'^"" S.T.T;L- "^ ' ' ' 

Calahorra, ciudad de la provincia de Soria, cabeza de partido y 
espiritual dé la Rioja. Fue famoso municipio romano con el nombre 
dé Calagurris Julia Nasica eií la Vasconia, distinta de otra Cala¿;urrís 
Tíbularia de los ilergetes, V, Loharre en este mismo convento. 

La Julia Nasica, patria del célebre orador M. Fabio Quintiliano 
flie sitiada el año 678 de la fundación de Roma por Pompeyo- pero 
Sertbrio le obligó á levantar el sitio, matándole mas de 3\á hombres. 
Eü el de 68 ü la abrasó Afranio después de un horrible cercó en el 
que los calagurritanos se comieron sus propias mugeres é hijos hechos 
ceciííá para no mqriráé de hárñbre, y poder defenderse contra los ro- 
tnanós sus enemigos. Pero nias adelante merecieron sus habitantes tanta 
éátimacion y confianza dé los romanos, qué Augusto César se -valió de 
ellos para la guardia de su persona. "j^- '^jí-íii .nin j 

Junto á la puerta de oriente, por donde se Sale'9'é 'Galáífrfrrí^Tferá 
ir á Logroño, están las ruinas de un circo máximo: son dé ládrilio y 
íirgámasa: tienen dé largo 489 pasos comunes, 1 16 de ancho'¿ y láá pa- 
redes 22 pies de gruesOj y se señalan las gradas en que se Sétitáb^ií' los 
¿s¿é(itadoíes'.' Eí P. Moret dice que no era' circo máximo el edificio y 
sí una gran naiimáquia,'én laque, llena de agua!, se remedabaft ó imi- 
taban batallas navales, porque, excavando en su recitíto, se désciibrie- 
fSp muchos acueductos dé plomo, por los que se le' introducía el at^ua 
cén abundancia, y pasaba después áim baño publicó. < - •■" '^^^ '■ ' 
•* También sé 'r»érciben cérea de esta ciudad vestigios de'b^ 'Piafarlo 
áfcüéducto, que. desde larga distancia conducia el agua por encima del 
Ebro'j y eñ ella fragmentos de antigüedades romanas, y lápidas de 
m^n^ol con inscripciones. Es singular una de i o pies de hmS y de 3 
dé aiicbo, en la que esta esculpido de relieve á caballo Julio Lonáino 
centurión dé una cohorte romana, y ál pie su epitafio. Y otra inscrip- 
ción que Grütéro sospechó fuese apócrifa, á pesar de haberla Tenido 
Morales por legítima: ^ ^i^«§f3«{i ,í>i AÍJiy ,JBíf5> 



PKOYINCIA^ TARRACONENSE. 139 

DIS 

^ MANIBVS. Q. SERTORIÍ. ME ©-naa ales riM 

'^ BEBRIC. CALAGVRRIT -tíd^j Lb ahi 

.lijücrimwi DEVOVi^ '^' ' ' ' oJiiltiP 

,ír..,r, ..ol «-jjn^RBITR. RELIGIÓN. ESSE :\^^^ ^^ ; ,^ 

.^Aj/iJ«íiilb8i;í EO. SVBLATO. QVI. OMN. GVM. DIIS 3 .,[, ,,i^o^ b 

IMMORTAL. COMMVNIA. HAB ;] .]/, .M 

t»K;.->b K/ii aífp hlV.JíE. INCOLVMEM. RETIÑERE. ANI ' ^rA -í\\\V\V\ 
<-f »4vr.fn¡1'| .-•:uij>íf» .' í ■ '•^!- MAM ^ '• \ HUiíá rAA^M 

,>..-!. ifXu^M^iiliiiíy^LE. VIAT. QVI. HAEC. LEGIS '"^^^^^^^ oniíiisa 

-,.. íidtxu; g^j^ jpg^ FIDES. ETIAM 

MORTVIS. PLACET 

CORPORE 

HVM. EXYTIS 






Calagurris Julia acuñó monedas de diferentes módulos y en va- 
rios metales. Se conocen treinta, unas comunes, otras raras y elegantes, 
y alfiunas rarísimas.- 'i-* ."¿^1»./ íii#MJnJí,i.avm/.i! -*>.»''.;* ¡a r'iwrjvvi >(\l 

En el anverso de 'las vieinte y cnatro está grabada la cabeza de Au- 
gusto laureada y sin laura; pero siempre mirando acia el lado izquier- 
do, y con diferentes leyendas: en unas se lee AVGVSTVS. ]VV(nici- 
piuna) CAL(agurris) IVLÍA: en otras NASSICA solamente, y asi 
en las demás, aunque con alguna alteración de IMP(erator) PATER. 
PATRIAE. Y en el reverso se ve un buey que camina á mano izquier- 
da, con los nombres en derredor de los magiscrados que dieron el pe&> 
miso para acuñarlas. ^ .(ol:i)JI}LÍ .loio-riJ .íoijí C^'^JII :• 'f.fr 

Las seis restantes pertenecen á Tiberio, cuyo busto laureado está 
en íus anversos, mirando también al lado izquierdo, con estas letras: 

Tl(berius) AVGVS. DIVI. AVGVSTI. F(iliüs) IMP. CAESAR. Una 
de estas seis medallas tiene en el cuello del busto esta contramarca C, 
y las demás varían en la cojbcacion, de las letras^ aúadiendo JVY(nici- 

pium) CAL. IVIL. -^A^^»/^') -ÍT :í.n:: Wííí ílJ^'í rr « ''n^líT -^h -i^rn^r^rí 

En sus reversos hay la cabeza del buey vista de frente, colocada 

unas veces en medio de esta cifra II VIR(Duumviri), y otras en el de 
esta AED(Aediles), cuyos nombres están en la circunferencia. » 

Calagurris Nassica fue la duodécima mansión de la via militar 
que venia desde los Pirineos á León por Tarragona. 
'^^Galanda, villa del reino de Aragón en el partido de Alcañiz: dicea 
que se llamó antiguamente Co/e«í/a y pertenecía á la región de \os edctú,' 
nos. Mantiene los vestigios de primera población, que se defendió siete 
meses contra el cónsul Titio Didio Nepote, que la tuvo cfercada el año 
655 de la fundación de Roma; y después de haber entrado en ella, ven- 
dió á todos sus habitante», irritado de su tenaz resistencia. \>': 
Calatayud, ciudad del reino de Aragón y cabeza de partido. El 
nombre es árabe: el antiguo de Bilbilis augusta corresponde á un des* 

S 2 



V440 ^<^ PRIMERA PARTE/0:í'I 

poblado que está en un cerro distante tres cuartos de legua al oriente 

de esta ciudad llamado Bambola. 

En este cerro estuvo el municipio Bilbilitano de la Celtiberia, pa- 
tria del célebre poeta Marcial 5 y cerca de él desbarató enteramente 
Quinto Metello á Sertorio el ano 680 de la fundación de Roma. Se co- 
noce y distingue en este mismo cerro la dirección de sus antiguos mu- 
ros, y se ven otros vestigios de su población, entre los cuales encontró 
el conde de Guimera barros saguntinos marcados con estas cifras CMAE. 

M. M. F. ur.ii J\tt.ii3Í"J\}''j .i.i¿i i • ^'-'k i 

Bilbilis fue la-mansi6ridü(Dd'éciíúadd caminó militar que iba desde 
Mérida hasta Zaragoza, pasando por Toledo: la décimaséptima de otro 
camino procedente de Mérida, y que terminaba también en Zaragoza, 
pero pasaba por Fuenllana: la décimanovena del que salia de Astorga 
y acababa en Zaragoza; y la vigésimasexta de otro que comenzaba asi- 
mismo en Mérida é iba en derechura á Zaragoza. 

Acuñó este municipio catorce monedas. Nueve pertenecen á Au- 
gusto, y tienen en el anverso el busto de este emperador mirando al 
lado izquierdo, unos laureados y otros sin laura; pero con diferentes 
rótulos. En la i.^ y en la 2.^ se lee AVGVSTVS. DTVT. F: en la 3." se 
añade PATER. PATRIAE: en la 4.^ solamente BILBILI por delante, 
.y en la 5.^ por detras: en las 6.^, 7.% 8.^ y 9.* lo mismo que en la 3.* 
Los reversos de estas nueve también varían. En los de la i.% 2.^ y 3.* 
hay ún soldado armado y montado en un caballo con lanza en mano, 
y se lee en el exergo BILBILIS: en las 4«* y 5.* el mismo ginete á ca- 
ballo, pero se lee en el exergo ITÁLICA; tal vez por la amistad ó re- 
laciones que tuviese Bilbilis con este otro municipio. En la 6.* se pre- 
senta una corona de laurel, y en su centro esta cifra II VIR (Je los 
duumviros, cuyos nombres están grabados en derredor de la corona en 
esta forma: ]VV(nicipium).AVGVSTA. BILBILIS. M(arco). SEMP(ro- 
nio). TIBERÍ (no). L(ucio). LlCI(nio). URO. En la 7.^ la misma co- 
rona con el II VIR y con estas letras: L. COR(nelio). CALIDO. L. 
:SEMP(ronio). RVILO. En las 8.^ y 9.^ los rayos de Júpiter en el 

medio, y i los lados II VIR; pero la 8.^ tiene la inscripción de la 6.*, 
y^la 9.^ la de la l.^:='^.\tú Wí) oib!);) b ny ;n.i-,\} imiúví-i rhi,'?.i\i.m -Á^ 
Los anversos de las cu&tro medallas siguientes presentan la cabeza 
laureada de Tiberio con esta leyenda: TI. CAESAR. DIVl. AVGVSTI, 
F. AVGVSTVS; pero se diferencian en los reversos, aunque tengan 
todos coronas cívicas en el medio. El de la i.* presenta en el centro el 

ÍT VIR con estas letras en torno: W: AVGVSTA. BILBILIS. G(ajo) 
POM(peyo). CAPE(lla) II (secundo). G (ajo). VALE(rio). TRANQ(ilIo). 
La 2.* CoS en el centro de la corona, que quiere decir consule ó con- 
5£<//¿w^, con esta inscripción en derredor: IVV. AVGVSTA. BILBILIS. 
Tl(berio) CAESARE. III. Y las 3.* y 4.^ la misma cifra CoS en el 
centro con esta otra inscripción en la circunferencia: W. AVGVSTA. 
*BILBILIS. TI. CAESARE. V. L. íELIO. SEIANO. 
-!: La catorcena y última medalla está dedicada á Calígula, cuya ca- 
beza laureada está en el anverso con esta leyenda: C, GAESAR. AVG, 
GERMANíGVS. IMP. ; y en el reverso liay una corona de encina qon 

el II VIR en el centro, y con esta otra inscripción en derredor: ¡VV.* 



PROVINCIA TARRACONENSE. í^ 

AVG. BILBIL. G. GORN. REFEG(to). M. HELV(ia). FRO¡;nto^e); 
GARABAÑA, villa de la provincia de Toledo, partido de Alcalá de 
Henares, de la que dista cinco leguas al sur. Muchos creen que es lá 
antigua Caraca, perteneciente á la Celtiberia. Se descubrieron en su dís^ 
trito trozos de mármol trabajados por el gusto romano, cascos sagutíti-f 

nos y algi^nas lápidas con ifiscripciones. tjaa^e^io gastada dice asi: ' 
if:.i CiHi í>D Oí- n oiiúij^é'ib .vé'iíri'MUAinJ fib iili:v Pí ííÍí (VMmi.ii trt;;.-) 

' :::!t:-íi«íí:'íUf^^«>^l íii • ' '^ imo 

::::i ::::::::: - '^'p 

SATVRNINVS , '^ 

PRO. SALVTE } ^* 

C. CLODII. QVIN 

TILIANI. V::::: '" 

Cariñena, villa del reino de Aragón en el partido de Daroca. Los 
geógrafos modernos varían sobre el nombre que tuvo antiguamente. 
Unos, guiados por lo que refiere Tito Livio, creen que se hubiese lla- 
mado lUturgis de la Edetania, pues según la actual situación es donde 
el cónsul Marcio Porcio Gaton dio una sangrienta batalla á los celtíber 
ros, matándoles i2v^ hombres, ademas de las mugeres y los niños, el 
año i93 antes del nacimiento de J. G.; y otros, fundados en el Itine^ 
rario de Antonino, la nombran Caree, porque en ella fija la décima 

mansión del camino militar que iba desde Puenllana á Zaragoza. Gari- 
ñena conserva algunas .señales de él y de su. antigua población. 

Gascante, ciudad del reino de Navarra, á mediodia, y distante dos 
leguas del Ebro. Fue municipio Latinorum cmum, como dice Plinio, 
con el. mismo nombre Gascaníum que ahora tiene, y fue la undécima 
mansión de la via militar que venia desde los Pirineos áXeon. Pert¿i 
necia entonces á la Vasconia, y acuñaba monedas de mediano y pe- 
queño bronce. Tienen en el anverso eí busto de Tiberio, y en el re- 
verso un buey. Gonserva las ruinas de un castillo sobre un peñón, donde 
se encontraron algunas antiguallas. '• i^'. ' ' 

Gaspe , villa del reino de Aragón en el partido de Alcañiz y en '1S 
orilla del Ebro, distante diez y seis leguas de Zaragoza. Gonserva su 
antiguo nombre de cuando pertenecía á la Edetania, y algunos rastros 
de su primera población. ... "■ . ;, • *\ rr 

En su termmo y jurisdicción hay dos ermitas, una de nuestra oe- 
ñora de Lortas y otra de la Virgen de Miralpez, y cerca de ellas per- 
manecen las ruinas de edificios romanos. Lastanosa hizo el diseñó de 
las que existen ¡unto al primer santuario. . T.-i x ^ ^'' """^^ 

Gastrejon, despoblado de Lastiila la nueva. A^. Almuma. , » 

G ASTRO (El) ó Santa VER, cerro despoblado de Gastilla la nuévá ¿ti 
él obispado de Guenca, distante un cuarto de legua al norueste de los 
baños de Sacedon. Le rodea el Tajo por oriente, norte y occidente, jr' 
domina por mediodia la campiña inmediata, en que están los pueblos 
de Alcobujate, Gañaberuelas y Buendia, descubriendo en la otra parte 
del rio acia el septentrión y poniente los de Poyos, Sacedon y Alcocer. 
En este cerro fijan los escritores modernos la antigua ciudad Erca- 
vica ó Ergavica de los celtiberos ^ á quien llama Tito Livio noble y 
poderosa: fue municipio, y gozó el derecho de los latinos viejos des- 



i4a o . r^ rP R I M E R A PARTE. / n ? r 

pues de haberse entregado á los romanos el año 574 ^^ la fundacioa 
de la capital del orbe. Está circundado de una muralla de hormigoa 
que antes estuvo revestida de piedras cuadradas, cuyo espesor es de 
cinco y siete pies. Se ven en él los cimientos de tres torres, y se en^ 
ciipntrau grandes trozos de piedras labradas, pedazos de tejas y ladri- 
llos, y muchos cascos de barros saguntinos. Don Diego Sandalio Corral, 
cura párroco de la villa de Cafiaberuelas, descubrió el año de 1816 en 
este cerro del Castro un busto de mármol de mas de dos tercias de alto, 
que representa algún emperador ó personage romano. Halló tambiea 
muchas monedas de diferentes cuños y módulos, y algunas acuñadas 
en Ercavica. r j^ ^ ,, • 

Son cinco las conocidas hasta ahora: cuatro de mediana forma, y 
una de pequeña. De las cuatro dos están dedicadas á Augusto, cuya 
cabeza laureada está grabada en el anverso mirando al lado izquierdo, 
con esta leyenda que la rodea: AVGVSTVS. DI VI. F(ilius); y en el 
reverso un buey en el medio con la contramarca de un puente : enci- 
ma se lee MVN(icipium), y abajo ERCAVICA. Ambas son de dife- 
rentes cuños. 

Una del mismo tamaño tiene en el anverso el busto laureado de 
Tiberio mirando también al lado izquierdo, con esta inscripción: TI(be- 
rius) CAESAR. DIVI. AVGVSTI. F. AVGVSTVS; y en el reverso un 
buey mitrado con estas letras en derredor: Cíajo). COR(nelio). FLORO. 
L(ucio). CAE(cilio). 4LACRE: detras II VIR(Duumviris), y encima 

mvn: erca/ica. ■^■:"': \ '''!''^^r'^' ■''-[ 

_^' Otra igual en el tamaño que representa en el anverso la cabeza lau- 
reada de Calígula, mirando á la derecha, con estas letras que la rodean: 
CAESAR. AVGVSTVS. GERMANICVS. P. P.(Pater. Patriae). En el ¡ 
reverso hay un toro con mitra en el centro, y con estas otras letras ed < 




cabeza de Tiberio, y en el reverso una corona de encina con ERCAVICA 

centro. .... 7 . ."' 

'^ Hay quien dice que Ercavka estuvo en el despoblado que llaman 
Huerta bellida ó Peña escrita en este convento. V. su artículo. • ' 

Chibulco/ pueblo del reino de Aragón y del partido de Huesca. Se 
llamó, según se cree, en \o ^nú^xio Jovis-lucus^ y hubo de pertenecer 
á la región de los vascones,^ ó á la de los ilergetes. Se descubren en sus 
inmediaciones algunos vestigios de antigua población. . " ^ * v; 1=.. li 

Chiprana, pueblo del reino de Aragón en el partido de 'Aícañízi Con- 
serva los restos de un edificio romano en la fachada de la ermita dé 
nuestra Señora de la Consolación. Consta de tres cuerpos, todos de pie- 
dra labrada. El primero tiene columnas estriadas con capiteles corintios, 
dos puertas de arcos que divide otra columna, y la mitad ó arranque 
de otros arcos. Sobre el secundo arco se presenta un £;ran friso con está 

inscripcLon : . i - r . 

'í • . ' I *^: lio u ír> obfi'jik'üj.r 

^líJ.-nU. Y oobají^g ^eo/o-í'-ABlAE. L. F. SE ...... . 

•vr^X "í^h«*i» í^u??íiüf lií ?OíB£RAE. DIERVM 'í "•'•i' 

■Y ••' i/Lí <>JÍT£í(fBÍf ''9::" -.-,^ 

-«•ib u-piy ¿bnl!¿;réór 'ofvoíboioS'Tí «;\í^;i^ v ,<jiqbiñijiil t>ui ♦fe'íO'iíiwq 



.> 


..Q> 


.(:,.;.; 


/i'kji 




I 


t ''i.-' 


h 


nvyh 


c'v: 


'>" 


^> 




i'^-) 


0J?.D 


n:í 







rr * ,.» S cé. <í^ ¿t W í^ ^-^' 

' ' ato ' « * "^ft V» >«• 



PROVfÑCrA''flRRÁC*dTfENSE. 143 

Tiene encTma- su cornisamento, sobre el cual se levanta un frontón 
triangular. Sigue el mismo friso , y en el lado derecho está grabada esta 
otria inscripción: '- ^ ''> '^ - 
-nr.^ FABIAE. L. F. SE 

:r. ::..cr;.: ^BERAE. DIERVM '^ ^^^ < -:-^.i vJi- ^'^ j..'j 

Encima del segundo cuerpo se eleva el tercero, del que no permanece 
mas que el zócalo con trozos de otros arcos encima. 

Se formó esta sucinta descripción por un diseño de Lastanosa, ha- 
llado entre sus manuscritos. 

CiNTRuÉNiGO, villa del reino de Navarra en la merindad de Tudela, 
4 la orilla del rio Alhama. Mantiene vestigios de los muros de Centros 
ñeco, como se llamaba en tiempo de los romanos, cuando pertenecia á 
la región de los {mascones. 

Cortes, villa del reino de Navarra en la merindad de Tudela, en 
el sitio en que estuvo antes una población romana perteneciente á la 
Vasconia, cuyas ruinas conserva. ^ . ^^ . jj, r 

' ' Desüellabueyes, despoblado en úii ¿erró' aé'la provincia áeCuéñcá: 
^. Arcas.. 

■'"Ejea nE tos Caballeros, villa del reino de Aragón, partido de Cinco 
Villas, distante doce leguas al norte de Zaragoza. En ella estuvo Setia\ 
cómo la llama Tolomeo^ ó Segia, como Plinio; ó Bascontum, seguü 
otros antiguos geógrafos, siempre perteneciente á la Fasconia, Couser- 
ia 'reliquias de su primitiva población. ''"^ ' ^ 

"^'ÉpitUV tilla del reino de Aragón y de su corregimiento, situada á lá 
(brilla dei río Jaíon, distante siete leguas de ^capital. Llamóse en 16 
antiguo Segontia ó Seguntia, como Sigüenza. Ambas ciudades perten'ei- 
cían á la Celtiberia, y ambas eran "mansiones de caminos 'militares que 
iban á Zaragoza. Epila era la vigé^imaoctava del que salia de Mérida 
y pasaba por Salamanca: la décimacuarta de otro igual que iba por To- 
ledo:, la vigésimapriraera del procedente de Astorga; y la décimano^ 
vena de otro que comenzaba asirnismo en Mérida y atravesaba por 
Fuenllana. 

Entre las ruinas de las murallas árabes y mas modernas se per-* 
ciben trozos romanos, y se encuentran en su recinto algunas inscrip- 
ciones, como la siguiente: -- .»> 

\UYT7 J-T 
IMPERAT. CAÉsAr. AVG 

eÓMlHAN. D. VES. F. VÉ5J^a 'j .kxLi^ iitúdíu^ 
AVG. GER. TRIB. POTES,., 
VOii. COS. X. P. P. CAESAR . 
AVGV. EMERITAM. VSQ.; . í 
GORRVPTAM. RESTIIVl*^ \^'' , , 
• CGXXXXIX r¡'j>r|^- ;¿V; j ' 

Fraga, villa del reino de Aragón, confinante 'ttn el principado de 
Cataluña, situada en lá ofilla del rio Cinca. La llamaban los romanos 
Gallica Flavia. cuando pertenecia á la región de los ilergetes. Todavía 
mantiene algunos vestigios- de lo que fue entonces. 



Fuente del Jüncai;., despobladp cerca; 4^^4|cal¡¿4f^;Ifenaryes>j F¡ááje 
§an Juaa del Viso. .. . ■.■■■^ > :■...■ • 

Gastiain, pueblo del valle de Lana, y del segundo partido de h 
merindad de Estella en el reino de Navarra. A media legua de distan- 
cia de este lugar y en un alto está la ermita de San Sebastian , cons- 
truida con piedras labradas que se sacaron de un castillo romano que 
alli habia, y en la qn.e se conservan dos lápidas apreciables: una en el 
J|ado del evangelio, que tiene esculpidas la figura de una muger atavia- 
da con los adornos de su sexo, y la de un toro con esta inscripción:. ^^ 

^d ,«.üU¿J<*á ..> ^ j^j ^ BVTVRRA. BIRIATI. H -'^ ^"'^^'^ ^^^. „ 
r r T í t - V.C.. - J^lA. N. XXX. H. S -,^^^^.^f-^> <;HÍ 

Y otra en la pared exterior de la misma ermita, que ti^ne realzados uo 

íiombre á caballo y otros ornatos, con esta inscripción s(.?,í9í"P^t*'^*'' 

eoí ot ¿I 

4,. ,.^rUíif%f) M. IVNIVS. PATER. NEVS. CANTA i,iii/ ;,..., ..; 
t! í: íííirji'j'niíi! BRI. FILIVS. ANNO. XXX. H. S. D. M> énp. íi9 oiJi¿% 

Se encuentran ademas alli otras lápidas destrozadas que inaicaxí Imbér 
habido alguna población romana. 

^- -GuADALAJARA, ciudad dc Castilla la nueva, cabeza de provincia y de 
partido, distante diez leguas de Madrid. Se llamó en lo antiguo ^rria'^ 
(^ay pertenecia á la Celtiberia ^ y estuvo fundada en el barrio de la mis- 
pia ciudad que dicen de la Alcallería, donde se conservan los cimien- 
tos y cubos de unas torres, los de otros edificios de argamasa, cal y 
(canto. Se derribaron otras ruinas romanas para construir obras moder- 
as con sus materiales, y se conservan fragmentos de inscripciones ,y 
algunas enteras: á saber. 
^ ^ En un trozo de.pi^dra^e lee; ,f;^^J^.,, . , ^^ ^ ,,.,^^ ,^ ,, ,.,¡3 

-t; '. *;) r ;' ; OllO r.r. - >- y 

Y en una grande, que se encontró en el cimiento de la torre que está 
tn la puerta de Alvar Fañez, lo siguiente: ¿.hü/ 

'".^ ' ' ^ AI. ANN 

M. XXXIII 

También subsiste esta inscripción entera y doble; 

• DISV^Yv* '^^^'* M 
L. BRVir ' " ^ ti. BRVT 
L. BRVT FVSIVS 

TI. F. PROCV PATER 

LVS. H. SIT. E NVS 

sh ohRqióni'iq I ; i-AN. XXX --, •.,, AN. L:.,^ f^r^ ^jn^ ^aoaíiI 

aonsinot ?oí nftdi;i: FVSIA H. S* E vy jubonjia ^sfiíJÍüiBr) 

w/fiboT .^-ib^-^ iPiN.;.YX Ák ub-S. T. T. L :un ayis^ »-\\\n;> 

.¿^oflOiu. uüi éup Oí PAN. VX.,*/ áOiíL'^Ifi 9naíJíu>0i 



í 



PROVINCIA TARRACONENSE.^ i^S 

.r Arriaca era la duodécima mansión del Camino iniHtar: que iba /a 
^esflf; Mérida á Zaragoza: la séptima de otro igual que j>asaba por To- 
íedo,: . la vigésimaprimera de otro procedente también de Mérida^.ly 
ue terminaba en Zaragoza, rodeando por Salamanca; y la décimacuarta ■■ 
el que salia de Astorga y fiqftlvi^í^ ¡ep Z4r^9?a> 4tpY.esai?dpi .por. Ga- ( 
brones. jh .rvisfft v\ !.!''■»•..* •♦!) úWi /ri^vr^W 

.].,GuRREA, villa del reino de Aragón en el partido de Huesca, situada 
sobre el rio Gallego, y distante siete leguas de Zaragoza. Llamábase 
antiguamente Torum Gallorum^ y pertenecia á la región de los ilerge-r 
tes. Tiene señales de población romana, y del camino militar que pasa- 
ba ¡)or ella procedente de Zaragoza para Bearne, del que era primera 

mansión. ; yí.r.;/; ¡li m co'xiñ e-jii ^h onimtirf oIíiímíj uíj •• rcrufíi 

Hajuza, villa del reino de Aragón en d partido de Galatayud, dis- 
tante seis leguas de esta ciudad, y situada en la ribera del rio Jalón, 
Llamáronla los celtíberos, á cuya región pertenecia, Attagenis, y fue 
municipio, como lo confirma la siguiente inscripción descubierta entre 
sus ruinas: . íX)uj üi^ííí. :: 

T. PLAVTÍO. P. F. DE. MY.NiqiPia AXTárn wl rytíuA 

GEN. OPTIME. ME ;fi ,f 'ru j/;Il ú Mh rm\n\naP¿i 

RITO. ET. XXXVIII. AET. ANN 'j ob ^aomínjiiñ sb ' 

E. VITA. SVBLATO. TOTO. POP 

CVM. MAGNA. LACRL FVNVS; 
PROSEQ '■ ' 

QVINTIA. PAVLINA. MATER 

ANN. LXXXIII. AD. FLET. AD ' 

GEMITVM. RELIC. TVMVL''-?'??-^^^^ 

LACRIM. PLEN. E. MARM 
^S ;NY.Vá... NVM.D.DEDIT cfbedéo? finrrtp Yi^H 

eb • ' . ' ■ ■ . '."■^'"-^ .'■ ^ ' ^ ■ -Wiw-^ 

Hita, villa déla provincia de Guadalajara, de cuya capital dísui 
cinco leguas: está situada en una eminencia, y rodeada de murallas cói^ 
un castillo. Aunque parecen ser obras de moros, se ve en los cimientos 
y materiales baber andado la mano de los romanos. Pudo ser la que 
llamaban Cesada ó Caisada, y era de la Celliheria. 

Fue mansión de tres caminos que salian de Mérida y acababan eo 

Zaragoza, en esta forma: octava del que pasaba por Toledo: décima-? 

tercera del que atravesaba por Fuenllana; y vigésimasegunda del qud 

rodeaba por Salamanca, y décimaquinta del que salia de Astorga, torñ 

cia por Gebrones y terminaba también en Zaragoza. , 

HozENTEJo, villa de Gastilla la nueva, en la provincia de GueoCa^ 

Conserva una fortaleza antigua de cal y canto sobre peña- viva: eapl 

sitio cercano de su jurisdicción llamado la Fuente del Sabnnar hay otro 

edificio romano, del que se sacaron muchas piedras labradas; y en i|i|' 

despoblado de su término se descubrió un sepulcro de mármol cubier?* 

lo con su lauda, y algunas lápidas con inscripciones muy gastadas: ei^ 

una de ellas solamente se puede leer esto: „<p.,4i ..j^ii^je^ ^lo t^í^ uófii 

-ti ,ií». • ,('nov\^t K 

l^bnc. I>L4NA::::::NyLiyS. m . f.i.« í,L; oJ 

T 



i46 HPVT'TjpTRlMERÁ PARTR^^^/í'í 

fitiHuARTÉ Araquil, 'Tilla del reiaO de Navarra y cabeza del valle de 
su nombre. Se llaniaba antiguamente ^race//í, era pueblo estipendario 
de Roma, y pertenecía á la región de los mascones. Por él pasaba el ca- 
mino militar que iba dé Astorga á Burdeos, del que era la décimásexta 
mansión, y del que todavía se conservan por alli vestigios. "^ '"•* *'^'* 

HuELBES, villa de Castilla la nueva, distante una legua al medlodia 
de Uclés. Subsiste én medio de una cuesta de su jurisdicción una er- 
mita dedicada á nuestra Señora de la Antigua, construida de piedra la- 
brada, que dicen haber sido templo romano. Hay en este sitio colum- 
nas derribadas, vasas y capiteles, trozos de mármoles, jaspes de vara 
idifif largo, y pedazos de adornos de arquitectura. Cerca de esta villa per- 
manece un puente romano de tres arcos sobre el rio Riánsares. 

HtiERTA-BELLÍDA Ó pEÑA-ESGRiTA, dc auibos modos llaman un despo- 
blado de la provincia de Cuenca que está entre las villas de Cañizares 
aloriente, y de Alcantud al occidente. Llaman particularmente Peña- 
escrita á un alto peñón, en el cual, dicen, estaban grabadas unas letras 
grandes cada una de cinco cuartas y media de alto, y de dos de ancho. 
Entre los manuscritos del marques de Valdeflores, que existen en la 
Academia de la Historia, hallé una apuntación de estas letras en forma 
de inscripción, de este moda^íA .\\\1á.áá. .Ti Xaúi 

■. ■ ::t í'íTa.F'" ' ■ "' ' " 
EX..REP1T:::::;:;:::ECVNIA 

QVÁM:::::L1VSCE:::::::::::: 
REI::í,:^^yrLI. LEGAV::::: n.^^y^ 
D::^^;:R.::::0:::::RDIN:::::,:"a¿^j^^ 
í^nto í Joto. :::::::::T]^t-;!---9TAllv:;;v 

iia^ t: ^ jvin/^ivr ^^^ tr . }h .ií iíí j aj 

Hay quien sospecha que estuvo en este- suío la antigua Ercavica ó Er* 
gavica de los celtiberos, que queda reducida al Castro ó Santaver de 
est¿ mismo convento. Véase su artículo. Lo que importa á nuestro pro- 
pósito es que en Huerta-bellida existen ruinas de edificios romanos, y 
hay vestigios de haber habido alli silos. ' ^ . "4 ""i'-''^''- .o\Íiy¿h'j lui 
'íi' Huesca, ciudad del reino de Aragón y cabeza dé paííí do. Los roma- 
nos la miraron con gran consideración: la hicieron municipio, y la lla- 
maron Oíca Vrbs'Victrioc. ¥\iQ capital de los vescitanos, que habitaban 
en la región de los ilergetes^ donde Sertorio estableció una universidad 
literaria el año de 677 de la fundación de Roma, no tanto para ense- 
ñanza de la noble juventud, cuanto para tenerla en rehenes. El P. Ma- 
riana y otros autores se inclinan á crefer que fue en Huesear. Se ha es- 
€l>ito toúcho sobré' la patrik de San Lorenzo el diácono y mártir, que 
éada uno de estos dos pueblos se quiere atribuir. En Osea estuvo la 
Ctfsa de moneda rn as famosa y estimada de España, pues como refiere 
Tito Livio llamaban en Roma al dinero que se llevaba á alli de este 
reino Argentum OsceTise-, y añade que cuando Catón entró triunfante 
etf aquella capital del orbe, llevaba 54o libras de plata oscen§e, y 
. j4oo de oro oséense. Después de haber derrotado y muerto Pompeyo 
a Sertorio, se apoderó de esta ciudad el año de 67 antes del nacimien- 
to de nuestro Redentor J. C. Entonces era Osea la novena mansión del 
i 



PROVINCIA TARRACONENSE. ,4- 

camino militar que bajaba de los Pirineos á León, y la déciinaociava 
de otra que iba desde Astorga á Tarragona. 

En el dia no conserva Huesca mas que los vestigios de su antigua 
población , cuyos edificios se acabaron de derrocar j)ara levantar otros 
j modernos; y algunas lápidas con inscripciones, de cuyo numero son 
. las dos siguientes : 

D. M. S 
VICTORIAE. AVG P. ATTELIVS. SER 

L. CORNELIVS. PHOEBVS PAVLINVS. AN 

L. SERGIVS. QVINTÍLIVS NORVM. LXXV 

D. S. P. F. C PATRI. PJENTISSIMO 

. n. S. ES. S. T. T. L 

Lastanosa, que residió en esta ciudad, poseía una estatua de bronce 
que se habia desent€rrado en ella: representaba al dios Pan, mitad del 

, cuerpo de hombre con cuernos en la cabeza, y la otra mitad de cabra, 
con un vaso en arabas manos. 

, Como Osea era tan nombrada por su casa de moneda, llegan á 

'veinte las conocidas y acuñadas en este municipio, y publicadas por el 
P. M. Florez, cuya explicación voy á extractar. 
.Quince son de mediano bronce ó de segunda forma. 

-xft j a 'pjgj^g gf, el anverso la cabeza desnuda de Augusto, mirando al 
lado izquierdo, con estas letras VRB. VICT (^Vrbs Victrix)\ y en el 
reverso un ginete armado con casco, lanza en mano, y montado sobre 
un caballo que corre acia el mismo lado. Se lee en el exergo OSCA. 

2.* Otra cabeza laureada de Augusto que rodea esta inscripción 
AVGVSTVS. PATER. PATRIAE en el anverso. El reverso es igual al 
de la anterior; pero con la diferencia de tener estas letras V. V {Vrhs 

/^ír/.r) entre las piernas del caballo. <-í^í i 

Los anversos y reversos de las 3.^ 4-% ^^ y ^^ son como los ele 

las anteriores, auncpae con estas variaciones. Se lee en el anverso de la 

3." AVGVSTVS. DIVI. F(ilius). PONT(ifex). ]MAX(imus). PATER. 

PATRIAE; y en su reverso COMPOSTO. ET. MARVLLO. íí. VIR 
(Duumviris). En el anverso de la 4.^ AVGVSTVS. DIVI. F., y en el 

reverso M. QVINCTIO. C(ajo). .ELIO. ff. VIR: abajo V. V y en el 
exergo OSCA. En el anverso de la 5.^ AVGVSTVS. DIVI. F. PONT. 
MAX. PATER. PATRIAE, y en el reverso SPARSO. ET. CAECI- 

LIANO. n. VIR. VRB. VIG. OSCA: y en el anverso de la 6.* apare- 
ce la cabeza desnuda de Augusto con estas letras por delante VICT (rix), 
y con estas otras por detras VRBS: en el reverso hay una cabeza rústica 
con barbas y ropa en el hombro, y con el nombre de OSCA j)or delante. 
La 7.^ presenta en el anverso la cabeza laureada de Tiberio miran- 
do á la izquierda, y rodeada de esta leyenda Tl(berius) CAESAR. 
DIVI. AVG(usti) F. AVGVSTVS; y en el reverso el mismo ginete 
que en las anteriores con V. V. entre las piernas del caballo, y con OSCA 
en el exergo..,;, ,„. ,.,,: . , i 



,.1 1?/ I X03 V ;t :lK T h ]?) VA 7 o n f 

i/i^oíiíbfib^t^y; su:)t^R y ^ eb'A V A R f íí 'f'P ''^♦"finm onir v 

El anverso y reverso de la 8.^ son los mismos; perb"áé?\I?ferehc¡n 
*'^ste en los nombres de los duun^viros , que son H03P1TE. EX. 
FRORO i'-'1ín.; rs Tniíilif) í^o-sn /nobííKi r 

íit>r. LQg jg la 9;^ y de la ic* son iguales, con la variedad de que en 
el anverso de la 9.^ se lee Tí. CAESAR. AVGVSTVS, y en su rever- 
so QVIETO. ET. PEREGRINO. II VIR; y se añade en el exergo del 
reverso de ía lo.^ D. D (Decreto Decurionum). 

En el anverso de la 1 1.* hay otra cabeza de Tiberio sin laura, con 
esta leyenda por detras TI. CAESAR. AVG. F. IMP. PONT. En me- 
dio del reverso se lee claro MVNficipio), debajo OSCA, y en derre- 
dor M. MAXVMO... Q. AEL. PROCVLO. 

j 2;^ Cabeza sin laura de Germánico en el anverso con ;esta inscrip- 
ción: GÉRMANICVS. CAESAR. P(ater) CAESAR (is) AVG(usti) 
GERM(anici). Sigue el ginete en el reverso con estos nombres de los 
dnumviros C(ajo) TARRACINA. P(ublio). PRISCO, y debajo V. V. 

rOSCA. 

En el anverso de las i3.*, i4-* y i^».* hay cabeza laureada de Ca- 
lígula con esta leyenda en torno: C(ajus) CAESAR. AVG(ustus) 
.GERM(anicus) P(ontifex) M(aximus) TR(ibunicia) POT (estáte) 
:CO(n)S(ul); y en el centro del reverso una diadema de laurel. En el 
centro del reverso de la i3.^ están grabadas estas letras OSCA, y en 
derredor G(ajo) TARRACINA. P. PRISCO. Tí VIR. VRBS. VICT. 
Los reversos de las i^.^ y i5.^ aunque tienen ginete varían en las ins- 
cripciones: en el de la 14.^ se lee los nombres de los mismos duum vi- 
ros que en el de la i3.^; y en el de la i5.* no hay mas que V. V. 
OSCA debajo del caballo. i,...; :.. .4 

Las cinco restantes son de pequeño bronce. '■ ^''\ " 

{■ La I.'** tiene en el anverso la cabeza con laura de Augusto, con 
esta leyenda por delante y por detras AVGVSTVS. DIVI. F., en me- 
dio del reverso OSCA, y en derredor COMPOSTO. ET. MARVLLO 

n VÍR. 

La i} cabeza laureada de Tiberio en el anverso, con TI. CAESAR 
por delante, y con P. M. ])or detras. En el reverso una diadema de 
laurel y en su centro OSCA. , ¡j. ., ^ 'AtXúVf'^ 

La 3.^ otra cabeza del mismo emperador sin laura en el anverso, 
con estas letras TI. CAESAR. DIVI. AVG. F. , y en el reverso los 
nombres de los duumyiros liospite y Floro, en medio OSCA, y enci- 
ma y debajo V. V. q^ ,^i,. ..,. ¿ ,,1, ^ ':^t}pVK<{ 

En el anverso de la ^?\di cabeza de CáTigiua laureada, mirando, 
como todas, al lado izquierdo, con esta leyenda C. CAESAR. AVG. 
GERM. P. M. TR. POT, COS, y en el reverso como en el anterior 
con los nombres de Tarracina y Prisco, dnumviros. a^i i-» 

y la 5.* tiene en el anverso una cabeza esiíañola y varonil desnu- 
aa, con pelo corto y rizado, y OSCA por detras: en el reverso el ápice, 
el hacha, el símpulo y el asper^ilo, con esta leyenda: DOAJ(itius) 
CO(n)S(ul). ITER(um). IMP(erator). - ' -Ú^ . 

Irun-Uranzu ó Iranzu, villa de la provincia de Guipúzcoa. Algunos 
geógrafos modernos prerenden (pie se llamó en tiempo de los ronianos 
Twisa 6 líurisa de la T^asconia\ pero según la situación que señalan 



^,\h .'Áúru^ -h pR o V I N C I A ''T'Á R R A CON E N S E. " ,49 

^^Tolomeo, PHnio y Antonino mas bien corresponde csie nombre á San 

Esteban de Leriri : véase su artículo en este convento. Se descubrieron 

el alio de i79j en" Ife' Juncales y prado de Beraun , que están eri ei 

territorio de Iruh,' piedras labradas, ladrillos de gran tamaño, y vai^ías 

'monedas romanas acunadas en Ca?snraugusra. " ' ' 

Jaca, ciudad episcopal del reino de Aragón t cabeza de partido, 
^ cerca de los montes Pirineos. I^ertenecia en lo antiguo á h Fasconia y 
'la llamaban lacea. Aunque desfiguradas ron surcesivas rei)aracionés, 
conserva sus murallas y ruinas de otros edificios lonianos. 

Jelsa, villa del reino de Aragón en la orilja del Ebro, distante ocho 
lecruas de Zarafvoza.T^ Velilla del Ebro. * *^ •'•^'' rJ^nw^'i, 

Larrades, hay un sitio llamado asi en el puerto de Somosierra , míe 
divide á Castilla la vieja de la nueva, en el que se han descubierto 
ruinas y vestigios de población romana con otras antiguallas. 

Larraga, villa del reino de Navarra en la merindad de Olite, co- 
nocida en tiempo de los romanos con el nombre de Tarraga en la re- 
gión de los vascones. INIünliene en la eminencia de un monte las ruinas 
de un castilfo y las de sus murallas, con las de otras torres. 
*^ Lodosa, villa del reino de Navarra en la merindad de Estella. Hay 
en su término y jurisdicción ruinas de un antiquísimo puente ó acue- 
ducto con arcos que atravesaba el Ebro, y seguía cerca de un cuarto 
de legua por entre dos elevados cerros, que pertenecen uno á Castilla 
y otro á Navarra. En el que corresponde á esta perseveran otras ruinas 
de un castillo romano, coihb lo es el puente. 

JAHARRE, ])Utíblo del reino de Aragón, cerca de Huesca. Fue esti- 
pendario de los romanos en la región de los ilergefes, que la llamaban 
Calagurris I'ióularia, con que se distinguía de Calagurris Julia JSassi- 
ca, ahora Calahorra. Se encontraron en su recinto idolillos de barro, y 
monedas imperiales. ^'* ** *' 'M 

LuMBiER, villa del reino de Navarra en la merindad de Sangüesa y 
en el valle de Aibar, en la que estuvo antes lluinberí^ capital de los 
ilumberílanos ^ que Piinio coloca en la Vasconia. Conserva rastros de su 
antigua población. * 't^- 

LuNA, villa del reino de Aragón en el corregimiento de Zaragoza. 
Se llamó Gallicolis y pertenecía á la Celtiberia, Conserva los vestigios 
de su antigua población. 

Mallén, villa del reino de Aragón en el partido de Borja, distante 
cuatro leguas de esta ciudad. Llamábase antes Manila ó Malla ^ y per- 
tenecía á la Celtiberia. Aunque socorrida por los numantinos, sus con- 
federados, se vio en la precisión de entregarse á Pompeyo, j)or no po- 
der sostenerse, el aüo 61 3 de la fundación de Roma. Mantiene las rui- 
nas de su antigua población, y se encontraron en ellas monedas de Ves- 
pasiano, Tito, Adriano y de otros emperadores. \ 

Marchámalo, villa de la provincia y partido de Guadalajara. Se en- 
cuentra en ella esta pequeña inscripción que está grabada en una pie- 
dra, colocada al pie de la torre del puente, á mano derecha del arco, 
que mira acia la villa. 

TITVS 

BRVT 

AVGVST 



iSo PKIMERAPARTE. 

MEDTNAcr.LT, Villa de la provincia de Soria y cabeza de pariído, dis- 
tante cuatro leguas de Sigüenza, y situada en una altura cerca del na- 
cimiento del rio Jalón. Llamóse según se cree en lo antiguo Ocilís, y 
estaba en la Celtiberia. Tenian en ella los romanos sus almacenes y 
pertrechos; pero en el cerco de Numancia se pasó al partido de los cel- 
tíberos. En el año de 602 de la fundación de Roma se apoderó de ella 
el cónsul Marcelo sin destruirla, sin embargo de su infidelidad; pero 
la exigió treint£^ talentos de oro para gastos de la guerra. Subsisten sus 
murallas árabes, pero son romanos sus cimientos, como lo es un arco 
triunfal muy arruinado que conserva. Cerca de esta villa se descubren 
las ruinas de otro pueblo muy qntiguo que también tuvo murallas. 

Mequinenza , villa del reino de Aragón en el corregimiento de Za- 
ragoza, confinante con el principado de Cataluña, en la confluencia del 
Segre y el Ebro. En ella estuvo la antigua ciudad de Octogessa, per- 
teneciente á la Ilercaonia, Conserva algunos vestigios de su antigua 
población. ^ , 

Milagro, villa del reino de Navarra en la merindad de Olíte, donde 
el rio Arga unido al Aragón entra en el Ebro. Aqui, dice Moret, estu- 
vo la antigua y rica ciudad de Ergaria de la Vasconia^ que se entre- 
gó á los romanos el año i79 antes del nacimiento de J. C, de la que 
permanecen alli algunas señales. 

Monzón, villa del reino de Aragón en el partido de Barbastro. Pre- 
tenden los geógrafos modernos que fue la antigua Tolous de los ilerge- 
teSy que fue la séptima mansión del camino militar que bajaba desde 
los Pirineos por Zaragoza á León, Conserya vestigios de su antigua 
población. 

Mosquera, despoblado en el reino de Navarra. F'. Tudela. 
MuEL, pueblo del reino de Aragón en el corregimiento de Zaragoza, 
de cuya capital dista siete leguas escasas. Llamáronle los romanos Sermoy 
pertenecia á la región de los edetanos, y era la undécima mansión de 
la via militar que iba desde el municipio Laminium á la gran Ccesar- 
augusta. Conserva grandes piedras labradas, restos de edificios roma- 
nos, y una fuente muy abundante, á cuyo genio se babia grabado una 
dedicación que copió Traggia de la original, que dijo estaba en Roma. 
Olbés, pueblo del reino de Aragón en el partido de Calatayud, an- 
tiguamente Olba de los celtiberos^ cuyas ruinas mantiene. 

Osera, pueblo de Aragón en el corregimiento de Zaragoza, á la iz- 
quierda del Ebro, en la ruta de esta capital á Barcelona, no lejos de 
Velilla. Los geógrafos modernos aragoneses pretenden que en él estuvo 
el municipio Osicerdense^ apoyados sobre lo que dice Plinio de que 
pertenecia al convento Caesaraugustano; pero los catalanes le fijaron en 
Xerta. J^. su artículo en el Tarraconense. 

Oteiza, pueblo del reino de Navarra en el primer partido de Pam- 
plona, en el que subsisten unos restos de población romana pertene- 
ciente á la Vasconia^ y esta inscripción grabada en una lápida: 

L. VALFRTVS. FfRMVS 
•'"■"• ANN. XX 

y otra en que está esculpida una cabeza de buey y una media luna, 
con este otro ejñtafio : , . 



PROVINCIA TARRACONENSE. ^ t$< 

.,. CALETV& EQ\i:S .., ,„ ^^j^Ti^m-^fA 

¿f li '. iL: F. ANNORVM, XX tl.fcq ah j^eniín KmÍ3 

A. LATRONIBVS. GG ítí 1tt<fó\K ¿ff^lófi 

I sb ol CÍSVS. ACNON. MAj^í^t l'>b fiüi? ^A8UTfla*I . 

' ^orífiínox«íu TER D P P * .: ' ,;. 

Oyarzun, villa de la provincia de Guipúzcoa y cabeza del valle de 
su nombre, llamada en lo anticuo O^aío, Oleaso, ú Oldrso, que p^r¿ 
tenecia á la región de los \>ascones^ y conserva ahora algunos vesligiíjs 
de su antigua población. •> '* 

Cerca de ella está el promontorio Oleaso en el mar Cantábrico j»"-^ 
alli inmediato el pueblo de San Sebastian. Llamábanle los romanos Sah 
tus O la rso, donde también se descubren antigüedades. 1/ ,i^*>j.iin^l 

Pamplona, ciudad j)rincipal de Navarra, situada en encentro de Su 
í^ino, y sobre la ribera del rio Arga. Todos convienen en que la fundó 
Pompeyo sesenta y ocho años antes del nacimiento de J. C«, y en que 
la puso su nombre, llamándose según Estrabon Pompejopolis , y según 
otros geógrafos antiguos Pompelon. Después en la media edad fue nom- 
brada Irwiía, que significa población buena, perteneciendo siempi^lif 
la Vasconia, ^ í • • ■ ■ r • • 'i "» 

Como fue desgraciado su fundador en la guerra civil que tuvo con 
César, también lo fue Pamplona en su engrandecimiento por haberse 
conservado fiel á sus dos hijos; y asi fue que Augusto no le concedió 
distinción de colonia ni de municipio, á lo que parecía acreedora por 
su situación y población numerosa. Era la décimaoctavaniansion del 
camino militar que iba desde Astorga á Burdeos. Solamente fee desGil*^ 
bren en esta ciudad algunos rastros de edificios de su primera é])0cá/ 
monedas j)equerias de plataí y de cobre fenicias y romanas ^ y: una lá-» 
pida con su inscripción, la que traducida al castellano decia asi: "La 
»€Íudad de Pamplona renovó el tratado de hospitalidad con Lucio Porú^' 
»peyo Primiano, hijo de Lucio, de la tribu Aniense, y con todos sutí 
w hijos y descendientes, á VIII de los idus de diciembre, siendo cónsul 
»segunda vez Nerón Claudio César Augusto Germánico, y cbosul Cesio 
)»MarciaL^^^^>^*^^^- fj^oba ftí «h ?.fiÍF{iíloi ..i.smslfi Kr\'^riO'\ :£if>!if.!«.\ -ib 

Al poniente y á la distancia de doá leguas corlas de esta ciudad, en- 
el encuentro del rio Arga con otro qu« baja por el valle deAsiain, se 
ven unas ruinas romanas, y cerca de ellas está la ermita de San Martin 
con un sepulcro bien labrado, y adornado con un florón, dos cabezas 
de buey, dos figuras de hombre, llevando una de ellas un caballo del 
diestro, y con esta inscripción: '-^ ^ ^^ - ' :.:♦:- ij ...ü ^ ^mu 

-o^ .": tí litio í^ofjí '.M'iíitj f»b D. M -tíwf* : ! •>[) ü^'v mí 

nU ui'inr.t 'í;4 .4^5 -SEVERA. VXOR. FECIT ^ A^ tv.u im:» xRq ^h fe9l 

o '>-! sioa.giu;: MARITO. SVO^í<itii»^M^j íí> nt.^>ñ>r ^nof'5f4rj 
»? ■"'.;•» * ■•" ^^"^'^ ANNORV:::::i^'^<^-n **"í'<r-'V' *^"®^'''^ í"^''^'^^^ 

<^ Peña-escrita, despoblado en la provincia de Cuenca. J^. Huerta-» 
bellida. '• '^^'- \- ■ ■•^^*- ■"'^''•'- /■ ■'■ ^''^ ''^'-' ■ n/í:.wn -jo / -. m mí) 



í5i^ 3 ?. /- dP R T'M E R A ^ PÁ R T E. . o . í 

Peñas de Alcotán, despoblado de la provincia de Guadalajara, en 
la orilla del Tajo, no lejos de las villas de Viana y Azañon. Hay en su 
cima ruinas de población romana, que alguiío ha creído fuesen de la 
antigua Alcont celtiiéricáv^i -cVííi/.U/ilAJl A 

Pertusa, villa del reino de Aragón en el partido de Barbastro. Con- 
serva el antiguo nombre con que la llamaban los romanos cuando per- 
..- , tenecia á la región de los ilergetes y bergusios. Por haberse revelado 
. contra la república de Roma fue arrasada el año i93, antes del naci- 
miento de J. C, por el cónsul Marco Porcio Catón, quien vendió por 
esclavos todos sus habitantes, según refiere Tito Livio. Fue la octava 
mansión del camino militar que bajaba desde los Pirineos á León por 
Zaragoza, del que mantiene algunos rastros y los cimientos de su pri- 
mera población^ .íhüuíjlísííÍJ. ..iiiá<i^d3'n íiijr on uíJíjuí} tj o-íújboícci ííííí 
Pitillas, villa del reino de Natarra'en la meríridad dé Olíte,' situa- 
da en la orilla izquierda del rio Zidacos. A media legua de este pueblo 
hay una ermita en una altura rodeada de murallas con un aljibe en el 
medio, y no hace mucho tiempo que se encontró cerca de ella una co- 
lumna gruesa de piedra con su inscripción romana , la que pereció á 
manos de los mismos que la descubrieron, sin que se pueda leer mas 
que el nombre de CONSTAJNT. IMP. PONT. MAX., loqueesindir 
cío de columna miliaria. , .r.uviw- . ' j;l 

r, Pirineos (Los montes), que dividen á España de Francia, y tienen 
de largo algo mas de ochenta leguas contadas desde el monte Jaizquivel 
en Guipúzcoa, cerca del mar Cantábrico, hasta junto al cabo de Ven-, 
drés en el Mediterráneo. Al pie del Pirineo, en lo perteneciente á la 
Vasconia^ habia unas fuertes aldabas de hierro, tan gruesas como un 
brazo, y tan redondas como el brocal de un pozo, en las cuales colgd 
Pompeyo las .trofeos de sus victorias en España, de lo que se hizo gran 
mofa en Roma. El P. Mariana afirma que las aldabas ó argollas es- 
taban en los valles de Andorra y Alta vaca, acia Sobrarve, y que cada 
una tenia mas de diez pies de ruedo, fijadas con plomo en aque- 
Ua5 peñas. ! i 

I RiCLA, villa del reino de Aragón en el partido de Calatayud^ situada 
á la orilla del rio Jalón y en el camino que va desde esta ciudad á la 
de Zaragoza: conserva algunas reliquias de la célebre Nertobriga, que 
ocupó el mismo sitio cuando pertenecía á la Celtiberia. 

Entonces y después de la rendición de Ocilés ó Medinaceli, los 
nertobrigenses enviaron embajadores al cónsul Marcelo, ofreciéndole su 
ciudad j y habiéndoles este pedido cien hombres á caballo, lejos de. 
condescender acometieron al últim0 escuadrón de los romanos, por lo 
que irritados estos pusieron cerco á la ciudad. Temerosos enviaron los 
cien hombres; jiero Marcelo mandó prenderlos y vender los caballos. 
En vista de esto los nertobrigenses enviaron de nuevo oíros embajado- 
res de paz con una piel de lobo pendiente de una lanza, á manera de 
pendón, según su costumbre. Ablandado Marcelo con las disculpas que 
dieron, ordenó que para poder condescender era necesario que entrasen 
en la confederación los are vacos,, los belos y los tithios, porque habían 
.sido los primeros celtíberos que se levantaron contra los romanos. In- 
deciso por Viltimo sobre el partido que debía tornar con todos, mandó 
que unos y otros enviasen á Roma sus respectivos mensajeros. El senado 



PROVINCIA 'TARRACON'ENSE. ¿33 

recibió á los de los aliados, y no dejó entrar, ea la ciudad á los de 
Nertobriga, desaprobando la paz, y mandando que Marcelo popusi ese 
otro medio mas decoroso y conveniente. 

Por último, el ano 61 1 de la: fundación de Roma el cónsul Meteljo 
se apoderó de la ciudad/ ! I Mníi .OÍS 

RocAFORTE, villa del reino de Navarra en el partido dfe Aihat, dis- 
fóritfe dt ésta una legua, y un cuarto de SíHigüesa. Aqui dicen que. es- 
tuvo la, ciudad dt Sancosaf perteneciente á la Fasconia, de la que 
existen ruinas, que los naturales Ihmain Finiscasas, los restos del can- 
tillo que la defendia, y parte de sus murallas. Según otros se Hamo 
Suessa por los muchos y buenos puercos que se criaban en su territo- 
rio. La población, andando el tiempo, se trasladó al sitio en que ahora 
está Sanoiiesa; y esto parece lo mas verisimil, pues que también llaman 
áhdr'a á Rócáforte Sangüesa la vieja. F^. Sangüesav-i / JTa yr/ul y^2 
"Í'SÁCéW, villa de k provincia de Cuenca en el "partido de Hiieie, 
'^ny nombrada ix>r sus baños saludables. Lo era ya en tiempo de los 
romanos, que la llamaban T/iermida, y correspondia á la región de los 
celtíberos. Ann 'mantiene las ruinas de sus termas, robustos murallones 
de sillares, eternas argamasas, y los cimientos de un puente romano. 
Se encontró pocos años hace entre estos baños y la villa un trozo de co- 
lumna en el sitio que llaman Pozuelo. Era miliaria, y tenia una inscrip- 
ción dedicada á Gayo Mesio Quinto Trajano Decio Invicto Auguko, 
Feliz Pontífice máximo, tribuno de la plebe, padre de la patria en su 
segundo consulado. A la corta distancia de un cuarto de legua de estos 
bauos está el despoblado El Castro ó Santaver, donde se asegura haber 
estado la antigua Ercavica, V, el artículo Castro en este mismo ooqí- 
veritó. " om^íiií 3j^> iiíj ^mi at^iu oa ^cnuahi loq / .?9'xoi)iii')<jíua 

SiadaVa, unaíetas cinco viflás' de su corregimiento e¿ 'él reinó dh 
^Jürágon. Entre este pueblo y el de Uncastillo existen las ruinas de la' 
^ni\^\^ Aülicina ó Aquce Atiliance, que estaba en la región de los ms-' 
coneSj y era la undécima mansión de la vía militar qiie iba desde As- 
torgk á *íarragona, pasando por Zaragoza. Estas ruinas son de un mau- 
soleo de piedras cuíidradas, adornado con columnas, y con tres inscrip- 
ciones que mandó ])oner en él Atila Festa, hija de Lucia: una á su 
abuelo payo Atílo Genial , hijo de Lucio, de la tribu Quirina : oirá á 
su padrjb Lucio Atiló Festo, hijo de Cayo, de la misma tribu j y otraá 
sí íhismá, estando viva, Atila Festa. ' . ¡i: ^.-ují.jj;. ^.j ;.:: j 

Saíí Esteban de Lerin, villa del reinó^ dé Navarra feiiiírv&lledá'§¿ 
nombre. Se llamó en lo antiguo Iturisa, según Tolomeo, ó Jí/ma, sei- 
gun Antoniuo, que la coloca en el camino militar que iba desde Astór- 
ga á Burdeos, en la Vasconia. Se ven todavía los vestigios de su pri- 
mera población. 

Sangüesa, ciudad del reino de Navarra^ cabeza de partido y de me- 
rindad, situada sobre la orilla del rio Aragón, y distante siete leguas 
de Pamplona. Estuvo antes donde ahora la villa de Rocaforte, por lo 
que ésta se llama también Sangüesa la vieja. La nombraban entonces 
Suessa^ era capital de los suesetaiios, y pertenecía á la Vasconia, En 
el puente que está sobre el rio Aragón hay una lápida empotrada en él, 
que se llevó de Rocaforte cuando se trasladó su población á Sangüesa, 



iS4 -^ -^ '/ ,iP R I M E R A PARTE. - 

^ues el puente no es romano; y eniU ^¿{^d4J#s|4i grabada, e^^-insr 

^ CORNELIA. SIBI. ET oh pw^rní^; ^ ^ 

JIJ ehCiI OlD9£li üíjO 

jdUoJíjÍ/: iii¿iJ-»ü l:í isoíOílaí-' CORNEL. CORNBiO üiiü lo .oíni'íjj no*i 

LIO. FIRM. LÍBER ' ..Uír, », 

.^^..; ,Féase Rocáíbrte.: - ) - «;. . í. . . ,.,, ^ u:/j«;rí' 

*^'*SXÑ Juan (Venta de),^ítuaclá ¿ri'él'ciátiiínoqtté-'v^'desdé Alcalá die 
Henares á Guadalajara. En ella vio Ambrosio de Morales una piedra 
eú que estaba grabada esta inscripción: ^^* l^'-V -y ^í^ízj 

r^QÚim mií^y^ ■■'■ 'DEABVS ,[ JO.I tvdÜZ 

V.m4éJ«.4^í;p:n?> r M. GRVMIVS ído<j ti.í .óir 

Í5an Juan del Viso 6 AlgílA la. Vieja', despoblado que ésta en la 
eminencia y planicie de la cuesta Zulema, distante media legua al su- 
dueste de Alcalá de Henares. Aqui afirman estuvo la antigua ciudad de 
X^ompliitum de la Celtiberia, ó de \ai Carpetania. Lo confirman los tro- 
zos de sus murallas, los cimientos de sus edificios, y el hallarse toda- 
.vía entre ellos monedas de emperadores romanos. 

También aseguran que en el imperio de Hadriano bajó la población 
j¿ un llano que llaman ahorA la Fuente delJuncal, que está alli cerca, 
,» la otra parte del rio Henares. Lo cierto es que también hay en este 
sitio y en sus inmediacionas ruinas de monumentos romanos, trozos de 
acueductos, sepulcros y barros saguntinos; y que de él se sacaron ba- 
sas, capiteles y otros pedazos de adornos arquitectónicos, y se encon- 
traron medallas de oro de Domiciano, y otras de plata y bronce de otros 
emperadores. Y por último, se cree que en este mismo sitio padecieron 
-jbI floartirío los santos niños Justo y Pastor de orden de Daciaqo. 
.t;! .;Compluto íwQ la sexta .mansión , de un, camino militar que desde 
.JVIérida iba á Zaragoza, y pasaba por Toledo : la undécima de otro pro- 
xedente de Mérida y terminaba también en Zar&goza: la décimatercera 
de otro que desde Astorga iba asimismo á Zaragoza, torciendo por Ce- 
brones; y la vigésima de otro que siilia de Mé,rifia;i y ^a$aníJo. por Sa- 
lamanca finalizaba en la dicha Gaesaraufi;usta*...,;,-.VT ,\íV, !> '^^-"^'^ *' ^ 
¿ ,5; Son varias las inscripciones que,S|B dice se encontraron en estos dos 
sitios y yo tengo copiadas, inclusas las que refiero en el artículo de Al- 
calá de Henares, y no siendo ninguna de las restantes geográfica^ tras- 
ladaré aqui' solamente la que sigue por afirmar Morales haberla visto 
llevar desde. Alcalá la vieja al colegio del Rey de aquella ciudad, donde 
§e coIqcó*íí> fiil¿3©i>p -fcjiiiíff ofHííifij tó ii'i B50ÍüTx,f Mm , 
.^;4 x;.'. :;a «ü¿^«37. ^i 'Jim.*!:: :: : : (i íí.' IVi.^^^^ - ¿f . 
,^,, : .... :3-. VRBE. ITALIA r "^ "^ .^ u ; .uíl-í iri^a 

rítffl-db ^^iJifiqaiL.rKvadc:) MFVNCTO; ;AJín lé^^^úvj ¡^l^í^^í^ 
feGiJi^&i ^úi^miiáh }{ i;éo^fc;i¿: í : SVUPICI A 'í "^íM ibífujíá" , btíLíi n 
QÍ ir.q ,f>}i<^spoH sb iJli-^ <^ÍqVINTA ADSr 3Jnfií'Ó7üJgí j^aoi^íhiBÍ^ 

^M^ LL^Uo^icna i:biq.l síui v^E^TÍ^^^9: ío -.iHo. LJ¿íí ;:,, sJ^g^.n f. 



PROVINCIA TARRACONENSB: ,55 

San Sebastian, ciudad capital de la provincia de Guipúzcoa. Véast^ 
Oyarzun. ^ ... 

SantAcara, villa del reino de Navarra en la merindad de Olite, sU, 
tnada en una llanura que baña el rio Aragón. Llamáronla los antiguos 
Cara, y era la caj[)ital de los carenses, que según Plinio estaban en la 
f^asconia. 

Conserva en su distrito los vestigios de su antigua población, una 
columna miliaria con estas letras interrumpidas IMP. CAES. D1VL_ 

TRA. TRIB. POT. XlIX. IMP. COS. III: otras inscripciones como esU: 



DOMINO 
INDVLGEN 
TISSIMO. M 
ARCO. NVME 
RIO. NVMRI 
ANO. NOBILISSI 
MO. CAESARl 



rara que sigue: '^ «í'í 


.:i¡;r ,r 


a 


ANTO DOMITIAE 


ANTONTAE 




NIO MARCELLINI 


AEMILIANAE 




CERTO VXORI 


FíLIAE 





Y otra que comienza INVICTISSMO. CAESAftí, y es una dedicación 
al emj)erador Caro, dándole los dictados de Piíssimo y Príncipe cle- 
inentíssimo. uíiiyi . .; i cjj 

En el monasterio de la Oliva, que está cerca de este pueblo, hay 
una inscripción notable que pertenece á Porcio Félix Carense, natural 
de esta antigua ciudad. Y en la eminencia de un monte que la domina 
permanece un fuerte torreón, rodeado de fosos, resto de un castillo 
que la defendia. 

Santa VER, despoblado en un cerxo de CastiUa la nueva. Véase 
Castro (El). '\ v'\' '..'. '■ rT""« • 

*ÍJ Santos (Los), villa de Castilla la nueva, y la primera de la Alcarria. 
En su térn)ino y debajo de la peña de Pero abad, que está en el rio 
Henares ó Fcenarius, se bailó un gran trozo de columna miliaria con 
una dedicación grabada en él á Trajano, por haber reparado el camino 
que iba desde Coni/j/uto hasta este sitio, que copió y publicó Ambro-r 
sio de Morales en su Tratado del viaje y colocación de las reliquias de 
los santos mártires Justo y Pastor en Alcalá de Henares. Servia enton- 
ces el pilar ó trozo de columna para atar la maroma de la barca que 
habia en aquel sitio sobre el mismo rio. Añade Morales que se encon- 
tró otra igual inscripción en el despoblado de Valtierra, distante media 
legua de Arganda ó del campo de Varciles. Léase esta inscripción en el 
artículo Arganda, en el convento Cartaginés, y la que se halló debajo 
de la peña de Pero abad, en el de Alcalá de Henares. 

SiGiJENZA, ciudad episcopal de Castilla la nueva. En un sitio que 
dista media legua de ella, llamado Villavieja, estuvo antes colocada la 

V 2 



i56 ' PRIMERA PARTE. 

anti'fnia Segoncia ó Segimcia de la Celtiberia y donde permanecen las 
señales y vestí f> ios de su población. El cónsul Calón la sitió el año 558 
de la Fundación de Roma, por estar en ella recogidas grandes riquezas 
de los celtíberos y sus almacenes; pero habiendo encontrado fuerte re- 
sistencia y dificultad en continuar el asedio ^ se vio precisado á levantar 
el cerco: mas después volvió sobre ella y la tomó pj^r ardid. 

Segoncia era la novena mansión del camino militar que salía de 
Mérida y acababa en Zaragoza, pasando por Toledo: la décimacuarta 
del que seguía por Fuenllana: la vigésimatercera del que torcía por Sa- 
lamanca, ambos procedentes de Mérida y terminantes en Zaragoza; y 
la décimasexta del que desde Astorga finalizaba en Caesaraugusta. En 
Villa vieja se encontraron lápidas, de las que se llevó una á Sigüenza 

con esta inscripción: 

Q. FABIO. CN. F 

' GAL. GEMINO 

PONTIF. SALIÓ 

D. D ^ 

SoFUENTES, villa del reino de Aragón, confinando con el de Navarra^ 
en cuyo distrito y en el de Mesolio, que es uno de los términos de su 
jurisdicción, hay muchos vestigios de antigüedad romana y varias ins- 
cripciones. La llamaron antes Suesetana. 

Sos^ villa del reino de Aragón en el partido de Cinco Villas, anti- 
guamente Sisso en la Vasconia: mantiene rastros de su antigua po- 
blación. ■ ,iírA;^TA. i '.ni/ -Ví^í r'*r----r^^ - 

' ' Talamanca, villa de la provincia de Toledo en el partido de Alcalá 
de Henares, en la orilla del Jarama. En su término y á la distancia de 
un cuarto de legua se descubrieron ruinas y cimientos de edificios an- 
tiguos, piedras labradas, ladrillos de grao^ tamaño, pedazos de tejas, y 
cascos de barros saguntinos. '•:>íj'»iiifiiá^iii «>*¥ . .|v 

'= Tamarite de Litera, villa del reino de Aragón en el partido de Bar-^ 
bastro, situada entre Monzón y Lérida. Se llamó en tiempo de los ro- 
manos Mendiculeia^ y pertenecía á la región de los ilergetes. Fue la 
mansión vigésimaprimera de la vía militar que iba desde Astorga á 
Tarragona por Zaragoza, de la que se conservan señales, y de su anti* 

gua población. .íjíu; ; > <íJ/.»í>í . ;v»i u?; lu^ 

Tarazona, ciudad episcopal del reino de Aragón y cabeza de partid 
do, situada á la derecha del Ebro, entre Agreda y Cascante. Llamá- 
ronla en lo antiguo Turiaso latinorum veterum, y fue munici¡)io en la 
Celtiberia^ y la undécima mansión de la vía militar que iba desde As- 
torga á Zaragoza. Desde Turiaso salia otro camino para Caesaraugusta 
que pasaba por Borja y Alagon. Apenas han quedado rastros de su an- 
tigua población romana, y solo se encuentran algunas lápidas con ins- 
cripciones; pero muchas monedas de todos módulos acuñadas en este 
mismo municipio. Son veinte y una diferentes las que se conocen, que 
procuraré explicar con método, dividiéndolas por sus tamaños para ma* 
yor claridad. 

'^"i La principal es utt medallón que tiene en el anverso el busto lau- 
reado de Tiberio, mirando acia el lado izquierdo, con esta* letras 



V 



PRO'VIlÑrCÍA TARRACONENSE. 167 

Tl(berius) CAÉSAR. AVGVSTVS; y en el reverso la estatua de Au- 
gusto sentada en silla cúrul, ladeada al derecho, con corona radial en 
la cabeza, apoyada á una lanza que tiene en la mano siniestra^ y en la 
otra el rayo de Júpiter. Por delante se lee DlVVS AVGVSTVS, y por 
detras MVN(icipium) TVR(iaso)* 

Siguen quince medallas de mediano bronce en esta forma. 

Representa la i.'^ en el anverso la graciosa y bien peinada cabeza 
de Libia, muger de Augusto, con laura, mirando al lado izquierdo, 

con estas letras por delante SILBIS, que nadie hasta ahora ha sabido 
interpretar; y en el reverso un ginete con el brazo derecho levantado 

en actitud de pacificar, y con la cabeza descubierta j que se cree sea 
Augusto: el caballo camina con magestad acia el lado derecho, y sola-f 
mente se lee en el exergo TVRIASO. 

La 2.* y la 3.^ manifiestan en el anverso la cabeza con laura ¿a 
Augusto, mirando á la izquierda: la rodea esta leyenda IMP(erator) 
AVGVSTVS. P. P. (Pater Patrias). Pero se diferencian en el reverso 
una y otra: la 2.* tiene la cabeza de Libia con el nombre de TVRIASO 
por delante, y la 3.^ la misma cabeza de Libia con velo y con el pro- 
pio nombre por abajoé J /. 

La 4.'^ y la 5.* tienen en el anverso el busto de Augusto y la misma 
inscripción de la 2.^ y de la 3.% aunque son de distinto cuño. El re- 
verso de la 4-^ es una laureola con MVN en el centro, y con TVRIASO 
abajo; y el de la 5.^ una corona de encina con la propia abreviatura, 
en el centro, y con el nombre de la ciudad en lo alto. , ,^ .,, * $; 
i» Sigue el mismo anverso de la 4-^ y ^^ ^'<^ ^-^ en las o.*, 7.* y 8.*J 
con la diferencia de que el P. P. en estas tiene todas sus letras PATER. 
PATRIA E, y de que junto al cuello de la cabeza de Augusto hay unaí 
contramarca por delante de e$te modo ^VS (iaso). El reverso es diferente 
en todas tres. El de la 6.* tiene corona de encina en el medio, lí. VIIl 
(duumviris) en el centro, y esta leyenda en derredor MVN. TVRIASO, 
L(ucio) MARIO. L. NOVIO. Igual corona y centro hay en el de la 7.''*; 
pero dice la inscripción del contorno TVRlASO. M(arco). CAECIL{io), 
SEVERO. C(ajó). \ft^(erio). AQVILO. El de la 8.^ presenta ea el 
medio un buey que va acia el lado izquierdo ; pero la leyenda que le 
circunda es la misróa que la del de la 7k% COü la variedad de que el 

11. VIR está delante del buey. 

'^ El anverso de la 9.* presenta el busto de. Augusto con corona radial^ 

y con estas letras en derredor DIVVS. AVGVSTVS. MVÑ. TVR(iaso)í 

y el reverso el de Tiberio con laura, mirando ambos al lado izquierdo, 

cori este rótulo por delante TI. CAESAR , y este otro por detras AVt 

GVSTVS. 

Las medallas del mismo tamaño io.% ii.% 12.*, i3.*, i4-* y i^rf 
pertenecen á Tiberio, cuya cabeza, siempre laureada y siempre miran», 
do al lado izquierdo, está en sus anversos con estas letras en la circun- 
ferencia: TI. CAESAR. AVGVSTI. F(ilius). AVGVSTVS. IMP(era- 
tor). Pero se diferencian en que los de las 10.* y 11.* tienen en el 
cuello de la cabeza la contramarca '^, y los de las i3.*, i^^ y í5.* 
añaden los dictados de POIT{ifex) M(aximus). Los reversos de estas 
seis monedas también varían entre sí* El de las lo.*, y^ii/ contien? 



,58 PRIMERA PIARTE, 

una corona de hojas de encina con el IT. VIR en el medio, y con esta 
leyenda en derredor: MVN. TVRIASO. ]NV(anio). SVLP(Ício). LV- 
CAN (o). M(arco). SE]VP(ronio), FROIT(one). Y el de las i7.% i3.% 
14.* y 1 5.* un buey que camina acia el lado siniestro; pero todos cua- 
tro varían en la leyenda de los contornos. La de la 12.^ dice C(ajo). 
CiEC(ilio). SEE(no).: en lo bajo M (arco). \K^(er¡o). QVAD(rato).: 
delante íí. VIR; y detras ]W(nicipiura) '\>S (iaso). La de la i3.* 
L(ucio). CjEC(íI¡o). AQVIN (io) en derredor: M(arco), CEL(io). PA- 
LVD (ato), por debajo: ÍI. VIR por delante; y encima ¥V. '^. La de 
la 14.* dice en lo alto M(arco). PONT(io). MARSO: por debajo C(a¡o). 
M-í (o). VEGETO; y por delante 11. VIR, y sobre el buey W. ^^. 
Y la de la i5.* C(ajo)JVf^i(o) ACGETO: abajo M. f^ (Marco AüLo- 

nio). IWSO: delante 11. VIR; y encima del buey JVV. ^. 

Restan cinco de pequeño bronce. .ní^;} .wan ' .t sú / ^..c «J ' 
La I.* figura en el anverso la cabeza desnuda de Augusto, miran- 
clo al lado derecho, con estas letras PERM(issu). AVG(usti); y en el 
reverso un globo y la cornucopia de Amalthéa con esta inscripción 
MVN. TVRIASO. La 2.^ contiene lo mismo en el anverso y en el re- 
verso que la 4-^ de mediano bronce. La 3.^ manifiesta en el anverso la 
cabeza laureada de Tiberio con esta leyenda TI. CAESAH. AVGVST. 
F. IMP; y en el reverso una diadema de laurel con AED(il¡bus) en su 
centro, y con MVN. TVRl. T(ito). SVLP(icio). Q(uinto). PONT(io). 
PLA(neo). El anverso de la 4«^ y de la 5.^ no se diferencia del de la 
3.* si no en que se añade en la inscripción de aquellas rONT(ifex). 
La del reverso de ambos dice RECTO. ET. MACRIL^O. AED-, y en 
el medio del de la 4." TVRIA, y en el de la 5.^ TVRIASO. 

TiERMAS, pueblo del reino de Aragón en el partido de Cinco Villas, 
qiie conserva el nombre que se le dio en tieínpo de los romanos por 
sus aguas termales, y pertenecia á la Vasconia. Se descubrieron en él 
cimientos de j)iedra y argamasa, monedas de emjieradores, y no lejos 
de este mismo pueblo, acia Artieda, un aposento.xon su pavimiept,o 

mosaico. robo ir r)tfi .-•:■: 

■\ Trejuncos, villa de la provincia de Cuenca, distante una legua de 
Villarejo de la Fuente. Mantiene las ruinas de un castillo romano de 
argamasa, y los vestigios de su antigua población. En un cerro cercano 
se ven las señales de otro castillo mayor. 

''* Trillo, villa de la provincia y partido de Guadalajara, muy con- 
currida j)or sus baños saludables. Cerca de ella hay un cerro despobla- 
do que llaman Villavieja, porque conserva las ruinas de la antigua ciu- 
dad de Contrebia ó Contehria^ que estaba en la Celliheria , en la que 
dice Tito Livio se almacenaba todo el trigo que se recojía en las regio- 
nes de los arevacos y de los pelendones j)ara conducirle al ejércitp de 
Sertorio. Fulvio Flaco la arruinó enteramente, matando I2v2) celtiberos, 
sin contar los muchos que se huyeron. ;, 

TüDELA, ciudad episcopal del reino de Navai*ra y cabeza de su me- 
rindad: está fundada sobre otra mas antigua que s€ llamaba Tíllela y 
pertenecía á la región de los vascones^ y de la que han quedado unas 
minas y conductos subterráneos, ruinas y otros vestigios en Tudela, 
donde se encuentran monedas de emperadores y otras antiguallas. En 



PROVINCIA TARRACONENSE. |5¡^ 

uno de sus términos llamado Tras-la-pnente subsiste un trozo de calza^f 
da romana, y en otro que se nombra Mosquera, y que Moret cree? 
haya sido la antigua ciudad de Muscaria de Tolomeo, se ven ruina» 
de antiquísima población. ;i;%^j 

UcLÉs, villa de la provincia de Cuenca en la Mancha alta. Floriam 
de Ocampo dice que los romanos la llamaron Urccsa Celtibérica para 
distinguirla de otra del mismo nombre Ilergetana-^ véase Urgel en el 
convento Tarraconense. Conserva algunos rastros de su antigua pobla- 
ción, y no sé si dos inscripciones dedicadas á Nerón y á Germánico^ 
que le atribuyen los manuscritos de Fulvio Vasino y de Escoto, que 
por ser particulares quiero copiar aquí. : / 

NEROíll. CAESAHI iVfn ,:'-.'. ira 

Ts GERMANICI. F ' -^ 

\'. TI. AVGVSTI. N. DIVI. AVG .¡ ü*) 

PRON. FLAMINI. AVGVSTALl -b 

SODALT. AVGVSTALI 

Q. NOVANIVS. Q. L. SALVIVS ^ 

C. CVLMINIVS. Q. F. FVSCVS ^ 

L. FVLVIVS. L. F. DOCIMVS ^ 

L. FVLVIVS. L. L. RECTVS ^ 
L. POPILLIVS. L. L. APOLLONIVS 

L. FVRIVS. L. L. GEMELX^V^ I 

T VI. VIR. AVGVST M .,i i; 

. . ,,) 

GílRMANICO :* 

CAESARI. TI. F '* 

. y^fc', AVGVSTI. I«,^j|j,^ ,^,^-., ^ ,^„:^^^ 

DIVI. PRON. b^hevíncí eíj.^orf .1 n ) '4 .i 
éíiji ) íioT oa-iav.!:; \i uo oíf>'u COS i.) ¿1 nonsií oí I .o v >/)¡l[ 
o'jy ^fíiüii/íiiifijíj)ir/.U ./i. TVRELLIV5 /íijoí)7 . .-¡ío) jlXi >! ^;> 
-rM| -íiir.ii^^lü Y ,r.oiÍ7ffiijnf Li F. GEMINVS )1 üo:> YuíuI «u o- . ;♦ 
03':.)!¡::j íüJ .gijbn'>Y;'iI 7 ar/; j^gj)^ p^ g^ p ; gol f1'> . i'tu!ji;hí / r» 

-8trj (>ij¿03 Bci Y V*"^^^^-* CÍILÍL-jiú tíL üurf cLÍ)éí\Om Gí'iO / .viií> '^: ! • ?> 

Valdelloso , pequeña villa de la provincia de Cuenca , distante una 
legua de la de Sacedon. En su término y en la vega inmediata á la 
misma villa hay un despoblado que llaman El Castillejo, en el que S9 
encuentran muchas piedras labradas y cimientos de argamasa; y en 
otro paraje del propio término, por nombre La Granja, existen vesti- 
gios de edifícios romanos, <{ue soa señales de dos poblaciones celtn 

Séricas. •■ ■ ' ■ in.:':-!> i, ;> r-. ■. .st'? •:; ■ .U 

Velilla. del Ebro, villa del reino de Aragón en el corregimiento de 
Zaragoza, y uno de los pueblos del señorío de Quinto. Está situada á 
la izquierda de este rió, y dista nueve leguas de su capital. Los geó- 
grafos modernos han suscitado varias disputas sobre la reducción de la 
antigua colonia Celsa: unos pretenden que estuvo en Velilla y otros en 
Jelsa, que solo dista una legua de aquella rio arriba, cuando su nom- 



i6o 3 ?. 'A WR I M EIT A '^P A R^r TK. O Jl <r 

bre pue^e convenir á ambas, siempre que una de' fas d'o^ Haya sí(3o 
anejo de la otra, como parece verisímil supuesta la inmediación. Pero 
subsistiendo en Velilla los cimientos del puente de piedra con que Es- 
trahon señala á CelsUy parece justo tenerla por la parte princijial de lá 
población antigua , y referir en su artículo los monumentos romanos que 
se hallaron én esta villa. ' 

Celsa fue la célebre colonia Victrix Julia de los ilergetes, como 
afirma Tolomeo, y población de ciudadanos romanos, como la llama 
Plinio. Son muchas las antigüedades que se descubrieron en Velilla 
cuando los vecinos tuvieron necesidad de hacer excavaciones para apro- 
vecharse de los materiales de sus antiguos edificios. La primera de que 
hay noticia fue el año de i435, en que encontraron pavimentos mo- 
saicos, mármoles finísimos, fosos, cavas, acueductos, y una estatua 
grande de mármol que representaba á T. Sempronio, con un estoque 
en la mano derecha y un libro en la izquierda*. Se ignora el paradero 
de este insigne monumento. 'K .''^íMAV^ r^r;;Tí 

En otras excavaciones que se hicieron después desenterraron frag- 
mentos de columnas, pedestales, basas y otros miembros de arquitec- 
tura: un relieve de barro cocido del rostro de una matrona cobijada 
con su manto, un busto de bronce dorado, otros pavimentos mosaicos, 
pedazos de barros saguntinos marcados con los sellos de los artífices, 
urnas cinerarias que terminaban en punta por abajo, camafeos y otras 
preciosidades. Se an-ancaron de trozos de frisos letras líbrales de bronce: 
se estro[)earon inscripciones elegantes grabadas en tablas de mármoles 
de varios colores, que eran unas sepulcrales, muchas geográficas, y 
otras dedicaciones á deidades y emperadores, especialmente á Diana, 
indicio de haber habido alli algún templo erigido á esta diosa: por úl- 
timo, se hallaron infinitas monedas de todos tamaños y clases grabadas 
en las colonias y municipios de España, especialmente en esta de Celsa, 
- Veinte y cinco publicó el P. M. Floréz, que clasificaré y explicaré 
aqui con la posible brevedad. ^^'^^^-^^ ^' 

Diez y ocho tienen la cabeza'^é^ Augusto en el anverso con estas ' 
siglas COL(onia). V(ictrix). I(uliá). CELSA. Il.VII(duumviros), y en 
el reverso un buey con los nombres de los duumviros, y algunas pe- 
queñas variaciones en los trofeos, contramarcas y leyendas. Las catorce 
de estas diez y ocho monedas son de mediano bronce, y las cuatro res- 
tantes de pequeño. 

i • Tres presentan el busto de Tiberio, con laura ó sin ella, ejl ei^fW^ 
verta^y «I buey en el reverso, ó los instrumentos, del sacrificÍQ.(;¿,jg¡¿¿¿ 
ti". Una el de 'Agripa sin laura, y con trofeois en el reverso.; {f^^jy^^- 
•i' Y dos de Hibero: en una hay una cabeza que arroja agua por la 
boca en el anverso, y tiene el símpulo en el reverso; y en el anverso 
de la otra no hay cabeza, j)ero sí el símpulo en su lugar j y en el re* 
verso una palnda. Ambas son de pequeño bronce. » rtwY 

»^ Resta un medallón que tiene en el anverso una cabeza bárbara, ¡ 
dos delfines y esta cifra CEL(sa); y en el reverso un ginete armado 
á caballo con morrión y penacho, y una palma en la niano derecha. 
En lo bajo hay letras desconocidas. v^V'^ Kfcfofo'. 

-ü Verdejo, pueblo del reino de Aragón en el partido de Calatayud, 



PROVINCIA TARRACONENSE. ,6i 

fundado sobre una ciudad romana que llamaban Lihium Castrum y. : 
Vergegium en la Celtiberia, de la que conserva algunos vestigios eu su 
nombre. Conserva también ruinas de un castillo antiguo. q wr*;.) y 
. Villar del Maestre, villa de la provincia de Cuenca en el partido 
de Huete. Se conservan en su término y cercanías varias antigüedades- 
romanas. A media legua de esta villa hay unas cuevas de piedra labra- 
das á mano, en las que aseguran haber habido estatuas, y se encuen- 
tran medallas de emperadores. Cerca de Lojar subsisten ruinas de edi- 
ficios antiguos; y á tres leguas de Cuenca hay unos villares que lia-; 
man Libana, 

ViLLAViEJA, despoblado cerca de Sigüenza. V, Sigüenza. 
/ Zaragoza, cabeza y metrópoli del reino de Aragón. /^. en el prin- 
cipio de este convento. , 

Zaragoza la vieja (Nuestra Señora de), ermita con este título, sir 
tuada dos leguas mas abajo de la ciudad de Zaragoza, sobre la ribera 
del Ebro. Algún geógrafo moderno quiso sostener que en este sitio ha- 
bía estado la antigua Ccesar-augusta. Se puede creer que por haber ha- 
bido cerca de la ermita algunas ruinas romanas se dijese que allí había 
estado Ccesar-augusta , como suele decirse cuando se encuentran Vesti- 
gios de población antigua cerca de las ciudades capitales, añadiéndoles 
el epítecto de viejas. Lo cierto es que hace pocos años que se descu- 
brieron no lejos de la ermita, yendo acia la cartuja de la Concepción, 
unos pavimentos mosaicos y otras reliquias de edificios romanos, que 
pudieron muy bien ser de alguna quinta de los cesaraugustanos. 
: ZuERA, villa del reino de Aragón en el corregimiento de Zaragoza, 
en una llanura, á la distancia de cuatro leguas de su capital, y en la 
orilla del rio Gallego. Unos dicen que se llamó en tiempo de los ro-3 
manos Zurnojiium, y otros Zafaría. Pertenecía á los vescitajios que es- 
taban en la región de los ilergetes. Aun conserva vestigios de su pri- 
mera población, y otras antigüedades romanas. 
. ZuLEMA (La cuesta) cerca de Alcalá de Henares, /^ea^e San Juan; 
del Viso. ^ » 

CAPÍTULO IV. uír. uñpr), 

i:'y^ u . .' ' .'.',\ 

CONVENTO CLUNIENSE. [ 

r 

Confinaba con el Ca}saraugustano por el oriente, con el Cartaginés 
por mediodía, con la Lusitania y el Asturicense por poniente, y co» 
el mar Cantábrico por el norte. Desde aqui se extendía hasta el puerto 
de Guadarrama, que divide las dos Castillas, y se ensanchaba desde eL 
Ebro, que separa la Navarra y Aragón de Castilla la vieja, hasta los» 
confines de las montañas de Santander y Tierra de Campos con Astu-i » 
rias y Extremadura, u^» uu?» ¡t?/ 'Kj .t;): -*í>jmhí'> (]vi> í>^ t»up íUh'y k;Í3 

Comprendía las regiones siguientes. La de los pelendones que esta-» 
ba al norte de la de los celtiberos y y es ahora la ])rovincia de Soria,j 
donde estuvo la famosa Numancia: la de los arevacos, que ocupaba^ 
gran parte de Castilla la vieja, y se extendía j)or lo que ahora .son dio* . 
cesís de Segovia, Osma v Avila: la de los vellones tarraconenses, en: 

X 



/ 

,g^ PRIMERA PARTE. "^ 

que están Toro y Zamora: la de los mceos en las orillas del Pisuerga, 
dividiéndola el Ezla de los Astures; en ella están Falencia, Valladolid 
Y otros pueblos muy nombrados: la de los berones, ahora la Rioja, 
confinante con la de los vasco/íes: la de los miirgobos de Tolomeo, ó 
de los tiirmódigos de Plinio, que es la tierra de Burgos: las de los cán- 
tabros y autrigones, que poblaban las montañas de Santander hasta 
Bilbao, en la costa del Océano;' y por último las dos de los caristos y 
de los vdrdulos, que terminaban en la misma costa, y pertenecen ahora 
á las provincias vascongadas. 

Tal era la vasta extensión de este convento, y tal la diversidad de 
gentes que concurrian á demandar justicia á la capital, llamada enton- 
ces Clunia, que ya no existe. Pero como los geógrafos modernos la fijan 
en Coruña del Conde, es necesario formar artículo de esta villa para 
poder explicar los monumentos romanos que han quedado de Clunia. 

Coruña del Conde» lud 

t • r 

Asi llaman á una pequeña villa que está en Castilla la vieja, en la 
provincia de Burgos, partido de Aranda y obispado de Osma, distante 
unas cinco leguas de esta su capital eclesiástica acia el septentrión. Entre 
esta villa y las cercanas de Peñalva, Hinajar y Quiutanaraya se levanta 
un elevado cerro que domina todo el campo que le rodea. En su cima, 
que tiene de circunferencia unos 28.000 pies castellanos, y es capaz 
de haber contenido mas de 6000 vecinos, estuvo fundada la gran 
Clunia, colonia romana en la región de los arevacos, y cabeza de este 
convento jurídico. 

De aquí fue el sacerdote de Júpiter que anunció á Galba el impe- 
rio, como lo refiere Suetonio, y lo comprueba la elegante medalla de 
gran bronce grabada en Roma para memoria de este hecho, y en ob- 
sequio del nuevo emperador y de esta célebre colonia. Representa en 
el anverso el busto laureado de Galba mirando al lado izquierdo, y en 
el reverso la figura entera de Palas, que entrega un trofeo y la cornu- 
copia á la de Galba sentada, con este lema en derredor HISPANIA. 
CLVNIA. SVL; y debajo con estas letras S. C, que quieren decir ha- 
berse acuñado de orjden del senado. El pretor Quinto Cecilio Mételo 
Nepote había puesto cerco á Clunia el año 697 de la fundación de 
Roma; pero los vaceos la defendieron, matándole muchos soldados, y 
obligándole á levantar el sitio. M IíOl» ^ijiÍjoiDMín loq 

Fortifican el cerro arriba dicho unos muros naturales" de piedra vívá, 
que le hacían inexpugnable por aquella parte, y ademas defendía la 
ciudad otra muralla artificial de grandes sillares y argamasas, de la que 
subsisten trozos considerables, y muchos restos de los suntuosos edifi- 
cios con que estaba enriquecida. Se ven aun en su área plintos y basas 
de columnas colocados en filas paralelas, que señalan la planta de los 
templos en que sirvieron, paredones robustos, grandes porciones de ar- 
gamasas, montones de piedras cuadradas á manera de ladrillos, y de 
otras en forma de repisas; muchos sillares de mármoles de varios co» 
lores y y de pórfido, algunos tan delgados como el canto de un peso* 



PHOVINCIA TAKKACONENSE. ,6.^ 

duro, y ladrillos muy gruesos de barro cocido. Se encuentran trozos de 
frisos y cornisas, de jambas y dinteles de puertas y ven^*^^,, 4fe4az^3 
de fuentes, y de otros n)¡eml)ros de arquitectura. . «f ^m v v^t^í 

Cerca de la muralla, en la j)arte oriental, se descubren las ruinas 
de unas termas, y las de unoíS silos y aljibes de piedra: en otra>parte 
dos fortísimos arcos, bóvedas de gran extensión y acueductos es¡)acio- 
sos. Y en el centro de la antigua J)oblaciou hay ahora una ermita dedi- 
cada á nuestra Señora del Castro, y construida con los sillares de los 
antiguos edificios romanos, v\í[) i ;; ijjr/r.í nn &c197S'í i^ uu -r. 

Para arrancarlos fue necesano hafcer 'algunas ex<;a vacíen es, y con 
este motivo se desenterraron -oiuchas lápidas con inscripciones de todas 
clases, de las cuales existen algunas en los pueblos yecijaos, y otras estai^ 
empotradas en sus/mines casas: porcioties de paviqíentos mosaicos .d^ 
varios colores y dibujos, con grecas y otros adornos geométricos en las 
fajas y guarniciones, que perecieron en el acto mismo de arrancarlas 
del suelo: cuchillos de diferentes formas, lucernas y umitas lacrimato- 
rias de barro y de delicado gusto: armaduras y armas extrañas: anillos 
de hierro, de bronce, de ])lata y de oro: Camafeos de cornerinas y otras 
piedras en que están grabados bustos de héroes, figuritas de deidades, 
y caracteres romanos; y por último unaígcan suma de monedas de^. to- 
dos tamaños y módulos, especialmente de las acuñadas en esta colonia, 

Pero el monumento mas recomendable, que ha quedado entre las 
ruinas dé esta ciudad, es el teatro, que, por su importancia, merece ma- 
yor detención en describirse.. Está situado en la falda de im cerro acia 
el oriente: conserva su figuta de medio círculo en la parle en que se 
sentaban los espectadores, cuyo diámetro es de 96 varas castellanas, y 
de 20 el espesor de sus muros, porque son macizos sin bóvedas ni co- 
municaciones interiores, y por esta razón no tiene vomitorios en las 
gradas para las entradas y salidas de los concurrentes, que estaban en 
los cúneos de la suma cávea, siendo muchos mas que los ordinarios de 
otros edificios de esta clase. Son once los de este, y cada uno consta 
de 6 pies de ancho, en el que hay unas graditas de un pie de alto y 
de otro de ancho para poder subir y bajar sin confusión y con comodi- 
dad á ocupar los asientos en las gradas mayores, que tienen 2 pies de 
anchura y otros tantos de alto cada una. Dividian estas gradas cinco 
fajas ó prascüicioJies de mas de 6 pies de ancho cada una, en cuyos in- 
termedios se ven tres gradas paralelas que giran como las fajas por todo 
el semicírculo. La escena, el proscenio y demás del edificio están des- 
truidos; pero á poca costa se podrían manifestar mejor, pues se notan 
y perciben los cimientos y paredes divisorias que señalan el plano, 
distribución y proporciones de toda la fábrica. 

Estas y otras muchas noticias se deben al canónigo don Juan Lo- 
perraez, individuo de la Academia de la Historia, que las publicó el 
año de 1 788 en su apreciable Descripción histórica del obispado 
de Osma. , 

Omito las inscr¡j)ciones romanas de Clunia por no ser geográficas^ 
Pero no quiero dejar de explicar lo que representan diez monedas acur 
nadasen esta gran colonia. .;i-^.,i.;tyj., ^gt^í, , 4];^^ ^,j,^,/i^^,^,^,^ '^ , 
..^jiSiete son de segimda forma,, y tienen en el anverso la cabeza dfe 

X2 



,6^ •' PRIMERA PARTE. ^^^^^^ 

Tiberio mirando al lado izquierdo, con esta leyenda en derredor: 
Tl(berius). GAESAR. AVG(usti). F(ilius). AVGVSTVS. IMP(era- 
tor), y con la contramarca de un cerdo en alguna de ellas; y en el re- 
Verso un buey en el medio, encima CLVNIA, en torno los nombres 
de los cuatro viros, que varían «a cada uno, y con. el resello del cerdo 
en otros. '^ "^-^ "^' ^kív»7^J"v-.:-;-; ,.^ :' ■■rni^ ^^oK 

Dos son de pequeña forma con la misma cabeza de Tiberio, y con 
la propia inscripción en el anverso ; pero sin el Jugustus imperator. Se 
presenta en el reverso un javalí con CLVNIA en lo alto, AED(iles) 
en lo bajo, y sus nombres al rededor. i r 

La décima es una de mediano bronce que tiene en el anverso una 
cabeza antigua sin corona, con un delfín delante, y dos pequeñas lineas 
por detras en esta forma II, sin leyenda alguna; y en el reverso un 
ginete armado con morrión y lanza en mano, con el nonabre GI^YI?* 
NIOO grabado entre las^piernas del caballo, p t?9noi:j..'n¿iiii^ y aiij^i 

u.tíiíiiujíi áfiJífim y ecmabuí ^efirntot eoin^inüb ^b eolíiiioíja :obiií{ fgfe 
''QÍííihí :aíinfnl/,9 efiíítís '^ sfmwlwííjjin 'ot^iif orm^il^l^ eb v oritid ab zun 
HAío ' '" : "PuebliM ¿el cmvénto Úiintefisój uioííi -úi ^mmá sb 



íri n:;r. 



''' Abta de las Torres, villa de la provincia de Falencia en él partido 
de Nueve-villas j entre los rios Garrion y Pisuerga. Gonserva vestigios 
de la antigua j4l>¿a de los \>aceos, -^'-^ -'-" ohiíJiiKjjr ..; í* o.» 

Aguilar de Gampóo, villa de la provincia áe'Pálencia ien el' partido 
de la Montaña: cerca de ella hay una altura, en cuya planicie están las 
reliquias de Fellica ^ antigua ciudad de \os cántabros ^ y al pie de 
esta cuesta hay otra llanura mucho mas extendida, en donde creen que 
Augusto dio la primera batalla á los cántabros > fundándose en un pasa- 
ge de Floro ) quien dice se dio Sub mce,nibus Vellicoe ^ y en que este 
sitio dista ocho leguas de Segisamon tierra adentro, donde el empera* 
dor colocó sus reales para invadirla Cantabria. *»^r.o po! 

Albeííiz, lugar de la provincia de Álava en la hermandad de San 
Millan, dislatite una legua de Ordoñana. Están de acuerdo los geógra- 
fos modernos en que estuvo fundada en éste pequeño pueblo la anti- 
gua ciudad de Jlba^ capital de los vár dalos según Toíomeo, y déci- 
maquinta mansión del camino militar que iba desde Astorga á Burdeos, 
según Antonino, que la coloca entre Tulonium y Aracelis. Han queda- 
do en Albeniz rastros y señales de la calzada y de la antigua población, 
y muchas lápidas con inscripciones romanas borradas é ilegibles, y 
adornadas con realces de hojas y uvas de parras, y con figuras de bue- 
yes y ciervas. Gon muchas de estas lápidas y con otros sillares de edi* 
ficios romanos, sacados de este pueblo, se han construido las iglesias y 
casas de otros inmediatos, como se nota en Alegría* Gaceo, Salvatierra, 
Ocariz, San Román, Araya é Ilarduyíé.'*^^^'^^ ^'l^ ^fe <?^í^' 

Aldea el Muro, pueblo de Gastílla la vieja en la provincia de Soria, 
partido de Agreda, antes Augustobríga, ciudad distinguida de los/7e*- 
lendones. Mantiene los vestigios de calzada romana j y los de su anti-- 
gua población. > • uiuí iAimiU\:f'^*jhi'tmm (íDJi.n r.í; . 

Alegría de Álava, villa de la provincia de Álava en la hermandad 
de Iruraiz, distante dos leguas de la ciudad de Victoria, su capital 



PROVINCIA TARRACONENSE. i65 

Convienen los geógrafos modernos en que estuvo en esta villa la anti- ^ 
gua ciudad de Tuloniíinij ])erteneciente á la región de los caristos ^ y'\ 
la décimacuarta mansión del camino militar que iba desde Astorga á 
Burdeos. No hace mucho tiempo que se descubrieron en ella pavimen* 
tos mosaicos, y diferentes monedas de Augusto y de Tiberio. 

Amata, villa del corregimiento y arzobisj)ado de Burgos en la jurís^ 
dicción de Villadiego, distante de esta villa tres leguas, cuatro de Agui^ 
lar de Cam¡)óo, y nueve de Burgos. Está situada en la falda de una 
peña muy elevada, que tiene el mismo nombre de Amaya. En la cima - 
de esta peua hay una llanura caj)az de haber estado en ella una gran 
ciudad llamada en tiempo de los romanos Aregia ó Faregia^ de la re* .^ 
giort de los cántabros. Se conservan en la dicha planicie ruinas de gran- . 
aes edificios, y se encuentran monedas consulares é ini) eriales de dife-i 
rentes módulos y metales. En el siglo VI Amaya eia nombrada y cono- 
cida con este mismo nombre, cuando se apoderó de ella el rey Leovi- * 
gildo el año de 574, y pasó á cuchillo en la Cantabria á los que tur* - 
baban la provincia, según afirma el Biclarense. ni .r.-rto n'> Y 

Aradillos, pueblo del partido de Reinosa en la hermandad de jAgüí- 
lar de Gampóo, fundado en el sitio que antes ocupó el áe j^rücUlum 
en la región de los cántabros. En su recinto y en el vecino can)[)0^ . 
que tiene tres leguas de largo, se ven rastros de antigüedad, y se en- 
cuentran monedas imperiales y otras antiguallas. No habiendo podido - 
seguir los romanos á los cántabros, que se retiraron al monte Vindio - 
después de la famosa batalla de Vellica, se apoderaron de Aracillian, ^ 

Arciniega, vdla de la provincia de Álava y cabeza de hermandad.** 
Cerca de ella se descubrieron el año de i787, en los pasos que llaman , 
de Gordeliz, varios sepulcros de piedra, y entre ellos una lápida teni- • 
da i)or ara, de 6 cuartas y media de alto y de 3 de ancho, con esta * 
iüscripciou: ¿J y\ .¡UH . - í'a 

SANDAO VIHV a 
WBVRO. SAN)S^ 



AR. P, S. R 

, VJlJUí 



Arívalo, villa de Castilla la vieja en la provincia de Avila, y cate- 
¿á de partido: está situada en un llano y rodeada de dos rios Adaja y 
Arevalillo, distante seis leguas de Medina del Campo. Se llamó en lo 
atitiguo Arbacala ó Arbucala, Albocola ó Albocella, y fue la capital 
de los arevacos. Anibal la rindió después de haberse defendido algún 
tiempo con tesón, el año de 532 de la fundación de Roma. Conserva 
algunos rastros de su antigua población. 

Argomedo, pueblo de la provincia de Burgos, partido de Laredo^ 
en la montaña baja y en el valle de Val de Bezana. El P. Sota es de pa- 
recer de que en este pueblo estuvo el de Argenomescum^ que es el 
tercero de los que Tolomeo nombra en la región de los cántaóroSi Pli- 
nio llama orgenomescos á unas gentes de la misma región que habita- 
ban en esta parte occidental, confinando con los astures^ y tenian el 
puerto marítimo de Vereasueca. Véase San Martin de la Arena en este 
convento. Por tanto es muy verosímil que Argenomescum fuese la ca- 



Ig^ PRIMERA PARTE, 

pital de los o r gemíneseos. Apenas se distinguen los vestigios de su aKS^ 
tigua población^»!) dtiiiíet «i :. tfiüm:^33ír5'wí ,5. t^h \ fv. 

<; Arlanza (Monasterio de Benedictinos de San Pedro de), situado ea 
un despoblado á la orilla del rio Alianza, distante una legua de la villa 
de Cobarrubias en el corregimiento de Burgos. Existen en este desier- 
to que perteneció en tiern|)o de los romanos á la región de los mur- 
gobos^ trozos de inscripciones que indican haber habido alli población 
antigua.:.;.) l-.^-... ^ ^ .. '/- *> i;.! 

liéu £aíUiia.4e eUa»í«f jifliede leer lo siguiem? :_ ,, .kiii ?.... ,^,,i £ii9q 

-DI ¿ 9¿c)^^?^'^tt -V u «^¿ n\v ^- TERENTIO , ^^^ íÍmuíiüH l>t;í>ab 

•rfiin^i sb €íi«wn ím;.)Í!UíI(| jid jil^^l^* "^' •• ••• > acii.i .yj ¿eí tíii ftaia 

-¿ib 'í^ki'Áiiapni á«u:'iin VETERANO; iíuoejou ; t; , . . - " ' ú¡ 
>/)<fr,. / ^hr/J-n rwjíj? ííY!, VII. G EM r:l .itultíiikía v «t' • > Ji 

i'l gl» <)r;;;0.;ll VIR:::::::: :lut<ííi Ofii^im í))«;) noo «bf'» 
• lijj ob'p eol Ji /in<í¡;i(íí;.'> fil •;• j oiiirr.),;;? ;, , '.-íj y ,\\t oh ohíj lo nhíi^ 
Y en otra, que es sepulcral, eti Cnya lápida están esclilpídos uíi hohii 
bre sentado, otro en pie al frente con un trípode en el medig^ y enci- 
ma uaa.Gulebr*i y la íigura de Capricornio, se lee también: O «jb 'id 
(Oqujr/j píúii'^'l^ h US ^{ .Oiui:; ■-" :í ^ .í-víx^UisW; w^í íj¡> pov^Yx ú od 
,^íin :v. '^ ^b}jjsij;¿íiü£ db «{>'» VALERI ^,j^^jtij .'> »( auij üír'vit .oim 

^biboíj obn;)i(íiií{ oM ,fctJ¡«j» CRESCETL ;';lr.hr; j».u cb-^nom nínií-'í!:-^ 
o'iV «-^Á olrj.'i.-r; !:; íJO-sfi-sijy'í ''. ET. AN. VI v- -i ?-íÍ ñ. ^Ifíf^fflOT-í'ol 'Mí.'af» 
i.«- ¡'rJwííi : . ^ -?offirí> fij'eb ¿SMífí-íib 

Hay otra inscripción en la puerta de la ermita de San Miguel, que 

«st^ en frente del monasterio, y dice asi: :í;: ;., ..;;; ;4í.í.,;;;k> 

-^i',} ....,-.. .i .'j •.--.•. -^^ i'-'.-KV ,S¡iif*biO') 'ih 

, " o I AVBATL. TERENTI r-" , 

£3¿a 003,5;: . t üb ^^ eb ^filí? io : i.b 

' ÍEY SIVRIE. ;V. LX .»ni..ii.Ui¡ 

SEIVPRONIA ' 

C/VDIDIAr. MATRI 

Armentia, lugar pequeño de la provincia de Álava y de la herman- 
dad de Victoria, en el que estuvo la antigua ciudad de Suisacio, de que 
hicieron rnencion Tolomeo y Antonino en la región de los caihtos, fi- 
jando éste en ella la décimatercera mansión del camino romano que 
iba de Astorga á Burdeos. En las cercanías de Armeniia se distinguen 
con claridad los vestigios de este camino; y el ano de i776, estando 
reedificando la iglesia de este pueblo, se halló la siguiente inscripción 
erabada encuna, lápida partida por el medio en esta forma: 

rSí|' í>D 89 CÍOC» 3 i^ í '^^^'H VTA «r Tío' "^ '^ "'^ ' ''''*' -•■^*'í"<^^''^ ''* 
•:<r¡ .1 * 1 AN. í LXXav ,' 1 

.,.iíJt ní:íUííh;'^:»39i,íj?,f; 80I yXOR I MA. RI. TO ,,^ ,,^3 j^^,(. 

oílí» nt3 i.íia»A. fií ob ciimPIENTP^S. SIMO iaftíu - 



PROVINCIA TARRACONENSE. Í^j 

Autillo del Pino, pueblo de la provincia de Paleiícia en el parti(Í¿ 
de Campos: mantiene algunas reliquias de la antigua ciudad de Tela 6 
Gella^ que correspondia á los vaceus, Yjf^ la tercera mansión del ca- 
mino romano que iba desde Astofga a Zaragoza por la Cantabria. '• = '(' 

Belbez, pueblo de la provincia de Toro en el reino de León. Está 
averiguado que estuvo en él la antigua ^Ibucella de la región de los 
vaceos^ y no en Zamora: véasesu artículo. Conserva algunos rastros de 
antigüedad, y fue la quinta mansión del camino romano que desde 
Astorga iba á Zaragoza, y la duodécima d' :! que salia de Mérida y ter- 
minaba también en Zaragoza, pasando por Salamanca. 

Bermeo, villa y puerto del mar Cantábrico en el señorío de Vizcaya, 
distante cinco leguas de Bilbao. Ambrosio de Morales fija en ella la co- 
lonia Flaviobriga de los autrigones, y otros geógrafos modernos dicen 
que Portugalete, que está junto á Bilbao, se llamó Portus Amanum. 
Ni en uno ni en otro puerto se perciben mas que muy pocos rastros 
de sus antiguas poblaciones. En tiempo del emperador Flavio Vespa- 
siano se fundó Flaviobriga, el año iio de la era vulgar: * ^ toi«jo:j j^* 

Blacos, pueblo de la provincia de Soria en el partido de Caltañazór, 
donde bay muchos fragmentos de edificios romanos, que dicen ser de 
la ciudad de Veluca de la región de los pelejidones, y se encuentran 
medallas celtibéricas y romanas. ^ 

Briviesca, villa del corregimiento de Burgos en el partido de Bure- 
va, distante ocho leguas de su capital. Cerca de su recinto está la er- 
mita de San Juan en la otra parte del rio Oca, donde se mantienen los 
vesfígios de la antigua Virwesca de la región de los autrigones^ y se 
hallan monedas imperiales. Virovesca era la novena mansión del cami- 
no romano que iba desde Astorga á Burdeos: la décima de otro que 
desde Astorga iba á Tarragona; y la décimaséptima del que bajaba de 
los Pirineos á León. '^ 

Cabriana , término acotado en la jurisdicción del lugar de Salcedo 
en la provincia de Álava, cerca de Comunión. En él estuvo la antigua 
Deobriga, que pertenecía á los autrigones ^ y fue la undécima man- 
sión del camino romano que iba desde Astorga á Burdeos. Todavía 
existen en él trozos bien conservados de este camino; y el año de i794 
se descubrieron alli preciosas antigüedades romanas, qué yo explicaré 
aquí con arreglo á los planes y diseños que hizo de ellas don Valentín 
de Arambarri, y se guardan en la real Academia de la Historia. Son 
catorce. '■ '■ *' ' 

"1.® Es el plan de un edificio irregular, que tiene i6o pies de largo 
y lio de ancho. ' » i- 

2.** Representa un pavimento mosaico como los demás qufe'éé'^alf'í 
guen, compuesto de mármoles blancos y negros. 

3.** Figura cruces con los dichos mármoles blancos y negros.'-^ 
' 4'** Está adornado con pinas de mármoles. ' ,'"'| *" '""' '/^ *'i tíb 

5.** Está formado con jaspes de varios colores '«fÍDtépareiceíí'Uf* 
drillos. ■i'^' 

6.** Manifiesta tres pavimentos de cuatro distintos colores con gre- 
cas enlazadas. » / x •. < ¡ 
' 7.° Uno de piedras ficticias, con las que se representa en el ifaedia 



,68 , , T p R I M E R A PARTE. •- r ^ <r 

á Difina cazadora, con una guarnición en derredor de mármoles negros 

y blancos. ^ ¿úiiít/rJí ^t^nuiilu íitiíííiticm :?aíHii*u) ^t- 

8v.; Otro pavimento de piedras cuadradas con cubos por orla, y el 
que 'figura una alfombra de diferentes colores. 

9/*^ Está cpmj)uesto de una masa muy dura de cal, arena y tiernas 

cocidas... -í '4 «rh «v^Ka^ai^u. rA ih n** 07í»?H«^aü|) obi^ugi íav^ 

..: ip., Una galería de la misma masa. . oüíikVna orí vj>atttiiWí 

..1^4)11. 'i'ün hypocaustum ó estufa. "jln;; 

j.ji^.^l.ün cimiento subterráneo que soí^tepia un peristilo. lli\¿j^ 

i3'. Unos bauos ó estanques. .., j.,. ...'..,. >\ :'j., ,.^:,: .,j;,,, 

f;vi.4t i /Pavimento que representa con piedrecitas de diferentes colores 

las cuatro estaciones del año, con figuras de mugeres vestidas, y dos 

grifos en dos cuadros. 

De los bauos se sacaron ladrillos cuadrados que tenían cada uno 
35J pulgadas de diámetro, y 3f de grueso. Se encontraron también 
en las ruinas de una ermita que estaba alli cerca las inscripciones que 
se copian en el artículo Cabriana del Diccionario geográfico histórico, 
de España, que comprende el reino de Navarra y las tres provincias 
Vascongadas, por la real Academia de la Historia. r 

,„ Galtañazqr, villa de la provincia de Soria y cabeza de partido, an- 
tiguamente Voluce de los arevacos, y octava mansión del camino mi- 
litar que iba de Astqrga á Zaragoza: mantiene vestigios de su antigua 
población. .,; 

30Í Canales, villa de Castilla la vieja, situada sobre la orilla del rio Na- 
jerilla, y distante diez leguas de Soria, á cuya provincia debiera perte- 
necer si no fuese exenta, otras diez de Gsma y once de Burgos. A qui- 
nientos pasos de esta villa están las ruinas y vestigios de las murallas 
de la antigua ciudad de Segeda ó Segida, cabeza de los sigonios en la 
región de los berones. Cuando Gracco prohibió fabricar nuevas ciuda- 
des en la España ulterior, los habitantes de Segeda representando al 
senado que Gracco no habia prohibido reparar las antiguas, fortifica- 
ron la suya con un muro que tenia de ámbito 4o estadios, como afir- 
ma Appiano. Pompeyo la rindió después el año 677 de la fundación 
de Roma. El sitio en que están los vestigios de Segeda, aunque es 
ahora tierra de labor, no se puede trabajar por las muchas piedras de 
los edificios romanos que están alli sepultados; y la ermita que está 
alli mismo se construyó con los materiales que se sacaron de aquel sitio. 

Cantabria, asi llaman á un collado que está en la ribera del Ebro, 
entre Logroño y Viana, en la provincia de Burgos, y en el que sub- 
sisten reliquias y señales de una ciudad llamada en tiempo de los ro- 
manos Cantábriga, perteneciente á la región de los berones ^ que Leo- 
vigildo, rey de los godos, arruinó. ,■ . ,^f^ o»^, . ,-^ r . . 

Caiv^sta, pequeño pueblo de la provincia de Álava en la hermandad 
de la Ribera. En un alto que está alli cerca, llamado también Carasta, 
se ven las traigas de haber estado alli un campamento romano en forma 
de triángulo, cuya base es de io45 pies, y tiene desde un extremo á 
a pimta mas elevada de su altura 2100, formando un foso cortado en 
peña viva. Subsisten las paredes de mortero y otras de piedra seca, y. 
tiie^^;fi^^'•^0rl9AtAí^S>^v.$^ eggi^entran en .este recinto hebillas de bronce. 



PROVINCIA TARRACONENSE. X69 

puntas de lanzas, piedras de moler á mano, cascos de barros saguntí- 
nos, y monedas romanas. 

Castrillo de Pisuerga, lugar de la provincia de Burgos, jurisdicción 
de Herrera, fundado sobre el pueblo romano llamado Ca///a/a en la 
Tegion de los vaceos, que fue la vigésima mansión del camino militar 
que bajaba desde los Pirineos á León, del cual todavía se conservan 
vestigios en aquellas cercanías. •» •.:> nnm^K / mIkíÍ iiíi o til un A Jkj 
- Gjvarrubias, villa del corregimiento de Bnt-gbs, partido de Catí de 
Muño. Según el códice que se cita en el artículo Luna de este conven* 
to, en el término de Cuevas-rubias, en una ermita que es^ encima de 
una gran cuesta llamada de la Muela, por ser redonda y mucha su 
llanura en la cumbre, había una inscripción en un pedestal, y decía 
io siguiente: 

10 V 

OP MX 
C. P. VI 

DIONI 
SIVS. EX 

VOTO ; 

Coca, villa de Castilla la vieja en la provincia de Segovia,' y CaWá 
de partido, distante al poniente de su capital ocho leguas. Llamábase 
Qiuca en tiempo de los romanos, y pertenecía á la región dé los v'«- 
ceos. Dice Appiano Alejandrino que queriendo capitular los habitantes 
de esta ciudad con Lúculo, que la tenia cercada, salieron los mas an- 
cianos con coronas y ramos, según acostumbraban los vaceos en tales 
casos: que la mihcia de este general era casi toda de soldados velites, 
los que, luego que se les acabaron los dardos que arrojaban, huyeron^ 
porque no sabían pelear á pie firme: y que Lúculo hizo degollar á to- 
dos los vecinos de Cauca dentro de ella y por engaño, el año 602 de 
la fundación de Roma. Fue la novena mansión del camino militar que 
desde Astorga iba á Zaragoza, torciendo por Cebrones; y la décima- 
sexta de otro que salía de Mérida también para Zaragoza, pasando por 
Salamanca. Conserva algunos restos de sus muros y algunas otras anti- 
guallas, como la de un toro de piedra, ó javalí, tan informe como los 
que hay en Segovia y en otros pueblos de Castilla. 

Comunión, villa de la provincia de Álava en la herínandad de la 
Ribera. A la parte del sur de esta villa se encuentra un trozo bien con- 
servado del camino romano que iba desde Astorga á Burdeos. Tiene 
24 pi^s de ancho, y está relleno en lo interior de cascajo grueso, y de 
otro menudo en la suj)erlicie, con piedras cantoneras en las márgeneá: 
empieza cerca de Puentelarrá y sigue hasta el puente del río Bayas, 
que está en la jmisdiccion de Miranda de Ebro. 

Contrasta, villa de la provincia de Álava en el valle y hermandad 
de Arana. Al salir de ella, en un ahito, está la ermita de nuestra Se- 
ñora de Elízmendi, cuya cabecera semicircular es sin duda romana, 
según su construcción y materiales de piedras labradas con relieves an- 
tiguos: lo demás, que es ciiadrangular, es mas moderno; pero está cons- 
truido coa lápidas llenas de inscripciones casi todas borradas é ilegibles. 



,,70 íy5<¿iPKIMERA PARTE. 0^^ 

aunque romanas. El Diccionario geográfico histórico de España, que 
comprende el reino de Navarra y las provincias Vascongadas, com- 
puesto por la real Academia de la Historia, copia trozos de ocho que 
no hacen sentido. 

Cuevas, pueblo de Castilla la vieja en la provincia de Soria, sexmo 
de Fuentes, distante tres leguas entre poniente y mediodia de su capi- 
tal. A un tiro de bala y al norte de este lugar se levanta un cerro inac- 
cesible en las partes del septentrión, occidente y sur, por estar rodea- 
do de penas; y en su cima se forma un llano al que solamente se pue- 
de subir por el lado de oriente; y para impedir por aqui su entrada 
habían construido un murallon, cuyas ruinas se conservan. Se encuen- 
tran en este llano pedazos de armas y de otros pertrechos militares, 
muchas piedras sillares, algunas con inscripciones, que son restos de la 
antigua ciudad de Tucris, que pertenecia á la región de los peleiidones. 

Dueñas de Medina, pueblo de la provincia de Valladolid en el par- 
tido de Medina del Campo: dicen que se llamó en lo antiguo Elda- 
na, la cual, según Tolomeo, pertenecia á la región de los vaceos, y 
de la que solamente han quedado algunos rastros. 

DuRANGO, villa del señorío de Vizcaya, distante cuatro leguas de 
Bilbao. En un despoblado de su término, cerca de la ermita de San 
Vicente, hay un monstruo de piedra y de gran tamaño, como los que 
existen en Segovia y otros pueblos de Castilla la vieja. En Vizcaya le 
llaman el ídolo de Migueldi^ no sé por qué: es de dos varas y tercia 
de largo, de una y media de alto, y de dos tercias de ancho: le falta 
la cabeza, y representa al parecer un elefante, y no tiene inscripción 
ni letra alguna, como se dice tenia en la Micrologia geográfica de 
Otalora; pero sí un globo entre las piernas, símbolo del orbe, como lo 
es el elefante del África, que hubieron de extender los cartagineses en 
el norte de España creyendo dominar el mundo desde que Aníbal ven- 
ció á Roma en la batalla de Cannas. 

FoNTiBRE ó F0NTIBLE. Véase Reinosa. 

Fuente-encalada, aldea del partido de Benavente en la provincia de 
Valladolid. Se encontró en ella entre otras antiguallas romanas este cipo: 

M. VALERIVS 

P. ANT. SECVN 

DVS. VETERAN 

H. S. E 

'^Gallinero de los Cameros, villa de Castilla la vieja en la provincia 
de Soria. En el plano de la cumbre de un monte llamado Castejon, 
que está inmediato á esta villa, hay ruinas de una población romana. 
Garray, pueblo de Castilla la vieja en la provincia de Soria, sexmo 
de Tera y Osma, distante al norte una legua de Soria, su capital, y 
situado al pie del cerro en que estuvo fundada la celebérrima ciudad 
de Numantia, en la reglón de los pelendones. Al pie del cerro entre 
norte y poniente corre el Duero, y por este lado es muy agria la su- 
bida de 45o varas hasta la cima, por los muchos riscos con que se tro- 
pieza, A las cinco de ascenso ya se encuentran tres vallados de piedra 



PROV.INCIA TARRACON^ENSE. ija 

en forma de murallas, con foso y contrafoso naturales; y si estos valla- 
dos no circundan ahora enteramente al cerfo, es de creer que antigua- 
mente le hubiesen circundado, y que derribasen desj)ues los dueños 
de las heredades la parte de menos declive para subir á la llanura ó 
j)lanicie donde estuvo la ciudad. Tendrá su circunferencia unas 38oo 
varas, y el llano de su cima 4ío, pues la población se inclinaba acia 
el norte y hasta donde están los restos de las murallas, que distan del 
valle ICO varas por el lado del Duero. i 

Dentro de este circuito hay muchas piedras labradas que forman 
cuadros de casas, calles y plazuelas, y á cada j^aso se pisan j)edazos de 
tejas, de vasijas, escorias, y de ladrillos de 6 y 8 pulgadas de grueso. 
£n la cima ó llano, que los naturales llaman el sitio de la plaza ^ está 
iMvmurallon levantado de la tierra que tiene de largo 23 varas, y 5 
])ies de grueso, con dos ángulos en los extremos, todo de piedra y ar- 
gamasa de cal y arena. A poco que se cabe se descubren muchos y 
grandes sillares, de los cuales se aprovechan los pueblos vecinos para 
construir sus casas. El de Garray sacó pedazos de columnas, basas y 
capiteles. Dos vecinos de este mismo pueblo encontraron no hace mu- 
chos años una plancha grande de plata, y una porción de bronce que 
se conocia haberse derretido con el incendio de la ciudad; y con fre- 
cuencia se hallan muchas monedas celtibéricas y romanas. 

Estos son los únicos vestigios que nos han quedado de la invenci- 
ble Numancia, terror de Roma, y asombro de Escipion, que al verla 
abrasar por sus ])ropios habitantes, después de haber resistido catorce 
años con valor inimitable á las fuerzas de lodo el orbe, como dice Lu- 
cio Floro, la acabó de arrasar el año i3i antes del nacimiento del 
Mesías, para saciar la afrentosa ambición de la república romana. 

GXtica, anteiglesia del señorío de Vizcaya y de la merindad de 
ÍJribe. En el terreno de Axpoleta, que es de su jurisdicción, hay un 
trozo de camino romano abierto á pico en una gran peña, que va desde 
Bilbao á esta anteiglesia, y tiene grabada en una piedra est4 inscripción: 

VECVNIENSES j^ííIu;Íh| uh ííU v cDitiait^ 
HOC. MVNlERVNU'i d ' "' r ^^tn n^jíl 

■ .. ■ . ■'■ í:;vr 

de lo que infieren algunos modernos anticuarios que Gálica se llamó 

f^ecunia en lo antiguo, y debió pertenecer á los autrigones. ^^ 

GuMiEL, villa de la provincia de Burgos, partido de Aranda en el 

obispado de Osma. Conserva vestigios de población romana ; entre eilo^ 

se descubrió esta inscripción: : ,.t If» 

.. í. .. f'» finí) ,'íjwiu}jíi> ol. ¡i i^\h mh 

MADICtííVS. VAILTCO n-j eti^ ¿fliJo orJo 

ACCONIS F. a S. E ' ;a 



.v^ 



Haro, villa de la Rioja, j)rovincia de Burgos, corregimiento de Santo 
•Domingo de la Calzada. Los geógrafos modernos le dan el nombre de 
Castrum Bilibium , tomado de otro antiguo pueblo que tenia un casti- 
llo, cuyas ruinas todavía existen en una eminencia muy agria, distante 
media legua de Haro, y que pertenecía á la región de los berones^ 

Ya 



,ya iia:^ ÍFRIMERA P AKT E.7 0.? r 

Cuentan que «1 tal pueblo, tenia muchos vecinos, que se trasladaron 
después á flaro, llevándose el nombre del castillo. Otros pretenden que 
se llamó esta ivilla Fharum: el año de loli se llamaba Faro; y lo 
cierto es que los señores de Vizcaya tomaron su apellido Haro de esta 
'viHa y no ella -de ellos.} ^?. t\hf\H\ .imU-'i- vA.tí^:(im •4.í'<ú> $i'> 
ííiiHenestrosas (Las), pueblo del partido de Beinosa. P^: áu artículo. 
'-^Herrera de Pisuerga, villa del corregimiento de Burgos en el par- 
tido de Villadiego, de la que dista tanto como de Aguilar de Cami)óo. 
En la escalera del palacio de Villadiego existen dos inscripciones gra- 
badas en dos columnas miliarias, que se llevaron no hace mucho tiem- 
po de la ribera del rio Pisuerga, que corre por alli cerca, y donde 
permaaeqaaidiesde muy antiguo. Por ser muy interesantes las copio aqui. 

-i..r lvof.>;-; TIB. DIVI. AVG. F 

Y ?Oíiía,;i n-íT I:, :..■,!'. rPIVI. IVLI. N. AVG. PO^T 
Bioq í'aníf);?/ p/.m;j.i(^ ^JMAX. TRIB. FOT. XXXV 
X ?^2Kíl {mnauiVi^ ííí c} IMP. IIX. COS. V 
'ffm *^>fi4Í otí |ur A. PISORACA 

-bfia/ííl 4 9[> t/ ÑERO. CLAVDIVS. D. CLAVD. AVG. 
Tém^^ *wp cf« P- GERMANICI. CAESARIS. AVG. N. 
ar» ■^}'^^^ TI. CAES. AVG. PRON. mm. AVG. 

-íkÍ .' • 'I , ^ABN. CAES. AVG. GER. PONT. MAX 

b(i i. :a f'-v 'V' TRIB. POT. MP. COS. -^' 

.nuor^iQi nr ' A. PISOR. M. I. -i^^ 

Céécaáé* Herrera esta el lugar de iLágunilla, que es lá antigua ciu- 
dad de Lacohríga de los vaceos, donde era la quinta mansión del ca- 
mino, militar que iba desde Astorga á Tarragona; y la décimanovena 
del que venia de los Pirineos por Barcelona. Conserva rastros de estos 
Itaminos y de su primitiva población. 

Husillos, villa de la provincia de Palencia en el partido de Nueve- 
Villas, distante dos leguas de su capital. Llamóse en tiempo de los ro- 
manos FuselliSf y pertenecia á la región de los vaceos, Al lado del evan- 
gelio de la capilla mayor de la colegiata de esta villa hay un precioso 
monumento romano de mármol, que tiene 8 pies de largo, 3^ de alto 
y otros tantos de ancho. Se representa de medio relieve en la fachada 
el término de la historia de los Horacios y Curiacios: en uno de los la- 
dos dos figuras en acto de sacrificar, con el ara en el medio -, y en el 
otro otras dos en acción de encerrar en el sepulcro la urnita con las ce- 
nizas. Como este monumento está arrimado á la pared, no se sabe lo 
que representará por detras. Son mas de veinte las figuras que se ven, 
y están bien conservadas, menos una que falta enteramente. Esta exce- 
lente escultura mereció la admiración del cardenal Poggio y del célebre 
artista Alonso Berruguete, que la estudió y admiró. Ambrosio de Mo- 
rales la describe en su Fiaje Santo ^ y dice que lo que se puede pen- 
sar es, que el conde Femando Ansurez, fundador de la colegiata, está 



«'.uií . 




":í ^^x\. 




.■\ \\V\0\Mv 


'.:--'■ 


i ' \\ V"'' '.'■ 


'••■!') 


1 




• ^ *i> • 


i; 


:>í. 


1. 




•■K 



PROVINCIA TARRACONENSE. 176 

allí enterrado, y que se liizo poner en aquella tumba romana que acaso 
se halló en su tiemi)0. .oh 

Iglesia Pinta, despoblado del corregimiento de Burgos en el partido 
de Can de Muüo. En una sierra muy escabrosa que está en este des- 
poblado, junto á un rio que desciende de ella, se ven las ruinas de un 
templo antiguo que contiene lápidas con inscripciones, y otras antigua- 
llas, en esta forma 

I .® Una piedra cuadrilonga con círculos en la parte alta , donde se 
representan dos hombres en pie junto á una yedra, ^.á.otm árboles, 
con esta leyenda grabada en la parte inferior: . ' . . . 

SEC* VESO 

S. SENS. LOV 

C. F. AN. XX 

H. S. EST 

2.° Otra lápida casi igual, en cuyo alto está un hombre sentado 

delante de una mesa de tres pies, sobre ella una vaca, y otro hombre 

en actitud de estar sirviendo, coa ramos en lo demás: por abajo tiene 

esta inscripción: nmi '^-^r.or. shuh •/ vit tiKt^iíb U í)i> 3ftu;:^3Í ^( h (fia&f 

iiiTf. ,«[ • ATILAE. BETO') oídüutj ojcib'jaiut nt?o sa 

;. . ., . . iini J , VNAE. MECANI ■ "^1 ¿í aí' " ' ' " nri-ít>> 

Mt^¿,.^Am^y. LiBERTAE '^P ^« ^ "^ 

u uur.t nU tM^yi :»b / ^"AW. LX.M. SECVIJ:_^ ^gg^ ^^ Bmun-Amiyúii 
-ni • '? '- DVS. DE. SVO; a^,J. ' 'r-l^ta 

-^'■': : F ^' fJíí. . / ojüb 

,j ^oiJ¿?6tí¿ÍÉ> Y íomífa ! nm ?.'> ,í.gíjíi:-rji=^ f^h ¿os 
^h 3fe^>: Otra piedra del mismo tamaño, también con círculos en lo mas 
alto: por uno de ellos asoma un busto de hombre con cetro, y en el 
medio se leen estas letras: ;... 



;rrfíÍ 




í; 


CDE. jE. MEAEu 




r-. ,> .. 


•q v'^jj, 






-ir. 


-4. 


. :>^ 


fh 


i SEMPRONI F ■l'^ 
PATERNIE 

h 


f\ 


(I ■ 


l.Gi'liiil 


•rAt 


iii- 


•di 



Mas abajo están dos cabras empinadas y arrimadas á dos árboles. ,"^ 1 
4.^ Otra lápida que termina en punta con flores y otros adornos 
en el centro del ángulo: en el medio de la piedra está grabado lo si- 
guiente : . . , ' . 

T. SEMPRONIO =' cOíoiíf, .,b «cJ 



VALENTIS. F ^ , 

CVIRE SERVA .,lj,,¡!, 

TO. AN. XL /íííbt 



En el tercio inferior de la misma lápida se representan- tinos tsaballeros 
en ricos caballos enjaezados, cpn lanzas en las manos.^; í n;: ... ._ 



;t74 -^ ' P K I M E R A . P A K T E. O ^T T 

<v'l5.* En lo alto de otra piedra se figuran cazadores con esta inscrip- 
ción en lo bajo: 

(_r.,;.r . :■. ».) ■..-••^- T. IVT. RA. NI 

-¿i)'- :rVií¿>;. i.Tiíi OTERANO i i 

mi oí) i.níí;': ^l ^ KíRTTI. M ob mt r. o'.::\ r • 

. SÓROR. FRA , ' 

^^'^é* Por último, ütra lápida dividida en tres partes ó espacios igua- 
les: el primero tiene un triángulo vacío: el segundo las letras que si- 
guen; y el tercero nada. ., > 

AMBATA ALB 

E AVCA SEGÓ 

VETIS. F. #. XXC 

Estás inscripciones se han copiado del códice que se cita en el artículo 
Lara de este convento, i f íí«í'> !>íiÍ<>h ..eom ?r;t 'si) fí?orn -?:n -n, -3^ 
snlnuÑA, lugar de la provincia de Álava y cabeza de hermandad, dis- 
tante dos leguas de la ciudad de Vitoria. Sobre una colina que doniir 
na este inmediato pueblo están las ruinas de la antigua Beleía ó J^eliaj 
según Tolomeo, de la región de los carístos , y una de las mansiones 
del camino romano que iba desde Astorga á Burdeos. Sus murallas, 
que se levantan del suelo 8 y lo pies, son de durísima argamasa: su 
circunferencia de i89o de oriente á poniente, y de 1260 de norte á 
mediodía, y se descubren los vestigios de cuatro puertas. En este re- 
cinto y en sus cercanías se han encontrado y se encuentran todavía tro- 
zos de estatuas, de cornisas, de pilastras de mármol y alabastro, cascos 
de barros saguntinos, piedrecitas de pavimentos mosaicos, monedas de 
todas series, módulos y metales; fragmentos de lápidas con inscripcio- 
nes enteras, no solamente en Iruña, sino también en la venta de la casa 
del Priorato; mas abajo de la venta en una pared; en la ermita, que 
dista solos diez pasos de la iglesia del Priorato j en la villa de Mendoza, 
llevada de Iruña; en la ermita de San Martin de Astiguieta; en la que 
llaman de Dónela; en la iglesia de la Margarita, y en el depósito de la 
sociedad de Vitoria, que están copiadas en el artículo Iruña del Díccio' 
nario geográfico histórico de las provincias Vascongadas^ publicado 
por la Academia de la Historia en el año de 1802. 

Lagunilla, pueblo de Castilla la vieja en el corregimiento de Burgos'. 
y. Herrera de Pisuerga. 

Lara, villa de castilla la vieja en la provincia de Burgos, partido de 
Can de Muño, distante cuatro leguas de su capital. Se dice que la fun- 
daron y llamaron Agosina ó Ausina los romanos, y que pertenecía á 
la región de los murgobos. Conserva sus antiguas murallas, que repa- 
raron después los árabes y los castellanos, y algunas inscripciones de 
relieve. jí. V/iA .'t: 

A dos leguas de distancia de esta villa está la montaña de Carazo, 
«xenta de otras que la rodean, y en su cumbre hay una llanura con 
ruinas de una fortaleza que en su tiempo seria inexpugualjle; y cuen-» 



PROVINCIA TARRACONENSE. j^$ 

taá que en esté sitio hubo ün templo gentílico y miíy ^^tiguo d^^jcjaff 
do al ídolo Karazo, el que dio nombre á la montaü^*j ¿3K)U ^()\^ «nh»;! 

Mucho mas cerca de Lara existe la ermita de San Vicente detral 
del castillo, que si no es construcción de romanos, se fabricó con los 
vestigios de alguna población romana que alli hubo, ])ues todavía exis- 
ten en este mismo sitio otros vestigios, muchas piedras cortadas, se- 
pulcros, huesos humanos petrificados, y se han encontrado utensilios 
de hierro y otras antiguallas. 

No sé si permanecerán aun en la dicha ermita las inscripciones que 
copia y describe un códice de la real biblioteca de los Estudios de San 
Isidro de Madrid, titulado Memorial de cosas antiguas de. romanos, y 
de San Pedro de Arlanza y de otros, que, según se afirma, fije dé 
Ambrosio de Morales. Por ser raras y curiosas trasladaré aqui la parte 
de ellas que pertenece á esta ermita. 

10 VI 

O M^y ..,-,. 

SETIENS MR 

, , SEV^ RM 

. í.^vn-,.:. . nf 3prj3 {9 ¡§3 ^^ ... „^^ - rinfrnoj ii9Ííhni;T 

/I03 fiV'ili J/non * o üo^ ¿o'í'ijí\ -^^ob ne) 

oññ iui vt.á <>\üú oi nA jíu / ,í-iíj m;o i.\ íj9 v; oíÍBdíiri na yb tibnoi-i 

.:.i<f><itt< ttic^ aejao tilíííil; : ' < VO k lá' v ^to\fA nocí oííumobe 

LLERINA 

. LI SACRVM 



C. DELLIO. M 

F. PO. M. FLA 9ÍJÍÍ53 íj'.'!> £j 

VETERATO 
LEG. VIL C. F 
N. LX. DE 
FILIVS. FLA'C^ 

La siguiente está grabada en una piedra cuadrilonga con adornos 
de ave, [)ez y de un hombre sentado en una mesa, con estas letras 
por abajo: 

ARCEA 

RANDICA 
CAT.RVCVLA 



f**an'xx¿^'' "'•'''■"'■»1^ '^«^^^^ 

Y mas abajo hav una encina realzada en medio de dos venados. 

Sigue otra en una lápida también cuadrilonga y echada, con esta 
leyenda: 

ANTONIVS 

FILIO. F. G 
Hay otra asimismo cuadrilonga que remata en medio círculo por 



arriba: tiene en el medio una mesa realzada con im'¡pafjarraco,y|á los 
lados dos flores esculpidas en dos círculos: la inscripción que ¿stá de- 
bajo dice asi: ^^^'^ ^^' i-naií-j ; . i.-ííiá oL) to-ia-) cttn oíbivl/I 

•«íz'j i.i7i.ÍH)I rfyu([ jodijif iíií, Qj^ ARGA '^''''^^'!^^<'I Bíjiij^!/; ab koh^ip.o/ 
-fw -í'.j;í';:Jíor> gfiíboiíí güd'juiit .n/^xirn* ^'íít> oilia omeicn »j¿í) üo ü'íj 
.oili'iiit.hi obii'iJíi louii niiii i; ^ ,„ Tj^ , ^jxr^r^ rxíiííiim i.ük'juíl .^onlfcr 

'3iJp?brian<TÍi:*ífTr^ njimio urbih*;?' Vlfj^fiíjj; í:,.-; ¡oíHMíri'ín i^. h:^ oVl 

Otra cuadrilonga que termina por arriba en triangulo, cuyo centro 
está adornado con buen eusto. y abajo, tiene la inscripción ., ^, 

»J'u.({ jii Íij[)K f>'ix;bíiír;tíJJ etidoí'ijj»' j^i'gtííÍE ''^^ 'n/í ..«ííbnoMtib oho'iíuril 

VEERINE '^'^•* ^' ^'>'*«'Jí'í'>^í ovp iúhj .'• 
VERINA . Lyf 
VERONIX o 
SEVERINVS ' 

También termina en triángulo la siguiente, en el cual se represen- 
tan dos perros con collares, y un hombre que lleva con una mano la 
rienda de un caballo y en la otra una vara. En lo bajo hay un friso 
adornado con lazos, y en el medio de la piedra están estas letras: 

.H.P.H.Cj.- 
DMI . C . F . 

.s . v.xx 

La que sigue sirve de peana á la anterior, con estas letras: 

G. C. ^E. GILIEN 
PROCVLI . I . F . 

CONSTITVTI 

CVIVIVS. PR 
PATRI 

' Esta otra está en el cementerio de la iglesia parroquial de Luna, 
junto al hoyo en que echan los huesos de los difuntos, con estas letras: 

VIELISLI. VILIA. NTA 
lESAM LATÍ . L . AV . L 

Mas abajo se representan unos animales que no se sabe lo que son. 
Sigue otra lápida colocada en el mismo cementerio, y dice asi: 

* -' SERANO .7 ^ . 

OPID. J^I 
E. V. XXV 

Después tiene esculpido en lo bajo un gínete montado en su caballo. 



PROVINCIA TARRACONENSE. 177 

Había otra inscripción en casa de un vecino de, estí^ vUla^que se 
decia Juan de Pedi'O Vega, con estos caracteres ;rjq ^viüíá üa > 1 , 

di! C . M . ' PA . Qyj^i ^¡j' ot 1 * ' , f{3; .b j iíjníy • 

tí: FL . L Ví/jflaí,y; ' ^ '' ■ ni 

1UAC . DO D . . í * O 



-{. 



Queda otra lápida que esta én el camino que va del Campo, de 

Lara á la dicha villa de Lara. En la parte superior tiene un círculo coa 
una üor á manera de estrella, y en el medio su inscripción que dice: 

,iitii-0 iifitJüO BiOfíu »rri> ohi ^^- _T^,^_ T^^cL ' "t>'»íiíK)bniidii r-on^ mih 

h C DEME2L. I)E^Ki^j„..;,ofoi.bnc4.Km^^^ 

SIQ^E. VlSADNQVi,^, ^\\ ,,^,^00 oh.r! .nofvA 
INIF. A^ LX. C. VA4.UÍ7 íí riuí £ljiM;.<ib s¿ 
.m. ERIVS . TVRA^aCVS /VÍaiisÍ) 

on'Mín .-^ '3íjpr£CK( ,b.j»níJat ikíí»') lo^f .«onniíioq íovBín r^h 19¿ *io«{ ohcij 
En la párté baja y aun lado están éstas otras Iefií)íiti'> ú o3üi>at ri« na 
-1, if.. . .. . .;,.wí iü ^(>ij¡(ííiOií í> fOiiln 

^n'j'\ij'i"iVA\¿jx3 wb íiJiiu^fní^b it^ • ■'AiV ?oí ol. uoigoi j.í ij ej^ 

T en el otro lado báy 'al parecer un pez sobré una líancaí-'' ' * '• ^^'P 
-i " • , . '..■■• rp 

_,; Meacaur de Morga, anteiglesia de la merindad de Uribe en el ser 
ñorio de Vizcaya. Estando abriendo los cimientos de la ermita de San 
Esteban, una de las seis de este pueblo, para reedificarla el ano de i 7/0, 
.se.eacontraroa varias antiguallas, y una lápida con esta inscripción: . 

F. S^MPRONIAE ,,,,,.^,,, ,^^^ l,¿, ,,^, 
,...t C0N1VGI.SVAE ,..,,,; ,.K,r:n, 11 U 

KÍ POSSVET. MEMORIA ', • '.nb:>f>,G]n;.}mi 

-51 • CONI. ce GC. i» nj;i;g \?. 'ít;t| 

•3iiñ ^* í kjiv fi'r» i-''3íT')mTfKí j obiiioq 'í «'f,íl KUq "í.ivj^it 

.,' ; MoNTEMAYOR, lugar de la provincia de Segóvía en el partido de Cue- 
llar, distante tres leguas de esta villa. Los geógrafos modernos fijan en 
él la antigua Metercosa de los arevacosy pprque conserva algunos ves- 
tigios de su antigua poblacion.> f4> ;»»tJ ¡,í •nl-.n» titihit^luf^i^^-a *ií) mm;! 
..H MoTRico, villa de la provincia de Guipúzcoa y cabeza de partido, 
en la banda ocidental del rio Deva. La interpretan Monstritius por 
una peña que alli hay llamada Monte de Trico; y asi dicen que estu- 
vo en esta villa la antigua ciudad de Trício Tubolko^ según Tolomeo, 
vó Tuborico^ según Mela, y que perteneció á la región de los várdulos. 
Las mudanzas y alteraciones que lia tenido Motrico apenas le han de- 
jado rastros de su antigüedad. . r'i.; J -1^ .*>•»•!; •;! . Uuí .i|i : i ; . .; 



1^8 ^ ^ í^ aifarME R A PAR TE V O T ^ 

y Muro (El), pueMoaJé-Gastilla la vieja. /^. Akjea el Maro;;,ÍVn 

Nuez de abajo, pueblo de la provincia de Burgos en él partido de 
Castrojeriz, sobre el rio Urbel, distante tres leguas al norueste de su 
capital. En el recinto de esle pueblo hay un cerro muy empinado que 
le defiende del norte, en cuya cima sé J)resenta una llanura que llaman 
Páramo de Ciudad, y en la que dicen los naturales estuvo la ciudad 
de Montes-claros. Atendiendo á su -situación y distancias se inclinan al- 
gunos geógrafos á que estuvo alli antes la antigua Bravum de los mur^ 
gobos, pues todavía existen'en el cerro las ruinas de sus murallas ro- 
manas, donde se encuentran medallas imperiales, y donde afirman los 
ancianos haber oido á sus abuelos que habian visto cámaras subterrá- 
neas, y en ellas estatuas y otras antiguallas. ^^ ,^ ^ 
'^^^GsMA, j)equeña ciudad episcopal de Castilla la tíeja én^lá -provincia 
de Soria, y cabeza de partido: está sitliada en la falda del cerro en qué 
estuvo la antigua ciudad de Uxama, que los vecinos después de mu- 
chos anos abandonaron, y se trasladaron al sitio que ahora ocupa Osma, 
bañado acia el oriente per el rio Ücérb, al que se le une alli cerca el 
Avión. Solo consta de sesenta y dos vecinos; pero al norte y á3oo pasos 
de distancia tiene la villa del Burgo, que se principió á poblar el año 
de 1 1 74, y se reputa por un harria de Osma, cuando debe ser al con- 
trario por ser de mayor población, por estar murada, porque contiene 
en su recinto la catedral, el palacio del obispo, las casas de los canÓír 
nigos, el hospital, el colegio de Santa Catalina, y la universidad li- 
teraria. 

Llamaban los romanos á Uxamá Uxama-Argelos cuando pertene- 
cía á la región de los arevacos , pafa distinguirla de Uxama- Barca, 
que estaba en la de los autrigones, Appiano la nombra ^seiiia:, y diije 
que era el almacén de las provisiones de los celtíberos, y que Q. Fuí- 
vio Nobilior trató de sorprenderla; pero le costó caro, porqué los ha- 
bitantes mataron muchos romanos en el asalto, que no pudieron Vei$- 
ficar, viéndose precisados á abandonar la empresa. Mas adelante Porii- 
peyo, después de un asedio muy sostenido^ sé apoderó de ella el añt> 
de 682 de la fundación de Roma. Era entonces Uxarna la séptima man- 
sión del camino militar que iba desde Astorga á Zaragoza. 

La llanura en la eminencia del cerro en que estuvo fundada tiene 
bastante declive acia el norte, y es inaccesible acia oriente y mediodía 
por su gran elevación. El ámbito que ocupaba la antigua ciudad es su- 
ficiente para haber podido contener seis mil vecinos, y se concce que 
estaba cercado, pues todavía tiene vestigios de muralla de una vara de 
alto. Son ademas muchos los fragmentos de piedras labradas que se 
conservan en él, de tejas planas de cuarta y media de ancho, con ri- 
bete de tres pulgadas en los lados; de otras estrechas en medio círculo 
que cargaban sobre las otras; de ladrillos de mas de seis dedos de grue- 
so que servían de dovelas en los arcos; de cornisas y de otros ornatos 
arquitectónicos de mármol; de vasijas de barro cocido, tan delgados 
como la cascara de un huevo, y muy duros; de pavimentos mosaicos; 
de armas y de armaduras militares; de tablas de estuco de pulgada y 
media de gnieso, muy tersas, con fajas de colores pintadas al fresco; 
y de inscripciones romanas de todas clases, y de familias dé aquella 



PROVINCIA TARRACONENSE. ,yo 

ilustre ciudad. Y se encueutran todavía en este mismo recinto anillos 
de varios metales, algunos con piedras preciosas, y monedas de colo- 
nias y municijños de España de todos módulos y tamaños. Fuera de 
lo que eran muros hay también vestigios de cal y canto de grandes 
edificios de fraguas, de fábricas y de otras oficinas de manufacturas, 
entre los cuales se hallaron pesas de barro graduadas con números 
Tomanos^f3 ítfiíK» -. 
^' De las inscripciones solamente copiaré la que sigue por ser paf- 

tícular. . í« i « 

LYGOVIBVS ) e.obf-iuhmj^típ 

' '• —-^^^^y/" SACRVM X K 

-eií'tl ^b obhiRtí b flS LOC. PVRGL-.; pv, 

<^| ii; ocnníl CO. COLLE f ,¿^, j 

7 "'^ ^V^r *' ^^^' SVTORV Vi»W.<í rM;,MDA 

«b :n^«;I ís ^ i _ ^ D D . . :... inuj^r ' .,, 

OsMA, lugar de la hermandad de Valdegovia en la provincia de 
Álava. Tolomeo la llama Uxama- Barca, y la coloca en la región de 
los autrigones. No ha quedado de su antigua población mas que una 
preciosa lápida con esta interesante y decisiva inscripción: 

iy.^ , , , T. R. P. D. S. T. T. L > 

!g: ILARIONI í 

^^, FL. MENICAR. PETI ' '''i' - '-^ 

VXAMA. IBARCENSIS '■?'^'^'' ^^"^ ^"P 

f .r crn-irrk - : ' : "OíO*10<I nriB T 



<>*bjíl odiocníi^i ab £a'io.?> 



OsoRNO, villa de Castilla la vieja en la provincia de Falencia, parti- 
do de Nueve Villas, á la que llamaron los romanos Deobrígula^ y To- 
lomeo Tfíeobricula ^ para distinguirla de Deobriga que estaba en la 
misma región de los murgobos. Conserva algunos pequeños restos de 
su antigua población : fue la octava mansión del camino militar que sa- 
lía de Astorga para Tarragona; y la séptima de otro procedente tam- 
bién de Astorga que terminaba en Burdeos. ;"q 'A) í.yMv.Yií-snh'Á i.í 7 
' Falencia , ciudad episcof)al de Castilla la vieja y cabfeza ae províñ- 
^tidi'. está situada en la orilla del rio Carrion. Llamóse en lo antiguo 
Palanda, ó Pallantia, ó Palancia: fue la capital de los vaceos, y el 
pueblo máximo de ellos como la llama Apiano Alejandrino. Él año de 
602 de la fundación de Roma el cónsul Lúculo la sitió en vano, pues 
se vio precisado á abandonar el cerco j)or las crueles extorsiones que 
'le causaba la caballería palantina que habia quedado fuera de la ciu- 
dad, y por las frecuentes y feroces salidas que hacían de ella sus ha- 
bitantes. Marco Emilio Lépido, cónsul, volvió á sitiarla el año 616; y 
después de haber resistido con vigor á los asaltos, huyó de noche el ge- 
neral, y habiéndolo observado los palentinos le siguieron con velocidad, 
y le mataron 6000 romanos. Y Pompeyo el de 678 insistió en* el mis- 
mo proyecto; pero Sertorio le desbarató, reparó los muros de la ciudad, 
y la proveyó de todo lo necesario para su defensa. 

Fue la tercera mansión de la via, militar que iba de Astorga á Tar- 

Z 2 



S ?_ '/ r^^-- j MERA PARTE.'' 
ragb^a;''f '(fiée^'éí'catiónigo Pulgar que "por algunos vestigios que tal 
«vez se descubren subterráneos en diferentes sitios, cuando se han pro- 
wfundizado para echar cimientos á edificios (modernos) se reconoce 
»que fue dilatadísima población/' El año de i522 entre un montón de 
piedras, que eran restos de un monumento romano, se descubrió en 
Falencia una pila de piedra que contenia 12.000 monedas de todos 
metales y módulos de colonias y municipios, y de otras clases; y el 
año de 1 786 se encontró una lápida en esta ciudad con un epitafio, 
que traducido al castellano decia: "A los dioses Manes: A Neyo Pom- 
»peyo Severo, de edad de XL años: su madre Cornelia Moesta (Triste 
»ó afligida, si no es apellido)." 

Pancorbo, villa del corregimiento de Burgos en el partido de Bure- 
ba. Estuvo en la región de los aiitrigones, y dicen que se llamó en lo 
antiguo Porta augusta, por estar situada entre dos montes, y al fin de 
una angostura que tiene una legua de largo. Inmediato al lugar de 
Ameyugo, que está alli muy cerca, se descubrieron mas de treinta se- 
pulcros cubiertos y un rico capitel romano. En la parte de acá, antes 
de entrar en el pueblo, se desenterró un pavimento mosaico que figu- 
raba un laberinto, y otros adornos geométricos de buen gusto; y se ha- 
llaron en las alturas de aquellos montes vecinos bridas de caballos, lan- 
zas, hachas, una pequeña de ágata, piquetas, astas de ciervo, una 
de dos varas de largo; dientes de javalí de mas de tercia, colmillos de 
elefante, algunos petrificados, y muchas monedas romanas. En una ex- 
cavación que se hizo el año de 1 794 en la montaña de Santa Engracia, 
que está cerca de Pancorbo, se desenterraron otras muchas antiguallas, 
y gran porción de monedas. '^.A! ./.'./ 

Cerca de Pancorbo hubo una ciudad que llamaron los romanos 
Findeleia, y fue la décima mansión del camino militar que iba desde 

"Astorea á Bufdeos. f - '^ ''í'' ;>/ r" / r^-nr.. 

'^' Páramo de Ciudad (despoblado). 7^. Nuez de abajo. '>7*>ff /r -^í , /.f. 

**| 'Portillo, villa de la provincia de Valladolid y cabeza dé partido, 

'^ál mediodía del Duero, y cerca de su capital. Estuvo en ella la anti- 

~gua JSivaria de los {>aceos , y fue la octava mansión de la vía militar 
que salía de Mérida, y pasando por Cebrones terminaba en Zaragoza; 
y la décimaquinta de otro camino romano que también procedía de 

"Mérida y seguía sin rodeo á Caesar-augusta. Se han encontrado en Por- 
tillo diferentes monedas de colonias y municipios ¡de España, y otras 
antigüedades. ; ; : ; » • V"^' 

' • PoRTUGALETE, villa y puerto del mar Cantábrico, cerca de Bilbao. 

'V. Bermeo. ^"■' \ '^'^ ^>i'*^'*'¿ -.¿.í^íj *^ «íí»»/Í í>p OGíOKJíiítrÉ üÍ ish toa 
Pozo (El), Venta 'qué ¿stá en lá prAvincia 'de Burgos y en la jurís- 

"diccíon de los Valbases. Zurita, que hubo de haber pasado por alli, 

copió la siguiente inscripción maltratada que halló en la venta: 

- :: I ) ííiKMf 91* . :::::::::GAE^^. ^ .l;, •^,^,, ., , , , , 

.b.wn oii>/noa.«í,, ^ CLV: :::::::^í ,,r ...... ^ • -j^^l .' 

'ti.il ''^^%^^ oíi^lísn; <i:a?>! P0NTlFE::.ít::4:. , ^,oa^,; 

^hteíiíJíii ij ab Ho-ii J! n gol h p. XXX :::•:•:•:: ^ xv«. , '^% ^^ 1" '' 

, ■ . . ^'^'Mi^vk. AVGVSTOBRIGA ^.boi oí> am^¿m «f ^ 

c \ 



PROVINCIA TARRACONENSE. i8f 

vv Puerto, pueblo de las montañas de Santander, situado entre esta 
ciudad y la villa de Laredo, en la costa del mar Cantábrico, que corí- 
serva algunos rastros de antigüedad, y en el que copió el P. Heoaoia 
siguiente inscripción: uíjí-.sxj/ ujj u: ; : ,ío;> oÍi 

IMP. CAES. L. SEPT. SEVERI. PERTIN. PII 
AVG. ARABIci. ABIABEN. PARTH. MAXIM. 

FIL. DIV. M. ANTÓN. 
DIV. HADRIANI. ABNEP. ¿ÍVI. ANT. 
PRONEP. DIVI. TRAIANI. PARTHIG . . . . 
""^'^ ET DIVI NERVAE. ADÑ. ' ^'^"^^^"^f ^ ^''f 

; .K.ufiJnnP. MARCO ÁVREL. ANT. AVO. .m- , .^ . 

-w;a nir !> n-j TRIR POT. VII. COS. I. PROG. PP. l^^ 

NAVIG. QVI CANTABR. NEGOToíj. -.b oíd 

i i AD PORT. IVLIOBRIG.7 ,oidxi oii iob iin^m 

POSVER. DEVOT. " l^ n9 7 ,?>ií1iino'^ 

N. M. Q. E. ' <>'> '^dob o^ oa í)np 

QuiNTANiLLA DE LAS ViÑAS, ptieblo del corregímíeüto de Burgos, par- 
tido de Can de Muño, junto á Lara. Entre estos dos pueblos hay una 
ermita titulada nuestra Señora de las Viñas, de construcción al parecer 
romana, que contiene mármoles pulimentados, y debajo del altar un 
sepulcro con muchas labores de gusto, y con esta inscripción. 

En lo mas alto están grabadas estas letras: ^^í >Í3 üuin/i U}U{&í iá 

T. R. P. D. á t. T. L 

TKUVKí :y¿ 
En el medio va la inscripción de este modo: 

'ÑA. RN. O ' 

NI. FL. AVENI 

CAR. PET. L. VX 

AMA. IBARCÉN 

SI. SER VO. A/. XX 

Sigue un espacio con muchos adornos, y mas abajo estas cifras: 



y. 



. A — I — N R— I N r 

, ,^ I ^^^^, 'r. *-.^ ,. I til i£ a 



-líb üUiijjUti i jOjJcnu vi» '>iaííu»líf lí i.» ,h;>«*»'* Jh',;. ovikí^o niíp !. 'i^nj;<j 
^ ' "Se detie tefieí^'é? cotísfdéráíííón' que'fák ¿clio prfitñéras Wás cojirá- 
das arriba, que se dice están grabadas en lo mas alto del sepulcro, son 
las mismas que se copiaron en el artículo de Osma, lugar de la her- 
mandad de Valdegovia; y que la inscripción también copiada de la que 
está en el medio del sepulcro, aunque alterada, es semejante á la cpi.e 
se copió en el citado articulo. 



,8a c ? vv p R I M E R A F A R T E;'' n tr -r 

:iy En el camino que va de Lara á Quintanilla hay una lápida muy 
bien laboreada junto á la ermita de San Miguel. Es semicircular por 
arriba y sei representa ^n su centro un caballero montado en su caba- 
llo con lanza en ristre, hiriendo un venado: mas abajo, fuera del semi- 
círculo, están grabadas estas letras: 

ELA Jlíjí 

^TJ, MN4.XÍLV :,,.-.. , 

,. <» ■. -■ 'i i i^ , t . . ■ 

Las inscripciones de este artículo se copiaron del códice que se cita 
en el de Lara. 

Reinosa, villa y cabeza de partido en las montañas de Santander. A 
media legua distante de ella y acia el sur hay un alto, y en él un pue- 
blo de este partido que llaman Retortillo, no muy separado del naci- 
miento del rio Ebro, y acaso por esto le dicen también Fontibre ó 
Fontible, y en él pone Plinio la ciudad de Juliobriga de los cántabros, 
que no se debe confundir con la de Portus Juliohrigensiiim , ahora San- 
tona, distante cuarenta millas del nacimiento del Ebro. En este alto, 
dopde está Retortillo, hay ruinas de su antigua p9blacion romana, y se 
,ePContraron lápidas^ una de las cuales afirma que, confinando con los 
campos ¿Q Juliobriga , babia otra ciudad nombrada Zeg/o IF, donde 
está ahora Henestrosa. Se asegura que Julio César fundó i Juliobriga 
el año 46 antes del nacimiento de J. C. Copiaré aqui la inscripción de 
la lápida arriba citada, y otra que se encontró en Retortillo. ^^[.^¿i,". 

X t TER. AVGV 
ST. DIVIDIT 
loboLíi pRATA. LEG'^^aói sí b-/ oiítóui la £¡vl 

IIII. ET. AGR 
,,,VM. IVLIO., 

BRIG 

y / » :■' ' > 



viS^UILa JÁÁti 



TINO. P19 " : T ;' '' 

*^':tíi^i:» f0i:dv[ñúí\ «fifia "\{ < «o MÁXIMO *^ííi hod ÓipBqgd au ^JJgiB 

SEMPER 
,|^,:; . ^^3,,, AVGVSTO ,| 

RemelltjmT^^ j)iieblo de unos cincuenta vecinos en la Rioja , entre 
Tricio y Briviesca. El P. M. Florez^y otros geógrafos Bpodernos son de 
parecer que estuvo alli cerca, en la planicie de un alto, la antigua ciu- 
dad de los ^e/r€('f&y, que^^cJl^eo llama -O/z^a, Esjléfono Q^¿^¿A,<y el 
itinerario 4e, Aj^/oninq, l^ibya ó Lybiq,; . fju.e; la déf;ig>aquipta niap^^í^ 
del camiüQ fpijgk^no ques vepia por lof .Krin<?os á.Xepu, y pí^saba. por 
Zaragoza y TaVí^agona; Conserva ruinas; 4!S{Su anti§ua.2)oblaeÍGí]jj¿ y se 
encuentran en/su recinto monedas de todas clases..,!; í-ílr.a ;^» wjhUi 

Retortu^lo, pueblo del partido de Reinosa, .>P". ^^^jtícuíij^ oiqoa :;<; 



PROVINCIA TARRACONENSK i83 

'"' Revilla del Campo, lugar del corregimiento de Burgos en la juris- 
dicción de Juarros y La Mata. Se descubrieron en el camino que va ¿ 
Nájera y en el distrito de este pueblo, estando cavando, muchas mo- 
nedas romanas, y grandes piedras cuadrilongas colocadas de dos en dos 
unas sobre otras, y la última muy laboreada con adornos del gusto an- 
tiguo, y dividida en ües espacios como las que. descrijiimos^en e|^^|ti' 
culo de Lara.;t ü1 y .íioabiüíl ¿!ií^ U r.df onp ir-vlhu ^Mr.invA 

■-' RfBAREDONDA, lugar de la provincia de Soria en el aneado de Medi- 
naceli. Se llamó en lo antiguo Segesamunclum y pertenecia á la región 
de los aiUrigones y y pasaba por él la via militar que bajaba desde los 
Pirineos á León, pasando por Tarragona y Zaragoza, cuyos vestigios se 
mantienen en sus inmediaciones. ;,„ -^í^rnÁi j t¿v.cfr^ 

Ribera, despoblado del reino de León en la orilla del Duero, donde 
están los cimientos de la antigua ciudad de ^mallobriga , que corres- 
pondia á la región de los vaceos. Fue la sexta mansión del camino ro- 
mano que iba desde Mérida á Zaragoza, rodeando por Cebrones; y la 
décimatercera de otro procedente también de Mérida que terminaba 
asimismo en Zaragoza, pero pasando por Salamanca. 

RfosECO ó Medina de Rioseco, ciudad de la provincia de Valladolid 
y cabeza de partido. Llamáronla los romanos íorum Egurrorunt^ que 
es lo mismo que Mercado de los egurros, región antigua del convento 
Asturicense, que pertenece al país de Valdeorras en Galicia: todavía 
es mercado general de gallegos, asturianos, leoneses, castellanos y de 
los naturales de otras provincias, á donde concurren de todas ellas á 
comprar y vender provisiones, especialmente los pescados y ganados, 
y otros géneros industriales. Pertenecia á los vaceos, y se han encon- 
trado en su recinto monedas de Antonino Pió y otras antiguallas. Zu- 
rita copió la siguiente inscripción que halló en esta ciudad: 

ATTVAE. BON 

.fu^UuJnlNTERCATIENSI . 
uir^ •)!> AN. XXXIU 

AIVS. ANTONIVS 

t- 0v>i,iji,.i Á^, WAjJ ttlWiíj VXO. S. F. G ei'Oiw .:.,0::- 

Yo no sé si Intercatia estuvo en esta misma ciudad de Rioseco; 
pero si que su campo é inmediaciones fueron teatro de grandes bata- 
llas. Apiano Alejandrino cuenta que Lúculo la sitió, y que durante el 
cerco hubo un desafio entre un soldado de la ciudad y Escij)ion el jo- 
ven; y (pie cuando Lúculo la tomó el aüo de 602 de la fundación de 
Roma, los habitantes vencidos no j)resentaron á los vencedores plata ni 
oro, ])orque no estimaban estos metales. Intercatia fue la segunda man- 
sión del camino militar que iba desde Astorga á Zaragoza por la Cantabria. 

Roa, villa de la provincia de Burgos en el partido de A randa, lla- 
mada en lo antiguo Rauda ^ cua'ndo era municipio y pertenecia á la 
región de los vaceos, cuyas ruinas conserva en la orilla septentrional 
del Duero, y cuando era la quinta hiansion de la via militar que de^de 
Astorga iba á Zaragoza, pasando por la Cantabria. 

Rodilla^ es un sitio alto que está eo Castilla la vieja, entre la villa 



í 84 -^ '' ' Pl^ 1 M E R A P A R T B. V O ?T ^ 

de Monasterio^ el lugar de Fresno. Está ya averiguado que estuvo en 
éste alto el Tñtium de los autrigones y distinto úel Tritium Metalliim 
de los berones. Se conservan en él las ruinas de su antigua población 
romana, y se desenterraron no hace mucho tiempo acueductos de ar- 
gamasa, monedas de colonias españolas, inscripciones de todas clases, 
y trozos de utensilios domésticos. Fue Tritium la octava mansión del 
camino militar que iba desde Astorga á Burdeos, y la novena de otro 
que salia también de Astói*ga y terminaba en Tarragona. Cerca de Ro- 
dilla, y por espacio de cinco leguas hasta media de Burgos, se extendía 
una antigua calzada. nm^ pocos años hace, de la que no sé si se apro- 
vecharon para el nuevo camino. Constaba de cuatro hiladas de piedras, 
cascajo y tierra, y pudo muy bien haber sido un trozo de alguno de 
los dos caminos militaren rófíiános arriba dichos. 
"' Saldaña, villa del reino de León, al oriente de la capital, en la pro- 
vincia de Falencia, distante cuatro leguas al norte de Carrion de los 
Condes, y situada al pie de la peña de San Román, en un ameno valle. 
Es famosa en nuestros romances que refieren haber estado preso en su 
castillo el conde de Saldaña, padre del esforzado Bernardo del Carpió. 
Quieren algunos geógrafos modernos que los romanos la hubiesen lla- 
mado Saldania; fundándose en lo que dice una lápida que se encon- 
tró en la ciudad de León de un Lucio Lolio Loliano, saldaniense, ó 
natural de Saldania. Entre las ruinas de sus murallas y castillo se per- 
cibe algo de la arquitectura romana, y de su modo de construir. 
• Salguero DE Bujedo, lugar de la provincia de Burgos en el partido 
de Miranda de Ebró. Se descubrió en él una lápida con esta inscripción: 

-ij^ .¿íi.ii¿u-íjai. eíí«o Y oí^í (b;>^^^^ ''^ ^gaotn ojoj ,f i,^ \vVf,h^^\ 

CALPVRNIVS. AYO " ^ 

San Andrés del Berron, ermita' situada en el valle de Mena, pro- 
vincia de Burgos, partido de Laredo, distante tres cuartos de legua de 
la villa de Valmaseda. En las inmediaciones de este santuario hay es- 
combros y otras señales de haber habido población romana, en donde 
pudo haberse encontrado la siguiente inscripción, que el P. Henao vio 
Y copió ei? ^st4 ermita. 
?>:r) w. vi, i.rtr^ú') ijmtn /tí?n i»4 ^TMij^r^ vA^fm^t^ b. m? on oY 

^Uiid <íuí,iii/i- IMP. CAESARI C. IVLIO. VEROi u ohüu.: m twp b. oísir 
ir» íijnintil, o. MAXIMINO PIÓ FELICI AVG. GERMÁNICO oiiuiíjA. .gdl 
~n\ iy iiü|qij.^jyj^xiMO. DACICO. MAX. SARMATICO. MAX. 0(Íj:íÍ o:mi:> 
?'' «¿>fwb»»í PONT. MAX. TRIB. V. IMP. yil. P. P. €¡0S. ''"P V r'^^.' 
iíí^, Mq <yvh, -p^QQf^^^ (hyiUú-i^'yU} t)íl eObif^J »V ^->í,^r7nlí;ll í^bí ,büm íí 

^^y^ CAIO. IVL. VERO MAX. NOB. CAESARÍ.' '^^["^^P^J ^^>'^^ 

'-^úCiúniink GERMÁNICO MAX. DACICO MAX. ;"^mt:r>Ioi) ^ol^ 

k1 l VirwrwK.. SARMATICO MAX. PRINCIPI. IVVENTVTIS j^ '^^f 
k«^inn^;<p. JMP. C. IVLI. IMPER I. P. P. P. AVG,,,., ,,;; ^^^ 
^^h .> fp^tó;: MARE. PONTES. TEMPORE. VETVSTATIS; y o.,9,,a f,|^ 
CONLAPSOS. RESTITVERVNT , ^ « M ,^,,uk 

*lli7 d auno .CVRANTQ. DECIO. LE. C. AVG G. PR/íPR;^qTi nuo/i 



PROVINCIA TARRACONENSE. ,85 

San Esteban de Gormaz, villa de la provincia de Soria y cabeza de 
partido. Mantiene algunos vestigios de población romana, v algunas J¿- 
pidas con inscripciones como la siguiente: A »f> oKÍrnon oí»' í'ítb 

M. AEMILIO ^ 

LEPIDO 
PATRONO 
D. D 

San Martin de la Arena, puerto de mar en la costa de Santander. 
Plinio le llama SuaJices y Portus J^e rea suecas , que pertenecia á la re-, 
gion de los orgenomescos cántabros. Quedan algunos vestigios, aunuuei 
muy pocos, de su antigua población. j^,i,, ^^ j^.^ 

Santa Cecilia, despoblado del valle de Mena, entre las billas de 
Medina de Pomar y de Valmaseda. Hay en él una ermita dedicada á 
San Andrés, y en ella una lápida con su inscripción, que es una dedi-j 
cacion al emperador Maximiliano, por haber mandado reparar el ca- 
mino que iba por aquel despoblado. Dicen que es igual á otra que hay. 
en Braga, y á un trozo de otra que está en Archidona. P. su artículo! 
en el convento Astigitano de la Bética. ¡ s 

Santander, ciudad episcopal de la provincia de Burgos, partido de. 
Laredo y puerto del mar Cantábrico. Llamóse en lo antiguo Portus 
Blendium, y era de la región de los cántabros. Apenas han quedado 
de su población romana mas que unos rastros, por la gran mudanza, 
reparación y aumento que ha tenido esta ciudad en el siglo último. '?.w, • 

Santillana, villa de la provincia de Burgos en el partido de Laredo,i 
y cabeza de jurisdicción. Según las tablas de Tolomeo ])arece haber, 
sido la antigua ciudad mediterránea Concana de los cántabros, y casL 
lo confirman algunos vestigios que hay en su recinto y en sus inme^^j 
diaciones. ^ ^ >íijj»ijyje í.'f * 

Santoña, villa y puerto del mar Cantábrico en la provincia de Bur- 
gos, y)artido de Laredo, á la que llamaban los romanos Portus Julio^, 
briírensium y Victoree y en la región de los cántabros. Mantiene señales 
claras de su antigua población, y una inscripción que refiere "que los. 
^barqueros de aquel mar, comerciantes en este puerto, levantaron una 
» memoria al emperador Caracala." 

Sasamon, villa del corregimiento de Burgos, partido de Castrojeríz,, 
entre esta otra villa y la de Villadiego, distante seis leguas de Burgo^^' 
y cuatro de Amaya. Pertenecia en tiempo de los romanos á la regioQ/ 
de los muríTobos ó turniódigos , y la llamaban Segisaniuní ó Segisamc^; 
Julia, donde Augusto puso los reales al empezar la guerra contra los 
cántabros. Conserva grandes trozos de argamasón que parecen ser res-, 
tos de un acueducto y de otros edificios romanos. Se han descubierto 
en su recinto porciones de un pavimento mosaico, inscripciones y me-t 
dallas, que, según leyeron algunos numismáticos, se acuñarop,^p.fk!¡¡^ 
gesamon. , ' , , ,! :j\ 

íK Fue la sexta mansión del camino militar que salía de Astorga par^ 
Burdeos: la séptima del que iba también desde Astorga á Tarragona^ 
y la décimaoctava del que bajaba ¡x)r los Pirineos y seguia á León. 

Aa 



i86 ' ^ ^''? !f f M E R A P A R T E. ^ •'^^ "^ ^ 

Segóviá, ciudad episcopal de Castilla la vieja, cabeza de provincia 
y de partido, distante al norte de Madrid catorce leguas. Conserva su 
antieuo nombre de Segobia, y perteneció á la región de los arevacos. 
Colmenares, Somorrostro y otros escritores ban publicado las glorias, 
timbres y monumentos de esta ciudad, de los cuales permanecen al- 
gunos. 

Tales son: un medio relieve de piedra cárdena que representa á 
Hércules, con la clava en las manos, pisando la cabeza del puerco Eri- 
manteo, colocado en la escalera de una torre antigua que está dentro 
del monasterio de las monjas de Santo Domingo el real: un toro ó ber- 
raco y dos puercos de piedra, casi informes y muy gastados j)or su re- 
lilota antigüedad, en la calle real: el bajo relieve de una figura ecues- 
tre en una lápida que subsiste en la muralla^ frente á Santa Cruz, con 
un ei)itafio al pie, de Cayo Pompeyo Mucron, natural de Uxama, que 
vivió noventa años; y otras diferentes inscripciones que omito por estar 
todas publicadas, y no ser geográficas. Se han encontrado ademas en 
esta ciudad monedas de colonias y de municipios de España. Los es- 
critores castellanos atribuyen á esta ciudad dos monedas de mediano 
bronce conocidas de los numismáticos, que tienen los nombres SEG 
OB (ia) y SEGÓ VI A en los reversos, y un puente de dos arcos con un 
castillo en el pilar del medio; pero está ya averiguado que pertenecen 
á otra Segovia que hubo en Andalucía, en un despoblado de la Eética^ 
y en el convento Hispalense. /^. su artículo. A 

'.'■' Pero el monumento romano que mas distingue y ensalza á esta Sef\ 
gobia arevaca^ sobre todas las ciudades antiguas de España, es su cC'*; 
lebérrimo acueducto, tanto por su elegante forma y sólida construcción, 
cuanto por su inalterable conservación y uso constante , pues todavía 
sigue proveyendo de agua cristalina i esta población después de. mas 
de diez y ocho siglos. t'"'»^ ^^^]} ^--^jilj-^'/ i^n\vúv> /ufriH-r ^ oí 

El arquitecto que le trazó tomó el ^gua del riachuelo llamado ahora 
Riofrio, en porción suficiente para el abasto, y la encerró en una arca 
robusta que construyó con piedra fuerte y labrada á la distancia de 
5oo pasos de la ciudad, y á la altura de i7 pies de la tierra. En pro- 
porción de lo que esta bajaba seguía «1 nivel del agua sobre un solo 
orden de arcos; pero cuando estos llegaron al número de ^^^ y la pro- 
fundidad de la tierra á 39 pies, comenzó otro segimdo orden de arcos 
que sigue hasta la ciudad. En la plazuela del Azoguejo tiene el acue- 
ducto 1 02 pies de alto, y bajando el agua por encima de la muralla 
entra en una bóveda de piedra, por la que puede andar derecho un 
hombre, hasta que se reparte y distribuye para todas las fuentes pitbli'- 
cas y privadas de la población. Consta este ostentoso edificio de 161 ar- 
cos, cuyo material es de sillares cuadrados de piedra cárdena, y ahora^ 
después de tantos anos, no se les ve ninguna unión de cal ni betun^ 
Los pílai^es que sustentan los arcos tienen 8 pies de ancho en su frente J 
y en los lados interiores. Encima de ios tres mas altos, que están en la ■ 
dicha plazuela, hay una especie de cornisa que los une y cobija, y les ^ 
sirve dé rtemate. En el del medio permanecen dos nichos, en los que 
se dice hubo* dos estatuas, una de Hércules y otra- de no sé que deidad 
ó héroe,' y que ahora ocupan las de la Virgen y San Sebastian. No se 



PROVí^CIAr, T-A^RACOi^íENSE. 18-7 

encuentra en todo el acueducto inscripción alguna, ni seíial de liaheria 
tenido, por lo que se ignoran los nombres de quién le mandó construir, 
y del arquitecto que le trazó y construyó. 

Segovia fue la décinia itfansioii dé ]á''vi^ militar que iba de Astor- 
ga á Zaragoza por Cedrones; y: la décimaséptima del camino romano 
que salia de Mérida también jíára Zaragoza^, y pasaba por Salamanca. 
Sepúlveda, villa de Castilla! la^ vieja en la provincia de Segovia y 
cabeza de partido, distante nueve leguas al norte de esta capital. No 
lejos de esta villa y en su partido está el pueblo dé Duraton, que, se- 
gún las muchas antigüedades que en él se descubrieron el año de i 79i, 
y lo que indican Tolomeo y el Itinerario de Antonino, hubo de ser la 
antigua ciudad de Confloenta ó Segortia lacla, que pertenecia á los 
arevacos. I • 

Aunque la casualidad fue el motivo de las excavaciones que se hi- 
cieron dicho auo en este sitió, un eclesiástico las promovió y dirigió 
con inteligencia y acierto. Se desenterraron entonces grandes sillares de 
piedra, trozos de columnas estriadas, pedestales y capiteles corintios, 
restos sin duda de algún gran templo romano: un pilón paralelógramo 
de piedra de i5 pies de largo ^ de 1 1 de ancho y de 3 de hondo, con 
un derrame ó canal de la misma materia, que ])robabIemente serviría 
de baño en algunas termas: pedazos de murallas de hormigón, ladri- 
llos de extraordinario tamaño, tejas de figura extraña, piedras pulimen- 
tadas de rico jaspe, «enlosados de finísimo mármol, y mas de cuarenta 
monedas de colonias y municipios ^e España. Pero la prueba mas re- 
levante de la magnificencia de esta arruinada población son dos salas 
que también se descubrieron, pintadas sus paredes al fresco con tan vi- 
vos y hermosos colores como si se acabasen de pintar, y con pavimen- 
tos mosaicos. Exceden á estos en brillantez y buen gusto de dibujo 
otros dos pavimentos, también mosaicos, que aqui se encontraron, es- 
pecialmente uno de ellos que, tiene 37 pjes de laigo y 3i de ancho. 
Representa una vendimia, con figuras de hombres desnudos pisando la 
uva: está adornado con una parra, con aves de varios colores, y una 
rorla de grecas, caracoles, cabezas de gallos, flores, canastillos y jarro- 
nes: tiene ademas otra guarnición mas ancha, enriquecida con trenzas, 
lazos, lunas y otros caprichos del mejor gusto romano; y acaba con otra 
cenefa encarnada en los extremos. ¡Qué ejemplo y qué estímulo para 
emprender excavaciones en otros sitios de los muchos que llevo indi- 
cados en este Sumario, y que están provocando á que las ejecuten los 
sugetos interesados en los progresos de las bellas artes, y afectos á las 
antigüedades del reino! 

Mucho antes de descubrirse las expresadas antigüedades había se- 
ñales de haber habido allí una población romana, pues dice Ambrosio 
de Morales que cerca de Sepúlveda y del rio Duraton estaba la fuente 
llamada Jiriego, cuya agua salia entonces por una cueva labrada á 
mano, y antes por dos; y que ambas tenían inscripciones romanas, en 
las que por estar muy gastadas las letras solamente se podía leer EBV- 
RIANVS. Que no lejos de esta fuente había minas de una ciudad, á 
las cuales daban el nombre de los Mercados, y afirma que eran de in- 
signe población, como parecía por piedras escritas y estatuas. 

Aa 2 



£lH/i . 


i5.i 


-1-lb. ■ 


■ vL!v)u 


-091Í5. . ■ 


■ .i:'íi.>yi;| 


síjfi n ;«. 


*• m!> í^úii: 


n i^í-'n 


: =.í>in< 



108 '^ ^ ^ 'i P B I M E R A P A R T E. ^ '^. ^ 

.lili Inscripción en Sepúlvedaí fM^ip'^^í?, f^up oí ,ne<^^^^ 

i OÍ anp oiuaiim>ir. bi> ^ 
-i,l.á :• . íi -van ..jifirct .^RTYNAE REpygínj:¿| ^^ 5>iil .ci*ox:'^ri ' 

.•jpnií.í: '^'' -inq f-íí;^Rq ^( SIMNI. LIB. MOSGAS;íi:J uh\vM ab nííj.^ míij» 
Y_ í;I/.: rí''. ;iU r.i.'Hiivo'rq :fel ií EX VOTO. i«^> í^bí^Hí/ ,.WTjp)<i.!^ 

-4 jí;:ip ^nninlnscripcicm xa DuratOnqüiu*! n.' írj ■/ ''•.■ <:5^d.9Í> mñ^í 

r.H^a '^íí x>iíiífi .nnínOínA él- M. ATRIBVS 4,^5; ,^|,p ^.f y 

?í)í fj BiiiyíiuJIíHi í^:'P ,%>i->3aV TERMEGISTE..,;J.\^SsA^>^,ui; i^l^pÍ3,í,¡ -^.-n 

i A un cuarto de legua de las mencionadas excavaciones, en el pueblo 
r del Olmo, junto á la plaza titulada de los Mercados, se descubrió un 
sepulcro con la inscripción siguiente: :: ; ? .. ;j ,i . 

C. S. VALERIA ^ .^ ,.|.^:^ ..^^^ 

NO AN. XXIII uoun.n-.ltm 

d C. S. SEMPRONIANO P. b; jia q¿i.J ';S 

á VAL. PATERNAS. M. . ;of;n^s,fíI> .ni! 

S. PRÍMITIVS. LIB. P. a P.tí' ; •; ; o^h sb ¿kÍuí 

ííKÍce rni> noí: ií'íi >i.aM)í{. íihíüt. ü; .íijíiai jíi> íupj];;Í£líf!^Oíu i\l fih a^hn/^í 
Simancas, villa de Castilla la vieja y cabeza de partido en la provin- 
cia de Valladolid, de cuya capital dista dos legi;as, y está situada en la 
ribera del Pisuerga, no lejos de la confluencia de este rio con el Duero. 
Sé llamó en lo 'anticuo Septimancaj y'estaba en la región de los vaceos. 
'En medio de rnuros, fortalezas y ruinas de edificios árabes y de nues- 
tros reyes de Castilla, se perciben cimientos y trozos de arquitectura 

'ripmana de su antigua población. 

'•'^' Fue Septi manca Vá octava mansión del camino militar que iba 

'desde Mérida á Zaragoza por Cebrones; y la déciinacuarta de otro de 
igual procedencia y término que pasaba por Salamanca. íímÍ ,.;:.>! 
Tardf.mazar, pueblo Corto de la provincia de Valladolid éW él par- 
tido de Berta ven te. Entre otros escasos vestigios de población tomana 
conserva esta inscripción sepulcral r'^^?^'* '^«^P % .omuuyC íilaa íi?| uhm^ 

. " L PELVCIVS. C. F íoíim hb eííhiibaíísiKíá 
-')? I* I /i ri'4)í:!!ííi POP. POLENTIN '^í> »í>^'^1^fl,pifoM,M 

»^'¿y.)í^' ií' i>11j ?/>i',í ,nri; HIC. SIT- EST hldiuj iiMlati 9^ r' ' 

'í^o dé Polehtintis acaso quiere decir qué Pelucib fue n aturar dé' Po/e»- 
tia, pueblo de la isla de Mallorca en las Baleares. 
''^TiERMr.s, despoblado de Castilla la vieja, distante nueve leguas al 
occidente de Garray. Hay en él una ermita ¿on'' él título de huestra 
Seuora de Tiermes, que dicen haberse construido eh el mismo isilio en 
que estuvo la antigua biüd^d de Termes ó Termancia^ cabeza de los 



PROVINCIA TARÉXCÓNENSE. 189 

terniestihos en la región de los arevacos. Aqui fue, según 'féfieré Tácito 
donde un valiente termestino mató al pretor L. Pisón , porque exigía 
con fiereza los tributos, el ciial habiendo sido puesto en tormento para 
que confesase los cóm¡)lices en su delito, respondió: que todavía existía 
allí la España antigua, y asi no habia que esperar dijese, sus nombres, 
aunque se los pusiesen delante, y el día sigin'ente se mató con una 
piedra. Quinto Pompeyo rindió iesta plaza el, ano 61 3 de la fundación 
de Roma, con mas daño que provecho suyo; y en el de 655 el cónsul 
Titio Didio Nepote la hizo trasladar de lo alto á un llano, j)or ser in- 
fiel á los romanos. Se conservan al rededor de la ermita algimos restds 
de sus murallas, y se encuentran en aquel recinto monedas romanas 
V algunas antiguallasi^*^*'^'' ^^ ^^ «>""i "* flOÍc>({;:;i/jí) /;j<íf* íÁ>yiA 

Toro, ciudad del reino de León, cabeza de provincia y de partido, 
situada eri la orilla del Duero, y conocida de los romanos con el nonl- 
bre de Sarabis en la región de los vellones tarraconenaes. Mantiene al- 
gunos rastros de su antigua población romana, y la grande figura de 
un toro de piedra, como otras que hay en algunos pueblos de Castilla 
'la vieja, j; . -''•••'íü'- •• 'i"-' . ■ v.v..--. ■, fu.i^n} c^ .jui la 

TorqüemÁdá', tíWa^díe la pmvincia de Palétícía en elpaHído SeGét- 
rato, distante tres leguas de su caj)ital, cerca del rio Pisuferga. Dicen 
que la pobló Augusto César, y que le puso el nombre áe- Vahee au- 
gustce en la región de los vaceos. Mas adelante y en la mediana edad 
afirman que por haber tenido una torre ó castillo fuerte, y haber sido 
abrasada en un asalto, se llamó Turris cremata. Se descubren algunos 
restos de arquitectura romana entre las ruinas de la árabe y de ía dé 
nuestros reyes de Castilla. fi «t^' ** *<ujiu(]'>f. i.m\aoi\ -u K i>'úiíit 

Tricio, villa de la Rioja en el corregí mietiíd de Lógróíio. Cfamáfoñtá 
los romanos Trilium Metallum, para distinguirla de otro Trilium de los 
'aulri<r 07163 (V. Rodilla), y de otro Trilium Tuholicum ó Tüboricum áh 
los vdrdulos (/^. Motríco). El 'Melullum pertenecía á la región de los 
berones^ y era una gran ciudad, en lá que estaba la décimacuarta manf- 
sion del camino militar que bajaba por los Pirineos y terminaba en 
León. Viendo los habitantes que los romanos ho les guardaban los pac- 
tos con que se habían entregado á Oracco, fortificaron la ciudad el auo 
1 53 antes de la era vulgar, y confederándose con los segestímos y los 
helos eligieron por general á Carón, y uniéndose con los numanlihos 
engrosaron su ejército coa ao.ooo^'iafantQS y <»n 5ooo caballos contra 
los romiinos. ■ '• -f'-í-'t''*;- *•'* ''^ f»<>'' .<^í\h\íí eh ^i.i .í¿Iíh| ^¿ v ■ ■; un 

A distancia de 73o varas de este pueblo hay una ermita muy án-' 
tigua, de gran extensión y solidez, dedicada á nuestra Señora de los 
Arcos: cerca de ella, donde én tiempos pasiidos se habían hecho algu- 
nos descubrimientos de edificios" ¿órnanos, en enero del año de i8i9 
se desenterraron otros mas interesantes con la:industria de José Sánchez, 
ermitaño de esta capilla. Extractaré con brevedad lo que participó á 
nuestra real Academia de la Historia el licenciado don Pedro Antonio 
García, beneficiado de la parro([uia de Tricio, y fiel tesligo de vista 
de todo ló que se ha descubiertb.>b nni'n Ish oííffnn ^fStwi-AJiH .•// 

Dice én su relación, fecha á ra de febrero del mismo año, que 
se hallaron allí á una vara de profundidad seis sepulcros de buena for- 



,9© ' PRIMERA PARTE. 

ma y Je piedra franca, con esqueletos huniapos, dislocados, de varios 
tamaños^ y eii uua pila cuadrada el armazón de una ave, que mani- 
feslaba haber sido águila, ú otra ave de rajHÜa, por .tener el pico recio 
y encorvado; haberse encontrado ademas una fuerte pared de argamasa 
de dos pies y medio de grueso, con su albardílla de grandes piedras, 
y con agujeros á trechos: diferentes trozos de pilastras y de pedestales 
con inscripciones que copia; y una piedra de vara de alto y de algo 
mas de media de grueso, rota de arriba á bajo, con la figura en relie- 
ye de una muger de medio cuerpo, ceñida por debajo de los pechos 
con una faja en forma de media luna; y pedazos de jaspes ,de .yí»nps 
colores bien pulimentados con otras inscripciones, r pri i ,,,.>,, ..,,.. ..j. 
Leida esta descripción en junta de la Academia, acordó pasase á 
informe de su anticuario el seüor don José Antonio Conde, quien en 
otra junta, y con su notoria inteligencia y erudición dijo: que los es- 
queletos no podian ser romanos, porque los de esta nación quemaban 
los cadáveres, ni tan antiguos como la ermita de nuestra Señora de los 
Arcos, pues según la tradición era obra del tiempo de los Templarios, 
ni menos tenian relación alguna con las inscripciones: y que aunque 
por estar mal copiadas no se podian leer, aseguró que la 3.^ pertenecia 
i. una ilustre familia romana llamada Scribonia: la 4.^ daba noticia con- 
fusa de un gramático latino de Clunia, que vivió entre los tricienses: 
la 5.* de un Valerio Firmino, veterano de la legión Vil: las 6.^ y 7.* 
(de otros legionarios de la misma: la 11.* de la familia Firmina; y la 
,ia.* de Didio Marcelo, de la propia legión. Que el armazón del ave 
de rapiña convenia con la costumbre de los tiempos medios, en que 
solia dar honrada sepultura a los animales que mas se habian estimado 
«n vida. Celebró la Academia el celo de los señores beneficiados de 
Tricio, por haber colocado estas antigüedades en el pórtico de la iglesia, 
.«u la plaza de^ abajo y en Qtros parajes, públicos de la villa, donde to- 
dos las pudiesen ver, y los intefigentes gozar; y propuso para acadé- 
mico corresponsal al referido don Pedro Antonio García, que fue uná- 
,pimemente nombrado académico ,,piQ^; ¡(odp^, Ig&j n^^to^ ien.1%^. sigi^ijBntp 
junta del próximo viernes.;:; r - ^ ^<)1 ;?].;, r ♦ jí !r.li^! .f . !>(; P/ ;.. . ! 
o.; ÜRBiNA. m Pasabe, lugar de la provincia de Álava en el valle de 
Cuartango: fue. pueblo romano y perteneció á la región de ]os\>drdulos. 
En una piedra blanca de 3 pies y upa pulgada y media de alto descu- 
bierto, con .8 pulgadas mas que se ocultan detras de un madero, y de 
un pie y 9 pulgadas de ancho, con 8 de grueso, que está colocada 
dentro de la iglesia parroquial de este pueblo, se lee la siguiente ins- 

-If,,.,., <;i{)t*d níiidlill 9*». cloíP' :'!f{'-'r ■: M ^^ob ,r.lb '>\\ tí!)T>3 líOO-)/. 

éi8v ííí> ofts IjL oi^>a'j liiEMILIVSi.PTERNI (O gb ^m^A'^mmáu^KÚ) >< n 
^\íiiíjrifip> 9íioL eb biiI^jiI- DOMITIíE PRIMIT ^r.m «rilo noi ktis t n oí»? !» n?. 
iiW|iam^:9ap oí lHd)»vvXSORI PIEMISSIN .fílHí|sa} üíí^ y'íjík}ffin') 
oinoin^. oihaH rioí» "i^i' »J| SIBI VIVVS POS^' iiitíi5[)*>')A Ust íritwjjfi 

v>rA / 'til ()oii>*-íi I-t'; / ,M); .; ;, ..fv (-.!■■ '.r!..,:>4,f .,;.., r» 

Valderaduet, pueblo del reino de. León, situado en el mismo sitio 
«a que estuvo él ánú^uo f^iminacium de los i^aceos, que fue cuarta 
mansión do dos caminos romanos procedentes ambos de Astorga; pero 



PHOYTNCTA TARRACONENSE. ,9» 

el lifib iba á Burdeos y el otro á Tarrngotja, de los cuales y dé »u anru 
tígiía población conserva algunos vestigios. -¡^ 

Valladolid, ciudad de Castilla la vieja y cabeza de provincia. Lla- 
mábanla los romanos Pintia cuando pertenecía á la región de los vor í 
ceos, y era la cuarta mansión de la via mih'tar que iba desde Astorgaií 
á Zaragoza por la Cantabria. Entre tantos y tan grandes edificios mo4^ 
dernos apenas se encuentran rastros de los romanos. Sin embargo, sq» 
encontró envuelta en unas ruinas antiguas una gran fX)rcion de meda-| 
Has de colonias y municipios, de diíerentes metales y módulos, y ade- . 
mas esta inscripción: ' ,{ 

AELIAE ,f 

AMINEAE ' 

"'' T. AELI. F 

SAELIA 

ELANí 

MATER 

Valle de Gruñeses , despoblado de Castilla la vieja , distante una 
legua y en la jurisdicción de Rioseco, en el que se asegura liaber esta- 
do fundada la antigua Tola augusta, en la región de los vaceos, y donde 
se hallan vestigios romanos, como monedas y otras antiguallas. 

Valmaseda, villa del señorío de Vizcaya. /^. San Andrés del Berron, 
ermita que dista de ella tres cuartos de leeua. 

Varea, pueblo de la Rioja, distante media legua de Logroño, en la 
orilla del Ebro, donde estuvo la faniosa Varia de los berones, ciudad 
poj)nlosa y muy fuerte, sita ad trajccturn Iberi , como dice Estrabon. 
Mantiene las ruinas de algunos edificios romanos, y se afirma que no 
hace muchos anos subsistían las argollas de hierro á que amarraban los 
barcos que en tiempo de los romanos subían j)or el Ebro desde el Me- 
diterráneo mas de sesenta y cinco leguas, en conformidad de lo que 
refiere Plinio, Ibcrus amnis Jiavi^abili commercio dives, ortus m Can- 
tahria^ haud procul oppido JuUobriga per CCCCL. M. pass. jluens: 
nas^iuní per CCLX. M. ci Varia oppido copax. 

Fue Varia la décimatercera mansión del camino militar romano 
que iba de^(le loi? Pirineos hasta León, pasando por Barcelona, Tarra- 
gona y Zaragoza, del que se conserva un trozo cerca de Varean 

Velilla del Guardo, lugar de las montañas de León en el partido 
de Carrion, distante cinco leguas al norte de Saldaña, en cuyo distrito 
hay una ermita con el título de San Juan de las Fuentes divinas. No 
existe mas (jue una de cuatro que manaban en tiempo de Pfinio, y las 
llama Fontcs Tamaricce , y pertenecían á la región de los cántabros. 
Todavía nace allí á borbollones su agua cristalina que corre, después 
de formarse una laguna al sudueste del nacimiento del Ebro, el espa- 
cio de I 7o pasos hasta meterse en el rio Carrion, que tiene su origen 
cuatro leguas mas arriba. Suele esta ftienle, dice Ambrosio de Morales, 
manar y secarse seis y siete veces en una hora, y por el contrario cor- 
rer sin cesar quince días, ó un mes seguidos, y secarse de repente por 
otro tanto tiempo, sin dejar señal alguna de agua en su recinto. Tiene 



1 9 1 T .3 3 7 ^ R I M E R A • T A H T E - n íT 7 

un arCb dé arquitectura romana de siete pies de alto^ compuesto de 
sillares, sin que se le conozca la unión de las piedras. 

ViLLAFRANCA DE MoNTEs DE OcA, villa de la provincia de Burgos^ de 
cuya capital dista por oriente unas seis leguas , y otras tantas de Bri- 
biesca por el norte. A media legua de Villafranca está la ermita de 
Santa María de Oca, situada al pie de una montaña que, aunque no es 
muy alta, es agria por estar rodeada de peñas que sirven de muralla. 
En la cima de esta montaña hay una llanura con vestigios de población 
antigua, que el P. M. Florez dice haber sido la antigua ciudad de Juca^ 
la que por haber estado apartada de las vias militares no ha sido nom- 
brada por los antiguos geógrafos, siendo asi que es y fue muy conoci- 
da en los primeros concilios españoles como silla episcopal, trasladada 
después á Burgos. Perteneció JÍuca á la región de los murgobos, que 
comprendia las faldas del monte Idubeda, llamado ahora Montes de 
Oca, tomando el nombre de la capital Auca ú Oca. 

En la fachada de la iglesia parroquial de Villafranca está empotra- 
da una lápida con la siguiente inscripción , llevada sin duda de la cima 
y llanura de la montaña en que están los vestigios de Auca, 

-/;!. . -m orrp h VALERIA ^j ,,- ^ ^,,«^( 

ebit tb / \ MiyuS í ?.fú nb füMno ■ AMBADAE írftf-lirtr;! c í) 

Mi.;»-iiií8 gr LIB. AN. LXXV :M -u: 

Y junto á la ermita de San Felices, que está muy cerca de esta villa, 
se descubrió pocos años hace, por un labrador que estaba arando, esta 
otra inscripción, que también és de la familia de los Ambades. ^ ¿jif-i^ 

Olí 9ifr> ntíiílbi eí? fWMrfiííí' CORNELIAE 

¿•>í^ (íuílt^ffV/irt!". *>Ví|A • oiisiff'. AMBADAE 

-"ii^t ^> • i to-'f rrr.Klri^N. L .,• 

^''P ^ ^yi CORNELIVS ^jshr ;vm^i 

-v^^b s^l >^iVv) ,.,M ■ •>,.-^^^^~ PATERNVS AV ,vw 

u.^^:u\■ ..M^'s .v^ .xrí^^ -^xo. PÍEN - "\^uv^.\ . 

ViLLASANDiNo , villa del corregimiento de Burgos en el partido de 
Castrojeriz. Convienen los geógrafos modernos en que estuvo en esta 
villa la antigua Dessobriga de los murgobos, porque habiendo sido 
esta la sexta mansión del camino militar que iba desde Astorga á Tar- 
ragona, pasando por Zaragoza, conviene con la situación y distancias 
de la villa, y porque conserva vestigios de su antigua población roma- 
na y del camino. 

ViNiEGRA DE ARRIBA, villa eximida de la provincia de Soria, distante 
al norte diez leguas de Garray. En ella estuvo fundada la opulenta 
Lucia, cabeza de los lusones ei^ la región de los pelendones. Apiano 
Alejandrino dice que distaba de Numancia trescientos estadios, y que 
Escipion anduvo este espacio en ocho horas. Por haber socorrido Zwcia 
á Numancia, que estaba sitiada, mandó Escipion cortar las manos de- 
rechas á mas de cuatrocientos lusones. Apenas quedan en Viniegra 



PROVINCIA TARRACONENSE. ,93 

rastros de su antigua poI)lacion, que destruyó enteramente este gene- 
ral: acaso liay sepultadas en su terreno mucha? preciosas antigüedades, 
-i. ViNUESA, villa de la jnovincia de Soria en la parte mas septentrional 
:dél obispado de Osma. Cerca dje esta. villa y al mediodía hay un cerró 
en el cual dice don Juan Loptrraez estuvo la antigua ciudad de Z^'- 
•á?7iifzW^, que ¡penen eqia.á la rpg¡pt);de, los pelen^ones^j de la que per- 
manecen ruinas y algunas inscripciones romanas. Una de ellas habla 
de Lucio Lucrecio Denso, duumviro de Visonííum, que hizo el cami- 
no romano que iba desde Numanciaá Caisar-augusta por Augustobríga. 
Zamora, ciudad episcopal' del reino de León, cabeza de provincia y 
de partido, situada en la orilla del rio Duero. Ha habido variedad de 
pareceres íjojíre; el nonibre que tuvo esta ciudad «n tiempo de los ro- 
íganos. AlgMUOs de los geógrafos uiodernos se inclinaban á que fue$e el 
.de AlbuceÚa^^ pero la mayor j)arte son de opinión de que se llamó 
^Ocelloduri en ios vettones tarraconenses ^ siguiendo las distancias y sí- 
(Jji^cioi^es del Itinerario de Antonino, dejando el de ^Ihucella al pue- 
blo de.Belber, que está en el partido de Toro. Véase su artículo. Entre 
.sus murallas y fortificaciones, reparadas en distintas épocas y domina- 
ciones,^ se v.en trozos de su antigüedad romana, y una lápida de ded<- 
.qajcion á.Vjaa), dios de las fortalezas, hecha por Marco Attilo Silop, 
.hijo de Siion, de la tribu Quirina. ^ :.^. ^^^. . . ^^^^^ ^, ,^ ^,^..;^ 

Ocdloduri era entonces la undécima mansión de la via inflitar que 
niba desde Mérida á Zaragoza por Salamanca-, y la cuarta de otro cf^nu- 
¡po romano que desde Astorga iba á Zaragoza ])or Cebronesv, r \ \ 

«oja^rnunoca Bonugli» aup ah ciaiídii yfíH .gsaiifj ^íií;OJ ob ^'iúvi'M\\TJ¿m 
9b 7 ifi'ib9í£3 fií 3]^ cíOJciüi ' '. /\o'nv. nr.Tjff'l brJ>ííi)¡i:j£iK t,B 

CAPITULO y^on-i'^fiom ^o'ioíhh^ üoiJo 

OIip ^ob oh OÍqh CONVENTO A S T U R I C E N S E. ^p.,,.,, ' ,,^,JJ ^ 

-|;|í;') 7 KÜríínj' .j^ í^jov •^i .;;j:..a " :• ,> 

... * Comprendía su jurisdicción todo el terreno que ocupa ahora el prin- 
cipado de Asturias, la mayor parte del reino de León hasta el Duero, 
y todo el obispado de Astorga, metiéndose en la Galicia hasta mas allá 
del monte Furado. Se extendía por el norte basta el mar Cantábrico, 
y confinaba por oriente con el convento de Clunia, por mediodía con 
el de Braga, y por occidente con el de Lugo. 

Abrazaba la región de los arnacos^ que residían en Astorga y en 
sus inmediaciones: la de los mgi/rros ó egurros, en Valdeorres: la de 
los tióuros, en la tierra de Tribis, cerca de los Codos de Larouco, 
ambas en Galicia: la de los pericos, en Asturias, entre los ríos Navia y 
Nalon: la de los zoelas, también en Asturias, en los confines con Ga- 
licia; y la de los astiwes ira^rjiontanos , que ocupaban lo restante de 
este principado: la de los astiires augustales, en el reino de León, que 
se rxlendian hasta el Duero á orillas del ^stura, hoy el Ezla; y la de 
los lancienses^ comprendida en la anterior de los augustales y no lejos 
de la capital León.» í /»I/?í om :ih>. .»• 

Como la mayor parte de este convento está situada sobre montes, 
penas, riscos y derrumbaderos, las feroces costumbres de sus antiguos 
habitantes que no pu4ieroo civilizar los romanos, tam}X)co pudieron 

Bb 



1^4 '"'^^Í^RIMERA PARTE.'?''^*^^^ 

producir monumentos dignos de ser trasmitidos á la posteridad, ni 
los nombres dé los pueblos en que se hubieran de construir. Diré los 
pocos que he podido entresacar de los que mencionan nuestros geógra- 
fos é historiadores, explicando lo antiguo que haya quedado en ellos 
y merezca la atención de los anticuarios, siguiendo el orden que he 
guardado eH los anteriores conventos, y empezando por U capital de 
«ctP mip fQe^ ^"'^-* .f!í»m:iíioí ^ ,.)f);: tí"íii^I> Y rünitii a:a;^'juí.ui 

-i.Lu? ■ Mil ítitp ,m\\\\l\r^W V •)!) Ou/Hi.üj ) jOaflaU OíaaiOiEJl Ü13/íj t:'h 
.Ríindot?!rT§fjR-ií)<{ B^tóriií-1n«.*i^^ h ñhnhrn;;!^. abésí) fidí 9íjp onifí -i i. a 

^b í)/;íyííw obiíir.ií itíl .draíKI oí: j|/a,^p|ji,ti£í| 'í{¿ 

'^'^ Ciudad episcopal, situada al poniente y á la distancia de siete lé- 
'¿iias de la de León, capital del reino del mismo nombre. Dicen que 
la reedificó Augusto César con el nombre de ^sturica, que la hizo co- 
lonia augusta y y estableció en ella la chancillería ó convento jurídico 
para administrar justicia á los pueblos y regiones que la señaló. Plinio 
la llama Magnifica^ y Tolomeo la coloca en la región de los arnacos. 
Como tan principal ciudad, es de creer que los romanos la enncí- 
bleciesen y adornasen con suntuosos edificios para el culto de los dioses, 
para tribunales, y para los juegos y diversiones del pueblo, según haf- 
cian con todas las demás de su clase. Nada de esto ha quedado en As- 
torga sino su respetable ninralla, cuya circunferencia es dé i5oo pasos, 
que Witiza mandó conservar por su belleza "cuando decretó' derribar 
todas las de España; y unos restoá de un templo y algunas lápidas con 
inscripciones de todas clases. Hay noticia de que algunos monumentos 
de antigüedad fueron arrojados en los cimientos de la catedral y de 
otros edificios modernos. 

ydsturka fue el término de cuatro vias militares que salian de Braga 
é iban á parar á ella por cuatro distintas rutas: el principio de dos que 
se dirijian á Zaragoza, el uno por Zamora, Bayona de Tajuña y Cala- 
tayud, y el otro por Cantabria y Tarazona: del que iba á parar á Tar- 
ragona por Caesar-augusta, y del que se dirijia á Burdeos. 
'-' De las inscripciones que han quedado en Astorga solamente copia,- 
ré aqui las que me parezcan mas importantes. '^* .oI>í/iíji qjíiooi h)h 

■••■■'■ li} (^ U • . ?..-..o. .;.... ., ,.,.. ,<r ..:. C 

«íj, y »vov,j?.A n- solí. INVICTO. LIBERO 
*íbfii :<«*>rto'^bíí^ _ 

■ , t PATRI. GENIO. PRAETOR 

. 'Mj^ñ. :^o?T . >. Q- MAMIL. CAPITOLINVS ^^^, ^ -^ ; .f*^^ / ' 

-¿>3 fí•r^ Btnarto IVRID. PER. FLAMINIAM • '.7 \ . 

©b 9)n.'.t'Ví f.l ih ET. VMBRIAM. ET. PICENVM • 

^^T-^m h i ^^- ^^^- ^^^' ^STVRIAM. ET 

^oi;! n !!i\^,^>' /.CALLACIAM. DVX. LEG. VII. C. P. F ? ^^ 

PRAEF. AFR. SAT. PRO. SALVTE í í, ^Im./^ if tb 
,>'rf:t<Mtt fn.ín-r; SVA. ET. SVORVM 



fOrr'Vf:?;: ■.•.■\?. 



íl ¿hteriorífstá en el ayúmamfento, y la que sigue en la murallai i 



PROVINCIA TARRACONENSE. i^J 

•'": "f:':::::::::T. L. VALENTIS'-' ''*''*'? ^"'''«« *« 



•^ -■•-■I 



-Á BÍ onp >^«i*^^flr^^'-»»«;^.WiV:iAGO. CATVltl ' •*"* w"! >aí>&í! »ii9q ?»1 
.frm?!R t^t> f *ií{ He ?^ j^yg yj^ CONSV ' p oído*- £flínííj( 

..r..| b! sb Bi-.«,Hi «í LARI& PRiESES , ' . ■«"■'T',^^'*"^ 

, . 3 .^ „ PRO. SALVTE. SVA ., ¿ 'f tfí ^"" 

orii;íaiio. ... SVORVMQVE , j ..- ii^ bjínf;^ 

-ii-rnií ^>b .wvw 9J89 aí> ,it>,OMNIVM. POSVIT . ,/; *r íBt a% 

hiwi] iMp. NERVAE. CAES fi<» ioUjjp ob íim 

'■" ^ AVG. PONT. MAX ■ 'Mq t^i'p ?wa 

, ■ ,TRIB. P. P. P. COS. ÍIÍ ^'^'f ^^'^'H 

»)8íí;^ij|giOFif ,8ií(KÍ ^".....J.J^S-PVRIC------- ' ' ^' '^^^^'' ^'^^'''*'^ **^ ** 

-n(.(fííA fifjfi^í bb oíaifc *^*"' '.**£*;■"!;//, oh oldan-.j oüíeiiíi 

- - • .Q^l.1 bb W^U-?fiir.--v*íHMbfM.t>o ,lBin Jo ,ÍY uib 

ivSTINAE oíq 

'VsTí!>i<i í^ /n ! xi «in ob¿i'i]&í{ v VX0RI>»4 ** i>^ '^í^'^w/M ) r^i^Añ 
-*'V íHlf oí úf <Xpfl:jÍJ íPi SANCTISSI 'd^^^'*^ ^^^ obíirjeidtj jy 119 7 

;»nj '>b ii .^ •»i R nb^aaJiri'i 7 'mav ^ ^^ i"ii\sv^n;j \ ,iiiHm\ti' \ , WvhAi\ 

-gfi'i fi7i98nü3 i:.\tíííi:ü &J T c''r.^^.Y.pA 'íM^b>''^ n»dí oup ^.ííjfijíliííf 

rrioi'Hiiía/.iii uj23 noo í.btc^: uobüidoí; íUfaijííe ij¿ íib eoil 

i TVS i a 

í ^KRÓa AVGP -í 

La siguiente está grabada; en una patera de plata que se encontró 
cavando en el campo, cerca de esta ciudad. 

-m q 9b obmr><i ,(XO'U -yAL. NATAUS PII CVIU u,l rJíiy ^afraifrir^íf 

nfi'lí íiffí) /•::;. ■:•• ;■ •) fii>i,^ní,:,; ;/i')»íoJ 

Aramil, aldea del concejo de Siero eq Asturias. Gínjetúran algtinoi! 
antlóuários modernos que se llamaría antiguamente yíramilitum cuan- 
do pertenecía á la región de los astufes ' trasmontanos y suponiendo 
qué los soldados ronianos erigieron allí Un ara, como érí Tairagóna; ^ 
Augusto César, después de baber conquistado aquel país. 

Aviles, villa y cabeza de concejo en el . pripcipado de Asturias, ba- 
ñada por una ría ó brazo d^,mar, distan^ ¿al norte de Oviedo cinco 
leguas cortas, y cuatro al poniente de Gijon. Trelles y otros secuaces 
de Dextro dicen que se llamó en tiempo de los romanos jdrgentcoln, 
ciudad que, según el Itinecariq de Antonino, estaba ^r-ca de A8U)rg^, 

Bb a 



,^6 ^ ^' ^' H PRIMER Á ' Vk K T É."^ ^ > ^^ T 

en el camino militar que iba desde Braga á esta otra ciudad. Conserva 
un precioso capitel de mármol blanco del orden corintio, de carácter 
grandioso y de excelente dibujo, perfectamente trabajado, y bastante 
bien conservado. Consta de unos dos pies y medio de alto, y de pro- 
porcionada anchura: están gastadas las hojas de acanto, y solo conserva 
de los caules los arranques de los vastagos y todo el demás ornato que 
le pertenece. Por los módulos que contiene puede inferirse que la co- 
lumna sobre que estuvo puesto tendria á lo menos 28 pies de altura. 
Sirve al presente de pila de agua bendita fuera de la puerta de la par- 
roquia de San Nicolás de esta villa, conforme se entra en la iglesia á 
mano derecha. \ „.,, . 

En la real Academia de Sáii FetriañÜb existe un vaciado de este 
capitel en yeso, hecho por don Manuel de la Peaa Padura en el ano 
de 1 814. Al considerar la belleza y perfección de este trozo de arqui- 
tectura, que hubo de pertenecer á un suntuoso edificio, y lo inverisí- 
mil de que lo construyesen los romanos en un pais donde no hicieron 
mas que obligar á los naturales á trabajar en las minas y canteras, no 
puedo menos de sospechar que le trajo de otro lugar algún aficionado 
á las bellas artes, y éste acaso fue don Pedro de Solís, natural de este 
mismo pueblo de Aviles, protonotario y camarero del Papa Alejan- 
dro VI, el cual, estando eti esta villa el año de i499, hizo construir 
un hospital y una capilla contigua á la parroquia. No es el único ejem- 
plo de esta clase de traslaciones. JTHY} 

Bañeza (La), villa de la provincia y partido de León en el Bierzo 
y en el obispado de Astorga: llamábase en tiempo de los romanos Ve- 
níatia, Venatia, Veneatia ó Vernatia, y pertenecia á la región de los 
egurros. Veniatia fue la octava mansión de uno de los cuatro caminos 
militares que iban desde Braga á Astorga; y La Baileza conserva ras- 
tros de su antigua población, y una lápida con esta inscripción: 

L. COSCONIVS. L. F 
VALLATEN. AVGVR 

<.íJJín:iH-» y2 t^jjp jáUH¿ ÜD ^^ S. El S.' T. T. L ^ ÍiJ<l'^ ' :«í íiJ 

•' VIX: : : : : : :'; ' '^ .oqiriL . \ .■ nj o\nif^/í,a 

* '•-■■'•■ 

Bembibre, villa del Bíér^o en la provincia de León, partido de Pon- 
ferrada, y en el obispado de Astorga. Mantiene los vestigios de Inte-' 
ramnium Flavium, que era de la región de los egurros. Fue décima- 
tercera mansión del primero de los cuatro caminos militares que iban 
^e Braga á Astorga, undécima del segundo, y décimaquinta del tercero. 
.jjpPoÑAL ó BpÑAR, valle de la provincia y partido de León, distante 
.^ te leguas de su capitaj. Conserva una fuente de agua caliente, con 
j^t^^ipscripoiqO) interesante, porque da. noticia d^ ujO^ÍQutanejrp romano. 

.Hitítj Kí] FONTL SAGINIFFIGENO "!^^^^> , n>^3 (^itíj^uk 
-nd , *.r,i'umk ^b obnip ÉCCCLVHS • -^ Y M^ ^ríí ir/A 

oani^ ob'.ivO 9Í>^?^>\L/'ALEXIS. AQVILEGVS'-^^ ^ ""'' '"^' '^T '^^^^ 
í^:íi;:i:j>í >v)iJO Y fiBUdí J . .ívvfíw, « t tiji'^'-'M i»i oUííUJ / , >'rJioo j»BítT)*4| 

.<A...,\. ;.,..-;. ...r'r. .,,r ..i. . *. S. L. M ': - ., '.i ; 

l^ que, según Ambrosio ;de Morales, quiere decir: '^ Alexis (ó Ale¡o)| 



PROVINCIA TARRACONENSE. í^y 

•oficial de fontanero, gastó trescientos cincuenta y cinco sestercios en 
•cumplir gustoso el voto que había hecho á esta fuente, que tiene pro- 
Vpiedad de engordar/' i ¿i :: ¿ 

Bretona (Santa María de), montaña y feh'gresía del remo de Galfw 
cía en la provincia de Mondouedo, distante dos leguas de esta ciudad 
y una y medía de Asturias. Se conservan en ella , llamada en tiempo 
de los romanos Britonia ó Britoníum^ en la región de los pesicos, los 
vestigios de una antigua fortaleza con un foso de 4^oo toesas de cifr 
¿cunferencía, y un contrafoso de doble medida. 

•heiCampomanes, villa y concejo del principado de Asturias. No falta 
quien diga que se llamó antiguamente Campas Manium, cuando per- 
tenecía á la región de los astures trasmontajios , por haber en ella 
ojauchos sepulcros romanos. No sé sí en el día se conserva alguno de elloá. 
-n Candanedo, pueblo de la provincia y partido de León en la juris- 
dicción del Bofial. Cerca de él hay un monte, al que dicen llamaron 
los romanos Candamius , y ahora se nombra Candanedo, como el pue- 
blo inmediato; y se quiere asegurar que en este mismo monte, por el 
que pasaba una calzada romana, se halló este letrero grabado en una 
piedra grande: 'i^ íK»jib jOjjp. e íOoioíjiTwni í-nb oh 

^ lOVI. CANDAMIO 

Grutero copia esta otra como existente en Galicia, que antiguamente 

se extendía hasta la Cantabria, y acaso en este mismo terreno del Boñal, 

que, según se ha visto en su artículo, estuvo halpítado de romanos. La 

inscripción dice así: ^ . 

^ .;r-^;^g;-T^ ;í:Hoq 

^-^ CANDIEDONÍí'''I''''>í''^ 

;i'; T. CAESIVS. RVFVS '^ 

1>17?>SAELENVS Hl-üíaiC 

EX. VOTO. FECrr ^T( r 

Cantabria (Cuesta de), distante media legua de la villa de Mansílla 
de las Muías en la provincia de Valladolid. Cerca de ella hay un des- 
poblado con ruinas romanas, y una iglesia titulada Santa Catalina de 
Cantabria, nombre que el pueblo arruinado pudo haber tenido en aque- 
lla dominación, y conservarle ahora la cuesta y el templo, como con- 
serva éste mismo de Cantabria un collado en la ribera del Ebro, entre 
Logroño y Víana. Véase su artículo en el convento Cluniense. Por esta 
cuesta seguía la vía militar que iba desde Astorga á Tarazona, y en 
relia fija el Itinerario de Antonino la segunda mansión , llamándola In- 
teramnium y nombre común que los romanos daban á los pueblos si- 
tuados entre dos ríos. Este estaba en la región de los astures aiigustales. 

Castrellin, pueblo del reino y provincia de León, cerca de Valde- 
ras, fundado sobre otro antiguo que se llamó Brigecuní y pertenecía á 
los astures augustales. Se encontraron en su distrito monedas romanas 
y otras antiguallas. Fue la segunda mansión del camino militar que iba 
desde Astorga á Zaragoza por Cebrones; y la primera de otro que salia 
y terminaba en las mismas ciudades por distinta ruta. 
./; Castro de la Ventosa, pueblo del Bierzo, situado en la eminencia 



198 .l^gV-'^PRI M ER A PARTE/OHqr 

de una; montíiua, cerca de Villafranca, donde están las ruinas de los 
muros de la antigua ciudad de Bergidum Flaviimi^ cabeza de los ber- 
pienses en la región de los egurros. Fue la décima mansión de uno de 
los caminos militares que iban desde Braga á Astorga: la duodécima 
del que pasaba por pueblos marítimos^ y la décimacuarta del que ro- 
«deaba por Lugo, i vt^H» «9 r?i, 7'»í)¿ííííüt /jr . .¿^.nuJ«/* ob jeimuii -{ fc^iii ^ 
^-i Cebrones del Rio, pueblo del reino, provincia y partido de León, 
poco distante del Orbigo y de la ciudad de Astorga. En un inmediato 
despoblado subsisten las ruinas de la antigua Bedunia ó Betunia de los 
astures augustales, donde estuvo la primera mansión de la via militar 
que iba desde Astorga á Zaragoza. ,,:.-.:;, (Uü i ,.j> u-^i> 1. uü;» 

CiGARROSA, término de la íéligresía de Sán^Esteban de- lá Rúa en 
Galicia y en el valle de Valdeorres, provincia de Mondouedo. Todavía 
se mantienen en él los vestigios de la antigua ciudad Forum Gigurro- 
ruruy cabeza de los gigurros, y un puente romano sobre el rio Sil, que 
llaman ahora Puente de Cigarrosa. i 

En este término ó valle, donde estuvo la octava mansión del caí- 
mino recto que iba desde Braga á Astorga, se asegura que han queda- 
do dos inscripciones que dicen asi: ¡ibíiing mixiiq 

T. 9ALVIVS ANTIDIANVS VI. VIR. AYGV 
^min:^i'j\Süu STALIS IN FORO GIGVRROR. PVBL .:t?!0 fiiqoc^ O'isJinO 

Ji;¿k>íl Lni OU'ftíti.1 Olllííím ?*♦■ :JnfiI) tú JUBÚ BihmU^ 93 

i. 1 .<« üitidiyv ^^^ ' t. . POMPEIO : L. : F. í» <>*^*^ i;<ÍíMí0fJgÍ^té^i|^ 

POM : REBVRRO : FABRO ^ 

GIGVRRO : CALVBRIGEN 

PROBATO : IN COH. Vil. PR 

BENEFICIARIO TRIBVNI 

TESSERI0:IN7 ^- ^^^^ 

tÁlUnM ^h díi / íÁ SIGNÍFERO : IN 7 - aL fi3?íkjD) /iHa/iv-A; ) 

-.«>!> itii /Krí £lh> oh FISCI CVRATORIyb cnnhoiq d cm adtíU tóí f*b 

'>[> i . . .lii') i.jfíu-''! í>:C0R:TRIB: **•» v f^iínBtao'i ?ifslisi noo ol)t¡íflLH{ 

-v.-,i. •. i } ohíiíO! I^vliií'ijvrtr- ATrr- ''^^ oh^-nm h OVp MíuíIlOri j£ÍkÍíJíjc3 
:Í[d ..lodií-rFUVIVS PLACC1VVS,,3 ,1, o.rtííitf Sitó uriSü 



Codos de Ladoco ó Larouco, asi llaman en Galicia el trozo de un 
insigne camino romano que iba desde Braga á Astorga, y pasaba por 
el monte Ladoco. Se construyó eíx tiempo de los emperadores Trajano 
y Hadriano, tajando una alta peña ó montana por espacio de una legua, 
y ahondando /cn algunas partes mas de diez estados de hombre para 
igualarle. Porque va formando íángulos en su dirección á íin de suavi- 
zar la subida, los naturales los llaman, Codos'^ y á\ monte, que perte- 
necia á la región de los egurros, Ladoco, nombre corrompido de In- 
dico que antes tuvo. Asi lo comprueba una inscripción que está graba- 
da con caracteres unciales en una J>arte de la misma peña, que parece 



PROVINCIA TARRACONENSE. 199 

ser dedicación de esta gran obra á Júpiter, presidente del monte, y 
que publicó Grutero en esta forma: líd í?oí •í1'!i:.oví.t!í: 

•\ ¿L bijjfjlum 
lOVI. LA ' n 

- , . DIGO. M • r. 

■ ííoj^íiídoq jpI »b VLP. AVG eoí üi; 

JRjjr) Jabí ^ <K5i?oJ«A iTfí^li 9ÍLIB. GR A íííJÍíIíÍi oniuUr} vy-^i^J bb 

CILIS :.; n\ ^n» 

^ doMPtiUDO, pueblo de la provincia de León, partido de Ponferrada. 
En él estuvo la antigua Compleutica ó Complega de los astures, cuyos 
habitantes salierotí de ella con ramos en las manos en ademan de im- 
plorar la misericordia de Gracco, que los tenia cercados, y después le 
envistieron con furor» y en ella pstuvo también la séptima mansión de 
uno de los caminos militares que iban desde Braga á Astorga, del cual 
y de su población se conservan todavía vestigios. - • ;. s;^;;., - vüjí 
CoRAa (Campo ó valle de) en Asturias y cerca der GóVadonga, Sb han 
encontrado en él algunas láj)idas con inscripciones romanas, de las cua- 
les han inferido algunos anticuarios que estuvo en aquel terreno la ciu- 
dad de Valdiniá ó Valdivia de los astures trasmontanos , (\u.e Tolo- 
meo coloca en la región vecina á la de los cántabros. Bien pudiera in- 
dicarlo la siguiente inscripcicm hallada eo este valle ^ y que copió 
don Gaspar de Jovellanos. ^h • ai;? . ¡ufai líoi:.- . ií.;:)h ul w ¡í* rj;:: 
^i.iííjf jaaa sh ^ií?rf^ i«' T H FVSCVS '^^''^^ '"*^' W' « XP^ ^ ^*'P ?*^^ 

♦ CABED VS ^ .7 , • ; f-, 

',batib¿u^fUi4>fi^f T V^LDINIENSIS :U.ii!uuifnc| 

tniuH ñÚiMñá BQt^B^^d .Í^»AN. XXV. H. S,..^. .. . .;^^ h[y.r.i,ikLhrMK A^lk 

,, , í^,..¡ji-. * .r... ,. ■..^„., . • .^ ■;. .f íf ,,! : -. .. 

Kn(Í, aldea del concejo de Gijon en Asturias. Subsisten en ella las 
ruinas de un edificio romano, y se descubrió alli esta inscripción ; j = 

;.T?;ii«; KOí oÍr.!'iJip«.v^|(Ip; TRAÍAN. CAES. AVG'' oinpéfio ,í-í .Mj^iy. 
.'Jiií'j'lJ íUiiiiií ">r; Oiíí »T»RT P PP eos VI'' * »^!Í?'>^ .ij l;.i'n?íin i» 

1 f k ' . S. G. . - f 

'^'•' Fermoselle, villa del reino de León en la provincia de Zamora, 
confinando con Portugal, cerca del Duero, donde se le junta el Tornres. 
Fue conocida en tiempo de los romanos con el nombre de Ocellum 
Durii, Ocella y Ocila, en la regioil de los caliacos. Mantiene los cimien- 
tos de áus antiguas murallas, ahora restauradas, y de un castillo. *'*'| 
FuRADO (El monte) en Galicia. Es una sierra muy alta de piedra 
viva, que separaba La jurisdicpign de este convento de la del Bracaren- 
se. Rodeábala el rio Sil, y pareciendo a los romanos que este rodeo en- 
torpecia su curso^ emprendieron en tiempo de Trajano una obra tan 
difícil, cual era taladrar elmonte por el espacio de 3oo pasos, y dirijir 
por su concavidad él ríól Lo consiguieron en efecto con su constancia 
y actividad, como en el diá se vé^ y este es el motivo de llamarse 



áoo " ^ ' P R I ^'T E I^ A P A R T E.v . ^ - 

Monte Fiírado. Molina, escritor de las cosas de Galicia, afirma que vio 
atravesarle los barcos que pasaban de una parte á otra en busca de la 
multitud de peces que alli se abrigaban. 

Gestoso, feligresía del reino de León, entre Valdeorres y Villafranca 
del Bierzo. Llamóse en la dominación romana Gemestarium , y perte- 
necía á la región de los gígurros. Conserva vestigios de la población y 
del tercer camino militar que iba desde Braga á Astorga, y del cual 
era la novena mansión. 

GiJON, villa, puerto de mar y cabeza de concejo en el principado 
de Asturias, distante cinco leguas al norte de Oviedo. 
.hÍ.-Los historiadores y geógrafos modernos soq^de j>arecer que fué la 
antigua Gigia que Toloineo coloca en los astures trasmontanos ., y no 
la otra Gigki que estuvo en los astures augustales, de la que han que- 
dado algunos restos en el reino de León, en un pago que ahora llaman 
Gigon. Ambrosio de Morales dice que la trasmontana era alcázar y 
ipresidio de los romanos, y que tenian en ella sus fuerzas militares con 
que sujetar á los naturales. ;;^ ; ::;; , > v.--. i.í ■ , :;i(;ír d?. í> / 

! Conserva Gijon los cimientos de sus primeras murallas, que bajan 
-de norte á sur desde el monte ó atalaya de Santa Catalina, que antes 
-sé extendia mucho en el mar, y atraviesan la villa por el medio desde 
-oriente á poniente en la parte antigua que llaman Cima de Villa. Son 
-de durísimo hormigón en su interior, y tienen de ancho i8 pies, 
o; ; Fuera de estos cimientos nada notable ha quedado en Gjjon perte- 
neciente á la dominación romana, sino lo relativo á las Aras Sestianas, 
de que voy á hablar como punto interesante al lustre de esta villa, 
donde nací el año de 1 74^, y al objeto principal del presente Sumario. 
Acia el occidente y á la corta distancia de un cuarto de legua de 
esta villa, en su concejo y jurisdicción, sale al mar un pequeño cabo ó 
promontorio que llaman Torres, tal vez por tener la figura de tales las 
Aras Sestianas que se habían levantado en él. De ellas hablaron Plinio 
y. Pomponio Mela, diciendo que se habían consagrado á Augusto, y 
que habían ilustrado aquellas tierras, hasta entonces poco conocidas; y 
el P. M. Risco, sabio continuador de la España Sagrada, añade que las 
erigió en obsequio de César, después de haber ;Conquistado los astures 
el general L. Sestio, y no Sextio Apuleyo, como se habia creído. 

Estando en Gijon su ilustre hijo don Gaspar de Jovellanos, el año 
de 1 782, quiso averiguar el origen, situación y forma de este sepulta- 
do monumento romano. Pero antes pasó á examinar una lájñda que se 
decia haberse descubierto en el mismo cabo de Torres, y estaba cus- 
todiada en la capilla que tiene la casa del conde de Penal va en el lugar 
•de Carrió, cerca del rio Abono, á la otra parte occidental del dicho 
promontorio, donde copió de su mano la inscripción que contiene, y 
es* lá que traslado aquí de su propia copia:. 19 frjjp {Aüu^ 

"";':'?'^^*í^'*'"ÍMP.C4ES. AVGVSTO. DIVLF i" ^'f '^"'^ 

...J «.io mn, r.,:- COS. XIII. IMP. XX. PON. MA^,, ■■,v.r,n n. ,.i,-W,r,<.. 
;!Íiiiü, Y ,--o'....i : PATR. PATRIAE. TRIB. POT.,,:^XXIl , ,,, ,,,,.,, .;.;],;!, 
fiiOiíf- ' •;.- > »;= no > AP^i^h'íié'á&rAñj}hh'r)'\' '■'' 'r^rr^*'^ Un' v loq 

ív/itifiiíi{ 3!o o/i.lorf3:':c :Mr :*,::/:-;:-: SACRVM n". onico ^IjjibwíJor. y 



I 

PROVINCIA TARitÁCONENSE. 201 

La precipitación coii que tuvo que volver d Madrid le impidió ha- 
cer por sí mismo la excavación qué deseaba en el cabo de Torres, para 
descubrir las Aras Sestianas. Mas á instancia suya se ejecutó el aüo si- 
guiente de 1 783, y el resultado fue descubrir los cimientos de un ara 
que estaba rodeada de tránsitos y ánditos para el uso de los sacriGcios, 
y cercada de paredes. De todo se hizo un plan topográfico con su ex- 
plicación, y se entregó por disposición del mismo señor Jovellanos á la 
Sociedad económica de Asturias para que le archivase. 

Las persecuciones que posteriormente sufrió este respetable magis- 
trado; su injusta y larga prisión en un castillo de las islas Baleares^ sus 
graves y continuas tareas por la restauración de España, y su muerte 
acaecida entre las turbulencias ocasionadas por la invasión extrangera, 
privaron á la nación de los servicios de tan benemérito patriota, y á 
Gijon del total descubrimiento, que hubiera probablemente llevado al 
cabo, de las otras dos Aras Sestianas, que estarán sepultadas en el mis- 
mo sitio donde hizo desenterrar la primera. v o <i« 

Labares, aldea de Asturias, situada entre el rio Nalon y la ciudad ' 
de Oviedo. Tolomeo la llama Laberris de los asfures transmontanos. 
Se perciben algunas, aunque escasas, señales de su antigua población. 
^ Ladoco ó Larouco, camino romano en Galicia. /^. Codos de Ladoco. 

Llanes, villa y cabeza de concejo en el principado de Asturias, en 
la costa y parte orierftal. En un seno que forma el mar entre esta villa 
y el lugar de ColombreSj han quedado unos confusos vestigios de la 
antigua Noega, que Estrabon sitúa en la región de los astures trans- 
montanos, confinando con los cántabros, '--^^^^ k1 '>b v ?f.\h oÜ .n/.d 

Lancia, en Asturias, cerca de Oviedo. F". Pico de Lancia. l^'^'J'^ "^ 

León, ciudad episcopal, cabeza de reino y de provincia, acia el'noMfe 
de España, antes de pasar á Asturias. Se llamó en tiempo de los roma- 
nos Legio VIL Gemina, Fia, Félix, por haberla fundado esta misma 
Legión séptima, que el emperador Vespasiano trajo de Siria á la región 
de los astures augustales. No han quedado de sus antigüedades roma- 
nas mas que unos ladrillos grandes y gruesos que se encontraron en esta 
ciudad con estas letras estampadas en ellos: hVT^k, 

i-3b o 5 

LEO. Vn. GEM. P. F 

y algunas lápidas empotradas en la muralla y en otros edificios moder- 
nos, con las inscripciones siguientes: . I f. 

D M * 

ALLONI AN. XX i 

MERCVRIVS ET í9 

TAWiTaLIS FILIO 7 

S T T L. 



L. LOLLIO ií b ' 

MATERNI F.' " " ' » 

LOLLIANO ^ *^* '^ 

Ce 



;in^ 



i 



SALDANiESI ^feí^fnv v / f v*irH;>r(<Tf í* fo<] i-j 

^a (,v , AN. XVIII LOL ,,,,1, 

.,MMUuih!?v^í LIVS MATERNVS P ; v , ,r>.i 

.;.,..,.. - ' '^ q^iil^. S. T T L .. .... . - '' ^ -■- 

•' • ' >'f 6i CARBILIO ■.' ^'"¡' «■"'"; ■"^f- '. 
:■ ■,.•.;: r . «^i^'". GRACILISIÁRIS'"! '^•'^' '■ ''''">" '"^■'^' 

!:?.oí¿7ti(l olí, ■ . XXXI.,PqSVIT ._ ,^.,,,.^. ; __ , ,,:¡;] 

Zcg^fo /^// fue el término de un camino militar que venia desde 
los Pirineos. , 

Lugo (Santa María de), aldea del concejo de Llanera en el princi- 
pado de Asturias, distante una legua al norte de Oviedo, llamóse Zm^ 
cus Asturum para distinguirle de Lucus Augusti , capital del convento 
Lucense en Galicia, como este otro lo fue de los astures trasmonta- 
nos. De sus murallas se hacia mención en principios del siglo X en un 
privilegio de donación del rey don Alonso el Magno á la santa iglesia 
de Oviedo, fecho el año 9o5^ en prueba de que todavía se conserva- 
ban. De ellas y de la población de la ciudad principal de los astures, 
en tiempo de la dominación romana, no han quedado mas que los ci- 
mientos, algunos otros vestigios, y el de su nombre. 

Médulas (Las), lugar de la provincia de León, partido de Pon fe r^ 
rada, en la jurisdicción de la Ribera de Escontra. Se llamó en lo anti^ 
guo Argentiolum^ y pertenecía por aquel lado á la región de los astii^ 
res. Fue la décima mansión de uno de los caminos militares que iban 
desde Braga á Astorga, cuyas reliquias y las de su población todavía 
se conservan. ,' ; :;t3a «o^ hr\^v.\"i 

Mellanzos, pueblo del reino de León en la provincia de Valladolid, 
donde dicen algunos geógrafos modernos estuvo la antigua MaliacOy 
que Tolomeo coloca en la Asturia^ en la región de los lancienses^ los 
que residían en la región de los astures augustanos. Mantiene vestigios 
de su población romana. ^ t^Mn ñ- a<^ ^fMmw-rXÚ.BB^m' , ?oíí 

Mendoya (Cuesta de) en Galicia, situada antes de subir á los Codos 
de Larouco. Están en ella los vestigios de la antigua Nemetoíriga, ca- 
beza de los tiburos. Allí cerca está el puente de Bidey, construido en 
el imperio de Vespasiano, y reparado en el de Trajano. JSemetobriga 
era la séptima mansión del camino derecho que iba desde Braga á 
Astorga. 

Naranco, cuesta ó monte alto y empinado de Asturias, junto á Ovie- 
do, en la parte del norte. Se conservan en ella dos iglesias raras, cons- 
truidas en el reinado de don Ramiro I con piedras de edificios roma- 
nos. En la de San Miguel de Lino, que es una de las dos, hay una lá- 
pida con su inscripción, en la qiie sCjl^e, según Ambrosio de Morales, 



PROTINCIA TARRACONENSE. ao3 

*^^ que César "domó á Lancia, cabeza de aquel territorio." P^éase Pico 
de Lancia. 

Na VIA, villa y cabeza de concejo en el principado de Asturias, con- 
finando con Galicia y con el mar Océano por el poniente y por el norte. 
Tolomeo la llama Flavionavia , y la coloca en la orilla del rio ISavi- 
lubion y en la región de los pesicós. Se descubren en su recinto algunos 
rastros de su antigua poblí\cion,, entre los cuales se encontró esta ins- 
cripción: IfJM T!^9 

í.¡ AELIO. SPORO . 

iVLIVS: FLAVINVS 
ET. ATILIVS. ASTVR 
H. EX. T 

Pico de Lancia , montaña elevaíJa y^'puntíaguda en el principado de 
Asturias, cerca de Oviedo. Algunos geógrafos modernos colocan en ella 
la ciudad de Lancia de los astures trasmontanos ^ que los romanos 
arruinaron por la obstinación de sus vecinos en no querer rendirse: sus 
ruinas aun permanecen álli. Copiaré aqui la inscripción que Ambrosio 
de Morales vio en la iglesia de San Miguel de Lino de la cuesta 4e 
•Naranco, y dice asi: i ob .•:.!/> b íVí-í'j '\\n'(ú ímíi-Aw íí ob obi:! r ■ , ; 

CAES ¡oÜRinKj lOHíítn 

AR.Vr::Ók ' 
ITA. LA 

-NIIIIIA 

Que el mismo Morales lee de este modo: Ccesar Domlta Lancia, 

Los astures augustales tenian otra Lancia en el reino de Leen. 
/^. Sollanco. 

Puebla de Tribis en Galicia: conserva un puente romano sobre el 
rio Bibey. F, Mendoya. v '>np 1;» iiri ,iUíi íí' i/i ab fin» 7 wy^J 

vi Puente de Domingo Florez, pueblo del Bierzo. Muy cerca de él es- 
tuvo la antigua población romana llamada Metala jésturiim, en la re- 
gión de los egurros. Aun se conservan las escorias y otros vestigios de 
la fábrica de metales que tenian alli los romanos, y se encuentran al- 
gunas monedas. u tiiur; 'i>^ íüji/jjno;:! « ^nn \n 

Robledo de sobre Castro, pueblo de la provincia de Leoh en el par- 
tido de Ponferrada. El Itinerario de Antonino le llama jRobereíum, en 
la región de los egurros, y fija en él la quinta mansión del primer cami- 
no militar que iba desde Braga á Astorga, del que se conservan vestigios. 

RuiFORCo, pueblo del valle de Torio, distante dos leguas de la oiu- 
dad de León, en su partido y jurisdicción, donde permanecen vesti- 
gios de su población romana. 

V. Una insigne inscripción grabada en una lápida de mármol de vara 
y media de largo, y de tres cuartas de ancho, adornada con su moldu- 
ra al canto, se encontró en este pueblo, y se llevó el año de i564 al 
monasterio de San Isidro de León, donde no sé si se conserva después 
de la destrucción que hicieron en él los franceses. £s una dedicación 

Ce 1 



ao4 PRIMERA PARTE.' 

de la Legión VII Gemina^ Pia Félix (fundadora de aquella ciudad) al 
emperador Marco Aurelio, Antonino Pió. 'jh 

íf . > -rlüií'A •>:> ohaqbnn *. b a^ oh'^m:i 4b fissdfio v eHív ,AVfAñ 

«non (9 10^1 Y uiíiiufoq 1» , ™P .C^'^^^^^ üda i ,Ao¡kO aoo oLiir.aa 

lv'v>/ oit íib ülllio ul no f M AVREL ANTO>v,.^Yl gítieÍI bI oa^uoloT 

¡onu-l<; oJn¡:)9i ux «9 noníf' NIÑO PIÓ FELI I t)b nuli:in ú iio ^ uu^.\4j\ 

^,.= li^ oüaüoi.í »8 aalíí» CI AVG PARTIO'ío([ ^i^hü& m oh .uriixST 

MAX BRIT MAX :aok>i{iV> 

GERMÁN. MAX 
¿ TRIB POT XVim 
jjy CQS IIII IMP l\í^ 
>P PROC 
EQVITES IN 

£Íh n^ jicaolop Bornobotn ,. LE^-^V^^ ^^^ .üb'>ivO .í> Brnno ,?.finüfóA 
eoíififfiOT «oí ^íjp .^^^vi\w ANT P FEL D? ^¡y ^¿oyavl ob bfJr.ib *l ^ 
eíJ«;e>aiibii»tilt'J^np ^^ VOTI NVMINI ; >;w'tij¿dü bÍ noq non nitrñK 
or .;• fíupíí.ni.'íriDaní r MAIESTA^iQ EIIÍS rigoonnrinfíq titi^ rj;níiri 
„r. ,, ^I ^U ::■:] T nh ' ' •!• ■ ■.' :;.if^5Í2Í p.l m 'MT ?oír"^?/ 'ib 

Én un lado de la misma lápida está grabado ló siguiente en letras de 

menor tamaño: r- !/;> 

DEDiCA'J/, 

VIIK-OGT * 

CATTOSAB 

NOIIETCO 

.no«?J sb ojaÍ9i b >a jíIoowx ©qs? ,u)>iii9t ,i3Í»\?^:2ívv> vArvttto kíkI 

f.j SoiXANZo, cerro despoblado, distante tres leguas de la ciudad de 
León y una de Mansilla, en el que se asegura estuvo la antigua Su- 
¿lanciá, por debajo de Lancia, la máxima jdsturice Urbs, como la 
llama Dion, ambas en la región de los astures augustales. Por lo que 
es de creer que en este cerro y en su falda haya muchos monumentos 
romanos soterrados pertenecientes á las dos vecinas poblaciones. * *- 

Laiicia fue confederada de Numancia, por lo que después de ha- 
ber sido esta abrasada, los romanos degollaron muchos lancienses. Mas 
adelante fue el refugio de los otros lancienses de los astures trasmon- 
tanos (véase Pico de í-.ancia), donde se abrigaron del furor de los mis- 
mos romanos, después de haber sido arruinados en Asturias por trai- 
ción y aviso secreto de los buigisinos; y aqui fue donde reuniéndose 
ambos lancienses se defendieron con valor de los dichos romanos, que 
los obligaron á capitular. Por último, ganó Pompeyo esta ciudad de 
Lancia, T^ov capitulación, el año 61 3 de la fundación de Roma, y en 
ella estuvo la vigésimaprimera mansión del camino militar que iba 
desde los Pirineos hasta León. 

En el mes de abril del año 1 799, estando reedificando Pedro Valls 
en Tarragona la casa que habia comprado al heredero del canónigo 



PROVINCIA TARRACONENSE. ^^©5 

Martí, encontró en el derribo una lápida con la siguiente inscripción 
que copio en este artículo por parecer aqui mas oportuna^: í) -j^íj 

' • {"Ah í.'íiübdijp 

-f|l^-^,,pe'itX aBr* '^•MARONIAEN: : : :':''.<;' [^'f'-'^ h.'ií,u.') oí n-fvj ^i'^iíq 

1;^ .: '^'''PATERNO; LAÑCIÉÑVrrlH' *"^'^^^^^'**^ .<^^P^ 

OMNIB. IN, REPVBI^ICv^, 

SVA. HÓNORIB. FVNC'TÓ 

::::::BIS. SACERD. ROM. ET 
-rioD ommn h% f^i^^' GONVENT. ASTVRVM , ^ j, ;j^,|,^, ^^ 
^«110 nor> €7ií>«no) ^DLECTO. LN. QVINQ. DECVRI ,U n^sa d n^ .ojíib 
.fHu 9bofmb^or(,;:::::lTVMAE. ROMAE. IVDICANTITM 
oíi t^hr ' ' • ^ ■• FLAMINI. AVGVSTALI. P. H. G i.f.f ,m • n / 

oflioifio fob 9b floi?n«íii í^'ísmaq ú ori'^ .7,b'\iiVí.» ^toj nfi noiT^oi r.! í; KÍn 
-D^'ToRMALEO ó ToRMALEJo CU Asturias, confinando con Galicia. Llamá- 
base en el imperio de Augusto Ciií/n//», porque entonces se puso allí 
un trozo de legión para defender el pais después de conquistado. Sub- 
sisten las ruinas del castillo y las de otros que se construyeron con el 
mismo objeto en la región de los astures trasmontanos* 

TuDELA, aldea del concejo de Oviedo en el principado de Asturias, 
á la que llamaban los romanos Tutela, á causa de haber levantado en 
su distrito un castillo para defensa del pais después que destruyeron á 
Lancia de los astures trasmontanos. Se conservan las ruinas y trozos del 
muro, que tiene i5 pies de grueso, y un lienzo casi entero del torreón. 
Valdecesar, despoblado en el reino de León, distante cinco leguas 
de su capital. Hay en este sitio vestigios de población» iqmanay entre 
los cuales se encontró esta inscripción: t:i tuí;;jiü !■ 1; lu^c > 

>mht>ffí Í9 ;;* Jis>í*rí)v¿uf.O i'^i- • • í; i oLíí3b'Ui>».ii T .í:*i*tiuicní;-;<l oto*»'/ 
Y o;^fíJt y^i ?otní»vno3 i< ' CVRIENVS. SV rni-uí sL «^írtcnnoM ».; if ^ib 

-if «oí BdiU-^^-^^ mip '- PERBVS. HISP. VI -^í- .' 's?. . H ^h 

r;l;ífoL ,o:U ;í> liiub CTOR. FVIT. GEN iiw 

U) ííhi\iíH) i'.'.fh. oú\. TVRIO::::LEGIO:::: ií] 'o 

-». «fifí) ;->?.. /ííixMí n:ítj; TRAÍA: :::TRIBV 

ii, ' mO olv ?i^aooib , NO. FORTVNATO ,»>:•:- 

IMP. MAXI. ET *' 

' • , DIODES. CAES 

Valdeorbes, valle en Galicia. P^éase Cigarrosa. ' '•'^ 

'■ Valencia de Don Juan, villa del reino y provincia de León, síénada 
entre su capital y la villa de Benavente, á igual distancia de seis le- 
guas de una y de otra. Se llamó en lo antiguo Coiaca, y pertenecía á 
la región de los astures augustales. Conserva ruinas de edificios roma- 
nos y de un castillo, entre las de otros árabes. 

Vanuncias, pueblo de la provincia de León en la jurisdicción de 
Villaraañan. El Itinerario de Anlonino le llama Petavonium, y le coló- 
ca en la región de los superatios, que estaban dentro de la de los astu- 



ao6 T r^ T p R I M E R A P A R T E. ' O ÍT =T 

res auo^ustaks v era la novena mansión de uno de los caminos mili- 
tares qlie iban'desde Bragft á Astorga, del cual y de su población han 
quedado algunos rastros. , . . i i a 

Vega aldea del concejo de Gijon en el pnncipado de Asturias. Hubo 
de haber en ella en tiempo de los romanos algún ara dedicada á Jú- 
piter, porque cuando se derribó su antigua iglesia de San Tirso, se en- 
contró entre sus escombros una lápida con estas letras: 

lovL ÓPTIMO : ^^;^ 

Se trasladó después á Cás¿iMci^4)tra'4!deá*^iíimédíáta del mismo con- 
cejo, en la casa de don Bernardo Huergo, donde se conserva con otras 
antiguallas, y donde la copió don Gaspar de Jovellanos el año de 1 782. 
Villar de Ma jardín, pueblo del reino de León en el obispado de 
Astorga, llamado en tiempo de los romanos P^allata, cuando pertene- 
cia á la región de los astures. Fue la primera mansión de dos caminos 
militares que salían de Astorga , uno para Tarragona y otro para Bur- 
deos: de ellos y de la población han quedado algunos vestigios, iíícd 
•düC .oí>ü > ??ü .^,!iiH[fie>b ¿ititj X ; jyljüyitjí) i^jr.(| /íoí^íÍ íí? oxtriJ nii 

.VAv>-.v\.VAv.v.CAPlTüLO ;^VIir§'n lil ü3 '-] :[áo om^uíl 
.?.iiiiifl?/' al) obmpDníuí h"* fm ob^r/0 oh (>(*)níKVí hh nobifi ,AiaauT 
03 obv.iiv.'rA ii)dt.íi convento l u c e n s e. nrrdccntJI 9jjp iJ ¿ 
ii aov ■■■■;■■■•: 

J h Ocupaba su jurisdicción la mayor y mejor parte de Galicia, empe- 
.zando por el norte en la orilla izquierda del rio Eo, que separa este 
reino del principado de Asturias, y siguiendo la costa del mar Cantá- 
brico por aquella parte hasta el cabo de Finisterrae, bajaba por la otra 
costa del Océano hasta la ria de Pontevedra, que ya pertenecia al con- 
vento Bracarense. Tirada desde aqui una línea transversal en el medio- 
día hasta Monforte de Lemus, separaba los dos conventos de Lugo y 
de Braga. Subía después otra línea por el oriente que señalaba los lí- 
mites del de Astorga hasta terminar en la embocadura del Eo, donde 
comenzó. Comprendía por último los territorios que ahora ocupan el 
obispado de Mondoñedo en el norte; el de Lugo en occidente; el arzo- 
bispado de Santiago y una pequeña parte de la diócesis de Orense en 
el mediodía. 

Muchas eran las regiones que habitaban en este vasto terreno, y 
concurriaQ á la capital á demandar justicia, cuyos nombres y situacio- 
nes voy á referir por el orden arriba dicho. • fí^r;v ,r- ^■r-'^^n■'ryp/ 
;.' Las de los ártabros, cibarcos, egovarros y jadones^ que ocupaban 
la costa cantábrica de Galicia, desde los confines de Asturias hasta 
Betanzos. 

La de los brigantes, cuya cabeza era Betanzos, y se extendía hasta 
la Coriiña. .^^^^^ ;, j»ri\,,„.» ojjis,. 

Las de los yernos, nerios y célticos, que seguían por este mismo 
lado y costa septentrional, y terminaban los últimos en el promontorio 
^rfyfbrum, JSeríum ó cabo d« Finisterrae. 



PROVINCIA TARRACONENSE. aoy 

La de los arrotrebas, que bajaba por la occidental desde este cabo 

hasta la ría de Padrón, y ocupaba los pueblos de Muros, Noy a y otros 

de la desembocadura del Tambre. 

La de los ceperos ó caparos , cuya cabeza era el Padrón ó Irla- Fia- 

via, y se extendía por la misma costa hasta Carril, las Caldas, las islas 

Aroza y de Tambo, Cortegada, Torres do Este, &c. „),, 

La de los cilenos, que mediaba entre las dos siguientes, en las Cal- 



■IC.l 



das ó Aquce Calidos, 

Las de los presatnarcos y de los tamaricos, que resídian en las 
orillas de los ríos Tambre y Sár, en la ciudad de Santiago y en la 
tierra de Soneira. -^j^ ¿^ I v.^::,><j -. ..r-, ^ -. 

La de los lucenses^ donde 6átlíi^líu¿6.,^'Ófei*ó^^íílfé^/Quiroea y 
otros pueblos. - '''■^^' ' o\ummn ^).> gctn- ^ 

La de los hedios, que sé alargaban desde ej puente de Neira hasta 
la Fuenfria y villa de Sarria. i '" ^ ' uijüído • 

La de los sehurros, que habitaban .en las sierras del Cebrero ó d- 
perium^ y en las circunvecinas. .. i 

La de los nementanos ^ donde está Viana del Bollo. 

Y la de los lemavoros ó lemavos, en tierra de Lemus y la villa de 
Mon forte. 

De todas estas gentes y regiones era la metrópoli 

Ciudad episcopal del reino de Galicia y cabeza de provincia, si- 
tuada á la orilla del rio Miño, mas grande y mas famosa que ahora en 
tiempo de los romanos, cuando era la capital de los galecos^ y se lla- 
maba Lucas y^a^ustíy porque Augusto César la hizo colonia , y fijó en 
ella el tribunal del convento jurídico de la Galicia. 

Tenia templos magníficos, teatro, anfiteatro, basílica y otros sun- 
tuosos edificios con pavimentos mosaicos, de lo que solamente se ven 
unos oscuros vestigios. Pero conserva su ostentosa muralla que sirve 
ahora de paseo, y pueden andar por ella dos carros pareados. Su cir- 
cunferencia obal tiene de alto lo y 1 1 varas, y contiene setenta y nueve 
torres ó cubos de pizarra repartidas á trechos, y cada una consta de dos 
ó tres pisos en alto, pues parece haber sido habitaciones de presidio 
militar. Las mas son redondas con ventanas, y las que no lo son se 
reedificaron después en otras dominaciones. Las pizarras con que se 
construyeron están colocadas horizontalmente como las que en lugar de 
tejas cubren otros edificios de la ciudad. En fin es en el dia, como ya 
he dicho, su paseo principal, tanto por su anchura, cuanto por rodear 
todo su ámbito, y se puede andar en media hora á paso largo. Está 
grabada en una de sus piedras la figura de Hércules con su maza; pero 
no existe otra de muger que hubo en lo antiguo, y tenia un escudo 
embrazado, y en la mano derecha un manojo de espigas. 

También permanecen en uno de sus arrabales, al pie de la colina 
en que está situada la ciudad, y á la orilla del Mino, varios restos de 
arquitectura romana, cuales son unos grandes paredones de argamasa, 






a68 ^ pniMERA PARTE/ 

unos enhiestos y otros caid '^ cubiertos en el invierno de las aguas 
del rio. Lo fueron de unas termas, cuyas saludables aguas nacen allí 
cerca y curan en el dia varias enfermedades. Lo comprueban ciertos 
trozos de bóvedas con arcos rebajados, que pudieron haber sido suda- 
deros de las mismas termas/Molina hace memoria de ellas en los ver- 
sos siguientes: •■'> ' ^^^^ «^ é^rroT f^VB^ü-MiíO ^Wliáií^r <)h y j:soiá. 

-Jí::) feí iiv^ ", .' , 1,-*/^'^^ ^"' \i ' 1 1 '^'^ ^-^^'^ 9t) íívl 

También hallareis en aquella ciudad « rv „ v ^ 

^ I ,j ^ los baoips antiguo^,,^^ quien tiay memoria, ^ ^ ^|^^ ^^ y 

ll íí ) Y ^ q^^uí^ioio los pgnp. tambíea' en su historia, ' ^| ^j^ ;^||.,^^ 

por eso los pongo por su antigüedad: ^^.,^^^^^ ^j^ ^^^^.^ 

V i.iüti^:Oy su ^í^erodira^a, yerbad, J, .^. .^J^^,- • .(, ^j, 
'' ' deinas de mostralio su vieio ediiicio i, , 

«líc.í mi'.ÍÍW.estas aguas y aqueste artifacio. ,, ..^^^¡i^,,,,^,^^^.¡, 

obrado en el tiempo de gentilidad.'^ líHirv «i- 

En un pedestal desenterrado en ésta ciudad se leía: 

eb ! íí'í'/ fíí y aumsJ ♦ife'^isrndlj ü ■ .^r.-. -Vo A\>i«tíísíP't»\ í ? oíkaí Y 

AYO • » 

PATRTÍMT .0'loU\í\h. 

^ / CONSTANTII ^ 

QVIET 

Otras dos inscripciones se descubrieron en la muralla al tiempo de re- 
pararla en los años i759 y i772, y las trasladó el académico de la 
Historia don José Cornide en esta forma;. ^,^.^ ,eormm:.v ,iú^hir 

^- <ñ^ ^ . IVLIJ;. POMPEIANiE f^^^^^ ^^ • 

MijPOMPEI. VALENTINA u"tm 

í >íV.tTin}:n >; p oí eb FILIVS 

Hiij =d) CAESARI 
' '' 'PAVLLVS. FABIVS 
_ .... ::::::MAXVMVS 

,^ , ^ f ., LEGAT. GAESARIS. ^ ^ 

Lucus Augusti fue la octava mansión del camino militar que iba 
desde Braga á Astorga por pueblos marítimos ^ y la décima de otro que 
iba por distinta direccioin y terminaba en la misma ciudad. 

' ' ' Pueblos del convento Lúceme» 

Anca , feligresía de Galicia en la provincia de Betanzos y en la ju- 
risdicción de Neda : conserva las ruinas de la antigua Lebunca , que es- 
taba en la región de los jadones, 

AsoREY, fehgresía del reino de Galicia en la provincia de Lugo y 



P R O V í N C 1 Á T a' if R'Á C b¥^ N S E. aod 

étf fa jurisaíccion de Deza. Se llamó en tiempo de los rÓmáHól 'i^í^e- 
coma ó Assegonia, y estaba en la región de los lucenses. F\iif* lá séptii 
ma mansión del cuarto camino militar que iba desde Bragá^ 'íAisíor¿áL 
del cual y de su antigua población mantiene algunos vestigióa^.^J^ '*f'''4^ 
Berreo, feligresía de la provincia de Santiago de Galicia erPJA jiíiw 
dicción de Budiño: cerca de ella y en la orilla mcfidional del* i^Fó TanA 
bre hubo un pueblo romano que se llamaba Trií^iihclum , y'J7tertenecrá 
á la región de los arrotrebas, y por el que pasaba 'el segundó' caminó 
de los cuatro que iban desde Braga á Astorgá, dél cual ehi la qúmiá 
mansión. Se ven en. Barreo y sus ipmedjaciones señales de pobláHbÁ 
antigua. ■■''^'^'-- ^ < ■^') -! • ■ , "' i- J k^A ...^ uv^mJ ím:^) ^:v^(^^m ■.:'.: 

^* 'Betanzos, ciudad y cabeza de provincia en el reino de Galicia, sp 
tüada en el margen del rio Mandeu, distante tres leguas al" oriente dé 
la Coruña. Algunos geógrafos modernos pretenden que fue él antiguó 
Brigantium^ capital de la región de ios brigantes ó brigantinos, que 
ahora llaman brigantiuos los gallegos ; y otros le fijan en Gástelo , pe- 
queña feligresía de la jurisdicción de la Coruña. Véase su artículo. Bri- 
gantuim era en tiempo de los romanos la sexta mansión del camino 
mihtar que iba de Braga á Astorga por pueblos marítimos; y Betanzos 
conserva vestigios de edificios romanos. Flavio Vespasiano reedificó á 
Brigantium, y fundados en esto pensaron algunos que Biigantium era 
también Flavia Lambris, de cuyo nombre hubo de originarse el de la 
ria Lambre, que está alli cerca» 

BuRON, feligresía de la provincia de Lugo en Galicia, donde se cree 
que estuvo un pueblo romano que Tolomeo llama Burum y fija en los 
lucenses. Tiene algunos indicios de haber sido población antigua,;: oí lu/í 

Caldas, villa de la provincia de Santiago en Galicia, situada entre 
los rios Leriz y Ulla, distante cuatro leguas al mediodía del Padrón. 
Fue municipio romano, y la llamaron Aquce Celince^ ó Cilence, ó Cce- 
lenas ^ porque estaba en la región de los cileiios. Se mantienen sus aguas 
ó baños, con restos de sus antiguas termas, y una inscripción en la 
puerta de la casa de un vecino, maltratada, con estas letras legibles. 

DIOM 

PROVA :£>¿noo o^, cnp aaíb íioLacM 

, RIOTV ' '. ^srsoíiaJioq («f;ijí{ 

t,- , SCVS ' '^oiíjp oí) ,'.vxoVX 

nvsa T .f.ru:i\?7l 

V. ME [ia) ^?:;^n:) 

.: uíi ^:.,.; } II?. 70'[ r.r^ilr.O 



lA 



C5 



Fue la quinta mansión de uno de los cuatro caminos qiie iban 1 
Astorga desde Braga. 'í" y ,>r,, Aiupz ^gLiíijiijlo.-) 

Cambre, priorato de monjes Benedictinos en ta provincia dé la Co-^ 
roña, distante dos leguas de su capital. Hay en su sacristía una vasija 
de barro cocido que tiene grabadas ó estampadas de realce una palera, 
unos lítuos ó báculos augúrales, y algunos luceros, señales de ser urnát 
cineraria sacerdotal, ó de haber servido en los sacrificios gentílicos, jt 
por consiguiente de ser obra del tiempo dí^ los romanos en España. 

Cawtomir, despoblado de la provincia de Santiago en Galicia^/^. Rianjo. 

Dd 



^^ ..PRIMERA PARTE. 

Gástelo, feligresía de la provincia y jurisdicción de la Coruña er\ 
Galicia. Aquí dicen que estuvo el antiguo FlaminiBrigantium, con 
nías probabilidad que en Betanzos y en la Coruiia. Véanse sus artículos. 
Está mas tierra adentro y mas distante del mar que estos otros dos pue^^ 
blos. Tiene al oriente una pequeña ensenada, y junto á ella vestigios 
de antigua población, donde hay trozos de columnas, de sepulcros, de^ 
inscripciones romanas^ y en donde se encontraron monedas de Augus^j 
to de Tiberio y de otros emperadores. Es mas verisímil que aquí huf« 
biese estado la sexta mansión dcjlgí vía militar que señalamos epjReh 

tanzos. :^ . . , '^í 

Castillones (San Vicente de los), feligresía de la provincia de Lug^ 
en la jurisdicción de Moreda, tierra de Lemus, distante media legua 
del antiguo monasterio de Ferreira, Entre unas reliquias que tiene dej 
población romana se encontró la^áiK^ripcipn, siguiei^^ .ciui.-.j ú 

-. r.^^j^Sil í) n: ií^ OÍ íiOiiP ^ ^ i aonslíu;^ id CBííif,íí BiOfk 

ü'f*(ü • ) 1 3b mimua íijxí).i ELORINAE \^ oqrt? íi a?) B'í9 wuú\s\a^ 

2u\;ff;i;'í V^ ^aomüiinm roÍm;-^ Q XXIIl .,,(1 .,[) cdi sup iBJÜlín 

í; o l(b9í>T oa£;í?:ífp<)'/ Oívhr^ POMPEiyS :; í)b ^or^iJeST BV-is noD 

{.: j rí'ni(íí-^:^Ji(í !^?'[) ?.oníF¿íi ! LVPVLVS » íjo aobí^hr;:); v jíuuí^wb^í^t^ 

f-i ^ t'i r>ainfri;^no ob oduí^ VXORI. PI ,m4wr,A vVi^it. n'^idiattí 

ENTISSIMAE ^'^« e' .Tuífití:.! in 



^' 



? Castro la Rocha, feligresía del arzobispado, de Santiago, cerca del 
Padron, donde se halló esta inscripción: r:.iij ai a03C?^vV- -mí^ii .iiifes\s'»^ 

i: ir) :AitiiMl^ ^ í-.Vi-iittJh íi^ ■ tT'íll7/'^8/iCIJÍvJ ■■•' 

,. --'a/T - ''--■' " p '^'^ . ^E. TACI ..^^^^^^ ^. ^ ., ^¡,3j ,,:, ,oí 
s. .; ) ^-; .. . . . , VE ILFERI •■ ' y ^ooííííívV! okiljifliJOi oüI 

r^nnX'S ?,íí? nJO^ÍlGCfíí 08 .Jt«ÍVi CAE SVL ; fií «3 f.iíí'.i^l; 8irpn>.*| ^SM^.S^ 

z\ fí ' fforDqhDeiii üfííf y; ^itf.-í PICIVS. SE ; «r^iao ^v. rr 000 fr'';i:;,d 6 
.«s^ldiB'ii'sB'ii^i aüíío riííO ^r> VERVS 7 tü/ ofj ■ r.n ni ob í',Vmv,q 

V. S. L. M. 

Masdeu dice que se conserva en la villa del Padron, y conjetura que 
pudo pertenecer á alguna deidad de los antiguos gallegos, ó al dios 
Neton, de quien habla Macrobio, y tenia adoración en otros países de 
España. 

Coruña (La), cabeza de provincia, y la ciudad mas nombrada de 
Galicia por su puerto de mar y por su comercio. Estuvo situada anti- 
guamente un poco mas tierra adentro y mas cerca de la torre ó atala- 
ya, donde se encuentran vestigios de su primera población, trozos de 
columnas, sepulcros, y medallas de Augusto y de Tiberio. Llamáronla 
los romanos Flas>iiim Brigantíum, porque pertenecía á la región de los 
hrígantes. Véase Betanzos y Gástelo. Admirados los gallegos de la gran- 
deza de las naos en que aportó allí César, le entregaron la ciudad el 
año 693 de la fundación de Roma , y César le díó leyes munici¡>ales 
para su gobierno. 'i-Á^'ñ- ^ J(jiobT30t;? i^viívi^im 

La torre ó atalaya, llamada vulgarmente de Hércules, es uno de 
ÍQ^. aiouumentos romanos mas famosos que tenemos en uso. en Esjwüa) 



PROVINCIA TARRACONENSE. a,i 

pties sirve de guia y faro por la noche á los navegables. Es cuadrada 
y de piedra labrada^ y consta de 36 varas castellanas de alto, y de: 4 
pies y medio el grueso de sus cuatro paredes. Está dividida en tres 
pisos por tres bóvedas, también de piedra, que se taladraron después 
para poner una escalera de madera en forma de caracol, y poder subir 
á lo mas alto, donde se construyeron dos torrecillas, en las que se co- 
locaron dos grandes faroles, de los cuales se conserva y sirve uno. 

Por haberse hallado una lápida de una vara y once pulgadas de 
alto, con veinte y feeis de ancho, á la distancia de ocho vaias y media 
de la torre, se ha creído, y se, cree todavía-, que pertenece á este mo- 
numento, y que le construyó €Í arquitejqto que refiere la inscripcioo 
grabada en la misma lápida, cuando solamente dice "que Gayo Seyio 
"Lupo, arquitecto lusitano, consagró un ara ó un templo á Marte," qu^ 
estará por alli sepultado, como lo estará también otro templo que Apu- 
leyo erigió á Diana, según afirma otra inscripción que desjmes copiaré» 

La copia de la primera inscripción que voy á presentar está con- 
forme con la que sacó del original el aÜQjdjB^;^, 7 5^5 eiP«>MvSarmientO| 
y dice asi: . . jy oi-joi cih^ v ,;;ri /:> 

iqi'í!>'flí »^trr MARTI ..><^[ij^ l^f» i.v^'yy fita^ í^,(rr> , «xmSJ 

, ,j\ j ÁVG. SACR 

rw-'f :r ' i' ::' lvpvs yr^t^miA .Tir^^ii > 

LVSITANVS. EX Vo 

Otros la leyeron de otro modo, ocasionándolo el mal estado de muchas 

de sus letras. •;;,(.> .;]■ .'.. L 

La otra inscripción es la siguiente: 5!:'3Z5}]3 



cí 



„^ . . , TEMPLVM. DIAN^ , , . .. „ „ 

.n^_5b no .( d n j^^^j^j ^ ^ ^^ k1 '.p bíbsi§,Í^ o.:.::H 

f Aponsode .üs^tro.dice qne copio esta otr^ en la Comnái . . _^^, 

-inq fTy ^'Htj o yu liÍ)-jií\ y^u h*-.* ¡^ n) o7r.'¿-t .u^uJ^oT} .• i ..üi /oiq 

ül no nbBfnobfi ^odanf: ch jyj FRATERNVS^ ^^'^ '-'-^ '{ f«-'rt'^'^ ''^ tLÍjfíg 
wjJn»míni^ni rOiJo v ^j iMif'.q MATRIBVS* «^^''^'fi^o rjiís/ noj hiU. 'jJi^q 
iiüi:>qrK>cr:i ñau íiod y í0.íríl ^aLLAICIS** *^^^^^^^^i''^^^ <íK>ÍDÍlii:>fi? «íol ob 

:baiiol ^^'^ é^-Tj W'^-^S ^^^^ i-**^ íH^^ 9íif.q ti na 

Don José Comí de copió la isigníéñte, que se encontró el ano de 
i789 al descubrir los cimientos* de la muralla de esta plaza para repa- 
rarla con obra nueva* ''*'-' :::::::::. 

D. ! 1H 

garrvntio. seré 
no. an. ex. fij^ccini 

A. SEVERA. :ftí ARITO 
PIENTISSIMO. . . 



a, a PRIMERA 'PÁRTÍ/'-'^''^ 

r. También copió la de un cipo, qué ^stá en la iglesia de Santiago de 
esta ciudad sosteniendo la mesa del altar d^ San Miguel, y dice asi: { 

•if;í:. ■ •!:;íjf>¡ v; Jo'm íiH t>i; í;nn( IVLIVS :i -I frAi'>':^mñníií3íioi[ ¡•.•u\t[ 

■üj -ip éEÍ ríe ,?KÍ;hTnot i- PLATO • fíhmiíí^uÜB ^sm ^ ' '; 

.oiíiJ 9i7ii3 y f-7V'>mo"i '■'1?. ;^X. VOTO' *'^'^'* *''' ^'»bnfrí*i fefjh í«>fM. ' i 

Oh*óá rtantlétteft^l altar áelGfiáto áe eáta misma iglei^iá, qtié íes la pri- 
mera que se construyó en la Coruña en la era 1 208, y en ella se em- 
plearon muchas piedras de edificios romanos, y varias lápidas con ins- 
cripciones, ahora tony gastadas, en las que solamente se pueden leer 
ios nombres LTGINIÓ y GALIENO. 

FiNistERB.fi (El cabo de), que sale mucho al mar Océano en el po- 
niente de Galicia. Los geógrafos antiguos le llamaban Promontorium 
ISerium^ porque estaba en la región de los célticos rierios. Según algu- 
nos viajeros todavía se consíervan alli los vestigios de un templo dedi- 
cado al Sol; y Britó copió en la parroquia de Santa María de Finis- 
terrae, que está cerca del cabo, la siguiente inscripción: 

J1' ■ ■ l .'JV'A 
L. MANCÍNO. COS. QVL TN. RESELLANTES 
LVSIT. ARMA. MOVIT. ET. IN. HISCE. MONT 
TRIG. LVSIT. MILL. DELEVIT. QVO. REMPVBL 
POP. ROM. LONGÉ. LATEQ. IN. EXT. TERR. TVT 
AVCT. Q. REDD. PRAEFÉCTL PERSING. TVRM 
aii;f u.tí • LEG. IX. MARSOR. ET. LEG; ^. PRISCOR ^ t -.-i ni^o 

LATINOR. SIMVLACRVM •J'-^ '?'>í -'^ >' 

EREXERK '^^^"^ ^^ '"^ «oíoqiu)eíú mjO ííA 



t t /". t r 'f T/i r r~:- 



Herbó, feligresía de la provincia 3e tugo en la jurisdicción de Deza. 
Se llamó Brebis en tiempo de los romanos, y fue la octava mansión de 
la cuarta via militar que salía de Braga y terminaba en Astorga. Con- 
serva algunos rastros de su antigua población. 

Maariz (Santa Eulalia de)^ coto real y cabeza de jurisdicción en la 
provincia de Lugo. Existe en su iglesia una piedra de 6 pies y 4 pul- 
gadas de largo, y de uno con 10 pulgadas de ancho, adornada en la 
parte alta con varios ornatos romanos de pateras y otros instrumentos 
de los sacrificios, dispuestos á manera dje friso, y con una inscripción 
en la parte baja, casi toda gastada en esta forma: 

jb o fifí h oiJfioüno 0^ ^op ^o-P* ^-^rí oiqoo ^Innrori '-.¡¿uX (i<M 

-í!qO! CTCq fiNuIq rVíO oh BÍL-?«VÍf*rr-M)*?.felh9li:níD »0t -ÚtátiO^'Ai \í\ €8\ T 

FRONTOa 

i/IIDO^ ii: ,X4i. :.]¿ÍA ;.0Í^ 

r. r /T 



PROVINCIA TARRACONENSE. 2i3 

MarzA, feligresía de la provincia de Lugo en la jurisdicción de Ulloa, 
llamada Martia cuando pertenecía á la región de los luceiisús, y era la 
novena mansión del camino cuarto romano y míliiar que iba á Astorgji 
desde Braga, del cual y dé su antigua población tiene algunc^ vestigios» 

Nogales (Los), feligresía de la provincia de Lugo, llamada en lo 
antiguo Pons Navke, \^ov la que pasaban dos caminos romanos proce* 
dentes de Braga y que acababan en Astorga: era décima mansión del 
uno y duodécima del otro. » i p : ^l.» i» < :i i.t}u>:Mi ; . ni 

No YA, villa de la provincia de Santiago, derca del iío Tátnfel^é, tpié 
la baña, y al poniente de su capital. Le dan los escritores los nombres 
antiguos de JSoela y de Novium indistintamente: pertenecía á la región 
de los ceporos, ó de los presamarcos ;, ó de los tamaricos, pues todas 
tres estaban juntas. Se encuentran en esta villa señales claras de pobla- 
ción romana, y aseguran que en el puente de su rio hay una lápida 
con inscripción en que se lee NOELA. 

Otero del Rey, villa de la provincia de Lugo, en la que dicen al- 
gunos geógrafos modernos estuvo el antiguo Ocelum de los lucensesy 
que Tolomeo llama Ocelum. Lo comprueban los vestigios que conserva 
de población romana. > n^ • <vr :;:r:r¡': 

6" Padrón (El), villa de la provincia de Santiago en Galicia, distante 
cuatro leguas al poniente de su capital, sobre la orilla del rio Sáf . LlaL» 
máronla los romanos Jria Jlai>ia, y Antonino Pria: era la cabeza dé 
los ceporos. Los peregrinos tienen mucha devoción con una gran piedra^ 
á la que dicen estuvo» amarrada, la barca que condujo desde Je^uStfleii el 
cuerpo de Santiago el Mayor por el mar y por el rio Sar; y Í0s(t})i« Ift* 
han visto y examinado con cuidado dicen que parece haber sido basa 
ó pedestal de alguna estatua romana. Afcaso pudo haber dado nombré 
á esta villa, supuesto que en Galicia llaman padrón á todo mojón dé 
término. No lejos de ella hay dos puentes romanos: uno que- maridó 
construir Julio César sobre el Ulla, y el otro Pompeyo sobre* -el SafJ 
La piedra, poste ó padrón se venera «h la iglesia del Santo Apóstol del 
esta villa, levantada de la tierra 3 VáWs-. tiene de diámetro 3 cuartas.' 
- Ambrosio de Morales refiere en sü f^iaje Santo, que leyó en una 
lápida de la iglesia de San Marcos de esta villa las letras siguientes: '^ 

tib^iaoJi'/l .Ggioi:/. k Oíiij J: «fec'jb: ííii: :^Jtít"' 'í»q> oíÚíwüo Í» ;:'> obütJ-' •*. 
(Uxu'issA^j^ikuV. ó ^*u\uñ\ui'A\T lijíír jiWíJtltlQ»''' :Vs{.'xs:,vS ;<üí ab noi^t)'i tí h 
íib tí í'j f»h noi-^itiin fifíioabfHJ ^IcftQJ^ Y^^(vn4kikjr mi;.iOit , \^íu\\\üU'í\^ o 
•oJ í-jíi >nri gji'^uj ^ti^jioJ¿A k í>ii''¿w'>^yb í'-'^f í>"p .•oiiiiniij oiJfiDO eol 

I líiStraaa esta inscripción: , a.^i a • a -^ « . . „^, 

eomtr *^ IKKIYLIA. ME áp,, ^oknn.'w^ sol ab uix-.-í 

-hí'iCi 1.1 í/.ir V!' » - ..SAíiJF». L.. f» MARlTO;¡-tjb suvitr'ní í)í,b^f>2rJnB ai oK 

hu'.rPria fue la sexta mansión de uno de los cuatro caminos militares 
que iban desde Braga á Astorga. -i ' • ; ^s- - t' . •:•' 

RiANjo, villa de la provincia de Sáüdago cn'tíáMairdétóá'^de ella 



ai4 PRIMERA PARTE.' 

hay un sitio que llaman ahora Cantomir , y en tiempo de los romanos 
Glandiniirum ó Granditnirum, cuando era de la región de los ceporos, 
por donde iba el camino ó via militar que salia de Braga y terminaba 
en Astorga per loca marítima, del que era la cuarta mansión. 

Temple (Santa María del), coto real de la provincia de la Coruua en 
Galicia, distante legua y media de su capital. Es tradición de que las 
ruinas de la antigua parroquia lo son de un templo romano, por ha- 
berse encontrado en ellas una lápida de tres cuartas y media de largo, 
y de dos y media de ancho, que se colocó en un sitio que está pasado 
el puente del Burgo, junto al crucero. Dice asi: 

.. ;«.. ^- M- S ,..o.»,. I, 

-. .:, e!) ...n; . -.-.u..W. s. O. IVL. SEVERO ' , 

loj'.jiíi LüiJ '{tii * í't ÍÍ8 oh AN. XLVII i^ 

IVLIA. SEVERA ^ oo 

4; íí^iL etjp .{ ría ,( MARITO i ^b Mli/ /rilí . 

,v.,i^WJik'¿iÁ ^l PIENTISSIMO •§ 

♦r. ■ ' 

Torres do Este, son cuatro grandes montones de piedra y tierra eü 
forma de pirámides que están en la ría de Aroza, á la desembocadura 
del Sar en el Ulla. Llamáronse en lo antiguo Turres ^ugusti, porque 
lo eran, y porque las mandó construir Augusto en la región Lucense 
para defensa de la ria, y para guia de los navegautes. 
' Vega DE Valcarcel, feligresía, de U pxovincia de Lugo eñ la juris- 
dicción de Cancelada de abajo, la Uttari de los lucenses, y la mansión 
segunda y cuarta de dos caminos militares que iban desde Braga á 
Astorga, de los cuales y de sü antigua población conserva algunos 

vestigios. '■ í: . 

íViGQ, villa y puerto de mar ¡ea la provincia de Tuy, distante tres 
leguas de Bayona. Nombrábanla los romanos P^icus Spacorum, último 
pueblo del convento Lucense en la región de los groóles. Fue la según-* 
da mansión de la via militar que iba á Astorga desde Braga per loca 
maritima^ del que^ y de su prifniúva población, mantiene ciertas re- 
liquk^'jliytjj gíJijQÍ ¿M uilif lij^j aB «ii;rtí;r/[ ttu'Ó dh úíolú d oL j.biqfil 
Villar Telin^ pueblo de la provincia de Lugo, en Neira de Jusa, 
situado en el camino que antes iba desde Lugo á Astorga. Perteneció 
á la región de los lucenses, que Je llamaban Timalinum, ó Tímalanum, 
6 Talamina, según Tolomeo, y fue la undécima mansión de uno de 
los cuatro caminos que iban desde Braga á Astorga, cuyas huellas to- 
davía conserva, y algunas ruinaa de población romana. 

Nota. El feroz empeño que tuvieron los suevos en no dejar pieíporia de los 
romanos en Galicia , ha hecho imposible éñ el dia señalar lá sitiVácion de algunos 
pueblos antiguos, como la de la fanjosa Calenis, que fue municipio, y según el 
texto de los geógrafos antiguos estuvo en él converitó Lucense. Otros monumentos 
de la antigüedad fueron destruidos, ó estarán sepukardos debajo de tierra, ú ocul- 
tos entre las malezas de los despoblados. A algunos de los pocos que se conocen y 
fueron ;^Qi^sagrados^l cuito de nue¿ra santa Religión, la ignoraócia y la piedad 
mal entendida señaló un origen falso, que el vulgo adopfó con demasiada credun») 



PROVINCIA TARRACONENSE. 2,5 

CAPÍTULO VIÍ*, , ,^ .,v\a^^ tt\ í»\i ^^\^^^ 

CONVENTO BRACARENSE. 

... . ' ' .''» ';m A 

Kl Último de la provincia Citerior ó Tarraconense, qué ocupiciD^, 

una :buena parte meridional de lo que ahora es Galicia-, y otra mayqy 
y la mas septentrional de lo que al presesute es Portugal: ambas estaa 
entre los rios Miüo y Duero. Como mi intento en este Sumario es el 
de tratar solamente del terreno que pertenece ahora á Espaüa en la pe- 
nínsula, por las razones que expuse en el Prefacio, (hablo aqui de la 
primera parte que separa de la segunda la línea divisoria de ambos 
reinos en el lado meridional de aquella, que comienza en el de ponien-!; 
te, donde muere el Miño, y acaba en el de oriente, en el pueblo dé^ 
Montalzos: de manera que ocupa el espacio que media entre esta línea 
y otra que se debe figurar desde la ria de Pontevedra hasta la villa de 
Monforte, que es la que seíiala los límites meridionales del convento 
Lucense y los septentrionales del Bracarense, que confina también por 
el oriente con el Asturicense, y por poniente con el mar Océano, y 
comprende ahora los obispados de Tuy y de Orense, y una parte del 
arzobispado de Santiago. / 

r,r- Las regiones contenidas en este espacio y desigual terreno eran las 
de los grovios ó gravíos, cuya capital fue Tuy. .« 

De los hellenos, que estaban en Pontevedra y sus inmediaciones- . 

De los tameganos y que fertilizaba el rio Tamega, y era la cabeza 
Monterey. 

De los hihalos, que tomaron el nombre de un bosque que ahora 
llaman Búbalo, cerca de Medeiros. 

Los límícos, á quien pertenecía el monte Loboreiro ó LimiUy cin- 
tas Limicorum^ que ya no existe. ^j, .{, ^^\Ai i' f 'T'tA 

Los amphilochos , cuya capital hubo de ser GínzOi rr \^^ 

Los gallaicos primitivos, que ocupaban á Orense y. á^itros* pueblas, 
interiores de su diócesis. .. 

Y de los querquemios ^ que contribuyeron con otros á construir e]^ 
puente de Chaves en Portugal, y habitaban en San Andrés de Zaq^f, 
cones y otras aldeas del obispado de Orense. . .^^^^ ?oút;íi ^onij 

Braga ó Bracara Augusta. 

Era la ciudad principal de la parte septentrional de este convento 
jurídico, de la otra que domina ahora el Portugal, y la capital de la 
antigua Gallcecia. Como no pertenece ahora al reino de España, no hay 
para qué referir aqui sus antigüedades romanas. Los sabios portugue* 
ses lo han hecho ya con inteligencia y exactitud^ 



frr.- 



•• xhh 0!\ :k:í5 fS 5t?''! 



aW -^^ PRIMERA PARTEr^^^*! 

Pueblos de la parte septentrional del convento Bracarense, que perte- 
necen ahora al reino de España en Galicia, 

a -^ 7. .1 ;í A a A ft a a;í. % a.;? ?J.v9B;> 

Abedes, feligresía del condado de Monterey en la provincia de Oren- 
se. Se descubrió en ella el año de 1 58o nn aposento romano de 1 5 pies 
de largo y 12 de ancho, que tenia en el medio una cdumoa de iiiár-. 
mol, y encima un toro de bronce. ^"'^^ ' • ^ t-vf^f. í <y^:> í'-rT- r 

Albarellos, feligresía de la provincia de Orense en la jurisdicción 
de Pazos, cerca de Monterey. Don Pedro González de ülloa, abad de 
Cobellas, copió' el año de i755 la siguiente inscripción, grabada en un 
pedestal ó basa de estatua que estaba colocada ea el at^io de la iglesia. 
paiToquial de esta feligresía, v-^^^ ^'..^^ i /:uoibn9m ohiX Íí> na gorú^í 

K'uiil í;!r:> oüio £;!Í);t:j '/^¡p . ' lYNÓNiS •"'>o OL-p £'j9n£in ob rgoslfiííipl' 

f)f^ ?\\\ t i>í s;!c'xíí íii" •' /oiuo i ;-.. -RÍáí' "^^'*^'^*^ adsb ^>^ í)íjp liijo y 

o]n3vi;v> í^íh 89Íí>noiívi9'"M ¿1^■.l: ^ __ ^ü" ■ ^ ''np cí eo sup ^oj'íolflcM 
•joq ífoirlíííi;! /ufíln!);; f)np ^92íi- j^b eolcnoinnfvjqn?, gol ^ asn^ouJ 

Y (Onr.jjO ifioi í'í /:)') oínai ; EMILIA i rijaA le goo sinario Ííí 

íüb 9jii]q í;nrí t ^ o¿fí3'iO s>b- --FLAVINA ¡ ^ -"- ' - • - - '■ " - - ■ . on 

^'Albergaría, feligresía de la provincia de Orense en la jurisdicción 
de Bollo. Cerca de este pueblo, donde hay vestigios de población ro* 
mana, se encontró esta inscripción: • ¿^- -^ 

•■•..- ■ ^ t '.'..■ \ ¿oí' fid , 

:::::::COS. VI'.;:::: .ysiBlíloM 

ñ\o í [^ ofíp sapeod ms\ í>i i A'í¿ L p, jx. p. F HH S'^ '^"P <í'5*í>^^'»<^> eá aCÍ 

' ' :::VAC. XIÍ. P. M"^ ^> ^"^^ (OÍíiduS tmrnñfl 

Almüiña, aldea de la provincia de Santiago. 7%íe Pontevedra.'- '>^' 
Baños de Bande, feligresía de la provincia de Orense en la jurisdic- 
ción de Bande. Dista una legua al oriente de la iglesia de Santa G)mba 
ó Colomba: según el Itinerario de Antonino se llamaba jdrjuas OrigeneSy 
y era la segunda mansión de uno de los cuatro caminos militares que 
iban desde Braga á Astorga por diferentes rutas. Hay en este pueblo 
unos baños muy saludables, y conserva rastros de sus antiguas termas 
y de su población romana, con esta inscripción: 

....v^u' IMP. CAE ,.,. .^ 

TRAIANO. AVG 
o)n;"rt . ■ PONT. MAX r - .,-. í ...t^ 

^ ' TRIE. POT. XVIII. P. P 

A. BRACARA. AVG. M. P. XXXVIII > 

-'J-'V 

Baños de Molgas, feligresía de la provincia de Orense, que se Ila-^ 
maba en tiempo de los romanos Geminan, y pertenecía á la región de 
los galUücos, Fue la cuarta mansión del tercer camino militar que iba 



PROVINCIA TARRACONENSE. a,^ 

desde Braga á Asiorga, y se conservan vestigios de sus termas, del ca- 
Djino y de población antigua. 

Bayona, villa y puerto de mar de la provincia de Tuy. Llamáronla 
los geógrafos antiguos Abobriga y Aobriga, y la fijan en la región de 
los groi>ios. Mantiene rastros y ruinas de su primitiva población. Sus 
habitantes los aobrigenses son el segundo de los pueblos que contribu- 
yeron á construir el puente de Chaves, como consta de una inscripción 
que en él se conserva. 

BiBiDEY ó BiBiDA, tío dcl rcino de Galicia, que corre por este con- 
vento y se junta con otros en el caudaloso Miño. Sobre él se construyó 
durante el imperio de Nerva un famoso puente, que todavía existe en 
el camino antiguo que iba desde Astorga á Orense; pero tan descama- 
da su sillería que no se vé la cal ni el betún en las junturas. Se reedi- 
ficó en tiempo de Trajano, á quien le dedicaron los aquiflavicnses ó 
vecinos de Chaves después de haberle construido á su costa^ ppp^q Jo, 
refiere una inscripción que en él se conserva. ^ noo obnóí' 

IMP. CAES. NERVAE 
TRAlANO. AVG. GER 

mi ^^^^^^- PONT. MAX ,,^,,.„^,;v,,|,;A-^> 

TRIB. FOT. COS. V. P. P. .j. mohfá^^ 

AQVI. FLAVIENSES 
PONTEM. LAPIDEVM 
PE. SVO. I", g^i 

BoTiBEN, feligresía de la provincia de Tuy, á la que llamaban Bur- 
hida los groi'ios, en cuya región estaba. Fue la tercera mansión del 
cuarto camino militar que iba desde Braga á Astorga. Se descubren en 
ella algunas señales de población romana.. 

Cadones (Iglesia de) en la provincia de Orense. /^. Castro de Ru- 
bias ó Rubion. ^ ir'íjj^ :)^ v:,r.- -^ 9iJ¡> rejií) ojiítí ^u*L 

Caldelas, feligresía de la. provincia de Orense, junsdioci(^'^(£¿s|«3 
tro de Qaldelas. Cerca de ella, acia la Modorra, se 4e^ubiíf?ii>niy?í f es- 
tigijos romanos de población que llamaron Aquce *Sí^//(^.íí<^í,.^ jafi^gipil, 
de los gallaicos, y fue la quinta mansión del tercer camino militar qu^l 
desde Braga se dirijia á Astorga por Orense. 

Camba, feligresía de la provincia de. Orense en la jurisdicción de 
Castro de Caldelas. Hay en ^1 patio de la casa del cura de este pueblo 
la inscripción siguiente: p „ o»TÍ^07 T 

ÍMP. NERVAE 
?:;] üíij-íiT íiri'jí! \i oí» nriy.'/ CAES. AVG '*•-•<{ Xií ^B oídeiJtf (/aO 

:r)>ní f.a.'fií^iimi?. aob 2/;l noJpjedifg 
TRIB. FOT. P. P "^ 

r/iu .1 .i/. COS. lu.ri .jAiavlJD 

Castro de Caldelas, villa de la pirp^i^cia de Orense. Se llamó en 
tiempo de los romanos Prí¡e.v/¿/yi/üi, pertei;iecía á la región de los gallai- 
cos, y fue la sexta mansión del tercer camino militar quesalia de Braga 

- Ee 



a 



para Astorga. Entre los vestigios de su antigua población se encontró 
una lápida con esta rara inscripción: - ■.,.^^ ' " ' .. ^ ,, 

t. . 4. i. . ;. - . ■ \ ■ '' ' ■> t 

ji^ ^n¡"-»f 1/ 1^* 1^ V»-ii\V\OViVv ítOiJ^iJaS ¿íOK.l:^(íti^ «Os 

.;,^ (,^^ CAVECI. SAC ^«í't onsiJjinM .v•.v-..1^;s, ^'i; 

ifdiíjíio; '^'4 SACRVM. XISIT Vx^oívp- ■ ' ' 

nniMjin^.. ' ' XIX. FL. DEDICAVIT > im-íl 

PRO salyte; sva et syqrym "'•^'^'^ J*^: ^' "'* '^^^;' 

C ASTRO Mago, despoblado en la provincia de Orense." F'éase Leho^ 

reiro, monte. . i /-. 

Castro de Rubias ó Rübion, castillo antiguo en la provincia de Oren- 
se, distante una legua al norte de la iglesia de Santa Comba. Se encon- 
tró en él una estatua de piedra, de hombre, vestido con un sayo largo, 
y con los brazos y piernas desnudos. Tenia en las manos un escudo re- 
dondo con estas letras en derredor: , ^ ^ ' 

ADRONO. VEROTI. F, 

A veinte pasos apartado ae ía iglesia ¿P^Cadones se descubrió un 
sepulcro de piedra con este epitafio : ' '^'^ 

MEDAMVS ACRISI F 
HIC. SITVS EST 

.T..l\ fTBd.m.n '.inp r,l MONVMENTVM FfCE ^j, tú^o^lA .müinoa 
l'A) íioíétííiíji 6'ií).Trí;'i r4 jíií . RVNTí ;;;iyi B/iso na ^ioVíov- -^.oí v"vlú«\ 
íí'i aaidiioaub 9f^. .fi^íiOJ¿/- í> f>,ANCONDÉSfidi ^^^P lüJilíra oíiÍíüb:) oiir.iir» 

Por esto dicen que se llamó también el castillo, en que estuvo anté^' 
el sepulcro, Meidunium. Todo en la región de los htámros, < •'^^^►.1, 

Hay asimismo en el castillo otra lápida de dedicación al empéiQí- 
dor Adriano, que no se puede leer por estar muy maltratada, y ^sta 

inscripción: '"^ í^' i i'^ ¡i^ 'l-^' >■>"•= «'l^ ('OSí'.r. ■ i \iv.\\\\ í.í muí y ^va.-,<v.V,-.\ - .'.ni til- 

'jb ííoboíLariHÍ iá nt/ ,o?.íí' 'giLANO. CN ' *'^ ^^^ i]i[r!aí;í>!('>1 ,aííwaC) 
oíííaiiq !)J?.9 ííf) /nuo íí»L i.>/ MAGON GAD '^ \^ .iíBÍíilJr.r) mL» oiJeer.) 

T FONTIO P S :í*í«y¡ií8»¿ fíoi.xjiíriííoí fil 

Cea, pueblo de la provincia de Orense. Cerca de él permanecen las 
ruinas de la antigua Ar sacia, que pertenecia á los gallaicos , donde 
subsisten las dos sis'uientes inscripciones: 

CLÁVDIAE. MARCELINAE. F. DIVI 

Vi o' ^ , CLAVD. AVG i - .-í^ Í^ 

n> ^niBll-irí ?,.rn¿|^^ ARSACÉÑS: 'tEff ^^^ Tct c^i^:> ^ 

;^1^r ^ ^""'^'^ f :gallecíae , ' : ^^^^'^^'^^ ^^mrn^ 

-j:i • 



PROVINCIA TARRACONE-'NSE. ^t^ 

íiJ ;liOl:í A 

CIVITAS. ET. MV1SICIPIVM::::;í:í14íj ^4^ íi^.l; cig 

ARSACENS. P. G. H. VLT 
CLAVD::::: MARCÉELO. F. CLAVD 
MáRII. V. CONS. Órtf^ 

Celanova, monasterio de Bfenedióliftós en' tí obispado de Orense: a 
cuatro leguas de distancia está el rio Liinia, antiguamente Leí/ieo, y 
el sitio por donde Décimo Junio Bruto le vadeó con todo su ejército, 
desengañándole de la superstición en que estaba de que el que le pa- 
sase se olvidaba de sus padres, hijos, muger, amigos y patria. 'Despties 
de haber conquistado Bruto casi toda la Lusitania y parte de la Galle»- 
cia, aconsejaban los romanos á los vencidos que procurasen redimirse 
Gon oro de la esclavitud en que habian quedado; mas ellos y noblemen- 
te orgullosos, les respondieron, como refiere Valerio Máximo, "que 
»sus antecesores les habian dejado hierro para resistir á los enemigos, 
»y no oro para comprar la libertad á un capitán tan avaro y codicioso 
Mcomo Bruto/' xoaajl 

En todo el espacio que hay desde este monasterio hasta el dicho 
rio se encuentran ruinas, vestigios, sepulcros y otros monumentos ro- 
manos, con dos cipos de Lucio Pompeyo Rufo, que murió de 3o años 
de edad, y de Calpurnio Vegeto, de 16. Véanse en este mismo con- 
vento los artículos Baños de Bande, Castro de Rubias ó Rubion, Limia, 
y Santa Comba ó Coloma. - <• . .- ;i 

Chalcedoa, pueblo del reino de Galicia, frontero al de 'Pbrtngáf? 
Los geógrafos é historiadores gallegos pretenden que se llamó en lo an^ 
tiguo C/ialcedonia, y que estaba en la región de los amphilocos. Lo 
que importa á mi objeto es que en Chalcedoa hay ruinas y vestigios 
de población romana. '^ 

Ciudad (La). Véase Limia. -^ 

Geres (Las cumbres de), que dividen los reinos de Galicia y dé - 
Portugal. Sube por ellas la estrada, como dicen en aquel pais, ó cami- 
no militar que construyeron los romanos, é iba desde Braga á Astorga^ 
cortando peñas, allanando eminencias, y formando círculos y rodeoírj 
por lo que le llamaban Girum , de donde acaso vino el nombre de 
Geres. Baja á las llanuras de Limia, donde se dividía en t^es ramales. 
El primero se dirijia á Orense, y en él hubo varias inscripciones roma- 
nas, de las cuales solamente se conservan dos: la una está grabada en 
un pilar que sirve para sostener la pila del agua bendita en la iglesia 
de Santa Comba (véase su artículo)^, y la otra subsiste también allí 
cerca, en donde hay unos baños, y traducida al castellano dice: "Sien- 
»»do emperador César Trajano Augusto Pontífice máximo, año XVIII 
»de la tribunicia potestad. Desde aqui á Braga XXXVIll millas." El 
segundo iba á Lugo; y el tercero proseguía á Astorga, en el qlie per- 
manecen los Codos de Ladoco ó Lauroco. Véase su artículo en el con- 
vento Asturicense. 

También llaman en Galicia á este camino romano la Geira cuando 
sube por las cumbres de Geres,. y dicen que los antiguos le nombra-^ 
ron Genetarium ó Geiiistatium , y que ])ertenecia á la región de loa- 

Ee 2 



;>»C) vi ? K .'lEfl I'M E.'KTA TP A R T "Bl V O ?! *f 

limios. Allí fue donde Brito copió la siguiente inscripción, que estaba 
grabada en las tuinas de ün pártíábtíí .T¿I .8AT1/U 

Í>PNT. MAX. TílIR POT 

IX. IMR XIÍX. P. P. COS. VIII 




¿0!GiNS:b,r.villa de lá; provincia ¿e "'Orense y [cabeza áé' jürísdiccIorii• 
ü;nos.difcen. quese ILamó en \o XiVli^no Jmphffodiia^ y mié fué la c¿^ 
Y^iX^iA Aeúo» ^mphilocos ; y otros Limta ó Lemka/y que fiíé cabeza' 
deJos liimQsó lemicos*^ pero la mayoT^ parte. dé los geógrafos módernüá? 
están poc;l(>:ilri mero. Véase Limia. Hay en GinzQ piedras labradas, lá^^ 
driljtos grandes^ fragmentos de sepulcros y de lápidas, y '¡se encuentran 
uaonedasr de ; emperadores. " , ' \'* 

LEBOREmo, monte en el obispado de Orense, llamado ^n lo antigtíb' 
Lépórdtio^^ÚQ estaba en la región de los UmicosiMuy cerca de él hay 
un sitio al que dan los ^naturales el nombre de Castro Mago, y en qué 
existen ruinas de población romana. oL /. . ; -i 

.< Limia, asi llaman en Galicia una llanura de tres leguas^,» cerdada pbf 
todas partes de montes, en el obispado de Orense. En el de oriente' 
nombrado Do Viso, hay otra llanura de dos millas de circunferencia '. 
eh la que hay un sitio que llaman La Ciudad, sin duda por tradición 
de haber habido allí una grande, y porque lo manifiestan los vestigios 
de piedras labradas, de sepulcros, de ladrillos de varias formas y el 
encontrarse monedas romanas. Haber sido Limia ó Torwn Limicum 
y la capital de los límicos, la ciudad tradicional, .lo prueban su misma 
situación, su cercanía al lago Beon, donde tiene su origen el rio Limia 
ó Letheo (véase Celanova): y sobre todo el que fuese la ciudad (por 
antonomasia) de los límicos, dos inscripciones geográficas grabadas en 
dos grandes piedras que están incrustadas en la fachada de Ja ermita 
de San Pedro, único edificio que se conserva en aquel sitio. Dicen asís- 

.5., IMP. CAES. DIVI. TKA ÍMP. CAES. DIVI. Hí::: 

-"• lANI. PARTHICI. F EIANI. F.- DIVI. TRAÍAN 

'V DIVI. NERVAE. NEP PARTHICI. NEP. DIVI ' 

!r:TRAIANO.HADEIA l^fJ^V'"''^^ 

AELIO. HADRÍANO 
-H' NO. AYG. PONTIF ANTONINO. AYG, PIÓ 

|,. MAXITIIB. POT. XVI . ^^ ^_j^ PONT. M. TRIB. POT -:. 

- , ^OS.III, P.P,Cro3;'A¿5:c¿' -- "11. COS. III. P. P 

-m ! t no r,l.j,-i-; ;■■ -i^é'r . ::::VITA::: LJMIG::.:RVM 

^ , . íoiifrí 

Limia^ó Limica, según el Itinerario de Antonino, fue la prímerA 
mansión de uno de los cuatro camiuos militares romanos ^me ibaa 
d^de Braga a Astoreá. . . , . 

c o A 



P R o V I Ñ Oí Á ' T A R R! Á^aO N E N S E. ggt 

^oiM^tiÉiáos, pueblo de 1* pi-bVihcia de Orense én->l» jlii*isdicef!db de 
Monterey. Alli cerca hay un bosque (Jü^'-llamaif-Blibáio, eti di gii^ 
ekan 'losicimíei¿b¿ de Ih^^iúti^nSi' FótUin^'^Bióalótüm^ capital '(W^los 

bibalm:'' ■■ ^^-^M '■•;" '"'' ^^'^ <ñ:>':!:' '. ■■■<■ •■.'■' ^^)i\<- ■■>:•: ■ '\ .:f;rn;fa 

^^ MdMEivtA,'f^Hgt¿ía dfe díf'j^t^óvincia de' Orense, cabeza de jurisdic^ 
éléwy'ftótlde súbiíáéétí los ' ^^^$ligíós de i5k?/«7z/fl72«^ en'la fegion de los 
^f^f^/cWr^y que iTiíé la primera nía^nsioti''tíe^ 'uno de los cuatro caminos 
lUHítarW'qüe iban de Braga^ á Astorga. ' '^'" ' . /^ 

-í^OfcÉ^8lK,ciüdBd*'éf)iscopár y cabeza dé provincia én él reino de'Btt-t 
lítíáV' Los geógrafos \é dan diferentes nombres antiguos Auna, Aur^e^ 
g^Uie:¡\Ahbn'^yise'^ Aqiice'^lidw y otros, "y dicen qué perteneciíi á fa 
rigfott 'de' los prifnitivos g-úí/feíc^i. -Ademas de los vestigios de su pobla- 
ción romana, y de una inscripción también romana qne se descubrió 
fei iaño ií%2,*icóQ!áérva éli gran puente dé piedra que itiandó consttuir 
TrajáW6' 'sobre el no Miña, rt^üe ¿orre jubto á esta ciudad. "El arco prii*4 
cipal tiene i8 píes Mé anchd y' i 35 de alto, y pasan por él solo todaá 
las agirás.' El pñéh-te tiene de largo i3i9, comprendiendo las calzadas 
sobre árccís qué están" en la entrada y eíi la salida del mismo puente, 
y párete que son obra moderna. "*->d fi«^^i> riq yb ^^r\v •■!!;> ^oíín 
El llamarse Acjuoe Calídce es porque bay en la- inmediación á lésta 
ciudad, en el lado occidental y muy cercanas una de otra, tres famo- 
sas fuentes, por sus virtudes y cualidades^ que llaman Burgas. No cre- 
cen ni menguan en verano ni eñ invierno. La primera es de agua tem- 
plada en todo tiempo: la segunda es caliente hasta hacerse insufrible 
si se permanece en ella; y la tercera lo es en tanto grado, que en corto 
rato pela las manos de los animales y les arranca las uñas. 

PíÑOR, feligresía de la provincia de Orense. Llamábanla los primiti- 
vos gállateos, en cuya región estaba, Pinetiis, cuando era la quinta 
mansión de uno de los cuatro caminos romanos que de Braga iba á As- 
torga, del cual y de su antigua población mantiene señales. 

PoNi-EVEDRA, villa del reino de Galicia en la provincia de Santiago, 
y cabeza de jurisdicción. Los romanos ó los griegos la llamaron Heíle- 
nes, capital de los hellenos, última región por aquel lado de este con- 
vento, y confinante con la de los cilenosy que pertenecía al Lucense. 
Antonino la llama Duopontes, sin duda porque tendría dos puentes en 
su tiempo entre las rías del Padrón y de Vigo: ahora no tiene mas -que 
uno nuevo, que consta de doce arcos,, sobre el rio Leriz ó Lerez, subs- 
tituyendo al viejo ó vedro, que significa lo mismo en dialecto gallego, 
el cual hubo de prestar el nombre á la villa. Se descubren en ella al- 
gunos restos de antigüedad romana entre los edificios modernos de su 
población; y en Almuiña, su aldea, distante una milla se conserva la 
siguiente inscripción que tiene la circunstancia de señalar las millas 
que hay desde Pontevedra á Lugo. 

TRAIANVS. iíAlállANVS 
AVG. P. P. PONT. MAX 

..*r..;. : .... , TR IB. POT. XVIII k> ítjoT 

COS. m. A L AVG -.v'tíJíio^ 

M. P. LXXXXW^^^ ''-^ nohyi -A & .r*^i 



»%> S?VV'RlU'Ef^k PARTE, o 5í^ 

•jf) (í)iiopoJites] fae k tercera mansión dei uno de los cuatro camitios 
qüa iban desd^ Brao;a á Astorgíi. . : ,,. ,,..; ;;;oJ 

•RlióMOLiNos, pueblo de la provincia de prensé) j^idsdiccion de Mil- 
manda. Pocos años liace que se descubrió en él una porción de mone* 
daus. roma ñas de diíerentes clases, módulos y metales^iqüe existen en la 
real Academia de la Historia. Este hallazgo da motivo para sospechar 
que en Riomolinos y en sus cercanías hubo antigua población romana. 
San Pedro de Bela, pueblo pequeño de Galicia, distante legua y 
meHia de la ciudad de Tuy, en el valle de Louripa, Laurina, ó Lori- 
na. ^Conserva los cimientos y paredones de argamasa, ladrillos redpn* 
dos y otros restos de una ciudad antigua, á la que, según conjeturas, 
llamaban los romanos Celia ó Zoela , cabeza de, \p%^s¡)ífpifis ^ región sub- 
alterna que estaba en la de los grovios. f...;j.^fj .> 
•/ Santa Comba ó Coloma, feligresía de la provincia de Orense en la 
jwrisdiccion de Bande, distante cuatro leguas al mediodia del monaste- 
rio de Celanova. Véase Baños de Bande. En la iglesia de esta feligre- 
sía, donde dicen estuvo el cuerpo de San Torcuaio antes de trasladarle 
á la del dicho monasterio, hay una piedra cuadrada de una vara de 
alto, que sirve de pila de agua bendita, en la que está grabada la. si- 



ojíü:) ií 



íiripci 


00 : 


MAX. SV 








MVS. LOV 


<'.i. . 




•3jpi- 


?(t :;d- .ESSI. F. LA 


-^7 iíí^íítaiiéü'^'.im^^ 






BIBVS. VI 


«Sriel^í'í 


^ ^1" 




ALIBVS 


■ ' ■ 1.'. 


>•.- , 




Y. a L. M 


' ■ :\ 



Hubo de haberse encontrado esta piedra en aquellas cercanías, porque 
existen alli señales del camino militar que iba desde Braga á Astorga. 
También existen á media legua de distancia de esta iglesia las rui- 
nas, cimientos de piedra, argamasas, ladrillos y vsepulcros de una ciu- 
dad, que los naturales del pais y los escritores gallegos quieren se lla- 
mase Cinania 6 Quitanla , y que perteneciese á la región de los límicos. 
San Vicente de los Castellones, iglesia del reino de Galicia en 
tierra de Lemus, distante media legua del monasterio de Ferreira, 
construida «obre las ruinas de otro edificio romano que pertenecía á la 
región de los lemuvoros^ y mantiene esta inscripción: 

t). M. S 
V ALÉEME 
FLORINAE 
ANN. XXH 
PCMPEIV5 
VXORL PI 
ENTISSIMAE 

TouBON, feligresía de la provincia de Santiago en la jurisdicción de 
Pontevedra: llamábanla los antiguos Turoqua, y pertenecía, según pa- 
rece, a la región de los /telknos, cuando era la cuarta mansión del cuarto 



PROVINCIA TARRACONENSE. aa3 

camino militar que iba desde Braga á Astorga, porque se encuentran 
allí trozos del camino y señales de población romana. 

TuY, ciudad episcopal del reino de Galicia y cabeza de partido, si- 
tuada en la orilla boreal del Miño, y distante cuatro leguas de su des- 
embocadura en el mar Océano. Fue su primer nombre Tude ó Tyde, 
y cabeza de los grovios. Estuvo antes en lo alto de una sierra cercana, 
donde todavía permanecen los cimientos de sus primeros edificios y de 
sus muros de media legua de circunferencia, con los de sus cubos y 
puertas. Después la trasladaron al sitio que abora llaman Buenaven- 
tura; y por último la fijó Fernando II en donde al presente está. lude 
era la segunda mansión de uno de los cuatro caminos militares que 
desde Braga iban á Astorga. A media legua de distancia de esta ciudad 
subsiste un puente que parece ser de construcción romana, y del tiem- 
po de los emperadores. 

Zarracones (San Andrés de), pueblo de la provincia de Orense, 
que conserva una fuente antigua y muy copiosa de agua saludable: 
por esto sin duda le llamaron los romanos ^quce, con el sobrenombre 
Querquermaf 6 Quacernis^ por estar en la región de los querquernos. 
Fue la mansión tercera de uno de los cuatro caminos que iban á As- 
torga desde Braga. 

NOTA. 

Restan otros pueblos en Galicia que pertenecieron á este convento Bracarense, 
los que por su situación , ó por conservar rastros de nombres de poblaciones anti- 
guas del tiempo de los romanos, probablemente no dejarán de tener señales de su 
población primitiva. Por esto merecen la consideración de los sabios anticuarios, 
y de los profesores y afectos á las bellas artes, pues podrá ser que en adelante se 
descubran en ellos, ó en sus cercanías, monumentos de antiguallas dignas de ea- 
timacioo. Tales son entre otros : 

AxARiz, que puede ser el antiguo Aradaca. 

JuNQUEiRA, Juntobriga. 

La Guardia, Minii Ostium. 

Lama, Lambriaca. 

MoNTEREY, Tamcga. 

PiÑEiRA DE Arcos, Pinnitus. 






'T ?¡H 



V 

r \ r - • f •* 

,0>í{>Kj^ Oí) fií >^ , -' •'<■> 






- ^ r 



.: iÚ\fti-l ,tt í.»A á<I Añi..>'í'l 




I 

|ü,')0 íi>íitííi bI n» fifj|) ^^^¿tuníú:ie¡rtíiV &i íH mu} íÁ «L abncri;:^ jJ. *>!> á» 
JcLvacttadá la primera parte de este Sutuario, que Contiene la ejcplícá-» 
cion de las antigüedades romanas pertenecientes á la España Citerior, re- 
fiero en esta segunda, siguiendo el mismo plan, las que corresponden 
a 'la Ulterior, comenzando por la Bética^ y acabando con la Lusitaniaj 
qne llena la tercera. '^ '^^> í-' { «i oíj ^oi&jmi ¡^ruciy^ 9l9bifr>tA 

La Bélica, á la que Estrabon llama' Tl/Vífeá^;?/**^ y ab^rá decimos 
Andalucía, aunque mas pequeña en su extensión territorial que la Tar* 
raconense, era y es mas fértil, y mas interesante al objeto de esta obraí 
Su nombre debió tener origen del caudaloso rio Betis ó Guadalquivirl 
que la atraviesa por el medio, y no de ninguna ciudad que tuviese stí 
nombre, como pretende Rodrigo Caro* •'- «i»' ', ^ ^' 

Su situación es al poniente y mediodia de la España ^'^ialíntíá 
oriental que la separa de la provincia Tarraconense comienza, como se 
dice en la primera parte, cuando se fijan sus límites occidentales, en 
Mujacar, la que sube acia el norte por medio de las diócesis de Gra- 
nada, Guadix y Jaén basta el Guadalquivir, donde se le juntan los 
dos pequeños rios Herrumblar y Guadalbollon, y tuerce al norueste 
por Sierra Morena y Almadén. Aqui empieza la otra línea divisoria de 
la Bélica y de la Lusitania, bajando á Villanueva de la Serena en Ex- 
tremadura, por la confluencia del Zufa con el Guadiana, y termina 
donde este muere en el mar Atlántico, junto á Ayamonte. Desde este 
punto va otra línea por la costa del mar Atlántico, por Cádiz y por Gi- 
braltar, y entrando en el Mediterráneo sigue hasta llegar á Mujacar^ 
donde comenzó la primera. De modo que la extensión de la Bélica 
era la misma en tiempo de los romanos que lo es ahora la de la Anda^ 
lucía, á escepcion de algunos pueblos agregados entonces á la provincia 
Tarraconense en el oriente y en el norte, y de otros que tenia la Bé- 
lica en lo que ahora es Portugal y Extremadura^ : ; 

Cuando los romanos conquistaron la Bélica, no arreglaron' precisa* 
mente los límites de los conventos jurídicos á los de las regiones anti- 
guas, por lo que no se pueden fijar éstas en cada uno, como se hizo 
en los de la provincia Tarraconense. -' "i '*")' *' ' • • '^z'' <vi .a 

La región de los turdetanoSy que era la liías antigua, fa iftas culta 
y la mas famosa, tomó el nombre de un pueblo llamado Turdetum, 
cuyas ruinas se conjetura ser las de un despoblado que está entre Arcos 
y Jerez de la Frontera. Ocupaba parte de las márgenes del Guadalqui- 
vir, y se dividía en otras mas pequeñas. A saber: la de los turdetanos 
beturienses ó de la Beturía , que estaba en el septentrión de la Bélica: 

Ff 



aa6 SEGUNDAPAR TE. 

la de los turdetaiios celtas, al poniente, cqrca del río Guadiana: la de 
los masienos, mas abajo de Sevilla, cerca de la villa de Coría: la de los 
alosti^itanos^ separada por el rio Menuba, ahora Guadiamar, junto á 
Aznalcazar, y seguía acia la costa del mar Atlántico por Moguer y Pa- 
los: la de los bástühs ó litorales, que es lo mismo según Bochart, por- 
que ocupaban aquellas playas atlánticas; y la de los tariesios en los 
brazos del Betis, antes de salir al mar. 

Era la otra grande región la de los túrdidos , descendientes de los 
turdetanos, que se extendia en la parte oriental del Betis, y que tam- 
bién comprendía otras menores como eran la Bastitania, parte peque- 
ña de la grande de la provincia Tarraconense, y que en la Bélica ocu- 
paba los ipueblos mediterráneos, como la de otros bástuhs peños ó /i- 
torales ;erX aquella playa, que se distinguían de los otros bástalos tar-, 
detanos arriba dichos: la de los mentesanos hastitanos, que contenia á 
la Guardia, su capital, y la que pertenecía á los tarraconenses, áJaen, 
Alcaudete y otros pueblos de la Bélica; y la de los sebisinos, que es- 
taban en la orilla oriental del Guadalquivir, cerca de Sevilla. 

Todas estas regiones estaban sujetas á la jurisdicción de cuatro con- 
ventos jurídicos , establecidos en las cuatro principales ciudades de la 
Bélica, Gades ^ Hispalis 3 Astigi y Corduba, que les prestaron sus nom- 
bres, y á.los que concurrían á demandar justicia. Siguiendo el método 
adoptado en la primera parte de este Sumario, tlividíré la segunda en 
cuatro capítulos, señalando en cada uno la extensión de su convento; 
y en los artículos de sus respectivos pueblos y despoblados describiré 
las antigüedades romanas que conservan. ^; j^.f, , ..nifa fj ];> f, ü) 

■,.':..::í1 1::^>:-,. v , - JG A P I T U L O 1. 

o!) >] :mf\b !o i;Í r 

-■f':l ¡i'> íhia.z' "> ■ / , ■ ; 

CpN VENTO GADITANO. 

■fíii; .t;:)J V ^f:f^ . :-t^ ... .... . .,;t :;« 

Mt..'. ■^-■:(} .':l - ;:-;/A r. -■■:' .(YV. -,' !- . 

.][ . Se extendia su jurisdicción desde donde desemboca «1 rio Chriso 
ió Guadalete«n el mar Atlántico, junto al Puerto de Santa María, com- 
prendiendo á Cádiz y la costa del Estrecho de Gibraltar, hasta donde 
desagua el Barbessuia ó Guadiaro en «1 Mediterráneo. Subía desde 
aquí una línea acia el norte y acia «1 despoblado de Gisgonza, que 
está mas arriba de Medina Sidonia. Torcía después al poniente hasta 
tropezar con la orilla oriental del Guadalete, <jue no abandonaba hasta 
su tin en el mar, donde comenzó. De modo que <;onfinaba este con- 
vento con: el mar Atlántico y con el Mediterráneo por el mediodía, 
con el Astígitano por «I oriente, y con el Hispalense por uorte y po- 
niente. Lo extraño era que perteneciesen á la jurisdicción del convento 
Gaditano el pueblo de Manilva, -que está á la otra parte del rio Gua- 
diaro, y en el territorio del convento Astígitano -^ Montemayor en el 
Cordubense, y algún otro que se dirá en su lugar, sin que se pueda 
adivinar la razón que pudo haber para €stas disposiciones. 






»' 



PROVINCIA BÍTICA. Ih^ 

Cádiz. '"''^'"^*'' "^ "^ 



í 



¡ ' Ciudad antiquísima de Andalucía, cabeza de partido, silla episceÑ 
pal de la provincia de Sevilla, y puerto de los mas famosos de Europa 
en el Atlántico: fue la capital de este convento jurídico. Llamóse en lo 
antiguo Gades Augttsta^ Urhs lulia Gaditana, Oppidum Cwium Roma- 
iioriim y Munici/ñum i)or excelencia, pues no siendo colonia fue el 
único en España, donde se estableció el tribunal de su convento. Está 
situada en la extremidad occidental de la isla de León , á la que anti- 
guamente se dieron los nombres de Gadir, Gades, CoJitinusa y 7hr-. 
tessoy y que tenia mas extensión que ahora por el lado de la punta de 
San Sebastian, á causa del terreno que le ha robado y le roba todavía 
la furia del mar. Comunica esta isla con tierra firme por un juiente 
que en su principio fue romano, y está desfigurado con las varias re- 
paraciones que ha tenido, especialmente el año de i435 por un caba- 
llero segoviano nombrado Zuazo, que le prestó su nombre. Tiene de 
largo 4^6^ varas, y 9f de ancho, y consta de cinco arcos, por los que 
pasa un brazo de mar y embarcaciones no muy pequeñas. En la extre- 
midad oriental de la isla, junto al islote de Sancti Petri, estaba el famo- 
so templo de Hércules, cuyos cimientos y paredones se descubrieron 
el año de i73o en una extraordinaria bajamar; y en otra de i 748 se 
sacaron de entre estas ruinas preciosos fragmentos de estatuas y otras 
antiguallas, ■¿'•wí» í^ivi - » jr.i üih í¡, » > íjijahC :,^i' íiitJüH u t^h^y^'^l ')b 
Lucio Cortielío^ Bsilbo, * ninV fáVorenídd-de Augiístóf y natural dé 
Gades j reparó la ciudad, y edificó jurrtO á ella otra que llamó JSeapóUs 
j4ugusta y Didinia. Muchos y grandes eran los edificios que cartagine- 
ses y romanos construyeron en esta ciudad para el culto de sus dioses, 
para su conservación y defensa,' y para su policía. Todavía se conser- 
van los vestigios de tres principales. Los del camino que venia desde 
Córdoba al puente de Zuazo: los del acueducto qu€ llamian ahora de 
Tempul, cuya agua tenia su manantial en la falda de la sierra de las 
Cabras, en la jurisdicción de Jerez de la Front-era, distante once leguas 
de Cádiz, y corría unas veces por arcad ucés'subterráneos, otras por en- 
cima de robustos arcos, de los cuales se conservan fragmentos en el p*^ 
raje de los Arquillos y en la mesa de Bolaños, y pasando el dicho 
puente de Zuazo se dirijia á Un castillo, y -de- aquí á Ik ciudad por la 
puerta de Tierra, dottde había al bercas ó receptáculos ^ de los quc/«e 
repartia á las fuentes públicas y privadas; y finalmente, los de lasíÁi)!- 
tfgffrfs murallas en los cimiéniíF» de las modernas, y en los de una sun- 
tuósr/ ptierta que i^sipescado^^és suelen ^divisar los días claros acia el 
mediodía, sepultada en el mar. .'•i.i/i ••. *'- hii> ;.-, i, jo nj 

' Dfe otros edificios cartaginié^ey y* rowat/os'íiayras«tK)síy«reliquilís en 
el hospital dé Shn Juian de íDiós, en la Carnicería, en un testero de la 
iglesra^el Pópuley|* en la f^tfe''iuieriór de^ su •arcb''jior detras de la 
calle de la Pelota, -én el arüó^de la Rosa, y en otras jíartes. El rácitiU 
nero.de esta catedral Juan Suai*ez de Figueroa, habla en su erudita 
ohrz'drajidezas y Antigüedades de la Isla y ciudad de Cádiz, que 

YÍ1 



aa8 SEGUNDA PARTE, 

publicó el aüo de 1610, de oirás ruinas y vestigios que se conservaban 
en su tiempo, especialmente de los cimientos y trozos de pared de un 
edificio ovalado, que no se atrevió á decidir si eran de templo^ de ba- 
sílica ó anfiteatro, y que yo creo fuesen de circo máximo, porque sien- 
do ovalado en los extremos, dice que eran prolongadas las J^jaredes la- 
terales: de una bella estatua de Baco joven, que permaneció en una 
de las ventanas de las casas consistoriales hasta el año de 1 596 : de unos 
sepulcros que llama Segriuidaños , dentro de unas bóvedas qlie disena: 
de varias clases de vasos y vasijas de barro, de vidrio y de plomo, que 
también dibuja y graba, en que los antiguos echaban las cenizas de los 
muertos^ de una redoma con ungüentos y olores: de anillos y otras 
preciosas alhajas de oro y piedras preciosas; y de varios y graciosos 
muebles y utensilios domésticos que ,se habian._desjeüiterrado en esta 

Ciudadw Iaj >i * , ;í> í.srvnnt lrik'B^íií> i; .f5H!l> 

>; No liace mucho tiempo que, estándose construyendo un aljibe en 
la calle de la Torre, se encontró debajo de tierra un monumento se- 
pulcral con sus nichos, é inscripciones romanas de los sugetos que es- 
taban en ellos sepultados; y con motivo de reparar el camino ó arre- 
cife que va de la isla de L«on á Cádiz, y que acababa de deslriiir el 
terremoto del dia primero de novietnbre de i755, se descubrieron 
también otros sepulcros muy antiguos de piedra tosca, y dentro de 
ellos huesos, y monedas de cobre. 

'w Cádiz era el término de la via militar que iba á esta ciudad desde 
Málaga; y en Cádiz empezaba la que se dirijia á Córdoba. El templo 
de Hércules ó Punta de Sancti Petri era la décima mansión de la an- 
terior via de Málaga á Cádiz. Y Pons ó.iel p.uentede.Zuazo fe priínera 
del camino de Cádiz á Córdoba, ,•? (V.Hif 7 ' ^r?i •' ; r-r .7 íV V; 
-'. ; En Cádiz, el mas ilustre y distinguido municipio romano^ y em- 
porio del comercio, se acuñaron monedas de todos módulos y metales 
€Q tiempo de la dominación romana. Son veinte y ocho las conockl-^^ 
•>;, Trece medallones ó medallas de gran bronce. < - 

n!» Cuatro tienen en el anverso la cabeza de Hércules cubierta cpn la 
piel de león, y con la clava al hombro, mirando á la derecha. Varían 
los reversos: «n tmo está el rayo de Júpiter en medio, se lee encima 
AVGVSTVS, y debajo DIVI. F{ihus): en otro el hacha, el cudii- 
lloj el símpulo, y un astro en el medio cOn esta inscripción en der- 
redor BALBVS. PONT(ifex): lo mismo en otro v pero np ti^ne «I 
astro, y se lee PONTIFEX. MAXIMVS; y en ótrQ ^l acrostoliode la 
nave rodeada deístas Jotras: AGRIPIJA'. COíflSj^i JII/ MWÍGljPí. 
PARENS. .^: :,un l'ú) . . ■ ...:/:,■.,. ;'../;)"■; i .-y^r^: 

•n Dos tienen también en el anverso la cabeza de Hércules, y en el 
reverso de una el símpulo con este rótulo TI ( berius ), CLAVDlVSj y 
en el de la otra se añade ÑERO. '. ^,;j,., 

Tres con la cabeza de Augusto en el anverso y á la derecha, con 
este nombre enfrente AVGVSTVS. Se diferencian en el reverso. El 
uno presenta un templo de cuatro columnas, cercado con una guirnal- 
da de laurel; el otro la cabeza de Hércules, y el tercero las cabezas de 
Cajo y de Lucio, rodeadas con otra guirnalda. 
'>{^^iUno tiene en el anver$o la cabeza de Tiberio, ipirando al ladg iz- 



PROVINCIA BETIGA. 2^9 

(f|u lerdo, con el nombre de ÑERO delante: éri el reverso hay el sím- 
])ulo, y se lee en derredor TI. CLAVDIVS. ¿, 

Tres con la cabeza de Agripa en el anverso; dos con corona ros- 
trata, vueltas á la derecha, y la otra sin corona^ á la izquierda. En los 
reversos hay acrostolio, pero se diferencian las leyendas: en dos se lee 
MVNICIP. PARENS, y en la otra MVN { icipii ) GA(ditani) PA- 
TRÓN (us)^ En el anverso de todas tres hay por delante AGRIPPA. 

Siguen dos medallas de mediana forma. 

Una tiene en el anverso la cabeza de Tiberio, mirando al lado de- 
recho, y en el reverso el sínipulo con estas letras en derredor: TI. 
CLAVDIVSi x( Mmou »*> Tíh s^Uihl/ ^ n;>m,i^^ 

«i Una la cabeza de'Agripa en el anverso j y en el reverso él acrosto- 
lio con esta leyenda MVNICIP. PARENS. 

Ocho son de pequeño bronce, clasificadas de este modp. 

Una que tiene en el anverso una espiga de trigo tendida entre dos 
líneas paralelas, y en medio se lee MVN: en el reverso GADES entre 
otras dos líneas j y encima un pez. 

Cinco con la cabeza de Hércules Gaditano en el anverso, mirando 
al lado derecho; pero se diferencian en el reverso. Dos tienen delfines 
y media luna, y una de las dos está resellada con otro delfin mas pe- 
quefio. Otras dos tieaen también peces, y en lo mas alto de una está 
el sol, y en lo mas bajo la luna. La quinta tiene en su reverso un tri- 
dente tendido en el cientro, dos atunes con el sol por delante, y la 
luna por detras •, y en todos los cinco reversos hay caracteres desco- 
nocidos. . í; íioí ; ; n? n;:. . r< fTfv. Htr.rnoí -Aw-Jíin^^^. 
-'[ Una que presenta en el anverso él templo de las Cuatro colnmnas^ 
jpjen el reverso dos peces con letras extrañas. 

.fcí Una la cabeza de Hércules en el anverso, y dos peqes con carac7 
teres desconocidos en el reverso* S íj,,Í4.(i í^lm'ohiMuxyr^h ,/.i/í/-.t^ 
Y , Por último cinco medallas de mínimo bronce. ' \ . 
^ ■ Tres tienen en el anverso la cabeza de Hércules, una mirando al 
lado derecho, y las dos de enfrente: en el reverso de todas tres hay im 
pez y caracteres desconocidosi , , ;^j,;|j| 

•>{. Dos presentan el sol en el anverso, y dos peces én el reverso, .a. 
' Ambrosio de Morales y Suarez de Figueroa publicaron todas la$ 
inscripciones romanas que hallaron en Cádiz, y siendo las mas sepul; 
erales, copiaré aqui las mas recomendables que son las siguientes; , j 

P. RVTILIVS. SINTROPHVS 

MARMORARIVS 

DONVAL:QVOD. PROMISlt 

IN. TEMPLO. MINERVAE 

MARMORIBVS. ET. IMPENSA. SVA 

TIIEOSTASIM. EXTRYXIT * 

q 
Esta inscripción es muy apreciable porque habla de un artista roma- 
no, de un templo que hubo en Cádiz dedicada á Minerva, y de una 
theostasis ó statio Deorum que había en él con estatuas. 



C43o ASEGUNDA PARTR 

-íüKíÑo es menos apreciable esta otra i)or ser geográfica , y por llamar 
á Cádiz Municipio Augusto. -^i/AJui ., i i ¡xn-vg -.^ 

-tüi i;íit)'io:; r::--: v ■' :*" ■ ' ' 

«oí u:i .);íma»j..si ÍM. ANTONIO, M. F. GARISIACO. . „ . . ;. ^. ,^j 
9'ii 0^ /JiÍJ n'> :>:r.í)ii II yiRI. MVN. AVG. GAD. D. D. r>n yirrf é68t£>?'í»i 
-A^l íintínójAx) ( ixqi-ji : i -i.'; nm ■ 'v*H3íí^¥M 

SEX. ANNIVS. SEX. F.. ;• ^^ ^. 
.£,}voí)üíkobmítm .ívCAL. LVCANVS. H. S. E. .*> ,t.i^!í> 

Ambrosio de Morales dice que esta piedra es notable por contener el 
sobrenombre del poeta Lucano, y que en su tiempo estaba colocada 
en una huerta de Cádiz. Pudo ser de la familia-del poeta, el cual mu- 
rió en Roma. b¿ijri,.fib >'>')noaí ^^ümiv rv tU 
«oií iüiiaiibJMn-)} . MVSCILIVS. CARVS. SVIS. ANN 
utiíl) r'JftlAO o^ic> un. H. S. E. ET. TE. ROGO il 
PRAETER1ENS. YT. LEGAS. ET ?n 

^Hiúiyb aoastJ ¿olí. ,o^\?y7'^í iv aa iíbíoos^ ;!; -si^b ofeí fe 

JtHob Cito «00 Js¡ '; ní'l í! . . r 

au > . .., o» 035; Pueblos del convento Gaditano, j . .; í.np 

*i'f ,í '^ ' ' .' vn'í V^t , « , ' ^ 

^'' AlcalX de los Gazules, villa de la provincia de Sevilla en el par- 
tido de Cádiz. Se descubrieron años pasados en sus inmediaciones unos 
sepulcros romanos con huesos, que se atribuyeron á ciertos santos már- 
tires de la diócesis Hispalense. Y hay quien asegura que en un des- 
poblado, distante legua y media de esta villa, se conservan las verda- 
deras ruinas de la antigua Asido. Véanse Medina Sidonia y Sidueña. 
Alcaria, despoblado en la bahía de Gibrakar. ^. Algeciras. >i 

Alechipe, despoblado distante media legua de la villa de Casares, y 
Vin cuarto de legua del rio Genal, en su orilla de oriente. Allí cerca 
hay un cerro alto en qtie están las ruinas de la antigua ciudad estípen^ 
diaria Lacippo , que pertenecia á la región de los bastidos peños. Son 
de edificios romanos y de termas, con inscripciones de dedicaciones de 
templos, aras y estatuáis, que copió don Macario Fariñas, y algunas de 
"ellas se colocaron en Casares, donde el marque§ de Valdeflores trasla<ió 
la siguiente:- ^ noü^ tíop ^Mfhaaaíaim pcth asi :>ÍBl>i 

¿,7f rrrFORTVNAE. ,, AVG 

SACRV^'. 
C MARCÍVS. DECEMBER 
OTB. HONORÉM. SE VIR A 
TVS. SVI. EX. XDCCL. RE 
' ^'^MtSSlS. SIBI. AB. ORDINE 
Xj D. DE. SVAi PEGVNIA 
D. D 
¡^^"''^ ■•"'' ■" .'^^ -''^^'^ -''i- ''■ 'íí-ít í-i n')íoqmí»f(Í m3 

fi"AH^fecfeA§- íé?ud^(í'd^^.|AY,'^a|„éía en el reino de SeviHa,^ puerfo del 
mar Atlántico j en la bahía de Gibrakar y al í "reme de esta plaza, en la 



PROVINCIA BÉTIC A. a3, 

parte occidental. Los romanos la llamaron Portas alhus, y pertenecía 
á los bástulos peños. En la colección de Muratori se le atribuyen las 
siguientes inscripciones: •• '{ (í?GTílííq 

•0(1 fi! L. HERENNIO HÉ Pii^fi 

otwiaíjéfe fcoxoií »cip witft ifojRENNIANO a uü 

L. CORNELIVS HEREN 'i)» X^m^it ofí^tíMi 

f»no{;ft W8üii t.i:iii r NIVS RVSTICVS " \ Jut? 

,' ., NEPOS EX TESTA ..; .. ..j^'^b- 

^'T^!!^h^^ '"^ NONIS MARTIIS '"í^ -^^^'^"^ ^^ ^^^"[^^ 



.>t 



DI ANO SEJ, QVIN -y 



nf>» p«rT 



ÍÍO: 



TILIO MÁXIMO COSS 

AVGTINVS. CLEMEÍÍ .., = .- ..^ 

TIS. SIBI /I 

v^o^ ET. SVIS. BRITTIAE J \4 ^t y ^^ 

MATER. AN. LX f 

H. S. E. SIT. T. T. LEVIS > 

Don Macario Fariñas y el marques de Valdéflores contraeil Portas 
albiis á la Alearía, un despoblado que está cerca de Algeciras, dentro 
de la bahía de Gibraltar, donde permanecen las ruinas de antigua po- 
blación romana. 

Portas albas fue la quinta tnansioQ del camino militar.que iba por 
la costa desde Málaga á Cádiz. '^ '--^^ ^^ «ni^mípsí o\v;\ U; ofe 
Boca de la. For, espantoso éxtrecho de tierra entre dos precípicíolJ, 
que tiene de largo un cuarto de legua. /^. Medina Sidonia» 

Bolonia ó Villa vie ja ^ pueblo muy arruinado en la costa meridio- 
nal de Andalucía, cerca del cabo de las Palomas, en el mar Atlántico, 
distante tres leguas al poniente de Tarifa j y antes de entrar en lo mas 
angosto del Estrecho de Gibraltar. Don Macario Fariñas, el geógrafo y 
anticuario moderno que conoció mejor esta costa, por haberla exami- 
nado con mucho estudio y detención, fijó en este pueblo la antigua 
Jalia Tradacta, que perteneció á los bástulos peños ^ de la cual y de 
su situación en España se ha escrito y disputado bastante. -> i> 

Primitivamente estuvo la población en África, cerca de la ciudad 
de Tingi, y entonces se llamó 7^les. Después se trasladaron sus habi- 
tantes á España en el imperio de Augusto, cuando por muerte de 
Boccho se hizo provincia romana la Mauritania, y entonces pusieron al 
pueblo el nombre de Julia Jozza^ que equivale, según Bochart, á 
Julia Transducta ó Traducta. Se mantienen en Bolonia un gran trozo 
y otros menores de la muralla áe Julia, que se dirijen desde el norte 
al sur, y en su recinto las ruinas de otros edificios. En ellas se encon- 
traron torsos de estatuas de mármol, inscripciones que no se pudieron 
leer, planchas delgadas de plomo, clavos de bronce y otra^ antiguallas. 



TambieQ se conservan en^ este pueblo los vestigios de un anfiteatro, 
ciíyas aradas y.icávea están descubiertas. Fuera de la muralla Jxay se- 
pulcros y se perciben otras ruinas de casas y de, torres dentro, del mar 
hasta donde se extendia la población. Se proveía de un manantial de 
a"ua que todavía brota en 'e\ cabo de Irfs Palomas, y se conducía por 
un magnífico acueducto, del que no existen mas que trozos de paredo- 
nes, de arcos y de arcaduces. , ;J3A*!n:> j 

Julia Traducía acuíió iíione43s; .'f op /)|Gbo las conocidas hasta ahora, 
de diferentes módulos, j ._;, .-g j ; ■ 

Una es de gran bronce ó, medallón. Tiene en el anverso la cabeza 
desnuda de Augusto, que mira al lado derecho, con esta inscripción 
en derredor PERM(issu) GAES(aris) AVG(usti); y en el reverso las 
contrapuestas de Cajo y Lució, cesares, con estas letras en lo alto C. L. 
CAES., y con estas otras en lo bajo IVL(ia) TRAD(ucta). 

Tres son de mediano brónCe, «y sé diferencian de este modo: 

La I.* conserva el mismo anverso que la anterior de gran bronce, 
aunque con la contramarca DD en el cuello de la cabeza: el reverso 
presenta una corona de ^ encina ^n el' medio, y se lee en el centro 
IVLIA. TRAD. ífll« .811' 

La 2.* y la 3.* tienen/et propio anverso; pero varían el reverso, 
pues ambas representan el.^pice y el símpulo con la misma inscrip- 
ción; pero en la 2.* se :cpjiíienza,á le^ poc el lado derecho, y en la 
3.* por el izquierdo. 

txV\ \Las cuatro restanites son de mínimo módulo. JI olníimí'/l jib(T 
t,;:i¡La iv «tiene el misnio anverso que el medallón, y en eí reverso el 
lítUQ^ el preferíeulo, la patera y el aspergilo, con estas l^tf¿^ q|U|e,)t^ 
circundan IVLIA. TRAD. ' 'V " ' ,M 

'lüíf I-tt a, f. presenta en el anverso una cabeza juvenil desnuda, miran- 
do al lado izquierdo, con estas siglas por delante G(ajus) CAES. 
jF'(ilius); y. en ei reverso un racimo de uvas en el medio, y á los la- 
dos IVL. TRA.:; 

-r.H.La 3.* y la 4-^ tienen en el anverso, otra cabeza también juvenil, 
qué mira al lado derecho, con estas letras L(ucius) CAES., y varían 
fía el reverso. El.de la 3.'^ tiene una espiga de trigo tendida, encima 
lYL., y abajo TRAD: y el de la 4-^ «s igual al de la 2.^ de este mó- 
dulo, con la diferencia de tener una hoja de vid en lugar del racimo, 
lili i.1! Después de liaberse acuñado estas monedas en Julia Traducía de 
España, permitió el emperador Claudio, á instancias de los tingitanos, 
que volviesen á trasladar la población de esta antigua ciudad al mismo 
sitio en que habia estado antes en África con el dictado de Colonia 
Juiia Traducía, y con el ^ual se distinguen, dice Harduino, las meda- 
llas que alli grabó de las que antes habia acuñado en España, pues 
solo dicen IVL. TRAD, 

No falta geógrafo moderno que fija a Julia Traducía en Bullón, de 
quien trata el artículo siguiente, y demuestra su error. 
' Bullón, sitio algún tanto se^xarado de la boca del rio Barbate, que 
desagua en el mar Atlántico, en una ensenada que está poco antes de 
entrar por poniente en el Estreolio de Gibraltar. En él se ven las lui- 
nas de la antigua €Í«dad que llana^ 5,stral^on , j6*^zas^ el Itinerario d,e 



PROVINCIA B¿TIC A. a33 

Antonino Bellon Claudia ^ y otros geógrafos antiguos Bailo. En ellas se 
encontraron lápidas con inscripciones y medallas. El P. M. Florez pu- 
blicó una de pequeño bronce acuñada en esta ciudad. Tiene en el an- 
verso una espiga de trigo tendida acia el lado derecho con estas letras 
por abajo BAILO, y con otras desconocidas por arriba; y en el rever- 
so un buey que camina á la derecha, un astro de ocho rayos en lo alto, 
y con la luna menguante y un punto en el centro. Estrabon decia que 
Bellas era el emporio del comercio con África; y el dicho Itinerario de 
Antonino fija en Bdlojí Claudia la séptima mansión del camino roma- 
no que iba de Málaga á Cádiz. 

Cabezas de San Juan (Las), villa de la provincia de Sevilla en el 
partido de Sanlucar de Barrameda. Tolomeo la llama Ugia^ otros Ur- 
gía, y por sobrenombre Castrum julíum á causa de un castillo, del 
que aun conserva ruinas. Se regia Ugia por el derecho latino, y era la 
cuarta mansión de la via militar que venia de Cádiz á Córdoba , pa- 
sando por Sevilla. Pertenecia á la región de los túrdulos, descendientes 
de los turdetanos'^ y aunque solo dista de Sevilla ocho leguas, perte- 
necia al convento jurídico de Cádiz, que está apartado quince. 

Estando cavando en esta villa el año de i 762 , para construir los 
cimientos de la nueva iglesia parroquial, se encontró una estatua de 
mármol de tres cuartas de largo, con pelo y barba cortos, sosteniendo 
un escudo ó globo sobre sus hombros, á manera de un Atlante: fáltale 
el brazo izquierdo, y el derecho está vuelto acia atrás. Las concavida- 
des que se ven en la parte superior del globo, y en un trozo de piedra 
bruta que está al lado derecho de la estatua, dan motivo para sospe- 
char que sirviesen para sujetar otra mole de piedra que estaría encima. 
El pedestal sobre que estaba la estatua contiene una inscripción bastan- 
te confusa, que deja en duda al lector de si la efigie es del emperador 
Tiberio Claudio, á quien se cree dedicada por Terpulia ó Tertulia en 
cumplimiento del testamento de su marido Albano; ó Ateano, hijo de 
Sunna. 

Hay ademas en la villa de las Cabezas, y en sus contomos y lla- 
nuras, que se extienden por los campos de Utrera y Lebrija hasta el 
Guadalquivir, varios trozos de torreones formaceos, restos de las cé- 
lebres atalayas que Aníbal mandó levantar allí, y que ahora llaman las 
Atalayas de Montufa; y se encuentran algunas inscripciones romanas, 
y figurillas de leones de piedra de diferentes tamaños que, según cuen- 
tan, llevaban los peregrinos que pasaban por alli á la isla de Sancti 
Pelri para presentarlos por voto en el gran templo de Hércules. 

Rodrigo Caro vio y copió una inscripción grabada en una lápida 
de mármol cárdeno que estaba colocada en la esquina de la casa del 
cura de esta villa, y junto á ella habia una estatua mutilada de Marte. 
La inscripción dice asi : 

MARTI. AVG 

SACRVM 

L. CATINIVS. ILIB 

MARTIALIS. OB. HONOREM 

IlIIlI. VIR. D. D 



^^ s E G U N D A P A R T E. 

Caños dk Meca, despoblado en el cabo de Trafalgar. /^ Júfie y 

Caíios de Meca. , ., , Í '' -n j 

Carixa despoblado distante una legua al occidente de la villa de 
Bornes: conserva ruinas de la antigua Carissa Jurelia, ciudad que go- 
zaba el derecho del Latió, y pertenecia á la región de los uirdiilos. Se 
han descubierto en sus ruinas varias inscripciones romanas, de las que 
se trasladaron algunas á Bornos, como la siguiente: ^ , . 

L. FABIO. L. F. GAL. SEVFRO 
POST. MORTE. L. POSTVMIVS .u 

:a Tí) dlii f; vi) t\. SILO. CIPPOS. SVA. IMPENSA 
-■\'5ü0Uv> ,^..^ i>-. IIIL • D 

/!) ,í!ifi]^'--; .;)! ab tiHüu:) ,n w:;5^y iA'4'i,-óVk> ímjmiví'^ ak^-. 10í| y . ^ .,:, 

También se bailaron en sus vestigios monedas que acuñó. Son de 
dos^ rjases las conocidas. 
, !l)os elegantes de mediano bronce. 

jJíLa i.^ contiene en el anverso la cabeza de Céres, que mira al lado 
iz(|uierdo, con zarcillos en las orejas y con dos espigas de trigo por pe- 
nachos; y representa en el reverso un ginete montado á caballo con es- 
cudo eu el brazo derecho, y corriendo al mismo lado. Se lee debaja 
«ntro dos líneas CARISL .. í 

f^ÍGlLa cabeza del anverso de la 2.^ es de varón, está laureada y mira 
al lado derecho. El ginete de su reverso vuelve al izquierdo, y en la 
es])alda hay estas letras CARISSA. 

Son tres las de mínimo módulo, todas semejantes en el reverso á 
las dos anteriores, aunque los caballos corren siempre acia el lado de- 
recho, y tienen tnire los ])ies el nombre del pueblo, unas veces con 
una sola S, y otras con dos. Se diíerencian en el anverso. En el de la 
1.^ la cabeza es de Hercules, cobijada con la piel de león: en el de 
la 9..^ es de Maite, con morrión cristato; y en el de la 3.^ es de Céres, 
coronada de espigas. 

Cera ó Sera, despoblado entre Gerez de la Frontera y Medina Si- 
•donia, donde se mantienen las ruinas de la antigua Céres, ciudad de 
los túrdulos, que acuñó monedas en tiempo de los romanos. Solamen- 
te tengo noticia de una muy rara de pequeño bronce. Tiene en el an- 
verso una cabeza que mira al lado izquierdo, cuyo sexo no se distin- 
gue por la impericia con que está grabada. Es creíble quesea de mu- 
ger, y que quiera representar á Céres por la analogía de su nombre, 
y porque tiene en el reverso dos espigas tendidas, y en medio de ellas 
estas letras CERET. 

Chiclana de la Frontera, villa de la provincia de Sevilla, partido 
de Cádiz. Plinio la llama Cappagum, Coppagum y Cipia, y pertenecía 
á la región de los túrdulos. lian quedado en ella algunos vestigios y 
señales de su antigua población. Una inscripción que conserva dice asi: 

DTI.'' MAN 

M. PVRLICIYS 

VÍCTOR. CIPRIA 

NVS. ANN. XLIIX 



PROVINCIA BOTICA. "^ a35 

C. S. U SE. S. T. T. L 

FLAVIA. OPTATA 

OPTATI. VXOR. VIG 

RO. lis. AN. Xv^J. C. S. H. ^ E. S. T. T. L 

Otra inscripción se conserva en Chiclana, cuya lápida hubo de llevarse 
de Cádiz á esta villa, porque es una dedicación á Divo Comniodo. 
Sarmatico. Max. Pont. Max. Trib. Pot. VIL Imp. III. Cos. III. hecha 
I)or la RESP. GADITA. 

CoML, villa y puerto del mar Atlántico de la provincia de Sevilla, 
en el partido de Cádiz, situada antes del cabo de Trafalgar. Llamáronla 
los romanos Mergablum, ó Mercahlum y Mercallum, y pertenecia á 
la región de los túrdidos bdstulos peños. Conserva vestigios de su anti- 
gua población y del camino militar que iba desde Málaga á Cádiz por 
la costa, y del cual era la novena mansión. De este mismo camino per- 
manece en Conil una piedra miliaria con una larga inscripción , que es 
una dedicatoria á Trajano, que le mandó reparar. 

Gerez de la Frontera, ciudad rica y populosa del reino y provin- 
cia de Sevilla, y cabeza de partido, distante quince leguas de su capi- 
tal y dos del mar Atlántico. Ya están de acuerdo los geógrafos moder- 
nos en que no fue la antigua colonia Asido Ccesariana , que fijan en 
las huertas de Siduefia (véase su artículo en el convento Hispalense), 
sino el municipio Cesariano, que gozaba el derecho de los latinos, tal 
vez el que llama Tolomeo Cceriana, y que pertenecia á este convento 
Gaditano y á la región de los túrdidos. 

Lo que no tiene duda es que se conservan en esta ciudad varios 
trozos de su antigua muralla, construida con argamasa de piedras me- 
nudas, tan dura que parece de cantería: otros de cloacas que tienen 
de profundidad un estado de hombre, y de ancho mas de una vara, 
cuyos lados son de piedra labrada, cubiertos con rosca de ladrillo. Se 
descubrió al poniente de esta ciudad un acueducto subterráneo con ca- 
ñones de plomo, y al oriente otro de piedras horadadas y unidas. Per- 
manece al fin de la calle de Bizcocheros una estatua de mármol blanco 
que representa la figura de un magistrado; y dos de piedra en la calle 
de los ídolos, llamada tal vez asi por estas dos estatuas. Se encontraron 
en las ruinas y cimientos de algunos edificios antiguos varias medalla^ 
romanas y una grande de Balbus Pontifex , igual á la que se refiere 
en el artículo de Cádiz. Y subsisten trozos de inscripciones sepulcrales 
y dedicaciones, cual es el de una pequeüa ara de mármol fino con, 
estas letras: ., 

HER : r:^: 

CVLI 
AVG 

Una piedra de 5 cuartas de alto y de poco nías de vara de ancho, ea 
forma de pedestal, muy laboreada con caracteres fenicios, y las ins- 
cripciones siguientes en lápidas marmóreas: v» til^', j \\ 

Gg2^ 



j§5 se'günda parte. 

TL. VECILIO. C. F. S 
^ TESTAMENT 

' i \ 

'^ -^^ ^ -"^ M. AEMILIVS 
M. F. OPTATVS 

.oLü.i.í : k) o/l(t ¿y^yjs. D. VAL. STABILTON '^^?: 

níbui .Ul ..oJ .i ^^^^^ AMIGITIAE. HOG ^ " "; 

,b!u. ^ ob Bbal. MVNVS. SVPREM. DAT ^^j.^ 

JilnO-!J>iílüíJ .'IBgllíI'ií « )Í3 ¿ii 

tí íiÍ0t)£ít>Jl9í{ / . 

-ilíif. tl^ oh cb L. BAEBIVS. KERMES 

Wi .vior.1 íVí,: ííñTl VIR. AVGVSTALIS. AN. Lili 
-if^i oaiaifip om^i k. S. H. S. E. L. BAEBIVS. HER 
«D oíip , fiob([^ MA. LIB. OPTVMO. PATRONO 

DEDIC 

'^'TVíuratori publicó como existente en Gerez de la Frontera esta ins- 
cripción : 
^^\^ . L. FABIO. L. F. GORDO 

¡¿ mi VIRO 

ojflüvía: > . POPVLVS. M. C. 

OB. XX. PARIA. GLADIATORVM. DATA 
¿or '' ' ^- PRO. SALVTE. ET. VIGTORIA. GAESARVM 
•a LOCVS. ET. INSGRIPTIO 

m. D. D. 

^y PER. TABELLAM. DATA 

*"'GiBRALTAR, ciudad y puerto de mar de Andalucía en el reino de 
Sevilla, situada en una península j la que con el monte Abyla, que tie- 
ne al frente en el continente de África, forma el célebre Estrecho de 
Gibraltar, que tiene de ancho cuatro leguas, y divide los dos mares 
Atlántico y Mediterráneo. Dista de Cádiz al occidente quince leguas y 
media por mar, y diez y nueve por tierra; cinco de Ceuta al mediodía, 
y diez y seis de Málaga al oriente. Tiene la península tres cuartos de 
legua de largo, y la ocupan el monte llamado el Peñón, la ciudad, y 
el terreno que resta hasta la Punta de Europa. En tiempo de los ro- 
manos se conocía la ciudad con el nombre de Calpe, cuando pertene- 
cía á la región de los bástulos peños, y era la cuarta mansión de la vía 
militar que iba por la costa desde Málaga á Cádiz. 

Son muy pocas las antigüedades que han quedado de aquellas épo- 
cas en la ciudad, ni del famoso astillero de que habla Estrabon, ni de 
los dos barrios Turba y Barcina de que aquella se componía, ni de sus 
fuertes murallas, ni de las respetables torres ó atalayas que avisaban 
á la vecina Carteya con señales el paso de las embarcaciones por el 



PROVINCIA BÉTIC A. aSy 

Estrecho. Todo lo asolaron el mar, el tiempo, nuestro abandono y el 
actual poseedor, no menos indolente que los otros. 

Solamente subsiste lo que no pudieron destruir: las cuevas que hay 
en el Pefion, por lo que le llamaba Hueco Pomponio Mela. La mas fa- 
mosa es la de San Miguel: su boca ó entrada está 437 varas mas alta 
que el mar. Aseguran los que han entrado por ella atados con cuerdas, 
que la bóveda natural que la cubre llene de alto mas de 6o varas, y 
<pie la sostienen unas basas que la naturaleza colocó en proj)orcionadas 
distancias. A los cien pasos de su entrada se encuentra un salón de 6^ 
varas en cuadro, y la bóveda de 21 de elevación, que está adornado 
con figuras extrañas congeladas, y con otros ornatos en nada parecidos 
á los que inventó el arte para enriquecer sus edificios. A mano dere- 
cha de este salón hay otra cueva de 5o pies de largo y de ancho pro- 
jK)rcionado, que j)arece templo si se atiende á la regularidad, distri- 
bución y forma con que le trazó la sabia naturaleza. Toda esta penín- 
sula estaba consagrada á. Hércules, y se llamaba también Heraclea. 

Acabaron del todo sus destructores con los magníficos aljibes y 
cisternas, no sé si construidos por los fenicios, cartagineses, romanos, 
ó por los árabes, sabios maestros en este género de arquitectura. Solo 
ha quedado la admirable cisterna que está al oriente y cerca de la 
ermita de la Virgen de Europa, cavada en piedra viva, revestida y con 
])avimento de ladrillo. Afirma don Ignacio López de Ayala (que la vio 
y examinó muchas veces) en su erudita Historia de Gibraltar , que es 
de grandiosa arquitectura, de forma irregular, y que tiene 78 pies de 
largo con 4B de ancho por una parte, y ^1 por otra, y 8f de alto. 

Hay en la puerta de tierra de esta plaza dos lápidas que se lleva- 
ron alli de las ruinas que están cerca de donde desagua un rio en el 
Mediterráneo, distante dos leguas de Gibraltar (véase Guadiaro), cuyas 
inscripciones dicen asi: 

MARTI. AVG. SACRVM 

L. VIBIVS. PERSINVS. DE. SVA. P 

D. D 



L. FABIO GAL. CAESIANO 

II VIR. FLAMINI. PERPETVO 

M. M. BARBESVLANI. FLAVIA. CF 

FA DIANA. ET. FVLVIA. SEX. F 

HONORATA. HEREDES. EX. TESTAMENTO 

EIVS. EPVLO. DATO. POSVERVNT 

GiMENA DE LA Frontera, villa dc la provincia de Sevilla en el par- 
tido de Cádiz, distante cinco ó seis leguas al norte del Estrecho de 
Gibraltar. Llamáronla los romanos Oba, Obba^ Olba y jébba, y perte- 
necía á la región de los bastidos. Permanecen en ella ruinas y vestigios 
de su antigua población^ y conserva inscripciones. Se hallan también 
monedas romanas. Cerca de esta villa está la cueva en que estuvo es- 
condido Marco Craso, y donde lo mantuvo Pacieco el año de 666 de 



a3& SEGUNDA PARTE. • 

lá fundación de Roma por espacio de oclio meses, coa gran ,pelJgi;o .de , 
la vida de ambos, como reíiere Plutarco. íj>< oq ir;:! j •. 

De las varias inscripciones cpie mantiene copio estas dos: ,. 

í.lk ^«:ui.t::.:/:iCái:ii:: L. ÍÍERENNIO: HE 

, J.r.\, !..... i ^u.í.i:d RENNIANO 

', RESPVBLICA. OBEN L. CORNELIVS. HEREN 

.'•^'*' SIS. EPVLO. DATO '^" ^^ ' NIVS. RVSTICVS"'^"* •'' 

'.'^. DEDICAVIT, CVRAM NEPOS. EX. TESTA 



iit 



j ! j 1 ; : 7 f 



,,,. TIB. L. COR. HEREN,,,.,, , MENTÓ. POSVIT , 

.9^c)|NI0. RVSTICO. ET. M NONIS. MARTII 

.ra.'í r..SlNILa RESTITO ,,,r nA ui. ^EX. QVlNTiLLQ. GQR 

-\ilAlU ,i ñmjS. ..; .Uii'^h:, ',^ GIANO. SEX. QVIN 

íiíítxf iU^M .■!K)'r'.L;. ;;[.;uji.,ü axtk» i TILIO. MÁXIMO. COS 

' GiSGONZA Ó XiSGONZA, despoblado que está ¿A nordeste y mas arriba 
de Medina Sidonia, en el camino que va de Arcos á Gerez de la Froa-, 
tera. Mantiene las ruinas de la antigua Saguntia ó Segontia de los túr^, . 
dulos^ ciudad estipendiaria como la llama Plinio. Conserva la mayor[ 
parte de un castillo casi cuadrado, que tenia de largo ii3 pies en las. 
fachadas de norte y mediodia, y ii4 en las de oriente y poniente. Se 
halló entre estas ruinas una lápida con su inscripción, la que traducida 
ai castellano decía: '•' k Cajo Clodio Flavo, hijo de Cajo, natural de 
»Segoncia, su hijo le hizo este sepulcro conforme á lo dispuesto en su 
"testamento." .íjitjf.i « ;í) i;\Klr¡ cigo 'ú v.U nj" !"{ ú ívj yí^ü 

GuADiARO (Boca del río) en' el mar Mediterráneo y en la jiróvincía 
de Granada, distante al oriente de Gibraltar dos leguas. En su orilla 
occidental están las ruinas de una ciudad estipendiaria llamada anti- 
guamente Barhesula, ó Barberiana como la nombra el Itinerario de 
Antonino. Fue la tercera mansión del camino militar que iba por la 
costa desde Málaga á Cádiz. Entre sus ruinas se hallaron varias lápidas 
con inscripciones romanas, de las cuales hay dos en la puerta de tierra 
de Gibraltar. Véase su artículo, en el que están copiadas. 

Isla de León. Véase Cádiz. 

Lomas (Castillo de las), asi llaman en Andalucía un cerro muy alto 
que dista media legua al oriente de Algeciras, sin duda por haber ha- 
bido en él algún castillo ó fortaleza, y porque se descubren sus cimien- 
tos y ios de una antigua población. Desde aqui se ven los dos mares 
Atlántico y Mediterráneo, y es el punto de vista mas interesante y de- 
licioso que hay en esta costa. 

LoMOPARDo (El cortijo dc). V. Medina Sidonia. 

LopERA (El castillo de), despoblado de la Andalucía baja, distante 
tres leguas al mediodía del otro de Carixa. Véase su artículo- Mantiene 
en su distrito los vestigios de la antigua Loepia ó Regia Latinorumf 
ciudad que fue de los túrdidos hústulos. Pretenden algunos geógrafos 
modernos que fue colonia con los dictados de Julia Víctrix, la Lccpia 
magna de Tolomeo, y la Leptis de quien habla A. Hircio^ y que 
acuñó monedas con estas siglas COL. VIC. IVL. LEPTIS. Lo cierto es 



P R o V I N C I A B ¿ T I C A. a39 

que Leptis fue un célebre puerto de A (rica, muy nombrado en la H¿s^ 
loria roma fia. 

Meca, despoblado en la costa del mar Adámico, en el cabo de Tra- 
falgar. P^. Torre y Caños de Meca. 

Medina Sidonia, ciudad de Andalucía baja en el reino de Sevilla y 
en el partido de Cádiz, de cuya ciudad dista cuatro leguas, y cinco 
de Gerez de la Frontera. Algunos críticos modernos la despojaron de la 
posesión en que estaba de ser la antigua ^sido. No falta quien diga 
que es la Asila de Tolomeo, y el Biclarense la llamó Asidojia, lo que 
confirma Mariana. Pertenecía á la región de los hástulos türduios. Acerca 
del sitio en que se dice con mas probabilidad haber estado la colonia 
Asido, véase Sidueña (Las huertas de) en el convento Hispalense. 

Un curioso, de quien habla el conde de Maule en el tomo XIV de 
su Viaje de España, Francia é Italia, aseguraba que las verdaderas 
ruinas de esta antiquísima ciudad están en un despoblado distante dos 
leguas de Medina Sidonia, y una y media de Alcalá de los Gazules, 
porque habiendo hecho excavaciones en él, encontró vestigios y anti- 
guallas romanas. El mismo anadia que había hallado otras ruinas de 
pueblos antiguos en aquellas cercanías, y un pavimento mosaico: que 
encontró rastros de una ciudad marítima yendo desde el cortijo de Lo- 
mopardo al castillo de Melgarejo, con la circunstancia de que desde 
estos rastros se comunicaba el rio Guadalete con el Guadalquivir en lo 
antiguo por los prados de Anguilla; y que descubrió á la salida del es- 
trecho llamado Boca de la For, que tiene de largo un cuarto de legua, 
y está cerca del rio Maja-aceite, edificios arruinados con señales de 
acueducto romano, circo máximo y de anfiteatro. Noticias muy curio- 
sas é interesantes que el conde de Maule dice que hubiera deseado 
examinar personalmente; pero no lo hizo á pesar de que vivió largo 
tiempo en Cádiz, que está no muy distante de los parajes de estas an- 
tigíiedades. ; 

Medina Sidonia, ya se considere como Asila ó como Asidona, con* 
serva monumentos artísticos é inscripciones romanas. El mas recomen- 
dable es un sepulcro de mármol que está en la sacristía de las monjas 
Franciscas reformadas, enriquecido con varias figuras de relieve: tiene 
en medio del frente un medallón que contiene dos bustos de hombre 
y de muger, sostenido por dos sátiros: abrazados con dos ninfas hay 
otros dos, y entre unos y otros algunos genios ó niños. En el punto 
alto se figura el mar con delfines, y con mas genios traveseando en har^ 
quillos. Tiene estas letras grabadas en la misma piedra: ; 

CLODÍA. LVCERA. 

Otras letras é inscripciones hay en Medina Sidonia. Tales son las 

siguientes: , 

FABI^ GN. F. PRISCAE 

ASIDONENSI 

FABIVS. SÉNECA. ET::::'ERIA 

Q. F. FRISCA nfí 



^^^ SEGUNDA PARTE. 

El doctor Vázquez Siiuela copió en su manuscrito esia otra: 

^,,jj L. FABIO. L. F. GAL " ' 

CAPITONI 

7 r.l: ' '••'*' AMIGO. ÓPTIMO 

^'^'^; LVCIVS. AELIOS 

-y PONTIANVS 

Y el marques de Valdeflores vio y copió la que sigue: .^^^^^ 

r.Í£?oú-í.) i"»i í^' 

. ,j VALERIVS. FORTVNATVS 

oí)V!A ^ ■ V. S. L. M 

' MoNTEMAYOB, Villa de k provincia de Córdoba y del partido de 
Santa Eufemia, situada en una colina, al sur y á la distancia de cua- 
tro leeuas y media de su capital: fue la ciudad de ülia ó (Jila, en la 
recion de los túrdulos, á quien los romanos por su fidelidad dieron el 
epíteto de Fidencia, y mas adelante hicieron municipio. El P. José 
del Hierro dice en el tomo VI de sus Discursos geográficos manuscri" 
tos de la Bélica romana, que "í///a estando tan cerca de Córdoba, 
«corno hoy Montemayor, pertenecia al convento jurídico de Cádiz." 
"Sabemos (dice) por Plinio que, ó por privilegio, ó por elección, ó 
por otra razón que se ignora, saltaban los pueblos los términos territo- 
riales de su situación, y dejando la capital cercana donde habia con- 
vento jurídico, iban á buscar justicia a otra ciudad de convento jurídi- 
co mucho mas remota/' 

'Cerca de Ulia y de sus murallas acampó Q. Cassio Longino, cuan- 
do seguia el partido de Pompeyo contra César, y antes de partir em- 
barcado para Italia con todas las riquezas que habia robado en España, 
y de haber zozobrado con ellas en la desembocadura del Ebro. Su hijo 
Cn. Pompeyo sitió después á Ulia; pero sus habitantes sabiendo que 
volvía César de Italia, le enviaron legados pidiendo que los socorriese, 
y César les envió con tropas á L. Julio Pacieco, quien se introdujo en 
la ciudad, y Cn. Pompeyo levantó el sitio. 

Ulia fue la décima mansión del camino militar que venia desde 
Cádiz por Antequera á Córdoba; y Montemayor conserva todavía mu- 
chos monumentos de su grandeza y de su antigua población. En el cas- 
tillo la estatua de piedra de una matrona estolada de buenas formas y 
de buenos paños; pero sin cabeza y sin la mano izquierda. En la casa 
de un vecino dos trozos de mosaico: el uno representa la cabeza y 
hopfibros de una joven con estas letras EVTERPE; y el otro dos ca- 
bezas, también de jóvenes, de lo que se puede inferir que el pavi- 
mento á que pertenecían representaba las Musas. No hace muchos años 
que se descubrió este mosaico allí cerca, cultivando un melonar. Se 
ven en su recinto é inmediaciones trozos de arquitectura, columnas, 
basas, capiteles y pedestales, algunos con inscripciones, que copiaré al 
fin de este aitículo. 



PROVINCIA BÉTICA. 24, 

í Pero copiaré ahora una carta que escribió Alonso Franco al docior 
Olivan, inquisidor de Córdoba, fecha en Vi Ha verde el dia 3 de enero 
de 1545, por un traslado que sacó el docior Vázquez Siruela, todos 
tres muy eruditos y muy curiosos anticuarios andaluces: y la copio por 
su importancia, y por si se mantiene en esta villa el todo ó parte de I9 
que refiere, á fin de promover su conservación. oU alnod h aTL .ojüd 

"La fuente es labrada de esta manera. Estaba en lo bajo una pie- 
dra cuadrada, larga de 5 pies y alta de 2: es de jaspe blanco, tan lleno 
de manchas encarnadas que mas parece de este color que no blanca; 
En Córdoba, en la iglesia mayor y portada de la ciudad, hay muchas 
columnas de este jaspe, do parece que debia ser, ó de la tierra, ó no 
de muy lejos. Los cuatro lados desta piedra tienen cavadas acia dentro 
tablas lisas como las de los stilobatos, con molduras muy lindas que la 
rodean. Encima de esta piedra estaba otra redonda de mármol azul 
escuro con betas blancas, del cual hay otras muchas piedras allí en 
Montemayor, y muchas mas en Córdoba. El redondo de esta piedra 
es mucho mayor que el cuadrado de la de abajo, y es alta como un 
pie, y labrada al modo de una basa corintia. 

* «Sobre esta basa estaba la pila, que es de mármol blanquísimo, y 
casi tan grande como la piedra cuadrada de abajo, sino que por ser 
ochavada descubre mucho las juntas del cuadro de abajo, y asi parece 
menor. Esta pila es toda de una pieza y labrada de esta manera. En 
medio tiene una bola gruesa, y en ella un agujero tan ancho que pa- 
rece haber estado alli encajada otra cosa mas alta que vertia el agua, 
la cual caía en una ])¡lica pequeña ochavada y algo honda: los lados de 
este ochavo por defuera, que serán de mas de un palmo en alto sobre 
hermoso y muy sutil ornamento de molduras, tienen cuatro veneras 
en cruz; y de los otros cuatro lados los dos tienen cabezas pequeñas de 
leones; las otras dos de niños, y van variando tras venera cabeza, hasta 
hacer también las cabezas cruz. Estos leones y niños están retirados 
adentro para que sendas piucas, que cada uno tiene debajo, vengan á 
estar en buena proporción de relieve con las veneras, que son mas 
grandes y brotan también afuera. ■ iñn n i íioitiajíj /:b'!oiii 

"También hizo el artífice las cabezas pequeñas para que pila y ca- 
beza viniesen á cuenta con la grandeza de las veneras; y asi lo uno con 
lo otro se tiene tal respeto de medida, que da una hermosa j)erspect¡- 
va á quien mira á bulto el todo junto, sin tener atención á cada cosa 
én particular. > - i.hna 

»Las pilicas'son redondas, y no hacen mayor cóncavo que el de 
una buena granada. Por defuera son algo aguzadas y enriquecidas de 
estrias y algunos follajes, y en ellas vertían el agua las cabecitas por las 
bocas con chorritos harto cortos; mas las pilas no tienen caños j)or do 
el agua salga de ellas, siuo que llenas la derramaban en otro ochavo 
liso que está debajo, y es algo mas ancho que este de arriba , y tiene 
de hondo dos dedos, y al derredor por defuera unas molduras muy 
delicadas. También ésta postrera ])ila derramaba igualmente el agua 
por cima sobre la piedra colorada del fundamento, que caño ninguno 
tiene por donde la despidiese, y ansi estando bien á nivel derramaba 

Hli 



24a SEGUNDA PARTE. T 

el acua por todas partes con un descuido que representase el natural 
de un extraño manadero. 

«También consideraba yo el sonido y desigual ])roporcion con que. 
haria el agua el armonía. Los cuatro cauitos sonarían delicado en las 
pilas: estas llevarian ios tenoresy y la contra llevaría el vertedero mas 
bajo. En el borde de esta pila se ven dos pezonciilos de bronce: pare-. 
ce que debió de ser de estatua ú otra cosa pequeña que estaba allí por 
ornamento: debia ser una sola, porque por todo el borde no tenia cor^; 
respondencia. f* ) f^h .íwvii jjiiu;')n'> ¿ííÍ níur -jb 

. . ..; »Uoa pemezuela de bronce hallaron por allí de admirable escul-; 
tura, que muestra liaber sido de una figura de media vara, y pudo ser, 
que adornase aquel lugar. Parece que esta fuente tenia su alterca ocha-, 
vada, por una júeza de mármol blanco que sacaron, que al parecer no 
puede ser de otra cosa. irq /:;< ■:> rííiijiuí .íu'jbcrr 

.» . »Ansimismo sacaron por allí, junto á la fuente, las estatlias de már- 
mol que vemos, y se puede creer que estuviesen sobre el borde de la 
alberca para ornamento; y ayuda á creerlo el ver que todo lo mas está 
esculpido á fin que se goce por las espaldas tan bien como por el pe- 
cho. Tal es el mancebo ó mancebillo desnudo que está arrimado al 
tronco, cuyas espaldas y cerebro tienen fineza de escultura excelente. 
La cabeza grande de muger (i), de mármol blanquísimo, con el mis- 
mo cuidado tienen labrado el cabello detras que el rostro. Lo mesmo 
vemos en el otro rostro grande igual deste, y en las otras estatuas pe- 
queñas y vestidas. Un pedazo hay de águila de mármol, en que está 
una mano bellísima que parece se ase ])or encima del encuentro del 
ala al cuello, y ansi da sospecha que fue Ganimedes. También halla- 
ron otra águila de bronce que yo no vi. La cabeza grande, muy blanca 
y de muger, que arriba dije, tenia huecos los ojos, y encajados dentro 
de los párpados piedrecitas pequeñas como de mosaico, de colores con- 
venientes para hacer los ojos (2). 

k r.:)>Poco abajo de esta fuente hallaron un grande estanque ó piscina 
cuadrada de XL pies en cuadro, y aquí venia el agua de la fuente pri- 
mera; y también se repartía de allí á los baños, que estaban cerca. Junto 
á. este estanque sacaron dos columnas de mármol blanco harto hermo- 
sas, y trozos de otras de aquel mármol negro ó azul, de que hay por 
aiii y. en Córdoba muchos, y todo parece al que sacan ahora común-* 
mente de Granada. Un suelo también descubrieron de obra muy me- 
nuda (3), y otros muchos pedazos sacaron de estatuas de bronce y de 
riiáifmol; y no hay duda sino que el conde de Alcaudete, cuyo es el 
lugar, mandó cesasen de buscar hasta que él viniese {4)i\j. í\[íqíu] cwj 
¿ni :»iHay mas en Montemayor: en el umbral de la puerta de la iglesia 



i¿l 



'(ti ruede ser que' Fuese la de la e8ta"tua estelada arriba diclia", que esta sin eÍla. 
'i;(a); De este modo «ólian los egipcios formar los ojos de sus estatuas, y alguna otra vez lo¿ 
^egos, quienes pudieron haber ejecutado estas obras. r r i t i 

(3) ¿Si sería el pavimento mosaico de que se babló ante¿? ^- ' y «Hm 0{)ll')il f>¡» 

(4)- No sé 8Í después se continuó la investigación de estaé preciosidades. Es de creer que no, 
pups. aqui y «n Córdoba habria restos de lo que se hubiese df «cubierto. Seria muy conveniente 
que el actual poseedor mandase hacer excavaciones por sugetos inteligentes, seguro de hallar 
moxramentos que le darian honor y ornamento para su gabinete. • :í . i 

■ iiii 



P R o V I N C I A B ¿ T I C A. ^43 

un pedazo de una piedra de mármol negro que debió de ser muy 
grande, con letras poco menos que de á palmo, y dicen: . ««jutii 

^-v^l L. CAESIVS 

Sigue la carta de Franco copiando otras itnportanies inscrij)CÍones 
que existian en Montemayor, y que yo trasladaré al lin de este artí- 
culo; pero antes debo decir que en Ulia se acuñaron monedas, y ex- 
plicar lo que contienen^ 

Son cinco las conocidas, y según su tamaño igual pueden ser me- 
dallones, y son de diferentes cuños, trabajadas muy toscamente sin co- 
nocimiento ni gusto del diseño. Presentan en el anverso una cabeza 
monstruosa de muger, adornada con perlas, que también tiene en el 
cuello ó garganta. La de la primera medalla tiene tres órdenes de per- 
las y las demás dos. Delante de la i.^, de la, 3.^ y de la 5.^ hay una 
espiga mal formada; y delante de la 2.^ y de la 4«^ un ramo que no 
se conoce á qué árbol, arbusto ó planta pertenece por su torpe confi- 
guración. En todas, menos en la 5.% se figura media luna debajo de la 
cabeza con los cuernos acia arriba. En un* cuadrilongo que hay en el 
reverso de todas estas cinco medallas están grabadas estas letras VLIA, 
con otros ramos al parecer de olivo, que tienen informes aceitunas. Si 
estas medallas no son egipcias ó de otras naciones muy antiguas, son 
anteriores al buen tiempo de las bellas artes, ó están trabajadas por 
profesores muy ineptos. i...^*^ i 

Siguen las inscripciones que copió Franco en esta villa. alí^ji-iE tut 

L. CALPVRNIO 
GAL. DANOVINO 
ií. VIR. MVNICIP ''' ^''T ^® ^'^^''^ *^'"^«'í í^*) 

ET. INCOLAE ''' ^^"'l'^ *^'''*" "«''^^ 

' .' > . '-^ ' '•;-• ni fií) inousífi ''•. 

^ 'r :n!-.í- iiív Ma» sí) oiíit 

M. CALPVRNIO. M. F ,,^,.^ ¡^ ^;| ^ ,y^ 

GAL. LVPERCO 

AED. Tí. VIR. PONTIFICI 

MANILA. CN. F 

II. VIRI. C. CORNELÍVS. SEVERVS ^ 

ET. M. F. SEPTIMIVS. SEVERVS. PVBLICA' 

IN. AERE. INCIDERVNT. VÁLETE 

La siguiente es un trozo de otra que tenia mas de veinte líneas, y 
no se puede leer mas que esto: ,,( ^j^ y ^^ 

C. IVLII. CAESARIS 
PROPE. BÉTIM 

DEVOTA 'r> iíi «;i / 

^¡úy^\ flí» V. oÜ .u' Q. FABIO. FABIANasofionvi ,í>iii:T^í ío^I 

fflia 



a44 SEGUNDA PARTE. 

V La que sigue está grabada en una columna de máimol, colocada 
junto al pulpito de la iglesia parroquial de esta villa, loi noo «oijíiin^ 

ANTONINO. AVG. TRIB. POT. VIH 
COS. VI. SPLENDISSIMVS. ORDO 

REIP. VLIENSIVM 
STATVAM. FACIENDAM. DEDI 
CANDAMQVE. CENSVIT 
.jobrtH n f ^;>\f^*;'pEDICANTE. M. ANNIO. CORNE 
-iiii: :,i níl íií ljano. CVRATORE. ANNO 

^^'^ X ?^»''-''^^^"^-|íAE. CIVIUS. DIVI. ANTONINI 

' Ua iíguíenlé ¿¿S' grabada en un mármol oscuro. 
SI P. AELIO. P. F. FABIANO 

í> r,j patri. aed. Ti. viro 

fí><|^" PRAEF. ITERVM. PONT ' _ 

i^m Yad -i i^l 'yh y ^SACRORVM. FLAMINI' '' '-' -'-nAh ííkÍ vi .?d 

Olí t>up O; i. j^j^j AVGVSTÍ . km íit»iqái 

•íino:> * ' ->'; 



! 


Vi"') «I 9lf2Ífí 




':!íí 




-1 


JÍ 


) ÍJ08 y .a'3(ic)!h f) 




íi 




,..,..,., w -.., ..jr» 



^' JLtO que sigue se encontró en una excavación. 



,.:) 



,/: MVNICIP t^n ó^tív^^i-í 

i^ QVOD 

í!G.. , ANNON 

y esto otro cavando junto á la fuente aniba descripta, grabado en 
un grande y oblongo fragmento de piedra. i3([njHÚ c 

FABIÁN VS. PA 

¿Si habrá sido el que costeó la fuente? 

No son menos apreciables cuatro piedras grandes, negras é iguales, 
á manera de mesas , que están en el sitio llamado el Llanete del Gas- 
tillo de esta villa. Cada una tiene 8 palmos de largo, 6 de ancho y 2 
de grueso. En el grueso de la primera están grabadas estas letras: 

M, AGRIPPA 
PATRONO 

lia el de la segunda: 
. 3itn CLAVDIVS 

X ,,'£3mi mimi^Ma ™OnT. PATRO j^ iiX 

JEn el de la tercera: ' **^^^ ^^'^^'^H ^'í^-" 

V. P. AGRIPPAE. M F 

Y en el de la cuarta nada. 
Por último, permanecen en el atrio del mismo castillo v en la calle 

í: íííl 



PROVINCIA BETTC A. ^i: 

dé la Plaza tres trozos de inscripciones poco interesantes^ 7. una entéí4 

en la puerta de la cárcel que dice asi: t-'^ffeíí> > íinil ■r.muil'm 

íú .-- >0 

mii> C. CAESARI ifit» 

avgvstI. f ... - -¿^ 

-.^f.i.; rv. oii^) .3tóí PATRONO "^ BÓreeiliiO'^. . .»- 

^lUff^oh noiRbiil 

Patria, despoblado de la Andalucía baja. /^. Torre y Caños de Meca. 

Puente de Zuazo. focase Cádiz. 

RocADiLLO (El), cortijo situado en el seno de la bahía de Gibraltar, 
y entre esta plaza, la ciudad de Algeciras y los ríos Guadarranque y 
Pulmones, distante legua y cuarto de la de Gibraltar. En él estuvo la 
famosa Tartessiis de los griegos, y la Carteja de los romanos, la pri- 
mera colonia romana en España, y donde se empezó á usar antes que 
en ningún otro pueblo de la Península el idioma romano. 

Cuenta Tito Livio que habiendo ido á Roma, el año 583 de su 
fundación, un legado de España á pedir al Senado que señalase pue- 
blo en que pudiesen habitar mas de 4ooo hombres, hijos de soldados 
romanos y de mugeres españolas, cuyos matrimonios no eran legítimos 
según las leyes romanas, el Senado ordenó que L. Camilo hiciese una 
lista de todos, y que los hiciese libres y llevar á Carteya para que 
habitasen y poblasen allí; pero que si los vecinos antiguos quisiesen 
quedarse en esta ciudad, serian reputados, como los nuevos, por colo- 
nos, señalándoles tierras, y que la ciudad se nombraría Colonia Lati^ 
na Libertinorum, ;*"• ti «í» un fiíluiaq 

A su vista se dieron dos batallas navales: una en que Lelio derrotó 
á Annon, y otra en que César hizo lo mismo con los pompeyanos. 
También la llamaron los antiguos Heraclea como á Gibraltar, porque 
ambas vecinas ciudades estaban consagradas á Hércules. En la de Car- 
teya estaba el astillero y puerto de las flotas, de que habla Estrabon: 
no ha quedado de su grandeza mas que ruinas, la torre que llaman 
ahora de Cartagena, alguna otra lápida, y las monedas que acuñó. 

Llegan á treinta y dos las que publicó el P. M. Florez, y todas 
son de pequeño bronce. Algunas tienen en el anverso una cabeza de 
muger coronada de torres con el nombre de CARTEÍA por delante; 
y otras de hombre que suele representar á Hércules^ Júpiter, Julio 
César ó algún magistrado, unas veces con corona y otras sin ella. En 
el reverso hay mas variedad. Ya se presenta un hombre desnudo pesí-» 
cando; ya un niño montado sobre un delfín, y ya el delfín solo. Eií 
unas el caduceo con alas; en otras la clava de Hércules, y en otras el 
timón ó la proa de una nave, ó la nave rostrata. Se figura el delfín con 
media luna en lo alto, Neptuno con su tridente, y el ra^^o de Júpiter^ 
Igual diferencia se nota en sus leyendas. Las de los anvéreos contienen 
ademas del nombre CARTEIA algunas de estas siglas IIII. VIR (Qua- 
tuor viris) TR, que tal vez querrá decir Tertium, S, que es el semisse 
ó medio M-, y en el de una se lee GERiMANICO. ET. DVRSO: Mas 
se diferencian en los reversos. Dos D. D signifícan j)or decreto de los 
decuriones, y una R es contramarca. Refíeren los nombres de losDuum, 
Trium y Quator virum, con' sus acostumbradas cifras; los de los 



^^5 SE-GUNDA PARTE. 



AED(iles) y los:de las familias. Eq el reverso de la medalla de Ger-?, 
mánico y Í3rnso, arriba dicha, está grabado, lo siguiente: IIII. VIR 
CARTfeia) CAESARIBVS; y en el de la que tiene en el anverso la 
cabeza laureada de Júpiter, y el rayo en el reverso, se ven encima 
estas letras CES, y debajo estas otras CAR. 

Se encontraron en el Rocadillo estas dos inscripciones, que se tras- 
ladaron después á Gibraltar. 

^' ^' Q \ > . i:ñC ,Ki aTv:rjH 

-.ejltndlx) üb mrM :;::::VALERl:::::: j^ oxiia^oolf 

Y f>rípnt;r;iibBuO roí; ? ^-^-^^^^^^ ••"'*• síq íUíjíj r j 7 

BÍ oniy¿i \on3.-mU^<Ur ANN. XX::::;:) / ;-,^ ,, ,.;¡ííjaífe ,^9i:fui!hi^Í 
-hq sí ^^QttBmoi ^oí 1 i^\:VIL H. S:::::-*" ' ' ■ •' wuvA^m^! «¿oun^t 

9íjp 23lnB,'ín3U í>v^ s *r: l>a 0:.:i: : ;0'í «ífíoíf^ 'll'iíí! 

.OüBtUO! Kí MÍ.; . ' íq oUO í- ■:■■> 

m 9b £8C onn h . :::::VARIA. MARCELLA.:;^^.;:, ,,,i T ni 

-nim oeKli-ru)¿ 3irp ^ NEPOTIS:::::: '. uu . rf .; ;• ;ii:;: 

¿oS-ANCTi PEfriil^: isla sumergida en el mar Adántico, junto á Cádiz. 

oijStERA, despoblado en la Andalucía baja. Féase Cera. 
n-ítoanE y Caños de Meca, despoblado del cabo de Trafalgar en el 
i^ár Adántico, antes de entrar en el Estrecho de Gibraltar. Permane- 
c'^. €in ellos vestigios de la ciudad de Bccsippo, antiguo pueblo esti- 
pendiario de la región de los túrdulos bastidos^ y las ruinas de una 
forre i'om ana, á la cual se dirijia nn arrecife desde otro despoblado 
míe ahora llaman Patria, donde también hay ruinas romanas, y dista 
$6Í$ mil pasos de este de Meca. •. ^r,( ^r-- f/ttítí ¡J • 

,'y;^í>(VsippQ er?L la octava mansión de la via militar que iba por la 
(^tá desde Málaga á Cádiz; y la primera del que partia de esta ciudad 
para la de Córdoba por Aatequera. 

Trafalgar (El cabo de) en el mar Adámico, antes de entrar en el 
E^ü'ficho de Gibraltar por poniente. Se llamó en lo antiguo Promon- 
i^icium Junonis. V. Torre y Caños de Meca. •>• ati' í-í 

.oTiiRDETO, despoblado de la Andalucía baja, situado éntrelas ciuda- 
des de Arcos V de Gerez de la Frontera. Conserva algunas ruinas y 
Viéstigios de su primitiva población, y antiguo nombre. Fue la capital 
de los ¿Mrí/e/fl7íoí, región la mas extendida de Andalucía, por lo que 
Uahiaroa á esta Turdetania^ con cuyo nombre fue tan conocida como 
<x?a el de Bostica. Llegó á ser tan poblada y numerosa esta región que 
\n&, pi'pci^o dividiiila en dos: la primera estaba habitada por los turde- 
tafios i y la segimda por los túrdulos. Véase en la descripción de la Bé- 
Úcí^, ;que está al principio de esta segunda parte la extensión de ambas 
cí^níí^s Q regionesé. : ^. 

v-/...E''^'^ los tiirdetanos , %G2^\xn refiere Estrabon, muy respetados de los 
¿^ as españoles por su valor, sabiduría y cultura. Celebraban sus asam- 
JjJ^a^'en Asta, tenían estudios públicos, y sus leyes escritas en verso. Los 
c^rtf^gineses, sus amigos, hacían mucho aprecio de su esfuerzo y va- 
J^tí§¿. y. asi se valieron de ellos para el cerco de Sagunto, enviándolos 



PROV INiCI A BÉTICA. 147 

á la Edetania donde se establecieron, y concurrieron á la desdlaciflUi 
de aquella heroica ciudad; pero los roníanos la vengaron en ellos.<,;rr) 

Valdebaca, despoblado del cabo de la Plata en el maf Atlántico, un 
poco antes de entrar en lo mas angosto del Estrecho de Gibraltar. Aqüi 
colocan algunos la antigua Mellarla de los bastulos peños , y no ea 
Veger de la Miel, como otros geógrafos modernos quieren por la ana^k 
logia del nombre. La mayor parte de sus. ruinas están sumergida^, ^a 
el mar junto á dicho cabo, en la sierra Tembladera. Tolomeo la llama, 
Menlaría; y Estrabon dice que fue muy nombrada por el adobo ó 
escabeche que se hacia en ella de los pescados, óptima hahens salsa^. 
menta. Era esta Mellarla la sexta mansión del camino militar que iba 
desde Málaga á Cádiz por la costa. Hubo otra en el convento Cordun 
bense. /^. Fuente Obejuna. ,[ 

Veger de la Miel, villa del reino y provincia de Sevilla en el par-* 
tido de Cádiz: conserva ruinas de población romana, cuyo nombre se 
ignora, pues no es la Mellarla de Plinio, Mela y Antonino, como pre- 
sumen Rodrigo Caro y otros geógrafos modernos, pues ya hemos dicho 
en el anterior artículo que estuvo en el despoblado de Valdebaca, si- 
guiendo el parecer de otros escritores mas críticos y de mejor nota. La 
inscripción siguiente se encontró entre los vestigios antiguos de esta villa. 

L. HERENNIO. HERENNIANO 

L. CORNELIVS. HERENNIVS 

RVSTICVS. NEPOS. EX U{i^i ^fñ^vrvUO 
TESTAMENTO. POSVIT ,1^, [^ ^uiU ?.d d y 

- ■ .. J..a 

Villares (Los), asi llaman generalmente a las poblaciones rú^tÍGBl!i 
que tienen señales de haberlo sido antiguas, como se ha notado en 
Murcia y en el convento Cartaginés. Estos , que están cerca de Ronda, 
lo fueron del antiguo Callium ó Callo de los celtas torrostanos ^ que 
pertenecía al convento de Gades, sin embargo de estar distante y fue- 
ra de sus límites, sin duda por alguno de los motivos que se dijeron 
en el artículo de Montemayor. De este Callium se hace mención en una 
larga inscripción que existe en la Albóndiga de la ciudad de Honda^, ? 
ViLLAviEJA, pueblo desvastado en la costa meridional de Andalucía, 
en el mar Atlántico. V. Bolonia. .„.. ..,.!,. 

XiSGONZA, despoblado. Véase Gisgonza^ , nníi / no':;, n ;■];.:> ci ii 

-i íií]». í; o\ viajííoib ! al *nbíí9J 

, Mf.-i M . /j{ o'jp f.r .fi'jfriúHóm 

CAPITULO I|i'« !í(!f)i«j/ti m r)I» F«-hij'iq 

CONVENTO H is P; A L E N S «,c.Bc oh ?-, fhn^ 

Era muy dilatida su jurisdicción, pu^ se extendía p>or lo que OGttr 
pa ahora la mayor parle del reino de Sevilla, por la Extremadura, y 
se metía en algunos pueblos de Portugal: esto por occidente. Por el 
norte lindaba con el convento Cordubense^ por oriente eon el Astígi^ 
^ano ó de Ecija, y por mediodía con el Inar Atlántico. -. 
rjí Desde Peñaflor, que era su último pueblq al septentrión, bajaba la 



^ fS-VJ^r tTi N D/A' P A R T E 

líoea divisoria á buscar la ofilh occidental del íletís ó Guadal(|nivir, 
que seffuia hasta el lugar de Guadajocillo, donde se le une el Süicense 
ó Corbones. Si'n apartarse de'su margen meridional buscaba su naci- 
miento en las Alganiitas al oriente: se metia en la Serranía de Ronda 
por eritre la capital y Munda, y ocupaba á Zahara. Volvia á poniente 
en busca del Lethüo ó Guadalete, que seguía hasta su desembocadura 
én el mar junto al Puerto de Santa María. Desde aqui torcía por la 
costa hasta Ayamonte, donde desagua el Auna ó Guadiana, y subien- 
do por su borde hasta donde se le junta el Pula acababa en CeLti ó 
Peñaflor. '^''''^^^^ s>v>v\\ ■♦<[, sol r>b nüs tm Bi>t..! ■« oup. • > 

i>;>' Ya se Jijo al principio de esta segunda parte, en la descripción 
geográfica antigua de la Bética, cuáles eran las regiones que la habita- 
ban, señalando á los turdetanos , celtas , beturienses , masieJios y alos^ 
tiritarlos en la parte occidental del Guadalquivir 5 y á los túrdulos y 
seluisinos en la oriental, que son los mismos que residían en el vasto 
y fecundo terreno de este convento Hispalense, y en el que han que- 
dado muchos pueblos y despoblados de la dominación romana, y con- 
servan muchos y muy respetables monumentos de aquella épjca, que 
iré describiendo sin apartarme del sistema adoptado en este Sumario. 

ov^^^^m Sevilla. 

Celebérrima ciudad de Andalucía: fue la capital de este convento, 
y lo es ahora del reino, provincia y partido de su nombre. Está si- 
tuada en una gran llanura á la orilla izquierda del Guadalquivir, por 
donde corre magestuoso y navegable hasta Sanlucar de Barrameda por 
el espacio de catorce leguas, en cuya barra muere y se entra en el mar 
Atlántico: dista veinte y dos leguas de Cádiz, quince de Ecija, y veinte 
y tres de Córdoba. Llamóse en lo antiguo Hispalis, y se distinguió con 
el dictado de Colonia Julia Jiomula, Romulea y Roniulensis. Habiendo 
yo habitado en ella veinte y cuatro años, y escrito y publicado la des- 
cripción artística de su magnífica catedral, la de su gran hospital de la 
Sangre, y la de todas las preciosidades modernas de las bellas artes 
que conserva en los demás templos de su dilatado recinto ; llevado 
ahora de nuevo del afecto que la profeso, y ansioso de corresponder 
á la estimación y honras con que me favorecieron sus habitantes, me 
tendré por dichoso si acierto á referir aqui los restos de los antiguos 
monumentos que levantaron en ella los romanos, y mantiene para 
prueba de su explendor. '■' - ' * ' 

Subsiste la muralla romana que rodea la ciudad, y cuya circunfe- 
rencia es de 26.25o pies Castellanos, con sus torres, cubos, fosos y 
barbacanas. Fue reparada primero por Julio César, y después en dis- 
tintas épocas por los godos, por los árabes y por nuestros reyes de Cas- 
tilla, Permanecen en el paseo de la Alameda, que está dentro de la 
ciudad, sobre dos robustos y sencillos pedestales, del reinado de Fe- 
lipe II, dos grandes columnas corintias con sus basas y capiteles roma- 
nos, llamadas vulgarmente los Hércules, sin duda por haber servido 
en el templo dedicado á ^sta deidad, que estaba en la parroquia de 



PROVINCIA BETIC A. 249 

San Nicolás, donde debieron quedar sepultadas otras cuatro iguales. 
En la basa de una de las dos de la Alameda se lee VIRINIVS , que 
pudo haber sido el arquitecto que construyó el templo, como se cree 
hubiese sido POSSIDONIVS el fabricante de los ladrillos masaries con 
que se edificó, por estar estampado su nombre en ellos. 

Hubo otros templos en Sevilla consagrados á Baco, á Venus Salam- 
bona, al Sol y á Marte en los sitios que ahora ocupan las iglesias de 
San Ildefonso, San Román y Santa Marina, y donde está la venta y 
puente de Aritaña, en otro tiempo Aretania, acia el sur, distante un 
tiro de caíion de la ciudad. Hubo suntuosos palacios en la puerta del 
Sol y en su inmediato convento de Trinitarios calzados, extramuros, 
bajo de cuya iglesia todavía subsisten las cárceles en que estuvieron 
aprisionadas las santas mártires Justa y Rufina, durante la persecución 
de los emperadores Diocleciano y Maximiano: basílicas, foros y gim- 
nasios en la plaza de San Francisco y en la puerta de Gerez: teatro en 
la Borcineguería, del que todavía hay vestigios á la entrada: termas en 
las inmediaciones de San Ildefonso, de San Juan de la Palma y del 
monasterio de las monjas del Nombre de Jesús, cuyo barrio llaman 
aun los Baños: anfiteatro fuera de la ciudad en el campo de Tablada, 
donde pastan los toros que se lidian en la nueva plaza; y un edificio 
subterráneo de ladrillo cubierto con bóvedas de rosca, y una plazuela 
ó estancia ochavada, de la que salen diferentes calles oscuras é inter- 
minables, que está en una de las casas de la calle alta de Abades, y yo 
he registrado con hachones, y he podido inferir por su robustez y bien 
dispuesta construcción ser obra de los romanos. Es pues muy creíble 
que en todos estos sitios estén sepultados los cimientos de sus edificios, 
las estatuas, bustos, lápidas y demás preciosidades con que estaban 
adornados. 

Perseveran las cloacas que los romanos construyeron para el des- 
agüe de las inmundicias de la ciudad, que todavía llaman Husillos-^ y 
el famoso acueducto de uso constante nombrado Caños de Carmena, 
porque termina en la puerta de Carmona, desde donde se reparten sus 
aguas para proveer á todas las fuentes públicas y las muchísimas par- 
ticulares que hay en las casas. Está su manantial en Alcalá de Guadaira, 
distante dos leguas de esta capital, donde taladrando los romanos un 
cerro peñascoso construyeron una magnífica mina para recoger el agua, 
que corre lentamente por un rio artificial, unas veces cubierto y otras 
somero, hasta la Cruz del Campo, desde donde sigue un gran trecho 
por encima de muchos arcos hasta la dicha puerta de Carmona. Obra 
insigne, atrevida y bien pensada, muy parecida á otra que también 
construyeron los romanos en Zalamea la Real, y que cotejó con esta 
Rodrigo Caro; pues aunque Morgado la atribuye a los árabes por la 
irregidar forma de los arcos que pudieron estos haberles dado en sus 
reparaciones, no se hizo cargo de la de los cimientos y machones de 
su fortaleza, ni del carácter y construcción de la mina eterna y per- 
durable. 

El mismo Rodrigo Caro afirma en uno de sus manuscritos haber 
visto y examinado una estatua de piedra que creyó ser de Canopo, 
descubierta en Sevilla el año de 1606. Representaba una muger sen- 

li 



^^^ SEGÚN DA P ARTE. ^ 

lacia de cuatro palmos de alto, cubierta con su maiiiortenia' en él pe- 
dio un niño, cobijado con una capucha en la cabeza que remataba en 
punta y un azote en la mano izquierda, lo demás del cuerj)o envuel- 
to como en una red sin vérsele los pies. La estatua de la muger, y la 
silla en que se hallaba sentada, dice que estaban llenas de cuadran- 
culos, triángulos, geroglíficos, yerbas, ílorecillas, crucecitas, cilindros 
y otras ligurillas. ' 

En una calle que atraviesa desde la Alameda hasta San Antonio 
hay otra estatua de piedra en pie y mutilada, vestida con toga consur 
lar, que merece sacarse de la pared en que está empotrada sin vérsele 
la espalda, y á la que llama el vulgo el Convidado de Piedra, tenién- 
dola por retrato del caballero Tenorio. Otras varias se conservan en el 
palacio del duque de Medinaceli, nombrado alli Casa de Pilatos, por- 
que cuentan que Per Afán de Ribera le mandó construir á imitación 
del que Pilatos tuvo en Jerusalen. Lo cierto es que este señor estuvo 
en Italia, de donde trajo muchas estatuas y bustos de mármol, algunas 
colosales, y las mas copias; pero entre ellas yo conocí y dibujé siendo 
joven al"-unas originales de gran mérito, que se trasladaron al museo 
que tiene el duque en Madrid: entre estas habia otras que se encon- 
traron en Sevilla, en Sancti Ponce y en otros pueblos del arzobis|)ado¿ 
Como asimismo los preciosos torsos, cabezas, pies, manos y otros res- 
tos de antigüedad romana que reunió don Francisco de Bruna y Ahu- 
mada en los salones bajos del alcázar de Sevilla, del que era teniente 
de alcaide, también desenterrados en esta ciudad, en Itálica y en des- 
poblados de este convento jurídico. 

No hay pueblo en Es[)aña que tenga tantas columnas de piedra 
como Sevilla, pues por pequeña que sea la casa sostiene y adorna su 
l)atio con ellas. No son todas romanas; pero lo son los fustes de las que 
están en las gradas de la catedral, las de los palacios que tienen alli 
los grandes, las del patio de la colegiata de San Salvador, y muchas 
que permanecen en las antiguas parroquias y en los conventos: pre-» 
ciosos restos de los templos, curias, basílicas, foros, teatros, y otros 
suntuosos edificios públicos que se construyeron en esta ciudad duran-t 
te la dominación romana. 

:• í Hispalis era la sexta mansión de la via militar que venia desde 
Cádiz á Córdoba, y el principio de otra que se dirijia también á Cór- 
doba. Desde Hispalis partía el corto y particular camino que terminaba 
en Itálica, y el largo que iba en derechura á Emérita ó Mérida en la 
Lusitania. Por último, se acuñaron monedas de todos módulos y tama- 
ños en la Colonia Romulea. Son seis las conocidas hasta ahoia: un me- 
dallón ó de gran bronce, dos de mediano, y tres de pequeño. •; ¡ 

El medallón representa en el anverso la cabeza de Augusto cori 
corona radiante, mirando al lado izquierdo: tiene delante el layo de 
Júpiter, encima un astro, y en derredor esta inscripción: PERM (issu). 
DIVL AVG(usti). COL(onia). ROM(ulensis). Y en el reverso la ca- 
beza de Julia con laureola, mirando al lado derecho, sobre ella media 
luna, debajo del cuello un globo, y estas letras en torno IVLIA. AV- 
GVSTA. GENITRIX. ORBIS. 
-íi'icLa i.^ de las dos medallas de mediano bronce presenta en el an- 



PHÓ'VINCIA^ l^átlCA. ¿Si 

versó el busto de Tibeiio con laura, mirando á mano derecha, y con 
la misma leyenda del medallón; y en el reverso las dos cabezas de 
GERMANIGVS. CAESAR y de DRVSVS. CAESAR como dicen estos 
caracteres. .M30 .7 .7*» .7 .Oil. 

La 2.* contiene en su anverso la cabeza de Tiberio, también con 
laura y al lado izquierdo, con la misma inscripción del medallón; pero 
en el reverso se manifiestan las cabezas de fVLIA. AYG(usta) y de 
iPRySyS, CAELSAR, mirándose una á otra. ., .,,,,^ ^^ >-.;,'. , 't 

La i.'^ de las tres de pequeño bronce tiene en el anverso la cabera 
desnuda de Augusto, que mira al lado derecho, con estas siglas PERM. 
AVG.; y en el reverso la cornucopia, el timón y un globo con estas 
letras á los lados COL. ROM. 

La 2.* en el anverso la cabeza de Germánico, y en rededor esta 
inscripción GERMANIGVS. CAESAR. Tl(berii). AVG(usti). F(ilius); 
y en el reverso un escudo redondo dentro de una diadema de laurel, 
rodeada con este rótulo PERM. AVG. COL. ROM. 

Hay en el anverso de la 3.^ lo mismo que en el de la i,^ de me- 
diano bronce; pero están en el reverso dos cabezas mirándose la una 
á la otra. .,,■■. 1,.; ■.;■!:;;.;,'•*; -- ,.•>»•:• ....•; \, ■^\.., 

Son muchas las lápidas con inscripciones romanas halladas en esta 
ciudad, las traídas á ella de otros pueblos, y las que todavía se conser- 
van en sitios determinados, unas geográficas, otras de dedicaciones, y 
otras sepulcrales. Todas las copiaron y publicaron en sus obras Alonso 
Morgado, don Pablo de Espinosa, Ambrosio de Morales, Rodrigo Caro, 
y don Diego Ortiz de Zúñiga. Por lo que estará de mas el que yo las 
repita aqui: bastará trasladar algunas geográficas como mas importantes 
para finalizar este artículo. 

Se descubrió en Sevilla, en tiempo de Morales, una lápida grande 
y gruesa de mármol blanco coa estos caracteres:- 

PROVINCIAE. BAETICAE 

MANENTIBVS. PRO 

FVTVRA 

» COLONIAE. HISPALEN 

SIVM. XXUII. XXIII. XXII 

XXI. XX. XVII 

La que sigue está en una esquina de la calle de Abades. 

M. AVRELIO. VERO 

CAESARIS. TITI. AELII. 

HADRIANI. AVG. PII. P. P. 

FIUO. ANTONINO. COS. II. 

SCAPHARII. QVL ROMVLAE. : 

NEGOTIANTVR. 

D. S. P. D. D. 

lia 



Qgali¿í|4or.) >oh «r.i o^if^v^f ío no v ;ríoí!6b*>fn ís>b cbnoya! fifiífiica &L 

«oí«o nooib naiOD ÍV.^^A'I^Qr^r F^í 9ERV5?WN:!TR|T?feY¿)lÍ5Aj/;a3^ 

MIL. LliG. V. ET. X. GEM. AF.D .«a i '»í)fiJBí> 

Taiubien se qncontió {jritre Ids cimientos (Jie la rni^'ni a colegiata el 
^mktAoútÓ qiíe^kí¿6é!' 3n^ij.ü;>rroia 0;.a.ipo4 üm c;/u eoi ob .i ..a 
.i/:if:TÍ f ;;_. ,..;;^^Vnü' ^Oít »'>'">n nl>/;| {ii Riuir ojip ,oI>í;§(iA í>b r,bí Jabalí 
?.su^ noa O'íoíjí fffj y. (fif* T^FíQ-j M< lí;Aiit)^»::íiÍM)cí >. :?i la as "^ ;.D/A 

AVINO : : : : : : : : : C(BIí í¿!; : Ja ) ?.ol)|5t .¿>l í; amjní 
i\iit3 -íohíAífit n& y ,o^ií:6it5*uíx<í:ulRI*M5ti:í:tjJ::n-!r^nc Is 09 *.í; bJ 

Mniizl ab üíííobii/b entj '»! /jxjqilj!! p jt»^ LYDIS'*'^^'^'^ '^*' ü?rym h ir'í v 

:MOa .JO i ^i^M^'^^i oimbí 
-9rn íib ^s 6Í sb fo f!(9 9CJp oaiauxi of .f. sí ab ,oaiíiVfiB lo íiíj \M 
/;níí liitiiscrlpcíon' siguiente, gí-abada en' iii^ limpio' mánUól, estíiért'feí 
liospiídl del cardenal Cervantes, y se llevó alli de I4 Ahueiiílla. ' -^ '- 

-i3«rfooí>e£V/£bol >í j^i HELVIÓ.- M. F. M. N. SERci? ^f^hh-tí 8fil Jifijiub 
Y t?9fiOííifioib^b ab áí»xiü t*^*^'^A(^TMppA]7 ■^fc'f'''^' ^'^^^ aóíjk C9 nírí 

o?.aofA «fndn 2Ü8 m nn- r^- ; ' "' ^^ . ?.'^lr/i' Ahí H?. miso 

,<MíD 03hb.iI ,íak.1li^(;, *>RW- SPLÍNDIDISSIMV^;, ,,<, ,4, ^4,g,olí 
2fif 0^ ^íjf>;Í9 a&na 9b nmJ?.»ROMVI^ENSIVM£i¿^^^ ab \inO ogsiíl iiob^ 
<»f)m6nof|i«í ¿fiai'aíiM»i'RN9AM. FVNRIUS. STATVAM í'*6d :¡i)pi; Gtiqw 
, ,.\, .'Z , m.VM. SEPVLTVRAK - 'ia^ tií^ili^mU^^ 

DEGREVIT fjt « 

M. HELVÍVS. AGRIPPA. PATRR 
aA:>niONORE. YSVS 
iKiPENSAM. REMÍSIT 

1 Ja que sigue subsíi&Eei.'eilV fil claustro :(W la dicha colegiata. 

ií//" .ílfXJC MÍUI M'ri?.' 
FRVTONiyS^. FRJjrisJII.JJÍ^.OClI. F 

negÓtiantjs. fiÍrahI 

-lmJ/vI^€OL. ROMJANN. X. M» IX. D. Xí ; 

P. í. S. H. S. E. S. T. T. 1. 

Aí^ll^VL'A.' tNNofcliIfs 
,íi I íA .ITÍT .^ir /^3An 

.*f M ÁH .OVA .f/.AWCÍ/.H 

Alanis, villa de la pi-ovfíiciá y 'j^rtído'dte Sevilla. Cerca de ella y 
de la de Constantina hay un despoblado en que existen los vesii«ios 
del municipio Iporci, que jíerte^eeia i la legion de los célticos hein^ 



f^e«í0íf y* varias iasocip^íoáos romanas como la siguieme'^ que desde? él , 
■sie trasladó á ¡la villa deyí^nstantina, doade j)ermanece-;nsu]^ < oí jíjíid 

Q. CORNELIO. QVIR. GALLO. QVAM. TESTAí;,b ».,i(X .rM\f 
MENTÓ. SVO. IPORCVLIS* PATIS. DECVRIONI ♦ ProbaLWute SPORTí 
BVS. poní. i. C0.RNKLIA.,PRI3CA. SÓROR. ET 
HAERES. DATIS. IPORCVLIS. DECVRIONIBVS 
ET. DE. aya, DATO EPVLO. fl^EB.Jfr. ORDINI 
PONEND^M. (j^Vi^AyiT ; , ^ 

Albaida, villa de ?á^'"^fr8vifíc{¿''^ '^ítlcfí/ dé Sevilla, junto á la (fe 
Olivares en el Aljarafe, distante tres leguas de la capital. Llamóse en , 
tiempo de los romanos Laelia, y estaba en la región de los turdetanos. 
Mantiene los vestigios de su antigua población, y se encuentran entre 
ellos monedas que acunó ea tiempo fdie^ ios emperadores romanos. Soíi .. 
ocho las que se conocen. • , ! 

'Xv.- Cuatro de segunda forma, y representan en el .ao verso: la í.* do» 
ramitos de palma tendidos, y en medio de ellos se lee LAELIA: la 
2.^ un solo ramo y Laellia con dos LL, y debajo una espiga: la 3.*;ua 
tronco de palma en el lado izquierdo, una espiga en el derecho, enci-» 
ma una A, y abajo LAELIA^ y en la 4«^ se presenta este nombre mí 
el medio con dos ramos de palma arriba y abajo, y está rodeada de 
lina coBona de hojas de laurel. Xíirt>l^ien se diferencian en el reversciy 
aunque todas tienen en el medio un ginete montado en su caballo. En 
la I.* tiene lanza en mano en actitud de acometer, y el caballo de 
correr: en la 2.^ está sin lanza, y el caballo va á paso de andaduraj 
en la 3.* no tiene lanza ni penacho; y en la 4.^ uno y otro, y aparece 
en el anca del caballo esta contramarca CC. . ri^r: .>q ,,.:.,! 

Las otras cuatro son de j)equerio bronce con di fe peineta- e» el :an«t 
verso. En el de la 1 .* hay una cabeza de anciano con morrión y pe- 
nacho, que mas bien parece gorro: en el de la 2. ^ otra cabeza tosca 
con morrión, pero sin penacho, mirando como la anterior al lado iz-» 
quierdo: en el de la 3.® otra juvenil con esta inscripción por delante 
L(ucius) CAESAR; y en el de la 4*^ la cabeza de Tiberio sin laura, 
y con esta leyenda TL CAES. DIVL AVG. F. AVG. También hay 
variación en los reversos. El de la i .*^ presenta un árbol que parece 
palnoa, y á su pie se lee LAE LIA, cuyas letras miran acia arriba: el 
de la 2.* tiene dos espigas derechas, y debajo el mismo nombre uni- 
do; y el de la 3.* y de la 4*'^ es igual; pero tiene una espiga sola, y 
tendida, y por abajo LAELIA. i^lí i j(icL> ít» jm^^A r. íuioq .v>ioli .M S. 
1 . El P. M. Enrique Florez dice 'que estas ixíonédas se acuñaron erí 
Laelia y otra antigua ciudad romana que hubo en este mismo conven- 
to, donde ahora está la villa del Berrocal (véase su artículo); pero se 
engañó ó le engañaron, pues solamente se hallan en esta de Albaida^ 
y entre las ruinas de otra población romana, que están alli muy cerca 
en el cortijo de la Pizana. ^ 

I. AlcalA de GuADAiRA, por el rio que la baña, y de los Panaderos, 
por el rico pan que amasan y llevan. á vender todos los dias á Sevilla,, 
de la que dista al oriente dos leguas, y está en su provincia y partido. 



a54 SEGUNDA PARTE. 

La llamaron los romanos Hienipa, como lo prueba la siguiente ins* 
cripcion grabada en una piedra de mármol, y encrustada en una es- 
quina de un antiguo y arruinado castillo que existe en esta misma 
villa Dice asir ''^'í' .íú /y iXliw^> ,:uiy-,uy^/ J:u.j .y 

<í 7ffí/l>;;. ¿pQ HIÉNlPENSIVi^ ■ ^ ' ' ' • ' 

I AKim :V^ . . . . grj, TVRBA. CLVPEVM 
ET::::^VAM. DECREVIT 
5t> i^I Bom.ij ,f;llÍ7^8-.?:VVERSI. ARIVS. MQNOB .^t, ^n,, ^J,,,^^ 

.aíittaib^YMW ?ol 3b «oiwi »:!: Jf!»:6cíiiti?^;vaibVKV aootmioi ^f ab oqiuííit 

»;,,, :^ ... •- r ;- :' -,■-••' r-r -^^ ■■••■• '\\. '... \f. 

Rodrigo Caro dice que la copió con todas sus cisuras y defectos (como 
aqui está), y con toda la atención y fidelidad que supo y pudo. No 
cabe duda en que el Ordo Hienipensium es el cabildo ó ayuntamiento 
de Hienipa^ y en que este nombre es el mismo que tuvo Alcalá de 
Guadaíra en tiempo de los romanos, en cuyo recinto se halla la ins- 
cripción, caracterizada por esto solo de geográfica, aunque ningún geó^ 
grafo antiguo hace mención de este pueblo. o|*«<J¿ v ,A l-'au Ktn 

ob A esto se añade que Alcalá de Guadaira conserva otros vestigios 
de pueblo romano, y otra inscripción en una lápida de mármol del 
tamaño de una vara de ancho y de tres cuartas de alto, sostenida por 
dos genios de medio relieve, y colocada, si no la mudaron, al pie dé 
la Cruz que está á la salida de la villa, en el camino que.va á Sevillai 
Es un epitafio de Marco Acenna, hijo de M. Acenna, de ¡a tribu Ga* 
leria, por sobrenombre Helvio Agrippa, de cuya familia hay inscrip^ 
ciones en Sevilla y Santiponce. En fin, en Alcalá de Guadaira hicieron 
los romanos la famosa mina de piedra labrada de que se. habló en el 
artículo de Sevilla, por la que pasa el agua que provee abundantísima* 
mente á aquella populosa ciudad. > 

AlgalA del Puo, otra villa de la provincia y partido de Sevilla, sv» 
tuada en el margan del Guadalquivir, hasta donde llegan el flujo f 
reflujo de sus aguas como las del mar, sin embargo de distar de el 
diez y seis leguas. Estrabon y Plinio la llaman Hipa, y este último dice 
que era municipio, y por equivocación ó yerro de imprenta le da el 
nombre de Lepa magna, que debe corregirse con Hipa magna, para 
distinguirla de otra minor que es Olbera en el convento Astigitano. El 
P. M. Florez pone á Hipa en Cantillana; pero el P. Hierro, don Félix 
Laso de la Vega y Rodrigo Caro, desengañados, la fijan en Alcalá del 
Rio, á quienes se debe dar mas fe y crédito por haber estado varias 
veces en esta villa, y haber examinado sus antigüedades y situación. 
Pertenecía á la región de los turdetanos. laiíK^oa al- o oíííí^uí) 

Conserva grandes ruinas de su antigua población y fragm'entos (Te 
columnas y estatuas, trozos de argamasas, y inscripciones. El señor Ce-p 
valles, canónigo de Sevilla, en el año i 763 copió una inscripción griega 
que halló grabada en una piedra, cerca de un arco que hay en este 
pueblo mirando al occidente; y el marques de Valdeííores copió sietíf 



PROVINCIA BOTICA. *aí5 

latinas existentes en él, casi todas sepulcrales ^ y solamente geográfico 
este pedazo: 

.;, LVCRETI#;.,i.j „.;,,, 
, ILLIPLN:::::;^,^,,^ 

Se descubrió el auo de i 755, entre los cimientos de la capilla de San 
Gregorio, un ladrillo de barro con estas letras eslampadas en él: 

h r-^ '^ '.^ iííí V£ií UTRVCIDIVS h >h é^i fim A 

i!í> y; r- PRO. PR (n m^mmrvt'i »« ©jjp 

urx| .'"Hit /'i oi< ''_^'')i^ y a?oii 

Y se encontraron monedas romanas de diferentes módulos acuñáaá^ én 
Jupa. Son seis las conocidas. 

Tres de mediano bronce. \f] 

La i.^ y la 2.^ tienen en el anverso un sábalo tendido acia el lado 

izquierdo, media luna en lo alto, y abajo entre dos líneas estas letras 

ILIPENSE, con la particularidad de que la 2.^ pone una A mas abajo. 

En el reverso de ambas hay una espiga echada acia el mismo lado, sin 

inscripción alguna. >')n ,oTi;)¡M .'i tuhih Í9 rÁRíTuií «oldfiíhf 80J«3 

. En el anverso de la 3.* estsTla espiga en pie con el sol eñ el'lacfo 

derecho y la luna en el izquierdo; y en el reverso el sábalo tendido* ál 

lado derecho, y abajo entre dos líneas se lee ILoSEjCon la A en la 

parte inferior. '? í:r"Mbf> nmi im y ^m(xl 

Las otras tres son de pequeña forma. <dííH)í: níu '.I >tj<í'íf) 

La 1.^ representa en el anverso y en el reverso lo niiferao que la i;? 

de las tres de mediano bronce. 

lia 2.^ y la 3.* tienen en el anverso una cabeza al parecer de hom- 
bre, con gorro, mirando al lado izquierdo. En el reverso de ambas está 
la espiga tendida acia el mismo lado, con la diferencia de que en el de 
la 2.^ se lee ILIPENSE entre dos líneas, y de que en el de la 3.* no 
está entre líneas el nombre. 

Alcolea D£l Rio, villa de la provincia de Sevilla y del partido de 
Carn)ona, en la orilla septentrional del Guadalquivir, distante una le- 
gua de Lora. Ya está decidido que la antigua Jfrva, municipio Flavio 
Zdrvcnse ó Ardense estuvo en esta villa de Alcolea, y que perteneció á 
la región de los turdetanos. Conserva las ruinas de sus edificios roma- 
nos, torsos de estatuas é inscripciones, y se hallan en su recinto mo- 
nedas de emperadores, y la que acuñó de mediano bronce. 

Representa en el anverso una cabeza varonil que parece de Apolo, 
mirando al lado izquierdo, detras un pequeño delfin y delante el sol: 
en el reverso un ginete que marcha acia el mismo lado, con morrión 
en la cabeza y lanza en mano. Se lee en el exergo ARVA. .1 

De las varias piedras escritas que han quedado en esta villa, valga! 
|X)r todas la siguiente: 

\ 
Q. TRAIO. Q. TRAl. AREIANI. FIL 

qvm. AREIANO. ARVENSI 

HVIC. ORDO. MVNICIPII. FLAVII 

ARVENSIS. OB, MERITA. LAVDATION 



rfiS6 ,\SEGUNDA PARTE. 

IMPENSAM. FVNERIS. LOCVM. SEPVL 
TVRAE. E. STATVAM. DECREVIT 
AEMILIA. LVCIA. MATER. ET 
o ' V F SERGIVS. RVFINVS. FRATER. EIVS t^ i- 

: !') tij ?.fibc<r H- V. IMPENSAM. REMISERE .gj «„ ^,„ 

A una legua de distancia de esta villa hay un despoblado, en el 
que se encuentran monumentos romanos, y en el que algunos anticua- 
rios y geógrafos modernos quisieron fijar el municipio Arvense; pero 
el P. Hierro, que los vio y examinó con detención, dice que son de 
otra ciudad antigua llamada Odiicia. Véase Saladillos ó Fuente de la 
Mora, que parece ser este mismo despoblado. 

Otros modernos intentaron probar que las verdaderas ruinas de 
k^rva son las que están en una aceña llamada Peña de la Sal^ y situa- 
da entre Alcolea y Lora, afirmando que las de Alcolea lo son de otra 
ciudad nombrada Canama. Mas yo siguiendo al sabio investigador de 
estos pueblos fluviales el dicho P. Hierro, creo que Canama estuvo 
donde ahora está Villanueva del, Rio. Véase su artículo, y el de Peña 
de la Sal. r.'f-!* f^ fi> ? vi \^, «t^ ■■r •>( 

• ; Aldelamaría, despoblado en el término y jurisdicción de la villa de 
Lora, y en una dehesa llamada María, distante media legua de otro 
despoblado nombrado Setafilla, acia el Guadalquivir. En el de Aldela- 
maría estuvo? la antigua ciudad de Nema de los turdetanos ^ cuyas rui- 
nas permanecen en lo alto de un cerro con grandes trozos de argamasa, 
cimientos de un edificio cuadrado, despojos de otros, pedazos de ladri- 
llos, tejas, piedras labradas, y la mitad de un pedestal en el que solo 
se pueden leer estas letras : 

orí ^^í. i\ '-h N íVí 'i\^r: •; . 

IVNIVS: :::::: 

ob t- P. I. S. S::::::: 

En el artículo de Villanueva del Rio, que está en este convento, se 
dan otras noticias de esta antigua ciudad. 

Algaba, villa distante una legua al poniente de Sevilla, en su pro- 
vincia y partido, situada en el margen boreal del Guadalquivir. Man- 
tiene los vestigios de la antigua población de Balhili Turdetana, 

Alocaz, cortijo de la provincia de Sevilla, situado entre la Alcanta- 
rilla y la villa de las Cabezas de San Juan, en la jurisdicción de Utrera. 
Conserva las ruinas de una ciudad romana llamada Alice, pertenecien- 
te á la región de los túrdidos^ y algunos leoncillos de piedra de los que 
llevaban por voto los peregrinos al templo de Hércules, que estaba en 
la isla Heraclea, ahora Sancti Petri. Fulvio Apratino, soldado de la 
legión VI Ferrata, y después frumentario de la VII Gemina pia felix, 
fue natural de esta Alice, según refiere una inscripción sepulcral que 
se halló en Tarragona, y le habia puesto alli su liberto Fulvio Cor- 
nehano. íí¥aJ^ flMOlvl : 

Alosno , aldea de la provincia de Sevilla en el condado de Niebla, 



PROVINCIA B:ÉTIG A. 267 

distante de su capital diez y nueve leguas. Tiene vestigios de población 
romana, y fragmentos de una inscripción que dicen: i 

V . " N:::::::ON::::: ,,: 

^HniAi^ CONIVGI : ::!::: 

TVRA:::::::P h 

OLISIPONENSI 

Andebalo, famoso cerro de Andalucía en la provincia de Sevilla. 
P^. Cabezas Rubias. . 

Arcos (Los), pueblo de la provincia de Extremadura baja, situado 
en el camino que va desde Badajoz á Gerez de los Caballeros. Hubo 
de ser pueblo grande en tiempo de los romanos según lo manifiestan 
sus ruinas. Estaba en la región de los celtas ^ pertenecía al convento 
Hispalense, y conserva estos trozos de inscripciones: 

SACRVM. DIANAE 
::::::::::::H::: 



V 



VITALIS 

PO 
;F 



'^'V^:'::::::::PORCI 



AH 



:::C 



AELIA. RVFINA 

AN. XIX:::: 

H* S. E 

ALVI::::::::::P 



í 



Iv Arcos de la Frontera, ciudad de la provincia de Sevilla en el par- 
tido de Gerez de la Frontera. Se llamó en tiempo de los romanos y/m 
y colonia Arcensium, y estaba en la región de los túrdulos. El baber 
sido colonia lo comprobó una insigne lápida de pórfido que se descu- 
brió en Sevilla estando reparando las gradas de la catedral , en cuya 
inscripción ademas de los dictados que da á Sexto Julio, había el de 
CVRATORI. COLONIAE. ARCENSIVM., título aue no tuvo ^m en 
tiempo de Plinio, pues no se lo da; pero que pudo tenerlo después. 
Como esta lájiida estaba en una esquina de los cimientos de la torre no 
se atrevieron á sacarla de allí, y quedó sepultada en el mismo sitio. 
Pero Ambrosio de Morales y otros sabios que estaban entonces en Se- 
villa copiaron la inscripción, y anda impresa en las obras de Morales 
y de Rodrigo Caro. 

V . Este copió también otra que halló en Arcos que dice, "que por 
«decreto de los decuriones y de aquel pueblo Clodia Optata, hija de 
"Cajo, levantó una estatua á Calpurnia Gala, hija suya y de Quinto, y 
»>que la madre satisfecha del honor condonó los gastos al pueblo." La 
ciudad de Arcos conserva vestigios de antigua población, y se encuen- 
tran en ella medallas v trozos de estatuas. i *]io K 

Kk 



a58 S E G U N D A P A R T E. 

.i A la distancia de media legua y en su jurisdicción hay ruinas ro- 
manas en las cuales se halló un ladrillo grande con estas letras estam- 
i)adas en el canto EVSEBIORVM, que seria la marca de la fábrica en 
que se hizo. ^ P^ 

Aroche, villa y cabeza de la sierra de su nombre en la provincia 
de Sevilla, confinando con Portugal. Se llamó en lo antiguo Jrucci 
vetus, y estaba en la región de los célticos beturienses. Tiene ruinas ro- 
manas, y sus edificios manifiestan su remota antigüedad. En pocos pue- 
blos de España se conservan tantas inscripciones. Copiaré dos, porque 
son geográiicas y prueban su nombre. 

HERCVLI. DEO. INVIC. ET. REIP. ARVCCITA 
1 NAE. PATRONO. STATVAM. AEREAM. SE 

ojiíu. . J i CVND. TAEBANI. TEMPLI. TROPII. ARVG 

CITANI. D. D. 



M. ATTERIO. PAVLINO. M. F. QVI. TV 
MVLTVARIO. BAETIGAE. BELLO. ASSVR 
GENTE. MVLTA. PRO. REPVB. ARVCITANA 
BELLO. RETINENDA. FORTISSIME. GESSE 
RAT. ARVCITANI. VETERES. ET. IVVENES 
\_ OPT. CIVL 

Los aruccitanos viejos eran los vecinos de este Arucci vetus, y lo 
jóvenes ó nuevos los de otro pueblo á manera de colonia que aquello 
habian establecido con el nombr-e de Jrucci nova. Véase el artículi 
Moura, donde estuvo, el cual, aunque ahora está en Portugal, perte 
necio en tiempo de los romanos á este convento Hispalense. 

En una ermita antigua titulada de Santa Clara, distante á poniente 
-una legua de esta villa, hay dos sepulcros con sus inscripciones, ta 
iVez llevados de Aroche. 

•jftri De esta villa es aldea un lugarcito llamado El Gallego, que esti 
en la raya de Portugal, y fue población romana con el nombre d< 
yjá rubrica, como lo demuestra esta otra inscripción que conserva entn 
s^útroft vestigios de antigüedad. 

f,.i.: VIBIA CRISPLA RVFINI .fñ^fi i^ 

.o'ii. ARABRICENSIS. ANNOR 

--^' n-. LXVII. H. S. E. S. T.-.X L Vi 

f/iífii íí: r f,í^m(Ui:ii*'ií til mr- ü/ 

Los vecinos de ^rubrica contribuyeron con los de otros pueblo; 

comarcanos á la construcción del famoso ])uente de Alcántara, como s< 

hará ver en el artículo de esta villa que pertenece al convento Emeri- 

tense, en la tercera parte de este Sumario. 

Atalayas de Montufar. /^. Cabezas de San Juan en el convente 
Gaditano. 

Ayajvionte, ciudad de Andalucía en la provincia de Sevilla v en h 



PROVINCIA BJÉTIC A. 45^ 

desembocadura Jel rio Guadiana en el mar Atlántico. Están ya con- 
venidos los modernos de Liiena critica en que no es la antigua Seria, 
sino la Sonoha ú Onoba de Estrabon, sin perjuicio de la otra Onoba ú 
Oiiuba que se atribuye á Huelva con el sobrenombre de Lusturiai ni 
de otra Onuba que hay en el convento Cordubense (véíise Villafranca). 
Esta de Ayamonte fue muy antigua entre los turdclanos , como lo in- 
dican sus vestigios que están en una huerta inmediata, y un trozo fié 
acueducto. Al islote que el Guadiana forma alH llamaban y llaman to- 
davía Tyro, y en él hubo ruinas y permanecen señales de haber áidó. 
j)oblacion antiquísima. Desde aqui comenzaba la via militar que iba á 
Mérida; ab ostio flummis Anee, usque Emeritam. Ostium Ana; es 
nombre mas propio, mas fijo y mas seguro de Ayamonte que ningim 
otro de los arriba dichos, que tanto se han disputado y atribuido á 
otros pueblos. 

AzANAQUE (Castillo dc), cuyas ruinas están en la provincia de Sevi- 
lla y en un despoblado del término de Lora rio abajo del Guadalqui- 
vir, y distante una legua de dicha villa. Ademas de las ruinas del cas- 
tillo hay en este despoblado piedras labradas, pedazos de ladrillos 
gruesos, tejas y otras señales de población romana. 

AzNALCAZAR, villa de la provincia de Sevilla, distante cinco leguas 
de su capital. Según las señas de Estrabon estuvo en ella la antigua 
ciudad de Menoba en los turdetanos, nombre que le hubo de prestar 
el rio Menoba que pasa cerca de ella, llamado ahora Guadiamar. Man- 
tiene rastros de su antigua población. No la confundamos con otras Me- 
nobas, como las de Velez-Málaga y de las cercanas ventas de Vizmi- 
liana, que pertenecen al convento Astigitano. kcaJ 

Badajoz, ciudad episcopal y cabeza de provincia en Extremadura 
baja, sobre el margen izquierdo del rio Guadiana, distante una legua 
de la raya de Portugal. Aunque apartada treinta y cinco leguas de Se- 
villa, pertenecía en tiempo de los romanos á su convento jurídico, y 
se llamaba Pax augusta j pero dice don José Maldonado de Saavedra, 
que su verdadero nombre era Beturia, y que desde esta ciudad subía 
acia el norte una linde que señalaba hasta Cclti ó Peñaflor la parte cél- 
tica del convento Hispalense, llamándola Céltica Betúnense, 

La población antigua de Badajoz estaba en el sitio que ahora ocu- 
pa el castillo, donde hay vestigios romanos, y donde se encontraron 
sepulcros con sus epitafios. Uno de ellos dice asi: 

P. CINCIO. PAP. RVF ^^.j 

A. M. LEG. X ,, '^^ 

P. CINCIVS. PAP. TVSCVS > 

PATRI. SVO. ET. SIBI íu 

PER. SE. D. S. F. C 

En la muralla, cerca de la puerta de Moura^ está íncmstada una M^ 
pida con esta inscripción geográfica: 

CVRIAE. PONT ^, j 

FLAM. PACIS. IVLIAE .,; 

VE. FLAMI 

Kk 2 



^6o SEGUNDA PARTE. 

-v.Berrocal (El), villa (le Andalucía , distante once leguas al occiden- 
te de Sevilla, su capital de provincia y de partido. Se llamó en tiem])o 
de los romanos Laelia, y pertenecia á los célticos beluricnses. El P. M. 
Florez la eciuivocó con otra LaeUa de este mismo convento, pero de 
\o^ turdetanos y y afirmó que había acuñado monedas. Véase Albaida, 
donde se descriÍ3en las medallas que acuñó la Laelia de los turdetanos. 
De la de los celtas beturienses se conservan vestigios en el Berrocal. 

BoTOA ó BoTUA (Ermita de nuestra Señora de) en la provincia de 
.Extremadura, confinando con Portugal, distante dos leguas al norte de 
Badajoz. Junto á ella están las ruinas de un pueblo antiguo que Tolo- 
meo llama Burdua, y el Itinerario de Antonino Budua^ perteneciente 
á los celtas beturienses^ y que fiíe la quinta mansión del camino mili- 
tar que iba desde Lisboa á Mérida. 

BüRGuiLLOS, villa de la provincia de Extremadura, partido de Ba- 
dajee: mantiene vestigios de población romana, y algunas inscripciones 
de aquella dominación como la siguiente: 



?d\rá^ 



D. M. S 
T. HELVIO. M. F. RVFINO. ANN. LX 
íií.tj^^»i ET. L. HELVIO. M. F. NOVATO. ANN. XX 

i;rj-iJi: ET. M. HELVIO. M. F. RVFO. ANN. XXX 

líil^.t ^ FRAT. H. S. S. S. V. T. L 

-íicl' i •• HELVIA RVFINA. MATER 

PIENTISSIMA. FECIT 

Cabezas Rubias, pueblo de la jurisdicción de la villa de Niebla, dis- 
tante veinte y una leguas de Sevilla, capital de su provincia, situado al 
pie del gran cerro Andebalo, en cuya cima están los cimientos de un 
antiquísimo templo dedicado al dios Endobelo ó Andebolo, que dio 
nombre á aquel pais. El nombre antiguo de Eubras que conserva Cabe- 
zas Rubias hubo de tomarse del color bermejo del terreno en que está 
fundado. Pertenecía Rubras á la región de los celtas beturienses , y fue 
la segunda mansión de la via militar que iba desde la desembocadura 
del rio Guadiana en el mar Atlántico, donde está Ayamonte, hasta 
Mérida. Endobelo, Endobéllico ó Endobélico era una deidad, cuyo 
culto introdujeron en España los celtas antes de la venida á ella de los 
cartagineses y romanos. Así es que suelen encontrarse en varias partes 
de su región, que hubo en casi todas las provincias de la Península, 
rastros y reliquias de este culto, como son ruinas ó vestigios de aras, 
ó templos, é inscripciones. 

Cala, villa de la provincia de Sevilla, distante al norte de su capi- 
tal trece leguas, cerca de Extremarlurn. Se llamó Calla ó Cala, y Ca- 
leMum, donde se ílibricaban los latí rulos que tanto celebra Vitrubio, 
porque no se hundían en el agua, y {)orque resistían mas que otros á 
la inclemencia de las estaciones, Perlenecia á los célticos beturienses^ y 
conserva señales de su antigua población, y trozos de los dichos la- 
drillos. 

Calera (La), villa de Extremadura en el partido de Llerena, no 
distante de Fuente de Cantos. Plinio la llama luriga, lo que debe 
enmendarse en Carica como la nombra el itinerario de Antonino, ó en 



PKÓVINCIA B¿TICA. a6i 

Carica^ pues" era la octava mansión del camino romano que iba desde 
Ayamonte á Mérida. Plinio dice también que luriga era el municipio 
Julium Teultuniacum ó Ucultnniacum , y lo cümj)rueban dos inscripcio- 
nes que se hallaron entre los vestigios romanos de esta villa. Estaban 
grabadas en las basas de dos estatua&ique este municipio mandó le- 
vantar en memoria de Maiidia y de Marola, hermanas del emperador 
Trajano. Tei^minaban con estas letras : 

]!? ;mi m ^?. ^AO .; 
/ ■ ^ DIVO. NERVAE 

DECRETO. DEGVRIONVM 
MVNICIPIVM. IVLIVM. VCVLTVNIACVM 
PONENDVM. IVSSIT. ET. DEDICAVTT 

Cantillana, villa de la provincia y partido de Sevilla, de cuya ca- 
pital dista al norte cinco leguas rio arriba. Según la mas fundada opi- 
nión de los escritores modernos la llamaron los romanos Jllia, y per- 
teneció á la región de los turdetanos. Se conservan en su recinto vaiios 
trozos de edificios, de acueductos, de columnas, de argamasas de 
aquella dominación; y tengo copias de cinco inscripciones sepulcrales, 
cuyas lápidas deben existir en esta villa, donde las vio Rodrigo Caro. 

Una dice: 

. D. M. S 

APOLLONIVS 

ANNO. XXXVII 

H. S. E. S. T. T. L 

Carmona., ciudad antigua de la provincia de Sevilla y cabeza de 
partido: dista seis leguas al oriente de su capital, y está situada en 
una eminencia, dominando por todos lados una vasta extensión de 
aquel fértilísimo y hermoso pais. Aun conserva su antiguo nombre 
Carino ó Karmo, y Carmonia como la llama Tolomeo; y mantiene 
sus fuertes murallas y la robusta puerta de sillería llamada ahora de 
Sevilla, porque mira acia esta gran metrópoli, á pesar de lo que la 
destruyeron los godos, los árabes, y el famoso terremoto del viernes 
Santo 5 de abril de i5o4. Subsisten en su recinto trozos de otros edi- 
ficios romanos, de estatuas y de adornos de arquitectura; y se encuen- 
tran inscripciones y monedas. 

Carmo acuñó las siguientes. Dos de gran bronce. 

La I.* tiene en el anverso la cabe/a de Marte con morrión, v la 
a.* la de Mercurio con el pelaso, ambas mirando acia el lado izquier- 
do. El reverso ile las dos es igual: se lee en él CARMO entre dos líneas 
paralelas, y dos espigas de trigo tendidas acia el mismo lado izquierdo. 

Las tres restantes son de niediano bronce, y tienen en el anverso 
cabezas de tres distintas deidades, mirando también al lado siniestro. 
La de la i.* es de Hércules, cobijada con la piel de león: la de la 2.* 
de Baco, coronada de pámpanos; y la de la 3.* de A|)olo, con un pe- 
queño delfín por detras. El reverso es el mismo que el de las dos de 
gran bronce, aunque con alguna alteración en las rayas paralelas, y en 
el lado en que están tendidas las espigas. ^ ,- 

Carmo, que fue municipio, fue también la primera mansión del 



a6a SEGUNDA PARTE, 

camino romano que iba desde Sevilla á Mérida, y la séptima del que 
venia desde Cádiz á Córdoba por Sevilla. .vA 

Entre las inscripciones que conserva de la dominación romana es 
recomendable la siguiente, que está grabada en un mármol negro, co- 
locado en la puerta meridionatide la parroquia de Santa María, y 
dice así: * ^mn.nyi' W< 'mjvÁí 'ir i'nocB*Jín :. ; ; í^r/ 

L. IVNIO. L. F. M. N. L 'HmtüQÍ T 

PRON. GAL. RVFO. IIII. VIR 
POT. AVG. QVATTVORVIRA 
P. D. TEST. MVNERI^^^ 
HÍJ EDEND. C. AV. S 

' EQVITES. ROMA. AVREIS ' 

, _. C. C. ONTA. P. D. I 

i' {Gastille JA DEL Campo, villa de la provincia y partido de Sevilla, 
distante de su capital cinco leguas, entre norte y poniente. Tiene reli- 
quias de población turdetana, y conserva algunas inscripciones romanas. 

una de ellas dice asi: 

ELAPVSA oiifisJ iíip,: 

.'>•;{'.') -'iji!4»on <^Y * ANN. XX. HIG 'híx*.» c'jdoh ^hhii,i.¡. ¡uyíjo 

S. E. T. R. P , luüj ¿á;j 

D. S. T. T. L 

Castilleja de la Cuesta, villa de la provincia y partido de Sevilla, 
distante á poniente una legua corta de la capital. Llámanla de la Cuesta 
porque está situada en una altura, y para distinguirla de la anterior 
Castilleja del Campo, y de Castilleja de Guzman, todas^n esta misma 
provincia de Sevilla. Tolomeo la llama ücia, y pertenecía á los tur€k' 
taños. Conserva rastros de población antigua, y de su cuesta se saca 
todavía la acreditada arcilla para las alfarerías de la vecina Triana, 
como se hacia en tiempo de los romanos. 

'íh Casulillas (El cortijo de) en la provincia y partido de Sevilla, dis- 
tante ocho leguas al mediodía de su capital, y una al oriente de la villa 
del Coronil, á que pertenece. Hay en él ruinas de edificios romanos y 
otras antigüedades. En él estuvo otra ciudad llamada también Calla ó 
Cala de la región de los túrdidos, diferente de lá del mismo nombre 
en la de los célticos bcturiejises. Véase el artículo Cala en este mismo 
convento. Permanece también en este cortijo la siguiente inscripción, 
que comprueba todo lo dicho: 









IMP. CAES 








C. MESSIO. Q. TRAIANO 
DEGIO. Pío. FELÍCI. IN 
VICTO. AVG. P. MAXI 
MO. P. P. TRIBVN. POTES 
TAT. II. COS. II. PROCOS 


;,h ^.••i\i s 


- *i,:i \r> 


•JlJ! 


RESP. CALLENSIS. DE 


ífí V ,' :. 


;.J5;;| ;'.' 


\ :\v\ 


VOTA. NVMINI 


\ 






MAIESTATI. EIVS 


hf) fí! i 


.::l ■ 




D. a D. p 



\ 

PKOVINCIA BÍTICA. a63 

Cazalla., villa de la provincia de Sevilla, distante de su capital doce 
leguas al norte, y una de la villa de Cala, que está al septentrión. To- 
lomeo la llama Hermandici Emania^ y no Calentum como algunos 
quieren, que es Gala: ambas estaban en la región de los célticos betu- 
n'onses, y sus habitantes se llamaban callenses emanici. Presenta Caza- 
lla vestigios de su antigua población romana. Y en la ermita de nues- 
tra Sefiora del Monte, que está en el término de esta villa, hubo una 
lápida con dedicación de estatua al emperador M. Aurelio Antonino 
Severo Pió, hecha por la república Reginensium, que afirman haberse 
trasladado á esta villa. La coj)io en el artículo Reina de este convento, 
al que pertenece. 

Ghavoya, asi llaman un cerro que está distante media legua corta 
al poniente de Sevilla, y contiguo por el norte con el pueblo de San 
Juan de Alfarache. Estuvo en este cerro la antigua ciudad de Oset ú 
Ossety que tenia el sobrenombre de Julia Constantia, y pertenecía á la 
región de los turdetanos. Todavía se ven en él grandes pedazos de sus 
murallas, de un castillo y de un puente, y se encuentran algunas 
monedas. \mV. v 

Acunó cinco: dos son de mediana forma y tres de pequeña. Todas 
tienen en el anverso una cabeza desnuda, que miran unas al lado de- 
recho, y otras al izquierdo: la de la 5.* tiene morrión. La i.* y la 2.* 
están sin letras en el anverso, no asi la 3.*, 4*^ y 5-* Las de la 3.* di- 
cen OSSET en un lado, y aparece en el otro una contramarca con 
estas letras CON. Las de la 4.^ leyéndose de arriba abajo dicen OSSHT; 
y las de la 5.'^ OSET. Las cuatro primeras presentan en el reverso un 
hombre desnudo con uíi racimo de uvas en la mano derecha: dos de 
ellas en lugar del racimo una cornucopia en la izquierda, con este ró- 
tulo por detras OSET. La 5.* tiene en el reverso una figura que pare- 
ce ser de cornucopia mal formada, otra mas chica, y unos caracteres 
que no se pueden leer. Parece increíble que en tan corto espacio como 
hay entre Sevilla, Chavoya y Santiponce, que forman un triángulo, 
cuyos extremos no pasan de media legua, hubiese tres ciudades tan 
opulentas en que se grabasen monedas. Tal era Ja población y riqueza 
de los españoles en la Bética durante la dominación romana. 

Chipiona, villa de la provincia de Sevilla j partido de Sanlucar de 
Barrameda, distante diez y seis leguas de su capital, y situada ert la 
costa del mar Atlántico, entre el puerto de Santa María y Sanludap. 
Tiene al frente en el mar un peñasco aislado, al cual llaman Estrabon 
y Pomponio Mela Ccepionis Turrís, y ahora decimos Torre de Capion, 
que dio el nombre corrompido á la villa. Todavía se perciben alli su- 
mergidas las ruinas de la antigua población, y descubiertas en el pe- 
ñasco las de la torre, que era un faro ó guia á los navegantes. Aviene 
llama á esta torre Fortaleza de Geron ; asi se altera el nombre de Gerion 
con las copias de los libros púnicos. Turris Ccepionis estaba en la re- 
gión de los túrdidos. ., ¿aiij ii^^iiíiiq 

G0NSTANTINA, famosa y antigua villa de la provincia y^partíáo de 
Sevilla, distante doce leguas ai norte de su capital. Llamáronla los 
célticos betiirienses Laconimiirgi , y los romanos Constantia Julia, Cerca 
de esta villa hay un cerro muy alto, y en él están las ruinas de su 



/ 

a64 ^SEGUNDA PARTE, 

primera población. Subsisten en ella estas dos inscripciones: 



t .t:'-; 



PonMv.ÍB n ..; ^n.^^.\v Q- CORNELIO. QVIR ,.^,,H 

-vü-a'^mv ^iifK GALLO. CORNELIA 

.BSü3 í>?n-.i i vu^ftuv. .. FRISCA. SÓROR 



;:;;;;;;;S\:;!;v;n/^':r corneliae. clemenus 

,n'uLd muuuí. ... F. TVSCAE. SACERDOTISAE 
J, ^, j. PERPETVAE. ORDO 

IP0RCENS1VM (i) ,; 

r.Hf)') tif-?' ^'í' OB. MVNlFiCENTIAM. STATVAM. El Í5»e ,/ - 
.. .; )í> GENIS. PVBLICIS. FOSVIT. ÍTEM. SEVIRl 

i. \M qU ; .i.ii.» - CENAS. REMISERVNT •Ait^.ti. 

Coria, villa de la provincia y partido de Sevilla, distante dos leguas 
de su capital, y situada en la orilla del Guadalquivir, rio abajo. Plinio 
la llama Caura Siarum por estar cerca del municipio Siarum ó Searum, 
y para distinguirla de otra Caura, la ciudad de Coria en la Extrema- 
dura. Perteneció la Siarum á la región de los massíenos, y estuvo an- 
tes situada en un cerro inmediato, en el cual existe una ermita de 
San Juan Bautista y las ruinas de su antigua población , con una ins- 
cripción sepulcral romana en la esquina de la misma ermita. 

Batió monedas esta Caura, de las que solo conocemos dos rarísí^ 
imas y de gran bronce. 

*y Ambas tienen en el anverso la cabeza de Marte con celada, mi- 
rando una al lado derecho, y la otra al izquierdo, y rodeadas de una 
corona de laurel. La que tiene ademas en el anverso un signo en for- 
ma de cruz, tiene también en el reverso y en el medio estas letras 
CAVRA entre dos líneas paralelas, encima un sábalo tendido, y abajo 
una A. Y la otra tiene su reverso al contrario con Caura en el medio, 
encima media luna en menguante, una A al revés en esta forma y, y 
en lo bajo el sábalo tendido. Es grande y muy sabroso este pescado en 
Coria, cuyos naturales le sacan las espinas centúplices y ahorquilladas 
con suma facilidad y limpieza. >b i^rm\ ny^] el *^h jJiiv , • v ? 

b1 Coripe, aldea de la provincia de Sevilla y de la jurisdicción de la 
villa de Morón, en la confluencia de los rios Guadalporcun y Guadá- 
ñete, distante once leguas al oriente de la metrópoli. Conserva los ves- 
tigios de la antigua Irippo de los túrdnlos , entre los cuales se encon- 
traron algunas monedas de las que acuñó en tiempo de los romanos, 
-iq Son tres las conocidas de mediano y pequeño bronce, y muy raras. 
• "síLa I.* tiene en el anverso una cabeza de varón que mira al lado 
izquierdo, con el nombre de IRIPrO ¡)or delante; y en el reverso una 
mn ge r sentada en su silla, mirando al lado derecho, con el strobilo ó 
pina en una mano, y con la cornucopia en la otra. La rodea por am- 
bas faces utta corona de hojas pequeñas. 

«'<?■ La 2.^ es como la i.% con la diferencia de que la cabeza del an- 
v^aV^ó .i , '\ .^' ■ ^ . :^i: •".^ ■• .__ . , . 

*' (i^' 0é'Alánis^'(jTié'«8t&'\l1i cetcá, 'de -dónde se habrá llevado la inscripción á Co\istantina: 



PROVINCIA BÉTIC A. a65 

verso mira al lado derecho, y de que las letras del nombre se leen 
al revés. .' yu» > ii oIjíjuj 

La 3.* es como la i.® en el anverso; y su reverso es el anvierso 
de la 2.* 

CoRONiL, villa de la provincia y partido de Sevilla, distante ocho 
leguas de su capital, entre oriente y mediodía. Dicen que en su dis- 
trito hay ruinas y vestigios de población romana, y yo sospecho que 
son los de la antigua Calla ó Cala de los türdulos, que subsisten en el 
cortijo de CasuHllas, que solo dista una legua de esta villa, y está en 
su jurisdicción. Véase su artículo. En el Coronil se conserva una gran' 
lápida con una dedicación al emperador Adriano, sin otra particulari- 
dad que la de referir todos sus dictados, que ocupan los quince ren- 
glones ó líneas de que consta. Es muy creíble que se haya trasladado 
á esta villa del dicho cortijo. 

CoRTEGANA, vílla de la provincia de Sevilla en la Sierra Morena, 
distante y al norte de su capital diez y ocho leguas. Es la Corticata de 
Tolomeo, que pertenecía á los célticos beturíenses. Mantiene rastros y 
señales de su antigua población. 

Cortijo de los Gallos, es un despoblado de la provincia de Sevilla 
en el término de Lora, distante de esta villa tres cuartos de legua, y 
situado en la orilla meridional del Guadalquivir, con villares y vesti- 
gios de población romana. Si atendemos á la consonancia de la voz 
Gallos con la de Halos, se puede hacer alguna deducíon acerca del 
verdadero nombre que tuvo este despoblado en lo antiguo. 

Ebora (Cortijo de) de la provincia de Sevilla, situado en el terreno 
que llaman de Mayna, y á la orilla izquierda del Guadalquivir acia 
Lebrija. Conserva ruinas de edificios romanos, que lo fueron de la an- 
tigua ciudad Asta Regia, y no las de Mesa de Asta. Véase su artículo. 
Asta Regia fue colonia Félix, y estaba en la región de los turdetanos. 
La tomó por asalto el pretor C. Catínio el año 547, en que murió de 
una herida que recibió al subir á los muros. Mas adelante, en el de 
7o8 de la fundación de Roma, la volvió á tomar César, haciendo pri- 
sioneros á todos los soldados pompeyanos que habían escapado de la 
batalla de Munda y refugiádose en Asta. Fue la tercera mansión del 
camino romano que iba desde Cádiz á Córdoba por Sevilla, y acuñó 
moneda. 

Solamente se conoce una de pequeño módulo. Tiene en el anver- 
so una cabeza varonil con trenza y laura, que parece ser de Apolo, á 
la que rodean estas letras M. POPILI. M. F. ; y en el reverso un buey 
con esta leyenda P. COL. ASTA. RE. F. , que según Gúseme quiere 
decir Princeps, Colonia, Asta, Regia. Félix, -. ''n/?TO 

E^partinas, villa del Aljarafe en la provincia y partido de Sevilla^ 
distante al poniente de su capital legua y media. Se llamó Spoletinum 
en tiempo de los romanos, y estaba en la región de los turdetanos. Se 
descubrieron en su recinto varias antigüedades con inscripciones en los 
años de i644> 4^ y 4^? Y monedas que se cree haber acuñado, pues 
tienen en el anverso una cabeza de hombre, y en el reverso un raci- 
mo de uvas, de que tanto abunda aquel terreno, con el mismp nom- 
bre Spoletinum, ^'"'' i> •;• ^ür- • 

Ll 



a66 ./SEGUNDA PARTE. 

Facialcazar, despoblado de la provincia y partido de Sevilla, si- 
tuado al oriente entre Utrera, de la que dista j)oco rnas de ima legua, 
y el CoroniK Conserva las ruinas de la antigua Alpesa 6 >$alpesa, fa- 
moso municipio Flavium Salpesanum, que pertenecia á la región de 
la Céltica Turrostcnia. También permanecen en él fuertes argamasas y 
otros pedazos de buena arquitectura, y de unas termas. 

Se conoce una moneda de Salpesa que el P. Florez incluyó en su 
colección. Es de mediano bronce, rara y muy excelente. Tiene en el 
anverso una cabeza de rnuger con el pelo re])artido en trenzas, que le 
caen por los lados, mirando al lado izquierdo, y una corona de laurel 
que le rodea, con estas letras que se leen de abajo arriba SALPESA. 
En el reverso se figura un templo con tres columnas, stilobato y cor- 
nisamento, una lira, un arco y una aljaba. 

Feria, villa de Extremadura y del partido de Badajoz, situada en 
una eminencia. Se llamó Seria y Fama Julia en tiempo de los roma- 
nos^ y pertenecia á la región de los célticos beturienses, y á este con* 
vento Hispalense. Mantiene las ruinas de un castillo y de otros anti- 
guos edificios. '5^ ^^ ^ 

Fregenal, villa de la provincia de Sevilla. V. Valera la vieja. 

Fuente de Cantos, villa de Extremadura..:/^. San Bartolomé del 
Villar, despoblado. : •-•;• 

' Fuente de la Mora, despoblado. V. Saladillos. ;í<;rv| 

Gallego (El), aldea de la villa de Aroche. V. Arocbe. 

Gelves ó Gelvez, villa de la provincia y partido de Sevilla, situa- 
da en la orilla del Guadalquivir rio abajo, y distante una legua de su 
capital. Dicen que se llamó en tiempo de los romanos Gelduha, y que 
estaba en la región de los turdetanos. Se descubren en su cercanía ves- 
tigios de antigua población. 

GiBRALEON, villa de la provincia y partido de Sevilla, situada en la 
orilla del rio Odiel, y distante diez y seis leguas de su capital. Mucho 
se ha disputado sobre su verdadero nombre antiguo; j)ero ya están de 
acuerdo los escritores modernos en que fue el de Ossonoba, distinta 
de otra que hubo en Lusitania. Pertenecia esta otra á la región de los 
turdetanos, que se extendia por aquel lado de poniente. Todavía os- 
tenta su antigüedad romana en grandes trozos y paredones de argama- 
.sa, y en algunas lápidas. i 

GiNÉs, villa de la provincia y partido de Sevilla, distante dos leguas 
al poniente de su capital: pertenecia á la región de los turdetanos. Se 
encuentran en su recinto y campo monedas de emperadores, de colo- 
nias y municipios héticos, y otras antiguallasiOr- :'\ í í.-irv',! ¡ ; 

GuADALCANAL, villa en los confines de Sierra Morena con Ex'iemar 
dura, distante cuatro leguas de Llerena. Mantiene las minas de plai;i, 
y las ruinas de los edificios que construyeron Iqs romaoos píua hene,- 
fíciarlas: pertenecia á los célticos heturie?ises,.\^í'^^r ! ;f, -;;;: •, 

HüELVA, villa de la provincia de Sevilla, distante al poniente de su 
capital diez y seis leguas, situada en la playa del mar Atlántico, y ro- 
deada del rio Tinto ó jécige por el oriente, y del Odiel por }X)niente, 
muriendo ambos en aquel mar. Ya está decidido que se llamó en lo 
antiguo Onuha ú Onc^a, con el aditamento de Lusluriuy para di!>tin- 



PROVINCIA BÍTIC A. ^67 

guirla de otra Onoha ú Osonoba, véase Ayamonte en este convento ^y 
de otra Onubn, véase Villafranca en el Cordubense. Perteneció la Oiio^ 
ha Lusturia á la región de los bástulos turdetanos\ y Huelva conserva 
vestigios de su antigua j)oblacion, un trozo de acueducto maltratado, 
y una cañería que pasa por una mina, taladrando unos cerros muy al- 
tos. Se encontraron en su recinto varios sepulcros de piedra con lucer- 
nas, urnas cinerarias de barro cocido y de extrañas formas. 

Onuba era la tercera mansión del camino romano que iba desde 
Ostüim fluminis ^«;2¿p (Ayamonte) hasta Mérida. .»b 

Huevar, villa de la provincia y partido de Sevilla, cerca de Sanlu- 
car la Mayor, y distante cinco leguas al poniente de su capital. Perte- 
necía á los turdetanos. Aun conserva reliquias de antigüedad lomvidLy 
y este trozo de inscripción: > í-jiif ^'i ?? í íwmví ?oi"^ .<.íír)i!iíi 



) ?r,\ no ,?rfrT 



CONSTO. QVARTO ' i^j^ 

QVAESTORIO;::::: . , .-m 

PRAETORIO::::: : vy^xn iuyy ühiqíií 



iLEGIONIS 
SER::::::: ''/^'^ > 
:MERITO::: 



Lebrija, villa de la provincia de Sevilla, partido de Sanlucar de 
Barra meda, distante diez leguas al mediodía de su capital. Llamáronla 
en lo antiguo Nebrissa Veneria^ por el culto particular que daba á la 
diosa Venus, y estaba en la región de los túrdidos en la parte izquier- 
da del Guadalquivir. Conserva un arco romano y trozos de arquitec- 
tura antigua; y se descubrieron en su distrito unos pavimentos forma- 
dos de tejuelos ó pedacitos de mármol de varios colores, á cuya com- 
posición llamaban los romanos Tessellatum ; columnas, un ídolo de 
bronce, cuya figura y representación dieron mucho que discurrir á los 
sabios andaluces del siglo XVI, y unas cuantas inscripciones sepulcra- 
les como estas dos: 

E. IVLIVS 

soprHo 

ANNORVM 

LXXXX. HIC 

S. E. S. T. T. I, 



D. M. S 

herennia._clodiana 
vixit. ann. lír. d. xxxviii 

PÍA. IN. SVIS. H. S. EST ' ;' 'J^^ f-fn'»f»^ 

S T T L * s^íf'- ' ,í:'j}fiiie 

Lepe, villa de la provincia y partido de Sevilla, distante al pónteh? 
te de su capital veinte y una leguas. Conserva rastros de la antigua 
Leppa, que estaba en la región de los bástulos turdetanos. No se debe 
confundir con Lcepia Regia Latinorum, véase Lopera (El castillo de) 

Lia 



a68 ..' SEGUNDA PARTE.' 

en el convento Gaditano^ ni con Leptis, famosa colonia J^ictrix Julia, 
4|ue estaba en África. 

:;. ;Llerena,' cíuclad de Extremadura y cabeza de partido. Fue pobla- 
ción romana, que pertenecía a este convento Hispalense y á la región 
de los célticos» heíurienses: mantiene rastros de edificios antiguos, y se 
ignora su verdadero nombre. 

Lora dfx Rio, villa de la provincia y partido de Sevilla, distante 
al norte nueve leguas de su capital, y situada en la orilla septentrional 
del Guadalquivir. Llamábase en tiempo de los romanos Jxdti, y fue 
municipio Flíwium Axaliíanum cuando pertenecía á los turdetanos. 
Conserva parte de sus murallas, los restos de un castillo, el torso de 
una matrona, la cabeza de un varón togado, que se encontró no hace 
muchos auos entre las ruinas del castillo; sepulcros de diferentes for- 
mas, en los que se hallaron urnas cinerarias; otros que por estar me- 
tidos en nichos, á manera de nidos de palomas, llamaban Columbarios; 
monedas imjieriales de todas clases, pedestales ó basas de estatuas, y 
lápidas con inscripciones como las siguientes : 

CORNELIA. L. F. RVSTICA 

ODVGIENSIS 

HViC. ORDO:::::::::: 

eb ffiDuLin?^ oí) oíiÍ;\i'( :::::::::::::::::::: ' 

íilífOihmKÍJ .^íiíf;-;' .: . . 'í 

fií i; fidnb on*> ■■:■■• • " _ ..■..,/. 

-i'ilijpvi ' r:iCL IVVENCIO. C. F. QVIRINA. AED. II. VIR . .>ah- 
-ODjiupífi '¡[MVNIFICENTISSirVÍO. CIVI. MVNICIPES. INCOLAE 
-ci^nol ¿üJuGB. MERITA, PATRONO. PATRIAE. DEDERVNT « 

-ífio') i;7ií ) i; ^ i'- ; • - í ^ 

«OÍ ¡íiiiíirvib O' L. LVCRETÍO. SEVERO. PATRÍCFNSI ,Í 

-iBTDÍfjqDe ;^o{T ET. IN. MVNICIPIO. FLAVÍO. AXÍTITANO 

EX. INCOLATV. DECVRIONI <:t>: 

STATVAM. QVAM. TESTAMENTO. SVO 

siBi. poní. IVSSIT 

DATIS. SPORTVLIS. DECVRION. M. F 
AXATITAN1:::::::SIMVS. XII 

Y este fragmento de otra: _ 

QVAM. IN. HONORE 
SEVIRATVS. PROMISERAT 

Ademas de todas estas antigüedades hay qtras, no menos intere- 
santes, en siete desj)oblados del término y jurisdicción de esta villa, á 
saber: en Sietafila, Aldelamaría, Peña de la Sal, Fuente de la Mora, 
Lgríila vieja. Castillo de Azanaque, y Cortijo de los Gallos, como se 
fl)^plica en sus artículos. 

Q(\h^^k LA VIEJA, despoblado en el término de Lora del Rit), y distan- 
^Imi^I legua de «sta villa. Está situado en una colina, y tiene todas las 



PltOVIÑCíÁ BETI'CA. a69 

señales de haber habido alli una población romana, cuyo nombre an- 
tiguo se ignora. Contiene pedazos de muralla, fuertes argamasones, y 
está sembrado de fragmentos de ladrillos , de tejas y de vasos de barro. 
En lo mas alto de la cuesta hay una laguna redonda y artificial, cuyo 
suelo es firme y sólido de argamasa. Para subir á esta altura se descu- 
bre un espacioso arrecife, ])or el cual se iba en tiempo de los romanos 
desde Lora del Rio ó Axáti^ y á Ecija ó Astigi, 

Mairena del Alcor, villa de la provincia y partido de Sevilla, dis- 
tante cuatro leguas al oriente de su capital. Tiene vestigios de pobla- 
ción romana, y en su recinto estas inscripciones: 

D. M. S 

O- CALPHVR. C. F í^nf)} , 
-í: TVSCVLIAE '•'**^ «^f t :^tt , /kí:jI/í 
-' ' QVAR VIX. AN. Lili '' '*' 

H. S. E. S. T. T. L , t:: 



-^^^^^'-•^ ^DOMIT.T. F. AP ^^^^^^^'' - 

\Wsr\. AGRESTIS.ANN.LX ';.<í/í.=l 

T ?. H. S. E. S. T. T. L ? V -^ T 



DOMIT. T. F. AP 

CLEMENS 
H. S. E. S. T. T. L 

Manzanilla, villa de la provincia y partido de Sevilla, distante siete 
leguas al poniente de su capital, donde estuvo la antigua Maocilua de 
los turdetanos^ y de cuya población conserva algunos vestigios, y pe- 
dazos de los famosos lebrillos que se fabricaban en ella y que celebra- 
ba Vitruvio como los de Cala. 

iVIarchena, villa grande de la provincia y partido de Sevilla, situa- 
da al oriente y á la distancia de nueve leguas de su metrópoli. Aun- 
que no fue de las antiguas colonias que nombra Plinio, se llamó 'de^ 
pues colonia Murcia, y pertenecia á la región de los túrdulos. Hay en 
su distrito trozos de arquitectura romana, cimientos de grandes edifi- 
cios, y se encuentran monedas é inscripciones de aquella dominación^ 
cuales son las siguientes: **" '^^' ju^iol 

> 'r¿.V\^ K' L.ílíT Oil 

T. MARCELINO. T. F. EX <n*fn..r>,. i '.hviÍt; 

ORDINE. DECVR. MARCIAE ' :vm1 

COLONIA E. OMNIB. HON ^Aw^ 

íi:.b..ii ...^ . iN REP. SVA. FVNG ET ' ''^ 

MVLTA LIBERAL. IN. POP ^'^^ 
jf. I- / .nmu, sVVyi. VSO. ORDO. DECVRION . . } , , 

^'^ ' "'''' POPVLO. IMPERANTE ¡' K'^''¡^^V'' «^>^^ 



1^70 ./SEGUNDA PARTE. 

Y .P.íKio..un-.:... ,,^ALPVRNIA. FELICIA. VAEGESIS 
.ofiudsf) ^ '.n/ní, ANNORVM. XXVI 

o/ti i ,Il; tí!;¡!3 Y r. PÍA. IN. SVIS. HIC. SITA. EST 

-tn¿**>í> ui r.í.'iiiJ ííJe^ íí ÚíIu^ .. S. T. T. L "-: 

Y la que sigue en la casa del duque de Arcos, señor del pueblo. U 

,^.j;f_",i}, DIIS. MANIBVS. SACR .,^í,^, ,, 

' ' ^ ' ^ SPALIA. ANN. XXXVI 

H. S. E. S. T. T. L 

IVUyna, terreno de la provincia de Sevilla. K Ebora (Cortijo de). 

Medina de las Torres , villa de Extremadura en el partido de Lle- 
rena, donde estuvo la antigua Porcelana de los celtas beturlenses. Des- 
aparecieron sus ruinas, y solamente se conservan algunas inscripciones. 
Tales son: 

L. LVCRETIVS „.. ^ L. LVCIANVS. M. F 

MARIVS. M. F. ,:;^^,, ALVANVS. EMER 

V. S. A. L a .. i r. . .íá .11 V. S. L 

En la ermita de San Bartolomé, que dista un cuarto de legua de 
esta villa, existe esta otra inscripción: 

M. C. I , 

,T^ A. ASELLIVS 
THREPTVS 
í)íí)i^ 3ja:>i'Ui ttJíivjg Í.Í) -jbíj ROMVLENSIS , Aj.n. 

fii) .v%u\vv. .'.;; Kij'jíJiíí; tí o^/jI- D. D : . 

Mesa de Asta, cierto terreno de la provincia de Sevilla, no muy 
distante de la desembocadura del Guadalquivir en el mar Atlántico. 
Hubo en él una ciudad, cuyas ruinas todavía se conservan, llamada 
JJbona^ y Urbona ó Colobona, s^un Tolomeo, que pudo muy bien 
-ser Col-Obona, colonia Obona, porque Asta, Asido y Obona formaban 
,una sola colonia, de la que era la capital Asia regla , y las otras dos 
Sus contributas. V, Ébora (Cortijo de). 

Moguer, ciudad de la provincia de Sevilla, distante al poniente ca- 
torce leguas de su capital, y situada cerca de la desembocadura del 
rio Tinto ó Aclge en el mar Atlántico. Según el parecer de sabios es- 
critores modernos se atribuyen á esta ciudad los antiguos nombres de 
Lontigi, Olontlgl ú AloJitlgl, que pertenecían á la región de los bás- 
talos turdetanos. El P. M. Florez publicó tres medallas de pequeña 
forma con nombres de los pueblos en que se acuñaron, que pueden 
ser abreviaturas de los anteriores. j . ;- - 

La I.* tiene en el anverso una cabeza tosca de varón, vuelta al 
lado izquierdo; y en el reverso un glnete corriendo á caballo acia el 
mismo lado, sin lanza. Se lee en lo bajo LOTT. 



PROVINCIA BÍTIGA. a^-i 

'-• 'La 2.^ otra cabeza varonil desnuda en el anverso, y oti'6 ginete 
corriendo al mismo lado; y eo lo mas bajo OLOrT. j ,i 
-p La 3.* cabeza con celada cristata, mirando al propio lado izquier- 
do, en el anverso; y en el reverso un gran slróbilo ó pina que llena 
casi toda la circunferencia, y en la parte inferior se lee OLVJST. Mela 
coloca á Olintigi cerca de Oiiuba (Huelva) acia Moguer, tierra de piv 
nos; pero el P. Hierro se inclina á creer que convienen mejor los nom- 
bres de este ú estos pueblos al de Palos, por estar mas arrimado á la 
costa, y por tener mas ruinas y vestigios romanos que Moguer. o 

MocLER ó MovjER, dcspoblado entre las villas del Coronil y de Mo 
ron, distante de esta dos leguas, en el camino que va á San Pablo de 
las Breñas: presenta paredones y otras ruinas de Scepona Céltica, que 
debe distinguirse de otra Scepona, ambas de la región de los célticos 
turostanos. Véase Fantasia en el convento Astigitano. También se llama 
ahora Moguerejo este despoblado. 

Molares (Los), villa de la provincia y partido de Sevilla, distante 
seis leguas al mediodia de su capital, y una de Utrera. Se llamó en 
tiempo de los romanos Serippo, y pertenecia á los célticos turostanos* 
Se encuentran en su distrito trozos de estatuas de mármol, y de ins* 
cripciones como este: 

MINERVAE. SACRVM 



"rs 



MoNESTERio, pueblo antiguo de Extremadura en el partido de Lle- 
rena: fue municipio romano con el nombre de Pagi, y era de la re- 
gión de los celtas heturienses , y pertenecia al convento Hispalense. Hay 
y permanecen vestigios de las dos poblaciones que tuvo, y da á enten- 
der la siguiente inscripción hallada en la primera, que dista poco de 
Monesterio, acia el mediodia, y en la falda de un monte, desde donde 
se descubren las ruinas y vestigios de los edificios de ambos sitios»^- ; 
- , { -líi 



....MVTATIONE. OP 
PIDI. MVNICIPES * 
ET. INCOLAE. PAGI 
TRANSLVCANI 
ET. PAGI. SVBVR 



t 



BANI. .... j '^11^ ; ,j ^jl olí nvi'i í» 



?iTn 



Monte (Nuestra Señora del), ermita en el término de Cazalla. F. 
Reina, villa. 

MoNTORCAz, despoblado de la provincia de Sevilla en el término de 
Villanueva del Rio, distante mas de ocho leguas de la metrópoli. Puede 
muy bien derivarse su nombre de Mons-Ergues, y haber sido este el 
de su población romana; pero el P. Hierro, que tenia bien conociik» 
aquel terreno, cree que fuese TopiUa ó Turpilla en la Turdetania. Sea 



aya SEGUNDA PARTE, 

el nombre que fuere, lo importante es que existen en este despoblado 
trozos de una fortaleza, de columnas, de piedras labradas, de basas ó 
pedestales de estatuas, en que están esculpidas la patera y otros uten- 
silios del culto; una taza de fuente, y otras antiguallas. 

MoNTUFA (Atalayas de). V. Cabezas de San Juan en el convento 

Gaditano. 

Morón, villa grande de la provincia y partido de Sevilla, distante 
diez leguas al mediodia de su capital. Estuvo en ella la antigua Arunci 
ó Jurigia de los celtas turostanos, cuyas ruinas conserva, y estas ins» 

cripciones : 

. , D. M. S. 

r»rjj M. FABIVS. PROBVS. AVRI 

y.vv CITAN. FLAM. PONT. PER? 

Biasii >.. u iiui DIVI. AVG. ANN. XXXVIIIÍ 

PIVS. IN. SVOS. H. S. E. S. T. T. L 

XI:; 



.ÍÁW 



D. M. A 
~mt APPIA. AVRELIA. AVR. F 

ANN. XVIII. H. S. E. S. T. T. L 



DIIS. MANIBVS 
L. FABIVS. RVFINS. PIVS. IN 
.rs\ T SVOS. ANNORVM. LXX 

H. S. E. (*)T. R. P. D(J S. T. T. L 

MouRA, villa de Portugal, limítrofe con Andalucía. Perteneció en 
tiempo de los romanos á este convento Hispalense, y se llamó ISova 
Civitas Arucüana, para distinguirla de Aruci vetus^ ahora Aroche 
(véase su artículo), de la que era hija: ambas pertenecían á la región 
de los célticos beturienses. Permanecen en Moura las ruinas de su an- 
tigua población, y las siguientes inscripciones: 

IVLIAE. AGRIPINAE. CAESARIS. AVG 

GERMANICI. MATRI. AVG 

NOVA. CIVITAS. ARVCCITANA 

Las dos sepulcrales que siguen tienen la circunstancia de usar de II 
en lugar de E, como otra que copié en el artículo de Aroche. 

DIIS. MANIBVS 

.^ .1.1!;! ai3 9L oniís :.. b AVRIILIAII rí/T^ 

M. F. GALLAII >i 

, ' H. S. E. S. T. T. L ^ 



^t*) "^^ R* P- D. (^) Se interpretan Titulas Requietori PosUiis Dolenter. ' íHpfi 



PROVINCIA B ÉTICA. 273 

M. PONTIVS. HIIDISTVS. DAIINI 

COIVGI. BIINII. MIIRIINTI 

FIICI. VIXIT. MIICVM. ANNIS 

TRIBVS 

MuLVA (El Castillo de), asi llaman en la provincia y partido de Se- 
villa á un despoblado qne está en una dehesa de este mismo nombre, 
distante tres leguas al nordeste de Cantillana, dos de Tocina al norte, 
y otras dos de Villanueva del Rio, en su término y jurisdicción. 
Don Pedro Villaceballos, erudito cordobés, copió la siguiente inscrip- 
ción que halló en la bajada de la cuesta de Carmona. 

3A0 ."í .r. AEMILIO. T. F. QVIR. PVDENTI^'^ -OVA. 
A13 .OViv Ü VIR. BIS. M. M. FLAVI. MV ^^ ^Ví 
VUOIW^M ! NIGVENSIS. AGCEPTO ÍMIDIVÍV!/ 

(I (T .38VraV: LOCO. EX. DECRETO. OR .5»-^5^H70r/I 
HOTaiY ? DINIS. EPVLO. DATO ' I'^A J 

nyA3l«i^'í VTRIVSQVE. SEXVS ^^hjlü^d 

D. D 

Como la piedra no fija la situación del municipio, la real Acade- 
mia de Buenas Letras de Sevilla, que tenia motivos para sospechat 
que habia estado en Mulva, para cerciorarse envió á este despoblado 
el año de i756 á su secretario don Sebastian Antonio de Cortés, á re- 
conocer el sitio y sus antigüedades; y el año siguiente de i757 á 
don Tomás Andrés de Gússeme, gobernador de Lora, quienes afir- 
maron que el municipio Mimiguense habia ocupado el mismo recinto 
que ahora tiene el despoblado llamado el Castillo de Mulva, fundán- 
dose en la relación y descripción de todo lo que en él vieron, y com- 
probándolo con la copia exacta que sacaron de dos inscripciones geo- 
gráficas que alli hallaron. •" ' 

La relación viene á decir en sustancia, que el municipio pertene- 
cia á la región de la Beturia Céltica^ y que su población habia estado 
en Mulva, como lo manifestaban los trozos de paredes y los cimientos 
de edificios que existían alli; los sillares labrados y de piedra tosca; 
las grandes porciones de argamasa; los fragmentos de cornisas y de 
otros miembros de arquitectura; los montones de escombros y casco- 
tes; los lienzos de muralla de tres varas de alto en algunas partes; los 
acinamientos de escorias, y una concavidad subterránea que llaman 
alli la Mina, cuyos vestigios demuestran haber habido en ella alguna 
fábrica de metales. 

Que en la parte occidental se levanta un montecillo redondo, donde 
está lo que dicen Castillo de Mulva, que es el esqueleto de un edificio 
grande. El lienzo que mira á poniente está algo mejor conservado, por- 
que le sostienen pilares: los demás aparecen enteramente destruidos, 
aunque se distinguen los dos cuerpos de que se componían. En lo in- 
terior hay otix) lienzo de mas de diez varas de alto, al que se puede 
subir y andar por el segundo pavimento. La fábrica es de durísima ar- 

Mni 



2^4 SEGUNDA PARTE, 

gamasa, ya petrificada; y como la forma está enteramente desfigurada, 
es muy difícil ó imposible asegurar si fue palacio ó fortaleza. 

Entre las ruinas desprendidas de la fachada ^ue cae á levante, se 
encuentran muchas piedras de diferentes tamaños y labores. Hay hojas 
de tablas de mármol fino y bruñido; y una de ellas tiene 6 j)ies de 
largo y 4 ^6 ancho con caracteres romanos, que por estar los mas gas- 
tados no pueden leerse. Alli cerca se descubrieron dos magníficos pe- 
destales ó basas de estatuas, también de mármol, y bien conservados 
y adornados con molduras, boceles y medias canas, en cuyos netos 
están grabadas las inscripciones, <jue 4^ciden sohr^ 1^, situación del 
m^icipio, en esta íbrma: - r,! _. biiiíÜ/ O 

\rA hI :l) olífiíl '1 ' ; 

DIVO. CAESARI * DIVO 

AVG. VESPASIA i .^i .yn.. T- DIVI. F. CAE 

NO. CENSORl -m- ■■— nSARI. AVG. GEN 

MVNICIPIVM. MV «orí. MVNICIPI 

NIGVENSE. D. D, otñ; "V^- MVNIGVENSE. D. D 

L. AELIVS. PRONTO .:^mi(UCINVS. VÍCTOR 

DEDICAVIT fimy DEDJGAVIT 

Niebla, villa de la provincia de Sevilla, «ateza de condado y de 
trece pueblos de su jurisdicción, distante al poniente de su metróiroli 
doce leguas, y seis de Huelva, sobre el rio Tinto ó Acíge. Llamáronla 
Jos romanos Ilipla ó Ilípa^ y los godos Elepla tS Ekpa de los turdetar 
nos, donde P. Cornelio Escipion ganó una gran batalla ú los lusitanos 
el año 1 92 antes de la venida de Cristo; y fue la cuarta mansión del 
camino militar que iba desde la boca del rio Guadiana hasta Mérida. 

Acuñó una medalla de gran bronce que tiene en el anverso un ei- 
nete montado á eaballo, eorriendo acia el lado izquierdo, armado con 
casco y lanza en la mano derecha: en el exergo hay una A v una me- 
dia luna, y en el reverso dos grandes espigas á los lados, y en medio 
entre dos líneas se lee ILIPLA. ,. , 

Conserva Niebla algunos vestigios de su antigua población; pero 
no queda mas que una de las muchas lápidas é inscripciones romanas 
que antes tuvo, y dejó perecer el ignorante pueblo. Dice asi : \y. 

<^^' MINERVAE .^"i' " *'^; 

t-^ SACRVM .'!^"^' ,:;:; 

M. CVR....Vm. LONGINVS .^'|J 

^,.., AL....1IENSIS. DECVRIO ¡if^íib/; 

fiün^; ; ) ;üu fia obiúi ILLPV. .. .BON ,.1 iíf:; 

EDIT1S...DIBVS. CIRCÍENSIBVS 

■ ¡íñ'' .obnob-íT ( CVR. . .M 

> ftif eboJaí^H p, S. P. D. D ^^^ n'Kiil) n: oí kl?/ 



— -— 1-- — 1 

. . . ? -•(••> r 



Palom^rís, peqneña villa de la provincia y partido de Sevilla; dis- 
tante una legua entre poniente y mediodía de su ca])ital. Fue pobla- 
ción romana, pero se ignora su nombre: pertenecía á la región 7hrde^ 
tafia y y existen algunos vestigios de sus primeros edificios, j^ y ii<ijj< 



.íiUí 



PROVINCIA 15 í TIC A. \jS 

fi' i Palos, villa de la provincia de Sevilla y puerto del mar Atlántico, 
distante al poniente de su capital quince leguas. Por estar rodeada dé 
estero y lagunas la llamaron los antiguo^ Paliis Etrephaca, y PonipbJ- 
nio Mela OUntigi. Véase el artículo Moguer, donde se trata de ciertas 
monedas que se atribuyen á Palos. Conserva algunas minas y vestigios 
de su primera población, cuando pertenecía á los bastidos turdetanos. 
U' Parra (La), villa de la provincia de Extremadura en el partido de 
Badajoz, distante una legua de esta ciudad. Fue población romana en 
la región de los célticos heturienses , y estuvo en este convento Hispa- 
lense. Entre las reliquias de su antigüedad se encontró un pedestal de 
mármol que sirve de pila del agua bendita en la iglesia parroquial de 
este pueblo, con la inscripción siguiente: 

D. M. S 
HELVIA. C. F. MODESTA 
_ ANN. XL - - 
H. S. K S. T. T. L I 
L. BLATVS. CALPVRNIANVS 
MATRI. PIENTISSIMAE. CVRAVIJ :;^ 

Paymogo, último pueblo del arzobispado de Sevilla en la frontera 
de Portugal: los romanos le llamaron Finis, que pertenecía á los celtas 
beturienses. Fue la séptima mansión del camino militar que iba desde 
Gerez de los Caballeros, Esuñ, á Beja en Portugal. Mantiene algunas 
reliquias de su antigua población, y una lápida de caracteres descono- 
cidos que los sabios andaluces interpretaron Antubelí ó Andebelí et 
Marti sacrificantes domestici eunt, que parecen ser una dedicación al 
dios Andebalo ó Endobelo, á quien daban culto en aquella región. 
Véase Cabezas Rubias. Cerca de Paymogo y en un monte copió Rodri- 
go Caro esta inscripción, que encontró grabada en una piedra tosca. 

GLAVCVS. ALVQVII. F 

H. S. £ t!'-ifií) y, 

Peñaflor, villa de la provincia de Córdoba, situada en la orilla de- 
recha del Guadalquivir, mas arriba de la de Palma. En ella estuvo la 
anticua ciudad de Celti y municipio Celtitanum ó Celsitamwi, último 
pueblo de este convento Hispalense por aquel lado> en la región de los 
turdetanos. Conserva sus antiguos muros, algunos trozos de edificios 
grandes, y ruinas de un muelle ó amarradero junto al rio ])or donde 
subían desde Sanlucar las embarcaciones en tiempo de los romanos. 
El año de 1 75o se encontró en esta villa entre otras antiguallas un tejo 
«Tueso de barro cocido, en el que se figuraba un tablero como los de 
las damas, con estas letras estampadas en él: 




No se conoce mas que una moneda acunada por este pueblo. Es 

Mm 2 



n^6 y^ S I G Ü N D A ? P A R T E. 

de gran bronce, ^ tiene en el íinverso ¡tina ca})eza con morrión: la ])oca 
habilidad del artista no deja distinguir si es ¡de Marte ó de Palas; y en 
el reverso un toro eon estas tetras por debajo CELTITAN, que forman 
«1 adjetivo dei.Ce///. Es rarísimaíA nl:j:;.iií; h ?;;.■? ■ .i^üiuK» lÁ.yJ oin 
;,oi.,;Fueron muchas las lápidas con inscñpciones que se sacaron de esta 
viíía, con elsolo objeto de aprovecharse de la piedra^ y que ya no 
•existen, de las cuales cppiai-é aquí dos para que á lo menos exista su 
.memoria, y porque lo merecer) por lo que refieien. Ambrosio de Mó- 
jales copió esta primera, que -estaba en una arula. \.> , ¿oi v,\. lÁ 

abkiüpoTiüq.Bi^^^i :. pno DEO lOVE. MAX • • . '3, p !..a. H,r« 

POPVL. PAGANDO 

FVLGVRIBVS 

EL ISIVBE. ERVMPENTIBVS 

VENEREM. AVG. CVM. PARERGO 

ítem. PHIALAM. ARGÉNTEAM, 

AEMILIA. RVSTICI. F. ÍTEM. TABVLAM 

r. , „. ARGÉN. M. ANNIVS. CELSITANVS .r- , / 

,^v. .uí h £b.TEST, SVO. POST. MORTEM. AEMILIAE, .fe,,,,, 1 uh 

o¿4) v.dl oiíp íii^^TEMISIAE. VXORIS. ET. HAEREDISoí/J . A 

Va \WíiV..vK Q •^í^.ióAEMILlA. ARTEMIS. SATTRA. POS .?. ^6i fiM|» >oí>¡3 
k nobti'úíj-^b fian EADEMQ.. DE. SVO. aNNVLVM ^a^^,^,.. \',uA:C\. 
.noí¿>*n r.Í!;;ipii íiILVREVM. CVM.^ OEMMA. MELIORE '' ' ' \ ;>)¡b 

Él.decír iesia id tima inscripción M. jániíius Cstófl/zwí da motivo para 
creer que <^/// se llamó también Celsita^ y se comprueba €on que 
don Livinio Leyrens, comértíante flamenco y numismático instruítlo, 
á quien yo conocí en Sevilla el año de i77o, tenia en su monetario 
una medalla que representaba «n el reverso un javah', <5on estas letras 
por debajo CELSITAN, -b fil ob vy c . i\ ?A^in . jjO ít^u ;¡.írm 

^,,■ Otras inscripciones quedan en esta villa, que aunqoe no son i^e^^ 
gráficas son dignas de conservarse, como la que está grabada en la ba»^ 
^ una estatua, y sjrve de pila en la pari*oquia. Dice asi: 

.j|,:,oi. n.v, oiT Ir. .>j<„ YicTORIAE. AVG. ATICVS ■'''"; / V'8 

.,.: ,fo.n«„=^ FABI. NIGRl. F. FIRMO '^.l'^'- ' "•'■■'!: 

OJO! s<^{Uh\ v.\v', i)i.\\ rh i^ww \A 

9¡. ; . (x,:>ldnj i.FTiNITIS. ,LU AVG>^STALES , „,,„,, ^j, „^^^^, ^_^ 

Esta otra esc^dpida en un cipo de mármol con el símpido y la pa- 
lera, que también sirve de pila de agua bendita en la misma iglesia. 

b. M. S 
LVRÍVS. FORTVNIO. VIXIT 
/^ .,j,,. , ANN. LX. Í.J.,S. S. T, T. L .„ ,,,,,^^^ ^^ ^ ^r 



P ^Sftí^C M? B i T I d A. ¿75^ 

Y otra en una basa de mármol blanco», colocada en la liuerta de la 

j)roj)ia Iglesia. ..,..., 

Q. AELIO. Q, F. OPTA'fo. AELIA 
Q. F. OPIATA. E. TESTAMENTO 
poní. IVSSIT. G. APPIVS 
SVPERSTES. ANINIYS. MONIANVS 

n'M/::::r 
Ceití fue la quinta, mansión del camino romano que iba desde Se- 
villa á Mér^jda. 

Peña de la Sal, aceña situada en la orilla derecha del Guadalqui- 
vir, ep el término de Alcolea y en la provincia de Sevilla, distante de 
la capital siete leguas rio arriba, al norte. Ya se drjo en el artículo de 
Alcolea del Rio que habia estado en esta villa el municipio Flavio 
^rveiise ó Ardense; y como esta aceña está en su territorio, los sabios 
geógrafos modernos atribuyeron también sus ruinas al mismo munici- 
pio como parte de su antigua población , y que pertenece ahora á la 
misma é inmediata villa. 

Las ruinas y antigüedades romanas que se conservan cerca de la 
aceña son muchas y de diferentes clases, á saber: paredones enteros 
de argamasa, cimientos de edificios, y fragmentos de tejas: el trozo de 
una fábrica, que parece templo, fortaleza ú otro edificio de los públi- 
cos: un cubo redondo de muralla, y otro cuadrado. En lo mas alto 
del terreno hay una cueva, por la que se baja á un sepulcro ó panteón 
de familia, que los romanos llamaban Suggrundarium , en forma de 
sala con nichos en derredor; y rastros de una fundición de metales, 
con varios utensilio^ de su arte y escofias. Y en la parte llana otras 
ruinas con acueductos' y arcaduces de barro durísimo. Sobre un collado 
que domina al rio, la mitad de un arco magnífico, varios torreoncillos, 
y trozos de muralla; y acia poniente loS fragmentos de un edificio 
cuadrado que mantiene los dinteles de piedra de una ventana, y labo- 
res de buen gusto de arquitectura. 

^■' Bajando'-al rio ¿e veri otras riiinas de grandes edificios, ínas párQ- 
doneá, cimientos, bóvedas, jéstanqu es y' sepulcros.' Se desenterró en este 
sitio no hace muchos años tina vasija de barro cocido, bien conservada, 
de vara y media de alto, con su cuello angosto, ancha y redonda en 
el medio, con sus dos asas de la misma materia, termirtando por abajo 
en punta delgada. Rodeaban el cuello estas letras QVAK(!^I0NIS, que 
dirán tal Vez la oficina en que se ejecutó, ó el noinbre del artífice que 
la hizo. •' '• i , -. ...... \, 

Don Tómaá Andrés dé Guíeme, ' académico dé la real (Je Ja tíísj- 
toria, que vivió algunos años en Lora, y registró Con inteligencia todas 
las anúgtiéd^des romdtías que quedan en los pueblos dé onílas del 
Guadal^uivífpor aquél lado, halló en'las i ninas de este sitio una ins- 
cripción qué <lice asi: , . , . ... . ^ u 

^•! ja:/-' - r.v<<niviz U^\.M\:^ ,'UH ) ' < "'--^ mx^\iH 

rv ^oáim^ -'1<}. FVLVIO. Q'^ M> t - ^.t u^ ,ítíüv,H sb oí>H 

,,: HT síf>B3 ^i^ nífLFVLVI. ATlTANr'P ' < '^'"'*^ ^^ ^Jí^koMJ.) 
VP í .ícilqf;'> ua <iÍQ. irvLVI. RVStlCI. N^^ ''■ ^'^^^^y" ^'"' ''^\ ' 

ü . V,^u..\L M.^^^L_ cARISIANo — tmrnu. 



ang j^lE, G U N D A P A; R T E. 1 

iú sb^t:)}/»! 4íi XI9 »^í^*i'- - PATRONO. ET 

PONTIFICI. OB. ME 
' RITA. CENTVRTAE .,^^ .. ^ 
ORES. MANENSjg^^ ' 
HALOS. ERQVES ' ^r^cj, , 
' BERES ARVABORES ' ' " ~ 
1SINES::::VRGVT 
->íí bbnyj ¿di 9MP on IN. LOCVM. QVEM. ORDO. M ^^-^[ 

F. A. DECREVIT. POSVERVNT. D. D 






-í'iP 



-Por Último, están encriistadas en las paredes de las casas que ha- 
bita la gente empleada en la aceña tres lápidas rojas de jaspe, con las 
tres inscripciones siguientes, que no dejan duda alguna del antiguo 
pueblo á que pertenecian. 

irn.. L aT;ai>n.i(i GENIo! M. F. A. I. CORA .íin^í -• 

NIVa TVSCVS. L. P. I . iboüi^íí ü : c^íí 



lu o!) ,.'U * ) üi 



üb o\o ; 

-ilflíífj 
OjftJ 



;i. 



ií.ks;í 



M. EGNATIVS. SIUI. LIB. VENVSTVS ,,^,.,,. .j, 

lililí. VIR. HVIC. ORDO. M. M. F. ARVENSÍS 
STATVAM. ET. ORNAMENTA, DECVRIONATVS 
,,. .,^ ,^ , DECREVIT í^b 



M. EGNATIVS. VENVSTVS. IK LOCVM. QVEM ; , 

■ :-^¡* ^^ DECREVIT. STATVAM. ET. SCAMNA 

' /r'l'n'j I jT^?^'^^^^^ ET. AREAM. MARMOR , ,;«;-? 

oi-Si^r ? fíb ROlitJf DE. SVA. PECVNIA. DEDIT um é^ V 

"^"PizANA (La), cortijo. /^e'rtíe Albaida. 

Puebla (La), villa de la provincia y partido de Sevilla, cerca de la 
de Coria, situada en la orilla del Guadalquivir rio abajo, distante dos 
leguas de su capital. Se cree haber estado en ella la antigua ciudad de 
'Massia^ cabeza de los massienos. En sus inmediaciones se conservan 
las ruinas y cinnentos de los hornos de ladrillos que fabricaban los ro* 
manos, y llamaban massaríes, nombre con que todavía se distinguen 
y aprecian en Sevilla los que son de mayor tamaño y de mejor cochura. 

Puebla de Guz.man (La), villa de la provincia de Sevilla, y plaza 
de armas en la frontera de Portugal, distante veinte y dos leguas de 
su capital. Llamáronla los romanos Prcesidium, porque entonces lo era 
y pertenecia á la región de los celtas beturieiises. Fue la primera man- 
sión del camino militar que iba desde la boca del rio Guadiana á Ma- 
rida. Todavía subsisten en ella algunos rastros de su antigua población. 

Puerto de Santa María (El), ciudad graciosa de la provincia y par- 
tido de Sevilla, en la costa del mar Atlántico, donde desemboca el rio 
Guadalete, al frente y á la distancia de dos leguas de Cádiz por mar, 
y de seis por tierra, y de diez y ocho de Sevilla su capital. Fue muy 
celebrada antiguamente con el nombre de Poríus Mnestheí y con el 



PROVINCIA BÉTIC A. a^^ 

Je Portus GacUlanus^ en la región de los hástulos turdetanos. No han 
quedado de sus antiquísimos y respetables edificios mas que algunos 
oscuros vestigios en el recinto de la ciudad y dentro del mar, y los 
cimientos del puente sobre el rio. Portiis GadUanus era la primera 
mansión del camino militar que iba desde Cádiz á Córdoba por Sevilla. 
Reina, villa de la provincia de Extremadura en el partido de Lle^ 
rena, llamada Regina en tiempo de los romanos, cuando pertenécia á 
la región de los célticos beturienses y á este convento Hispalense. Per- 
manecen en ella algunos vestigios de su antigua población; pero no 
una lápida que se llevó á Llerena, donde existe y dice asi: 

ih rffJíD.ff M. S laífn 1.1 

L. RVFINVS. PRIMVS. ITALICVS \ ^^^ 

D. REGINENSIS. AN. XXXX ^^ 

PABIA. CAMPANA. VXOR. M. M 
F.H.S.E.S.T. ^^;^^^^y^ 

En la ermita de nuestra Señora del Monte, sita en el término de 
Cazalla, hay otra lápida con una respetable inscripción que pertenece 
en todo á esta villa de Reina. Es dedicación de estatua j y dice de 
este modo: 

M. AVRELIO. ANTONINO. SEVERO. PIO 

AVG. FELICI. IMP. CAESARIS. L. SEPTIMI 'Í, "''* 

SEVERI. PII. PERTINACiS. AVG. FILIO .^'' ., 

ARÁBICO. ADIABENICO. PARTHICO \ !*!^^ 

MÁXIMO. BRITANNICO ol i! wn 

MÁXIMO. P. P . ni *,í, 

RESP. REGINENSIVM. MVOTA. NVMINl:,,,,^ ^ ^^^^^ 
EIVS. POSVIT ..^,v\ I>1 

Cerca de esta villa de Reina hay una dehesa, y en ella una ermita 
llamada San Pedro de Villacorza, donde se conservan algimas otras 
inscripciones relativas á Regina, por lo que creen algunos geógrafos 
modernos que antes estuvo en aquel sitio este antiguo pueblo. 

Regina fue la quinta mansión de la via militar que iba desde Se- 
villa á Mérida. 

Hubo otra Regina en el convento Gaditano, pues dice Plinio Ga- 
ditani Conventus civium romanorum Regina, pero se ignora el pueblo 
ó despoblado moderno en que estuvo. 

Rio-Tinto, aldea de Zalamea la Real en la provincia de Sevilla, dis- 
tante doce leguas de su capital. Tomó su nombre del rio que nace alli 
cerca llamado ^zige, y en tiempo de los romanos Uriuní^ porque 
quema y abrasa las plantas que encuentra, y es de color de aceche ó 
amarillo. Junto á esta aldea están las ruinas de los edificios que cons- 
truyeron los romanos para beneficiar las famosas minas de cobre que 
todavía siguen proveyendo á España de este metal. El año de 1 762 se 
encontró alli una lámina con una inscripción grabada en ella, sobre 
cuya inteligencia é interpretación se escribieron varias disertaciones 
muy eruditas; y otra en piedra el de i769. 



a8o S E G U N D A P A R T E. 

ííi- Saladillos ó FüF-Nte de la Mora, despoblado de la provincia de 
Sevilla distante una h^ua de Alcolea del Rio, y situado en la orilla 
del Guadalqfíivir. En él subsisten las ruinas de la antigua Odncia, que 
estaba en la región de los turdelanos, y conserva grandes trozos de ar- 
eáhiasa, sillares labrados, de los que se sacaron muchos para fábricas 
modernas. Rodrigo Caro encontró junto á Santiponce la siguiente ins- 
cripción que pertenece á Oáueia, -■ - 

on <mri ;nmofiído.: CORNELIA. L. F. ODVCIENSIS ui 

:oib y HVIC. ORDO.é»>i»»¿wA->*^^ j> í.]íI»í..í ímau 

El mismo Caro copia otra inscripción que dice estuvo en la esquina 
del postigo de la carnicería de Sevilla, y por corresponder tan/bien á 
Oditcia la pongo aqui. ^ MA .ríí^/ .'ñO¿ííi Xi 

•^C. AELIO. C. F. C N. QVIR. 
AVITO. LINTRARIORVM. OMNIVM 

í>b oniítiiñí í'3 09 BUZ ,oJ.. í; PATRONO ,^.^^ 

9..f|..imT mp tioia<|i:LlNTRARII. CANAMENSES ^,^ .„, j 

üb 9'3ib y: ,» ODVCIENSES. NEMENSES 

Otra inscripción casi igual á la primera hay en Lora del Rio. Véase 
su artículo. 

Salmedina, punta de tierra en la costa del mar Adántico, en la pro- 
vincia de Sevilla y en el término de Sanlucar de Barrameda. Se cree 
haber estado en ella el Castdluin de Ebura ó de Ebora, que pertene- 
cía á los bastidos turdetanos. Todavía se ven en dias claros las ruinas 
de su antigua población, que están muy adentro del mar. 

Salteras, villa de la provincia y término de Sevilla, distante dos 
leguas al poniente de su capital. Fue la antigua Pesida de Tolomeo en 
los turdetanos. Mantiene restos de su primera población, y algunas 
inscripciones romanas. Una es sepulcral de Lucio Farino, duumviro 
de Pesuíuy y otra es como se sigue: 

«9rlJO ¿ÜUiiJ.:,^ ÍJhi iUrtiltX) ^Afi 

¿oU.ir:.....DTVÍ MARCI. FILI......MODI. FRATRI 

SEPTIMIO. SEVERO. FIO. IMP. MÁXIMO. ARÁBICO. ADIABENICO- 
"'^^PARTHICO. MAXmO. PONTIFICI . . . RiB. P0...1I. P. P. PROCOS . . 

reí. pos. SPAR. D. D aUHí;i|6 *i vil / 

Salvatierra, villa de Extremadura en el partido de Badajoz, dis- 
tante nueve leguas al mediodía de Mérida, y una de Salvaleon. Dicen 
que se llamó en lo antiguo P^ama. Perteneció á los célticos heturienses 
y á este convento Hispalense: tiene vestigios de sti ])nmera población 
romana, entre los cuales se desciibrió esta inscripción sepulcral: 



» tíflt 




D. M. S 




í>np riií'jKi 




q. ANTONIO. SEVERO 




tJ' i:d\ I 




VAMENSI 




srfr-.. 




AN. XXXXVII 




'• 


Q. 


ANTONIVS. SEVERIANVS. FILIVS 








PATRI. PIISSIMO. F.Oj) jíiJo / :.; 


;;Jíbíil9 



PROVINCIA BÍTIC A. a8i 

San Bartolomé del Villar, despoblado de Extremadura, cerca de 
Fuente de Cantos, en el que estuvo la ciudad de Contributa-Julia de 
los célticos heturienses, y en el que se mantienen los 'vestigios de su 
población romana. Fue Contributa la novena mansión del camino mi- 
litar que iba desde la boca del Guadiana á Mérida. Se encontró ea 
este despoblado la inscripción siguiente: 

PATRIA. CONTRIBVTENSES ' , 

T. IVNIVS. T. F. GAL GRASSIDIANVS 
P. ANNOR. L 

TERENTIA. PITHNE. MATER. ANN. XXXX 'i*3 

T. IVNIVS. T. F. GAU FVNDINVS. ANN. XVIII 

Sanlucar de Barrameda, célebre ciudad de Andalucía en la provin- 
cia de Sevilla, en la costa del mar Atlántico, y en la desembocadura 
del Guadalquivir, distante catorce leguas de su capital. La llamaron 
los antiguos Luciferi fatium, por el famoso templo que tenia consa- 
grado á Venus, lucero vespertino; y Pomponio Mela Junonis ara, por 
la que habia alli dedicada á esta diosa. El mar, el rio, el tiempo y la 
incuria de los naturales destruyeron y aniquilaron los grandes edificios 
que la adornaban, de modo que apenas se perciben sus vestigios, ni 
los de las demás antiguas poblaciones sus vecinas Oleastrum (Rota), 
Turris Cepionis (Cbipiona), ni de la isla Tartesio, que rodeaba el 
Guadalquivir poco antes de salir al mar, en la que estaba el monu- 
mento ae Gerion, trabajado con el escoplo, como dice el mismo Mela. 

Se conservan ocho medallas , que aunque no tienen el nombre del 
pueblo en que se acuñaron, pertenecen, según todos los numismáticos^ 
á Sanlucar de Barrameda, ó Luciferi fanum, 'i¡i> 

Dos son de mediano bronce. En el anverso de la i ^ está la cabeza 
de Vulcano con barbas y birrete, mirando al lado derecho, con tena- 
zas y caracteres desconocidos por detras , y rodeada la medalla de una 
corona de laurel; y en el de la 2.* mira la cabeza al lado izquierdo, 
varían la forma del birrete, aquí sin punta, y la colocación de las te- 
nazas y caracteres en el lado opuesto. En el reverso son iguales, pues 
contienen el rostro de Venus ó Astarte, muger de Vulcano, con rayos, 
y con la pequeña diferencia de que el de la i.* descansa sobre una 
peana, y el de la 2.* tiene cuello: ambos rostros están de frente. 

Tres son de pequeño bronce. La i.* y la 2.* tienen en el anverso 
la misma cabeza de Vulcano, mirando al lado izquierdo, con las tena- 
zas por detras , y los caracteres por delante ; pero las tenazas y caracte- 
res de la 3.^ están todos por detras. El reverso de las dos primeras 
es como el de la 2.* de mediano bronce; y el de la 3.* presenta en el 
medio un astro grande ó lucero vespertino, rodeado de una diadema 
de mirto. 

Las tres restantes son de mínimo bronce, y tienen también en el 
anverso la cabeza de Vulcano con su birrete, vuelta al lado izquierdo; 
pero varían en la colocación de las tenazas y caracteres. La i .* presen- 
ta las tenazas por delante y los caracteres por detras: la 2.* media luna 
por delante; y la 3.* las tenazas por detras. También hay variedad en 

Nn 



a8a SEGUNDA PARTE, 

los reversos. Ea.el de la i.^ se ve un templo de cuatro columnas con 
un astro en el tímpano del frontón: en el de la 2.^ un cerdo con otro 
astro en lo alto; y en el de la 3 ^ otro cerdo con una D encima, y otra 
D debajo, que quieren decir por decreto de los decuriones, Y estas son 
las únicas letras romanas que contienen estas ocho medallas. 

Sanlucar la Mayor ó de Alpechín, ciudad antigua de la provincia 
de Sevilla en el Aljarafe, distante cuatro leguas al poniente de su ca- 
pital. Dícese que antes de la dominación romana se llamaba Ara Hes- 
peri^ nombre que conservó hasta que César le dio el de SoUa ó Solluco. 
Pertenecia á la región de los turdetanos, como dice un epigrama que 
estuvo grabado en una torre de esta ciudad, y que existe trasladado 
en el protocolo de la fábrica dp una de sus tres parroquias. El último 
verso dice asi: 



-¡I 



tVlL' 1 



Qiiod tuis Jrísy Hespere, nomen erat. 



flcrirMantiene ruinas y vestigios de edificios antiguos, é inscripciones 
romanas, el trozo de una posterior, que manifiesta haber habido allí 
una estatua del sol, y la lápida de mármol que la con tenia está en la 
pared de la iglesia de San Eustaquio, patrono de la ciudad. Dice asi: 

¿0{C)í«ií>'i ;<jbüuig 

la ,?m^ú¿^yf%m AEDEM. STl. M. EVSTACHI uii i.\ .. 

,(r>3oH) suivv\M>^V^ SIMVLACRO. SOLIS. EVERSO 

h )•''' ■ "■ ' ^ 

-fífíSe encontró en esta ciudad un jarro de barro cocido con esta mar- 
ca EX. OFia SOLLVCORVM, y otro con «stas letras en el cuello 
SOLLVCO. 

^;>.. Don Juan Matías Gallegos, natural y cura de esta ciudad, sugeto 
curioso é instruido, descubrió en Benazuza, hacienda torreada é inme- 
diata á esta misma ciudad, una lápida con esta interesante inscripción: 
-6a9>t ao'^ -oíboT 

Enu ob ill^ímu : : F. AEMILTA A. L H. S. E 
.obioifjpxi obnl ; P- MARCIVS. ÍNTER. MENVBAE 
-9J 2£Í sL no£3fi00 RlPAM. ET. LVCVM. AMPLISS 
89ijq ,afíffii»gí fío?. SOLIENSIVM. ORDINIS 

(20(;in noD .oaeoí INDVLGENTIA. ACCEPTO. LOCO 
snrj sidof i\?s^r' p a c. B. M. D. P 

-cnLÍnscripcion interesante, digo, porque comprueba que SoUa era el 
nombre antiguo de esta ciudad, y Meniiba ó Meimha el del rio Gua- 
diamar, que corre por alli cerca á juntarse con el Iktis ó Guadalquivir. 
' San Nicolás del Puerto, villa de la provincia de Sevilla, distante 
de su capital quince leguas al norte, llamada asi por estar en uno de 
los puertos de Sierra Morena: se llamó también en lo antiguo Fortú- 
nales, y pertenecia á la región de los célticos beturieiues, 

San Pedro de Villacorza, ermita. V. Reina, villa. 

Santiponce, pequeña villa de la provincia y partido de Sevilla, dis- 
tante una legua al poniente de su metrópoli, y en la orilla derecha del 
Guadalquivir. Llamáronla en lo antiguo Sanctius ó Sa?2tios, hasta que 



PROVINCIA BJSTICA. 383 

Escipion el Africano, después de haber arrojado dé España á los car- 
tagineses, juntó en esta antigua ciudad, el año 547 de la fundación 
de Roma, todos los soldados romanos que habian quedado estropeados 
de las anteriores batallas, dándole el nombre de Itálica y el derecho 
de municipio, en la región de los turdetanos. Todavía llaman Campos 
de laica al terreno que la rodea. Los emperadores Trajano y Adriano, 
naturales de esta misma ciudad, la elevaron después á colonia romana. 
El vulgo la llama Sevilla la vieja porque está cerca de Sevilla, como 
acostumbra hacer con otros pueblos y despoblados en que hay ruinas 
antiguas, y están inmediatos á grandes ciudades. 

He corrido y examinado en varias ocasiones el terreno que ocupó 
Itálica^ desfigurado ahora con un olivar, en el que se tropieza á cada 
paso con trozos de columnas, de capiteles, de basas, de cornisas y de 
otros miembros de arquitectura, y se ven los cimientos y paredones 
de temj)los, termas, teatro, muralla, y de otros edificios púbI¡QQ§.í:O0 
que estaba enriquecido este célebre municipio. |.v'> ^rr^i^^r^, 

Pero las ruinas que sobresalen entre todas son las del anfiteatro, 
situado al norte y algún tanto separado de la antigua población. Si^ 
materia es de piedra y de fortísima argamasa, y su figura elíptica. El 
diámetro mayor de oriente á poniente es de 29 1 pies castellanos, y el 
menor de norte á sur de 2o4- Subsisten las quince gradas horizontales 
y paralelas que le circundan en lo interior: cada una tiene 2 pies de 
alto y i\ de ancho. No las dividen precinciones, señalando clases para 
la nobleza y la plebe, como en otros teatros y anfiteatros romauosj 
pero tiene cúneos en diminución y en forma de cuñas, por los qne 
bajaban los espectadores desde lo mas alto hasta el podio á ocupar sus 
asientos. Son diez y seis los cúneos, ocho en cada lado, con muchas 
gradillas de un pie de alto y de otro de ancho cada una. 

Está fundado este gran edificio sobre bóvedas. La primera tiene 
cojjiunicacion con el podio, en el que se colocaban los magistrados, 
para que, estando mas cerca de la arena en que se lidiaban las fieras, 
pudiesen hacer observar el orden que se debía guardar en este espec^ 
táculo. Estaba el podio elevado de la arena mas de 10 pies, y tenia 
de ancho 9. El cañón de esta primera bóveda, que se conserva casi 
entero, está revestido de sillares, y su anchura es de 11 pies. La otra 
bóveda exterior es mas ancha, y sostiene, ademas de las gradas, la 
parte superior y exterior del edificio que existe. Hay otras dos bóvedas 
subterráneas debajo del podio, con dos puertas ó salidas á la arena, 
una en frente de otra, á las cuales se sube por dentro por dos escale- 
rillas de 9 pasos cada una, enlosadas con ladrillos de pie y medio en 
cuadro; y es de advertir que desde las mesetas en que terminan estas 
escalerillas se va á otros subterráneos, cuyo uso no puedo atinar, pues 
no parecen encierro de fieras, ni de malhechores condenados á ellas, 
ni descanso de gladiatores. 

Se descubren en la pared exterior de la bóveda principal unos tu- 
bos que bajan desde lo alto, y parecen haber servido de urinatorios. 
Se iba al anfiteatro por tres grandes pasadizos cubiertos, que se dirijiau 
á la puerta y fachada principal, de que no ha quedado rastro ni señal 
alguna, ni de todo lo demás exterior que le adornaba, y que yo me 

Nn 2 



aB4 ./SEGUNDA PARTE, 

figuro sería semejante en magnificencia á los de Roma, Verona y 
Nimes; pero permanece un trozo del primer j)asadizo que tiene 79 pies 
de largo y i8 de ancho, y pequeñas {partes de los otros dos: todo de 
piedra y de argamasa como lo demás del edificio. 

Del empeño que tendrian los dichos emj)eradoi'es en enriquecer y 
adornar su patria tiadie lo dudará, cuándo Dion Casio, hablando de 
Adriano, dice que dio á su patria grandes honores, y la adornó con 
dones grandísimos. Todo desapareció, y apenas ha quedado una ¡dea 
de lo que fue. Ck)n sus materiales se construyeron muchos edificios 
modernos en los pueblos del Aljarafe, el camino real que va de Sevilla 
á Badajoz, y pasa muy cerca del anfiteatro, en el que yo vi trozos de 
cornisas y pedestales convertidos en guarda-medas. Se adornó la igle- 
sia de los padres Gerónimos, parroquia de Santiponce: se aumentó Ja 
galería de antigüedades héticas que formó el celoso y benemérito ma- 
gistrado don Francisco de Bruna y Ahumada en uno de los salones 
bajos del alcázar de Sevilla; y hasta los extrangeros, aprovechándose de 
nuestro abandono, se llevaron bustos, lápidas, y otras preciosidades <le 
mármol y bronce, comprándolas alguna vez á vil precio. lu s i uwm 
El año de 1800 se descubrió en el pueblo de Santiponce titi pavi- 
mento mosaico de mas de 16 pies de largo y de 12 de ancho, que 
representaba un carro triunfal tirado de caballos, las nueve musas de 
medio cuerpo, adornado con una ¡graciosa orla <le grecas y de figuras 
geométricas. El año siguiente volví yo j)or tercera vez á Sevilla, é in- 
mediatamente pasé á reconocerle: le examiné y saqué su dibujo. Des^ 
pnes lo he visto publicado con exactitud por artistas franceses, <m^ 
también hubi?eron de dibujarlo. 'íÍh'íD esíc; i :)•>/; ',-a 

ü-'^ Debe haber otras muchas antigüedades por descubrir, que claman 
ptft" bien ordenadas excavaciones para ilustrar la historia romana y la 
de las bellas artes en España, y completar el número de aras, basas 
de estatuas, bustos, fragmentos de arquitectura, é inscripciones de to- 
das clases que están por alli derramadas, y que seria empresa larga 
copiar aqui. Solamente lo haré de una ú otra para ®o dejar este artí- 
euío sÍQ tan/itíiteresanfó requisito. 
i^r>'> .GV'') ;t r) o¿ ,,;. 

CIJO rJ . Vj I! c MARTIVS. APTLVS 

f;! ,}i6l).ii^ sfíí 9b MAGISTER. LARVM ''^^-'i 

.Bbovod .rf) aí^jo v ^ AVGVSTORVM. ET. GMl 

'TI ':^ ^'l ' • <^AESARIS. AVCVST 

-9ls3»9 P.Qli TOÍf 4yim') . j j 

li') oth'):a y twq ííb ¿ H. S. E _ 

««189 n.M?rniot orip n IN. F. P. XX. IN. kG. V. XX 

jJwUe B aobcíiebooo «vioi 

TEREWIAE. VXORI. DVLaSS. LAETITÍA ],. 

•o* aoi: ; OMN. GENItAE. ET. POPVLL MOERORE 

.^ohojnahjj EXTINCTAE. C. ELORIDVS. CONI. LVG. P 
m:u,^ií) o;. ^ v¡xiT. ANN. XIÍII. M. II. D. III. H. VIH 
,I^'í'»í ux oifóCTOBKirí^in) .;í! Oí, g T T L :ubnt y i;i'iOi.n d ■• 

»aio/ ■'.*)> r • ; ' ,J. .;..:>;.•;,. ;|b{> 



^^^^.^^^ . ^., 10 .fífliJ^iíí; 



PROVINCIA BOTICA. a85 

MAGNO. ET. INVICTO 
IMP. CAES. M. ANNIO 
FLORIANO. PJO. FELICI 

INVICTO. AVG. P. M U 

TRIB. POTEST. COS. P. P : - 

PR. COS. RESPVBLICA 

ITALICENS. DEVOTA *'^ "^ "^ . ^'^ 

" *'*"^ ' NVMINI MAIESTATI ' í'\"^ 

QVE EIVS DEDICANTE 

AVRELIO. IVLIO. V. P. A. V. P,j¿ ,, ^,,,,„, 
CVRANTE. AVRELIO 
VRSIANO. CVRATORE 
reí. ITALICENSIVM 



• t. ,1 



»iíi 



'/rJCínj: -!') Vfiít 

U: lii D. M. S , V 

í r M. VLPIO. HEVRETO. IN • nf> 

FANTI. SVAVISSIMO. QVI uvy 

VIX. ANNIS. V. MENS. III. >' . í d 
VIBIVS. ZOTICVS. ET. VAL.V e^>í^ 'Íá Bmbui 

SPONDE. PAR. FIL. DVLCIS. ü 

D. M. S 
M. ACAENAE. RVFO. C 
INFANTI. VIXIT. ME. III. D. V 

H. S. E. S. S. T. T. L 

.1 .s 

Itálica era la sexta mansión del camino militar que iba desde lá 
boca del rio Guadiana hasta Mérida por Andalucía, y el término 
de otro corto que habia desde Sevilla á Santiponce. 

Un municipio tan nombrado y protegido del imperio romano no 
podia menos de acuñar y tener monedas propias. Son trece las que se 
conocen de todos módulos y de diferentes cuños. 

Una es de gran bronce: tiene en el anverso la cabeza de Augusto 
con corona de rayos, mirando acia el lado derecho, un astro en lo al- 
to, y el rayo de Jii¡)iter delante: se lee enderredor PERM (issv) 
AVG(usti). DIVVS. AVGVSTVS. PATER. Y en el reverso la figura 
de una matrona sentada en una silla, é inclinada al mismo lado, con 
un corazón en la mano derecha y una vara en la izquierda. Está gra- 
bado en el exergo IVLIA5 detras AVGVSTA, y delante MVN (ici- 
pium) ITALTG (um ó ense). 

Seis son de mediano bronce. La 1.* y la 2." presentan en el an- 
verso la cabeza sin corona de Augusto, que mira al lado derecho, con 
estas letras enrededor PERM. AVG. MVNIC. ITALTC. Se diferen- 
cian en el reverso. La i .* tiene la figura de un sacerdote en pie y cu- 
bierto con el manto, con la patera en la mano derecha, y con un glo- 



a86 SEGUNDA PARTE, 

bo á los píes: se lee por delante GEN (io) POP (ull); y por detrás 
ROM (ani). La 2.* un soldado armado, en pie y apoyado á una lanza, 
con el escudo en el suelo: delante se lee ROMA. La 3.^ tiene en el an- 
verso la cabeza de Augusto con corona radial, y esta inscripción: 
DIVVS. AVGVSTVS. PATER; y en el reverso una ara de tres antas: 
se lee encima MVNIGIP. ITALIC.; debajo PROVlDE]NT(iae), y á los 
lados PERM. AVG. La 4-^ en el anverso la cabeza de Livia, vuelta al la- 
do izquierdo, y en rededor PERM. AVGVSTL MVWICIP. ITALIC; y 
en el reverso la figura entera de la misma Livia, sentada acia el pro- 
pio lado, con patera en la mano derecha, una lanza en la siniestra, y 
estas letras por delante AYGVSTA. La 5.^ y la 6.^ presentan en el 
anverso la cabeza desnuda de Tiberio, mirando á la izquierda, con 
esta inscripción TI (berius). CAESAR. AVGVSTVS. PONT(ifex) 
MAX(imus) IMP(erator); y en el reverso una ara con este rótulo 
grabado en ella PROVIDENTIAE. AVGVSTI; y con este otro en re- 
dedor PERM. DIVL AVG. MVNIC. ITALIC. Sobre el ara de la 6." 
hay esta contramarca PR. 

Las seis restantes son de pequeño bronce. La i.* y la 2.^ manifiestan 
en el anverso la cabeza desnuda de Augusto, mirando al lado derecho, 
con esta leyenda PERM. CAES. AVG; pero varían en el reverso: 
la I.* tiene la loba dando de mamar á los dos niños Rómulo y Remo; 
encima MVNIC, y abajo ITALIC; y la 2.^ un Capricornio, una cor- 
nucopia y un timón, con la inscrij)cion anterior. La 3.^ y la 4.^ presen- 
tan en el anverso la cabeza de Tiberio, que mira á la derecha, con es- 
tas letras PERM. AVG. La 3.* en el reverso la cornucopia con un glo- 
bo: y la 4.^ lo mismo, sin él , y en ambas MVNIC. ITALIC. La 5.^ 
tiene en el anverso la cabeza de Germánico, que mira al lado derecho, 
con esta leyenda que la rodea GERMANICVS. CAESAR. Tl(berii) 
AVG (usti) F (ilius). La 6.^ representa la cabeza de Druso, que mira 
á la izquierda, y enderredor dice DRVSVS CAESAR. TI. AVG. F. En 
medio del reverso de ambas hay una ágila legionaria, un estandarte, y 
los demás signos militares; y en medio de ellos y á ios lados se lee 
PER. AVG. MVNIC. ITALIC. 

, Santos (Los), villa de la provincia de Extremadura en el partido 
,4e Llerena: fue, población romana del convento Hisj^alense, y estaba 
en la región de los célticos heturienses. Conserva algunos vestigios d^ 
ella, y una lápida de mármol adornada con molduras y foll;i<^es, en 
Ja qMC. está gr^l^íMvW e§ta inscripicipn : , ._^ , , ,.. ^,, ,,u. >. , .ujj 

C. VAKmiO/PlElSÍTÍSS. VIRO. FLAMINALIj Vj*^^^^ 
iu., ,...• , ra,'I'R(>VlNCIAE. BAETICAE. ANNORVM. LXX ,¿^'";,„ ^\, 
-mn i;J^;q .,biSApiNWvFX4IWIA.;FJUA. FECIT , ,, ,,a ^o^,^^l^:^ nii 
-bil Wlf. -mvM^ V ../,TfíV:)Y^..:r:':.b :AU71 i,.m-)Xo U n. ..^i;rí 
Sarracatin ó Zarracatín (Cortijo de) de la j)rovincia de Sevilla, 
.ea el término de Utrera, distante y al mediodía de esta villa dos leguas 
y media. En este hermoso y fecundo terreno hubo una ciudad ronjana, 
que fue municipio, á la que llamaban Siaro ó Searo, perteneciente á 
la región de los túrdidos. Estuvo cercada de murallas, y hubo en ella 
estatuas^ pedestales con inscripciones^ de las cuales quedan repartidas 



PROVINCIA BÍTICA. 187 

algunas en otros cortijos inmediatos , en- que se dividió aquel campo 
después de allanadas las ruinas de la antigua ciudad , con los nombre^ 
que ahora tienen de Sarro de mano derecha , y Sarro de mano ¡z-> 
quierda. 

Existe en el cortijo de Suerte Lozana la siguiente inscripción geo- 
gráfica : i i;l £. OQiJm i ! V noii 
MECILTAE. P. F. HERENNíANAE 
T. AELIVS CLODIANVS. VXORl 
CARÍSSIMAE. ACCEPTO. LOCO 
AB. SPLENDIDISSIMO ORDl 
NE. SIARENSIVM. PECVNIA 
SVA. POSVIT 

En el otro cortijo de Gómez Cárdena, también contiguo como el 
anterior al de Sarracatin, permanece otra inscrijícion que no copio 
por ser larga, y por estar maltratada en partes, gastadas las letras; pe- 
ro se leen estas con claridad : 

MVNICIPIO. Ñ. SIARENSI. 

Y en la torre de este mismo cortijo de Gómez Cárdena hay una 
lápida de mármol que conserva estas otras letras í 

ORDINE. SIARENSIVM 
POSVIT 

Siaro ó Searo acuñó monedas. Son de mediano btonce las dos qutí 
conocemos; pero de distinto cuño. La cabeza que hay en el anverso 
de la una es varonil, desnuda; pero la que está en el de la otra es de 
Hércules, pues se conoce bien la piel del león. El reverso de ambas es 
igual : tiene dos espigas tendidas desde el lado derecho al izquierdo, y 
en el medio , entre dos líneas horizontales y paralelas j se lee SEARO. 
Segovia, despoblado de la provincia de Sevilla, distante una le- 
gua y al norte de Carmona , junto al rio Corbones ó de las Argamitas, 
donde en lo antiguo hubo un pueblo llamado Sílices ó Silicense, En es- 
te sitio hubo una ciudad que tenia el mismo nombre que ahora tiene 
el despoblado, y correspondía á la región de los türdulos, y á la que 
se retiró indeciso Q. Casio desde Córdoba, después de haber levanta- 
do el cerco, sobre que partido había de tomar, si el de César ó el de 
Pompeyo. Apenas se perciben los vestigios de su antigua población, 
cuyo terreno feracísimo pudo allanar el arado con mas utilidad oue la 
de la conservación de sus ruinas. nt;»í? * 

Rodrigo Caro afirma que tuvo una medalla acuñada en esta ciu- 
dad, y que graba en su obra de las Antigüedades de Sevilla y de su con- 
vento, al folio 160. "Tiene, dice, por la una parte un toro, y encima 
»un pájaro ó estrella, que no se pueden bien divisar: por la otra parte 
»una puente con un edificio encima á manera de torre • y en lo bajo estas 
«letras SEGOB." No hay que atribuirla á la Segovia de los arevacos, 
célebre ciudad episcopal de Castilla la vieja, porque no le pertenece el 
toro ni el puente , que no debe confundirse con el insigne acueducto que 



a88 SEGUNDA PARTE, 

tanto la distingue. Mas bien creo que le corresponda una de las dos 
que dije equivocadamente en su artículo, pertenecía también á esta 
otra Segovia Bélica. Tiene en el anverso una cabeza de muger, que 
mira al lado izquierdo, con estas dos letras C. L, que se pueden inter- 
pretar Cmtas Libera-^ y en el reverso un ginete montado, con mor- 
rión y lanza en la mano derecha, corriendo acia la izquierda (i): mo- 
neda de mediano bronce, rarísima^ pero es mucho mas rara la an- 

te'ior. 

Serpa , villa del reino de Portugal , confinante con la de Paymogo, 
en Andalucía: perteneció en lo antiguo á este convento Hispalense y 
á la región de los célticos beturienses^ y conserva su primitivo nombre 
y sus murallas romanas. Fue la sexta mansión del camino militar que 
iba desde Gerez de los Caballeros á Beja, en Portugal. Hay en esta villa 

la inscripción siguiente: 

D. M. S vAix 

FABIA. PRISCA. SERPENSIS 
C. R. AN. XX. H. S. E. S. T. T. L 
C. GEMINIVS. PRISCVS. PATER 
ET. FABIA. CADILA. MATER 
oífíoí POSVERVNT 

Settefilla, despoblado de la provincia de Sevilla y en el término 
de Lora, distante dos leguas cortas de esta villa, y media al norte del 
rio Guadalquivir, y situado en una altura, llamada antiguamente 
Mons Ariorum , que domina el rio y sus inmediatas campiíias. Hay en 
la cumbre una llanura capaz de contener una mediana población, y 
fue la de la ciudad de Aria^ en la región de los turdetanos. Se divide 
el recinto en dos partes por una muralla que le atraviesa, y en ambas 
subsisten grandes trozos de muros, y una fortaleza con sus torres arrui- 
nadas, edificios subterráneos, cisternas y baños. En el llano que que- 
da fuera de las murallas se descubren vestigios de otros edificios, espe- 
cisdmente donde dicen Mesa del Membrillo. 

/-.r^iMons Ariorum fue la séptima mansión del camino militar que sa- 
lla de la boca del Guadiana, y rodeando por Andalucía terminaba en 
Mérida. 

Aria acuñó monedas. Son tres las conocidas. 

Una, que en lo grueso excede á las de mediano bronce, tiene en el 
anverso una cabeza varonil, mirando al lado izquierdo, delante una es- 
piga, y detras una figura en esta forma ¡r , que es símbolo del rio 
Guadalquivir, según oj)ina Rodrigo Caro; y en el reverso un sábalo 
tendido acia el mismo lado izquierdo: se lee debajo ARIA, y encima 
CVNB , que Florez dice pudo interpretarse Civitas Victrix JSobilis. 

Las otras dos son de pequeño bronce, y no se diferencian de la an- 
terior, ni entre sí, sino en que les falta la espiga del anverso, y en que 
en el reverso las cuatro letras de encima están de este modo CVINB , y 
también en que en una el sábalo va acia la derecha , y en otra á la iz- 
quierda. Todas tres son rarísimas. 



■ (i) y con e«U» letra* en el exergo SEGOVIA. 



PROVINCIA BÉ TIC A. ^ 

Se encontró en este despoblado la siguiente inscripción: .íHiüi 



áií 



ülUV 



EX. TESTAMENTO. SATVRNINI. RVFI 
F. SERGIA. SALVIA. LIB. ET. HERES. LAGVM. ET 
AERAMENTA. F. C 

/.I, i /"? .1 .O 
SiDUEÑA (Las Huertas de), asi llaman un sitio que está en la cum- 
bre oriental, que da vista al mar y al puerto 4e Santa María, entre Ge- 
rez y este mismo puerto, conocido también con el nombre de nuestra 
Señora de la Piedad. Aqui es donde los críticos modernos fijan la anti- 
gua ciudad de y4sido Ccesariana, contributa de Jsta (y'Asindum^ co- 
mo la llama Tolomeo, perteneciente á la región de los turdetanos, por- 
que aqui se descubrieron ruinas y otros vestigios de población romana 
que lo confirman. Ib áouo • Vj-mV a! .n lo 

Acuíió monedas Asido , y el P. M. Florez publicó cinccK : u;-.í> ík>3 

La I.* y la 2.* son de mediano bronce: tienen en el anverso una 
cabeza varonil con diadema, al parecer de cintas enlazadas, mirando 
al lado izquierdo , con estas letras por delante ASIDO ; y en el reverso 
un toro saltando acia el mismo lado, con media luna en lo alto, y en 
su centro un astro de cuatro rayos en forma de cruz, y en lo bajo hay 
caracteres desconocidos. 

La cabeza del anverso de la 3.^ es diferente; no tiene cuello ni 
diadema, y se lee por detras ASIDO. Su reverso es igual á los de las 
anteriores ; pero sin media luna ni astro, y en su lugar tres letras des- 
conocidas, como las que tiene abajo. 

El anverso de la 4«* y de la 5.* figura el toro con el sol de ocho 
rayos encima , y en el de la 5.* hay una contramarca de letras también^ 
desconocidas. En el reverso de ambas se presenta un delfin con media 
luna en lo alto , y en su centro un punto , y debajo el caduceo y las le- 
tras desconocidas. Estas tres últimas monedas son de pequeño brjQOCf^ 
desiguales en el grueso, y muy raras. r, ^^f - ; -, , 

.j Tala.vera la Real, villa de la provincia de Extremadura en el par- 
tido de Badajoz. Se llamó en tiempo de los romanos Dippo : perteneció 
á los célticos beturienses y á este convento Hispalense. Conserva algu- 
nos vestigios de población antigua , y fue la octava mansión del camino 
militar que venia desde Lisboa á Mérida. 

Talca (Los campos de), que están en los alrededores de Santiponce. 
Talca tiene algo del nombrp. /ífl/iba , cuyas famosas ruinas y antigüe- 
dades están derramadas por los mismos campos de Talca. /^.Santiponce. 
. Tejada, despoblado de la provincia de Sevilla, entre las villas de 
Niebla y de Santiponce , distante ocho leguas de la capital. De los geó- 
grafos antiguos unos llaman Jtacci, otros Tucci, y Tolomeo Ptucci ó 
Tunge á una ciudad de los turdetanos^ cpe, según las señas de su situa- 
ción, corresponde á las ruinas que existen en este despoblado. Con los 
materiales que se sacaron de ella se construyeron muchos edificios mo- 
dernos en los pueblos vecinos de Paterna y Escacena , ambos con el 
sobrenombre del Campo. 

Este Tucci era la quinta mansión de la via militar que iba desde la 
boca del rio Guadiana hasta Mérida , por la Andalucía baja. Y de las 
ruinas de Tejada se sacaron también varias lápidas con inscripciones 

Oo 



a9o SEGUNDA PARTE, 

romanas, que estaráo en los dichos pueblos. Una de ellas se trajo á Se- 
villa, y dice asi: ^ ^^, ^^ tai ^i» 

-> r r//:.M /^qvir. SENI. ll vfe^^ ' A!Oíí38 .1 
nil. CORNELIA ^ 
Q. F. FABVLLA ^ 

.mti>*- <»* ';»-> ^5 pATRI. PIENTIS ' ' 7^ ^lu^ ^ aí t.o 

* TociNA, villa de la provincia de Sevilla, situada en el margen iz* 
miierdo del Guadalquivir, distante siete leguas de su capital. Muchos 
anticuarios modernos dicen que ñie uno de los ])ueblos conocidos con 
el nombre de Tuccíj otros dicen que se llamó Tuccilla , y lo pruebap 
con esta inscripción^" <í n'>{oÍí .- . í ¡^^ y; ^^s^a , i.i/ytf<.»ti uuíjjA 

obíiKu.u ,?j IMP. CAESARI. GETAE. SEVERO. AVG . Waíyuw ixsdfio 
oatuwri) 11' DIVI. SEPTIMII. SEVERI. PII. PERTINACIS ;íjr>.\i obfi Ii5 
flt) y e*>'^''' ^'^ *AVG. ARABICI. ADÍÁBENICI. PARTHICI i)-:!''^'^ cifvj «íi 
Yfid\>ir.-[ oi MAXIMI. PACATORIS. ORBIS. FILIO ; -'Í^í- «;•' ' '';'>^> «« 
ET. M. AVRELL ANTONINL IMPERAT ^ '^ '» 

ifc íAUv^^ fratrl respvblica. tvcciuanorvm. ■ 

?.cí í»í» ídí ii bu: D D D ' 

Pero Tamayo de Salazar dice, que una persona fidedigna que vi(9 
y examinó despacio esta inscripción en Tocina ^ le afirmó que no de- 
cía Tuccillanorum , sino TVGGITANORVM. Se conservan en esta vi- 
lla otras inscripciones romanas, y un cipo de mármol rojo en forma de 
pedestal , muy bien labrado , y esculpidas en el frente una ánfora y 
la patera. Cerca del pueblo hay un trozo de pared de argamasa y 
otras señales de antigua población , que debió pertenecer á los túrdulos. 
Torre de los Herveros, despoblado de la provincia de Sevilla, en- 
tre la villa de Dos-hermanas y del Guadalquivir, rio abajo. Estuvo 
en él la ciudad de Orippo de los sehissinos , donde permanecen reli- 
quias de su antigua población. 

Fue la quinta mansión del camino militar que venia á Córdoba 
desde Cádiz por Sevilla, y acuñó monedas. Se conocen dos: una de 
mediano bronce y otra de pequeño. En él anverso de ambas se pre- 
senta la cabeza de una muger con el pelo bien compuesto, mirando 
al lado izquierdo, y un racimo de uvas por delante con un trozo de 
sarmiento ; y en el reverso un buey con media luna encima, y en el 

éxergO ORIPPO." -^ '''^ línm.v -;,!.w<n)^',!.) 

Trigueros, villa de la provincia de Sevilla, distante catorce leguas 
al poniente de su capital. Rodrigo Caro pretende en su manuscrito que 
es la antigua Cunistorgís ó Conistorgis vrbs nohilissima de los cúneos^ 
de la que hablan Estrabon , Plinio y Apiano Alejandrino. Sirve de 
j)eana de cruz , que está en frente del convento del Carmen de esta vi- 
lla, una ara en forma de brocal de pozo, de mármol blanco, bocelada 
por arriba y por abajo. Consta de vara y cuarta de alto, y de diez y 
seis palmos de circunferencia. La cubre en la parte superior una coro- 



PROVINCIA BÍTICA. 291 

na de laurel cefiida con lemniscos ó vendas, y descansa sobre los hom- 
bros de cuatro niños ó genios colocados en ¡)roj)orcionadas é iguales 
distancias. En estos intervalos ó distancias se j)resenian cuatro animales:, 
el j)iscis, cuyas partes delanteras son de caballo, y la cola de pez; el 
cordero, el león y el centauro, que es medio hombre flechando, y; 
medio caballo por detras. Circundan este monumento diferentes la- 
bores ó adornos de buen gusto , y esta inscripción : 

G. SEMPRONÍVS. GAL. PROCVLVS. SERVIL! ANVS. G. SEM 
PRONIVS. C. F. GAL. SERVILIANVS. D. DONVM. AGV. 

Un poco mas abajo están estas letras : 

SEMPRONÍ NVLA. DED. ( .) .^^■^ ^ „, ^^ 

Utrera, villa de la provincia y partido de Sevilla, distante ciocQ J<(Sh 
guasalmediodia de su capital. Rodrigo Caro fue natural de este pueblo, 
y en su obra de las Anligüedades del convento jurídico Hispalense trató 
de asignar á su patria el nombre antiguo de Ulricnla ó Utriculuní'^ pe- 
ro sus razones están fundadas únicamente en la autoridad de los falsos 
cronicones de Flavio Lucio Dextro, y de otros semejantes, de quienes 
dejó alucinarse. 

No le disputaré que Utrera fuese ciudad antigua y romana, pues 
lo demuestran las inscripciones, cimientos y vestigios que se descu- 
brieron en ella con motivo de las excavaciones que se hicieron para 
echar los fundamentos de edificios modernos. No traslado aquí todas 
las inscripciones antiguas descubiertas en esta villa , porque ninguna es 
geográfica que nos dé alguna luz del verdadero nombre de su antigua 
población. Otras muy apreciables se llevaron á ella del despoblado de 
Facialcazar, que está en su término , donde se fijó el municipio Fia- 
vinm SalpessaJium. Véase su artículo ; y no lo serian menos las antigua- 
llas que Rodrigo Caro juntó en su casa, y cuyo paradero ignoro. • ,\ 
Valera la vieja, despoblado de la ])rovincia de Seyilla, distante 
tres cuartos de legua de Fregenal de la Sierra, donde se conservan las 
ruinas de la antigua Nertobriga ó J^ertobriga^ concordia Julia de lo^ 
célticos beturienses , y de donde se llevaron á Fregenal las dos siguien- 
tes inscripciones: 

PETREIA. M. F. C ./ 

M. ASINIVS. TRIA . ' vo 

VXORt M<L ^HP?:iO-: 

V'i ,r. í 

L. IVLIVS. ET. T. LIB 
VÁLENS. ANNORVM .^ .««« Ay:Ti'>.i.MV 

XXV H S E' ' -ia^fil^ 4*9 »íitíí«''íA ob 

• • • . I « ' • -' --- ,, 



v.v, g T. T. L 
CÓPIRVS. FRATRI 



11 1 .1 i 11, - I '¿ i 



r I 
(i) Después de escrito este artículo se han doscubierto en »1 mismo ptKblo variar y cxlriosaís 
antigüedades , que á su tiempo publicará la Academia de la Historia. 

Oo 2 



ai^tü S E G U N D A P A R T E. .; 

ViLLACORZA. Féase San Pedro de Villacorza. 
- ViLLAGARCÍA, villa de la provincia de Extremadura, distante una 
let^ua al norte de Llerena : hubo de haber sido pueblo romano de los 
célticos beturienses, porque conserva señales y vestigios de tal, y esta 
inscripción: ' i>fdfnüí 

.«i ¿Jirmiib oJüDiiiCASIA. SVRIACII. EXORATA 
:. ANN. XXXII 

H. S. E. S. T. T. L 

loa .0 .^;/miJiv^- g^ENivs. crescens. vxori ' ^., 

.YDA D. S. F. C 

ViLLALBA , villa de la provincia y partido de Sevilla , distante ocho 
leguas al poniente de su capital. También parece haber sido pueblo ro- 
mano en hiTurdetania ^ porque tiene cimientos de edificios antiguos y 
alí^unas inscripciones. La siguiente está en la pared del mediodia de la 
parroquia. 

; IVNONI. REGINAE. M. CALPVRNIVS 

^^'^^ '■ . M. F. GAL. SEN12CA. FABIVS. TVRPIO 

-9({ ;«^^y^; :'^;^^^^^gENTINATIANVS. PRIMVS. PILVS oi 

^^l^lj.tl'^^^^ PRIMAE. ADIVTRICIS 

' ^ ' PROCVRATOR PROVJNTIAE. LVSITANIAE 
^3,, ET. VETTONIAE. PRAEFECTVS. CLASSIS 

Hjo -i vPRAETORIAE. RAVENNATIS. EX 

6^l>; . 'y^ 'íARGENTEL LIBRIS. CENTVM. D. D 



?fíhoi 



SVCCONIA. C. FILIA. RVSTICA. VXOR 
EPVLO. DATO. YTRIVSQ. SEXVS 
DEDICAT 



-iv. 



**** ViLLAMARTiN , villa de la provincia de Sevilla, partido de Gerez de 
la Frontera , cerca de Bornos, y distante doce leguas de su metrópoli, en 
la orilla occidental del Guadalete. Mantiene rastros de población romana 
y algunas incripciones. Una de ellas es notable por lo raro de su con- 
texto , y dice asi : 

D. M. I 

MONVMENTVM. HOG. DEClí. 03SA 
VETERA QVIRINI COMITANTVR 
QVI VIDIT IN VITA GVI CÍRCVLOS 
SOLARES AM FX INXLPNXG EXSEVNTES 
P D STTL FVNERALIS IN FRONTE 
AGRIS PXVI 

ViLLANUEVA DEL Rio , villa dc la provincia de Sevilla, situada cerca 
de Alcolea , en la orilla derecha del Guadalquivir , rio arriba. En ella 
estuvo la ciudad de Canoma ó Municipium Flavium Canainense^ y 
pertenecia á la región de los turdetanos. Solamente han quedado de su 
antigua y rica población unos confusos vestigios, y la incripcion si- 
gAiiente que justifica la situación , el verdadero nombre y dictado del 
pueblo ,. y su opulencia. Dice asi : 

• _ „ :. _ 

c oO 



PROVINCIA BÉTIC A. 293 

L. ATTIVS. QVIR. VETTO. FLAMEN, fí VIR 
M M. FLAVL CANAM. SVO. ET. L. ATTI 
YINDICIS. F. ET. ATTIAE. AVTVMNINAE 
F. ET. ANTONIAE. PROCVLAE. NEPTIS 
NOMINE. PORTICVS. LAPÍDEAS 
MARMORATAS. SOLO. SVO. LVDIS 
SCENICIS. IMPENSA. SVA. FACTIS 
EPVLO. DATO. D. D 

Viso del Alcor , pueblo de la provincia de Sevilla , distante cinco le- 
guas de su capital. Todos convienen en que se llamó Basilippo, y en 
que perteneció á los túrdidos : conserva el Viso claros vestigios de an- 
tigüedad romana. 

Basüippo era la séptima mansión de la via militar que venia á 
Córdoba desde Cádiz; pero el copiante del Itinerario de Antonino, se- 
gún opina el marques de Valdeflores, de dos caminos que iban desde 
Cádiz á Córdoba, uno por Antequera y otro por Sevilla, hizo uno solo, 
y en este c2lso Basdippo seria la primera mansión, torciendo desde Se- 
villa á Antequera, ó la séptima desde Cádiz. -^' 

Zafra , villa de Extremadura en el camino de Badajoz á Sevilla. Sé-" 
gun Tolomeo se llamó Setida y Segeda', Restituía Julia según Plinio: 
estaba en la región de los célticos beturienses , y pertenecia al convento 
Hispalense. 

El marques de Valdeflores vio en ella un torso de estatua de pie- 
dra, de muger sin cabeza, y copió siete inscripciones romanas; Rodrigo 
Caro copió las tres siguientes en sus manuscritos. 

Q. EV ÁNGEL. M. C. L. 
APPVLEI. FRATRE. V. S. L 



L. LVCVLLVS. MARIVS 
ENERVS. V. S. L 



DIDIAE. SEVERINAE 
EX. TESTAMENTO. FABII 
TVRPINI. MARITL EIVS 

Q. POMPEIVS. BOSIVS 'P 

PRISCVS. ET. DIDIA. SEVERINA "'* 

HAER. V. S. 

Zalamea la Real, villa de la provincia de Sevilla, distante catorce 
leguas al poniente de su capital, y cabeza de quince aldeas, siendo una 
de ellas Rio-Tinto. Véase su artículo. Subsisten en Zalamea los vestigios 
de su antigua población, alguna inscripción romana, y las hondas ca- 
vernas para encontrar las minas ; obra atcevida de la codicia humana. 

Zarracatín, cortijo de la provincia de Sevilla. V. Sarracatln. '''•» 



a94 SEGUNDA PARTE. : 

CAPÍTULO III. 

..CONVENTO ASTIGITANO. 

Niní^un pueblo de los que están al'^lado derecho de los ríos Gua- 
dalquivir y Genil pertenecia á este convento jurídico ; pero sí todos los 
de la orílla izquierda del Guadalquivir, entre este río y el Corbones. 

Los límites ya marcados en el convento Hispalense por esta parte 
señalan también los del Astigitano, con quien confina. Comienza la lí- 
nea divisoria en Écija^ desde donde baja i)or el lado izquierdo del Beds 
hasta dar en Guadajoncillo con la confluencia del [Silicense ó Corbones 
y del Guadalquivir. Sigue por toda la banda septentrional del Sihcense 
hasta su nacimiento en las Algamitas: atraviesa alli cerca el Guadale- 
te, y prosigue por Zahara y otros pueblos de la Serranía de Ronda, y 
por el margen oriental del Guadiaro, hasta su desembocadura en el Me^ 
diterráneo. Sigue costeando hasta Velez-Málaga en el mediodia, y tor^ 
ciendo por oriente , sube al norte hasta Martos y Jaén á concluir en 
Écija, apartándose de la jurísdiccion del convento Cordubense, que que; 
da al este y al septentrión; y la del Hispalense también al norte y al 
occidente. Las gentes que habitaban en el Astigitano eran los túrdulos^ 
los célticos turrostajios y los hdstulos peños '^ y la capital adonde con- 
currían á demandar justicia era 



ogi:ii^il :^ ;" : ^ ^^{¡^' > ni« lo^nrnt í>b éfiib 

Ciudad insigne de la provincia y arzobispado de Sevilla , y cabeza 
de partido, situada en la margen izquierda del rio Singilis ó Genil, 
entre las ciudades de Córdoba y Sevilla, distante de esta quince le- 
guas al oriente, y ocho de aquella al norte. Llamáronla los romanos ^s- 
tigiy y fue una de las princij)ales colonias de la Bética con, el dictado 
de augusta Firma ^ en la región de los túrdidos. 

El P. Martin de Roa trata largamente y con mucha erudición en 
el libro que' publicó en Sevilla el año de 1629 sobre las ydutigüeda- 
des de Ecija^ de las muchas romanas que hubo y quedaron en esta 
ciudad. Dice que se conservan mas de doscientas columnas de piedra 
repartidas en los templos, conventos y casas particulares, sin contar las 
que están sepultadas, ni las infinitas que hay destrozadas debajo de tier- 
ra. Que de las que sustentan las iglesias de Santa María y de Santa Bár- 
bara, unas tienen 12 varas de largo y 3^ de circunferencia; otras 10 
con 3, y otras algo menos, que sirvieron en la chancillería, en la lon- 
ja y en otros grandes edificios públicos que mandaron construir en es- 
ta ciudad los emperadores, los duunviros,y otras autoridades: que ocu- 
paban gran parte de la calle de Caballejos hasta el frente de la de Es- 
tepa, y de alli á la plaza, como se vio en los cimientos que se descu^ 
brieron haciendo excavaciones para sentar los de otros modernos. Que 
cavando en la calle de los Mármoles se hallaron otros cimientos fuer- 
tes y robustos , pavimentos de losas de mármol cuadradas : que tam- 



PROVINCIA iB-í TIC A. 195 

bien se desenterraron en esta ciudad y sus alrededores otros eslendidos 
cimientos y paredones de piedras labradas y de argamasas durísimas, 
los que según sus formas y trazas eran de templos, teatros, y de otros 
magníficos edificios. 

Desapareció un sepulcro de ladrillos encarnados, y una urna que 
tenia dentro un anillo de oro y un arhátista , y se habían encontrado 
en el Osario fuera de la puerta de la Palma. Y no sé si subsiste una 
gran losa de mármol de. 3^ varas de largo, de una y 3 cuartas de an- 
cho y de un geme de grueso, que- se descubrió el año de 1628 en 
el presbiterio de la parroquia de Santa María, cuando se trabajaba en 
agrandarla: por lo que refería una inscripción grabada en ella hubo de 
estar colocada sobre la puerta princi])al de baños públicos, pues decia 
en sustancia "que Pió Lbnginohabia donado á ^stigí diez pilas coa las 
"estregaderas y demás instrumentos de bronce necesarios á su conser- 
Mvacion y limpieza. " 

Solo permanecen el Rollo, colocado sobre la orilla del Geni!, pasa- 
da la puente, y es un monumento de una columna y de otras cuatro 
menores en cuadro, ,Qon un león de mármol encima: una ara de már- 
mol muy bien labrada dé vara y media de largo , y poco menos de 
una de ancho, en la ermita de Santa Ana, con su dedicación al sol, nu- 
men titular de esta colonia, que todavía conserva la ciudad por tim- 
bre en su escudo de armas : una cabeza de estatua y de medio relieve 
que parece haber sido de algún dios, ó de algún héroe, sobre la puerta 
de una casa de la calle de la Paloma: lápidas con dedicaciones de es- 
tatuas al dios Pantheo ó Júpiter, á Marte, á Palas, á la Piedad, al ge- 
nio del Buen-suceso, y á otras deidades, emperadores y habitantes as- 
tigitanos; y epitafios de otros muchos ilustres personages beneméritos 
del pueblo. 

^ Trasladaré aqui las principales, porque seria impertinencia el ha- 
cerlo de muchas, y fuera de mi propósito. . .^ = . . 
La siguiente subsiste, en la plaza.de la ciudad. . . . , 

boni. eventvs 
aponía, c. f. montana. sacerdA 
jv divar. avgvstar. col. avg. ^ 
fir. editis. ob. honorem. sa j 
cer. circensibvs. et. ob. dedi 

: hiijij»; CATIONEM. ALUS. EX. ARG. LIBRIS. 

, : • íí ^í>íí. , . :: <;;l. D. S. P. D. D. 

Las dos que siguen están grabadas en dos tablas de mármol, in- 
crustadas en la pared de la capilla mayor del convento de san Fran- 
cisco, con vista á la plaza. 

P. NVMERIVS. MARCIALIS. ASTIGI 
TANVS. SERVIRALIS. SIGNVM 
PANTHEL TESTAMENTO. FIERI 
PONIQVE. EX. ARGENTI. LIBRIS 
G SINE. VLLA. DEDVCTIONE. IVSSIT 



a96 .íBX:GUNDA PARrÉ,1 

.luWiiiI) ;. ;,:CAECILIA.TROPHIME.STATVAM.PIE .j / ^oimlmh 

..u'ilo áh V , . J'TATIS. TESTAMENTO. SVO. EX. ARG. PütJí^')/anp ;ol 

C. SVO. ET. CAEGILII. SILONIS. MARI *^^^ aoDílín;<^n{a 

^71^ '^'^"^ ^ ' '". r TI. SVL NOMINE. PONÍ. IVSSIT "''!í!!! , ,,.» 

,^^j., n ;,n * i^ ^'^- CAECILIVS. HOSPITALIS. ET. CAECI %,^¡^ -i-, <^.^ 

-,!íi >]) 8iit7Kr3 E LIA. D. R MATERNA. ET. CAECILIA. PHI ' '-é n n : 

>•■'>' >' " XETE. SINE. VLLA. DEDV c ^*^ ^** » 

. , CTIONE. XX. POSVER '^'''' "^ ''' fS'^ ^' 

' . « Tí- - I . I ' • • I , f . ' 

i' 1,0''"' ■ : : . ) 

f Esxa otra se halló en el margen oriental del río Genil. . 

> . '* "r r • 'í * 

P. NVMERIVS. AGRILLES ,k/« 

-n^í^q ,\mO l^b AStlG. ANN. XG. VIII. PIVS i- li> iii:.urí«£frí9f[<;ioH 
.nls.K^ ;r/üo ^h ^^n. SVIS. H. S. E. ILLL VIS ^"'' ^-^"^ ,9íbqv' ' % 
í , CORP. MAGNA. MÉRITO. ILLl. S/r r „^. r ^,,,_ «^ 

-iifí ^ fo<! ífi rií)! i. üibab ii¿; oíí- > áí a» ^ mhfíñ ehmm 

-rf'í -nq hnliiíb / . ::ji' < "ib f di JJít noíH 

ír/:>íL)r oiLouf 'íI)^^^* CAES. AVG. f ., _ ...joea^ na nt> q-uí 

üj'joníí íií t>i fí'^ ,'DOMITIO. AVRELIANO jh olm 'lodfid sosifiq 91111 

-Rr) oh gaa/ í ;l!pio. FEL. INVICTO. AVG ' 3Í> ^Í^^d ú nh fi?43 finir ttb 

- *3 '« < '^C'f. ■ '''R. p. ASTIG. DEVOTA ' ^' °^'^""'^ '°\^, T'^"^ 

:;.;,rn.nod =;.;NVMINI. MAIESTATiQVE EIVS ., ^ .^„,,;„|, 

.olffolJíT ti) 

La maltratada que sigue se encontró en la torre del Alcázar de es- 
ta ciudad. ; ^,j j,,j-^ ■ ^u u cii.a 

■■'''■■ ^ ' ' '■■• T--» í.»í-«i'-í: :^ v, ^^,. ,.; ÍLI 

AD. MVNDAM. F. P 

ASTIGI . . . COL . . . SVL N.....* 

AVG. FIRM. I . . . EME . . . COM . . . IVIT 

ET. MVROS. REPAR. 

Don José García de la Torre, individuo de la real Academia de la 
Historia, presentó á ésta años pasados las dos inscripciones siguientes, 
inéditas, que halló grabadas en dos lápidas en la salida de esla ciudad 
de Écija, camino de Sevilla. 



D + M + S 

K:^r!V:|vvENTIA. ivniana 

'ann. pl. min. lxxv 

pía. 1N. SVIS. HIG. SI 
TA. EST. S. T. T. L 



Jjj-5i# tx>^J ,-■',»'»,) 



PKOVINCIA BE TIC A. 297 

MANILIA. M0SCIII5. ANN. XIL H. S. E. S. T. T. l|,' ,?„*„*',',.! 

MANILIA. TYCIIE. ANN. XXII. PÍA. IN. SVO.^^^^S. i!'S. fJ^Jt^- 

MANILIVS. FVSCVS. i^NN. XVIII ^^S IN. SVOS í'^í^í^ 

H. S. E. S. ^^^É^T. L 



IN. FRONT. P. XII 



<^í^=* 



n-\i 



yistigi fue la segunda mansión del camino militar que iba desde 
Córdoba á Sevilla : la tercera del que venia de Sevilla á Mérida ; y la 
novena del que salía de Cádiz para Córdoba, pasando por Sevilla. 

Parece increíble que. no se acuñasen monedas en ^stigí, una de 
las principales colonias de la Bélica , donde son tantos los pueblos 
y des¡)oblados en que se acunaron. Lo cierto es que no se conoce bas- 
ta ahora ninguna; pero se encuentran ladrillos, tejas, y vasos de barro 
colorado , de graciosa y elegante forma romana. Tales eran los que se 
descubrieron, no hace muchos anos, en un tejar de la calle de San 
Cristóbal, marcados con el nombre realzado de LVCI, que seria el 
del fabricante; y otros gruesos, con el de LVCRETIVS, en la de San- 
la Florentina , junto á una lápida sepulcral. 



Pueblos del cojivento Astigitano, 



ai 



Abdalaciz (Sierra de). Véase Valle de Abdalaciz. í>j.i>:j : '..¡r.L 

Alameda. (La), aldea de la villa de Estepa en la provínda de Sevi- 
lla: mantiene las ruinas de la antigua Cedrippo de los túrdidos^ y es-r 
los fragmentos de inscripciones. U«^ 

ERCVL wi,, .iíks 

. . . . IMIGENIVM ■ ¡,í 

—————— ———^—^— ¡'\\ 

FAM. AVG 

SACRVM "'\ 

Lelio Cesio Maximino murió en Estepa, donde está sepultado. 
Fue natural de Cedrippo. V. Estepa. 

Alberga, despoblado distante dos leguas de la ciudad de Ronda, 
en el que hay vestigios de gran población romana. 

Albodonales ó Algodonales, aldea de la villa de Zahara en la pro- 
vincia de Sevilla , situada en la falda de la sierra de Lixar, nombre 
antiguo que tuvo la misma aldea. En tiempo de los romanos pertene- 
cia á la región de los celtas turostajios. Conserva vestigios de su prime- 
ra población. 

AtxalA , despoblado distante un cuarto de legua de Osuna. Véase su 
artículo. I (? 

Ali-aqueme ó Alhaquime (La Torre de), distante dos leguas y me- 



í(^a .SEGUNDA PAR T E. 

<lia de Prima, y tres de Ronda, en la provincia de Sevilla, y situada 
an lina eminencia de dos muy cercanas, rodeadas de grandes peñascos 
y despeñaderos , en las que liubo dos grandes castillos que llamaban los 
romanos Castra Gejmfia, y con el riiisnio nombre distinguían á una 
ciudad que estaba allí inmediata, cuyas ruinas de piedra y de argama- 
sa todavía se conservan. Pertenecia á la región de los célticos íurosta- 
nos^ y los moros mudaron su nombre en el que ahora tiene la Torre. 

Algaidas ( MotUañas ). V. Ardn'dona, de la <jue distan dos leguas. 

Algodonales, aldea de la villa de Zahara. F, Albodonales. 

Alhaquime ( La Toi-re de ). F. Alíaqueme. 

Alhaurin (El grande), villa de la provincia de Granada en el par- 
tido de las cuatro villas de la Hoya de Málaga. Don Luis José Velaz- 
qiiez, marques de Valdeflores, académico de la Historia, discurriendo 
sobre el nombre antiguo que tuvo esta villa , dice : "Yo creo que es ia 
«antigua Lauro de que hace mención Julio Floro {Hb. 4«^ cap. 2.^) di- 
Mciendo: después de la derrota <le los hijos de Pompeyo, junto á Mun- 
»da, se retiró Cesonio á Lauro ^ lugar que se supone inmediato al sitio 
>»de la batalla, como lo está hoy Alhaurin , que todavía tiene corrompido 
»>el nombre antiguo, y que al tiempo de Ja conquista de esta tierra por 
»los anos de i4^7, se llamaba Laorin^ ac^^ándose mas á Laiiro^ co- 
T»mo se lee en Íos libros antiguos del establecimiento de la ciudad de 
«Málaga," patria del marques, donde los habia visto y examinado con 
detención. El retirarse Cesonío á Lauro^ despies de haber sido destro- 
zado su ejército, parece que quiere decir á lugar cercano y no á Li- 
ria (^Lauro)^ ciudad de la Edetania,en la provincia Tarraconense, y 
muy distante de la Hoya de Málaga , y ciudad que pocos años antes 
habia abrasado Sertorio, persiguiendo á Pom|ieyo el j)adre. 

Alhaurin conserva las ruinas de su primitiva población, y se en- 
cuentran en su terreno monedas romanas. Pertenecia á la región de los 
hástulos pefios^ y á este convento Astigitano, 

AlhoiíoZj fue aldea de Ecija, de la que no ha quedado mas que un 
castillo arruinado en ía ribera delGenil. El afio i566 se desculwió en 
su distrito un edificio romano con estatuas del tamaño del natural, en- 
tre ías cuales se distinguía fX)r sii hermosura y |)erfeccion la de Cujíi- 
do. Se ignora el paradero de estas preciosidades^ peio se señala el si- 
tio donde se deseolen'aron con otr¿is antiguallas, y una lápida oon es- 
ta inscripción : 



,vhci<-/i]. r>f) hú)\i\:> 



'^-'D, M. S 

L. NVMMIVS ;'^'^ 

' MAVRVS. AN. LXX 
-m(| :;í r> n-TKfl.v , , VIL PIVS. IN 

O'ídr'ff! .M^rW '^\: n:v)ia :: SVIS. H. S, E w. . nf'-'/i.' ;:¡/ 

■tfrn 
Almendral (El cortijo del), en la provincia de Granada, distante una 
legua entre med*odia y oliente de Alhaurin -el grande, y tres cuartos 
de legua de la villa de Cártama, acia el sur. No qtieda duda de haljer 
habido en él |X)blacion romana, pues se ven sus tuinas y se encuen- 
iran lápidas y otras antiguallas. En una de las [)iedras se lee lo siguiente: 



PROVINCIA BÉTIGA. «99 

i-l^iOlO ! r^^a fiíTn; ^ '{..t r!.>,| ^J> o;, .ü, 

.',fí[fi IMP. GAESARI. L. AVRELTO. VERO. AVO. .^ry^.y^^f. [g 

-i ARMENÍACO.TRIB. POTEST. lili * ,|, ,..J ^^ 

£10 IMP. II COS. Ti PROCOS. DIVI ,oí 

-£ '• ANTONINI. F. DIVI. HADRIAN \k o 

NEP. DIVI. TRAÍANI. PAR. PRON ^ -oj 

^ DIVI. NER. AB. NEP RESPVB. ILV . . . 

'^"' • ' ' SIVM. DECR. ORDINIS. D. D '^"f"^ ; m'nvM\s\K 

''' SVB. GVR. VIBI. N '. '""' 

*"• . . JlKj 

-li V}*#íf í : nn-» 

Si estuviera completa esta inscripción tal vez nos diría el verdadero 
nombre de la población que hubo antes en el cortijo; pues aunque fal- 
tan letras en el final de la sexta línea , si fuesen REN dirian con cla- 
ridad Respublíca Ilurensium ó de lluro \ pero sabemos que este nom- 
bre es el antiguo de Alora, villa no muy distante del Almendral, «í don- 
de pudo haberse trasladado la piedra desde Alora. El pueblo que 
estuvo en el cortijo pertenecia á la región de los bástulos peños, y á esi- 
te convento Astigitano. 

Alora, villa de la provincia de Granada, en el partido de las cuatro 
villas de la Hoya de Málaga, situada cerca del rio Guadalquivarejo, 
distante cinco leguas de esta última ciudad. Llamáronla los romanos 
lluro, y pertenecia á la región de los bástulos peños. Conserva sus rui^ 
ñas V difereiítes lápidas con inscripciones romanas, como son las si- 
guientes: '^ "^'^ 
^ IMP. DOMITIANO. CAESARI 

AVG. GERMÁNICO ¡ ov 

L. MVNIVS. QVh. AVRELIANVS íRíu 

TI. COR^. t^'^ 

íí. VIR. CONSTITVTI ' "^ "^^, ,ob¿ooi 

D P P D D ^'*''^ í:t»bjWib 1, ítlJéíí 



STATVAM. QVAM 
TESTAMENTO. SVO 
C. FABIVS. VIBIANVS 

ILVR. FIERI. IVSSIT ''^^ 

VIBIAE. LVCANAE. MATRIS -; 

PABIA. FIRMA. HERES ''''"^ 

DEDICAVIT ' 

Antequera, ciudad antigua é ilustre de la provincia de Granada, y 
cabeza de partido, distante al norte siete leguas de Málaga. Fue mu- 
nicipio en tiempo de los romanos que la llamaron Anücaria, y estaba 
en la región de los túrdulos. 

Subsisten en esta ciudad los cimientos y algunos trozos de su mu- 
ralla, que levantaron los romanos, y repararon después los árabes: los 
vestigios de otros antiguos edificios públicos: una ara de mármol ais- 
lada, de cuatro caras ó faces: se representa en las tres primeras un sa- 

Pp 2 



3oo SEGUNDA P. ARTE, 

criñcio (le l^ajo relieve con varias figuras , y en la cuarta una heroica 
al ]>arecer de emperador, á quien corona una victoria^ raienlras alar- 
ga la mano á una mugcr en pie, vestida con túnica, y el cabello suel- 
to, que podrá ser ó representar una piovincia, por cuya pacificación 
ó alianza se celebró el sacrilicio : algunas estatuas , bustos y otros ba- 
jos relieves. 

Solamente se conoce una medalla de mediano bronce, acuñada en 
Anlikaria , sumamente rara. Tiene en el anverso una cabeza varonil, 
mirando al lado izquierdo, que podrá ser de Hércules, porque asoma 
])or detras la clava 5 y en el reverso un león vuelto acia el mismo lado 
con estas letras por debajo NANTIKA. Fue Anticaria la sexta man- 
sión del caminó militar que iba desde Cádiz á Córdoba, distinto de 
otro que pasaba por Sevilla. ^^ 

Pero las antigüedades romanas que mas distinguen á Antequera so- 
l)re las demás ciudades de Andalucía, son las inscripciones latinas, unas 
descubiertas en su recinto, y las mas llevadas alli de otros pueblos y 
despoblados cercanos, á saber: de Alora ó lluro ^ de Castillon ó Sin- 
giliy de Cerro-leon ó Aniiitm^ y del valle de Abdalaciz ó ]Sescania.¡ 
véanse sus artículos, todos en este convento. Enriquecida la ciudad con 
estas preciosidades derramadas por sus calles , dispuso su ilustrado cor- 
regidor don Juan Porcel de Peralta, natural de Granada, y caballero 
de la orden de Santiago, el año de i585 colocarlas en una pared que 
mandó levantar, como se ejecutó, para dar una prueba de la estimación 
que de ellas hacia , y ejemplo á los demás pueblos del reino en que 
se encuentran monumentos de esta clase. 

El marques de Valdeflores copió cuarenta y dos; pero antes que 
yo traslade las mas interesantes debo decir que el mismo corregidor 
mandó también sentar en la puerta de los Gigantes una estatua de pie- 
dra, que hizo llevar del estado de Mollina, y rej)resenta á Hércules co- 
ronado, con su clava en una mano, y en la otra un espejuelo en que 
están grabadas estas letras: 

SAGRVM. IIERCVLl 
C. F. 

Junto á la estí^tua no sé si permanecen unas figuritas de mugerque 
liabia, y tenían en sus manos cintas, lazos, coronas y guirnaldas, y 
otras en actitud de danzar. También hizo incrustar en la pared de las 
inscripciones tres figuritas realzadas de hombres, vestidas, y en acción 
de saludarse y de abrazarse. 

Será muy conveniente el copiar y clasificar algtmas de estas ínscrijv 
ícipnes. Comiéncese por la q^e hizo grabar el mencionado don Juan 
Sorcel, con motivo de la colocación de todas ellas, en obsequio de la 
.caenioria de tan digno magistrado. Dice asi : 

^j,^,, , FHILIPPO. IlISPANIAUVM. ATQUE ^^ 

sol i ,••).'- 1 INDI ARVM. ORIENTA LIVM. AT 

^HC iou: fhffi oh .1:, QVE. OGCIDENTALIVM 

-r.i},(l" <.ívri!r:!q ó^T-^YTRIVSQVE. SICILLIAE. INVIC 



PROVINCIA BÉTIC A. ¡Sox 

TISS. regí. SVMMO. FIDEL ET 
CHRISTIANAE. RELIGIONIS 
-taÍt'xa I'I^OTECTORI. SENATVS. ANTI '^íVv 

L .aUA'l ^^^^^^'^^^- ^^' RELLIQVIIS ^^'^'^^ • ; M F^A 
¿UAXntíOH .¿vOPPIDORVM. SINGILIAE. ILLVRÁÉ 

a .a M ANTIAE. NESCANIAE. STATVAS .i 

V ET. EPITAPHIA. QVAE. HVIVS 
/' CIVITATIS. ANTIQVITATEM 

,m\.v>mlk m^^ e,ET. NOBILITATEM. DEM0N3 ^^ ^ 

y ,fvi'í>'>i>j>i' TRANT. HIC. SITA. D. PRAET 

"' DN. lOANNE. PORCELLO. DE. PERALTA 

GRANTATENSI. MILITE. DIVL lACOBI 
ANN.^NATIVITATÍS. DOMINIO AE 

M. D. LXXX. V 
PONTIFICATVS. DN. NOSTRl' 
SIXTL QYINTI. ANNO. I 

Las dos primeras inscripciones se descubrieron en la misma ciu- 
dad de Antequera, y dicen asi: 

GENIO. MVNICIPI. ANTIK QVINTIAE. P. F. GALLAE. 

IVLIA. M. F. MATERNA ^^^,j^^ HOSPITALIS. F '"': 



o 



MATER. COR. AGRICOLAE 
TESTAMENTO 
PONL IVSSIT '%^h^'.fi^T^níl 



P. QVINTIVS. HOSPITAUÍ^^ 
D. S. P. D D ■ '^^^i' - 



;. Siguen dos de Singili. 'V 

L. IVNIO. NOTHO G. MVMIO. G. F ' ' 

ORDO. SINGILIEN qVIR. HISPANO 

SIVM. STATVAM ^^^j (.jy^g ^j INCOLAE 

LIBERTINO. DECRE ^X. AERE. CONLATO 

YIT OR. MERITA. DEDERVNT 

Dos de Nescania. 

NVMINL DIVORVM. AVGG L. GALPVRNIO. QVIR. MAGRI. 

PVBLiaVS. FORTVNA NO- ORDO. NESC. STATV 



AM. PVBLIG DECREVIT 
L. CALPVRNIVS. MACER. PA 
CA. ARAM. SOLO. PVB ^^^^ HONOR E. ACCEPTO 



TVS. LIBERIVS. M. F. NES 
^RAM. SOLO. PVB 
S. R D. D. D IMPENSAM. REMISIT 



:5éa .ASEGUNDA PARTE. 

OVINTIAE. P. F. GALLAE :::^;!;^l;: I QYimiO. P. F 

P. QVINTIVS. HOSPiTALIS . ..,i|írQviNTIVS. HOSPITALIS 

D. S. P. D. P :•: "TI ¿i.a a p. D. D 

Antequera la vieja, despoblado. /^. Castillon ó Valdesequillo. 

Archidona, villa de la provincia de Sevilla, partido de Antequera, 
de la que dista dos leguas. Estuvo en ella la antigua f^escí Favenüa, 
que pertenecia á los túrdulos, Consers^a despojos de su antigüedad, y 
muchas inscripciones romanas borradas y maltratadas, por lo que no 
se pudo leer mas que este trozo de una, al parecer miliaria. 

IMP. CAE. IVLIVS. VERVS 
MAXIMlNVa PIVS. FÉLIX 
AVG. GERMANIGVS. MA 
SARMATIGVS. MAX 



^■/iíí'í 



Benafí (Sierra ó Cerro de). ,F; übrique. /v-; 'r/-- .pMfn'" U 

Benajü (Peñón de). J^. Fantasía, dehesa. 

Bóvedas ( Las ), despoblado de la provincia de Granada, distante 
dos leguas al poniente de Marbella, y media <lel Mediterráneo: tiene 
una torre del mismo nombre , y conserva las ruinas de la antigua Sal- 
duba de los bástulos peños ^ los vestigios de un edificio romano de ar- 
gamasa, y trozos de un acueducto. "^^\^ 

Bovedilla, cerro. V. Fantasía, dehesa. '^^^^ 

Camorra y Camorrillo , cerros. V. Estepa. 

Campillo de Valdesuel , dezmería de la villa de Mijas. /^. Fuen- 

girola. r r^ i,?T/rv ^ ^ or\Tr^Y /M''7l ^ ' '. 

Cañete la Real, villa de la provincia y partido de Sevilla, situada 
en un cerro alto, distante de su capital diez y seis leguas. Se llamó en 
lo antiguo Sabora^ y estaba en la región de los célticos tur osUiJws, 
Mantieae sus ruinas romanas , entre las cuales se descubrieron trozos de 
platos, vasos y vasijas de barro fino, y de buena forma, con esta marca: 

m7fl.Haílí; EX. OFFIQNA tv; 

CELSI 

Se desenterraron las tres siguientes incripcíones grabadas en lápidas 
de mánnoL ifí .ÍMIM - 

YVkTr D. M. S PYDíIíIV'í 

ti7:í;l. calpvrnia rhodope ,\.° 

M .HiíOAlá .'-; -i. ANNORVM. XX. PIA. IN. SVIS , . ' 
'^ ^ ^ H. S, E. S. T. T. L 

a ,v{ .a ,7 .8 



PROVINCIABÉTICA. 3o3 

SEPTIMIA. M. F. SEVERA ,^^^ 

ANN. LXX. P. I. S. II. &,¥,.,,,, . ,,,,;, ,,[ 

S. T. T. L. T. P. I . .... , . ,/ .,., , T 
IN. F. P. XXXX 
lo'fíifá. IN. A. P. XXXX 



C. MEMMIVS. EPAPHRODITVS 

A. LV. H. S. E. S. T. T. L 

NICE. SÓROR. CVM.; EPAPURODITO 

ET. NATIS. CIPPVM. MARMOREVM 

D 

Por último , se encontró en esta villa una lámina pequeña de bron* 
ce , en que estaba grabado un decreto del emperador Vespasiano , da- 
do el año 78 de la era cristiana, según resulta de él, en que fueron 
duunviros de Sahora C. Cornelio Severo y Marco Septimio Severo. Por 
él concedía el emperador á esta antigua ciudad el que pudiese trasla- 
dar su población de lo alto de la montaña, en que todavía está, á lo 
bajo del valle, &c. Todo en virtud de la representación que habia he- 
cho y remitido la ciudad al emperador, quien la recibió el dia 25 de 
julio, y la despachó con los mensageros el 3o del propio mes y año, 
como todo consta en la lámina, que fue á parar á poder de Pedro Me- 
xía, sabio muy conocido y estimado por sus excelentes obras. Ambro- 
sio de Morales la copió con toda exactitud , y yo la traslado aqui por 
ser un documento tan antiguo y curioso. Dice asi : < • 

*. ijiboq 
IMP. CAE. VESPASÍANVS. AVG. PONTl ,|„ op-joyai 

FEX. MAXIMVS. TRIBVNICIAE. POTES ,i>ii3 6 ob 
TATIS. VIIII. IMP. XIIX. CONSVL. VIII. PP ' ' • 
SALVTEM. DICIT. IIII. VIRIS. ET. DECV 
RIONIBVS. SABORESIVM 

CVM. MVLTIS. DIFFICVLTATIBVS. INFIRMITA 
TEM. VESTRAM. PREMI. INDICETIS. PERMIT 
TO. VOBIS. OPPIDVM. SVB. NOMINE. MEO. VT 
VOLTIS. IN. PLANVM. EXTRVERE. VEGTIGA 
LIA. QVAE. AB. DIVO. AVG. ACCEPISSE. DICI 
TIS. CVSTODIO. SIQVA. NOVA. ADIICERE. VOL 
TIS. DE. HIS. PROCONSVLEM. ADIRE. DEBEBI 
TIS. EGO. ENIM. NVLLO. RESPONDENTE. CONS 
TITVERE. NIL. POSSVM. DECRETVM. VES 
TRVM. ACCEPI. VIII. KA. AVGVST. LEGATOS 
DIMISI. mi. KA EASDEM. VÁLETE 

II. VIRI. C. COBNELIVS. SEVERVS. ET 
M. SEPTIMIVS. ,SEVERVS. PVBLICA. PE 
CVNIA. IN. AERE. INQDERVNT 



3o4 SEGUNDA PARTK" 

CÍRTAMA, villa de la^ provincia de Granaíja, distante tres leguas al 
poniente de Málaga, junto á una ésclirpada montana. Se llamó Cértima 
en tiempo de los romanos, y estaba en la región de los hcistiilos peños. 
En unas excavaciones que se hicieron en esta villa el año de i752, se 
encontraron estatnas de piedra, torsos de otras, columnas, el pavimen- 
to de un baño, y otras antigüedades. Se colocaron sin ningún orden los 
fragmentos de las estatuas en las paredes de la cárcel; y en cualquiera 
T)arte de la villa se encuentran piedras labradas, caj)iteles y basas de 
columnas. La cruz que está en la entrada del pueblo, yendo de Mála- 
ga, se compone de dos cañas de columnas, y de un capitel. 

Don Cecilio García de la Seña copia catorce inscripciones , casi to- 
das geográficas, que encontró en esta villa, y las publicó en sus Con- 
versaciones Jiislóricas malaguefias. Muchas son dedicaciones de esta- 
tuas que se erigieron por sngetos particulares y vecinos de Cértima^ 
coa aprobaqion del cabildo de aquella ciudad. 

G.\áABERMEJA , pueblo de la provincia de Granada, distante un cuar- 
to de legua de el del Valle. Tiene vestigios de población romana. '* 
Gasaliciie ó Gasariciie , pueblo de la juovincia de Sevilla, en el mar- 
<pesado de Estepa. Entre él y la villa del Puente de Don Gonzalo hay 
un despoblado que llaman ahora Vado García, distante de Casaliche 
n^edia legua; y antes en tiempo de los romanos Ventipo, en la reí^ion 
de los túrdu/os, plaza fuerte qne cercó y conquistó César el año 7o8 
de la fundación de Roma. Todavía se conservan en este sitio las ruinas 
de íiu antigua población , y se encuentran lápidas y monedas. Las acu- 
ñó VenLipo ^ ])ero solamente se conoce una rarísima, y muy excelente. 

Es de gran bronce, y tiene en el anverso una cabeza varonil, que 
podrá ser de Marte, con morrión, mirando al lado izquierdo, y en el 
reverso un hombre entero, también con casco en la cabeza, y un dar- 
do ó tridente en la mano derecha : detras de él se lee VEJ>/irO. 

De las lápidas halladas dice una lo siguiente: 

D. . M. S 
Q. EQVITIVS. Q. LIB. PRI 

.' ríMÍIl'i;-"'MIGENIVS. VENTIPONEN 

i íMSri SIS. ANN. LXX. PIVS 
i I nr IN. SVIS. HIC. SITVS ' 

AOITj.:. EST. S. T. T. L 

. jíCÍ ^-íc-c EQVITIA. Q. LIB. FVSCA VENTIPONENSIS 
WT ■^'^O!; ANN. IX. pía. 1N 

SVÍS. HIC. SITA. EST T 

^^/o:3 jT/i'u; s. T. T. L :ii .o;^:i .^^íT" 

Castilion (El), Valdfsequillo ó Valsequillo, y Antequera la vieja 
asi llaman un despoblado de ía provincia de Granada, situado entre 
Antequera y el rio Guadalíone , distante una legua al norte de esta 
ciudad, sitio respetable jíor haber sido el municipio Magno Fiemo 
Libero Sin guíense^ y haber eslado en él la célebre ciudad Sin<^i/i JJnr- 
bensí ó Barbisana. Ostenta su antigüedad y grandeza j)asada^con las 
ruinas de sus edificios, de un grande estanque nombrado Laguna de He- 



PROVINCIA BÉTIC A. 3o5 

rrera, que tiene i5o pies de largo y 120 de ancho, al que le entraba 
el agua del arroyo de Alcázar por arcaduces de piedra y argamasa 5 
y sobre todo con las de un teatro. 

Señalan toda su forma, y descubren el medio círculo interior, cu- 
yo diámetro es de io7 pies castellanos , sin contar el grueso del edifi- 
cio. Dos precinciones liorizontales dividen las gradas ó asientos de los 
espectadores en clases , y los cúneos que vienen de arriba abajo , com- 
puestos de gradillas, las atraviesan para ir a ocupar los asientos. Se 
mantienen en la escena, que está al frente, unos arcos con dos zócalos 
á los lados, y en ellos las basas de las columnas que antes habia. De- 
tras de la escena y del proscenio están los muros de las salas hospita- 
licias, y de otras piezas que servian para vestirse los actores, y para 
otros usos del teatro. Estaba mejor conservado elafio de i5»44 ? pero aca- 
baron de destruirle en nuestros dias, con motivo de aprovecharse de 
sus materiales para la obra del convento de San Juan de Dios de An- 
tequera. Vergonzoso es el decirlo ^ pero mas fue el ejecutarlo. 

Cerrada y combatida la ciudad de Singíli por los mauritanos, en 
el imperio de Marco Aurelio, les obligó á levantar el cerco el j)rocón- 
sul Gallo Maxumiano. Por este motivo los habitantes de Smgili le le- 
vantaron una estatua, como lo refiere la siguiente inscripción, que se 
trasladó á Antequera, y es una de las que enriquecen aquella ciudad. 
'Dice asi: : 



GÁttO. MAXVMIANO. PRO 



' i t 



,' j ■f^'^^/ COS. AVGG. ORDO. SINGILIEN í? ->•' 

f)b oiíjiíí Ki m^ í'gjy^^ ()3^ MVNICIPIVM. DIVTINA 



ni 



_^. BARBARORVM. OBSIDIONE. LI . ¡'j^T''^' ' '"''^' 

]J¿¿ BERATVM. PATRONO. CVRAN /^^^ r* *''' 

TIBVS G. FAB. RVSTICO. ET. L' * '^ ' ? 

AEMILIO. PONTIANO 

Otras inscripciones pasaron también á Antequera desde este despo- 
blado , de las que no copié sino dos en el artículo de aquella ciudad; 
pero lo hago ahora de las que confirman los dictados del municipio Sin- 
giliciise. 

M. ACILIO. PIILEGONI 

SING. BARB 

ACILIA. PLECVSA. MATER < ' 

D. D 

HVIC. ORDO. SANCTISSIMVS 

SING. BARB 

ORNAMENTA. DECV 

RIONALIA. DECREVIT 



M. ACILTO. QVIR. FRONTONI 

SING. BARB 

PRAEF. FABRVM 

Qq 



3o6 SEGUNDA P AR T K f 

M. M. SING. BARB ' .^, y 

'»>' ACILTA. PLECVSA 

''^ ■ PATRONO. ET. MARITO 

HONOR E. ACCEP i - 

^ •;-'- -"^í^^'lMP. REMIS ^ ^^ií^3aí)« 



.•oí 



' -j 



^v't'n f , í^íiHifífif;^ - 



-jv>.; 
oh' 



CORNELIAE. BLANDINAE. SINGILIENSJ ' r í' ^'oTú 

t. CORNELIVS. THEMISON. PATER. ET. CORNE ¡U ]>.n')l 

LIA. BLANDA. MATER. POSVERVNT. HVIC. ORDO ñí 

IVL M. LIB. SING. IMPENSAM. FVNERIS. ET. LO 
CVM. SEPVLTVRAE. DECREVIT - 



Castro el Rio, villa de la provincia de Córdoba, situada en la ori- 
lla boreal del rio Guadajoz, cerca de su confluencia con el Vívoras. 
Fue una de las seis colonias inmunes que Plinio señaló en el convento 
Astigitano, sin embarco de estar en medio del terrenodel Cordubense, 
y la llamaron Ituci^ con el aditamento de J^irtus Julia ^ en la región de 
ios túrdulos. Llamóse también Castra prisca. Durante la guerra civil 
entre César y Pompeyo, éste la sitió, pero fue rechazado, y levantó 
el camjx). Conserva Castro e\ Rio las ruinas de su antigua población , y 
los fragmentos de estatuas y de otras cosas de las bellas artes. 

No sé si subsiste todavía en esta villa una iglesita con el título de 
Santa Sofía, que conoció i\mbrosio de Morales, al que pareció templo 
antiguo, dedicado al emperador Vespasiano, según refiere una inscrip- 
ción grabada en una gran piedra, que dicen se trasladó después á Cór- 
vdobaj y decía asi: 

S ÁCRATA. DOMVS. AVGVSTO 
.0((<íí!Í! M'-í ]vi. CLODIVS. PONT. DESIG. CVM. ANTA 

^':';' 3í:t. m. clodio. rvstico. et. clodio 

" ' ' ' '"* marcelo. f. imp. caes. vespasiano 

AYG. D. S. P. D D 

Hubo asimismo otra inscripción en el cementerio de la i^k^ia ^xin- 
yor de esta villa, que también aseguran se llevó á Córdoba, y det:ia: 

CLAVDIO. CAES. AVG. GERM 
PONT. MAX. TRIB. POST. V. IMP 
X. PP. COS. DESING. IIII OPTA 
TVS. REBVRRI. L. IMAG. CAES, 
AVG. P. P. IMP. D. S. P. D. EAM 
QVE. CVM. OPTATO. ET. REBVR 
RO. FILIIS. DEDICAVIT. SENA 
TVS. DECREVIT. PERPETVO 
: EONIS. PVBLICIS. INTERESSE 



PROVINCIA BÍTIC A. 807 

Itucí acuüó monedas. El P. M. Florez publicó seis de diferjentes 
formas y cuños, y las declaró por muy raras, ^fiín bÍ gg {>up ^^w fii>»í| 
La I .^ es algo mayor que de mediana forma : tiene en el anver- 
so un ginete montado en un brioso caballo, que corre acia el lado de- 
recho, con morrión en la cabeza, lanza y escudo redondo en las manos, 
y con estas letras por abajo ITVCI; y en el reverso dos gruesas espi- 
gas inhiestas , la luna en el medio , mas arriba el sol , y debajo una A. 
Las otras cinco son de pequeño bronce. La i.* y la 2.^,